Categories
General

“Todo por la ambición al cochino dinero”: López Obrador sobre los abusos en el sistema de salud

Video: Gobierno de México. (Infobae)El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reiteró en su conferencia de este martes que el plan de gratuidad en el sector salud va, a pesar de las resistencias, además de que se acabará con los servicios subrogados, que dijo, se ofertaron como mercancía “todo por el cochino dinero”.”Vamos a terminar con los abusos que se cometían en la prestación de servicios, la famosos subrogación. Esto que hasta las guarderías las subrogaban, entregaban contratos a particulares para manejar lo relacionado con la salud, con la seguridad social, temas tan delicados que se pusieron en el mercado como si fuese mercancía, todo por el dinero , por la ambición al cochino dinero”, indicó el mandatario mexicano.Por su parte subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, aseguró que las mujeres que están recibiendo tratamiento en la Fundación de Cáncer de mama (Fucam), seguirán con ellos, sin embargo, las personas diagnosticadas en este año con cáncer, serán atendidas gratuitamente en cualquiera de los tres hospitales de alta especialidad ubicados en la Ciudad de México, que es la zona de operación del Fucam.(Foto: Cortesía Presidencia)López- Gatell explicó que el Fucam es una institución privada que operaba con recursos provenientes del Seguro Popular, es decir de los impuestos, al desaparecer dicho programa, ya no recibirá dinero público, pues, dijo, el esquema administrativo no era el más eficiente y en algunos casos poco transparente.El Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), no contempla los servicios de instituciones privadas, pero si dará el tratamiento a las y los pacientes que sean diagnosticados con cáncer de manera gratuita en los hospitales: Juárez de México, General de México y el Instituto de Cancerología.El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud aclaró que la preocupación de las mujeres que viven con cáncer es legítima.“Nos parece absolutamente legítima la preocupación que viven con cáncer o están en tratamiento. No se suspende ningún tratamiento. No se les va a suspender el servicio en esta entidad y va a seguir siendo financiada con dinero público”, agregó.“Hemos enfrentado resistencias, pero va el plan y vamos resolviendo”, señala López Obrador sobre su plan para el desabasto de medicamentos. “Aunque tengamos que comprar los medicamentos en otros países, se va a garantizar el abasto”, agrega. Información en desarrollo

Fuente

Categories
General

“No voy a dejar que mi hija se muera”: padres de niños con cáncer están desesperados ante la falta de medicamentos

El pasado 22 de enero, padres de niños con cáncer realizan un bloqueo en inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (Foto: Cuartoscuro)Antes la crisis de falta de medicamentos para niños con cáncer en los hospitales públicos del país, varios padres han recurrido a amparos para exigir que gobierno mexicano surta y cubra los tratamientos debido a los altos costos en en el sector privado. La mañana de este lunes, cinco padres y madres de menores con diferentes tipos de cáncer interpusieron un amparo colectivo en el Juzgado Décimo Segundo de Distrito de la Ciudad de México.Han denunciado en reiteradas ocasiones de forma pública que en hospitales como el Infantil Federico Gómez o el 20 de Noviembre, ubicados en la Ciudad de México, que no les surten los medicamentos con regularidad, lo cual pone en riesgo la vida de sus hijos. El amparo también señala a las cámaras de diputados y de senadores, debido a que el INSABI, que desde el 1 de enero sustituyó al ya extinto Seguro Popular, aún no cuenta con reglas de operación, lo cual ha generado una situación de indefensión para los enfermos de este padecimiento. (Infobae)Andrea Rocha, abogada simpatizante del Partido de la Revolución Democrática (PRD) -opositor de Morena, el partido encabezado por el presidente López Obrador-, informó a los medios de comunicación que el amparo colectivo que interpuso señala como autoridades responsables ante la escasez de medicamentos al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, al secretario de Salud federal, y a los directores del IMSS y del INSABI.La abogada detalló que, en la documentación presentada ante la justicia, anexaron recetas médicas del IMSS que prueban que diferentes medicamentos, como la vincristina o la ciclofosfamida, no fueron surtidos a los familiares de los cinco niños amparados por “inexistencia” en las farmacias de los hospitales, como detalló el portan Animal Político. Rocha señaló que, hasta el momento, acompaña legalmente los casos de 65 personas de estados como Nuevo León, Tamaulipas, Querétaro, Veracruz, y la Ciudad de México, que se ampararon ante la justicia por falta de medicamentos. Los cinco padres y madres que se ampararon este lunes habían realizado protestas el pasado 22 de enero, cuando, junto a otros padres de familia, hicieron bloqueos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para exigir el abasto de medicamentos para sus hijos. Padres de niños con cáncer realizan un bloqueo en inmediaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (Foto: Cuartoscuro)Israel Rivas, papá de una niña de 5 años que padece leucemia, afirmó en el programa radiofónico Así las Cosas que, a pesar que consideran que fueron engañados, quisieron volver a creer en Gobernación.Rivas detalló que estuvieron con el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta quien les dio la información que habían solicitado, entre ella sobre la compra consolidada de cerca del 60% de medicamentos; sin embargo, afirmó aun faltan los pediátricos oncológicos que son los que les preocupan, pues cada día de atraso de tratamiento en los menores son minutos valiosos de vida.El subsecretario, dijo Rivas, habló la espera del abastecimiento y el resultado de la Cofepris sobre la viabilidad de los medicamentos que se compraran, para asegurar que están libres de patógenos y que son de alta calidad; y les anticipo que se busca reactivar la industria mexicana y en lugar de estar trayendo del extranjero los medicamentos se produzcan en México, por lo que los padres de los menores decidieron en un gesto de bondad creer en su palabra y esperar que el próximo lunes quede finiquitada la compra.Cabe señalar que el año pasado la abogada Andrea Rocha también había tramitado a cinco personas con VIH una exigencia contra la Presidencia de la República y a la Secretaría de Salud (SSa) terminar con el desabasto de medicamentos antirretrovirales registrado en por lo menos cuatro entidades del país.MÁS SOBRE ESTE TEMA: La realidad detrás del desabasto de medicamentos para niños con cáncer en México: corrupción, burocracia y desesperación de los padres Padres de niños con cáncer bloquearon el AICM por segunda vez en protesta por desabasto de medicinasPadres de niños con cáncer exigen al Senado garantizar el abasto de medicina para quimioterapias México recibió de Francia los medicamentos para tratar a niños con cáncer

Fuente

Categories
General

López Obrador respondió a Loret de Mola y sus denuncias por medicinas piratas: “Son calumnias”

FOTO: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO. (Galo Cañas/)El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, negó las afirmaciones publicadas en la columna del periodista Carlos Loret de Mola, en donde asegura que el Gobierno mexicano está comprando medicinas piratas en el extranjero a causa del desabasto por el que atraviesa el sector Salud.“Todas las medicinas traen la autorización de la Organización Mundial de la Salud, entonces no pueden ser medicinas piratas, peor porque actua asi este periodista , además de que es evidente de que no nos quiere (Carlos Loret de Mola), es que había un monopolio, empresas, farmacéuticas importantes del extranjero que no podían vender medicamentos a México, entonces se abrió el mercado al extranjero porque lo que nos interesa es tener las medicinas”, dijo el mandatario mexicano.López Obrador indicó que “cada vez que se enseñan más, se descubren más”, a quienes , según dijo, “solo ven el dinero”. REUTERS/Jose Luis Gonzalez (JOSE LUIS GONZALEZ/)“Loret de Mola dice que estamos comprando medicinas piratas en el extranjero, cada vez se quitan más la máscara, cada que se enseñan más, se descubren más, en la medida que nosotros podamos informar bien, en este caso de las medicinas que es están comprando en el extranjero”. El mandatario mexicano reiteró que no se va a censurar a nadie, pues su gobierno ” no es igual” a los anteriores”. “Solo ven el dinero, su dios es el dinero, y nosotros estamos aquí para velar por el interés del pueblo, en este caso por la salud del pueblo, entonces por eso las calumnias, pero nunca nosotros vamos a censurar, nosotros no vamos a hablar con el director del periódico en donde escribe Loret de Mola par que lo despidan, no somos iguales”, explicó. Carlos Loret de Mola“Esto ya cambió, informamos y por eso las mañaneras son de lo mejor, cada ciudadano es un medio de comunicación, y es muy importante que todos ayudemos , la política no es nada más asunto de los políticos y este es el propósito informar”, agregó López Obrador. El periodista Carlos Loret de Mola, en su columna de hoy publicada en el periodico El Universal, afirma que la actual administración está comprando medicamentos de China e India que no cuentan con las certificaciones necesarias. “El presidente López Obrador prometió que los servicios de salud de México serían como los de los países nórdicos. Sin embargo, ante el desabasto de medicinas, su gobierno está siguiendo el ejemplo de los países africanos más pobres: ya abrió la importación de medicamentos de China e India, que no tienen estándares altos de verificación, es decir, no está comprobado que esas medicinas curan lo que dicen que curan”, asegura el comunicador. Información en desarrollo

Fuente

Categories
General

López Obrador tundió a las empresas contratistas: “El gobierno era su puerquito”

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aseguró hoy en su conferencia matutina que el país ha tenido un problema con las empresas contratistas, que dijo, “se han portado mal”. “Nosotros tenemos un problema con lo mal que se han portado las empresas contratistas, nacionales y extranjeras, empresas que no cumplen , empresas que se quedan con los anticipos”, indicó.”Las constructoras tenían más abogados que ingenieros, eran especialistas en alegar y el gobierno era su puerquito, ganaban todo, y apenas recibían un contrato y ya se estaba pidieron ampliación, eso se termina , se acaba, sea quien sea, la empresa que cumpla va a atener un reconocimiento del gobierno ”, agregó el presidente. López Obrador manifestó que en las administraciones anteriores se construyeron muchos hospitales en todo el país, porque era negocio de empresas constructoras y políticos, sin tomar en cuenta que se necesitan de 300 a 500 millones para su operación, y los dejaron sin funcionar, “Nada más tenemos que equipar”. “Era construir por construir hospitales por todos lados, porque era el negocio de contratistas con políticos, les decía Hacienda acepta la construcción de este hospital con esta empresa y aceptaban, eran muy influyentes… Gastos onerosos, tenemos unos hospitales terminados enormes, en Gómez Palacio en La Laguna, que costó miles de millones de pesos, en Durango otro gran hospital, dos pisos, nada más tenemos que equipar el de Gómez Palacio y operarlo, porque no nada más es construir por construir, ese es el negocio de las constructoras pero cuesta operarlo 300 millones 5000 millones al año”, explicó el mandatario mexicano.Información en desarrollo

Fuente

Categories
General

Nuevo acuerdo T-MEC asesta golpe a gigantes farmacéuticos

Un reformado tratado de libre comercio para Norteamérica está a punto de ser aprobado en el Congreso estadounidense, para beneplácito de la Casa Blanca y los demócratas en la Cámara de Representantes. También se muestran aliviados los granjeros y algunos negocios que querían reglas más claras para el amplio flujo de productos que intercambian Estados Unidos, México y Canadá.Pero el nuevo pacto, conocido como T-MEC, dejó al menos un perdedor inesperado: la industria farmacéutica, una potencia del cabildeo regularmente invencible en Washington.Para satisfacer a los demócratas, el gobierno de Trump eliminó una cláusula que le habría dado a los fabricantes de medicamentos biológicos súper caros 10 años de protección frente a los genéricos equivalentes, de costo menor.Los demócratas se oponían a lo que calificaban de dar un regalo a la industria, que podría haber mantenido los precios altos con una regulación que obstaculizara la competencia. Los medicamentos en cuestión incluyen algunos contra el cáncer y otros que combaten padecimientos inmunológicos, como artritis reumatoide.“Esta es una de las primeras veces que hemos visto perder a las farmacéuticas”, dijo el representante demócrata Earl Blumenauer, que encabeza una subcomisión de comercio. “Ellos tienen un historial impresionante, porque son una fuerza política enorme. Se gastan muchísimo dinero en cabildeo, publicidad y en contribuciones de campaña, pero nos mantuvimos firmes y ganamos”.La eliminación de la cláusula es un raro tropezón para la industria farmacéutica y ayuda a ilustrar cuán potentes, como asunto político, se han vuelto los elevados precios de los medicamentos. Fue un recordatorio, además, de que Trump había prometido reiteradamente trabajar para reducir los precios.La semana pasada, los productores de medicamentos sufrieron otra derrota _ probablemente temporal _ cuando los demócratas aprobaron en la cámara baja una propuesta de ley que autorizaría al programa Medicare a usar su influencia en el mercado para negociar precios más bajos con las fabricantes de medicinas. Se cree que la propuesta no tiene probabilidades de ser aprobada en el Senado, bajo control republicano.Pero el nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá parece encaminado a su aprobación, sin la protección de precios a los medicamentos biológicos que deseaba la industria.El martes, la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes aprobó el texto legal del acuerdo. Se espera que el pleno de la cámara lo aprobara el jueves más tarde, aunque no parece que el Senado lo vaya a sopesar antes de enero.“No es un misterio”, dijo la representante demócrata Jan Schakowsky, que ayudó a negociar el nuevo acuerdo comercial con el gobierno de Trump. “Si usted sondea al pueblo estadounidense, el costo de los medicamentos es un asunto muy importante. Está realmente en el tope de la lista”.El acuerdo comercial alcanzado el año pasado con México y Canadá dio a los productores de medicamentos biológicos _fármacos ultra costosos hechos a partir de células vivas_ 10 años de protección de la competencia de alternativas genéricas más baratas, conocidas como biosimilares. Entre los principales medicamentos biológicos están las medicinas contra el cáncer Rituxan y Humira, además de Enbrel, que combate problemas inmunológicos.La industria farmacéutica _y el gobierno de Trump_ habían argumentado que los productores de medicamentos biológicos necesitaban 10 años de protección para beneficiarse financieramente de sus productos antes de que se permitiera la competencia de los biosimilares. De lo contrario, argumentaron, las compañías grandes de medicamentos y las nuevas firmas biotecnológicas, que dependen de dinero de firmas de capital de riesgo, tendrían poco incentivo para invertir en el desarrollo de medicamentos nuevos.”El anuncio de hoy prioriza a la política en lugar de los pacientes”, opinó la semana pasada el principal grupo que representa a la industria, PhRMA, en una declaración. “Eliminar la cláusula sobre medicamentos biológicos en el T-MEC retira protecciones vitales para los innovadores, al tiempo que no hace nada para ayudar a los enfermos estadounidenses a poder pagar sus medicinas ni acceder a tratamientos y curas futuros”.La industria rechazó además la noción de que la cláusula habría mantenido los precios elevados y habría perjudicado a los consumidores. Apuntaron que las actuales leyes estadounidenses ya les dan a los medicamentos biológicos 12 años de protección, dos más que en el T-MEC, pero la cláusula retirada habría forzado a México a expandir la protección de cinco años y a Canadá de ocho, perjudicando potencialmente a los consumidores estadounidenses, que buscan medicamentos menos costosos en esos países.Además, dijeron los demócratas, si el Congreso hubiera expandido las protecciones a los medicamentos biológicos en el T-MEC, habría impedido que los legisladores redujeran el monopolio a, por ejemplo, los siete años propuestos una vez por el gobierno de Barack Obama.”Habríamos estado bloqueados”, dijo Schakowsky.Para los gigantes farmacéuticos, el tropiezo es un giro drástico. Apenas hace cuatro años, la industria ayudó a frustrar un tratado comercial del gobierno de Obama con 11 países de la Cuenca del Pacífico, argumentando que sus ocho años de protección de monopolio no eran suficientes. Ahora, el nuevo tratado para Norteamérica no contiene ninguna protección.En 2006, la industria logró una victoria importante cuando ayudó a aprobar en el Congreso una iniciativa de ley que añadió cobertura de medicamentos por prescripción en el programa Medicare, pero que prohibió que el gobierno negociara precios más bajos. Esa restricción abrió “una caja de Pandora” que despejó el camino para alzas insostenibles de precios, dijo Steve Brozak, analista para WBB Securities.Los productores de medicamentos comenzaron a elevar precios de medicinas existentes varias veces al año, a veces 20% anualmente. Comenzaron además a lanzar medicamentos biológicos, una porción creciente de los nuevos fármacos, con precios que rebasaban los seis dígitos al año. En mayo, los reguladores en Estados Unidos aprobaron una terapia genética, Zolgernsma, con el exorbitante precio de 2,1 millones de dólares por paciente.La reacción negativa ha estado creciendo, especialmente tras reportes noticiosos y audiencias en el Congreso que expusieron historias de enfermos racionando medicinas e incluso muriéndose porque no podían pagar insulina y otros medicamentos.Los productores de medicamentos han “estado a la defensiva más que lo que hayamos visto antes”, dijo David Certner, asesor legal de la AARP, una asociación civil no lucrativa que aboga por los intereses de las personas jubiladas en Estados Unidos.El año pasado, dijo Certner, el Congreso le asestó a la industria dos derrotas: primero, al incrementar los descuentos que los productores deben darles a los ancianos en los medicamentos caros no cubiertos por Medicare, y seguidamente rechazando gestiones de la industria para revertir el cambio.Y en enero, la industria perdió a quien quizás era su mayor defensor en el Congreso, al retirarse el senador republicano Orrin Hatch.Trump ha prometido desde hace tiempo lidiar con el problema de los precios de los medicamentos. El miércoles, el gobierno procedió con un plan para permitir a los estadounidenses un acceso seguro y legal a medicamentos menos costosos del exterior.Hasta ahora, loa mayoría de las iniciativas de Trump sobre precios de medicamentos no han ido a ninguna parte y su equipo comercial había negociado la inclusión de la cláusula sobre los medicamentos biológicos en el T-MEC.Ante la posibilidad de toparse con un electorado molesto, la resistencia demócrata y el hecho de que México y Canadá no tenían razón para apoyar la cláusula, el gobierno de Trump cedió. Cuando llegó a un acuerdo con los representantes demócratas la semana pasada sobre el T-MEC, la cláusula quedó fuera.”Claramente, deshacerse de la cláusula de los medicamentos biológicos fue un paso atrás”, dijo el martes el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer en una entrevista con Fox Business Network. “Y eso fue un arreglo mutuo. Hay consecuencias del control demócrata en la Cámara de Representantes y lo lamento”.Jeffrey Francer, consejero legal de la Asociación para Medicamentos Asequibles, que representa a las compañías de medicamentos genéricos y biosimilares, lo ve de forma diferente: “El presidente decidió no arrojarse sobre su espada si defendía a los gigantes farmacéuticos”.___La periodista médica de The Associated Press Linda A. Johnson en Trenton, Nueva Jersey, contribuyó a este reportaje.

Fuente

Categories
General

Nuevo acuerdo T-MEC asesta golpe a gigantes farmacéuticos

Un reformado tratado de libre comercio para Norteamérica está a punto de ser aprobado en el Congreso estadounidense, para beneplácito de la Casa Blanca y los demócratas en la Cámara de Representantes. También se muestran aliviados los granjeros y algunos negocios que querían reglas más claras para el amplio flujo de productos que intercambian Estados Unidos, México y Canadá.Pero el nuevo pacto, conocido como T-MEC, dejó al menos un perdedor inesperado: la industria farmacéutica, una potencia del cabildeo regularmente invencible en Washington.Para satisfacer a los demócratas, el gobierno de Trump eliminó una cláusula que le habría dado a los fabricantes de medicamentos biológicos súper caros 10 años de protección frente a los genéricos equivalentes, de costo menor.Los demócratas se oponían a lo que calificaban de dar un regalo a la industria, que podría haber mantenido los precios altos con una regulación que obstaculizara la competencia. Los medicamentos en cuestión incluyen algunos contra el cáncer y otros que combaten padecimientos inmunológicos, como artritis reumatoide.“Esta es una de las primeras veces que hemos visto perder a las farmacéuticas”, dijo el representante demócrata Earl Blumenauer, que encabeza una subcomisión de comercio. “Ellos tienen un historial impresionante, porque son una fuerza política enorme. Se gastan muchísimo dinero en cabildeo, publicidad y en contribuciones de campaña, pero nos mantuvimos firmes y ganamos”.La eliminación de la cláusula es un raro tropezón para la industria farmacéutica y ayuda a ilustrar cuán potentes, como asunto político, se han vuelto los elevados precios de los medicamentos. Fue un recordatorio, además, de que Trump había prometido reiteradamente trabajar para reducir los precios.La semana pasada, los productores de medicamentos sufrieron otra derrota _ probablemente temporal _ cuando los demócratas aprobaron en la cámara baja una propuesta de ley que autorizaría al programa Medicare a usar su influencia en el mercado para negociar precios más bajos con las fabricantes de medicinas. Se cree que la propuesta no tiene probabilidades de ser aprobada en el Senado, bajo control republicano.Pero el nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá parece encaminado a su aprobación, sin la protección de precios a los medicamentos biológicos que deseaba la industria.El martes, la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes aprobó el texto legal del acuerdo. Se espera que el pleno de la cámara lo aprobara el jueves más tarde, aunque no parece que el Senado lo vaya a sopesar antes de enero.“No es un misterio”, dijo la representante demócrata Jan Schakowsky, que ayudó a negociar el nuevo acuerdo comercial con el gobierno de Trump. “Si usted sondea al pueblo estadounidense, el costo de los medicamentos es un asunto muy importante. Está realmente en el tope de la lista”.El acuerdo comercial alcanzado el año pasado con México y Canadá dio a los productores de medicamentos biológicos _fármacos ultra costosos hechos a partir de células vivas_ 10 años de protección de la competencia de alternativas genéricas más baratas, conocidas como biosimilares. Entre los principales medicamentos biológicos están las medicinas contra el cáncer Rituxan y Humira, además de Enbrel, que combate problemas inmunológicos.La industria farmacéutica _y el gobierno de Trump_ habían argumentado que los productores de medicamentos biológicos necesitaban 10 años de protección para beneficiarse financieramente de sus productos antes de que se permitiera la competencia de los biosimilares. De lo contrario, argumentaron, las compañías grandes de medicamentos y las nuevas firmas biotecnológicas, que dependen de dinero de firmas de capital de riesgo, tendrían poco incentivo para invertir en el desarrollo de medicamentos nuevos.”El anuncio de hoy prioriza a la política en lugar de los pacientes”, opinó la semana pasada el principal grupo que representa a la industria, PhRMA, en una declaración. “Eliminar la cláusula sobre medicamentos biológicos en el T-MEC retira protecciones vitales para los innovadores, al tiempo que no hace nada para ayudar a los enfermos estadounidenses a poder pagar sus medicinas ni acceder a tratamientos y curas futuros”.La industria rechazó además la noción de que la cláusula habría mantenido los precios elevados y habría perjudicado a los consumidores. Apuntaron que las actuales leyes estadounidenses ya les dan a los medicamentos biológicos 12 años de protección, dos más que en el T-MEC, pero la cláusula retirada habría forzado a México a expandir la protección de cinco años y a Canadá de ocho, perjudicando potencialmente a los consumidores estadounidenses, que buscan medicamentos menos costosos en esos países.Además, dijeron los demócratas, si el Congreso hubiera expandido las protecciones a los medicamentos biológicos en el T-MEC, habría impedido que los legisladores redujeran el monopolio a, por ejemplo, los siete años propuestos una vez por el gobierno de Barack Obama.”Habríamos estado bloqueados”, dijo Schakowsky.Para los gigantes farmacéuticos, el tropiezo es un giro drástico. Apenas hace cuatro años, la industria ayudó a frustrar un tratado comercial del gobierno de Obama con 11 países de la Cuenca del Pacífico, argumentando que sus ocho años de protección de monopolio no eran suficientes. Ahora, el nuevo tratado para Norteamérica no contiene ninguna protección.En 2006, la industria logró una victoria importante cuando ayudó a aprobar en el Congreso una iniciativa de ley que añadió cobertura de medicamentos por prescripción en el programa Medicare, pero que prohibió que el gobierno negociara precios más bajos. Esa restricción abrió “una caja de Pandora” que despejó el camino para alzas insostenibles de precios, dijo Steve Brozak, analista para WBB Securities.Los productores de medicamentos comenzaron a elevar precios de medicinas existentes varias veces al año, a veces 20% anualmente. Comenzaron además a lanzar medicamentos biológicos, una porción creciente de los nuevos fármacos, con precios que rebasaban los seis dígitos al año. En mayo, los reguladores en Estados Unidos aprobaron una terapia genética, Zolgernsma, con el exorbitante precio de 2,1 millones de dólares por paciente.La reacción negativa ha estado creciendo, especialmente tras reportes noticiosos y audiencias en el Congreso que expusieron historias de enfermos racionando medicinas e incluso muriéndose porque no podían pagar insulina y otros medicamentos.Los productores de medicamentos han “estado a la defensiva más que lo que hayamos visto antes”, dijo David Certner, asesor legal de la AARP, una asociación civil no lucrativa que aboga por los intereses de las personas jubiladas en Estados Unidos.El año pasado, dijo Certner, el Congreso le asestó a la industria dos derrotas: primero, al incrementar los descuentos que los productores deben darles a los ancianos en los medicamentos caros no cubiertos por Medicare, y seguidamente rechazando gestiones de la industria para revertir el cambio.Y en enero, la industria perdió a quien quizás era su mayor defensor en el Congreso, al retirarse el senador republicano Orrin Hatch.Trump ha prometido desde hace tiempo lidiar con el problema de los precios de los medicamentos. El miércoles, el gobierno procedió con un plan para permitir a los estadounidenses un acceso seguro y legal a medicamentos menos costosos del exterior.Hasta ahora, loa mayoría de las iniciativas de Trump sobre precios de medicamentos no han ido a ninguna parte y su equipo comercial había negociado la inclusión de la cláusula sobre los medicamentos biológicos en el T-MEC.Ante la posibilidad de toparse con un electorado molesto, la resistencia demócrata y el hecho de que México y Canadá no tenían razón para apoyar la cláusula, el gobierno de Trump cedió. Cuando llegó a un acuerdo con los representantes demócratas la semana pasada sobre el T-MEC, la cláusula quedó fuera.”Claramente, deshacerse de la cláusula de los medicamentos biológicos fue un paso atrás”, dijo el martes el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer en una entrevista con Fox Business Network. “Y eso fue un arreglo mutuo. Hay consecuencias del control demócrata en la Cámara de Representantes y lo lamento”.Jeffrey Francer, consejero legal de la Asociación para Medicamentos Asequibles, que representa a las compañías de medicamentos genéricos y biosimilares, lo ve de forma diferente: “El presidente decidió no arrojarse sobre su espada si defendía a los gigantes farmacéuticos”.___La periodista médica de The Associated Press Linda A. Johnson en Trenton, Nueva Jersey, contribuyó a este reportaje.

Fuente

Categories
General

Nuevo acuerdo T-MEC asesta golpe a gigantes farmacéuticos

Un reformado tratado de libre comercio para Norteamérica está a punto de ser aprobado en el Congreso estadounidense, para beneplácito de la Casa Blanca y los demócratas en la Cámara de Representantes. También se muestran aliviados los granjeros y algunos negocios que querían reglas más claras para el amplio flujo de productos que intercambian Estados Unidos, México y Canadá.Pero el nuevo pacto, conocido como T-MEC, dejó al menos un perdedor inesperado: la industria farmacéutica, una potencia del cabildeo regularmente invencible en Washington.Para satisfacer a los demócratas, el gobierno de Trump eliminó una cláusula que le habría dado a los fabricantes de medicamentos biológicos súper caros 10 años de protección frente a los genéricos equivalentes, de costo menor.Los demócratas se oponían a lo que calificaban de dar un regalo a la industria, que podría haber mantenido los precios altos con una regulación que obstaculizara la competencia. Los medicamentos en cuestión incluyen algunos contra el cáncer y otros que combaten padecimientos inmunológicos, como artritis reumatoide.“Esta es una de las primeras veces que hemos visto perder a las farmacéuticas”, dijo el representante demócrata Earl Blumenauer, que encabeza una subcomisión de comercio. “Ellos tienen un historial impresionante, porque son una fuerza política enorme. Se gastan muchísimo dinero en cabildeo, publicidad y en contribuciones de campaña, pero nos mantuvimos firmes y ganamos”.La eliminación de la cláusula es un raro tropezón para la industria farmacéutica y ayuda a ilustrar cuán potentes, como asunto político, se han vuelto los elevados precios de los medicamentos. Fue un recordatorio, además, de que Trump había prometido reiteradamente trabajar para reducir los precios.La semana pasada, los productores de medicamentos sufrieron otra derrota _ probablemente temporal _ cuando los demócratas aprobaron en la cámara baja una propuesta de ley que autorizaría al programa Medicare a usar su influencia en el mercado para negociar precios más bajos con las fabricantes de medicinas. Se cree que la propuesta no tiene probabilidades de ser aprobada en el Senado, bajo control republicano.Pero el nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá parece encaminado a su aprobación, sin la protección de precios a los medicamentos biológicos que deseaba la industria.El martes, la Comisión de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes aprobó el texto legal del acuerdo. Se espera que el pleno de la cámara lo aprobara el jueves más tarde, aunque no parece que el Senado lo vaya a sopesar antes de enero.“No es un misterio”, dijo la representante demócrata Jan Schakowsky, que ayudó a negociar el nuevo acuerdo comercial con el gobierno de Trump. “Si usted sondea al pueblo estadounidense, el costo de los medicamentos es un asunto muy importante. Está realmente en el tope de la lista”.El acuerdo comercial alcanzado el año pasado con México y Canadá dio a los productores de medicamentos biológicos _fármacos ultra costosos hechos a partir de células vivas_ 10 años de protección de la competencia de alternativas genéricas más baratas, conocidas como biosimilares. Entre los principales medicamentos biológicos están las medicinas contra el cáncer Rituxan y Humira, además de Enbrel, que combate problemas inmunológicos.La industria farmacéutica _y el gobierno de Trump_ habían argumentado que los productores de medicamentos biológicos necesitaban 10 años de protección para beneficiarse financieramente de sus productos antes de que se permitiera la competencia de los biosimilares. De lo contrario, argumentaron, las compañías grandes de medicamentos y las nuevas firmas biotecnológicas, que dependen de dinero de firmas de capital de riesgo, tendrían poco incentivo para invertir en el desarrollo de medicamentos nuevos.”El anuncio de hoy prioriza a la política en lugar de los pacientes”, opinó la semana pasada el principal grupo que representa a la industria, PhRMA, en una declaración. “Eliminar la cláusula sobre medicamentos biológicos en el T-MEC retira protecciones vitales para los innovadores, al tiempo que no hace nada para ayudar a los enfermos estadounidenses a poder pagar sus medicinas ni acceder a tratamientos y curas futuros”.La industria rechazó además la noción de que la cláusula habría mantenido los precios elevados y habría perjudicado a los consumidores. Apuntaron que las actuales leyes estadounidenses ya les dan a los medicamentos biológicos 12 años de protección, dos más que en el T-MEC, pero la cláusula retirada habría forzado a México a expandir la protección de cinco años y a Canadá de ocho, perjudicando potencialmente a los consumidores estadounidenses, que buscan medicamentos menos costosos en esos países.Además, dijeron los demócratas, si el Congreso hubiera expandido las protecciones a los medicamentos biológicos en el T-MEC, habría impedido que los legisladores redujeran el monopolio a, por ejemplo, los siete años propuestos una vez por el gobierno de Barack Obama.”Habríamos estado bloqueados”, dijo Schakowsky.Para los gigantes farmacéuticos, el tropiezo es un giro drástico. Apenas hace cuatro años, la industria ayudó a frustrar un tratado comercial del gobierno de Obama con 11 países de la Cuenca del Pacífico, argumentando que sus ocho años de protección de monopolio no eran suficientes. Ahora, el nuevo tratado para Norteamérica no contiene ninguna protección.En 2006, la industria logró una victoria importante cuando ayudó a aprobar en el Congreso una iniciativa de ley que añadió cobertura de medicamentos por prescripción en el programa Medicare, pero que prohibió que el gobierno negociara precios más bajos. Esa restricción abrió “una caja de Pandora” que despejó el camino para alzas insostenibles de precios, dijo Steve Brozak, analista para WBB Securities.Los productores de medicamentos comenzaron a elevar precios de medicinas existentes varias veces al año, a veces 20% anualmente. Comenzaron además a lanzar medicamentos biológicos, una porción creciente de los nuevos fármacos, con precios que rebasaban los seis dígitos al año. En mayo, los reguladores en Estados Unidos aprobaron una terapia genética, Zolgernsma, con el exorbitante precio de 2,1 millones de dólares por paciente.La reacción negativa ha estado creciendo, especialmente tras reportes noticiosos y audiencias en el Congreso que expusieron historias de enfermos racionando medicinas e incluso muriéndose porque no podían pagar insulina y otros medicamentos.Los productores de medicamentos han “estado a la defensiva más que lo que hayamos visto antes”, dijo David Certner, asesor legal de la AARP, una asociación civil no lucrativa que aboga por los intereses de las personas jubiladas en Estados Unidos.El año pasado, dijo Certner, el Congreso le asestó a la industria dos derrotas: primero, al incrementar los descuentos que los productores deben darles a los ancianos en los medicamentos caros no cubiertos por Medicare, y seguidamente rechazando gestiones de la industria para revertir el cambio.Y en enero, la industria perdió a quien quizás era su mayor defensor en el Congreso, al retirarse el senador republicano Orrin Hatch.Trump ha prometido desde hace tiempo lidiar con el problema de los precios de los medicamentos. El miércoles, el gobierno procedió con un plan para permitir a los estadounidenses un acceso seguro y legal a medicamentos menos costosos del exterior.Hasta ahora, loa mayoría de las iniciativas de Trump sobre precios de medicamentos no han ido a ninguna parte y su equipo comercial había negociado la inclusión de la cláusula sobre los medicamentos biológicos en el T-MEC.Ante la posibilidad de toparse con un electorado molesto, la resistencia demócrata y el hecho de que México y Canadá no tenían razón para apoyar la cláusula, el gobierno de Trump cedió. Cuando llegó a un acuerdo con los representantes demócratas la semana pasada sobre el T-MEC, la cláusula quedó fuera.”Claramente, deshacerse de la cláusula de los medicamentos biológicos fue un paso atrás”, dijo el martes el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer en una entrevista con Fox Business Network. “Y eso fue un arreglo mutuo. Hay consecuencias del control demócrata en la Cámara de Representantes y lo lamento”.Jeffrey Francer, consejero legal de la Asociación para Medicamentos Asequibles, que representa a las compañías de medicamentos genéricos y biosimilares, lo ve de forma diferente: “El presidente decidió no arrojarse sobre su espada si defendía a los gigantes farmacéuticos”.___La periodista médica de The Associated Press Linda A. Johnson en Trenton, Nueva Jersey, contribuyó a este reportaje.

Fuente

Categories
General

En marzo la consideraron fracasada, ahora buscan la aprobación de la FDA: qué es la polémica nueva droga contra el Alzheimer

Tras cancelar las pruebas en marzo, Biogen devolvió la confianza al aducanumab y busca la aprobación de la FDA. (Shutterstock)En el laboratorio, aducanumab parecía una gran promesa en la lucha contra el Alzheimer: una droga capaz de eliminar la acumulación de placas beta-amiloideas que parecen causar la enfermedad. Biogen, la empresa farmacológica que la desarrolla en asociación con la japonesa Eisai, comenzó un estudio doble en humanos. Con casi 50 millones de pacientes en el mundo, y una proyección de 131 millones en 2050, la cura podría ser uno de los mayores negocios del siglo XXI.Pero en marzo de 2019 Biogen canceló los ensayos clínicos: el desempeño de la droga en las personas no llegaba a los niveles de laboratorio.Aducanumab pasó al panteón de ideas sin efecto.Hasta que en octubre resucitó. Biogen anunció que tenía nuevos resultados. Y que hay buenas probabilidades de tratar el Alzheimer con aducanumab. Tan buenas que ha solicitado, sin más demora, la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para comercializarla en los Estados Unidos, según anunció en el Congreso de Ensayos Clínicos sobre Alzheimer, que se desarrolló días atrás en San Diego.”Es un riesgo alto”, dijo Michel Vounatsos, sobre la inversión en esta droga que podría tratar el Alzheimer. “Pero con una recompensa potencial enorme”. (Biogen)Cuando Samantha Budd Haeberlein, la titular de desarrollo de investigaciones de la empresa, se presentó ante los científicos del mundo, ya se habían acumulado las expectativas entre no sólo entre los profesionales de la medicina: también entre los empresarios de la salud.“Budd Haeberlein trató de aclarar qué había animado a la compañía como para solicitar la aprobación de la FDA”, relató Science. “Luego de analizar más datos de pacientes que los que había disponibles en el momento de la primera evaluación desalentadora, explicó, Biogen encontró pruebas de que la dosis más alta de las dos que se habían probado habían llevado a un 22% menos de deterioro cognitivo luego de 78 semanas, en comparación con el placebo”. En algunos casos individuales, la reducción había sido del 30 por ciento.“Tenemos un conjunto de datos más grande y trabajamos con la dosis más alta”, sintetizó ante Fortune el CEO de la farmacéutica, Michel Vounatsos. “Los pacientes de Alzheimer que recibieron tratamiento con la droga de Biogen mostraron una mejora significativa”. El giro de 180 grados, dijo, se debió a la esperanza. “Aducanumab remueve las placas beta-amiloides que se acumulan en el cerebro, durante décadas, en aproximadamente 80 meses meses, y eso se correlaciona con una detención de los síntomas de decadencia cognitiva”.El Alzheimer, la primera causa de demencia en el mundo, afecta a casi 50 millones de personas, y podría llegar a 131 millones en 2050. (Shutterstock)Muchos de los científicos que asistieron a la presentación de San Diego se mostraron escépticos: si la FDA permitiera la comercialización del aducanumab —y la decisión se dará a conocer en la primera mitad de 2020— podría sentar un precedente negativo sobre los criterios con los que se investiga. Pero, al mismo tiempo, si se comprobara su eficacia, sería el primer tratamiento útil para una enfermedad demoledora para las personas que la sufren y sus familias.Fortune señaló a Vounatsos que las acciones de Biogen han comenzado a subir. “Tenemos que ser modestos, humildes, y seguir el proceso regulatorio”, dijo. “Tenemos que esperar antes de celebrar”.—¿Y si no se obtiene la aprobación de la FDA? Porque para algunos las posibilidades son remotas.—Es un riesgo alto —respondió el director ejecutivo del laboratorio especializado en neurociencia—, pero con una recompensa potencial enorme. Y es mi misión en la vida.—Todas estas drogas revolucionarias son caras. ¿La cubrirán los seguros de salud? —preguntó Fortune.Imágenes del estudio: en los pacientes tratados con placebo (izq.) no hubo mejora, al contrario; en los tratados con aducanumab (der.) desde el primer registro hasta el último se produjo una reducción en las placas del Alzheimer. (Biogen)—Es muy prematuro hablar de costos, pero espero que nos podamos asociar a un actor público para diseñar la mejor manera innovadora para tratar el lanzamiento. Será un gran día.—Pero si se aprueba, ¿el costo será un problema para la población en general?—Esto va a requerir de la participación de varios actores y de las autoridades. La empresa y sus líderes estarán abiertos a formas de contratación innovadoras. Voy a hacer todo lo posible por desbaratar el antiguo modelo de tarifa por servicio, que demostraría limitaciones a la hora de tratar a la población en general.En marzo, el anuncio de la cancelación de las pruebas había tenido otra consecuencia: algunos científicos lo señalaron como la evidencia de que la hipótesis de las placas amiloideas no explicaba el origen del Alzheimer. Los nuevos datos refutarían a los refutadores y señalarían que es posible que la ciencia haya dado con la causa de la enfermedad. Sería, en ese caso, la acumulación de una proteína que forma placas pegajosas alrededor de las neuronas, un exceso que termina por destruirlas. Una droga anti-amiloide, que limpiara la acumulación de placas, podría ser la solución. Y eso es lo que podría hacer el aducanumab, al menos en las primeras etapas de la enfermedad.MÁS SOBRE ESTE TEMA:¿Qué sucede en la menopausia para que las mujeres se vuelvan más vulnerables al Alzheimer que los hombres?Una nueva droga promete desacelerar la progresión del Alzheimer

Fuente

Categories
General

Comenzaron operativos contra la venta de celulares en tianguis de la CDMX

Comenzaron los operativos contra la venta de celulares en tianguis de la CDMX (Foto: Cuartoscuro)Este fin de semana comenzaron los operativos contra la venta de celulares, bebidas alcohólicas y medicamentos en la Ciudad de México, además de la realización de tatuajes, perforaciones y/o micropigmentación.Al encabezar el arranque de estos operativos, la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez, señaló que las verificaciones serán de forma sorpresiva y las realizarán personal de las 16 alcaldías en coordinación con las Secretarías de Gobierno, de Desarrollo Económico, de Seguridad Ciudadana, de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, así como la Procuraduría General de Justicia de la capital.La funcionaria capitalina dijo que en caso de que alguien incumpla con lo establecido, será sancionado e incluso se le revocará el permiso de Operación.El 9 de julio fueron publicados, en la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, los lineamientos de operación de mercados móviles en la modalidad de tianguis, bazares y complementarios en la Ciudad de México, las cuales prohíben la venta de celulares, bebidas alcohólicas y medicamentos, así como la realización de tatuajes, perforaciones y/o micropigmentación, con el fin de evitar riesgos sanitarios.El objetivo: terminar con el robo a celularesClaudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la Ciudad de México (Foto: Cuartoscuro)El pasado 8 de julio, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que se busca aumentar las penas por el robo de teléfonos celulares, mediante una iniciativa de reforma al Código Penal capitalino que ya se envió al Congreso local.También anunció medidas para que los ciudadanos no fomenten la compra de esos equipos, y que en caso de ser víctimas de robo, puedan bloquear el aparato que les pertenecía.Con la campaña #BloqueaTuCel, buscan que la gente registre en el sistema Locatel el número IMEI (Internacional Mobile System Equipment Identity, por sus siglas en inglés) de su celular, pues en caso de robo o extravío, se puede bloquear el aparato.Al llamar a Locatel en caso de siniestro, el teléfono quedaría bloqueado e inservible para su reventa.Para conocer el número IMEI solo se necesita marcar *#06#, y se desplegará la clave compuesta por 15 digitos.Con una llamada a Locatel, al 5658 1111, o a través del sitio de internet de #BloqueaTuCel, se puede registrar el IMEI del equipo, y en caso de robo, se puede bloquear a distancia.Una vez hecho eso, la víctima puede bloquear su número telefónico, para que no se realicen llamadas a su nombre.El gobierno capitalino invita a la población a registrar el número IMEI de sus celulares para bloquearlos en caso de robo (Foto: Cuartoscuro)Claudia Sheinbaum ha insistido en que el robo de celular “no es un robo cualquiera”, pues implica robarse la identidad de un ciudadano, por la cantidad de información personal que los teléfonos tienen de sus dueños.En cuanto a la modificación del Código Penal para tipificar como delito grave el robo de celulares, la Jefa de Gobierno dijo que el Congreso local “ya está definiendo un periodo extraordinario para probar tanto la Ley de Seguridad Ciudadano como las modificaciones al Código Penal.”No nos vamos a cansar y vamos a buscar todas las estrategias para disminuir los delitos”, aseguró Sheinbaum.Datos del gobierno capitalino calculan que el robo de celulares implica un daño patrimonial de 9 millones 800.000 pesos diarios, considerando un precio promedio por aparato robado de 3 mil pesos. Se calcula que casi 2 mil celulares son robados al día.

Fuente