Categories
General

La inflación también ha ido en forma de K durante la pandemia

(Bloomberg) — Los estadounidenses de bajos ingresos fueron los más afectados por la pérdida de empleos cuando llegó la pandemia. Ahora se ven más afectados por los aumentos de precios a medida que la economía se recupera.La tasa de inflación general de los consumidores en Estados Unidos sigue siendo moderada, en 1,7%, pero oculta grandes diferencias en lo que la gente realmente compra.Algunas de las mayores alzas de precios de los últimos meses, por ejemplo, se han producido en la gasolina. El galón de gasolina corriente ha subido 75 centavos desde finales del año pasado, agregando más de US$60 al mes al presupuesto de alguien que llena su auto con 20 galones por semana.La inflación de los precios de los alimentos está llegando a más del doble de la tasa general, y productos de necesidad básica como los productos de limpieza para el hogar también han subido.Los aumentos de precios como estos están causando problemas en todo el mundo —y tienden a perjudicar más a las personas de bajos ingresos. Esto se debe a que los comestibles o la gasolina ocupan una mayor parte de su canasta de compras mensual que en el caso de los hogares más ricos, y son artículos que no pueden diferirse o sustituirse fácilmente.En forma de KUn análisis de Bloomberg Economicas, que ponderó nuevamente las canastas de precios al consumidor en función de los hábitos de gasto de los diferentes grupos de ingresos, descubrió que los estadounidenses más ricos hacen frente al nivel más bajo de inflación.Estas mismas personas de altos ingresos ya publicaron ganancias inesperadas durante lo que se ha calificado como una recuperación en forma de K de la pandemia. Su patrimonio neto aumentó, gracias al auge de los mercados de valores e inmobiliarios, y en su mayoría conservaron sus empleos y pudieron trabajar desde casa.El 10% más rico de los hogares capturó el 70% de la riqueza creada en 2020, según la Reserva Federal, mientras que la mitad inferior obtuvo solo el 4%. Un estudio de enero realizado por Opportunity Insights, un proyecto de investigación de Harvard, descubrió que la recesión había terminado esencialmente para aquellos que ganaban al menos US$60.000 al año, mientras que el empleo entre los peor remunerados —que ganan menos de la mitad de dicha cantidad— seguía casi 30 % por debajo de los niveles previos a la pandemia.La pregunta de quién exactamente se ve afectado por los precios más altos podría tornarse más urgente a medida que se acelera la inflación. La mayoría de los economistas esperan un repunte en los próximos 12 meses.La Fed, que se encarga de mantener la inflación bajo control, dice que cualquier aumento probablemente será temporal. El banco central no planea acudir a tasas de interés más altas para luchar contra la inflación en el corto plazo.La idea detrás del nuevo pensamiento de la Fed es que permitir que la economía se caliente un poco más, y que la inflación se incremente un poco, en realidad ayudará a reducir las desigualdades de ingresos, ya que fomentará un mercado de trabajo sólido que beneficia a los estadounidenses con salarios bajos. Hay cierta evidencia de que esto ya está sucediendo en los restaurantes, la hotelería y otras industrias de servicios.‘Efectos desiguales’Las cuestiones de distribución planteadas por los precios más altos no son solo un fenómeno de EE.UU.Un indicador de las Naciones Unidas de los costos mundiales de los alimentos aumentó por noveno mes consecutivo en febrero, la mayor racha de aumentos desde 2008, cuando el mundo enfrentó la primera de dos crisis alimentarias con unos pocos años de diferencia.“Los precios de los alimentos y la inflación son importantes para el tema de la igualdad”, dice Carmen Reinhart, economista jefe del Banco Mundial. “Es un impacto que tiene efectos muy desiguales”.El problema de la inflación en forma de K es previo a la pandemia y puede tener causas muy arraigadas, según Xavier Jaravel, profesor asistente de London School of Economics.Su investigación ha demostrado que una razón clave por la que las personas más ricas ven tasas de inflación más bajas es que hay más competencia entre los productores por sus dólares, lo que lleva a mayores niveles de innovación en el tipo de bienes y servicios comprados por los ricos, lo que ayuda a mantener bajos los precios.Nota Original:Inflation Has Gone K-Shaped in the Pandemic Like Everything ElseFor more articles like this, please visit us at bloomberg.com©2021 Bloomberg L.P.

Fuente