Categories
General

“¡Nos pertenecen!”: Tenso juicio francés sobre arte colonial

PARÍS (AP) — ¿Desmontar obras de arte africanas de un museo europeo es una declaración política o un acto criminal? Esa es la pregunta que un tribunal francés sopesó el miércoles en un juicio cargado de emociones centrado en un activista congoleño para recuperar las obras que dijo fueron saqueadas por los colonizadores.“¡Nos pertenecen!”, gritó una mujer de raza negra que asistió al juicio, rompiendo en llanto y saliendo abruptamente del recinto luego de que el abogado del Museo Quai Branly de París insistió en que sus posesiones, incluidas decenas de miles de obras de arte de antiguas colonias, pertenecen al Estado francés.Emery Mwazulu Diyabanza, nacido en el Congo, y otros cuatro activistas fueron a juicio bajo cargos de intento de robo por quitar un poste funerario africano del siglo XIX de su percha en el museo durante una protesta en junio, la cual fue transmitida en Facebook. Los guardias rápidamente los detuvieron; los activistas alegan que nunca planearon robar el objeto, sino que sólo querían llamar la atención sobre sus orígenes.Presente bajo casi todos los argumentos en la sala del tribunal estaba la cuestión de si los antiguos imperios debían expiar los errores de la era colonial y cómo deberían hacerlo. La pregunta adquirió nueva urgencia luego de las protestas a nivel internacional de este año contra la injusticia racial que estallaron luego de la muerte de George Floyd a manos de la policía en Estados Unidos.Diyabanza aprovechó esa atmósfera y ha organizado tres protestas en museos de París, Marsella y Holanda en los últimos meses, las cuales han sido transmitidas en vivo.Las autoridades francesas criticaron el incidente ocurrido en Quai Branly, señalando que amenaza las negociaciones en curso con las naciones africanas iniciadas por el presidente francés Emmanuel Macron en 2018 para realizar restituciones legales y organizadas.Si es declarado culpable de intento de robo en grupo de un objeto histórico, Diyabanza podría enfrentar una sentencia de hasta 10 años en prisión y una multa de 150.000 euros (173.000 dólares). Sin embargo, el abogado del Estado francés no pidió tiempo en prisión, sólo exigió multas modestas. El veredicto está previsto para el 14 de octubre.Diyabanza defendió lo que llamó un “acto político” y dijo que ya es hora de que los africanos, latinoamericanos y otras comunidades colonizadas recuperen tesoros obtenidos ilícitamente. Acusó a los museos europeos de generar millones de euros con obras de arte tomadas de países ahora empobrecidos como el Congo, y señaló que el poste, que provenía de lo que hoy en día es Chad, debería estar entre las obras devueltas a África.“Somos los herederos legítimos de estas obras”, manifestó. Pero insistió en que “la apropiación no era mi meta… El objetivo era marcar el simbolismo de la liberación de estas obras”.El juez que preside el caso preguntó a los activistas por qué pensaron que tenían el derecho de tomar la ley en sus manos. Insistió en que el juicio debería enfocarse en el incidente específico del poste funerario y que su corte no era competente para juzgar la época colonial de Francia en su conjunto.___Jeffrey Schaeffer en París contribuyó a este despacho.

Fuente