Categories
deportes

Sin descensos, la Liga Profesional de fútbol se devoró seis técnicos en apenas nueve fechas

Se llevan disputadas nueve fechas del torneo de la Liga Profesional de Fútbol y ya seis entrenadores dejaron a sus equipos. Curioso en un campeonato en el que no hay descensos y en el que el discurso de los dirigentes y de los entrenadores es “a largo plazo”. Pero de un lado o del otro, si las cosas no funcionan, o los echan o renuncian. No tiene que ver con la temporada sino con el tiempo acumulado en el cargo o el desgaste puertas adentro.

LPF 2021: Guía interactiva: todos los datos de los 1.080 jugadores y los 26 equipos que juegan la Liga Profesional de Fútbol
Club por club, plantel por plantel, jugador por jugador, todos los datos al día.

Nombre
Posición
Fecha/Lugar Nac
Totales
Torneo Loc
Copas Loc
Copas Int
Ascenso
Exterior
Selección

pj
g
pj
g
pj
g
pj
g
pj
g
pj
g
pj
g

.clubs

Los dos primeros técnicos que cayeron fueron Miguel Angel Russo y Juan Antonio Pizzi. Boca y Racing, dos grandes. Miguelito había asumido a principios de 2000 y había logrado dos títulos; Pizzi, a principio de año. En la actual Liga, el arquero Gabriel Arias ostenta el récord de apenas un gol en las primeras nueve fechas. El único gol que recibió fue ante Independiente y le costó el puesto al entrenador académico.Después se fue Sergio Rondina, tras su segunda etapa en Arsenal y que estaba desde 2018. Desgaste, en fin, el Huevo renunció después tres años y medio y con el equipo en el fondo de tabla. Arsenal, ahora con Israel Damonte en el banco, sigue siendo el último del campeonato En la novena fecha, tres entrenadores cesaron. Dos fueron despedidos y uno renunció en el vestuario tras perder su equipo. El sábado, la dupla Mariano Messera y Leandro Martini, que continuaron en Gimnasia tras la muerte de Diego Maradona y la posterior renuncia de Sebastián Méndez, fueron despedidos. Ahora, el Lobo anuncia la llegada de Néstor Pipo Gorosito.Desde el 28 de noviembre de 2020, tres días después del fallecimiento de Diego, hasta el 0-0 con Huracán, la dupla dirigió al Lobo 37 partidos, con 9 triunfos, 12 empates y 10 derrotas. El Lobo tiene 10 puntos y está vigésimo, por diferencia de gol, entre 26 equipos. En la tabla de promedios futura (se aplicaría recién entre 2022), está 21º, a 6 puntos del último, Huracán, cuyo entrenador, Frank Kudelka, también está en la mira.En Central Córdoba, tras perder 4-2 de local con Rosario Central y continuar en el penúltimo puesto del torneo, fue despedido Coleoni, quien había sido contratado como el gran salvador a principio de año tras el frustrado interinato de la dupla Alexis Ferrero-Sebastián Scolari, quienes habían asumido luego de los breves 6 partidos de Alfredo Berti. Cuando se paró todo y se suspendieron los descensos, el Ferroviario estaba en zona de baja directa a la Primera Nacional. Ahora está 20º en los promedios a 7 puntos de Huracán.

El Gallego Méndez dio un paso al costado.

A diferencia de los echados, el Gallego Méndez renunció en el vestuario luego de caer 3-0 con Vélez. El Tomba “enseguida” le encontró reemplazante:Diego Flores, ex ayudante de Marcelo Bielsa. Todo muy rápido. Igual que en el equipo santiagueño, el mendocino arrancó la Copa Diego Maradona con Diego Martínez como entrenador, pero apenas duró 9 fechas, luego estuvo Daniel Oldrá como interino, hasta que a principios de año había asumido Méndez tras el alejamiento del Lobo.El Gallego no duró un año. Y la dirigencia del Tomba no tardó ni un día en encontrarle reemplazante. A buen entendedor… Por último, si se compara el actual torneo de Liga con el anterior (Superliga 2019/20 que ganó Boca y en el que había descensos), sólo 5 de los 24 equipos habían cambiado de entrenador a la novena fecha (un 21 %). Ahora son 6 de 26, es decir, el 23 %.

Mirá también

Messi llegó a Caracas y Scaloni ya cuenta con todo el seleccionado argentino

Juegos Paralímpicos: Los Murciélagos se metieron en semis, van por China y sueñan con una medalla

Javier Pastore quedó libre de la Roma y los hinchas de Talleres le imploran en las redes por el regreso

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Liga Profesional De Fútbol

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
política

Rogelio Frigerio impulsa desde Entre Ríos una campaña electoral sin folletos en papel

Los precandidatos de la Lista Juntos que competirá en las internas de Juntos por Entre Ríos, Rogelio Frigerio, Marcela Ántola, Atilio Benedetti y Mauricio Davico, firmaron el compromiso “Campaña Limpia” con ejes fundamentales para la convivencia durante las elecciones que se realizarán en septiembre y noviembre de este año.

La presentación del primer eje de campaña se realizó al aire libre en la Plaza Urquiza de Gualeguaychú. “Es la oportunidad de demostrar que no nos tenemos que resignar ante las mismas formas de hacer política de siempre; que se puede hacer una campaña distinta”, coincidieron los precandidatos de Juntos.El compromiso Campaña Limpia y responsable determina: – No entregar volantes en papel. Las propuestas serán difundidas por los medios de comunicación y redes sociales.
Hoy, junto con Marcela Antola, @atiliobenedetti y el equipo de #Juntos por Entre Ríos presentamos nuestro primer compromiso para las elecciones de septiembre y noviembre: Vamos a realizar una #CampañaLimpia y responsable. pic.twitter.com/UYBd0YXuHs— Rogelio Frigerio (@frigeriorogelio) July 28, 2021

– Los candidatos no basarán la campaña en agravios ni en cuestiones personales, sino en propuestas.- Se deberán limpiar todos los espacios públicos que se utilicen con propaganda política de Juntos luego de las elecciones. El lema es una Entre Ríos linda, limpia y ordenada.“Invitamos a todos los precandidatos a diputados nacional, de las distintas fuerzas políticas de todo el país para que asuman el compromiso de una #CampañaLimpia”, pidió Rogelio Frigerio.”Después de muchas elecciones en las que participé desde atrás, como jefe de campaña y después de hablar con mi familia, decidimos que en esta oportunidad, y en 2023 también por lo menos, tenía la voluntad de aportar desde el punto de vista personal como candidato”, había dicho Frigerio en marzo de este año al anunciar su precandidatura como diputado nacional por Entre Ríos.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Rogelio FrigerioEntre Ríos

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
mundo

Israel: la oposición, a punto de formar gobierno sin Benjamin Netanyahu

A tres días de que expire su plazo para formar Gobierno, el centrista Yair Lapid, en la oposición, está a punto de establecer un Ejecutivo en Israel, que incluiría una rotación en el cargo de primer ministro con el ultranacionalista Naftali Bennet y acabaría con más de 12 años consecutivos del conservador Benjamín Netanyahu en el poder, según los medios locales.
Netanyahu criticó la decisión, alertó del “peligro de un Ejecutivo izquierdista”, y le acusó de “traicionar” a la mayoría de ciudadanos que votaron por partidos de derecha.Tras varias semanas de idas y venidas, la decisión de Bennet de apoyar al denominado “Gobierno del cambio” habría inclinado la balanza en favor del bloque opositor, de acuerdo con los medios.De confirmarse esta información y contar Bennet con el apoyo de los siete diputados de Yamina, el bloque anti-Netanyahu dispondría del apoyo de 58 de los 120 miembros de la Knesset (Parlamento), y necesitaría tres más para alcanzar la mayoría mínima de 61 escaños con la que formar Ejecutivo.

El centrista Yair Lapid, en la oposición, está un paso más cerca de establecer un Ejecutivo. Foto AP

Algo que podría conseguir con el respaldo externo del partido islamista Raam, clave para acabar de determinar la situación con sus cuatro diputados.Durante los primeros dos años Bennet ocuparía el cargo de primer ministro en el nuevo Gobierno, y se alternaría con Lapid para los siguientes dos.Durante una reunión de este domingo, Bennet recibió el apoyo de seis de los siete parlamentarios de Yamina para “formar un Gobierno y evitar unas quintas elecciones”, concretaron medios locales.Según el diario israelí Haaretz, durante el encuentro Bennet habría dicho a sus compañeros de facción que si bien “este no es un Gobierno soñado”, “el objetivo es que funcione”.Raras alianzas​El nuevo Ejecutivo estaría compuesto además por el ultraderechista Israel Nuestro Hogar, el derechista Nueva Esperanza, los centristas de Azul y Blanco y Yesh Atid (liderado por Lapid) y dos formaciones de centro-izquierda: el Partido Laborista y Meretz.Esta mezcla de ideologías había sido hasta ahora el principal obstáculo para formar un “gobierno del cambio”, sobre todo por los ataques a Bennet y a Guideón Saar, líder de Nueva Esperanza, por su posible alianza con partidos a la izquierda del espectro político.A tres días del final de plazo con el que cuenta Lapid, sin embargo, aún queda tiempo para cambios de último momento, algo habitual en la impredecible política israelí y más aún si se trata del posible final del mandato de Netanyahu.El actual primer ministro realizó una propuesta a Bennet y Saar para establecer un Gobierno derechista con una triple rotación entre ellos en el cargo de jefe de Gobierno, que Saar rechazó de forma casi inmediata.Una de las alternativas que le quedan al actual mandatario es intentar seducir a tránsfugas de los partidos derechistas del bloque opositor y esperar así contar con el apoyo de Bennet. Este último, si bien ha expresado que lo ideal sería un Gobierno de derechas, ante la aparente imposibilidad de materializarlo estaría priorizando una alianza con los opositores para evitar unas quintas elecciones.De conformarse un Ejecutivo, Israel saldría de un bloqueo político de más de dos años y que llevó en marzo de este año a los cuartos comicios desde 2019.Fuente: EFE y APPB​

Mirá también

Shlomo Ben Ami, ex canciller de Israel: “La solución de los dos Estados ha muerto y no es posible resucitarla”

¿Crímenes de guerra? El duro alegato de Michelle Bachelet contra Israel y Hamas

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Benjamín NetanyahuIsrael

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
opinión

Las opciones de política exterior: ¿equidistantes o atrapados sin salida?

El momento actual esta signado por dos patrones de relacionamiento internacional: uno de transición y otro de transformación. El primero se encuentra en sus etapas finales.La percepción indica que estamos signados por una bipolaridad entre EE. UU. y China, atenuada por la presencia de potencias nucleares y económicas con incidencias regionales. El segundo es el que transitamos actualmente, el de los cambios exponenciales que el mundo digital provoca.Ambos patrones se encuentran conectados, son independientes uno del otro y no se subsumen. La pos-Guerra Fría fue una transición que expandió globalmente las tendencias existentes en el “primer mundo” gracias a una serie de transformaciones que se originaron en la Guerra Fría.Debido a ciertas certidumbres como la continuidad de la disuasión nuclear y un orden liberal que todos parecían abrazar fue un momento de estabilidad estratégica.La transformación digital de los años 90 aceleró la transición geopolítica que comenzó en el año 2008 producto de la crisis económica global, la guerra de Irak y el llamado “ascenso de los demás”.La magnitud que implica provoca incertidumbre: o evoluciona de manera positiva, liberando nuevas fuerzas de innovación, y capturando valor, o nos lleva a un asfixiante sistema de control, asimetría de poder y de conocimiento donde los clivajes preexistentes se amplíen y consoliden tal como lo anticipara Joe Haldeman en su distopía la “paz interminable”.Nadie quiere una “Guerra Fría 2.0”, pero avanzamos hacia ese escenario en un contexto fluctuante dado por la conectividad física y virtual.La inestabilidad de la transición es consecuencia de que los involucrados son presa de las vulnerabilidades que crea cuarta revolución industrial, dado que la carrera que impulsa cambia la posición relativa de poder, e implica un mayor peligro debido a las ventajas que brinda en el campo de batalla y en el económico, creando ganadores y perdedores claros. La transformación aporta incertidumbre a la transición.La percepción de los académicos de China es que la “conducta agresiva” de EE. UU. se va a mantener y posiblemente empeorar, por lo tanto, se encuentran obligados a realizar las acciones que den cuenta de dicha agresividad provocando el escenario de rivalidad que se quiere evitar. Ambos hablan de paz, pero alcanzarla supone diferentes visiones.Para EE. UU. implica respetar las condiciones del globalismo liberal. Para China, paz es la de la soberanía territorial clásica en términos de no intromisión en “sus” asuntos internos.Esta situación tiene consecuencias para América Latina afectando su desarrollo y perspectivas futuras debido a un contexto más divisivo donde los grandes poderes fuerzan una elección entre opciones que se presentan de manera excluyentes entre sí.En contexto, los llamados a la equidistancia pierden fuerza debido a que las potencias priorizan políticas de obstaculización y creación de cuñas, afectando la noción misma de pragmatismo.La transformación reinante hace que las agendas se crucen y la vinculación de cuestiones obligue a elegir a pesar de los costos que ello puede implicar, ya que la equidistancia también los tiene. Al parecer, la estrategia de China resulta más atractiva para los países de Asia, África y América Latina, quienes comienzan a elegirla en el desarrollo de acuerdos tecnológicos.China apuesta a una transformación accesible para consolidar su posición en esta transición; si ello crea dependencia, es una discusión que en este momento parece también ser secundaria.Menudo desafío para las exigidas democracias pos-pandemia de la región que se proponen ser equidistantes en una situación que se parece más a una de “atrapados sin salida”. La transición es solo una pequeña parte de la historia en la transformación: es donde se encuentra la real lucha por el poder y eventualmente los términos de configuración de la paz futura.Juan Battaleme es profesor de Relaciones Internacionales (UCEMA-UBA)

Mirá también

Mirá también

La representación política en cuestión, del norte al sur

Mirá también

Mirá también

Los límites de una política exterior fluctuante

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

OpiniónPolitica Internacional

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Sin clases presenciales en el GBA, la Provincia autorizó un aumento del 12,5% en las cuotas de los colegios privados

Los colegios seguirán con clases virtuales por restricciones impuestas por el Gobierno para contener la pandemia, pero los aumentos en las cuotas son presenciales: la administración de Axel Kicillof autorizó a los institutos privados de toda la Provincia a aplicar un incremento del 12,5% en la tarifa mensual por los servicios educativos. Es un ajuste que los padres deberán pagar con las boletas de mayo y es retroactivo al 1° de abril.
Es un impacto de entre 250 y 1.500 pesos para el bolsillo de las familias que envían sus hijos al sistema de gestión no oficial de educación. Allí están anotados casi 1,5 millones de niños en jardines, primarias y secundarias de toda la Provincia.Casi el 75% de quienes conforman ese sistema permanece desde hace dos semanas con el régimen de virtualidad, sin posibilidad de presenciar las clases por las limitaciones que el Gobierno estableció para frenar la segunda ola de la pandemia de Covid-19. Son los centros que funcionan en el Conurbano y que deberán seguir con educación a distancia por lo menos hasta el 21 de mayo, según informó este viernes el presidente, Alberto Fernández.La Ciudad Autónoma ya tuvo su aumento. Las modificaciones arancelarias de los colegios que tienen aporte gubernamental -la mayoría en el distrito- ya se aplican desde marzo. El Ministerio de Educación porteño acordó un incremento de 9,8% para el mes de abril y un 9,4% a partir de julio. A diferencia de la Provincia, se pactó que estas modificaciones serán las únicas en el año.Buenos Aires tiene casi 5.300 servicios gestionados por particulares. De ese total, 1.870 pertenecen a la iglesia católica y congregaciones religiosas. El 80% de esos centros educativos tiene subsidios para pagar sueldos: la Dirección General de Escuelas provincial paga el 40%, el 60%, el 80% o la totalidad de los haberes de maestros y profesores.El porcentaje de aporte estatal condiciona el tope de la cuota mensual. Para los que reciben la ayuda total, tienen permitido valores de entre 2.300 y 3.000 pesos, en promedio. Varía, también, según el nivel de enseñanza. Y los que tienen proporciones mínimas de subsidio pueden cobrar hasta 13.000 pesos, según dijeron a Clarín en las entidades que agrupan a los colegios.Las instituciones educativas recorren situaciones críticas, admiten los empresarios. Hace 13 meses que casi no tienen presencialidad: en 2020 hubo dos semanas de clases “plenas” y en 2021 arrancaron en la primera semana de marzo, pero se interrumpieron el 19 de abril. Además, el año pasado hubo una autorización para ajustar los valores de las boletas en marzo (19%) y otro permiso para aplicar incremento del 10% en la matriculación del ciclo 2021 con la factura de diciembre.“Eso apenas alcanzó para recuperar los costos de funcionamiento del año pasado”, explicó a Clarín el secretario de Asociacion de Entidades Educativas Privadas (Adeepra), Perpetuo Lentijo.El aumento que dispuso la Dirección de Escuelas bonaerense a través de una resolución a la que tuvo acceso este diario, acompaña parte del aumento obtenido por los docentes en la paritaria. Este año, la Provincia acordó con los gremios un incremento salarial que a septiembre de 2021 será del 35,1%. Se liquida en tres tramos: marzo: 14,1%; julio: 7,9% y septiembre: 13,2%.Por eso, este ajuste de la mensualidad regirá en abril, mayo y junio. “En julio debemos esperar una nueva autorización para calibrar los costos con el impacto que tenga el pago de la mejora a nuestros maestros y profesores”, aclaró el secretario de AIEPBA (otra entidad de dueños de institutos), Martín Zurita.Desde hace unas semanas, el escenario de la educación privada incorporó otro integrante: las agrupaciones de padres y madres. Tuvieron intervención activa en las protestas y movilizaciones que se hicieron hace 10 días en puertas de edificios escolares. Pedían mantener la presencialidad. Se organizaron a través de los grupos de WhatsApp y de redes sociales. Hicieron banderazos y abrazos simbólicos para manifestar su desacuerdo con la limitación a la presencia de estudiantes en las aulas.“Ahora ese actor también nos pide a nosotros que hagamos gestiones. Estamos presionados y además en una situación crítica después de un 2020 muy malo para los institutos”, admitió Lentijo. El año pasado hubo hasta un 70% en la caída de la recaudación en algunos centros privados de enseñanza del Gran Buenos Aires.Algunos directivos tuvieron un conato de rebeldía e intentaron abrir las puertas el 19 de abril, aun después de los anuncios oficiales. La reacción de Gobernación fue rápida y variada: el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, advirtió que podrían ser sancionados los rebeldes con la quita de subsidios o hasta con el retiro de la autorización. También hubo sumarios administrativos contra los centros educativos que proponían mantener aulas abiertas.La Plata. CorresponsalAS

Mirá también

La Ciudad se propone mantener las clases presenciales en los niveles inicial y primario y analiza nuevas restricciones

La Ciudad espera que la Corte Suprema reafirme la autonomía porteña para poder mantener las clases en algunos niveles

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

EducaciónProvincia De Buenos Aires

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Los trasplantados, sin defensas ni vacunas contra el Covid: “Nos sentimos invisibles”

Cuatro pastillas a la mañana. Dos antes de dormir. Inyecciones cada 28 días. Todo eso hace Romina Branchi (34) para mantenerse inmunosuprimida. “Es la única forma de que mi cuerpo no rechace el riñón que me trasplantaron. Vivir así, sin defensas ni vacuna en medio de una pandemia, es muy duro”, le dice a Clarín. Es de Laferrere, partido de La Matanza, y se anotó en enero como menor de 59 años con factores de riesgo para que la inmunicen. Por ahora, no tiene novedades: “Sueño con que llegue mi turno”.
En febrero de 2015, empezó a dializarse luego de que le diagnosticaran insuficiencia renal crónica. Lo hizo por más de tres años, hasta abril de 2018 cuando su mamá, Delia Gramajo (59), volvió a darle la vida. Le donó un riñón. Ahora, ambas aguardan su vacuna. “Mi mamá vive en el Partido de la Costa, en Mar del Tuyú, y todavía no le toca. Estamos las dos a la espera”, cuenta Romina. En su casa intentan sostener una rutina estricta para que ella no se contagie. “Vivo con mi marido y mi nene de 13 años. Dormimos los tres en cuartos separados, los cubiertos tienen etiquetas con los nombres de cada uno y dentro de mi casa estoy con barbijo y con todo abierto”, detalla. “Es agotador”, reconoce. Extraña el abrazo y cuenta que a veces rompe alguna regla cuando su hijo le pide un mimo. “La situación es muy estresante, el médico me dijo que tengo que evitar el Covid como sea”, sigue. Ella lo sabe, su hijo lo sabe, también su marido, que tiene un negocio de artículos de limpieza y atiende “con guantes, barbijo y anteojos”.

Romina Branchi (34) es trasplantada renal y está inmunosuprimida. Sueña con que llegue su turno para vacunarse contra el coronavirus. Foto: Lucía Merle

Son días de mucha angustia en su familia. La semana pasada, murió de coronavirus su tío, hermano de Delia, de 57 años. “No tenía enfermedades preexistentes. Le agarró neumonía, lo internaron un jueves, mandó mensaje diciendo que estaba bien. El viernes se descompensó y falleció”, relata Romina, todavía en shock. Este año, su hijo comenzó con las clases en forma presencial. “Va a una escuela técnica y tiene talleres para los que es clave estar en el lugar. Esta semana que pasó, ya antes de las nuevas restricciones, lo dejé de mandar por el aumento de casos”, explica Romina, que se siente culpable pero a la vez no le encuentra otra salida. En realidad sí, vacunarse.“Mi papá tiene 65 y lo llamaron. Fue y les preguntó si me podía ceder su vacuna”, comparte.Dice que no sabe cómo seguir. Que ahora le toca viajar a Once a retirar su medicación mensual y que también tiene control en el Hospital Argerich y después turno para que le inyecten inmunosupresores. Le da pánico salir de su casa y tener que meterse en un hospital en este contexto.“Hago todo lo que está a mi alcance para cuidarme. Llevo doble barbijo, anteojos, guantes, me rocío con alcohol y lisoform, me cambio la ropa”, enumera. Y agrega: “Espero que sea suficiente”. Asegura que no es la única en esta situación: “Soy la administradora de un grupo de WhatsApp de trasplantados renales que se atienden en el Argerich. Somos 241. Del total, se vacunaron cuatro. Son de La Rioja, San Juan, Río Negro y La Pampa y tienen entre 59 y 61 años. El resto está igual que yo, a través del grupo nos contenemos. Son momentos difíciles”, comenta. La realidad de María Celia Valloire (43), que vive en Capital, es similar. Ella tiene hepatitis autoinmune y por su patología de base tuvo que recurrir a un trasplante hepático a sus 17 años para seguir viviendo. Lleva 26 años cuidando ese órgano, esa nueva oportunidad.

María Celia Valloire (43) tiene una enfermedad autoinmune que la llevó a recurrir a un trasplante hepático hace 26 años. Foto: Lucía Merle

“Siempre sobrellevé lo que me tocó con mucha entereza, intenté tener una vida lo más normal posible. Estudié, me recibí de licenciada en Administración de Empresas. Pero ahora, por primera vez, me siento vulnerable”, expresa. Considera muy injusto que no tengan un lugar prioritario en el plan de vacunación: “Los trasplantados nos sentimos invisibles en esta sociedad”.“Estoy en desventaja por vivir inmunosuprimida. Sin Covid ya tengo que tomar más recaudos que el resto, imaginate en pandemia”, se lamenta.A esa dificultad, suma el accionar de su prepaga que suspendió las prestaciones con el Hospital Italiano, que es donde ella se atiende desde hace 27 años.“En el Italiano está mi historia clínica, me siguen profesionales que se especializan en la enfermedad autoinmune que tengo, ellos me acompañan desde siempre. No puedo ahora empezar de cero en otro lugar. Además, tengo ganado un amparo de salud por este tema. Pero, incluso con eso, no paran de ponerme palos en la rueda”, sostiene María Celia y cuenta que sabe de otras prepagas que también están recortando servicios y complicando el panorama de gente trasplantada. Ella no puede dejar de hacerse determinados controles, tiene que cuidar su hígado, porque si no lo pierde y con él, la vida. “Todos los días agradezco haber recibido ese órgano. Amo la vida, todavía tengo mucho por hacer. Hoy me siento en riesgo y creo que la vacuna me podría salvar, espero que llegue pronto”, cierra.La situación en Argentina con los trasplantados En el país hay cerca de 22 mil personas trasplantadas. Además, 6.927 pacientes aguardan por un órgano y otros 2.412 por un trasplante de córneas, según datos del Incucai. Clarín quiso saber cuántos de ellos ya recibieron alguna de las vacunas contra el Covid 19. La respuesta del Incucai fue que “no se dispone de un registro nacional específico de vacunación de las personas trasplantadas y en lista de espera, ya que, de acuerdo a la disponibilidad de vacunas y ejerciendo sus competencias dentro de este marco, son las provincias las que adecuan el plan de vacunación para esta población”. A su vez, explicaron que “de acuerdo a la última actualización de los lineamientos técnicos de la Campaña Nacional de Vacunación contra la Covid 19, en los criterios de priorización se mencionan explícitamente a los pacientes en lista de espera y trasplantados entre la población de 18 a 59 años con factores de riesgo, al igual que personas con diagnóstico de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales crónicas, entre otras”.El escenario no es igual en todas las jurisdicciones. En la Ciudad de Buenos Aires están completando la vacunación de los mayores de 70 años por lo que aún falta bastante para llegar al segmento en cuestión: los de entre 18 y 59 años con factores de riesgo. En tanto, en algunos municipios de la provincia de Buenos Aires ya se está inmunizando a esta población.GS

Mirá también

Covid-19: qué se puede hacer y qué no después de estar vacunados contra el coronavirus

Patricia Bullrich presentará un amparo contra el cierre de las escuelas y las restricciones de circulación

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunación

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Los trasplantados, sin defensas ni vacunas contra el Covid: “Nos sentimos invisibles”

Cuatro pastillas a la mañana. Dos antes de dormir. Inyecciones cada 28 días. Todo eso hace Romina Branchi (34) para mantenerse inmunosuprimida. “Es la única forma de que mi cuerpo no rechace el riñón que me trasplantaron. Vivir así, sin defensas ni vacuna en medio de una pandemia, es muy duro”, le dice a Clarín. Es de Laferrere, partido de La Matanza, y se anotó en enero como menor de 59 años con factores de riesgo para que la inmunicen. Por ahora, no tiene novedades: “Sueño con que llegue mi turno”.
En febrero de 2015, empezó a dializarse luego de que le diagnosticaran insuficiencia renal crónica. Lo hizo por más de tres años, hasta abril de 2018 cuando su mamá, Delia Gramajo (59), volvió a darle la vida. Le donó un riñón. Ahora, ambas aguardan su vacuna. “Mi mamá vive en el Partido de la Costa, en Mar del Tuyú, y todavía no le toca. Estamos las dos a la espera”, cuenta Romina. En su casa intentan sostener una rutina estricta para que ella no se contagie. “Vivo con mi marido y mi nene de 13 años. Dormimos los tres en cuartos separados, los cubiertos tienen etiquetas con los nombres de cada uno y dentro de mi casa estoy con barbijo y con todo abierto”, detalla. “Es agotador”, reconoce. Extraña el abrazo y cuenta que a veces rompe alguna regla cuando su hijo le pide un mimo. “La situación es muy estresante, el médico me dijo que tengo que evitar el Covid como sea”, sigue. Ella lo sabe, su hijo lo sabe, también su marido, que tiene un negocio de artículos de limpieza y atiende “con guantes, barbijo y anteojos”.

Romina Branchi (34) es trasplantada renal y está inmunosuprimida. Sueña con que llegue su turno para vacunarse contra el coronavirus. Foto: Lucía Merle

Son días de mucha angustia en su familia. La semana pasada, murió de coronavirus su tío, hermano de Delia, de 57 años. “No tenía enfermedades preexistentes. Le agarró neumonía, lo internaron un jueves, mandó mensaje diciendo que estaba bien. El viernes se descompensó y falleció”, relata Romina, todavía en shock. Este año, su hijo comenzó con las clases en forma presencial. “Va a una escuela técnica y tiene talleres para los que es clave estar en el lugar. Esta semana que pasó, ya antes de las nuevas restricciones, lo dejé de mandar por el aumento de casos”, explica Romina, que se siente culpable pero a la vez no le encuentra otra salida. En realidad sí, vacunarse.“Mi papá tiene 65 y lo llamaron. Fue y les preguntó si me podía ceder su vacuna”, comparte.Dice que no sabe cómo seguir. Que ahora le toca viajar a Once a retirar su medicación mensual y que también tiene control en el Hospital Argerich y después turno para que le inyecten inmunosupresores. Le da pánico salir de su casa y tener que meterse en un hospital en este contexto.“Hago todo lo que está a mi alcance para cuidarme. Llevo doble barbijo, anteojos, guantes, me rocío con alcohol y lisoform, me cambio la ropa”, enumera. Y agrega: “Espero que sea suficiente”. Asegura que no es la única en esta situación: “Soy la administradora de un grupo de WhatsApp de trasplantados renales que se atienden en el Argerich. Somos 241. Del total, se vacunaron cuatro. Son de La Rioja, San Juan, Río Negro y La Pampa y tienen entre 59 y 61 años. El resto está igual que yo, a través del grupo nos contenemos. Son momentos difíciles”, comenta. La realidad de María Celia Valloire (43), que vive en Capital, es similar. Ella tiene hepatitis autoinmune y por su patología de base tuvo que recurrir a un trasplante hepático a sus 17 años para seguir viviendo. Lleva 26 años cuidando ese órgano, esa nueva oportunidad.

María Celia Valloire (43) tiene una enfermedad autoinmune que la llevó a recurrir a un trasplante hepático hace 26 años. Foto: Lucía Merle

“Siempre sobrellevé lo que me tocó con mucha entereza, intenté tener una vida lo más normal posible. Estudié, me recibí de licenciada en Administración de Empresas. Pero ahora, por primera vez, me siento vulnerable”, expresa. Considera muy injusto que no tengan un lugar prioritario en el plan de vacunación: “Los trasplantados nos sentimos invisibles en esta sociedad”.“Estoy en desventaja por vivir inmunosuprimida. Sin Covid ya tengo que tomar más recaudos que el resto, imaginate en pandemia”, se lamenta.A esa dificultad, suma el accionar de su prepaga que suspendió las prestaciones con el Hospital Italiano, que es donde ella se atiende desde hace 27 años.“En el Italiano está mi historia clínica, me siguen profesionales que se especializan en la enfermedad autoinmune que tengo, ellos me acompañan desde siempre. No puedo ahora empezar de cero en otro lugar. Además, tengo ganado un amparo de salud por este tema. Pero, incluso con eso, no paran de ponerme palos en la rueda”, sostiene María Celia y cuenta que sabe de otras prepagas que también están recortando servicios y complicando el panorama de gente trasplantada. Ella no puede dejar de hacerse determinados controles, tiene que cuidar su hígado, porque si no lo pierde y con él, la vida. “Todos los días agradezco haber recibido ese órgano. Amo la vida, todavía tengo mucho por hacer. Hoy me siento en riesgo y creo que la vacuna me podría salvar, espero que llegue pronto”, cierra.La situación en Argentina con los trasplantados En el país hay cerca de 22 mil personas trasplantadas. Además, 6.927 pacientes aguardan por un órgano y otros 2.412 por un trasplante de córneas, según datos del Incucai. Clarín quiso saber cuántos de ellos ya recibieron alguna de las vacunas contra el Covid 19. La respuesta del Incucai fue que “no se dispone de un registro nacional específico de vacunación de las personas trasplantadas y en lista de espera, ya que, de acuerdo a la disponibilidad de vacunas y ejerciendo sus competencias dentro de este marco, son las provincias las que adecuan el plan de vacunación para esta población”. A su vez, explicaron que “de acuerdo a la última actualización de los lineamientos técnicos de la Campaña Nacional de Vacunación contra la Covid 19, en los criterios de priorización se mencionan explícitamente a los pacientes en lista de espera y trasplantados entre la población de 18 a 59 años con factores de riesgo, al igual que personas con diagnóstico de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales crónicas, entre otras”.El escenario no es igual en todas las jurisdicciones. En la Ciudad de Buenos Aires están completando la vacunación de los mayores de 70 años por lo que aún falta bastante para llegar al segmento en cuestión: los de entre 18 y 59 años con factores de riesgo. En tanto, en algunos municipios de la provincia de Buenos Aires ya se está inmunizando a esta población.GS

Mirá también

Covid-19: qué se puede hacer y qué no después de estar vacunados contra el coronavirus

Patricia Bullrich presentará un amparo contra el cierre de las escuelas y las restricciones de circulación

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunación

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Sin clases presenciales: advierten que chicos y adolescentes ya sufren de agotamiento adaptativo

Durante casi todo 2020, Mariela Farber, una madre de seis hijos que vive Caballito, sintió que hizo “la primaria y la secundaria de vuelta”. Es que ella también se sentó en el “pupitre” –la silla más cómoda de la cocina– y casi que “cursó” cada materia como si tuviese entre 5 y 13 años. Ayudaba a que prestaran atención “a la seño de la pantalla”. Después, llegó la presencialidad “cuidada” en las escuelas. Hasta ahora.
Si la disputa entre el Gobierno y la Ciudad de Buenos Aires culmina con el fin de las clases presenciales hasta el 30 de abril, Mariela, como el resto de las madres y padres del AMBA, volverá al home-pupitre.Si alguien anda distraído en casa, ella será la guía para que vuelva la mirada a la computadora. O al manual. O a hacer la tarea. Pero esta madre ya tiene “espalda” para lo que venga. Lo que le preocupa, dice, es que si el lunes sus hijos ya no pueden ir a la escuela, sientan que “se les pinchó la burbuja”. En estos días de segunda ola de coronavirus, a veces todo parece “demasiado”. Para niños, niñas y adolescentes, como pasa en esta familia porteña, también.Las y los expertos entrevistados por Clarín hablan de “agotamiento adaptativo”. ¿Los chicos y las chicas ya no son “plastilina”? ¿Ya no se amoldan a todo? ¿Cómo volverán al Zoom y perderán contacto con el curso?La advertencia de UnicefUnicef, que este jueves difundió un comunicado junto a la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP), adelantará la publicación de su nuevo informe sólo para reforzar frente a Alberto Fernández la postura de que “las escuelas sean lo último en cerrar” y pedir que “reabran lo antes posible”.Como anticipó a Clarín Luisa Brumana, la representante de la organización en Argentina, lo más alarmante de los resultados de las 800 encuestas realizadas a alumnos y alumnas del AMBA, es la “ambivalencia” con la que hablaron de sus regresos, con protocolo, a las aulas.”Por una parte, mostraban alivio por volver a la escuela y, por otra, ansiedad por miedo a que se termine”, señaló Brumana. En el monitoreo detectaron tres palabras que se repitieron en las respuestas. Ansiedad. Enojo y Tristeza. “Hay que fijarse en la salud mental de niños, niñas y adolescentes. La pandemia generó afectaciones emocionales y ya hay un agotamiento de la capacidad de adaptación de los chicos”, marcó Brumana. Es la falta de “espalda”. Esa que Mariela, simplemente como una madre “que todo lo ve y todo lo siente”, marcó más arriba, mientras esperaba el viernes en doble fila frente al colegio Scholem Aleijem.Ezequiel, de 13 años, que va a la secundaria Ecos, empezó en esta nueva escuela y está feliz con sus compañeros. Se quedó a almorzar con sus compañeros como “último día”. Su única expresión sobre el fin de las clases presenciales fue, cuenta Mariela, “menos mal que llegué a conocer al grupo y sé con quiénes me llevo bien. No me gusta todos los días por Zoom”.Mauricio va a sexto grado y está enojado por no poder volver. Este viernes a la mañana, el colegio ya les había comunicado por WhatsApp a sus padres el cierre hasta fin de mes. “Hoy traigo todos los libros a casa… Zooms de nuevo… no me escuchan igual los maestros, no me ven si levanto la mano”, se queja.Celeste está en tercer grado y ya venía de adaptarse y readaptarse. Había tenido una compañera con Covid y su burbuja hacía dos días que se reincorporaba a la escuela. “No quiero Zoom, mami. No me gusta, además me dan tareas que las haría en la escuela durante la clase”.Felicitas, de primer grado, repite la pregunta del momento: “¿Cuánto tiempo no vamos a venir a la escuela?”. Trinidad, de sala de 4, le contó a sus mamá la novedad apenas salió: “Las maestras nos dijeron que nos vamos a ver unos días en la compu y sin barbijo”. Josefina Finzi es psiconalista de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) y especialista en crianza. Dice que la progresión del “estar en  pandemia”, esa sensación de “continuará”, no es propia de la niñez. Y que el agotamiento en la capacidad adaptativa existe en los niños y no hay que proyectarle el pánico de la adultez.”Los niños tiene muchos recursos que no se agotan. Se transforman para ver peligros, enfrentarlos, ser cooperativos, tener confianza. Siempre que estén acompañados de familias sensibles. No se da en estado absoluto. Es verdad que hay niños mucho más necesitados que otros de estar en la escuela con otros niños. Habrá que ayudarlos, acompañándose de expertos en salud mental”, recomienda. Habla de “consultas preventivas” si es que el cierre adviene, pero, también, si siguen las clases.”La salud mental en los niños nos preocupa. Cuidarse es movilizar los inagotables recursos emocionales que tienen los niños. Eso también nos va a tranquilizar a los adultos. No los dejemos cargados de miedo y solos”, advierte. El foco lo pone en la “repercusión afectiva”. Los miedos que surgen de pensar “los cambios que tendremos que ‘seguir haciendo en pandemia'”.La previa del 2020Fernanda Rivas, psicoanalista de APA y autora del libro “La Familia y la Ley”, marca una única ventaja en la vuelta a la virtualidad plena en la educación. Que cada curso o grupo sabe cómo hacer para no perder el vínculo entre sí. Hubo un 2020 de previa.”Hay que tratar de instalarles la idea de que no va a ser lo mismo. Que va a haber algunas diferencias. Por lo menos, ya saben distinguir que estar lejos o cerca no es sólo en formato presencial. Así, van a tolerar mejor la frustración de la no presencialidad. Si se instala que es ‘temporalmente'”, explica y marca que la escuela es, para muchas personas en nivel escolar, “la única instancia de sociabilidad frente a otros ámbitos que se les fueron negando”. Como clubes, cumpleaños y, ahora, hasta deportes al aire libre.Victoria, 16 años, entiende bien esto de los ámbitos negados. “Una profesora nos dijo que no tenemos que salir porque ya vamos a tener tiempo. Me cayó muy mal porque ella tiene 24 años y ya vivió todo lo que nosotros no vivimos por la pandemia. Puedo tener tiempo, pero no voy a tener 16 años otra vez”, sentencia. “Los adultos tienen que ponerse en nuestro lugar. No tienen que dejar a sus hijos ir a fiestas clandestinas. Pero tampoco nos tienen que prohibir que nos juntemos al aire libre o en un bar”, afirma esta adolescente de Villa Devoto que les pidió a sus padres armar una “burbuja” con sus dos amigas más cercanas mientras dure la suspensión de clases. El cuerpo y las emocionesSegún en qué lado se fije el centro, si en la psicología o en la medicina, la mente manda al cuerpo o el cuerpo manda a la mente. Pero esas fronteras no están cerradas por el coronavirus.Los síntomas emocionales, muchas veces, también son advertencias físicas. Más en la infancia y la adolescencia, cuando cuesta verbalizar sentimientos frente a personas adultas y se busca la compañía y la aceptación de  quienes estén en la misma etapa de la vida.”No tenemos posibilidades de generarles a los chicos mejores condiciones de virtualidad que las del año pasado. Y notamos mucha enfermedad pediátrica en 2020. Sobrepeso y obesidad, sobre todo. Eso es comer mal y moverse poco. Pero también, lo opuesto, trastornos de anorexia, que dependen muchísimo de lo anímico”, dice a Clarín el presidente de la SAP, el pediatra Omar Tabacco.Este especialista es un fiel defensor de la presencialidad en las clases. Y lo argumenta ejemplificando el cruce entre lo emocional y lo clínico. “A mi consultorio llegaban chicos que sentían dolores torácicos. No se habían caído, no había golpes. Eso es angustia, depresión. Eso da dolor torácico en los chicos”, subraya.Para Tabacco, “hay un claro agotamiento en la capacidad adaptativa de este grupo”. ¿Cómo se lidia con eso? “No tengo respuesta”, dice. Pero da un consejo y remarca su posición frente al cierre de las escuelas.”De nuevo, hay que apelar a la paciencia de los niños. No creo que en 15 días mejore la situación epidemiológica y puedan volver a la escuela. No hay que mentirles. Pero sí darles esperanza. Avisarles que por lo menos en estos días tendrán que aguantar. Lo que sienten es cansancio de volver a la computadora. Y la realidad es que están más seguros en la escuela. No hay dudas de que afuera se van a terminar juntando y sin protocolo ni barbijo”. La burbuja ya se pinchó.AS

Mirá también

Pese a las restricciones del Gobierno, las escuelas porteñas abren para los alumnos que se llevaron materias en 2020

Advertencia y sumario para dos colegios de La Plata que se rebelaron y anunciaron que seguirán dando clases

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaInfanciaAdolescencia

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

“Sin unidad la pobreza seguirá siendo una realidad que nos humilla”, advirtió la Iglesia

En un mensaje de Pascua, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, advirtió este domingo que “sin unidad para enfrentar la pandemia y recuperar la economía no habrá otra orilla y la pobreza seguirá siendo una realidad que nos humilla y avergüenza”.

Monseñor Oscar Ojea insiste con un pedido de la Iglesia que se repite ante la grieta.

La recomendación de Ojea se produjo luego de que el miércoles el INDEC difundiera los datos de la pobreza correspondientes al segundo semestre de 2020 que arrojaron un porcentaje del 42%, o sea, que 19 millones de argentinos son pobres y 10,5 % de indigentes; es decir, 3 millones. Ya en la misa de Jueves Santo, el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, había considerado “humillante” el porcentaje de pobres y “alarmante” la cantidad de niños y adolescentes indigentes, ya que el INDEC también reveló que casi seis de cada diez menores son pobre en el país. A través de su cuenta en Twitter, Ojea dijo que este domingo “los cristianos celebramos que Cristo ha resucitado; la Pascua nos renueva en la esperanza. Es luz que ilumina el tiempo que nos toca vivir. Ilumina esta hora, donde cada vez más argentinos y argentinas viven la pobreza, y donde la pandemia nos vuelve a golpear con fuerza”. “Que esta esperanza nos anime a toda la dirigencia social, política, sindical, empresaria, a buscar la unidad para cuidar la vida y recuperar una economía que genere trabajo para los argentinos”, señaló. A continuación subrayó: “es la hora de la unidad en la diversidad para responder a la situación y tomar decisiones mirando el rostro de los hombres, mujeres, niños y niñas que están sufriendo”. “Es la hora – añadió – para la grandeza de espíritu y superar la tentación de poner la mirada en los propios intereses o seguir con la lógica del enfrentamiento y la división”. En ese sentido, advirtió que “sin unidad para enfrentar la pandemia y recuperar la economía no habrá otra orilla y la pobreza seguirá siendo una realidad que nos humilla y avergüenza”. “Esta es la hora para que renovemos la responsabilidad del cuidado sanitario porque valoramos y cuidamos la vida de todos”, agregó. Y rogó: “Señor Jesús, te pedimos por todos aquellos que nos toca vivir la misión de ser dirigentes en esta hora, que podamos darnos cuenta de la gravedad de este tiempo y estar a la altura de lo que se nos pide”. “Que la esperanza nos anime en nuestro compromiso con el presente”, concluyó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

ReligionesPobrezaIglesia Católica

Fuente

Categories
General

Día de la Memoria: “Hay que tener una visión más amplia del pasado, sin olvidar”

¿Por qué el 24 de marzo es feriado? Es una pregunta que me hago cada vez que se acerca esa fecha. Tratando de entender qué conmemoramos, recordé otro caso emblemático. En varias ocasiones, tuve el honor de ser invitado por la Embajada de la República Federal de Alemania a celebrar el Día de la Unidad, que es el 3 de octubre (cuando se firmó el tratado de unión entre las dos Alemanias), y no el 9 de noviembre (cuando cayó el Muro de Berlín). ¿Por qué? Porque el mismo 9, pero en 1938, se produjo el primer atentado contra el pueblo judío (Día de los Cristales Rotos).El 13 de agosto de 1961 el gobierno comunista de la República Democrática dividió a Berlín en dos y Alemania estuvo 28 años separada por un muro, con casi 200 muertos por querer cruzarlo, miles de familias distanciadas y dos países dentro de uno. En la última celebración le pregunté a un alemán por qué no conmemoraban el día que hicieron el muro (para no olvidarse de esa catástrofe) y no cuando se unieron, así hacen como nosotros que, en vez de festejar el 10 de diciembre (Día de la vuelta de la Democracia), que coincide con el de los Derechos Humanos (tan ultrajados durante la última dictadura), conmemoramos el comienzo de la dictadura -como me dice un amigo “san Videla”-. El señor alemán no me entendía y creo que mi insistencia lo ofuscó, razón por la cual me contestó: “Ustedes hacen ese tipo de cosas porque no tienen orden mental”. Creo que, aunque nos duela reconocerlo, ese terrible momento de nuestra historia del cual ya han pasado 45 años, nos tendríamos que plantear los hechos que sucedieron antes para que los militares (que no fueron los únicos culpables de esta desgracia) tomaran el poder.Hay que tener una visión más amplia del pasado sin olvidar, y como si fuera un gran y muy serio partido de cartas, deben juntarse todas, barajar y repartir de vuelta, pensando en un futuro mejor para todos.Fernando CicheroDIRECTOR DEL HOSPITAL ROCA, JEFE CIRUGÍA HOSPITAL FERNÁNDEZ, MINISTERIO DE SALUD, CABA. [email protected]ás lectores se sumaron al Día de la MemoriaHablando ayer en Las Flores, la señora Cristina Kirchner en la causa de los torturados y desaparecidos, decía de la “excelente economía que se vivía”, que a la gente solo le preocupaba comprar autos, etc.Se olvida, Cristina, que el 4 de junio de 1975 se produjo el “Rodrigazo” del ministro de economía Celestino Rodrigo durante el gobierno de María Estela Martínez de Perón. Hablando de desaparecidos y torturados por Perón en su primer, segundo, tercer gobierno de Perón.Ningún gobierno de Perón dio el derecho a huelga (lo hizo Aramburu) y abrió las relaciones con China (Lanusse). ¿Señora vicepresidenta, ¿a qué perseguido por la dictadura defendieron ustedes o su marido, o fueron presos o torturados o desaparecidos?Yo, en mi familia, tuve raptados, y con Perón presos y torturados, y con gobierno militar, desaparecidas. Esto es para su memoria.Alfredo Ricardo [email protected] El 24 de marzo ha sido declarado Día de la Memoria, y por lo tanto haré un esfuerzo para recordar más de lo que recuerdan los malintencionados, tendenciosos y desmemoriados simpatizantes del oficialismo actual.Juan Domingo Perón, siendo coronel golpista accedió al cargo de secretario de trabajo durante el golpe de Estado producido por el general Farrell contra el también presidente de facto general Ramírez, en 1943.Luego tuvo 3 mandatos presidenciales logrados por el democrático voto popular. Durante su último mandato, en 1973, el presidente Perón decretó el aniquilamiento de los subversivos en Tucumán, luego de la toma del Comando de Sanidad y de la Guarnición de Azul, por parte de ellos, pero previamente, con las bandas paramilitares del ministro López Rega, denominadas Triple A, iniciaron la guerra a los montoneros y al ERP.Isabelita continuó durante su mandato con la lucha armada contra la guerrilla marxista que asesinaba indistintamente a civiles y militares, ponía bombas por doquier y secuestraba también civiles y militares para lograr fondos o liberaciones de detenidos.En 1976 vino el golpe de Videla, quién siguió cumpliendo con la orden de aniquilamiento de sediciosos, así como hicieron los otros presidentes de facto que lo siguieron en el gobierno, Galtieri y Bignone.Desgraciadamente para las actuales autoridades, si hacemos honor a lo que se celebra en la fecha, no podemos hacer más que decir que son unos deleznables mentirosos, la historia verdadera es muy distinta a como estos la cuentan.Rafael [email protected] Fecha muy emblemática para la Argentina. Por un lado la historia nos describe que en 1816, un 24 de marzo, comienza a sesionar en la histórica Casa de Tucumán, el Congreso de Tucumán, sede en la cual el 16 de julio del mismo año se declara la Independencia Argentina.Pero 160 años después, un 24 de marzo de 1976 se inicia una etapa de odio y confrontación que 45 años después o sea en 2021 perdura. Sólo me trae a la memoria lo ocurrido hace cuatro décadas y un lustro, dolor, grieta y muerte. Al inadmisible genocidio de Estado impuesto por el gobierno de facto, se le suman los actos vandálicos y criminales de sediciosos revolucionarios, sin dejar de mencionar los del terrorismo de Estado de los años 1973 a 1976 en plena democracia y los de la guerrilla armada.Nadie puede arrogarse nada ante tanto dolor y vejámenes. Sí, debo decir que esta fecha que fue la luz para la Independencia Argentina y nos debiera seguir iluminando, se convirtió en la sombra del crimen y la división de un pueblo.Dios nos ilumine para encontrar el camino de unión.Rodolfo C. [email protected] sindicalista acusado de abuso y destrozos en un diario La Central de Trabajadores de la Argentina intimidó con violencia al Diario Río Negro, por difundir el juicio por abuso sexual contra un dirigente social.Irrumpieron en la redacción, realizaron pintadas, agredieron al recepcionista y a un fotógrafo, y amenazaron de muerte al periodista que cubrió la audiencia sobre el juicio que por abuso sexual le imputan a Miguel Báez, líder de ODEL (Organización Desocupados en Lucha), agrupación que integra la CTA.Báez está acusado de manosear a las mujeres que recibían alimentos de la ODEL, mientras les susurraba “frases agraviantes y sexistas”, según el abogado de la denunciante. La mujer, que sufrió los vejámenes cuando era miembro de esa organización, fue amenazada en su casa y por las redes, para que desista de la denuncia.¿Los colectivos de mujeres, los organismos de Derechos Humanos, las organizaciones sociales y sindicales, van a repudiar a este dirigente y a la actitud patotera de ODEL, o van a mirar para otro lado, porque es “uno de los suyos”?Cuando uno ve de qué lado se paran, se acaba el relato berreta pseudo progre.Ricardo [email protected]

Mirá también

Mirá también

“¡Hay más niñas M. por toda la Argentina!”

Mirá también

Mirá también

“La vida debería ser bella para todos, pero es manipulada por unos pocos”

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Dictadura MilitarJuan Domingo PerónCristina Kirchner

Fuente