Categories
General

En busca de exoplanetas: todas las noches el SAINT-EX explora el Universo desde suelo mexicano

En suelo y cielo mexicanos, Saint-Ex busca exoplanentas (Damián Rodríguez/Youtube: UNAM Global TV)El telescopio SAINT-EX, que opera el Instituto de Astronomía (IA) de la UNAM a través del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), es el único instrumento en México que busca exoplanetas (planetas fuera de nuestro sistema solar), y aunque su operación es reciente, logró importantes hallazgos.Tiene un metro de diámetro en su espejo principal, es robótico y remoto, “esto significa que no tiene que haber una persona en el sitio para hacer las observaciones”, comentó Yilen Gómez Maqueo Chew, investigadora del IA y titular de un consorcio internacional entre científicos de México, Suiza, Gran Bretaña y Bélgica.Instalado en diciembre de 2018 en el OAN, localizado en ubicado en San Pedro Mártir, Baja California, comenzó sus observaciones rutinarias entre marzo de 2019 y el mismo mes de 2020. Aunque tuvo que cerrar sus instalaciones por la pandemia, cada atardecer un astrónomo de SAINT-EX, de manera virtual, continúa los trabajos.El experto decide si las condiciones de observación son adecuadas (sin nubes, lluvia o exceso de viento) para lanzar el procedimiento de observaciones. “El telescopio toma ese plan y observa durante toda la noche lo que se le indicó. Por la mañana termina, cierra y se guarda. Los astrónomos recibimos los datos y realizamos la interpretación de manera remota desde nuestra computadora”, explicó.Se llama SAINT-EX en honor de Antoine de Saint-Exupery, el aviador y escritor francés autor del libro El Principito. A su vez, su nombre es un acrónimo de Search And CharacterIsatioN of Transiting EXoplanets (SAINT-EX, por sus siglas en inglés).Primer descubrimiento de SAINT-EXEn su primer resultado científico, SAINT-EX localizó dos exoplanetas que orbitan alrededor de TOI-1266, una estrella enana roja brillante, que tienen distintos tamaños entre sí. TOI-1266b es gaseoso y menor que Neptuno, mientras que TOI-1266c es rocoso y mayor a la Tierra, explicó Gómez Maqueo.“Si nosotros pensamos en el tamaño de nuestra galaxia, estos exoplanetas están cerca, pues la estrella TOI-1266 está en nuestro vecindario solar. Pero si lo pensamos en escalas de la humanidad, de si podemos enviar una sonda allá, entonces está lejísimos”, señaló la experta.Los dos exoplanetas descubiertos son de los más comunes que localizaron en los últimos años. “Tanto sub Neptunos como Súper Tierras abundan en nuestra galaxia, pero no hay en el sistema solar”, detalló la astrónoma.Hasta ahora se han detectado en el mundo más de cuatro mil 200 exoplanetas que orbitan otras estrellas. Los resultados indican que parece haber dos grupos distintos de exoplanetas pequeños, aquellos con alrededor de 1.3 veces el tamaño de la Tierra y compuestos por material rocoso, y otros con aproximadamente 2.4 veces el tamaño de nuestro planeta y con grandes atmósferas de hidrógeno y helio. Existen pocos pequeños con tamaños intermedios.Cada uno de los exoplanetas del sistema TOI-1266 descubierto por SAINT-EX corresponde a uno de esos grupos, por lo que poder estudiar a ambos en un mismo sistema planetario es una excelente oportunidad para obtener pistas fundamentales, a fin de entender de dónde surge esta diferencia en tamaños.Estos resultados fueron publicados en la revista científica Astronomy and Astrophysics.MÁS SOBRE ESTE TEMA: ¿El fin del Universo?: experta de la UNAM advirtió de la “gran ruptura” del espacio-tiempoCuánta contaminación producen tus dispositivos electrónicos y cómo disminuirlaAsí afecta el coronavirus a los fumadores: doctora de la UNAM

Fuente

Categories
General

¿El fin del Universo?: experta de la UNAM advirtió de la “gran ruptura” del espacio-tiempo

Astrónomos esperan ruptura del Universo (Infobae)Si continúa la expansión del Universo se producirá lo que se llama “la gran ruptura”, es decir, el espacio-tiempo se va a fracturar, algo que no se esperaba, alertó Julieta Fierro Gossman, investigadora del Instituto de Astronomía de la UNAM.Durante su participación en el “Ciclo de charlas grandes maestros”, organizada por la Coordinación de Difusión Cultural de la Universidad Nacional, la divulgadora de ciencia añadió que esta situación es condición necesaria para su existencia, porque si estuviera quieto la gravedad total haría que se colapsara.Conforme esto sucede, dijo, es posible medir su velocidad y por eso hoy los expertos saben que se formó hace 13 mil 800 millones de años y que su expansión se acelera.Aseguró que a la humanidad le preocupa, desde siempre, cuál será el futuro. Por ejemplo, las grandes culturas temían que se acabara el Sol y hacían rituales para que permaneciera.“Ahora sabemos que el Sol no se acaba cada 52 años, pero sí dentro de cinco mil millones de años dejará de tener reacciones termonucleares del hidrógeno y empezará a tener las del helio; se calentará mucho, se inflará, arrojará su atmósfera al espacio y quedará el puro núcleo del Sol rodeado de una envolvente en expansión”, detalló la extitular de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM.Esto implica, agregó Durante su charla titulada “El fin del Universo”, que la Tierra se va a fundir y todo en ella se irá al espacio para mezclarse con otras nubes del medio interestelar. “Seguramente se van a crear otras estrellas, con otros planetas y civilizaciones, que piensen en esto, en el tiempo y el futuro”.Fierro Gossman explicó que la Vía Láctea se fusionará con la galaxia de Andrómeda y cuando eso ocurra la Tierra ya no existirá. Y abundó: “se reorganizará nuestra galaxia y, después de miles de años, seremos parte de una hermosísima galaxia elíptica y un mega gigantesco hoyo negro”.Informó que estudios astronómicos revelan que el 70 por ciento del Universo está formado por energía oscura –la que permite expandirlo y no se sabe qué es-, el 26 por ciento es materia oscura que mantiene unidas a las galaxias, mientras que la materia común, representa sólo cuatro por ciento del Universo.“El 0.005 por ciento de lo que hay en el Universo es la luz que nos permite observar los astros, y con esto es con lo que analizamos el Universo, y, por supuesto, con nuestro cerebro”, comentó la experta en materia interestelar.MÁS SOBRE ESTE TEMA: Un hoyo negro en el centro de la Vía Láctea: la relación del mexicano Luis Felipe Rodríguez y el Nobel de Física 2020Universitario excepcional: el homenaje de la UNAM a Mario MolinaLuna azul, conjunción planetaria y un eclipse penumbral: las maravillas astronómicas imperdibles de octubre

Fuente