Categories
mundo

“En Europa avanza el discurso de odio y se lo utiliza para hacer apología política”

Enérgica y verborrágica, Mónica González se define políticamente como “socialista democrática”, del “socialismo de la redistribución de ingresos, de la participación de las minorías en las decisiones políticas”. Marca las diferencias con los “sistemas populistas latinoamericanos” que, según dice, “buscan nivelar para abajo”. Nació en Buenos Aires, en el barrio de Mataderos, y se crió en Corrientes. A los 22 viajó a España a hacer un curso de formación, y ya no regresó. Se instaló en Alcalá de Henares, donde hizo “trabajos de todo tipo”. Repartir folletos, limpiar casas, todo lo que salía. Pasé las vicisitudes que pasa todo inmigrante”, afirma. Pero la actividad política la absorbió rápidamente. Se afilió al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y desde allí organizó un tejido social con los inmigrantes. Durante ocho años fue concejala y actualmente es eurodiputada. Integra la comisión de Desarrollo y la de cooperación entre la Unión europea y América Latina, donde gestiona el acuerdo UE-Mercosur.¿Cómo inmigrante, sufrió mucho la discriminación?
Newsletters Clarín

Qué pasó hoy | Te contamos las noticias más importantes del día, y que pasará mañana cuando te levantes

De lunes a viernes por la tarde.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quepasóhoy”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Siempre hay el fenómeno discriminatorio. Existe, aunque en España es menor. De hecho hay toda una apología política sobre el tema. Vox, por ejemplo, está haciendo una apología política en contra de la inmigración.

Mónica González, la eurodiputada argentina, junto al titular del PSOE y jefe de Gobierno de España, Pedro Sánchez.

Hoy el tema cobra más relevancia con el flujo de migrantes que recibe.El problema no es la migración en sí misma, es la gestión de la migración. En Europa somos 500 millones de habitantes. En los últimos años han accedido a Europa algo así como 50.000 personas. Si distribuimos esta cantidad por toda Europa, no llegaría ni siquiera a una persona por municipio europeo. Es totalmente asumible para el continente, que tiene una población envejecida, con poca natalidad. ¿Cuál es el problema? La gestión. Si esas 50.000 personas que ingresan las asume un sólo país, por supuesto crea un rechazo. Es lo que pasó con Italia. A Italia se la dejó sola mucho tiempo. El resto de los países europeos miraba hacia otro lado. La única que intentó sacar un tímido acuerdo fue Angela Merkel (canciller alemana). En España, cuando Pedro Sánchez llega al gobierno, plantea un sistema diferente. Hay que fijar una política migratoria común porque Europa necesita gente que trabaje, que cotice, que crie niños. El trabajo no cualificado, vinculado al cuidado de personas mayores, al cuidado de niños, lo hacen las personas migrantes.Pero el tema sigue causando incomodidad en Europa.El fenómeno migratorio es un problema que ya está y viene a quedarse. Las personas, por muchos muros que les pongan, tanto en la frontera de México como en el Mediterráneo van a seguir llegando. Entonces habrá que afrontar una política común migratoria. Y también una política de asilo, que es muy desigual. Pero, claro, estamos solos en esto porque la derecha es muy fuerte. Los partidos euro escépticos están avanzando.¿Por qué cree que creció tanto la derecha en algunos países de Europa?Una de las causas es la mala gestión de la migración. A los migrantes se nos pone como el chivo expiatorio de las malas políticas de muchos gobiernos. Es el caso de Polonia, Hungría. Plantean que la culpa de que no viva bien el europeo es que vienen el africano o el sudamericano a robarle el trabajo. Y este avance de la ultraderecha se vincula con esto y a cuestiones de discriminación que no están resueltas. Aún hay brotes de nazismo. Se sigue discriminando a las personas por el color de piel, por no ser raza pura.

Mónica González, la Eurodiputada argentina, junto a una recorrida con Pedro Sáncez, jefe de Gobierno de España.

Parecería que la xenofobia avanza cada vez más en EuropaEstá avanzando el discurso de odio en Europa, y se utiliza este discurso para hacer apología política. Lo vemos en algunos atentados, como el de Bruselas o el de Estrasburgo. Responden a una política de odio, que ya lo vivió Europa con el nazismo y que tímidamente se está reflejando.¿Cómo se frena?Se frena con políticas de prevención, de sensibilización, y también con una política de defensa común. No puede ser que aún no exista una coordinación entre fuerzas policiales del continente. No puede ser que Madrid no tenga en su base de datos a un terrorista perseguido en Bruselas. La gente se asusta cuando desde la izquierda planteamos la formación de un Ejército europeo. Yo lo defiendo desde la izquierda. No podemos tener 28 ejércitos diferentes, sino coordinar una política de defensa común. Coordinada con la OTAN, no fuera de la OTAN. Pero con estrategias europeas propias. Europa necesita una política de defensa común independiente. Y esto tiene que ver con el avance del terrorismo.¿La crisis está provocando la pérdida del “Estado de bienestar” en Europa?El “Estado de bienestar europeo” es lo que se admira en el mundo. A mí cuando me preguntan cuanto gano, les digo no importa tanto lo que ganás sino lo que dejás de gastar cuando el Estado te asegura una buena sanidad, una buena educación, seguridad. Cuando vienen gobiernos de derecha recortan ese estado de bienestar, lo merman e intentan descapitalizarlo. Cuando los gobiernos están en manos de partidos progresistas, socialdemócratas, se refuerzan. Y Europa se balancea continuamente entre esos dos sectores.¿El PSOE logrará convencer a Podemos de apoyarlos para formar gobierno o España va a una nueva elección?Los más perjudicado si vamos a nuevas elecciones seriamos nosotros, porque hemos tenido resultados magníficos en los últimos comicios. Tenemos 123 diputados, y el segundo partido, el PP, tiene 60. Estamos muy esperanzados en convencer a Podemos que apoye este gobierno.¿Cuáles son las dificultades? ¿Hay mucho personalismo en Podemos?Sí, totalmente. Se basa en los problemas que tiene la dirigencia de Podemos y no en su base de votantes. En un protagonismo desmedido de competir por cargos, de competir por ministerios, etc. Pero también hay una cuestión de fondo, que un planteamiento diferente a un problema muy serio en España, que es el secesionismo, el problema de Cataluña. Nosotros no creemos en ninguna consulta, que es lo que pide Podemos. Las consultas las carga el diablo, mirá lo pasó con el Brexit, lo que pasó con Escocia. Eso es lo que nos separa de alguna forma de Podemos. 

Fuente