Categories
General

Coronavirus: por qué faltan vacunas y la trastienda de las negociaciones fallidas con Pfizer

El pasado 19 de febrero, al quedar expuesta ante la mirada de todos los argentinos, se produjo la implosión de una cultura que ya no se sostiene fuera del territorio donde prevalece el kirchnerismo.Se trata de una cultura integrada por una concepción moral que considera a la virtud y al mérito como algo negativo, como lo ha dicho expresamente el propio presidente, y que valora como algo positivo la transgresión de las reglas por medio del atajo, la ventaja indebida y la mentira, como se ha visto en la actitud de tantos funcionarios y dirigentes kirchneristas que no terminan de comprender por qué tanto escándalo, si lo que hicieron con las vacunas es algo que hacen todos los días con infinidad de otras cuestiones relacionadas con la administración de los bienes del Estado.Fuera de ese espacio, el espectáculo que presenció la sociedad a partir de las declaraciones de Horacio Verbitsky, con la aparición de un vacunatorio VIP dentro del propio Ministerio de Salud, transgrediendo todas las normas que ha dictado el propio Ministerio, con los privilegiados que eran llevados en combis o que iban por sus medios al Hospital Posadas y otros casos que siguen revelándose, ha generado una gran indignación.La reacción del gobierno fue ambigua e incluso contradictoria, porque el rápido desplazamiento del Ministro no fue seguido de un reconocimiento o autocrítica por lo sucedido, sino de intentos de justificación inverosímiles e inaceptables.Pero el problema de fondo no es la alteración en la cola de las vacunas, como lo pretende minimizar el presidente, sino la falta de vacunas. Eso es lo que ha desatado esta lucha vergonzosa entre argentinos, que siguen ganando los privilegiados de siempre, sobre todo a partir de la Resolución 712/2021 del Ministerio de Salud, que pretende legalizar el Vacunatorio VIP y blindar a los aprovechadores.Hoy tenemos 1.800.000 de dosis para todo el país y acaban de llegar, finalmente, poco más de 900.000 dosis de Sinopharm, que fueron a buscar a China, cuando a esta altura ya deberían haber llegado las 10.000.000 de tratamientos de la Sputnik-V y tendríamos que estar por recibir en marzo 5.000.000 de tratamientos más de Sputnik-V y empezar a recibir las 11.000.000 de vacunas de AstraZeneca. Suministros pactados, que no se han cumplido y no tenemos herramientas para forzar su cumplimiento.¿Y por qué se ha llegado a esta situación? Es la pregunta que se hacen muchos periodistas, comunicadores y el público en general.Para hallar una respuesta a esa pregunta hay que remontarse a julio del año pasado, o quizás más atrás en el tiempo, y revisar una serie de decisiones tomadas por el entonces Ministro de Salud, repasar algunos viajes y visitas recibidas en esa y otras áreas del Gobierno y releer las declaraciones de dirigentes y funcionarios, publicadas en los medios de comunicación.Conviene empezar recordando que, desde un principio, todas las expectativas del Ministerio de Salud estaban centradas en la producción de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford en convenio con la farmacéutica AstraZeneca.Se había llegado a un acuerdo para producir en nuestro país entre 150 y 250 millones de esas vacunas para distribuirlas en América Latina, con excepción de Brasil, que tendría su propia producción. Estas vacunas serían producidas en el laboratorio mAbxience, instalado hacía poco tiempo en la Provincia de Buenos Aires, de propiedad del empresario Hugo Sigman, dueño del grupo Insud y estrechamente ligado al presidente, al Ministro de Salud y al Gobernador de Tucumán.En esa planta de mAbxience, en Garín, se presentó en sociedad el presidente Alberto Fernández, al inicio de su gobierno, cuando nadie imaginaba una pandemia.En Brasil, en cambio, las vacunas serían producidas por el laboratorio público Bio-Manguinhos de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Institución de la administración pública federal dependiente del Ministerio de Salud del Brasil.El acuerdo por la vacuna de Oxford-AstraZeneca contemplaba el envío de la producción de mAbxience a México, a una planta de la empresa Liomont, que se encargaría de distribuir el granel del principio activo en dosis individuales, forma en la que volvería a nuestro país para inmunizar a la población. Aclaro desde ya que la primera parte se cumplió y que el envasado se encuentra demorado en México por una dificultad para conseguir insumos para el embotellamiento.Otro actor importante del trato sería la Fundación del empresario mexicano Carlos Slim, que financiaría toda la primera parte del proyecto, hasta que la vacuna fuese aprobada. Y un aspecto que no puede soslayarse es el precio al que saldría esa vacuna, estimado en alrededor de 4 dólares por unidad, porque la Universidad de Oxford y AstraZeneca anunciaron que suscribirían los convenios de suministro con cláusulas non profit (sin ánimo de lucro).Con esto parecía estar resuelto el problema de la provisión de vacunas pero, por si algo fallaba, también se decidió colaborar con el desarrollo de la vacuna de Pfizer.El 10 de Julio de 2020, el presidente Alberto Fernández recibió en la residencia de Olivos al gerente general de la compañía farmacéutica Pfizer, Nicolás Vaquer, y al director científico de la Fundación INFANT, Fernando Polack, quienes le informaron que Argentina había sido seleccionada para llevar adelante una de las fases de prueba para su vacuna contra el COVID-19.Como había llegado a mi conocimiento un memo del Hospital Militar Central (fechado 161140JUL20) relacionado con la Prueba Fase 3 de la vacuna del laboratorio Pfizer, en el que se ordenaba toda clase de apoyos, que iban desde la provisión de 140 sillas, 80 pupitres, 10 equipos de comunicaciones VHF-Handie, reforzar el sistema de seguridad con equipos de guardia rotativos y hasta el reclutamiento de 3.500 voluntarios, integrantes de la Fuerza, para participar de la investigación, aproveché la única oportunidad en que el Señor Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación se dignó a presentarse ante la H. Cámara de Diputados y le pregunté si se había firmado un convenio y si se tomaron las previsiones del caso para -tratándose del Ejército – garantizar la espontaneidad del voluntariado.El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, me respondió tajante que el Estado argentino no tenía nada que ver con eso, que era un convenio entre privados. Eso fue a las 18 horas, aproximadamente, del día 30 de julio. A las 10 de la mañana del día siguiente aparecían en todos los medios el Director del Hospital Militar suscribiendo un convenio con el Dr. Fernando Polack.Nunca pensé que el Jefe de Gabinete faltara conscientemente a la verdad, simplemente creo que no ha sido informado en forma oportuna y adecuada sobre las vicisitudes del proceso de adquisición de las vacunas.El presidente y el ex Ministro de Salud entendieron, y así lo comunicaron, que gracias a esta colaboración, nuestro país tendría una “preferencia” para el acceso a las vacunas producidas por Pfizer.Quizás se trató de una visión ingenua o que en ese momento todavía no se advertía adecuadamente la dimensión que tomaría la carrera mundial por el aprovisionamiento de las vacunas, pero esa tranquilidad de creer que tenían el tema resuelto duró muy poco.En ese contexto, el día 29 de Septiembre el oficialismo presentó un proyecto en la Cámara de Diputados, con la firma del diputado Pablo Yedlin, Presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, para dotar de herramientas al Gobierno en la negociación con los proveedores de vacunas, de modo que pudieran incluirse en los contratos cláusulas de indemnidad, confidencialidad y prórrogas de jurisdicción.Se nos pidió la máxima celeridad y se nos explicó que había una fuerte competencia, que los proveedores estaban en una posición de fuerza porque producían un bien altamente demandado y que, si no nos apurábamos a reservar, nos podríamos quedar sin vacunas para este 2021.A pesar de lo delicado que significaba en ese momento para la oposición acompañar semejante pedido, por los prejuicios y resquemores que movilizaba, nos pusimos a trabajar en busca de los consensos necesarios y en 48 horas se obtuvo la aprobación del dictamen, que al poco tiempo se convirtió en la Ley Nº 27.573.El ex Ministro de Salud, Dr. Ginés González García, cuando, después de todo un año de pandemia, se presentó ante la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados, reconoció expresamente que esa ley se había pedido para hacer posible la compra de la vacuna de Pfizer.Sin embargo, a pesar de haberse sancionado la Ley, la negociación con Pfizer fracasó. El por qué no es un misterio, toda la información es pública. Sólo se trata de seguir los hechos del modo en que fueron sucediendo.En esta carrera entre los laboratorios, Pfizer tuvo apoyos del Gobierno pero todo indica que también tuvo adversarios, aunque no se dejarían ver.Mientras Hugo Sigman, el sospechoso natural, desmentía públicamente acusaciones por supuesto lobby para que la Argentina no cerrara el acuerdo con Pfizer, la trama se hace más interesante porque aparecen obstáculos que reconocen otro origen.El 30 de diciembre, Horacio Verbitsky publicó en su blog “El Cohete a la Luna” un artículo titulado “Quién vacuna a quién”, tratando de cargar las culpas del fracaso de la negociación con Pfizer sobre la diputada de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, por haber hecho incorporar en la Ley 27.573 la palabra “negligencia”, que los representantes de Pfizer no quisieron aceptar.Pero no era cierto lo que decía Verbitsky, no fue Graciela Ocaña sino la diputada del Frente de Todos, Cecilia Moreau, quien introdujo esa modificación, durante el cuarto intermedio de la reunión de la Comisión de Acción Social y Salud Pública del día 30 de septiembre, que terminó aprobando el dictamen el 1º de Octubre. Es decir, ese agregado lo propuso el kirchnerismo, no la oposición.Aclaro, además, que el oficialismo nunca nos propuso modificar la ley para sacar esa palabra que obstaculizaba el acuerdo con Pfizer.Evidentemente, Verbitsky trataba de distraer la mirada de quienes se preguntaban por qué la Argentina no había podido firmar un convenio con Pfizer, que sí pudieron firmar otros 66 países.La palabra negligencia (la omisión de un deber de cuidado) abre un nivel de responsabilidad mucho más amplio que el obrar fraudulento o malicioso que estaban dispuestos a asumir los representantes de Pfizer.Por supuesto que, en una situación de normalidad, no resultaría aceptable que una parte pretendiera eximirse de responsabilidad por su eventual propia negligencia en el cumplimiento de un contrato, pero esta no es una situación de normalidad.Como decíamos y como explicaba el propio oficialismo, los laboratorios estaban y siguen estando en una posición de fuerza porque ofrecen el producto que todo el mundo necesita y la urgencia con la que se lo necesita les impide tomarse los tiempos habituales. Se ve que así lo entendieron otros 66 países. Acá no.Acá nos enteramos que el 17 de octubre, la entonces Secretaria de Acceso a la Salud y actual Ministra de Salud, Dra. Carla Vizzotti, había viajado a Rusia, invitada por el señor Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia. Se supo también que fue con la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, con Raquel Méndez, esposa del Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán y que con ellas viajó, además, una dirigente de Santa Cruz, de apellido De Dios.El 29 de Octubre de 2020, la Vicepresidenta Cristina Fernández recibió en su despacho del Senado al embajador de la Federación Rusa Dmitry Feoktistov. En la reunión estuvo también presente el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Jorge Taiana.El 7 de noviembre de 2020, se produjo una conversación telefónica de 45 minutos entre Alberto Fernández y Vladimir Putin en la que ambos mandatarios terminaron de cerrar el acuerdo para la compra de las vacunas Sputnik V y también para reactivar los acuerdos estratégicos de inversiones firmados en 2015 entre la entonces Presidenta Cristina Fernández y Vladimir Putin.El 9 de diciembre de 2020, la República Argentina firmó el convenio con Limited Liability Company “Human Vaccine”, entidad legal inscripta en Moscú y constituida como Sociedad de Responsabilidad Limitada conforme a las leyes de la Federación Rusa, para el suministro de diez millones de tratamientos (de dos dosis cada uno) de la vacuna Sputnik V que debería completarse durante el mes de febrero de 2021.Se pactó también una “obligación no vinculante” (sic) para el suministro de cinco millones de tratamientos más, que serían entregados durante el mes de marzo de 2021, pero sujeto a confirmación del vendedor.En realidad, así es todo ese contrato para el suministro de la Sputnik V, condicionado a la disponibilidad, como si desde un comienzo los vendedores hubiesen sabido que tendrían serias dificultades para cumplir con los compromisos que estaban asumiendo.El 12 de diciembre de 2020, se produce el segundo viaje a Rusia de Carla Vizzotti. Regresa el 23 de diciembre afirmando: “Estamos volviendo de Rusia para iniciar la vacunación más importante de Argentina”.El mismo día, el ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió en su despacho al embajador ruso Dmitry Feoktistov.El 20 de diciembre de 2020, consultado específicamente sobre la vacuna rusa Sputnik V, por la agencia oficial Telam, el Ministro de Salud dijo que Rusia tiene una trayectoria científica “muy importante” y que en estos temas “hay algo de conflicto geopolítico y guerra comercial, como fue inicialmente con lo de la alergia con la vacuna de AstraZeneca. Se mezcla todo.”El 31 de enero de 2021, Cecilia Nicolini, asesora de Alberto Fernandez, aparece diciendo en el Cohete a la Luna: “Argentina fue pionera en la relación con Rusia y como nosotros viajamos para tener de primera mano la información, la hemos intercambiado. En ese sentido, el Presidente se comunicó con varios mandatarios, con Arce de Bolivia, por ejemplo. Efectivamente, los acercamos para que pudieran firmar el contrato y por eso han recibido 10.000 dosis de cada componente. (…) También habló con Lacalle Pou, de Uruguay, y con López Obrador, de México. Incluso tuvimos una videoconferencia y los contactamos con el Fondo.”El mismo día, la Vicepresidenta Cristina Fernández eligió como embajador en Moscú a un ex funcionario que estuvo procesado por el Memorándum con Irán. Se trata de Eduardo Zuain, ex vicecanciller de Timerman, que le responde directamente.El 2 de febrero, Zuain le decía a Página 12 que la posibilidad de fabricar los diferentes tipos de vacunas anticoronavirus en nuestro país “es una aspiración personal y a la vez es un objetivo del Gobierno”.Días después, afirmó Zuain en una entrevista al medio ruso Sputnik, que “Argentina es una de las puertas de entrada de Rusia en América Latina” y destacó la necesidad de retomar el acuerdo de Asociación Estratégica Integral firmado durante la visita de Cristina Fernández a Rusia en 2015.Evidentemente, la relación que se pretende relanzar, tiene más que ver con la obra pública que con el intercambio comercial. La balanza comercial entre Rusia y Argentina tiene exportaciones por 650 millones de dólares e importaciones por 250 millones. En cambio, la agenda que se pretende remontar contempla los intereses rusos por la construcción de una central nuclear, la represa de Chihuido I que está valuada en u$s 2.250 millones, el tren Vaca Muerta-Bahía Blanca, el litio ubicado en el norte del país, considerado como el “oro o petróleo blanco argentino”, posibles acuerdos por Vaca Muerta y la intención de Moscú de intensificar el trabajo aeroespacial a través de satélites, entre otros.Y luego de la salida del ex Ministro Ginés González García, este viernes, nos enteramos que el laboratorio Richmond, de propiedad del empresario kirchnerista Marcelo Figueiras, ha firmado un memorándum de entendimiento para producir la vacuna rusa Sputnik V en su planta de Pilar, activando de ese modo una cláusula de transferencia de tecnología prevista en el contrato de suministro firmado el 9 de diciembre de 2020.Si hubiésemos tenido a partir de enero una cantidad de vacunas razonable, toda esta situación quizás no habría trascendido o si trascendía la repercusión probablemente hubiese sido otra.La desesperación de ver que en otros países se desmoronan las cifras de contagios y muertes diarias por efecto de la vacunación, mientras que en nuestro país seguimos con altas cifras de contagiados y muertos agravó el escenario y, por esta falta de vacunas, se generó una vergonzosa pelea por vacunarse entre argentinos privilegiados y no privilegiados.Como puede observarse, para entender lo que pasó y por qué llegamos a este punto, no es necesario utilizar adjetivos ni levantar la voz, sino buscar y mostrar cómo fue que sucedieron los hechos.En un principio se apostó todo a la vacuna de AstraZeneca y se pusieron algunas fichas a la vacuna de Pfizer, pero AstraZeneca tuvo problemas que la retrasaron y aparecieron intereses que dejaron afuera a Pfizer.De modo que, no tuvimos más alternativa que depender de quienes patrocinaron el acuerdo con los rusos para adquirir la vacuna Sputnik V, que vendrían a ser los mismos que desplazaron a Pfizer.El problema fue que de los 20.000.000 de dosis, cuyo arribo debía completarse el 28 de febrero, llegaron sólo 1.220.000. El 27 de enero de 2021, Kirill Dmitriev, ya había anunciado que “podría haber demoras” en la producción y en una entrevista al canal de noticias estadounidense CNBC, sostuvo que el mundo debe empezar a tener “expectativas realistas” con respecto al tiempo que lleva el masivo proceso de producción y distribución de vacunas.Por eso es que nos están faltando las vacunas. Lo que en determinado momento pasó a orientar este proceso se separó de lo epidemiológico. Ni era por la soberanía sanitaria, ni tampoco para dotar de vacunas socialistas a la épica inmunizadora de los jóvenes camporistas en el conurbano bonaerense.Siempre las conclusiones de estos análisis decepcionan a los románticos.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunaciónPfizer

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Coronavirus: por qué faltan vacunas y la trastienda de las negociaciones fallidas con Pfizer

El pasado 19 de febrero, al quedar expuesta ante la mirada de todos los argentinos, se produjo la implosión de una cultura que ya no se sostiene fuera del territorio donde prevalece el kirchnerismo.Se trata de una cultura integrada por una concepción moral que considera a la virtud y al mérito como algo negativo, como lo ha dicho expresamente el propio presidente, y que valora como algo positivo la transgresión de las reglas por medio del atajo, la ventaja indebida y la mentira, como se ha visto en la actitud de tantos funcionarios y dirigentes kirchneristas que no terminan de comprender por qué tanto escándalo, si lo que hicieron con las vacunas es algo que hacen todos los días con infinidad de otras cuestiones relacionadas con la administración de los bienes del Estado.Fuera de ese espacio, el espectáculo que presenció la sociedad a partir de las declaraciones de Horacio Verbitsky, con la aparición de un vacunatorio VIP dentro del propio Ministerio de Salud, transgrediendo todas las normas que ha dictado el propio Ministerio, con los privilegiados que eran llevados en combis o que iban por sus medios al Hospital Posadas y otros casos que siguen revelándose, ha generado una gran indignación.La reacción del gobierno fue ambigua e incluso contradictoria, porque el rápido desplazamiento del Ministro no fue seguido de un reconocimiento o autocrítica por lo sucedido, sino de intentos de justificación inverosímiles e inaceptables.Pero el problema de fondo no es la alteración en la cola de las vacunas, como lo pretende minimizar el presidente, sino la falta de vacunas. Eso es lo que ha desatado esta lucha vergonzosa entre argentinos, que siguen ganando los privilegiados de siempre, sobre todo a partir de la Resolución 712/2021 del Ministerio de Salud, que pretende legalizar el Vacunatorio VIP y blindar a los aprovechadores.Hoy tenemos 1.800.000 de dosis para todo el país y acaban de llegar, finalmente, poco más de 900.000 dosis de Sinopharm, que fueron a buscar a China, cuando a esta altura ya deberían haber llegado las 10.000.000 de tratamientos de la Sputnik-V y tendríamos que estar por recibir en marzo 5.000.000 de tratamientos más de Sputnik-V y empezar a recibir las 11.000.000 de vacunas de AstraZeneca. Suministros pactados, que no se han cumplido y no tenemos herramientas para forzar su cumplimiento.¿Y por qué se ha llegado a esta situación? Es la pregunta que se hacen muchos periodistas, comunicadores y el público en general.Para hallar una respuesta a esa pregunta hay que remontarse a julio del año pasado, o quizás más atrás en el tiempo, y revisar una serie de decisiones tomadas por el entonces Ministro de Salud, repasar algunos viajes y visitas recibidas en esa y otras áreas del Gobierno y releer las declaraciones de dirigentes y funcionarios, publicadas en los medios de comunicación.Conviene empezar recordando que, desde un principio, todas las expectativas del Ministerio de Salud estaban centradas en la producción de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford en convenio con la farmacéutica AstraZeneca.Se había llegado a un acuerdo para producir en nuestro país entre 150 y 250 millones de esas vacunas para distribuirlas en América Latina, con excepción de Brasil, que tendría su propia producción. Estas vacunas serían producidas en el laboratorio mAbxience, instalado hacía poco tiempo en la Provincia de Buenos Aires, de propiedad del empresario Hugo Sigman, dueño del grupo Insud y estrechamente ligado al presidente, al Ministro de Salud y al Gobernador de Tucumán.En esa planta de mAbxience, en Garín, se presentó en sociedad el presidente Alberto Fernández, al inicio de su gobierno, cuando nadie imaginaba una pandemia.En Brasil, en cambio, las vacunas serían producidas por el laboratorio público Bio-Manguinhos de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Institución de la administración pública federal dependiente del Ministerio de Salud del Brasil.El acuerdo por la vacuna de Oxford-AstraZeneca contemplaba el envío de la producción de mAbxience a México, a una planta de la empresa Liomont, que se encargaría de distribuir el granel del principio activo en dosis individuales, forma en la que volvería a nuestro país para inmunizar a la población. Aclaro desde ya que la primera parte se cumplió y que el envasado se encuentra demorado en México por una dificultad para conseguir insumos para el embotellamiento.Otro actor importante del trato sería la Fundación del empresario mexicano Carlos Slim, que financiaría toda la primera parte del proyecto, hasta que la vacuna fuese aprobada. Y un aspecto que no puede soslayarse es el precio al que saldría esa vacuna, estimado en alrededor de 4 dólares por unidad, porque la Universidad de Oxford y AstraZeneca anunciaron que suscribirían los convenios de suministro con cláusulas non profit (sin ánimo de lucro).Con esto parecía estar resuelto el problema de la provisión de vacunas pero, por si algo fallaba, también se decidió colaborar con el desarrollo de la vacuna de Pfizer.El 10 de Julio de 2020, el presidente Alberto Fernández recibió en la residencia de Olivos al gerente general de la compañía farmacéutica Pfizer, Nicolás Vaquer, y al director científico de la Fundación INFANT, Fernando Polack, quienes le informaron que Argentina había sido seleccionada para llevar adelante una de las fases de prueba para su vacuna contra el COVID-19.Como había llegado a mi conocimiento un memo del Hospital Militar Central (fechado 161140JUL20) relacionado con la Prueba Fase 3 de la vacuna del laboratorio Pfizer, en el que se ordenaba toda clase de apoyos, que iban desde la provisión de 140 sillas, 80 pupitres, 10 equipos de comunicaciones VHF-Handie, reforzar el sistema de seguridad con equipos de guardia rotativos y hasta el reclutamiento de 3.500 voluntarios, integrantes de la Fuerza, para participar de la investigación, aproveché la única oportunidad en que el Señor Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación se dignó a presentarse ante la H. Cámara de Diputados y le pregunté si se había firmado un convenio y si se tomaron las previsiones del caso para -tratándose del Ejército – garantizar la espontaneidad del voluntariado.El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, me respondió tajante que el Estado argentino no tenía nada que ver con eso, que era un convenio entre privados. Eso fue a las 18 horas, aproximadamente, del día 30 de julio. A las 10 de la mañana del día siguiente aparecían en todos los medios el Director del Hospital Militar suscribiendo un convenio con el Dr. Fernando Polack.Nunca pensé que el Jefe de Gabinete faltara conscientemente a la verdad, simplemente creo que no ha sido informado en forma oportuna y adecuada sobre las vicisitudes del proceso de adquisición de las vacunas.El presidente y el ex Ministro de Salud entendieron, y así lo comunicaron, que gracias a esta colaboración, nuestro país tendría una “preferencia” para el acceso a las vacunas producidas por Pfizer.Quizás se trató de una visión ingenua o que en ese momento todavía no se advertía adecuadamente la dimensión que tomaría la carrera mundial por el aprovisionamiento de las vacunas, pero esa tranquilidad de creer que tenían el tema resuelto duró muy poco.En ese contexto, el día 29 de Septiembre el oficialismo presentó un proyecto en la Cámara de Diputados, con la firma del diputado Pablo Yedlin, Presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, para dotar de herramientas al Gobierno en la negociación con los proveedores de vacunas, de modo que pudieran incluirse en los contratos cláusulas de indemnidad, confidencialidad y prórrogas de jurisdicción.Se nos pidió la máxima celeridad y se nos explicó que había una fuerte competencia, que los proveedores estaban en una posición de fuerza porque producían un bien altamente demandado y que, si no nos apurábamos a reservar, nos podríamos quedar sin vacunas para este 2021.A pesar de lo delicado que significaba en ese momento para la oposición acompañar semejante pedido, por los prejuicios y resquemores que movilizaba, nos pusimos a trabajar en busca de los consensos necesarios y en 48 horas se obtuvo la aprobación del dictamen, que al poco tiempo se convirtió en la Ley Nº 27.573.El ex Ministro de Salud, Dr. Ginés González García, cuando, después de todo un año de pandemia, se presentó ante la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados, reconoció expresamente que esa ley se había pedido para hacer posible la compra de la vacuna de Pfizer.Sin embargo, a pesar de haberse sancionado la Ley, la negociación con Pfizer fracasó. El por qué no es un misterio, toda la información es pública. Sólo se trata de seguir los hechos del modo en que fueron sucediendo.En esta carrera entre los laboratorios, Pfizer tuvo apoyos del Gobierno pero todo indica que también tuvo adversarios, aunque no se dejarían ver.Mientras Hugo Sigman, el sospechoso natural, desmentía públicamente acusaciones por supuesto lobby para que la Argentina no cerrara el acuerdo con Pfizer, la trama se hace más interesante porque aparecen obstáculos que reconocen otro origen.El 30 de diciembre, Horacio Verbitsky publicó en su blog “El Cohete a la Luna” un artículo titulado “Quién vacuna a quién”, tratando de cargar las culpas del fracaso de la negociación con Pfizer sobre la diputada de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, por haber hecho incorporar en la Ley 27.573 la palabra “negligencia”, que los representantes de Pfizer no quisieron aceptar.Pero no era cierto lo que decía Verbitsky, no fue Graciela Ocaña sino la diputada del Frente de Todos, Cecilia Moreau, quien introdujo esa modificación, durante el cuarto intermedio de la reunión de la Comisión de Acción Social y Salud Pública del día 30 de septiembre, que terminó aprobando el dictamen el 1º de Octubre. Es decir, ese agregado lo propuso el kirchnerismo, no la oposición.Aclaro, además, que el oficialismo nunca nos propuso modificar la ley para sacar esa palabra que obstaculizaba el acuerdo con Pfizer.Evidentemente, Verbitsky trataba de distraer la mirada de quienes se preguntaban por qué la Argentina no había podido firmar un convenio con Pfizer, que sí pudieron firmar otros 66 países.La palabra negligencia (la omisión de un deber de cuidado) abre un nivel de responsabilidad mucho más amplio que el obrar fraudulento o malicioso que estaban dispuestos a asumir los representantes de Pfizer.Por supuesto que, en una situación de normalidad, no resultaría aceptable que una parte pretendiera eximirse de responsabilidad por su eventual propia negligencia en el cumplimiento de un contrato, pero esta no es una situación de normalidad.Como decíamos y como explicaba el propio oficialismo, los laboratorios estaban y siguen estando en una posición de fuerza porque ofrecen el producto que todo el mundo necesita y la urgencia con la que se lo necesita les impide tomarse los tiempos habituales. Se ve que así lo entendieron otros 66 países. Acá no.Acá nos enteramos que el 17 de octubre, la entonces Secretaria de Acceso a la Salud y actual Ministra de Salud, Dra. Carla Vizzotti, había viajado a Rusia, invitada por el señor Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia. Se supo también que fue con la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, con Raquel Méndez, esposa del Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán y que con ellas viajó, además, una dirigente de Santa Cruz, de apellido De Dios.El 29 de Octubre de 2020, la Vicepresidenta Cristina Fernández recibió en su despacho del Senado al embajador de la Federación Rusa Dmitry Feoktistov. En la reunión estuvo también presente el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Jorge Taiana.El 7 de noviembre de 2020, se produjo una conversación telefónica de 45 minutos entre Alberto Fernández y Vladimir Putin en la que ambos mandatarios terminaron de cerrar el acuerdo para la compra de las vacunas Sputnik V y también para reactivar los acuerdos estratégicos de inversiones firmados en 2015 entre la entonces Presidenta Cristina Fernández y Vladimir Putin.El 9 de diciembre de 2020, la República Argentina firmó el convenio con Limited Liability Company “Human Vaccine”, entidad legal inscripta en Moscú y constituida como Sociedad de Responsabilidad Limitada conforme a las leyes de la Federación Rusa, para el suministro de diez millones de tratamientos (de dos dosis cada uno) de la vacuna Sputnik V que debería completarse durante el mes de febrero de 2021.Se pactó también una “obligación no vinculante” (sic) para el suministro de cinco millones de tratamientos más, que serían entregados durante el mes de marzo de 2021, pero sujeto a confirmación del vendedor.En realidad, así es todo ese contrato para el suministro de la Sputnik V, condicionado a la disponibilidad, como si desde un comienzo los vendedores hubiesen sabido que tendrían serias dificultades para cumplir con los compromisos que estaban asumiendo.El 12 de diciembre de 2020, se produce el segundo viaje a Rusia de Carla Vizzotti. Regresa el 23 de diciembre afirmando: “Estamos volviendo de Rusia para iniciar la vacunación más importante de Argentina”.El mismo día, el ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió en su despacho al embajador ruso Dmitry Feoktistov.El 20 de diciembre de 2020, consultado específicamente sobre la vacuna rusa Sputnik V, por la agencia oficial Telam, el Ministro de Salud dijo que Rusia tiene una trayectoria científica “muy importante” y que en estos temas “hay algo de conflicto geopolítico y guerra comercial, como fue inicialmente con lo de la alergia con la vacuna de AstraZeneca. Se mezcla todo.”El 31 de enero de 2021, Cecilia Nicolini, asesora de Alberto Fernandez, aparece diciendo en el Cohete a la Luna: “Argentina fue pionera en la relación con Rusia y como nosotros viajamos para tener de primera mano la información, la hemos intercambiado. En ese sentido, el Presidente se comunicó con varios mandatarios, con Arce de Bolivia, por ejemplo. Efectivamente, los acercamos para que pudieran firmar el contrato y por eso han recibido 10.000 dosis de cada componente. (…) También habló con Lacalle Pou, de Uruguay, y con López Obrador, de México. Incluso tuvimos una videoconferencia y los contactamos con el Fondo.”El mismo día, la Vicepresidenta Cristina Fernández eligió como embajador en Moscú a un ex funcionario que estuvo procesado por el Memorándum con Irán. Se trata de Eduardo Zuain, ex vicecanciller de Timerman, que le responde directamente.El 2 de febrero, Zuain le decía a Página 12 que la posibilidad de fabricar los diferentes tipos de vacunas anticoronavirus en nuestro país “es una aspiración personal y a la vez es un objetivo del Gobierno”.Días después, afirmó Zuain en una entrevista al medio ruso Sputnik, que “Argentina es una de las puertas de entrada de Rusia en América Latina” y destacó la necesidad de retomar el acuerdo de Asociación Estratégica Integral firmado durante la visita de Cristina Fernández a Rusia en 2015.Evidentemente, la relación que se pretende relanzar, tiene más que ver con la obra pública que con el intercambio comercial. La balanza comercial entre Rusia y Argentina tiene exportaciones por 650 millones de dólares e importaciones por 250 millones. En cambio, la agenda que se pretende remontar contempla los intereses rusos por la construcción de una central nuclear, la represa de Chihuido I que está valuada en u$s 2.250 millones, el tren Vaca Muerta-Bahía Blanca, el litio ubicado en el norte del país, considerado como el “oro o petróleo blanco argentino”, posibles acuerdos por Vaca Muerta y la intención de Moscú de intensificar el trabajo aeroespacial a través de satélites, entre otros.Y luego de la salida del ex Ministro Ginés González García, este viernes, nos enteramos que el laboratorio Richmond, de propiedad del empresario kirchnerista Marcelo Figueiras, ha firmado un memorándum de entendimiento para producir la vacuna rusa Sputnik V en su planta de Pilar, activando de ese modo una cláusula de transferencia de tecnología prevista en el contrato de suministro firmado el 9 de diciembre de 2020.Si hubiésemos tenido a partir de enero una cantidad de vacunas razonable, toda esta situación quizás no habría trascendido o si trascendía la repercusión probablemente hubiese sido otra.La desesperación de ver que en otros países se desmoronan las cifras de contagios y muertes diarias por efecto de la vacunación, mientras que en nuestro país seguimos con altas cifras de contagiados y muertos agravó el escenario y, por esta falta de vacunas, se generó una vergonzosa pelea por vacunarse entre argentinos privilegiados y no privilegiados.Como puede observarse, para entender lo que pasó y por qué llegamos a este punto, no es necesario utilizar adjetivos ni levantar la voz, sino buscar y mostrar cómo fue que sucedieron los hechos.En un principio se apostó todo a la vacuna de AstraZeneca y se pusieron algunas fichas a la vacuna de Pfizer, pero AstraZeneca tuvo problemas que la retrasaron y aparecieron intereses que dejaron afuera a Pfizer.De modo que, no tuvimos más alternativa que depender de quienes patrocinaron el acuerdo con los rusos para adquirir la vacuna Sputnik V, que vendrían a ser los mismos que desplazaron a Pfizer.El problema fue que de los 20.000.000 de dosis, cuyo arribo debía completarse el 28 de febrero, llegaron sólo 1.220.000. El 27 de enero de 2021, Kirill Dmitriev, ya había anunciado que “podría haber demoras” en la producción y en una entrevista al canal de noticias estadounidense CNBC, sostuvo que el mundo debe empezar a tener “expectativas realistas” con respecto al tiempo que lleva el masivo proceso de producción y distribución de vacunas.Por eso es que nos están faltando las vacunas. Lo que en determinado momento pasó a orientar este proceso se separó de lo epidemiológico. Ni era por la soberanía sanitaria, ni tampoco para dotar de vacunas socialistas a la épica inmunizadora de los jóvenes camporistas en el conurbano bonaerense.Siempre las conclusiones de estos análisis decepcionan a los románticos.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunaciónPfizer

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Coronavirus: por qué faltan vacunas y la trastienda de las negociaciones fallidas con Pfizer

El pasado 19 de febrero, al quedar expuesta ante la mirada de todos los argentinos, se produjo la implosión de una cultura que ya no se sostiene fuera del territorio donde prevalece el kirchnerismo.Se trata de una cultura integrada por una concepción moral que considera a la virtud y al mérito como algo negativo, como lo ha dicho expresamente el propio presidente, y que valora como algo positivo la transgresión de las reglas por medio del atajo, la ventaja indebida y la mentira, como se ha visto en la actitud de tantos funcionarios y dirigentes kirchneristas que no terminan de comprender por qué tanto escándalo, si lo que hicieron con las vacunas es algo que hacen todos los días con infinidad de otras cuestiones relacionadas con la administración de los bienes del Estado.Fuera de ese espacio, el espectáculo que presenció la sociedad a partir de las declaraciones de Horacio Verbitsky, con la aparición de un vacunatorio VIP dentro del propio Ministerio de Salud, transgrediendo todas las normas que ha dictado el propio Ministerio, con los privilegiados que eran llevados en combis o que iban por sus medios al Hospital Posadas y otros casos que siguen revelándose, ha generado una gran indignación.La reacción del gobierno fue ambigua e incluso contradictoria, porque el rápido desplazamiento del Ministro no fue seguido de un reconocimiento o autocrítica por lo sucedido, sino de intentos de justificación inverosímiles e inaceptables.Pero el problema de fondo no es la alteración en la cola de las vacunas, como lo pretende minimizar el presidente, sino la falta de vacunas. Eso es lo que ha desatado esta lucha vergonzosa entre argentinos, que siguen ganando los privilegiados de siempre, sobre todo a partir de la Resolución 712/2021 del Ministerio de Salud, que pretende legalizar el Vacunatorio VIP y blindar a los aprovechadores.Hoy tenemos 1.800.000 de dosis para todo el país y acaban de llegar, finalmente, poco más de 900.000 dosis de Sinopharm, que fueron a buscar a China, cuando a esta altura ya deberían haber llegado las 10.000.000 de tratamientos de la Sputnik-V y tendríamos que estar por recibir en marzo 5.000.000 de tratamientos más de Sputnik-V y empezar a recibir las 11.000.000 de vacunas de AstraZeneca. Suministros pactados, que no se han cumplido y no tenemos herramientas para forzar su cumplimiento.¿Y por qué se ha llegado a esta situación? Es la pregunta que se hacen muchos periodistas, comunicadores y el público en general.Para hallar una respuesta a esa pregunta hay que remontarse a julio del año pasado, o quizás más atrás en el tiempo, y revisar una serie de decisiones tomadas por el entonces Ministro de Salud, repasar algunos viajes y visitas recibidas en esa y otras áreas del Gobierno y releer las declaraciones de dirigentes y funcionarios, publicadas en los medios de comunicación.Conviene empezar recordando que, desde un principio, todas las expectativas del Ministerio de Salud estaban centradas en la producción de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford en convenio con la farmacéutica AstraZeneca.Se había llegado a un acuerdo para producir en nuestro país entre 150 y 250 millones de esas vacunas para distribuirlas en América Latina, con excepción de Brasil, que tendría su propia producción. Estas vacunas serían producidas en el laboratorio mAbxience, instalado hacía poco tiempo en la Provincia de Buenos Aires, de propiedad del empresario Hugo Sigman, dueño del grupo Insud y estrechamente ligado al presidente, al Ministro de Salud y al Gobernador de Tucumán.En esa planta de mAbxience, en Garín, se presentó en sociedad el presidente Alberto Fernández, al inicio de su gobierno, cuando nadie imaginaba una pandemia.En Brasil, en cambio, las vacunas serían producidas por el laboratorio público Bio-Manguinhos de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Institución de la administración pública federal dependiente del Ministerio de Salud del Brasil.El acuerdo por la vacuna de Oxford-AstraZeneca contemplaba el envío de la producción de mAbxience a México, a una planta de la empresa Liomont, que se encargaría de distribuir el granel del principio activo en dosis individuales, forma en la que volvería a nuestro país para inmunizar a la población. Aclaro desde ya que la primera parte se cumplió y que el envasado se encuentra demorado en México por una dificultad para conseguir insumos para el embotellamiento.Otro actor importante del trato sería la Fundación del empresario mexicano Carlos Slim, que financiaría toda la primera parte del proyecto, hasta que la vacuna fuese aprobada. Y un aspecto que no puede soslayarse es el precio al que saldría esa vacuna, estimado en alrededor de 4 dólares por unidad, porque la Universidad de Oxford y AstraZeneca anunciaron que suscribirían los convenios de suministro con cláusulas non profit (sin ánimo de lucro).Con esto parecía estar resuelto el problema de la provisión de vacunas pero, por si algo fallaba, también se decidió colaborar con el desarrollo de la vacuna de Pfizer.El 10 de Julio de 2020, el presidente Alberto Fernández recibió en la residencia de Olivos al gerente general de la compañía farmacéutica Pfizer, Nicolás Vaquer, y al director científico de la Fundación INFANT, Fernando Polack, quienes le informaron que Argentina había sido seleccionada para llevar adelante una de las fases de prueba para su vacuna contra el COVID-19.Como había llegado a mi conocimiento un memo del Hospital Militar Central (fechado 161140JUL20) relacionado con la Prueba Fase 3 de la vacuna del laboratorio Pfizer, en el que se ordenaba toda clase de apoyos, que iban desde la provisión de 140 sillas, 80 pupitres, 10 equipos de comunicaciones VHF-Handie, reforzar el sistema de seguridad con equipos de guardia rotativos y hasta el reclutamiento de 3.500 voluntarios, integrantes de la Fuerza, para participar de la investigación, aproveché la única oportunidad en que el Señor Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación se dignó a presentarse ante la H. Cámara de Diputados y le pregunté si se había firmado un convenio y si se tomaron las previsiones del caso para -tratándose del Ejército – garantizar la espontaneidad del voluntariado.El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, me respondió tajante que el Estado argentino no tenía nada que ver con eso, que era un convenio entre privados. Eso fue a las 18 horas, aproximadamente, del día 30 de julio. A las 10 de la mañana del día siguiente aparecían en todos los medios el Director del Hospital Militar suscribiendo un convenio con el Dr. Fernando Polack.Nunca pensé que el Jefe de Gabinete faltara conscientemente a la verdad, simplemente creo que no ha sido informado en forma oportuna y adecuada sobre las vicisitudes del proceso de adquisición de las vacunas.El presidente y el ex Ministro de Salud entendieron, y así lo comunicaron, que gracias a esta colaboración, nuestro país tendría una “preferencia” para el acceso a las vacunas producidas por Pfizer.Quizás se trató de una visión ingenua o que en ese momento todavía no se advertía adecuadamente la dimensión que tomaría la carrera mundial por el aprovisionamiento de las vacunas, pero esa tranquilidad de creer que tenían el tema resuelto duró muy poco.En ese contexto, el día 29 de Septiembre el oficialismo presentó un proyecto en la Cámara de Diputados, con la firma del diputado Pablo Yedlin, Presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, para dotar de herramientas al Gobierno en la negociación con los proveedores de vacunas, de modo que pudieran incluirse en los contratos cláusulas de indemnidad, confidencialidad y prórrogas de jurisdicción.Se nos pidió la máxima celeridad y se nos explicó que había una fuerte competencia, que los proveedores estaban en una posición de fuerza porque producían un bien altamente demandado y que, si no nos apurábamos a reservar, nos podríamos quedar sin vacunas para este 2021.A pesar de lo delicado que significaba en ese momento para la oposición acompañar semejante pedido, por los prejuicios y resquemores que movilizaba, nos pusimos a trabajar en busca de los consensos necesarios y en 48 horas se obtuvo la aprobación del dictamen, que al poco tiempo se convirtió en la Ley Nº 27.573.El ex Ministro de Salud, Dr. Ginés González García, cuando, después de todo un año de pandemia, se presentó ante la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados, reconoció expresamente que esa ley se había pedido para hacer posible la compra de la vacuna de Pfizer.Sin embargo, a pesar de haberse sancionado la Ley, la negociación con Pfizer fracasó. El por qué no es un misterio, toda la información es pública. Sólo se trata de seguir los hechos del modo en que fueron sucediendo.En esta carrera entre los laboratorios, Pfizer tuvo apoyos del Gobierno pero todo indica que también tuvo adversarios, aunque no se dejarían ver.Mientras Hugo Sigman, el sospechoso natural, desmentía públicamente acusaciones por supuesto lobby para que la Argentina no cerrara el acuerdo con Pfizer, la trama se hace más interesante porque aparecen obstáculos que reconocen otro origen.El 30 de diciembre, Horacio Verbitsky publicó en su blog “El Cohete a la Luna” un artículo titulado “Quién vacuna a quién”, tratando de cargar las culpas del fracaso de la negociación con Pfizer sobre la diputada de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, por haber hecho incorporar en la Ley 27.573 la palabra “negligencia”, que los representantes de Pfizer no quisieron aceptar.Pero no era cierto lo que decía Verbitsky, no fue Graciela Ocaña sino la diputada del Frente de Todos, Cecilia Moreau, quien introdujo esa modificación, durante el cuarto intermedio de la reunión de la Comisión de Acción Social y Salud Pública del día 30 de septiembre, que terminó aprobando el dictamen el 1º de Octubre. Es decir, ese agregado lo propuso el kirchnerismo, no la oposición.Aclaro, además, que el oficialismo nunca nos propuso modificar la ley para sacar esa palabra que obstaculizaba el acuerdo con Pfizer.Evidentemente, Verbitsky trataba de distraer la mirada de quienes se preguntaban por qué la Argentina no había podido firmar un convenio con Pfizer, que sí pudieron firmar otros 66 países.La palabra negligencia (la omisión de un deber de cuidado) abre un nivel de responsabilidad mucho más amplio que el obrar fraudulento o malicioso que estaban dispuestos a asumir los representantes de Pfizer.Por supuesto que, en una situación de normalidad, no resultaría aceptable que una parte pretendiera eximirse de responsabilidad por su eventual propia negligencia en el cumplimiento de un contrato, pero esta no es una situación de normalidad.Como decíamos y como explicaba el propio oficialismo, los laboratorios estaban y siguen estando en una posición de fuerza porque ofrecen el producto que todo el mundo necesita y la urgencia con la que se lo necesita les impide tomarse los tiempos habituales. Se ve que así lo entendieron otros 66 países. Acá no.Acá nos enteramos que el 17 de octubre, la entonces Secretaria de Acceso a la Salud y actual Ministra de Salud, Dra. Carla Vizzotti, había viajado a Rusia, invitada por el señor Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia. Se supo también que fue con la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, con Raquel Méndez, esposa del Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán y que con ellas viajó, además, una dirigente de Santa Cruz, de apellido De Dios.El 29 de Octubre de 2020, la Vicepresidenta Cristina Fernández recibió en su despacho del Senado al embajador de la Federación Rusa Dmitry Feoktistov. En la reunión estuvo también presente el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Jorge Taiana.El 7 de noviembre de 2020, se produjo una conversación telefónica de 45 minutos entre Alberto Fernández y Vladimir Putin en la que ambos mandatarios terminaron de cerrar el acuerdo para la compra de las vacunas Sputnik V y también para reactivar los acuerdos estratégicos de inversiones firmados en 2015 entre la entonces Presidenta Cristina Fernández y Vladimir Putin.El 9 de diciembre de 2020, la República Argentina firmó el convenio con Limited Liability Company “Human Vaccine”, entidad legal inscripta en Moscú y constituida como Sociedad de Responsabilidad Limitada conforme a las leyes de la Federación Rusa, para el suministro de diez millones de tratamientos (de dos dosis cada uno) de la vacuna Sputnik V que debería completarse durante el mes de febrero de 2021.Se pactó también una “obligación no vinculante” (sic) para el suministro de cinco millones de tratamientos más, que serían entregados durante el mes de marzo de 2021, pero sujeto a confirmación del vendedor.En realidad, así es todo ese contrato para el suministro de la Sputnik V, condicionado a la disponibilidad, como si desde un comienzo los vendedores hubiesen sabido que tendrían serias dificultades para cumplir con los compromisos que estaban asumiendo.El 12 de diciembre de 2020, se produce el segundo viaje a Rusia de Carla Vizzotti. Regresa el 23 de diciembre afirmando: “Estamos volviendo de Rusia para iniciar la vacunación más importante de Argentina”.El mismo día, el ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió en su despacho al embajador ruso Dmitry Feoktistov.El 20 de diciembre de 2020, consultado específicamente sobre la vacuna rusa Sputnik V, por la agencia oficial Telam, el Ministro de Salud dijo que Rusia tiene una trayectoria científica “muy importante” y que en estos temas “hay algo de conflicto geopolítico y guerra comercial, como fue inicialmente con lo de la alergia con la vacuna de AstraZeneca. Se mezcla todo.”El 31 de enero de 2021, Cecilia Nicolini, asesora de Alberto Fernandez, aparece diciendo en el Cohete a la Luna: “Argentina fue pionera en la relación con Rusia y como nosotros viajamos para tener de primera mano la información, la hemos intercambiado. En ese sentido, el Presidente se comunicó con varios mandatarios, con Arce de Bolivia, por ejemplo. Efectivamente, los acercamos para que pudieran firmar el contrato y por eso han recibido 10.000 dosis de cada componente. (…) También habló con Lacalle Pou, de Uruguay, y con López Obrador, de México. Incluso tuvimos una videoconferencia y los contactamos con el Fondo.”El mismo día, la Vicepresidenta Cristina Fernández eligió como embajador en Moscú a un ex funcionario que estuvo procesado por el Memorándum con Irán. Se trata de Eduardo Zuain, ex vicecanciller de Timerman, que le responde directamente.El 2 de febrero, Zuain le decía a Página 12 que la posibilidad de fabricar los diferentes tipos de vacunas anticoronavirus en nuestro país “es una aspiración personal y a la vez es un objetivo del Gobierno”.Días después, afirmó Zuain en una entrevista al medio ruso Sputnik, que “Argentina es una de las puertas de entrada de Rusia en América Latina” y destacó la necesidad de retomar el acuerdo de Asociación Estratégica Integral firmado durante la visita de Cristina Fernández a Rusia en 2015.Evidentemente, la relación que se pretende relanzar, tiene más que ver con la obra pública que con el intercambio comercial. La balanza comercial entre Rusia y Argentina tiene exportaciones por 650 millones de dólares e importaciones por 250 millones. En cambio, la agenda que se pretende remontar contempla los intereses rusos por la construcción de una central nuclear, la represa de Chihuido I que está valuada en u$s 2.250 millones, el tren Vaca Muerta-Bahía Blanca, el litio ubicado en el norte del país, considerado como el “oro o petróleo blanco argentino”, posibles acuerdos por Vaca Muerta y la intención de Moscú de intensificar el trabajo aeroespacial a través de satélites, entre otros.Y luego de la salida del ex Ministro Ginés González García, este viernes, nos enteramos que el laboratorio Richmond, de propiedad del empresario kirchnerista Marcelo Figueiras, ha firmado un memorándum de entendimiento para producir la vacuna rusa Sputnik V en su planta de Pilar, activando de ese modo una cláusula de transferencia de tecnología prevista en el contrato de suministro firmado el 9 de diciembre de 2020.Si hubiésemos tenido a partir de enero una cantidad de vacunas razonable, toda esta situación quizás no habría trascendido o si trascendía la repercusión probablemente hubiese sido otra.La desesperación de ver que en otros países se desmoronan las cifras de contagios y muertes diarias por efecto de la vacunación, mientras que en nuestro país seguimos con altas cifras de contagiados y muertos agravó el escenario y, por esta falta de vacunas, se generó una vergonzosa pelea por vacunarse entre argentinos privilegiados y no privilegiados.Como puede observarse, para entender lo que pasó y por qué llegamos a este punto, no es necesario utilizar adjetivos ni levantar la voz, sino buscar y mostrar cómo fue que sucedieron los hechos.En un principio se apostó todo a la vacuna de AstraZeneca y se pusieron algunas fichas a la vacuna de Pfizer, pero AstraZeneca tuvo problemas que la retrasaron y aparecieron intereses que dejaron afuera a Pfizer.De modo que, no tuvimos más alternativa que depender de quienes patrocinaron el acuerdo con los rusos para adquirir la vacuna Sputnik V, que vendrían a ser los mismos que desplazaron a Pfizer.El problema fue que de los 20.000.000 de dosis, cuyo arribo debía completarse el 28 de febrero, llegaron sólo 1.220.000. El 27 de enero de 2021, Kirill Dmitriev, ya había anunciado que “podría haber demoras” en la producción y en una entrevista al canal de noticias estadounidense CNBC, sostuvo que el mundo debe empezar a tener “expectativas realistas” con respecto al tiempo que lleva el masivo proceso de producción y distribución de vacunas.Por eso es que nos están faltando las vacunas. Lo que en determinado momento pasó a orientar este proceso se separó de lo epidemiológico. Ni era por la soberanía sanitaria, ni tampoco para dotar de vacunas socialistas a la épica inmunizadora de los jóvenes camporistas en el conurbano bonaerense.Siempre las conclusiones de estos análisis decepcionan a los románticos.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunaciónPfizer

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

El elogio del entrenador de Denver Nuggets para Facundo Campazzo: “Es el líder”

En poco tiempo, Facundo Campazzo pasó de las dudas -ajenas- a la confirmación de su utilidad como hombre de recambio que incluso, eventualmente, puede hacerse un hueco en el equipo “principal” de los Denver Nuggets de la NBA. Y su entrenador, Michael Malone, se lo ha venido reconociendo. 
Tras el buen triunfo ante Oklahoma City, que sirvió para recuperarse de la caída ante Washington en la que el cordobés erró el tiro que pudo haber significado el triunfo, el coach volvió a destacar el trabajo del argentino y fue incluso un poco más allá en sus elogios.”En cuanto a Facundo Campazzo, el héroe cordobés, juega duro, tiene una gran defensa… Estaba muy bajoneado después del partido frente a Washington porque no lanzó bien la pelota, falló el último tiro del juego… Pero hoy respondió muy bien. Es un chico que me encanta”.Y agregó: “Juega duro cada minuto. Cuando está en la cancha, por lo general siempre hace la jugada correcta. Fue un gran partido de Facundo. Hizo nueve puntos y es el líder de ese grupo desde el banco”.
La actuación de Campazzo ante Oklahoma
El argentino sumó 9 puntos y 3 robos

Respecto al partido en sí, Malone evaluó su importancia al relacionarlo con la caída previa frente a los Wizards. “Aquella fue una derrota realmente dura. Podíamos sentir lástima por nosotros mismos o encontrar la manera de reagruparnos, salir adelante y lograr un triunfo. Me gustó mucho la energía del equipo al comenzar el partido y eso se prolongó hasta el final”.Por eso, ante la consulta del periodista cordobés Esteban Abed, Malone profundizó: “Este partido fue muy importante, amigo. ¿Entiendes? -expresó en un buen español, para luego dejar paso al inglés-. Fue una gran victoria porque es el primer partido de cuatro de la gira (como visitantes)”.Y cerró: “Sabemos que tenemos el descanso del All Star Game esperando justo después de esto y ésta es una temporada muy desafiante para todos en la NBA, no sólo para nosotros. Así que creo que es importante poder ganar tantos juegos como podamos antes del receso”.

Mirá también

Mirá también

Facundo Campazzo: “Mi sueño era jugar en la NBA; ahora quiero competir y mantenerme acá muchos años”

Mirá también

Mirá también

Facundo Campazzo sorprendió a un jugador de Boca con un regalo de colección

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Facundo CampazzoDenver NuggetsNBA

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Coronavirus: por qué faltan vacunas y la trastienda de las negociaciones fallidas con Pfizer

El pasado 19 de febrero, al quedar expuesta ante la mirada de todos los argentinos, se produjo la implosión de una cultura que ya no se sostiene fuera del territorio donde prevalece el kirchnerismo.Se trata de una cultura integrada por una concepción moral que considera a la virtud y al mérito como algo negativo, como lo ha dicho expresamente el propio presidente, y que valora como algo positivo la transgresión de las reglas por medio del atajo, la ventaja indebida y la mentira, como se ha visto en la actitud de tantos funcionarios y dirigentes kirchneristas que no terminan de comprender por qué tanto escándalo, si lo que hicieron con las vacunas es algo que hacen todos los días con infinidad de otras cuestiones relacionadas con la administración de los bienes del Estado.Fuera de ese espacio, el espectáculo que presenció la sociedad a partir de las declaraciones de Horacio Verbitsky, con la aparición de un vacunatorio VIP dentro del propio Ministerio de Salud, transgrediendo todas las normas que ha dictado el propio Ministerio, con los privilegiados que eran llevados en combis o que iban por sus medios al Hospital Posadas y otros casos que siguen revelándose, ha generado una gran indignación.La reacción del gobierno fue ambigua e incluso contradictoria, porque el rápido desplazamiento del Ministro no fue seguido de un reconocimiento o autocrítica por lo sucedido, sino de intentos de justificación inverosímiles e inaceptables.Pero el problema de fondo no es la alteración en la cola de las vacunas, como lo pretende minimizar el presidente, sino la falta de vacunas. Eso es lo que ha desatado esta lucha vergonzosa entre argentinos, que siguen ganando los privilegiados de siempre, sobre todo a partir de la Resolución 712/2021 del Ministerio de Salud, que pretende legalizar el Vacunatorio VIP y blindar a los aprovechadores.Hoy tenemos 1.800.000 de dosis para todo el país y acaban de llegar, finalmente, poco más de 900.000 dosis de Sinopharm, que fueron a buscar a China, cuando a esta altura ya deberían haber llegado las 10.000.000 de tratamientos de la Sputnik-V y tendríamos que estar por recibir en marzo 5.000.000 de tratamientos más de Sputnik-V y empezar a recibir las 11.000.000 de vacunas de AstraZeneca. Suministros pactados, que no se han cumplido y no tenemos herramientas para forzar su cumplimiento.¿Y por qué se ha llegado a esta situación? Es la pregunta que se hacen muchos periodistas, comunicadores y el público en general.Para hallar una respuesta a esa pregunta hay que remontarse a julio del año pasado, o quizás más atrás en el tiempo, y revisar una serie de decisiones tomadas por el entonces Ministro de Salud, repasar algunos viajes y visitas recibidas en esa y otras áreas del Gobierno y releer las declaraciones de dirigentes y funcionarios, publicadas en los medios de comunicación.Conviene empezar recordando que, desde un principio, todas las expectativas del Ministerio de Salud estaban centradas en la producción de la vacuna desarrollada por la Universidad de Oxford en convenio con la farmacéutica AstraZeneca.Se había llegado a un acuerdo para producir en nuestro país entre 150 y 250 millones de esas vacunas para distribuirlas en América Latina, con excepción de Brasil, que tendría su propia producción. Estas vacunas serían producidas en el laboratorio mAbxience, instalado hacía poco tiempo en la Provincia de Buenos Aires, de propiedad del empresario Hugo Sigman, dueño del grupo Insud y estrechamente ligado al presidente, al Ministro de Salud y al Gobernador de Tucumán.En esa planta de mAbxience, en Garín, se presentó en sociedad el presidente Alberto Fernández, al inicio de su gobierno, cuando nadie imaginaba una pandemia.En Brasil, en cambio, las vacunas serían producidas por el laboratorio público Bio-Manguinhos de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), Institución de la administración pública federal dependiente del Ministerio de Salud del Brasil.El acuerdo por la vacuna de Oxford-AstraZeneca contemplaba el envío de la producción de mAbxience a México, a una planta de la empresa Liomont, que se encargaría de distribuir el granel del principio activo en dosis individuales, forma en la que volvería a nuestro país para inmunizar a la población. Aclaro desde ya que la primera parte se cumplió y que el envasado se encuentra demorado en México por una dificultad para conseguir insumos para el embotellamiento.Otro actor importante del trato sería la Fundación del empresario mexicano Carlos Slim, que financiaría toda la primera parte del proyecto, hasta que la vacuna fuese aprobada. Y un aspecto que no puede soslayarse es el precio al que saldría esa vacuna, estimado en alrededor de 4 dólares por unidad, porque la Universidad de Oxford y AstraZeneca anunciaron que suscribirían los convenios de suministro con cláusulas non profit (sin ánimo de lucro).Con esto parecía estar resuelto el problema de la provisión de vacunas pero, por si algo fallaba, también se decidió colaborar con el desarrollo de la vacuna de Pfizer.El 10 de Julio de 2020, el presidente Alberto Fernández recibió en la residencia de Olivos al gerente general de la compañía farmacéutica Pfizer, Nicolás Vaquer, y al director científico de la Fundación INFANT, Fernando Polack, quienes le informaron que Argentina había sido seleccionada para llevar adelante una de las fases de prueba para su vacuna contra el COVID-19.Como había llegado a mi conocimiento un memo del Hospital Militar Central (fechado 161140JUL20) relacionado con la Prueba Fase 3 de la vacuna del laboratorio Pfizer, en el que se ordenaba toda clase de apoyos, que iban desde la provisión de 140 sillas, 80 pupitres, 10 equipos de comunicaciones VHF-Handie, reforzar el sistema de seguridad con equipos de guardia rotativos y hasta el reclutamiento de 3.500 voluntarios, integrantes de la Fuerza, para participar de la investigación, aproveché la única oportunidad en que el Señor Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación se dignó a presentarse ante la H. Cámara de Diputados y le pregunté si se había firmado un convenio y si se tomaron las previsiones del caso para -tratándose del Ejército – garantizar la espontaneidad del voluntariado.El Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, me respondió tajante que el Estado argentino no tenía nada que ver con eso, que era un convenio entre privados. Eso fue a las 18 horas, aproximadamente, del día 30 de julio. A las 10 de la mañana del día siguiente aparecían en todos los medios el Director del Hospital Militar suscribiendo un convenio con el Dr. Fernando Polack.Nunca pensé que el Jefe de Gabinete faltara conscientemente a la verdad, simplemente creo que no ha sido informado en forma oportuna y adecuada sobre las vicisitudes del proceso de adquisición de las vacunas.El presidente y el ex Ministro de Salud entendieron, y así lo comunicaron, que gracias a esta colaboración, nuestro país tendría una “preferencia” para el acceso a las vacunas producidas por Pfizer.Quizás se trató de una visión ingenua o que en ese momento todavía no se advertía adecuadamente la dimensión que tomaría la carrera mundial por el aprovisionamiento de las vacunas, pero esa tranquilidad de creer que tenían el tema resuelto duró muy poco.En ese contexto, el día 29 de Septiembre el oficialismo presentó un proyecto en la Cámara de Diputados, con la firma del diputado Pablo Yedlin, Presidente de la Comisión de Acción Social y Salud Pública, para dotar de herramientas al Gobierno en la negociación con los proveedores de vacunas, de modo que pudieran incluirse en los contratos cláusulas de indemnidad, confidencialidad y prórrogas de jurisdicción.Se nos pidió la máxima celeridad y se nos explicó que había una fuerte competencia, que los proveedores estaban en una posición de fuerza porque producían un bien altamente demandado y que, si no nos apurábamos a reservar, nos podríamos quedar sin vacunas para este 2021.A pesar de lo delicado que significaba en ese momento para la oposición acompañar semejante pedido, por los prejuicios y resquemores que movilizaba, nos pusimos a trabajar en busca de los consensos necesarios y en 48 horas se obtuvo la aprobación del dictamen, que al poco tiempo se convirtió en la Ley Nº 27.573.El ex Ministro de Salud, Dr. Ginés González García, cuando, después de todo un año de pandemia, se presentó ante la Comisión de Acción Social y Salud Pública de la Cámara de Diputados, reconoció expresamente que esa ley se había pedido para hacer posible la compra de la vacuna de Pfizer.Sin embargo, a pesar de haberse sancionado la Ley, la negociación con Pfizer fracasó. El por qué no es un misterio, toda la información es pública. Sólo se trata de seguir los hechos del modo en que fueron sucediendo.En esta carrera entre los laboratorios, Pfizer tuvo apoyos del Gobierno pero todo indica que también tuvo adversarios, aunque no se dejarían ver.Mientras Hugo Sigman, el sospechoso natural, desmentía públicamente acusaciones por supuesto lobby para que la Argentina no cerrara el acuerdo con Pfizer, la trama se hace más interesante porque aparecen obstáculos que reconocen otro origen.El 30 de diciembre, Horacio Verbitsky publicó en su blog “El Cohete a la Luna” un artículo titulado “Quién vacuna a quién”, tratando de cargar las culpas del fracaso de la negociación con Pfizer sobre la diputada de Juntos por el Cambio, Graciela Ocaña, por haber hecho incorporar en la Ley 27.573 la palabra “negligencia”, que los representantes de Pfizer no quisieron aceptar.Pero no era cierto lo que decía Verbitsky, no fue Graciela Ocaña sino la diputada del Frente de Todos, Cecilia Moreau, quien introdujo esa modificación, durante el cuarto intermedio de la reunión de la Comisión de Acción Social y Salud Pública del día 30 de septiembre, que terminó aprobando el dictamen el 1º de Octubre. Es decir, ese agregado lo propuso el kirchnerismo, no la oposición.Aclaro, además, que el oficialismo nunca nos propuso modificar la ley para sacar esa palabra que obstaculizaba el acuerdo con Pfizer.Evidentemente, Verbitsky trataba de distraer la mirada de quienes se preguntaban por qué la Argentina no había podido firmar un convenio con Pfizer, que sí pudieron firmar otros 66 países.La palabra negligencia (la omisión de un deber de cuidado) abre un nivel de responsabilidad mucho más amplio que el obrar fraudulento o malicioso que estaban dispuestos a asumir los representantes de Pfizer.Por supuesto que, en una situación de normalidad, no resultaría aceptable que una parte pretendiera eximirse de responsabilidad por su eventual propia negligencia en el cumplimiento de un contrato, pero esta no es una situación de normalidad.Como decíamos y como explicaba el propio oficialismo, los laboratorios estaban y siguen estando en una posición de fuerza porque ofrecen el producto que todo el mundo necesita y la urgencia con la que se lo necesita les impide tomarse los tiempos habituales. Se ve que así lo entendieron otros 66 países. Acá no.Acá nos enteramos que el 17 de octubre, la entonces Secretaria de Acceso a la Salud y actual Ministra de Salud, Dra. Carla Vizzotti, había viajado a Rusia, invitada por el señor Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo de Inversión Directa de Rusia. Se supo también que fue con la asesora presidencial, Cecilia Nicolini, con Raquel Méndez, esposa del Ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán y que con ellas viajó, además, una dirigente de Santa Cruz, de apellido De Dios.El 29 de Octubre de 2020, la Vicepresidenta Cristina Fernández recibió en su despacho del Senado al embajador de la Federación Rusa Dmitry Feoktistov. En la reunión estuvo también presente el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara Alta, Jorge Taiana.El 7 de noviembre de 2020, se produjo una conversación telefónica de 45 minutos entre Alberto Fernández y Vladimir Putin en la que ambos mandatarios terminaron de cerrar el acuerdo para la compra de las vacunas Sputnik V y también para reactivar los acuerdos estratégicos de inversiones firmados en 2015 entre la entonces Presidenta Cristina Fernández y Vladimir Putin.El 9 de diciembre de 2020, la República Argentina firmó el convenio con Limited Liability Company “Human Vaccine”, entidad legal inscripta en Moscú y constituida como Sociedad de Responsabilidad Limitada conforme a las leyes de la Federación Rusa, para el suministro de diez millones de tratamientos (de dos dosis cada uno) de la vacuna Sputnik V que debería completarse durante el mes de febrero de 2021.Se pactó también una “obligación no vinculante” (sic) para el suministro de cinco millones de tratamientos más, que serían entregados durante el mes de marzo de 2021, pero sujeto a confirmación del vendedor.En realidad, así es todo ese contrato para el suministro de la Sputnik V, condicionado a la disponibilidad, como si desde un comienzo los vendedores hubiesen sabido que tendrían serias dificultades para cumplir con los compromisos que estaban asumiendo.El 12 de diciembre de 2020, se produce el segundo viaje a Rusia de Carla Vizzotti. Regresa el 23 de diciembre afirmando: “Estamos volviendo de Rusia para iniciar la vacunación más importante de Argentina”.El mismo día, el ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió en su despacho al embajador ruso Dmitry Feoktistov.El 20 de diciembre de 2020, consultado específicamente sobre la vacuna rusa Sputnik V, por la agencia oficial Telam, el Ministro de Salud dijo que Rusia tiene una trayectoria científica “muy importante” y que en estos temas “hay algo de conflicto geopolítico y guerra comercial, como fue inicialmente con lo de la alergia con la vacuna de AstraZeneca. Se mezcla todo.”El 31 de enero de 2021, Cecilia Nicolini, asesora de Alberto Fernandez, aparece diciendo en el Cohete a la Luna: “Argentina fue pionera en la relación con Rusia y como nosotros viajamos para tener de primera mano la información, la hemos intercambiado. En ese sentido, el Presidente se comunicó con varios mandatarios, con Arce de Bolivia, por ejemplo. Efectivamente, los acercamos para que pudieran firmar el contrato y por eso han recibido 10.000 dosis de cada componente. (…) También habló con Lacalle Pou, de Uruguay, y con López Obrador, de México. Incluso tuvimos una videoconferencia y los contactamos con el Fondo.”El mismo día, la Vicepresidenta Cristina Fernández eligió como embajador en Moscú a un ex funcionario que estuvo procesado por el Memorándum con Irán. Se trata de Eduardo Zuain, ex vicecanciller de Timerman, que le responde directamente.El 2 de febrero, Zuain le decía a Página 12 que la posibilidad de fabricar los diferentes tipos de vacunas anticoronavirus en nuestro país “es una aspiración personal y a la vez es un objetivo del Gobierno”.Días después, afirmó Zuain en una entrevista al medio ruso Sputnik, que “Argentina es una de las puertas de entrada de Rusia en América Latina” y destacó la necesidad de retomar el acuerdo de Asociación Estratégica Integral firmado durante la visita de Cristina Fernández a Rusia en 2015.Evidentemente, la relación que se pretende relanzar, tiene más que ver con la obra pública que con el intercambio comercial. La balanza comercial entre Rusia y Argentina tiene exportaciones por 650 millones de dólares e importaciones por 250 millones. En cambio, la agenda que se pretende remontar contempla los intereses rusos por la construcción de una central nuclear, la represa de Chihuido I que está valuada en u$s 2.250 millones, el tren Vaca Muerta-Bahía Blanca, el litio ubicado en el norte del país, considerado como el “oro o petróleo blanco argentino”, posibles acuerdos por Vaca Muerta y la intención de Moscú de intensificar el trabajo aeroespacial a través de satélites, entre otros.Y luego de la salida del ex Ministro Ginés González García, este viernes, nos enteramos que el laboratorio Richmond, de propiedad del empresario kirchnerista Marcelo Figueiras, ha firmado un memorándum de entendimiento para producir la vacuna rusa Sputnik V en su planta de Pilar, activando de ese modo una cláusula de transferencia de tecnología prevista en el contrato de suministro firmado el 9 de diciembre de 2020.Si hubiésemos tenido a partir de enero una cantidad de vacunas razonable, toda esta situación quizás no habría trascendido o si trascendía la repercusión probablemente hubiese sido otra.La desesperación de ver que en otros países se desmoronan las cifras de contagios y muertes diarias por efecto de la vacunación, mientras que en nuestro país seguimos con altas cifras de contagiados y muertos agravó el escenario y, por esta falta de vacunas, se generó una vergonzosa pelea por vacunarse entre argentinos privilegiados y no privilegiados.Como puede observarse, para entender lo que pasó y por qué llegamos a este punto, no es necesario utilizar adjetivos ni levantar la voz, sino buscar y mostrar cómo fue que sucedieron los hechos.En un principio se apostó todo a la vacuna de AstraZeneca y se pusieron algunas fichas a la vacuna de Pfizer, pero AstraZeneca tuvo problemas que la retrasaron y aparecieron intereses que dejaron afuera a Pfizer.De modo que, no tuvimos más alternativa que depender de quienes patrocinaron el acuerdo con los rusos para adquirir la vacuna Sputnik V, que vendrían a ser los mismos que desplazaron a Pfizer.El problema fue que de los 20.000.000 de dosis, cuyo arribo debía completarse el 28 de febrero, llegaron sólo 1.220.000. El 27 de enero de 2021, Kirill Dmitriev, ya había anunciado que “podría haber demoras” en la producción y en una entrevista al canal de noticias estadounidense CNBC, sostuvo que el mundo debe empezar a tener “expectativas realistas” con respecto al tiempo que lleva el masivo proceso de producción y distribución de vacunas.Por eso es que nos están faltando las vacunas. Lo que en determinado momento pasó a orientar este proceso se separó de lo epidemiológico. Ni era por la soberanía sanitaria, ni tampoco para dotar de vacunas socialistas a la épica inmunizadora de los jóvenes camporistas en el conurbano bonaerense.Siempre las conclusiones de estos análisis decepcionan a los románticos.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunaciónPfizer

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Trágico: la población de la increíble mariposa monarca disminuyó un 26%

El número de mariposas monarca que arribaron a sus zonas de hibernación en el centro de México disminuyó aproximadamente 26% esta temporada, y en comparación con 2019 se perdieron cuatro veces más árboles por la tala ilegal, la sequía y otras causas, por lo que el año pasado fue negativo para la especie.
La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) informó que la población de la mariposa monarca apenas cubrió 2,1 hectáreas en 2020, respecto a las 2,8 hectáreas del año previo y aproximadamente un tercio de las 6,05 hectáreas detectadas en 2018.Debido a que las mariposas monarca se aglomeran en los pinos y los abetos, es más fácil contarlas por el área que ocupan que de manera individual.

El color naranja y negro propio de la mariposa monarca cubre el cielo de algunas zonas de México durante los meses de invierno, cuando este insecto se asienta en el país, huyendo del frío de Canadá, donde habita durante el verano (DPA).

Gloria Tavera, directora regional de la CONANP, señalo que la caída se debía a las “condiciones climáticas extremas”, a la pérdida del hábitat del algodoncillo en Estados Unidos y Canadá, del que depende la mariposa monarca, y a la deforestación en las zonas de hibernación de las mariposas en México.La tala ilegal en dichas zonas aumentó a cerca de 13,4 hectáreas, un enorme incremento con respecto al 0,43 de hectárea que se perdió por esa práctica el año pasado.Jorge Rickards, del grupo ambiental WWF, reconoció que la pérdida de árboles es un revés, pero señaló que “la tala está muy localizada” en tres o cuatro de las comunidades montañosas que conforman la reserva de la mariposa monarca.

Una vista general de mariposas monarca en el santuario de Michoacán (México) (EFE).

Además, los vendavales, las sequías y el derribo de árboles atacados por el escarabajo del pino o enfermedades, provocaron la pérdida de otras 6,9 hectáreas en la reserva, elevando la pérdida total de bosque a 20,65 hectáreas en 2020. Eso en comparación con la pérdida total de unas 5 hectáreas por todas las causas el año anterior.Tavera señaló que la sequía estaba afectando a las mariposas, así como a los pinos y abetos en los que se aglomeran para mantenerse calientes.”La gran sequía que tenemos está teniendo afectaciones”, comentó Tavera. “Hay estrés hídrico en todos los bosques. el bosque está seco. Las mariposas están bajando a tomar agua a las casas, a las zonas bajas”, apuntó.Tavera también expresó inquietudes sobre las fuertes tormentas invernales que azotaron Texas, un estado que las mariposas tendrán que cruzar (y alimentarse y poner sus huevos) en su regreso a los sitios del norte donde pasan el verano en los próximos meses.

Un grupo de mariposas Monarca. El dispositivo de navegación de estos voladores, que recorren casi 4.000 kilómetros desde Canadá para llegar al mismo punto en México, está en sus antenas y no en su cerebro (EFE).

“Este es un motivo de preocupación”, dijo Tavera, refiriéndose a si la mariposa monarca encontrará suficiente alimento y hábitat luego de las tormentas invernales.Fue también un mal año para las comunidades agrícolas de montaña que obtienen parte de sus ingresos de los turistas que visitan las reservas. A causa de la pandemia de coronavirus, las visitas cayeron de 490.000 el año pasado a unas 80.000 en la temporada de 2020-2021.Millones de mariposas monarca migran de Estados Unidos y Canada cada año a los bosques ubicados al oeste de la capital mexicana. En la temporada de 2013-2014, la población de la mariposa monarca apenas cubrió 0,67 de hectárea, la menor área registrada hasta la fecha.

Arribaron a sus zonas de hibernación en el centro de México y encontraron cuatro veces menos árboles por la tala ilegal y la sequía (AP).

La pérdida de hábitat (particularmente del algodoncillo donde las mariposas ponen sus huevos), el uso de pesticidas y herbicidas, así como el cambio climático, representan una amenaza a la migración de la especie.Si bien hubo muchas malas noticias para las mariposas (muy pocas se presentaron en algunas zonas donde suelen hibernar como la Sierra Chincua), se dio a conocer el descubrimiento de una nueva zona de hibernación en las cercanías, en la cima de una montaña en las inmediaciones del área protegida de Lagunas de Zempoala, cerca de la Ciudad de México.Tavera señaló que la zona de hibernación siempre ha estado ahí, pero acceder a ella era tan complicado que no fue descubierta sino hasta hace unas semanas.Agencia AP.

Mirá también

Mirá también

Encontraron un papiro egipcio de 3.500 años que revela secretos sobre la momificación

Mirá también

Mirá también

Hace 400 años las cenizas de la mayor erupción volcánica de Sudamérica llegaron a Canadá, Rusia y Alemania

GML

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Animales En Peligro De ExtinciónMéxicoViste

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Al menos 18 muertos en el día más sangriento de protestas contra el golpe de estado en Myanmar

Protestas contra el golpe militar en Myanmar. Yangon, Myanmar, Febrero 28, 2021. REUTERS/Stringer (STRINGER/)28 feb (Reuters) – La policía de Myanmar disparó contra manifestantes el domingo en el día más sangriento de las semanas de manifestaciones contra el golpe militar, y al menos 18 personas murieron y varias resultaron heridas, dijo la oficina de derechos humanos de la ONU.Myanmar ha estado sumida en el caos desde que el ejército tomó el poder y detuvo a la líder del gobierno electo Aung San Suu Kyi y a gran parte de los líderes de su partido el 1 de febrero, alegando fraude en las elecciones de noviembre que su partido ganó de forma aplastante.El golpe, que detuvo los pasos tentativos hacia la democracia después de casi 50 años de gobierno militar, ha atraído a cientos de miles a las calles y a la condena de países occidentales.”La policía y las fuerzas militares se han enfrentado a manifestaciones pacíficas, utilizando fuerza letal y fuerza menos que letal que, según información creíble recibida por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, ha dejado al menos 18 muertos y más de 30 heridos”, dijo la oficina de derechos hummanos del organismo.”Myanmar es como un campo de batalla”, dijo en Twitter el primer cardenal católico de la nación de mayoría budista, Charles Maung Bo.La policía salió temprano y abrió fuego en diferentes partes de la ciudad más grande, Yangon, después de que granadas aturdidoras, gases lacrimógenos y disparos al aire no lograran disolver a la multitud. Los soldados reforzaron a la policía.Varias personas heridas fueron arrastradas por otros manifestantes, dejando manchas de sangre en las aceras, mostraron imágenes de medios de comunicación. Un hombre murió luego de ser llevado a un hospital con una bala en el pecho, dijo un médico que pidió no ser identificado.Una mujer murió de un presunto ataque al corazón después de que la policía se abalanzó para disolver una protesta de maestros en Yangon con granadas paralizantes, dijeron su hija y un colega.La policía también abrió fuego en Dawei en el sur, matando a tres e hiriendo a varios, dijo el político Kyaw Min Htike a Reuters desde la ciudad.El medio de comunicación Myanmar Now informó que dos personas murieron en una protesta en la segunda ciudad de Mandalay.La policía y el portavoz del consejo militar gobernante no respondieron a las llamadas telefónicas en busca de comentarios.La policía disolvió las protestas en otras ciudades, incluidas Lashio en el noreste y Myeik en el sur, dijeron residentes y medios de comunicación.’NUNCA ARRODILLARSE’El líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, dijo la semana pasada que las autoridades estaban usando una fuerza mínima para hacer frente a las protestas.Sin embargo, al menos 10 manifestantes han muerto en la agitación. El ejército dijo que un policía murió.La represión parecería indicar la determinación de los militares de imponer su autoridad frente a un desafío generalizado, no solo en las calles, sino más ampliamente en el servicio civil, la administración municipal, el poder judicial, los sectores de educación y salud y los medios de comunicación.”La clara escalada de las fuerzas de seguridad de Myanmar en el uso de la fuerza letal en varios pueblos y ciudades … es indignante e inaceptable”, dijo Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, en un comunicado.Cientos de manifestantes se negaron a abandonar las calles a primera hora de la tarde en Yangon. Muchos levantaron barricadas mientras que otros corearon lemas y cantaron canciones de protesta.”Si nos atacan, nos defenderemos. Nunca nos arrodillaremos ante las botas militares”, dijo Nyan Win Shein en una protesta en Yangon.Suu Kyi, de 75 años, quien pasó casi 15 años bajo arresto domiciliario, enfrenta cargos de importar ilegalmente seis radios walkie-talkie y de violar una ley de desastres naturales al romper los protocolos del coronavirus. La próxima audiencia en su caso es el lunes.(Reporte de l equipo de Reuters, escrito por Robert Birsel; Editing por William Mallard y Clarence Fernandez, editado en español por Gabriela Donoso)

Fuente

Categories
General

Al menos 18 muertos en el día más sangriento de protestas contra el golpe de estado en Myanmar

Protestas contra el golpe militar en Myanmar. Yangon, Myanmar, Febrero 28, 2021. REUTERS/Stringer (STRINGER/)28 feb (Reuters) – La policía de Myanmar disparó contra manifestantes el domingo en el día más sangriento de las semanas de manifestaciones contra el golpe militar, y al menos 18 personas murieron y varias resultaron heridas, dijo la oficina de derechos humanos de la ONU.Myanmar ha estado sumida en el caos desde que el ejército tomó el poder y detuvo a la líder del gobierno electo Aung San Suu Kyi y a gran parte de los líderes de su partido el 1 de febrero, alegando fraude en las elecciones de noviembre que su partido ganó de forma aplastante.El golpe, que detuvo los pasos tentativos hacia la democracia después de casi 50 años de gobierno militar, ha atraído a cientos de miles a las calles y a la condena de países occidentales.”La policía y las fuerzas militares se han enfrentado a manifestaciones pacíficas, utilizando fuerza letal y fuerza menos que letal que, según información creíble recibida por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, ha dejado al menos 18 muertos y más de 30 heridos”, dijo la oficina de derechos hummanos del organismo.”Myanmar es como un campo de batalla”, dijo en Twitter el primer cardenal católico de la nación de mayoría budista, Charles Maung Bo.La policía salió temprano y abrió fuego en diferentes partes de la ciudad más grande, Yangon, después de que granadas aturdidoras, gases lacrimógenos y disparos al aire no lograran disolver a la multitud. Los soldados reforzaron a la policía.Varias personas heridas fueron arrastradas por otros manifestantes, dejando manchas de sangre en las aceras, mostraron imágenes de medios de comunicación. Un hombre murió luego de ser llevado a un hospital con una bala en el pecho, dijo un médico que pidió no ser identificado.Una mujer murió de un presunto ataque al corazón después de que la policía se abalanzó para disolver una protesta de maestros en Yangon con granadas paralizantes, dijeron su hija y un colega.La policía también abrió fuego en Dawei en el sur, matando a tres e hiriendo a varios, dijo el político Kyaw Min Htike a Reuters desde la ciudad.El medio de comunicación Myanmar Now informó que dos personas murieron en una protesta en la segunda ciudad de Mandalay.La policía y el portavoz del consejo militar gobernante no respondieron a las llamadas telefónicas en busca de comentarios.La policía disolvió las protestas en otras ciudades, incluidas Lashio en el noreste y Myeik en el sur, dijeron residentes y medios de comunicación.’NUNCA ARRODILLARSE’El líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, dijo la semana pasada que las autoridades estaban usando una fuerza mínima para hacer frente a las protestas.Sin embargo, al menos 10 manifestantes han muerto en la agitación. El ejército dijo que un policía murió.La represión parecería indicar la determinación de los militares de imponer su autoridad frente a un desafío generalizado, no solo en las calles, sino más ampliamente en el servicio civil, la administración municipal, el poder judicial, los sectores de educación y salud y los medios de comunicación.”La clara escalada de las fuerzas de seguridad de Myanmar en el uso de la fuerza letal en varios pueblos y ciudades … es indignante e inaceptable”, dijo Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, en un comunicado.Cientos de manifestantes se negaron a abandonar las calles a primera hora de la tarde en Yangon. Muchos levantaron barricadas mientras que otros corearon lemas y cantaron canciones de protesta.”Si nos atacan, nos defenderemos. Nunca nos arrodillaremos ante las botas militares”, dijo Nyan Win Shein en una protesta en Yangon.Suu Kyi, de 75 años, quien pasó casi 15 años bajo arresto domiciliario, enfrenta cargos de importar ilegalmente seis radios walkie-talkie y de violar una ley de desastres naturales al romper los protocolos del coronavirus. La próxima audiencia en su caso es el lunes.(Reporte de l equipo de Reuters, escrito por Robert Birsel; Editing por William Mallard y Clarence Fernandez, editado en español por Gabriela Donoso)

Fuente

Categories
General

Al menos 18 muertos en el día más sangriento de protestas contra el golpe de estado en Myanmar

Protestas contra el golpe militar en Myanmar. Yangon, Myanmar, Febrero 28, 2021. REUTERS/Stringer (STRINGER/)28 feb (Reuters) – La policía de Myanmar disparó contra manifestantes el domingo en el día más sangriento de las semanas de manifestaciones contra el golpe militar, y al menos 18 personas murieron y varias resultaron heridas, dijo la oficina de derechos humanos de la ONU.Myanmar ha estado sumida en el caos desde que el ejército tomó el poder y detuvo a la líder del gobierno electo Aung San Suu Kyi y a gran parte de los líderes de su partido el 1 de febrero, alegando fraude en las elecciones de noviembre que su partido ganó de forma aplastante.El golpe, que detuvo los pasos tentativos hacia la democracia después de casi 50 años de gobierno militar, ha atraído a cientos de miles a las calles y a la condena de países occidentales.”La policía y las fuerzas militares se han enfrentado a manifestaciones pacíficas, utilizando fuerza letal y fuerza menos que letal que, según información creíble recibida por la Oficina de Derechos Humanos de la ONU, ha dejado al menos 18 muertos y más de 30 heridos”, dijo la oficina de derechos hummanos del organismo.”Myanmar es como un campo de batalla”, dijo en Twitter el primer cardenal católico de la nación de mayoría budista, Charles Maung Bo.La policía salió temprano y abrió fuego en diferentes partes de la ciudad más grande, Yangon, después de que granadas aturdidoras, gases lacrimógenos y disparos al aire no lograran disolver a la multitud. Los soldados reforzaron a la policía.Varias personas heridas fueron arrastradas por otros manifestantes, dejando manchas de sangre en las aceras, mostraron imágenes de medios de comunicación. Un hombre murió luego de ser llevado a un hospital con una bala en el pecho, dijo un médico que pidió no ser identificado.Una mujer murió de un presunto ataque al corazón después de que la policía se abalanzó para disolver una protesta de maestros en Yangon con granadas paralizantes, dijeron su hija y un colega.La policía también abrió fuego en Dawei en el sur, matando a tres e hiriendo a varios, dijo el político Kyaw Min Htike a Reuters desde la ciudad.El medio de comunicación Myanmar Now informó que dos personas murieron en una protesta en la segunda ciudad de Mandalay.La policía y el portavoz del consejo militar gobernante no respondieron a las llamadas telefónicas en busca de comentarios.La policía disolvió las protestas en otras ciudades, incluidas Lashio en el noreste y Myeik en el sur, dijeron residentes y medios de comunicación.’NUNCA ARRODILLARSE’El líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, dijo la semana pasada que las autoridades estaban usando una fuerza mínima para hacer frente a las protestas.Sin embargo, al menos 10 manifestantes han muerto en la agitación. El ejército dijo que un policía murió.La represión parecería indicar la determinación de los militares de imponer su autoridad frente a un desafío generalizado, no solo en las calles, sino más ampliamente en el servicio civil, la administración municipal, el poder judicial, los sectores de educación y salud y los medios de comunicación.”La clara escalada de las fuerzas de seguridad de Myanmar en el uso de la fuerza letal en varios pueblos y ciudades … es indignante e inaceptable”, dijo Phil Robertson, subdirector para Asia de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, en un comunicado.Cientos de manifestantes se negaron a abandonar las calles a primera hora de la tarde en Yangon. Muchos levantaron barricadas mientras que otros corearon lemas y cantaron canciones de protesta.”Si nos atacan, nos defenderemos. Nunca nos arrodillaremos ante las botas militares”, dijo Nyan Win Shein en una protesta en Yangon.Suu Kyi, de 75 años, quien pasó casi 15 años bajo arresto domiciliario, enfrenta cargos de importar ilegalmente seis radios walkie-talkie y de violar una ley de desastres naturales al romper los protocolos del coronavirus. La próxima audiencia en su caso es el lunes.(Reporte de l equipo de Reuters, escrito por Robert Birsel; Editing por William Mallard y Clarence Fernandez, editado en español por Gabriela Donoso)

Fuente

Categories
General

EXCLUSIVA-Biden no tiene prisa por levantar las sanciones a Venezuela, busca ‘pasos serios’ de Maduro

Por Matt SpetalnickWASHINGTON, 28 feb (Reuters) – La administración del presidente Joe Biden “no tiene prisa” por levantar las sanciones de Estados Unidos a Venezuela, pero consideraría aliviarlas si el presidente Nicolás Maduro toma medidas que fomenten la confianza y demuestren que está listo para negociar seriamente con la oposición, dijo a Reuters un funcionario de la Casa Blanca.Al señalar que es poco probable que el nuevo presidente de Estados Unidos afloje los tornillos a Venezuela en el corto plazo, el funcionario enfatizó que las sanciones existentes tienen suficientes disposiciones especiales para permitir envíos de ayuda humanitaria que ayuden a los venezolanos a hacer frente a las dificultades económicas y la pandemia de COVID-19.Pero el funcionario, que habló bajo condición de anonimato, dijo que el gobierno de Maduro ha estado “impidiendo activamente la entrega de asistencia humanitaria”.Esto sugiere que, por ahora, Biden está preparado para cumplir con las sanciones específicas, incluidas las sanciones al sector petrolero, impuestas por el expresidente Donald Trump a la nación de la OPEP, a pesar de que no logró forzar a Maduro a abandonar el poder.Pero Biden, por el contrario, tiene la intención de alejarse del enfoque mayoritariamente unilateral de la campaña de “máxima presión” de Trump y enlistar a más países para ayudar a buscar una solución diplomática, dijo el funcionario en una entrevista.La administración de Biden ha dejado en claro que continuará reconociendo al opositor Juan Guaidó como líder legítimo de Venezuela.Docenas de países han respaldado el reclamo de Guaidó luego de la reelección de Maduro en 2018 en una votación que los gobiernos occidentales calificaron de farsa, aunque recientemente han aparecido grietas en el apoyo internacional al opositor.”No tenemos prisa por levantar las sanciones”, dijo el funcionario. “Si el régimen toma medidas de fomento de la confianza que demuestren que están listos y dispuestos a entablar conversaciones reales con la oposición (…) si están listos para tomar medidas serias, entonces consideraremos el alivio de las sanciones”.El funcionario no especificó qué pasos necesitaría dar Maduro, pero dijo que no se le podría permitir usar las negociaciones como una “táctica dilatoria” para consolidar el poder y dividir a la oposición, como se le ha acusado de hacer en el pasado.Maduro, quien dice que Guaidó es un títere estadounidense, no ha mostrado signos de ceder. Con el apoyo de los militares, así como de Rusia, China, Cuba e Irán, Maduro ha rechazado o ignorado las demandas anteriores de tales concesiones.La administración Biden también parece tener poca urgencia de gestos hacia Cuba a pesar de las esperanzas de un enfoque más suave después de que Trump, revirtió la histórica distensión de la era del ahora expresidente Barack Obama con La Habana.Algunos asesores de Biden habrían sugerido anteriormente que podría comenzar por aflojar el flujo de remesas de los cubanoamericanos y aliviar las restricciones a los viajes familiares a la isla.Pero aunque reconoció que tales cambios podrían tener un impacto positivo, el funcionario dijo que un cambio de política hacia Cuba no se encontraba actualmente entre las principales prioridades de Biden, que incluyen la pandemia del coronavirus, la recuperación económica y la reconstrucción de alianzas en el exterior.”Francamente, lo primero es lo primero”, dijo el funcionario.Tampoco ha habido señales de planes inmediatos para rescindir la designación de Cuba como estado patrocinador del terrorismo, aunque funcionarios de Biden han dicho que la decisión de último minuto de Trump de devolver a La Habana a la lista negra de Estados Unidos está bajo revisión. (Reporte de Matt Spetalnick. Edición Vivian Sequera y Mayela Armas.)

Fuente