Categories
economía

Agosto arranca con subas, pero el Gobierno descarta medidas de shock para controlar la inflación

Los aumentos de agosto impactarán en los bolsillos y pondrán a prueba la estrategia oficial. Se trata de las subas en las prepagas, GNC, alquileres y expensas, rubros que le meterán más presión a una inflación que ya orilla el 50% anual. Así todo, el Gobierno mantendrá su plan de pisar el dólar y las tarifas con tal de contener los precios antes de las elecciones.

En los primeros seis meses, la inflación acumulada fue del 25,3%. En julio, los analistas esperan una inflación de entre el 2,6 y 3,5%, sumando cerca de un 29% desde enero. Así, la meta proyectada para todo el 2021 se agotó mucho antes de lo previsto. Ahora, en los despachos oficiales creen que julio arrojará un resultado inferior a la suba del 3,2% en junio y esperan un 40% en el año.Pese a que varios economistas señalan que es necesario encarar medidas de “shock” del estilo del Plan Austral – como informó el domingo Clarín-, el equipo económico decidió profundizar el gradualismo. Un rumbo menos ambicioso que el fallido acuerdo de precios y salarios impulsado en febrero a pedido de Cristina Kirchner, pero con la misma finalidad: llegar a noviembre sin sacudones.Dentro de ese esquema es central mantener el dólar calmo. Aunque la semana pasada el Banco Central aceleró el margen de depreciación del peso, julio cerró con una suba del 1%, de nuevo por detrás de la inflación. La autoridad monetaria también redujo la emisión en el primer semestre. Ambas políticas apuntan a desacelerar la inflación, pero desde julio se complicó.El incremento del gasto, la emisión y las presiones cambiarias encendieron luces amarillas. “Hay una combinación de inercia inflacionaria y baja de la demanda de dinero, la gente no quiere mantener pesos más alla de lo que necesita; y segundo, se postergan algunos aumentos y eso genera otra presión inflacionaria futura”, explicó Daniel Marx, extitular del BCRA y exsecretario de Finanzas.Después de haber alcanzado el pico de $185 la semana pasada, hubo un respiro y el blue recortó $ 5 en las últimas jornadas. El costo fue la intervención del BCRA con la venta de más de US$ 300 millones de reservas. El escenario sigue siendo desafiante. Con las anclas sobre el tipo de cambio y tarifas al límite, las subas de agosto podrían sumar nuevas tensiones sobre los precios. “El cambio que convalidó el gobierno con las autorizaciones por ejemplo de aumentos en las prepagas, y paritarias por encima del 40% van a presionar al alza la inflación y contrarrestar al ancla cambiaria y de congelamiento de los principales servicios”, señaló Claudio Caprarulo, director de Analytica. La consultora estima para julio un 3,4% de inflación.La otra apuesta es contener los precios con más acuerdos y controles. Ecolatina estima una suba del 2,6% en julio gracias a las escasas subas en rubros regulados y factores estacionales. Dentro de alimentos y bebidas, la carne se habría desacelerado en julio, con el traslado del precio mayorista a las carnicerías. Dicha ancla, sin embargo, no sería suficiente.”Sabiendo que hay aumentos pactados con una inflación núcleo aún por arriba del 3%, eso podría determinar que agosto será levemente mayor que julio”, dijo Agostina Myronec, analista de Ecolatina. La consultora prevé una inflación anual del 48% , en línea con la estimación relevada por el Banco Central, y un promedio de julio a diciembre del 2,8% mensual.En el Gobierno esperan que la inflación baje al 2% mensual este año y prevén una recuperación mayor al 7% previsto. “Habrá más movidas pro consumo y pro ingreso”, aseguran. Sanidad cerró un aumento salarial del 45% el viernes pasado, atado a la suba en las prepagas. Por otra parte, el Presidente anunciará este lunes la ampliación del programa Ahora 12.Pero los analistas advierten que la inflación seguirá siendo elevada. En la última década, según el IERAL, los precios subieron un escalón con cada gestión: en los primeros 18 meses del actual gobierno, la variación mensual del IPC fue de 3,025%, con un anualizado de 43%; por encima del 24% durante el mandato de Cristina Kirchner y el 32,2% en el de Mauricio Macri.Los aumentos de agosto* El Ejecutivo autorizó un incremento en las cuotas de las prepagas de un 9% desde el 1 de agosto, 9% a partir del 1 de septiembre, 9% a partir del 1 de octubre y 9 a partir del 1 de enero de 2022.* El precio del metro cúbico del GNC aumentará entre $2 y $3 en agosto para venderse a un promedio de $40 en las estaciones de servicio del AMBA. En noviembre será el último incremento, de entre $1 y $1,5. En abril, ya aumentó 5%.* Por la Ley de Alquileres, los contratos nuevos firmados en agosto del año pasado deberán actualizarse según el Índice para Contratos de Locación (ICL), que publica diariamente el Banco Central y que oscilaría entre el 44 y 46%.* Las expensas de julio que se pagan en agosto vendrán con aumentos por la paritaria de los porteros (Suterh), que acordaron una suba del 44,8%.

Mirá también

Con la inflación en 50%, ya plantean un plan de shock como el Austral o el 1 a 1

Daniel Artana: “El Gobierno tendrá que desarmar este mini Frankenstein que creó para ganar las elecciones”

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Inflación Y PreciosSueldos Y ParitariasPrepagasAlquileresExpensas

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
economía

Una inflación todavía muy alta, que aflojó en mayo por temas puntuales

La menor inflación de mayo (3,3%) en relación a la de abril (4,6% ) sigue siendo elevada porque se explica por razones muy puntuales, como la baja de los precios de las frutas y algunas verduras por razones estacionales y con muchas actividades, como hoteles, restaurantes, afectadas por la pandemia y las restricciones.

El resto de los alimentos básicos, como pan francés, arroz, carnes, aceite, harina y lácteos tuvieron alzas de entre el 5% y el 13%, de mayor impacto en los sectores de menores ingresos y recursos. Y los precios de los bienes y servicios regulados por el Estado subieron por encima del promedio, encabezados por los combustibles y lubricantes (entre el 5,3% y el 11,3%, según las distintas regiones del país) y los gastos de prepagas (entre el 4,2% y 7,1%).Con una suba de los precios en 5 meses del 21,5 %, este nivel de inflación tiene lugar con el Ministerio de Economía y el Banco Central retrasando la devaluación del peso. Permiten que el dólar en pesos suba menos que la inflación interna apoyado en el ingreso de divisas por el aumento de los precios internacionales en dólares de las materias primas, como la soja, maíz y trigo. Esto está llevando a un incremento de la deuda pública medida en dólares, está favoreciendo las importaciones y de ahí la queja que ya se advierte en muchos sectores fabriles nacionales.Además, el Gobierno ha hecho un importante ajuste. El gasto fiscal continúa reduciéndose en términos reales. Por ejemplo, en mayo “por la caída de jubilaciones y pensiones (- 10,0% interanual) y salarios públicos (- 7,9%), pero también debido a que los recursos asignados a paliar las consecuencias de la crisis sanitaria fueron menores en la comparación interanual con mayo de 2020”, mientras “el gasto en programas sociales se redujo 41,5%, básicamente por la eliminación del IFE”, de acuerdo al Informe de la Oficina de Presupuesto del Congreso ( OPC).. Todo esto en un contexto, entre otras medidas, de regulación y seguimiento de precios, Ley de Góndolas, cierre de exportaciones de carne, que a la luz de las cifras del INDEC no han dado resultado. Hay renovadas presiones internas e internacionales en favor de ajustes tarifarios en servicios públicos y en salud, agravado por el alza de los precios internacionales de los medicamentos,. Y reclamos salariales porque los acuerdos de comienzos del año quedaron desfasados, acumulándose más de 3 años de caída del poder adquisitivo de la población trabajadora.Así las cosas, la pauta inflacionaria anual del 29% que figura en el Presupuesto 2021 quedó envejecida cuando la inflación de los últimos 12 meses acumula un 48,8%.La inflación de los próximos meses estará marcada por este conjunto de desequilibrios,  planteos y presiones macroeconómicas, cambiarias, empresarias y sindicales.

Mirá también

En mayo la inflación fue de 3,3% y ya acumula un salto de 21,5% en lo que va del año

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Inflación Y Precios

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente