Categories
mundo

Yo participé del sorteo de la casa de “El Chapo” Guzmán en la lotería mexicana

“¿Y si me gano la casa del Chapo?”, fantaseamos con una amiga mexicana luego de contarle que estaba decidido a pagar los $250 pesos mexicanos –unos $12,50 dólares– para participar del sorteo de la Lotería Nacional de México que este año tuvo entre los premios gordos una casona del capo narco Joaquín Guzmán Loera.

Cada 16 de septiembre por la madrugada México celebra su Grito de la Independencia, la fecha patria en donde se recuerda como en aquel día, pero de 1810, cuando el cura Miguel Hidalgo y Costilla convocó al pueblo de Dolores a levantarse en armas en contra del dominio de los españoles.Hay tres claros indicadores que anticipan la llegada del Grito de la Independencia entre quienes vivimos en la Ciudad de México: las calles repletas de banderas mexicanas con gente vistiendo esos mismos colores, los platos de comida típicos como los chiles en Nogada y el sorteo de la lotería de la Independencia. Sí, leyó bien, una rifa que organiza el Gobierno es la previa a una noche de festejos.

Un modelo del boleto de la Lotería de la Independencia.

Este no es solo es mi primer año como “chilango” –así se llama a los oriundos de Ciudad de México pero también a aquellos que viven allí– sino que también es mi primera vez jugando en una lotería. Pero la oportunidad es tentadora: 22 premios que suman 250 millones de pesos mexicanos –equivalen a $12.585.842 dólares– algunos en efectivo, otros en especie: entre ellos, una casa del Chapo Guzmán.Esta modalidad de rifa comenzó en 2020 cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) anunció que sortearía el avión presidencial que adquirió en su momento su predecesor Felipe Calderón. Ante los muchos intentos frustrados por venderlo, surgió la posibilidad de sortearlo.Más tarde, el Gobierno cambiaría de idea y en lugar de sortear la nave entregaría 100 premios cuyo monto total equivaldría al valor del avión. El éxito fue rotundo y por eso este año se repitió pero con casas, terrenos y hasta un palco en el Estadio Azteca como premios. Lo recaudado se usará para apoyar a los atletas que participaron en los Juegos Paralímpicos y Olímpicos de Tokio 2020.La casa del Chapo Guzmán​

La casa de Joaquín “Chapo” Guzmán Loera en Culiacan que fue sorteada. Foto: AP

Volviendo a la fantasía de ganarse la casa del capo narco, mi amiga reflexionó: “No creo que al Chapo le guste”. Y es que estos premios que ofrece el Gobierno son bienes que se le quitaron a delincuentes por medio del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado (Indep).​Este año la casa de El Chapo Guzmán es uno de los principales atractivos. Ubicada en Culiacán, era una de las tantas propiedades que el líder narco poseía en la zona. Fue en 2014 –luego de 13 años de su primera fuga– que la DEA, la agencia antidrogas estadounidense y el gobierno de Enrique Peña Nieto planearon su captura en este particular domicilio.Pero claro, atrapar al Chapo no era tarea fácil. Cuando los agentes ya estaban a pocos pasos e intentaban tirar abajo la puerta blindaje del lugar, el poderoso narcotraficante fue hasta el baño y activó un dispositivo que levantaba la bañadera y dejaba al descubierto un túnel secreto que le permitiría escapar por el drenaje y así llegar a cualquiera de sus otras propiedades.

AMLO invitó a los mexicanos a comprar un “cachito” de la lotería.

Pero la casa de Guzmán no es la única propiedad narco que se podía ganar. La mansión de Amado Carrillo, conocido como El Señor de los Cielos, era otro de los 22 premios. Recuperada hace 20 años, la lujosa vivienda cuenta con más de 3.000 metros cuadrados en el sur de la Ciudad de México y está valorada en 77.260.000 pesos mexicanos –unos $3.888.688 dólares–.Curioso es que El Señor de los Cielos también tenía sus propiedades en Buenos Aires, las cuales compró tras su paso a finales de la década del 90 y que tras su muerte –en medio de una particular cirugía estética– fueron embargadas por el gobierno argentino y posteriormente subastadas.¿Funciona la suerte a un principiante?​El mismo miércoles 15 y a dos horas del sorteo – que se realizó a las 16 hora de México– salí en busca de mi “cachito”, como se llama al billete del sorteo.

Un hombre compra billetes para el sorteo del 15 de septiembre.

“Quiero comprar mi cachito de la Lotería de la Independencia. ¿Donde puedo conseguirlo?”, le pregunté al seguridad del complejo donde vivo. Me miró con asombro pero no supo responder. Así que decidí simplemente salir a recorrer y ver con que me topaba.Bien podría haber revisado el sitio oficial de la lotería donde se marcaban los más de 12 mil puestos a lo largo de todo el país o incluso haberlo comprado por internet donde sitios como TuLoteroMX, Cachito electrónico y C Millonario venden los números para aquel que no pueda o quiera salir de la comodidad de su casa. Pero claro, es una buena excusa para recorrer una vez más las  calles bañadas en colores.No necesité hacer más de dos cuadras para encontrar la primera agencia de lotería. México, al igual que Argentina, tienen bastante arraigada la cultura de las apuestas y es común encontrarse con este tipo de negocios donde cuelgan los billetes plagados de ceros. “¿Tiene billetes para la rifa de la Independencia?”, pregunté. Del otro lado del vidrio anuncian que no le quedaron más. A seguir buscando.

La lotería cuesta $250 pesos mexicanos, unos $12,50 dólares. Foto: EFE

A pocos metros, en una esquina, un hombre grita junto a un puesto como los de diarios, “Es hoy, es hoy. Quedan los últimos billetes para el sorteo de la independencia”. Ya estaba más cerca de mi “cachito” de casa. “Este año hay menos gente que otros años, pero sigue siendo de nuestras rifas más importantes”, cuenta el vendedor que muestra los billetes colgados que le quedan.El número elegido es el 1.810.162. Ya tengo en mis manos un pequeño sobre que contiene uno de los dos millones de billetes que participarán. Solo resta esperar. El lugar elegido para esperar los resultados queda a pocos metros de donde hice mi compra, frente del edificio El Moro. Este es uno de los primeros rascacielos inaugurado en 1946 y hoy es sede de las oficinas de la Lotería Nacional.

En 2020 el premio fue el equivalente al valor del avión presidencial. Foto: EFE

“El año pasado nuestra empresa nos compró billetes a todos los empleados”, cuenta Liz, una colega de un medio mexicano. “No ganó ninguno de nosotros pero estuvimos cerca”, agrega. Finalmente llegó el momento: los niños gritones anunciaron los números y los 22 billetes ganadores. El boleto número 832.442, comprado en la capital, fue el ganador del premio mayor en el sorteo de la Lotería Nacional del Día de la Independencia de México: un palco en el Estado Azteca con valor un millón de dólares.Mi “cachito” no obtuvo nada. Quedé a 371.543 números de la casa de El Chapo y a 57.559 de ganar un terreno de 342 m2 en Ensenada, Baja California. No habrá casa narco, ni palco en el Estadio Azteca para mí.

Los números ganadores del sorteo de la Lotería de la Independencia 2021.

Cierto es que la casa de El Chapo ya tiene nuevos dueños. El número ganador fue el 1.438.619, cantaron los “gritones”.La mansión de “El señor de los cielos” se la llevó el boleto 287.961.

Mirá también

México regala la casa de Joaquín “El Chapo” Guzmán en la Lotería

Día de la Independencia de México: la versión más tétrica sobre el origen del pozole

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

MéxicoLoterías Y QuinielasJoaquín El Chapo Guzmán

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
economía

Martín Guzmán y una licitación floja para financiar el déficit

El Ministerio de Economía logró financiamiento por $ 71.374 millones de cara a vencimientos por $ 76.262 millones que tenían por estos días. Agosto fue el segundo mes de mayor necesidad financiera del año, con $ 322.000 millones y termina con un refinanciamiento del 97%, según la Secretaría de Finanzas.

El Gobierno ofreció 3 letras de descuento con vencimiento el 30 de noviembre, 31 de diciembre de 2021 y 31 de enero de 2022, una letra a tasa variable con vencimiento el 30 de noviembre de 2021, y una letra en pesos ajustada por CER con vencimiento el 28 de febrero de 2022. Para todos los casos se trató de reaperturas de instrumentos ya existentes.La mitad de los inversores eligió los vencimientos que caían en 2022, según explicaron fuentes oficiales. “Del total colocado, el 60% fue en instrumentos a tasa fija, un 32% ajustable por CER y un 8% a tasa variable. A su vez, el 49% del total adjudicado correspondió a instrumentos con vencimiento en el año 2022”, detallaron.Mayo fue el mes con más vencimientos del año, con $ 323.000 millones para refinanciar. Le sigue agosto en montos, y diciembre es el más grande, pero con otro perfil de acreedores.Los privados poseían un 92% de los titulos canjeables en esta ocasión. Se trata de uno de los porcentajes más altos en torno a la composición. En diciembre hay que refinanciar vencimientos por $ 431.000 millones, pero Economía estima que allí solo el 45% está en manos no estatales.El lunes habrá una “segunda vuelta” de la licitación del viernes, donde los inversores pueden suscribir hasta un 20% adicional de lo cerrado hoy. Eso implicaría que se pueden llegar a aceptar órdenes por $ 14.274 millones. La diferencia con respecto a la emisión del viernes es que el precio de corte de los títulos ya viene definido.”Luego de esta licitación, el financiamiento neto acumulado en 2021 es cercano a los $381.000 millones, lo que implica un ratio de rollover del 119% y un total de emisiones por $2,4 billones”, detallaron en Economía.En Economía hay satisfacción por el financiamiento de agosto. “Por la cuestión eleccionaria, teníamos cierta incertidumbre con lo que podía suceder en agosto-septiembre. Ya habíamos visto que agosto de 2019, que fue mes de elecciones, mostró complicaciones para el financiamiento”, explicaron funcionarios.”A veces el mercado cree que las reacciones serán iguales. Que si en agosto de 2019 hubo complicaciones (por la inminencia de las elecciones), eso se puede repetir. Pero no se está dando, la financiación obtenida demuestra que hay confianza”, según fuentes oficiales. No fue así la reacción entre los privados quienes calificaron la licitación de floja. “El problema de la mala licitación del MECON es que se van agotando los límites de financiamiento monetario. Ahora no sólo financian el déficit sino los pagos “netos” de deuda. La maquinita no es ilimitada y, por ende, el déficit tampoco”, tuiteó Juan Ignacio Paolicchi, economista de Empiria Consultores.Habrá una nueva licitación de Economía el próximo 9 de septiembre. Economía publicará un calendario con todas las licitaciones que le quedan este año.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Bonos Y Deuda Pública Argentina

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
economía

El Gobierno apuesta todo para que los fondos de inversión compren los bonos de Guzmán

El Gobierno avanzó en las últimas horas en nuevas medidas para tentar a los fondos comunes de inversión (FCI) a que compren las letras de Martín Guzmán de cara a la licitación clave de este miércoles.

Las herramientas tienen un mismo objetivo: rascar la olla para captar parte de los $ 1,3 billones de fondos de corto plazo y ampliar así las colocaciones de deuda en un contexto de mayores necesidades financieras.Uno de los salvavidas dirigidos al ministro de Economía es el régimen especial de fondos comunes de inversión abiertos para que inviertan al menos un 55% del haber en títulos de deuda pública nacional adquiridos en colocación primaria, con un vencimiento menor o igual a un año. ¿Cuál es el incentivo? Que el 45% restante van a poder colocarlo en Fondos Comunes de Dinero (Money Markets).La resolución de la CNV publicada este miércoles en el Boletín Oficial es un guiño a los FCI -de hecho fue acordada con la cámara del sector- después de otra normativa en abril que les impuso un tope del 5% para destinar a esas inversiones de corto plazo en las que se posicionan las empresas para obtener una rentabilidad y disponer de ese dinero en forma inmediata.La otra ayuda a Guzmán vendrá del Banco Central, que ya empezó a operar futuros de títulos públicos. Los primeros contratos se negociaron el viernes pasado en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y este miércoles se estrenarán en forma oficial en el Rofex, el principal mercado de futuros del país, tras la primera rueda de prueba de este martes en la que se negociaron 100.000 contratos a un precio de $ 0,98, según fuentes del BCRA.La medida fue aprobada el jueves pasado por el directorio de la entidad monetaria encabezada por Miguel Pesce, en donde siguen con atención las crecientes dificultades que enfrenta el ministro de Economía para tomar deuda. En la última licitación no renovó el 65% de los vencimientos, lo que aceleró la emisión monetaria. En lo que va de agosto el Tesoro ya solicitó asistencia por $ 200.000 millones.La idea es que los fondos comunes de inversión puedan comprarle al Tesoro letras a descuento (LEDES) y a tasa Variable (LEPASE) con vencimiento en octubre a una tasa de hasta el 38% y a continuación vender futuros con una tasa implícita similar hasta agosto y septiembre. De esa forma, los inversores se cubrirían de eventuales riesgos con el instrumento del BCRA. “Lo que el gobierno logra es que un fondo esté mejor dispuesto a prestarle plata porque el riesgo lo termina absorbiendo el Banco Central”, dijo un operador. “En la última licitación de deuda, se renovó un 65% y se vienen meses desafiantes, cualquier herramienta que pueda sumar es clave”, dijo Tomás Ruiz Palacios, estratega de Cohen. Cuando se pacta un contrato de futuro, el comprador se compromete a pagar un valor a la fecha de vencimiento, apostando a una suba del precio. Mientras que el vendedor acuerda entregar ese activo con la expectativa de una baja. Si el precio sube, el comprador obtiene una ganancia al liquidarse el contrato. Y si ocurre lo contrario, se beneficia el vendedor. El Gobierno busca captar hasta $ 600.000 millones en inversiones de muy corto plazo. Se trata de cuentas remuneradas a la vista y pases a 1 día que se liquidan en una jornada con un rendimiento del 32%. Pesce busca empujar esos pesos hacia las letras, ofreciendo un mayor margen y precios estables, aunque por un plazo bastante más largo que el de los pases.”Los fondos comunes de inversión necesitan instrumentos de baja volatilidad. El BCRA interviene garantizando la compra de los futuros de bonos cuando bajan”, explicaron desde la autoridad monetaria.”Un título que rinde a una tasa de 40% en el mercado de futuros te comprometés a pagarlo por una tasa del 38%. Los FCI hoy están tomando pases a tasa de 32%, así que ganan 6 puntos”, aseguraron. En el mercado son menos optimistas y advierten que los privados estarían poniendo su capital en juego. “Es algo parecido a lo que hicieron con la posibilidad de realizar encajes con títulos públicos en vez de Leliqs. Hoy los bancos buscan acortar la duración de las tenencias de títulos públicos y los riesgos de estado, con lo cual el atractivo del sector privado sea probablemente bajo”, dijo un analista.

Mirá también

El Banco Central emite más pesos para financiar deuda y comprar dólares

Empezó la sangría: las reservas del Central cayeron más de US$ 1.000 millones en tres semanas

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Banco Central De La República ArgentinaDeudaBonos Y Deuda Pública ArgentinaInversiones Y Finanzas

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
economía

Martín Guzmán, más complicado: no logró cubrir los vencimientos de esta semana

En la última licitación del mes, el Tesoro no logró levantar lo necesario para cubrir los vencimientos que enfrentaba. La cartera que dirige Martín Guzmán consiguió $150. 367 millones al colocar siete letras, pero tenía por delante vencimientos cercanos a los $165.000 millones. Y aunque acumuló un financiamiento neto positivo de $34.900 millones este mes, fue el mas bajo desde marzo.

“Se ofrecieron 7 letras, de las cuales 5 tienen vencimiento en 2021 y las dos restantes en enero y junio de 2022. Se reabrieron las letras a descuento (LEDE) con vencimientos: 30 de septiembre, 30 de noviembre, 31 de diciembre de 2021 y 31 de enero 2022 y la letra ajustable por CER con vencimiento el 30 de junio de 2022”, explicaron fuentes del Ministerio de Economía. “Por el lado de las letras a tasa de pases (LEPASE) se realizó una reapertura del instrumento con vencimiento el 30 de septiembre de 2021 y se emitió una nueva con vencimiento el 30 de noviembre de 2021”, añadieron. Pese a un resultado más pobre del esperado, en el Tesoro prefieren mirar “toda la película” del financiamiento para este año. “El resultado de hoy nos permite consolidar el financiamiento del Tesoro en el mercado de capitales local a tasas sostenibles que permiten, además, dar previsibilidad a la ejecución del programa financiero y cumplir con la composición del financiamiento previsto en el Presupuesto 2021″, dijo el secretario de Finanzas, Mariano Sardi. “En este sentido, respecto a la composición del financiamiento previsto en el Presupuesto 2021 los resultados alcanzados en estos primeros siete meses del año implican una contribución del financiamiento del déficit del 44% a través de colocaciones de mercado del Tesoro Nacional”, añadió Sardi.Si bien la apuesta oficial es que las necesidades del Tesoro sean financiadas en su mayor medida por el mercado de capitales y la emisión monetaria sea el último recurso, en el último mes las asistencias del Banco Central para respaldar el gasto totalizaron los $270.000 millones. El ritmo en el que se realizaron estas ayudas llamaron la atención: se trató de un giro por semana, algo que no se veía desde el inicio de la pandemia.

Mirá también

Abren los comercios y caen las ventas online de ropa y de calzado

¿Concluyó la temporada de compra de dólares para el Banco Central?: tuvo que vender US$ 70 millones para frenar una suba

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Martín GuzmánDéficit Fiscal

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Martín Guzmán cree que puede desplazar a Federico Basualdo, el hombre del kirchnerismo que desafía en público al ministro

El ministro de Economía, Martín Guzman, planteó semanas atrás al Presidente una reestructuración del área de energía. Incluía la remoción del subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, un sociólogo que tiene apoyo del kirchnerismo más duro y está en contra de aumentar las tarifas en la magnitud que el Guzmán solicita. Cristina Kirchner y Axel Kicillof lo apoyan.
Alberto Fernández dio luz verde al pedido de su ministro. Pero no hablaron de fechas.El tiempo pasó, en el medio Guzmán viajó por Europa a negociar con el Club de París, y este viernes el tema resurgió. Aunque no de la manera que el Gobierno imaginó.Es que el Ministerio de Economía deslizó ayer al mediodía y por su cuenta, que Basualdo se iba y habría dos subas de tarifas de luz en 2021. En total 15%. No hubo comunicados pero voceros de las áreas ratificando la información.Al rato, desde el kirchnerismo hablaron de “operación” y que Cristina Kirchner impidió que Basualdo se fuera. No se aceptará un aumento de más de 9%. Guzmán tiene que dar señales al FMI. Los países no apoyarán a la Argentina en el Directorio Ejecutivo a la hora de votar un acuerdo si previamente no da muestras de estar dispuesta a firmar un programa. Eso incluye alguna corrección previa, en el dólar o en lo fiscal.Apenas llegó a Buenos Aires de su gira, Guzmán se topó con un dato elocuente: las cuentas fiscales de marzo mostraron que los subsidios (que van a la clase media) crecen al 70% mientras que el gasto social lo hace sólo al 32,4%.Basualdo y La Cámpora pretenden un aumento de las tarifas de un dígito. No más de 9%. Para que los subsidios energéticos se mantengan en la misma proporción actual del PBI -es lo que dice Guzmán-, se necesita una recomposición en una franja de entre 30% y 40%. Guzmán impulsa ahora 15%. La Cámpora insiste con el 9%.El miércoles Guzmán conversó con Cafiero. Mano a mano. Hablaron de Club de París y volvió surgir el affaire Basualdo.Al subsecretario llegaron rumores sobre la iniciativa Guzmán respecto a su futuro. Que ya no lo tendría en cuenta.Economía entendía ayer que su posición era de fortaleza frente a Basualdo porque contaba con el visto bueno de la Rosada. Entonces dejaron trascender el pedido de renuncia al subsecretario y de subir tarifas más que lo que el subalterno del ministro había dicho públicamente.En el Gobierno respaldan a Guzmán y su hoja de ruta. Justifican que lleva racionalidad a la agenda de la economía del Presidente. La diferencian de los aumentos de Macri de más de 100%.De todos modos hay desconcierto por la manera con la que el ministro Guzmán se manejó para resolver esa reestructuración de su cartera en Energía. Basualdo es un subsecretario. “Se debería haber sentado a conversar con él y no operar a través de los medios”. Aún así mantienen su apoyo al ministro y creen que Basualdo terminará yéndose.Continuará.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Martín GuzmánAumento De Tarifas

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Martín Guzmán tiene una dura misión en EE.UU.: convencer a inversores que perdieron un 40% con bonos argentinos

El ministro Martín Guzmán está en los Estados Unidos para reunirse con inversores y funcionarios del Fondo Monetario Internacional (FMI).
Llegó en un momento en que el Gobierno de Joe Biden lleva adelante su histórica emisión de US$1,9 trillones para inyectar dólares y reactivar la economía.La respuesta de los mercados fue el temor a un repunte de la inflación y la consecuencia es la suba de la tasa de interés de los bonos del Tesoro americano a un 1,7% anual, cuando hace pocos meses era de la mitad.La suba de la tasa estadounidense golpea a los papeles de las empresas tecnológicas y favorece la salida de los capitales de los países emergentes. ¿Y la Argentina?La Argentina está aislada del mercado internacional de crédito y, por lo tanto, no tendría consecuencias a corto plazo, al punto tal que en los últimos días sus bonos, muy depreciados, repuntaron.La tarea del ministro no resulta sencilla, ya que fue el encargado del canje de la deuda —en su momento considerado exitoso— que arrancó con los nuevos bonos cotizando en US$47 en efectivo y que en pocos meses llegaron hasta los actuales US$34 en promedio, por cada US$100 emitidos.Inicialmente, esos bonos devengaban un rendimiento del 11% anual, ahora lo hacen de casi 20% anual, constituyendo uno de los indicadores más evidentes de la falta de confianza financiera en la Argentina. Ofrecen una renta sideral, pero los compradores no están.El momento financiero tiene características particulares: calma cambiaria en medio de tensiones políticas y certezas en torno a que el Gobierno no podrá hacer frente ni al vencimiento de mayo de US$2.400 millones con el Club de París ni a los US$3.800 millones (mitad en septiembre y mitad en diciembre) que le debería pagar al FMI.La tranquilidad cambiaria se apoya en un Banco Central inyectando dólares por medio de un mecanismo que consiste en vender bonos AL30 contra pesos y recomprarlos contra dólares de las reservas (vienen vendiendo entre US$10 y US$20 millones diarios) en el “contado con liquidación”, a lo que se suman los dólares de los aportantes del impuesto a la riqueza.Esos contribuyentes venden dólares para hacerse de pesos y poder pagar el impuesto antes del 31 de marzo, que es el plazo de vencimiento.Pero la clave de la entrada de dólares en estos días está en el alto precio de la soja en el mercado internacional. A US$520 la tonelada, productores y exportadores están liquidando granos. Nadie sabe hasta cuándo durará la bonanza de una soja que subió US$160 en pocos meses.Pese a la mejor perspectiva del sector externo, el Gobierno mantendrá un cepo cambiario estricto con la intención de controlar aún más el dólar.El atraso relativo de la moneda estadounidense frente al aumento de la inflación se proyecta como la principal política antiinflacionaria del Gobierno, política que tiene características muy particulares.Una evidencia es la suba por encima de la inflación de los precios de la nafta y otros combustibles de YPF (50% en 5 meses) mientras se demoran las actualizaciones de las tarifas de luz, gas y transporte.La mayor rigidez cambiaria conlleva también un control de las importaciones más férreo porque se puede pagar casi todo lo que se importa, pero no así las deudas que los importadores tengan con sus proveedores.Guzmán podrá explicar su intención de tender al equilibrio fiscal y a demandar la menor cantidad posible de emisión al Banco Central. También que el Gobierno está dispuesto a pagar su deuda, aunque ahora no cuente con recursos.La Argentina, una vez más, apoya su precaria estabilidad cambiaria sobre los buenos precios internacionales y sobre la posibilidad de una buena cosecha del campo. Una país amenazado por la pandemia y la escasez de vacunas, y un Gobierno dando vueltas sobre sus propios fantasmas y amenazas solo encuentra un respiro en el viento de cola que viene desde el exterior que, como es sabido, siempre es temporal.LGP

Mirá también

Mirá también

Martín Guzmán se reunió con inversores en Nueva York y les prometió “previsibilidad” y “reglas claras”

Mirá también

Mirá también

Oficial: Aerolíneas perderá este año 466 millones de dólares

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Dólar HoyMartín GuzmánBonos Y Deuda Pública ArgentinaÚltimas Noticias

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

El Plan Kicillof que complica a Guzmán

Axel Kicillof aumentó su influencia en las ideas y últimas decisiones económicas del Gobierno. Las propuestas del gobernador se reflejaron en la última resolución sobre control de los precios. La medida provocó una reacción compacta del movimiento empresario y la unificación de críticas hacia la Casa Rosada.Miguel Acevedo contragolpeó y dijo en una acalorada reunión en la UIA: “Esto es estatismo y desalienta la inversión”. Este jueves circulaba un borrador de documento de la Unión Industrial. El texto era tan duro, que por la noche la cúpula dudaba y debatía su difusión.Kicillof recomienda mano dura e instrumentar medidas que armen un relato electoral: que ponga a los hombres de negocios como responsables de la inflación.El menú “dirigista” tiene el total apoyo de Cristina y es la vicepresidenta que influye para que el gobierno tenga una –cada vez más marcada– actitud antiempresaria.Las medidas de control de precios las aplica ahora –en forma inflexible– Paula Español. La secretaria de Comercio fue acusada de “blanda” frente a las remarcaciones.Ahora la secretaria de Comercio sobreactúa para salvar su pellejo. Las internas están que arden en el Gabinete.Español primero denunció a un grupo de empresas líderes y ahora instrumentó el control estricto sobre costos, stock y precios.La cúpula de la UIA sospechan que Matías Kulfas no habría estado al tanto de las medidas. El martes estuvo en la UIA y no comentó nada. Horas después, la secretaria de Comercio lanzó el “bombazo”. Las acciones son similares a las que instrumentó Kicillof, cuando fue ministro de Cristina y armó una “bomba” económica.Se trata de ideas que ya fracasaron: la bochornosa manipulación del Indec que realizó Cristina no pudo ocultar que los precios se aceleraron en su mandato.Kicillof es el principal asesor económico de Cristina. El gobernador traduce en propuestas las vetustas convicciones económicas de la vicepresidenta.Ambos impulsaron y apoyaron las decisiones más dirigistas de la Casa Rosada. Se trata de una suerte de “Plan K” , pero de Kicillof .

Martín Guzmán y Alberto Fernández, por el mismo camino. Kicillof compite con el ministro de Economía.

El cóctel de medidas incluye muchas de las iniciativas actuales: el control cambiario, el freno a las autorizaciones para importar, las dudas sobre la conveniencia de acordar con el FMI, un aumento mínimo de las tarifas y una fuerte presión tributaria sobre las compañías.La intención política es culpar al FMI y a los empresarios de los errores propios del gobierno. Una acción de “manual” del kirchnerismo puro.Kicillof compite con Martín Guzmán. Primero hubo celos políticos por la creciente influencia del ministro. Kicillof no soportó nunca que Guzmán lo haya desplazado -inicialmente– de las preferencias de Cristina.La primera disputa entre ambos fue la discusión sobre cómo se negociaba –en enero de 2020– la deuda en default de Buenos Aires.Axel se esmeró por buscar un acuerdo, pero Economía lo torpedeó. Conclusión: el conflicto sigue sin solución y ahora el fondo Aurelius amenaza con una demanda en Manhattan. Hay 14 meses de inacción.Guzmán comenzó a soportar “fuego amigo” –como anticipó Clarín–cuando comentó en público algo que dicen los libros elementales de la facultad: que la inflación es fruto de un desequilibrio macroeconómico.En otras palabras: que la remarcación no se produce por la maldad de los empresarios o las exigencias salariales desmedidas de los sindicalistas. Que ambas cosas pueden existir, pero que la suba de precios ocurre por un conjunto de problemas que Argentina no ataca y –en realidad– profundiza.Ese desajuste genera la inflación: Argentina está al tope con Venezuela.Cristina –exacerbada por Kicillof– comenzó a objetar esas ideas de la ciencia económica y se refugió en sus primitivas propuestas: que Economía era blando y que había que sacudir a los hombres de negocios. La vice fogonea otra idea de Kicillof: no permitir un aumento racional de las tarifas. Cristina utilizó a Federico Bernal para cuestionar la tesis central del ministro Guzmán sobre los servicios públicos.El jefe de Hacienda fijó una regla de oro en el Presupuesto: el ajuste debe evitar que aumenten los subsidios a las empresas de servicios. Esto implicaría un alza promedio en tarifas del 30 %.Pero interventor de Enargas lo desautorizó. Bernal afirmó: “La tarifa de servicios públicos no se debe medir por su impacto en la política de subsidios, porque ese es un enfoque fiscalista.” Para Bernal –es decir Cristina- los aumentos topes deben ser del 6 %.La pelea ocurre cuando el ministro encara una negociación clave en Washington. Como anticipó Clarín, el viaje va a definir la posibilidad de que no haya –este año- acuerdo con el FMI.Guzmán va con un “Plan A”. Convencer al FMI sobre la conveniencia de un acuerdo light, sin compromisos adicionales para la Argentina. La propuesta ya fue rechazada extraoficialmente en Washington. Por eso Guzmán lleva un “Plan B”: postergar el acuerdo para después de las elecciones.El lunes tendrá un encuentro con los auditores de Argentina. Julie Kozack y Luis Cubeddu están inquietos por las inconsistencias de la Casa Rosada.

Martín Soria, otro “elegido” por Cristina, en este caso para ir contra jueces y fiscales desde el cargo de ministro de Justicia.

El martes ocurrirá el encuentro clave: Guzmán se juega a todo o nada en la cumbre con Kristalina Georgieva.En Washington desconcierta el “efecto Cristina”. Se trata de cómo avanzan sus anacrónicas ideas y complican al propio Alberto.También cómo Cristina condiciona a la Casa Rosada, en la búsqueda de un objetivo personal: aliviar su situación judicial y de sus hijos Florencia y Máximo.La tardanza en cubrir el Ministerio de Justicia obedeció a una cuestión: hubo muchos sondeos y ofrecimientos. Pero nadie sensato aceptó ocupar esa silla eléctrica.Martín Soria comenzó con el pie izquierdo. Declaró una serie de “barrabasadas jurídicas”. Peronista converso, ahora sobreactúa su kirchnerismo.Mauricio Macri –este jueves presentó el libro– difunde una teoría en sus reuniones íntimas: sostiene que las causas de Cristina están muy avanzadas y que la vice no tiene vuelta atrás jurídica. Macri exclama: “Por eso quiere romper todo”. En su círculo íntimo dicen que las “inventadas” denuncias contra Macri, buscan una salida para la vicepresidenta, ponerlos en un pie de igualdad y a partir de ahí fogonear un indulto para ambos.Todo es ruido nocivo para la maltrecha economía local. La UIA y los banqueros dicen que puede afectar el rebote económico previsto del 7% para el 2021.La ausencia de dólares obligó al BCRA a un mayor torniquete sobre las importaciones. Esto complica la reanimación. El propio Juan Schiaretti fue con los tapones de punta. El gobernador está en alerta porque el freno a las importaciones paraliza una inversión de la terminal Renault que generaría en Córdoba 1.000 nuevos puestos de trabajo.La UIA tambien reclamó, pero ahora bajó el tono: sus dirigentes temen represalias de los funcionarios.En el movimiento fabril siguen de cerca un “paper” confidencial del ex ministro Jorge Remes Lenicov.Remes es muy reconocido, porque fue un hábil piloto de tormentas en el 2001.Y ahora va a fondo. Es el comentario en el “círculo rojo”: propone ideas para revertir el “tobogán” en el cual se desliza la Argentina.

Mirá también

Después de Losardo, comienza el asedio a Guzmán

Mauricio Macri cuenta en primera persona cómo se gestó el acuerdo con el FMI, las agrias discusiones internas y por qué fracasó su política económica

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Axel KicillofCristina KirchnerMartín GuzmánFondo Monetario Internacional

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

El Plan Kicillof que complica a Guzmán

Axel Kicillof aumentó su influencia en las ideas y últimas decisiones económicas del Gobierno. Las propuestas del gobernador se reflejaron en la última resolución sobre control de los precios. La medida provocó una reacción compacta del movimiento empresario y la unificación de críticas hacia la Casa Rosada.Miguel Acevedo contragolpeó y dijo en una acalorada reunión en la UIA: “Esto es estatismo y desalienta la inversión”. Este jueves circulaba un borrador de documento de la Unión Industrial. El texto era tan duro, que por la noche la cúpula dudaba y debatía su difusión.Kicillof recomienda mano dura e instrumentar medidas que armen un relato electoral: que ponga a los hombres de negocios como responsables de la inflación.El menú “dirigista” tiene el total apoyo de Cristina y es la vicepresidenta que influye para que el gobierno tenga una –cada vez más marcada– actitud antiempresaria.Las medidas de control de precios las aplica ahora –en forma inflexible– Paula Español. La secretaria de Comercio fue acusada de “blanda” frente a las remarcaciones.Ahora la secretaria de Comercio sobreactúa para salvar su pellejo. Las internas están que arden en el Gabinete.Español primero denunció a un grupo de empresas líderes y ahora instrumentó el control estricto sobre costos, stock y precios.La cúpula de la UIA sospechan que Matías Kulfas no habría estado al tanto de las medidas. El martes estuvo en la UIA y no comentó nada. Horas después, la secretaria de Comercio lanzó el “bombazo”. Las acciones son similares a las que instrumentó Kicillof, cuando fue ministro de Cristina y armó una “bomba” económica.Se trata de ideas que ya fracasaron: la bochornosa manipulación del Indec que realizó Cristina no pudo ocultar que los precios se aceleraron en su mandato.Kicillof es el principal asesor económico de Cristina. El gobernador traduce en propuestas las vetustas convicciones económicas de la vicepresidenta.Ambos impulsaron y apoyaron las decisiones más dirigistas de la Casa Rosada. Se trata de una suerte de “Plan K” , pero de Kicillof .

Martín Guzmán y Alberto Fernández, por el mismo camino. Kicillof compite con el ministro de Economía.

El cóctel de medidas incluye muchas de las iniciativas actuales: el control cambiario, el freno a las autorizaciones para importar, las dudas sobre la conveniencia de acordar con el FMI, un aumento mínimo de las tarifas y una fuerte presión tributaria sobre las compañías.La intención política es culpar al FMI y a los empresarios de los errores propios del gobierno. Una acción de “manual” del kirchnerismo puro.Kicillof compite con Martín Guzmán. Primero hubo celos políticos por la creciente influencia del ministro. Kicillof no soportó nunca que Guzmán lo haya desplazado -inicialmente– de las preferencias de Cristina.La primera disputa entre ambos fue la discusión sobre cómo se negociaba –en enero de 2020– la deuda en default de Buenos Aires.Axel se esmeró por buscar un acuerdo, pero Economía lo torpedeó. Conclusión: el conflicto sigue sin solución y ahora el fondo Aurelius amenaza con una demanda en Manhattan. Hay 14 meses de inacción.Guzmán comenzó a soportar “fuego amigo” –como anticipó Clarín–cuando comentó en público algo que dicen los libros elementales de la facultad: que la inflación es fruto de un desequilibrio macroeconómico.En otras palabras: que la remarcación no se produce por la maldad de los empresarios o las exigencias salariales desmedidas de los sindicalistas. Que ambas cosas pueden existir, pero que la suba de precios ocurre por un conjunto de problemas que Argentina no ataca y –en realidad– profundiza.Ese desajuste genera la inflación: Argentina está al tope con Venezuela.Cristina –exacerbada por Kicillof– comenzó a objetar esas ideas de la ciencia económica y se refugió en sus primitivas propuestas: que Economía era blando y que había que sacudir a los hombres de negocios. La vice fogonea otra idea de Kicillof: no permitir un aumento racional de las tarifas. Cristina utilizó a Federico Bernal para cuestionar la tesis central del ministro Guzmán sobre los servicios públicos.El jefe de Hacienda fijó una regla de oro en el Presupuesto: el ajuste debe evitar que aumenten los subsidios a las empresas de servicios. Esto implicaría un alza promedio en tarifas del 30 %.Pero interventor de Enargas lo desautorizó. Bernal afirmó: “La tarifa de servicios públicos no se debe medir por su impacto en la política de subsidios, porque ese es un enfoque fiscalista.” Para Bernal –es decir Cristina- los aumentos topes deben ser del 6 %.La pelea ocurre cuando el ministro encara una negociación clave en Washington. Como anticipó Clarín, el viaje va a definir la posibilidad de que no haya –este año- acuerdo con el FMI.Guzmán va con un “Plan A”. Convencer al FMI sobre la conveniencia de un acuerdo light, sin compromisos adicionales para la Argentina. La propuesta ya fue rechazada extraoficialmente en Washington. Por eso Guzmán lleva un “Plan B”: postergar el acuerdo para después de las elecciones.El lunes tendrá un encuentro con los auditores de Argentina. Julie Kozack y Luis Cubeddu están inquietos por las inconsistencias de la Casa Rosada.

Martín Soria, otro “elegido” por Cristina, en este caso para ir contra jueces y fiscales desde el cargo de ministro de Justicia.

El martes ocurrirá el encuentro clave: Guzmán se juega a todo o nada en la cumbre con Kristalina Georgieva.En Washington desconcierta el “efecto Cristina”. Se trata de cómo avanzan sus anacrónicas ideas y complican al propio Alberto.También cómo Cristina condiciona a la Casa Rosada, en la búsqueda de un objetivo personal: aliviar su situación judicial y de sus hijos Florencia y Máximo.La tardanza en cubrir el Ministerio de Justicia obedeció a una cuestión: hubo muchos sondeos y ofrecimientos. Pero nadie sensato aceptó ocupar esa silla eléctrica.Martín Soria comenzó con el pie izquierdo. Declaró una serie de “barrabasadas jurídicas”. Peronista converso, ahora sobreactúa su kirchnerismo.Mauricio Macri –este jueves presentó el libro– difunde una teoría en sus reuniones íntimas: sostiene que las causas de Cristina están muy avanzadas y que la vice no tiene vuelta atrás jurídica. Macri exclama: “Por eso quiere romper todo”. En su círculo íntimo dicen que las “inventadas” denuncias contra Macri, buscan una salida para la vicepresidenta, ponerlos en un pie de igualdad y a partir de ahí fogonear un indulto para ambos.Todo es ruido nocivo para la maltrecha economía local. La UIA y los banqueros dicen que puede afectar el rebote económico previsto del 7% para el 2021.La ausencia de dólares obligó al BCRA a un mayor torniquete sobre las importaciones. Esto complica la reanimación. El propio Juan Schiaretti fue con los tapones de punta. El gobernador está en alerta porque el freno a las importaciones paraliza una inversión de la terminal Renault que generaría en Córdoba 1.000 nuevos puestos de trabajo.La UIA tambien reclamó, pero ahora bajó el tono: sus dirigentes temen represalias de los funcionarios.En el movimiento fabril siguen de cerca un “paper” confidencial del ex ministro Jorge Remes Lenicov.Remes es muy reconocido, porque fue un hábil piloto de tormentas en el 2001.Y ahora va a fondo. Es el comentario en el “círculo rojo”: propone ideas para revertir el “tobogán” en el cual se desliza la Argentina.

Mirá también

Después de Losardo, comienza el asedio a Guzmán

Mauricio Macri cuenta en primera persona cómo se gestó el acuerdo con el FMI, las agrias discusiones internas y por qué fracasó su política económica

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Axel KicillofCristina KirchnerMartín GuzmánFondo Monetario Internacional

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

“Amarga experiencia”: bonistas criticaron a Martín Guzmán por no reunirse con ellos en Nueva York

La visita de Martín Guzmán a Nueva York comenzó con algunos roces con los tenedores de deuda argentinos. El ministro de Economía viajó este miércoles a la ciudad estadounidense y anticipó que antes de reunirse con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Club de París, para renegociar los vencimientos de deuda, se entrevistaría con potenciales inversores.
Esto generó malestar entre los bonistas que entraron al último canje de deuda en septiembre pasado. “Sorprendentemente, el ministro Guzmán ni siquiera tuvo la amabilidad de invitar a sus ‘reuniones con inversores’ en Nueva York a los bonistas del Canje, quienes recientemente aceptaron reestructurar por segunda vez”, dijo en su cuenta de Twitter el grupo de bonistas conformado por distintos fondos, como HBK Investments, Monarch Alternative Capital, Paloma Partners Management, Pharo Management (UK), Redwood Capital Management y VR Capital Group.Con esta frase, el grupo compartió su “amarga experiencia”, con otro grupo de bonistas, en este caso de la Provincia de Buenos Aires, denominado “Coalition of Argentine Provincial Bondholders”, que se quejó porque Alberto Fernández esta semana le habló a fondos internacionales pero “no respeta a los inversores que ya invirtieron en Argentina”Según informaron fuentes de Economía, para este jueves Guzmán tiene planeados encuentros con think tanks e inversores en la ciudad donde residía hasta que fue convocado por Alberto Fernández. Pero los fondos que forman parte de este grupo de bonistas se mostraron decepcionados por no haber sido incluidos en esta partida.”Muchas de nuestras empresas han invertido en la Argentina durante décadas”, afirma en su sitio web el Grupo de Titulares de Bonos de Canje. “Colectivamente, tenemos casi US$ 4 mil millones en bonos emitidos por la Argentina en relación con sus canjes de deuda en 2005 y 2010, en los cuales los tenedores de bonos aceptaron voluntariamente grandes reducciones en el valor presente neto para ayudar a la recuperación de la Argentina del default de 2001”.
Compartimos estos sentimientos por nuestra amarga experiencia. Sorprendentemente, el ministro Guzmán ni siquiera tuvo la amabilidad de invitar a sus “reuniones con inversores” en NYC a los Bonistas del Canje, quienes recientemente aceptaron reestructurar por segunda vez. https://t.co/vy3twc2ih9— Argentina Exchange Bondholders (@Argexchangebond) March 18, 2021

La agenda del MInistro es Estados Unidos continuará la semana que viene en la capital de ese país, donde se reunirá con la titular del FMI Kristalina Georgieva. Participarán de ese encuentro la vicedirectora para el Hemisferio Occidental Julie Kozack y el encargado del Staff Argentina, Luis Cubeddu.También en Washington, Guzmán mantendrá un encuentro con funcionarios técnicos del Tesoro de los Estados Unidos. La presencia de su presidenta, Janet Yellen, no ha sido confirmada aún.NE

Mirá también

Martín Guzmán viaja esta noche a Estados Unidos para reuniones con inversores, el FMI y el Banco Mundial

Mauricio Macri cuenta en primera persona cómo se gestó el acuerdo con el FMI, las agrias discusiones internas y por qué fracasó su política económica

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Martín GuzmánDeuda ExternaWashingtonFondo Monetario Internacional

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Martín Guzmán dijo que el Gobierno “eligió concentrar” una inflación alta en la primera parte del año y que “se irá reduciendo mes a mes”

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró este lunes por la noche que uno de los objetivos “primordiales” de la gestión es “abordar el problema de la inflación” y confió en que irá “bajando mes a mes”.
“La inflación es un mal. Distorsiona todo el funcionamiento de una economía y le pega más a quien más abajo está en la escala de ingresos. Es un objetivo primordial poder abordar el problema de la inflación e ir reduciéndola de una forma consistente”, dijo el ministro, quien insistió que “es un problema multicausal”.El ministro ratificó que “el Presupuesto es la columna vertebral del programa económico” y que por eso las expectativas tienen que estar alineadas con la “ley de leyes” para llegar al objetivo inflacionario.En diálogo con el canal LN+ y consultado sobre la posibilidad de no llegar al objetivo de fin de año que se propuso el Gobierno del 29% de inflación, Guzmán lo descartó: “Seguimos apostando a la meta inicial. La inflación se va a ir reduciendo mes a mes. La tasa de depreciación va a ir cayendo y eso va a tener un impacto claro sobre los precios”, prometió.Luego completó su panorama de proyecciones: “Hay una dinámica de los primeros meses del año que nosotros esperábamos y también esperamos que este problema se vaya resolviendo de una manera gradual y consistente”. En febrero la inflación fue del 3,6% y para lograr el objetivo, según su análisis, los precios de ahora en más deberían subir 1,8% mensual.El titular del Palacio de Hacienda también criticó al gobierno anterior por el aumento de las tarifas y aseguró que deterioró todos los índices. En ese sentido, el funcionario ratificó que los precios de los servicios públicos estén regulados, ya que deben tener una coherencia entre los costos, lo que pueden pagar los usuarios y los objetivos fiscales del Gobierno -por subsidios- de modo que los incrementos sean “razonables”.”Ese número se va a definir en las próximas semanas”, aseveró. “Se va a sacar el subsidio a quienes menos lo necesitan y mantener a quienes más”, dijo.Con respecto a las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional, Guzmán primero dijo que su equipo económico no hubiera acudido al Fondo y que en su lugar si la deuda se hacía insostenible, hubiesen reestructurado.”El gobierno anterior trajo al Fondo, eso le hizo mucho daño a la Argentina. Lo que el FMI le prestó a nuestro país es igual a todo lo que prestó a todos los países del mundo durante la pandemia”, graficó. “La razón por la cual tenemos que buscar un acuerdo con el FMI es porque no tenemos los dólares para pagar los vencimientos. Estamos negociando para que haya un acuerdo razonable. Mayo es aceptable, pero no quiere decir que mayo tenga que ser la fecha”, aseguró.El titular de la cartera económica agregó que “el objetivo también es reprogramar los pagos con el Club de París para despejar la carga de pago y usar los dólares para lo que la Argentina realmente los necesita”.DS

Mirá también

YPF aumentará este martes otra vez sus combustibles y la suba acumulada en siete meses llegará casi al 50%

¿Qué efecto causa subir o bajar impuestos?

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Martín GuzmánEconomíaÚltimas NoticiasFondo Monetario InternacionalInflación Y Precios

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente