Categories
cultura

Julia Deck: “No me interesan las heroínas buenas e intachables”

Viviane tiene 42 años, una hija de pocos meses y dos problemas: el primero es que su marido acaba de abandonarla; el segundo es que ella acaba de asesinar a su psicólogo. Así comienza la novela Viviane Élisabeth Fauville, que la escritora francesa Julia Deck publicó en 2012 y que acaba de ser traducida al castellano por Eterna Cadencia. Deck es una de las invitadas internacionales que este año poblarán el 11º Festival Internacional de Literatura (Filba) que comienza el 25 de septiembre en Buenos Aires. Desde Francia, días antes de subirse al avión que la traerá a la Argentina, la escritora habló con Clarín sobre esta novela perturbadora pero también divertida: “Me sorprendió en su momento la falta de empatía con esa mujer que es la protagonista”, dijo. 

Viviane Élisabeth Fauville, que la escritora francesa Julia Deck publicó en 2012, acaba de ser traducida al castellano por Eterna Cadencia.

Aunque no parezca demasiado tiempo, los siete años que separan la edición de esta novela y el presente cambiaron muchas cosas en lo que refiere a la mirada social sobre las mujeres. Lo explicó Julia Deck cuando recordó las primeras repercusiones: “Lo primero que me llamó la atención fue que me dijeran que el personaje era extraño. No me lo parecía para nada: se trata de una mujer que está pasando por un momento muy difícil de su vida y se encuentra emocionalmente inestable. Nunca pensé que eso fuera tan raro –dijo–. Por otra parte, cuando se publicó la traducción alemana, hubo quienes protestaron porque Viviane es un mal ejemplo para las madres. Como si no se pudiera mostrar el lado menos idealizado de la maternidad”.

Mirá también

Mirá también

Para agendar: lo mejor del programa del festival literario Filba

De manera que Viviane Élisabeth Fauville, con los años, se volvió dos novelas: la que era en sus inicios, un libro de intriga, con lazos hacia el género policial, pero también con muchos permisos para romper con él y que explora los límites de la “normalidad” y la locura; y también una mirada sobre lo que se espera de una mujer, de una madre e incluso de una loca. 
Newsletters Clarín

Libros para compartir | Te recomendamos dos títulos y te contamos por qué no te los podés perder

Todos los lunes.

Recibir newsletter

(function ( $ ) ;
suscribo = function (options, mail, grupo) ,
success: function (response) ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “load_modal_suscripcion”;
nl_pass_data.eventLabel = “confirmacion_libros”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
openModal(path);
}
});
}
consulto = function (options) ,
success: function (response) else
}
});

}
authenticate = function () else
}
getIdPase = function ()
return idPase;
}
execute = function (options)
openModal = function (path) ,
callbacks: ,
open: function ()
}
});
}

execute(options);
}
}( jQuery ));
$(‘.newsletter-embeb figure, .newsletter-embeb .mt h4, .newsletter-embeb .mt .data-txt, .newsletter-embeb .mt .bt’).on(‘click’, function () ;
nl_pass_data.hitType = “event”;
nl_pass_data.eventCategory = “news_caja_nota”;
nl_pass_data.eventAction = “clickarea”;
nl_pass_data.eventLabel = “caja_libros”;
sendGAPageview(nl_pass_data);
});
$(document).on(“wa.login”, function(e, user)
});
– Publicó Viviane Élisabeth Fauville en 2012. ¿Cómo es volver a esta historia de una mujer que pierde el control y asesina a su psicólogo? – Viviane Élisabeth Fauville, fue mi primer libro. Lo escribí en 2009 y fue editado en 2012. Es decir que pasaron prácticamente diez años desde entonces. De manera que, las veces que tuve que volver a mirarlo, siempre he tenido una sensación ambigua: por un lado, es una historia que conozco de memoria; pero al mismo tiempo, tengo la impresión de que fue otro quien la escribió, alguien muy, muy cercano a mi pero que no soy yo.

Mirá también

Mirá también

Con un seleccionado de escritores, el festival FILBA se consolida como la gran cita de la literatura en la Argentina

– La autora que usted es ahora, ¿cambiaría algo de la trama de esta mujer que comete un crimen en un estado de perturbación muy serio? – Cuando me preguntan si modificaría la historia o incluso la manera de pensar al personaje, en general creo que hoy, sencillamente, yo no escribiría este libro. Sucede que la novela aborda los temas que eran relevantes para mi en aquel momento y que hoy pude dejar atrás, justamente, porque los traté en este libro: la idea de una normalidad, la locura, el psicoanálisis y la maternidad.

Julia Deck nació en París en 1974 y trabajó entre diarios y revistas. Imagen de Youtube.

– Lo que cambió desde entonces es el mundo y la mirada sobre las mujeres. ¿Piensa que hoy Viviane sería mejor comprendida en su desequilibrio? – Por una parte, es cierto que el mundo cambió. Y en algunas cosas la historia podría haberse vuelto vieja. Pero como el personaje está tan encerrado en si mismo y se conecta poco con el mundo exterior, tengo la impresión de que sigue siendo muy actual. Esta mujer podría existir perfectamente hoy mismo. Ahora bien, lo cierto es que cuando Viviane Élisabeth Fauville fue publicado en 2012, lo primero que me llamó la atención fue que me dijeran que el personaje era extraño. No me lo parecía para nada: se trata de una mujer que está pasando por un momento muy difícil de su vida, ha tenido un bebé y su marido la abandonó, y se encuentra emocionalmente inestable. Nunca pensé que eso fuera tan raro. De manera que sí que es cierto que, en aquel tiempo, no parecía haber mucha empatía con este tipo de situaciones. No tuve ocasión de volver a hablar sobre esta novela en Francia para comprobarlo, entonces no puedo medir la diferencia en esa mirada. Además, supongo que también había una idea de las heroínas monolíticamente buenas e intachables que para mi no son creíbles ni me interesan. Esta es una heroína más realista, que muestra sus lados oscuros, sus perfiles desagradables. Y eso, justamente, es lo que construye su normalidad.

La edición francesa de la novela, publicada en 2012.

– Viviane tiene una bebé, es una ejecutiva exitosa, una señora como cualquiera. Y eso la vuelve una criminal inverosímil, aunque lo sea. ¿Le interesaba problematizar la idea de lo normal? – Una novela siempre nace de las preocupaciones personales en un momento determinado. Si bien, por suerte, esta no es una historia autobiográfica, en 2009 efectivamente me interesaba la pregunta en torno a la normalidad y a la anormalidad. Me detuve en esa idea de que, para ser normal, hay que tener determinadas aspiraciones y no otras: tener un empleo, ascender, formar una familia tradicional… todo eso que representa el marido de Viviane, un hombre muy convencional y preocupado por las apariencias. De manera que esto, más un interés muy fuerte por el psicoanálisis y la maternidad son los temas que están condensados en la novela. Como digo, es muy personal, muy real en los barrios que se mencionan (que conozco bien), en los empleos que tiene Vivian (más o menos parecidos a los míos), aunque no sea una historia autobiográfica.

Mirá también

Mirá también

Lorrie Moore pregunta: “¿Quién se hará cargo del hospital de ranas?”

– De manera que se puede asegurar que usted no mató a su psicólogo. – No lo maté realmente, pero sí termine por matarlo de manera metafórica y simbólica porque la psicología era un tema que me interesaba muchísimo desde los 18 años. De hecho, hice terapia en dos momentos de mi vida y cada una de ellas duró entre cinco y ocho años. Por eso, en aquel momento, me gustaba debatir con los analistas y conocer más. Estaba fascinada. Luego de la salida del libro, sucedió que varios terapeutas se acercaron a las presentaciones y firmas a hacerme preguntas. Y esa inversión de roles, ellos preguntándome a mi, de alguna manera desacralizó el vínculo que tenía con aquella disciplina.

“Vivimos en un tiempo en el que todo parece poder reducirse a cifras”, dice Julia Deck. Foto: Hélène Bamberger

– En la novela, Viviane deja muchas huellas tras asesinar involuntariamente a su médico. ¿Por qué ni la policía ni los medios son capaces de verla como la asesina? – Retrospectivamente, creo que no fue consciente pero es cierto que la policía y los medios cumplen el mismo rol en la novela: esa función de construir y mantener la pretendida objetividad de la gente, de señalar lo que se pretende de las personas normales que hacen cosas normales. Y a fuerza de ser tan objetivos, finalmente ellos no ven ni entienden nada. Aunque en aquel momento no tenía esta intención, creo que es un señalamiento interesante cuando vemos cómo evolucionó la sociedad. Vivimos en un tiempo en el que todo parece poder reducirse a cifras: se mide el rendimiento de un docente con cifras, se analiza el desempeño de los universitarios con cifras, todo parece que puede ser analizado con números y, aunque algunas personas lúcidas denuncian esto, pensamos que la vida entera se reduce a cálculos con lo que quedamos a un lado del verdadero conocimiento.

Mirá también

Mirá también

La vida secreta de Julieta Venegas en Buenos Aires

– Aunque hay una protagonista que da cuenta de lo que sucede, el crimen, la investigación policial, la propia pesquisa que realiza Viviane y el desenlace, la novela está narrada por momento en segunda persona (usted); otros, en primera (yo); y también el tercera (ella). ¿Cómo construyó este elemento? – Apareció de manera completamente accidental. En aquel momento, yo tenía una enorme dificultad para usar la tercera persona, me parecía artificial y sentía que me estaba mintiendo a mi misma y a las personas que me leían. Entonces, opté por el usted, una forma de la cortesía que, además, impone una distancia social, una zona de seguridad. Pero cuando la protagonista llega a la comisaría para ser interrogada, cuando el registro se vuelve más claramente policial, esa voz era muy poco adecuada. Entonces, pasé a la tercera. Y pensé; Resolveré esto al final, cuando tenga toda la historia escrita. Sin embargo, sucedió que luego Viviane se transforma de un modo bastante esquizofrénico y usa su segundo nombre: ahí se imponía el yo. De tal modo que, cuando terminé de escribir, esa alternancia me resultó interesante porque expresaba los distintos estados de ánimo de la protagonista. Entonces, en lugar resolver lo que era un problema en la primera versión, lo reforcé para capturar algo de la personalidad de la protagonista. – La novela se acerca al policial, pero con toques de ironía muy disruptivos, y también a podría ser un texto más psicológico sobre las mujeres y el crimen. ¿Cómo se lleva con los géneros literarios? – En tanto que lectora o espectadora, me gustan mucho los géneros policiales y las novelas de espionaje. También las series americanas de un género en particular. Aprecio en esos casos el formato predecible, ingresar a un universo muy claro y particular. Sin embargo, en tanto que autora, los géneros me producen una sensación de encierro y no quiero quedarme atrapada en las fronteras que me imponen. Lo que me interesa es poder entrar y salir. Ya es bastante limitado el espacio de libertad que tenemos en este mundo de manera que creo que es necesario construirse una libertad propia en la literatura.

Deck publicó Le Triangle d’hiver (2014), Sigma (2017) y ahora Propriété privée, todas por Les Éditions de Minuit. / Imagen de Youtube.

PerfilUna autora sin ataduras Nació en París en 1974. Estudió la licenciatura en Artes en la prestigiosa Universidad de la Sorbona y también se diplomó en periodismo. Su vida profesional se desarrolló entre diarios y revistas. Fue secretaria de redacción en diferentes periódicos y lectora de publicaciones extranjeras en París y en Nueva York. En la actualidad, además, colabora en diversas publicaciones, entre ellas Livres Hebdo. Viviane Élisabeth Fauville es su primera novela y fue traducida al inglés, al alemán, al italiano, al holandés, al sueco y al español por primera vez por Eterna Cadencia. En el año 2013 ganó el Premio a la Primera Novela de la Universidad de Artois. Luego, publicó Le Triangle d’hiver (2014), Sigma (2017) y ahora Propriété privée, todas por Les Éditions de Minuit. Trabaja en su quinta novela en este momento.Su actividad en el Filba Viernes 27 – 18.30 hs – Sala 513 del CCK ​Panel. EN LA CUERDA FLOJA La locura y la literatura pensadas como dos experiencias radicales. Cuando los dos discursos se mimetizan y juntos forman una visión y un sentido del mundo, el resultado puede ser conmovedor. Tres autores hablan de la experiencia de escribir por fuera del lenguaje normalizado.​Participan: Eva Baltasar, Julia Deck, Luis Gusmán y coordina Damián Huergo.Sábado 28 – 18.30 – Auditorio del Malba Panel. MADRES HAY MILLONES Revelados -¿y superados?- los mandatos sociales en torno a la maternidad, ¿qué configuraciones circulan ahora en la construcción de personajes madres? Una conversación en la que se ponen en tensión las diversas representaciones sobre maternidad presentes en la literatura contemporánea.​Participan: Julia Deck, Margarita García Robayo, Eugenia Zicavo y coordina Malena Rey.VA

Fuente

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *