Categories
General

Elefantes o aguacates, el dilema de Kenia

Foto de una jirafa cruzando una calle en el Santuario Kimana en Kenia.
Feb 8, 2021. REUTERS/Thomas Mukoya (THOMAS MUKOYA/)Por Jackson NjehiaKIMANA, 3 mar (Reuters) – La majestuosa vista de los elefantes que deambulan por debajo del monte Kilimanjaro ha atraído durante mucho tiempo a multitudes de amantes de la vida silvestre al Parque Nacional de Amboseli, en la frontera de Kenia con Tanzania.Sin embargo, la libre circulación de unos 2.000 elefantes de Amboseli, junto con otras dos docenas de especies de vida silvestre y vacas propiedad de los masái locales, puede estar amenazada por los aguacates.La empresa agrícola keniana KiliAvo Fresh Ltd, que tiene granjas cerca de Amboseli en unas 70 hectáreas de tierra, está construyendo viveros y preparándose para cultivar la fruta, cuya popularidad está creciendo en todo el mundo debido a su alto valor nutricional. Los conservacionistas están horrorizados.Dicen que los planos y una cerca eléctrica en la granja bloquearán el crucial Corredor de Vida Silvestre de Kimana, donde los elefantes se mueven entre Amboseli, los parques de Tsavo y Chyulu Hills, y estrangularán a uno de los parques de safari más queridos e importantes de la región.En una disputa que ilustra la lucha global por recursos cada vez más escasos desde África hasta el Amazonas, KiliAvo dijo que obtuvo los terrenos legalmente y a mediados de 2020 recibió la aprobación del Gobierno para comenzar los trabajos, después de presentar una Evaluación de Impacto Ambiental (EIA).”La población local aquí conoce el proyecto y está contenta porque es otra fuente de empleo y de hacer que sus tierras tengan valor”, dijo a Reuters el accionista de KiliAvo y gerente de la granja, Jeremiah Salaash.Sin embargo, la Agencia Nacional de Gestión del Medio Ambiente ordenó detener las obras en septiembre y dijo que quería revocar la EIA. KiliAvo ha impugnado eso en el tribunal ambiental de Kenia, donde el caso está pendiente, según CM Advocates LLP, el bufete de abogados que los representa.El director general interino de la agencia, Mamo Mamo, dijo a Reuters que inicialmente aprobó la evaluación debido al respaldo del proyecto por parte del Fondo del Ecosistema de Amboseli, una alianza que incluye grupos comunitarios y representantes del Gobierno, pero cambió su posición cuando el Fondo retiró su aprobación.EXPORTACIONES o turismoCon las condiciones ideales para el cultivo de la fruta, los ingresos por exportación de aguacate en Kenia aumentaron un 33% a unos 127 millones de dólares en el año hasta octubre de 2020, según muestran los datos del Gobierno.Por muy impresionante que sea la tasa de crecimiento, ese dinero palidece en comparación con el turismo, que recaudó 1.600 millones de dólares en 2019. Presionar a los elefantes podría afectar a su población, dicen los conservacionistas, dañando un patrimonio nacional y perjudicando al comercio turístico del que dependen tantas personas.”No podemos simplemente decirles a los elefantes: ‘¿Les importaría no ir por ese camino, porque hemos decidido que vamos a hacer cosas aquí?'”, dijo Vicki Fishlock, científica que trabaja para la Fundación del Elefante de Amboseli.”El bloqueo del corredor seguramente mataría al santuario, ya que depende de los animales que migran de Amboseli”, agregó Samuel Kaanki, quien preside una asociación de 342 masái que posee 8.300 hectáreas, donde los elefantes pastan, se reproducen y migran.Los abogados de KiliAvo dijeron que la granja está a 17 kilómetros de Amboseli, en un área designada para la agricultura. Además, la compañía empleó a 300 residentes locales, brindó capacitación y tecnología, propuso mejorar las instalaciones de agua dulce y ayudó a renovar una escuela, dijo CM Advocates LLP.Otro grupo de conservación, Big Life Foundation, tiene imágenes de octubre de cuatro gacelas aparentemente atrapadas en un lado de la cerca, tratando de pasar. También dijo que la verja fue dañada al menos tres veces el mes pasado por elefantes.”Si están atrapados en un lugar, las poblaciones colapsarán”, dijo Ernest Lenkoina, gerente de proyectos de mitigación de conflictos entre humanos y elefantes de Big Life. “Al final, tanto el estilo de vida masái aquí, como la vista de los elefantes recorriendo las faldas del monte Kilimanjaro podrían desaparecer para siempre”.(Reporte de Jackson Njehia en Kimana, Kenya, y Nazanine Moshiri; escrito por Maggie Fick; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Fuente