Categories
ciudades

“Habrá un veredicto, pero Macarena va a seguir en la cama”, dijo el papá de la chica que quedó en estado vegetativo tras ser atropellada

A las 8.30 de la mañana, cuando Santiago Silvoso llegó al Tribunal Oral Criminal Nª 24 y se notificó como acusado, Macarena Mendizábal estaba en una cama ortopédica, rodeada de monitores, conectada a un respirador artificial, dentro de una habitación con la temperatura controlada: en estado vegetativo. Así permanece desde hace cuatro años, cuando en la madrugada de un domingo de Pascuas recibió el impacto del Honda Civic de Silvoso, un excorredor de autos que este lunes se sentó por primera vez en el banquillo. “Acá va a haber un veredicto, puede ser mejor o peor, pero Macarena va a seguir en la cama”, dijo su papá, José Luis Mendizabal a Clarín después del cierre de la primera audiencia del juicio oral, que incluirá otras cuatro y terminará con una sentencia el 29 de octubre. “Con esto no quiero desmerecer que Silvoso vaya a recibir una pena, todo lo contrario. Nosotros -por la familia- luchamos por llegar a esta instancia, pero yo sé que aunque él reciba el mayor castigo a Maca le hizo un daño permanente, del que no tiene ni idea, porque solo lo vemos nosotros todos los días”.
Newsletters Clarín

¿Qué hacemos este fin de semana? | Todas las propuestas para que organices tu finde.

Todos los sábados por la mañana.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_quehacemosfinde”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_quehacemosfinde”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
Las palabras de José no son exageradas: al juicio se llegó gracias al empuje de él, de la mamá de Macarena, Adriana Aruj, sus hermanos y amigos. “Silvoso primero pidió una probation que le fue negada y después logró pactar un juicio abreviado. Cuando nos enteramos, nos sentamos frente a la fiscal y le pedimos que revisara esa decisión. Ella nos escuchó y a los pocos días nos notificó que elevaba la causa a juicio oral”.

Adriana Aruj junto a su hija Macarena Mendizábal.

Este lunes, el Tribunal Oral en lo Criminal N°24 dio inició el proceso, al que Silvoso llega acusado de “lesiones gravísimas culposas”. Sobre esa calificación, la familia de Macarena también intentará ser escuchada al pedir que le cambien la acusación a lesiones dolosas para aumentar la pena. La jueza María Cecilia Maiza tendrá en sus manos el futuro de Silvoso, quien hasta este momento podría recibir de dos a cuatro años de condena. “Tenemos todas las expectativas puestas en que vaya preso. El caso de ‘Maca’ tiene que marcar un precedente. Pedimos que la acusación sea más fuerte y que se entienda que esta persona manejaba alcoholizada”, dijo la mamá, Adriana Aruj, antes de entrar a la audiencia. En su manos llevaba una foto de Macarena: de pie, con el pelo rubio largo, un vestido blanco y posando de perfil. Macarena estudiaba psicología en la UCA y vivía en Ramos Mejía. El 5 de abril de 2015 tenía 21 años y había ido a bailar a un boliche de la Costanera Norte. Cuando salía se subió a su Gol blanco con un amigo, le dio las llaves y se sentó en el asiento del acompañante. A pocos metros Santiago Silvoso, en su Honda Civic, no paró en un semáforo rojo y los chocó.

Mirá también

Mirá también

El emotivo hilo de Twitter: quedó en estado vegetativo y su “hijo” adoptivo no se separó nunca de ella

El auto de Silvoso se incrustó contra la trompa del Gol, justo del lado de ella. El acusado tenía tres veces más del alcohol permitido para conducir según un test hecho en la Comisaría N°51. Esa prueba aún no tiene carácter legal y será discutida por peritos en una de las audiencias.Silvoso no sufrió heridas, pero Macarena, sí: fueron varios golpes en la cabeza que le provocaron una lesión cerebral grave. Tuvieron que operarla varias veces, jamás salió del estado vegetativo. Su familia tuvo que mudarse, de un departamento en Ramos Mejía a una casa en Moreno, para poder internarla en forma domiciliaria.“Durante cuatro años la única que sufrió fue mi hija y todos los familiares y amigos que estamos detrás. Hoy yo escuchaba a algunas personas declarar -hubo siete testigos- y decían que no se acordaban porque había pasado mucho tiempo. A mí también me gustaría no acordarme, pero no puedo”, siguió José. “En este tiempo, la Justicia no funcionó. Recién en julio de 2017, dos años más tarde, le sacaron la licencia. Es obvio que no funcionó. Lo único que espero es que en algún momento lo haga, aun cuando mi hija no sea la misma”.DD

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *