Categories
General

WhatsApp permitirá revisar los mensajes de voz antes de enviarlos

Una muestra de que hasta lo más simple se puede complicar es la grabación de los mensajes de audio de WhatsApp. Muchas veces de forma involuntaria se termina por enviar un mensaje vacío. Para solucionar este inconveniente, la plataforma tiene en proceso de desarrollo una nueva función que permitirá, cuando se publique, revisar los mensajes de voz antes de enviarlos.
Con esta modificación, cada vez que se grabe un mensaje, antes de la confirmación definitiva, aparecerá un botón con la posibilidad de revisarlo.Al pulsarlo, el usuario podrá escuchar lo que ha grabado y decidir si lo envía o, por el contrario, lo destruye para grabar otro nuevo. La app de mensajería ya tenía una posibilidad de acceder a una previa de los mensajes, pero activarla era un proceso muy engorroso.Lo más sencillo para conseguir revisar lo grabado era cambiar de chat o de aplicación, de forma que el recuadro de grabación se queda parado y permite revisarlo.

En realidad, la posibilidad de revisión de la grabación ahora depende de que ocurran cosas que la interrumpan.Esa fue una actualización que WhatsApp lanzó en el 2018 para volver a escuchar lo grabado cuando se producían situaciones como recibir una llamada, cerrar la app, quedarse sin batería, cambiar de chat o ver una imagen o un vídeo.Con la nueva actualización, que no tiene una fecha de lanzamiento prevista y de la que se desconoce si llegará a iOS y a Android al mismo tiempo, se soluciona la ausencia de una función lógica que debería haber estado disponible desde el primer momento.Fotos y video Esta semana, ya confirmado, se puso en marcha la función que mejora el envío y la recepción de los mensajes de fotos y videos en los hilos de mensajes de los chats y se verá más parte más de la imagen. La misma, ya está disponible con descargar la última actualización de WhatsApp.
Photos and videos in WhatsApp are now even bigger, so no one will be left out of the picture! That’s the perfect reason to smile 😄 pic.twitter.com/2lzG5jLTKz— WhatsApp (@WhatsApp) April 30, 2021
¡Las fotos y vídeos en WhatsApp ahora son aún más grandes, por lo que nadie se quedará fuera de la imagen!”, con ese mensaje, la plataforma ha anunciado esta pequeña mejora en la app.Estos nuevos cambios que lanzó WhatsApp ya fueron adoptados en otras redes como Twitter, que implementó una actualización parecida hace poco tiempo, lo que permite visualizar las imágenes compartidas en tweets por ejemplo, con un tamaño mayor en el inicio.Otros cambios Cifrado en la Nube. Ahora las copias de seguridad del historial y los archivos multimedia almacenados en las nubes de los usuarios tendrán funciones de encriptación y protección con contraseña, y se registrarán tanto en iOS como en Android.Mensajes de 24 horas. La aplicación, ya cuenta con la posibilidad de mandar mensajes que desaparecen tras siete días, pero este período de tiempo no ofrece ningún tipo de flexibilidad ni configuración. WhatsApp ya está trabajando en una opción que permita a los usuarios enviar mensajes que se autodestruyan cada 24 horas.Fotos efímeras. Esta función ya existente en Instagram, uno de los grandes productos de la empresa Facebook, también se hará un hueco en la aplicación de mensajería instantánea.SL

Mirá también

Windows 10: todo sobre la nueva actualización del sistema operativo de Microsoft

Cómo borrar todos los mensajes del teléfono celular: SMS, WhatsApp, Instagram y Facebook Messenger

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Whatsapp

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Para competir con China ¿Debe EE.UU. revisar su política de subvenciones?

Para seguir siendo competitivos frente a China, ¿debería Estados Unidos parecerse un poco más a ella?
Estoy proocando, pero esa es la pregunta que subyace a los planes del gobierno estadounidense de proporcionar ayuda financiera a los chips informáticos fabricados en Estados Unidos, y quizá también a otras tecnologías de fabricación nacional.En la práctica, el gobierno estadounidense subvenciona o apuntala industrias todo el tiempo.Pero la idea de que un gobierno ayude a sus industrias favoritas es algo de lo que Estados Unidos suele burlarse como una perversión del libre mercado.Es lo que hace China, o lo que hacen los gobiernos europeos con su principal fabricante de aviones. Eso hace que lo que está ocurriendo con los chips de computadora sea sólo el principio de un espinoso debate político: ¿debe el gobierno intervenir más para crear ganadores estadounidenses, especialmente en tecnología y otras áreas clave? Y si es así, ¿cómo?Lo que está ocurriendo: Los chips informáticos son como los diminutos cerebros o la memoria de todo, desde los aviones de combate y los satélites hasta las heladeras y los autos, como han escrito mis colegas Ana Swanson y Don Clark.El nombre de Silicon Valley se debe a un material de los chips informáticos, e Intel fue pionera y estrella del sector. Ya no.Las empresas taiwanesas, como la Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. y la surcoreana Samsung, se han adelantado en los diseños avanzados y ahora son los reyes de la fabricación.La gran mayoría de los chips del mundo se fabrican fuera de Estados Unidos, en parte gracias a las subvenciones de los gobiernos en el extranjero. La pandemia provocó una escasez de chips que ralentizó las fábricas de automóviles de Estados Unidos, lo que hizo que las fuerzas armadas y las empresas americanas se vieran obligadas a tener un suministro seguro e ininterrumpido de chips más cerca.Así que el año pasado, Intel y las agencias del gobierno federal propusieron ayuda financiera para la fabricación de chips en Estados Unidos.El resultado fue una autorización de dinero de los contribuyentes para subvencionar las fábricas de chips estadounidenses y la investigación sobre chips en el proyecto de ley de política militar finalizado hace un mes.El Congreso aún no ha financiado el programa, por lo que la cantidad de dinero y los detalles están en el limbo, me dijo Clark.También dijo que el dinero del gobierno puede tardar años en traducirse en más chips fabricados en Estados Unidos.Pero el objetivo es garantizar que se produzcan más chips dentro de las fronteras de Estados Unidos, ya sean fabricados por Intel o por fabricantes de chips extranjeros en suelo estadounidense.El panorama generalEl telón de fondo de todo esto es China. Uno de los temores es que las constantes tensiones entre China y Taiwán puedan en algún momento perturbar la industria de los chips en la isla y afectar al resto del mundo. El gobierno chino también ha estado gastando mucho dinero para desarrollar su propia industria de chips y depender menos de los chips y equipos importados. En la competencia política, militar y económica entre Estados Unidos y China, los chips son uno de los principales frentes.Lo que sigueEs una visión extraña en Washington. Los políticos republicanos, que tienden a preferir una menor intervención del gobierno, se ponen del lado de los políticos de izquierda para apoyar un mayor respaldo del gobierno a las empresas privadas.Esto es cierto en el caso de los chips informáticos y en otras áreas, como la inteligencia artificial, la robótica y la fabricación avanzada.Una cuestión es cómo apoyar a las industrias sin malgastar el dinero de los contribuyentes.Los defensores de la ayuda gubernamental han apoyado la concesión de créditos fiscales más generosos para el gasto de las empresas en investigación y desarrollo, el respaldo del gobierno a la investigación científica básica y los fondos de inversión financiados por los contribuyentes en industrias estratégicas como los chips, las baterías y los automóviles.Estados Unidos ya ha hecho esto antes, sobre todo en los años 80 y 90, cuando Japón era una potencia económica en ascenso.Este debate es mucho más que una política.Se trata de averiguar cuál es el papel adecuado del gobierno en la economía, y qué debe hacer Estados Unidos cuando otros países invierten un sinfín de dinero en sus empresas campeonas nacionales. Y, en última instancia, es una ventana a una gran pregunta que me planteo constantemente: ¿Qué debe hacer Estados Unidos ante un futuro en el que la tecnología es cada vez menos estadounidense?Una lección de historia que podría ser relevante para los chips.  Cuando oí hablar por primera vez de las propuestas de financiación gubernamental de la industria de los chips, pensé en los años 90 y en los equipos para las redes telefónicas.Las empresas norteamericanas fueron en su momento los reyes de otra industria esencial: los equipos que las compañías telefónicas necesitan para dirigir las comunicaciones del mundo.Pero, por razones complicadas, los titanes norteamericanos, incluido Lucent -sucesor de los antiguos Laboratorios Bell- fueron vendidos a empresas extranjeras o murieron. Hoy, la principal empresa de equipos de telecomunicaciones del mundo es la china Huawei, y Estados Unidos está alucinando con ella.Así que me pregunté si Huawei era un cuento con moraleja sobre la oportunidad perdida de Estados Unidos.Si el gobierno estadounidense hubiera invertido el dinero de los contribuyentes en el sector de las telecomunicaciones del país en la década de 1990, como hace ahora con los chips, ¿habría prosperado Lucent y no Huawei?Se lo pregunté a Rob Atkinson, que el año pasado escribió una historia sobre el declive de las empresas estadounidenses de equipos de telecomunicaciones. “Si realmente se hubiera querido salvar a Lucent, sí, creo que podrían haber sobrevivido” con financiación o préstamos del gobierno estadounidense, dijo. Atkinson es presidente de la Fundación para la Tecnología y la Innovación de la Información, un grupo de investigación que recibe financiación de empresas de telecomunicaciones y tecnología, entre ellas Intel. Por supuesto, hay razones complejas para la muerte de las empresas de telecomunicaciones de Estados Unidos y el ascenso de Huawei. También es imposible saber con certeza si el apoyo del gobierno estadounidense en décadas anteriores habría cambiado realmente algo para Lucent y sus compañeros.La organización de Atkinson apoya una mayor inversión del gobierno estadounidense en industrias esenciales, como la de los chips.Y al igual que otros que apoyan esas políticas, Atkinson dijo que Estados Unidos también necesita condicionar su comercio y diplomacia con China a que ese país frene su fuerte apoyo a las industrias nacionales.c.2021 The New York Times Company

Mirá también

Una mirada al paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares de Joe Biden

La pandemia nos muestra lo increíble e inadecuado del capitalismo

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

EconomíaChina

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Para competir con China ¿Debe EE.UU. revisar su política de subvenciones?

Para seguir siendo competitivos frente a China, ¿debería Estados Unidos parecerse un poco más a ella?
Estoy proocando, pero esa es la pregunta que subyace a los planes del gobierno estadounidense de proporcionar ayuda financiera a los chips informáticos fabricados en Estados Unidos, y quizá también a otras tecnologías de fabricación nacional.En la práctica, el gobierno estadounidense subvenciona o apuntala industrias todo el tiempo.Pero la idea de que un gobierno ayude a sus industrias favoritas es algo de lo que Estados Unidos suele burlarse como una perversión del libre mercado.Es lo que hace China, o lo que hacen los gobiernos europeos con su principal fabricante de aviones. Eso hace que lo que está ocurriendo con los chips de computadora sea sólo el principio de un espinoso debate político: ¿debe el gobierno intervenir más para crear ganadores estadounidenses, especialmente en tecnología y otras áreas clave? Y si es así, ¿cómo?Lo que está ocurriendo: Los chips informáticos son como los diminutos cerebros o la memoria de todo, desde los aviones de combate y los satélites hasta las heladeras y los autos, como han escrito mis colegas Ana Swanson y Don Clark.El nombre de Silicon Valley se debe a un material de los chips informáticos, e Intel fue pionera y estrella del sector. Ya no.Las empresas taiwanesas, como la Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. y la surcoreana Samsung, se han adelantado en los diseños avanzados y ahora son los reyes de la fabricación.La gran mayoría de los chips del mundo se fabrican fuera de Estados Unidos, en parte gracias a las subvenciones de los gobiernos en el extranjero. La pandemia provocó una escasez de chips que ralentizó las fábricas de automóviles de Estados Unidos, lo que hizo que las fuerzas armadas y las empresas americanas se vieran obligadas a tener un suministro seguro e ininterrumpido de chips más cerca.Así que el año pasado, Intel y las agencias del gobierno federal propusieron ayuda financiera para la fabricación de chips en Estados Unidos.El resultado fue una autorización de dinero de los contribuyentes para subvencionar las fábricas de chips estadounidenses y la investigación sobre chips en el proyecto de ley de política militar finalizado hace un mes.El Congreso aún no ha financiado el programa, por lo que la cantidad de dinero y los detalles están en el limbo, me dijo Clark.También dijo que el dinero del gobierno puede tardar años en traducirse en más chips fabricados en Estados Unidos.Pero el objetivo es garantizar que se produzcan más chips dentro de las fronteras de Estados Unidos, ya sean fabricados por Intel o por fabricantes de chips extranjeros en suelo estadounidense.El panorama generalEl telón de fondo de todo esto es China. Uno de los temores es que las constantes tensiones entre China y Taiwán puedan en algún momento perturbar la industria de los chips en la isla y afectar al resto del mundo. El gobierno chino también ha estado gastando mucho dinero para desarrollar su propia industria de chips y depender menos de los chips y equipos importados. En la competencia política, militar y económica entre Estados Unidos y China, los chips son uno de los principales frentes.Lo que sigueEs una visión extraña en Washington. Los políticos republicanos, que tienden a preferir una menor intervención del gobierno, se ponen del lado de los políticos de izquierda para apoyar un mayor respaldo del gobierno a las empresas privadas.Esto es cierto en el caso de los chips informáticos y en otras áreas, como la inteligencia artificial, la robótica y la fabricación avanzada.Una cuestión es cómo apoyar a las industrias sin malgastar el dinero de los contribuyentes.Los defensores de la ayuda gubernamental han apoyado la concesión de créditos fiscales más generosos para el gasto de las empresas en investigación y desarrollo, el respaldo del gobierno a la investigación científica básica y los fondos de inversión financiados por los contribuyentes en industrias estratégicas como los chips, las baterías y los automóviles.Estados Unidos ya ha hecho esto antes, sobre todo en los años 80 y 90, cuando Japón era una potencia económica en ascenso.Este debate es mucho más que una política.Se trata de averiguar cuál es el papel adecuado del gobierno en la economía, y qué debe hacer Estados Unidos cuando otros países invierten un sinfín de dinero en sus empresas campeonas nacionales. Y, en última instancia, es una ventana a una gran pregunta que me planteo constantemente: ¿Qué debe hacer Estados Unidos ante un futuro en el que la tecnología es cada vez menos estadounidense?Una lección de historia que podría ser relevante para los chips.  Cuando oí hablar por primera vez de las propuestas de financiación gubernamental de la industria de los chips, pensé en los años 90 y en los equipos para las redes telefónicas.Las empresas norteamericanas fueron en su momento los reyes de otra industria esencial: los equipos que las compañías telefónicas necesitan para dirigir las comunicaciones del mundo.Pero, por razones complicadas, los titanes norteamericanos, incluido Lucent -sucesor de los antiguos Laboratorios Bell- fueron vendidos a empresas extranjeras o murieron. Hoy, la principal empresa de equipos de telecomunicaciones del mundo es la china Huawei, y Estados Unidos está alucinando con ella.Así que me pregunté si Huawei era un cuento con moraleja sobre la oportunidad perdida de Estados Unidos.Si el gobierno estadounidense hubiera invertido el dinero de los contribuyentes en el sector de las telecomunicaciones del país en la década de 1990, como hace ahora con los chips, ¿habría prosperado Lucent y no Huawei?Se lo pregunté a Rob Atkinson, que el año pasado escribió una historia sobre el declive de las empresas estadounidenses de equipos de telecomunicaciones. “Si realmente se hubiera querido salvar a Lucent, sí, creo que podrían haber sobrevivido” con financiación o préstamos del gobierno estadounidense, dijo. Atkinson es presidente de la Fundación para la Tecnología y la Innovación de la Información, un grupo de investigación que recibe financiación de empresas de telecomunicaciones y tecnología, entre ellas Intel. Por supuesto, hay razones complejas para la muerte de las empresas de telecomunicaciones de Estados Unidos y el ascenso de Huawei. También es imposible saber con certeza si el apoyo del gobierno estadounidense en décadas anteriores habría cambiado realmente algo para Lucent y sus compañeros.La organización de Atkinson apoya una mayor inversión del gobierno estadounidense en industrias esenciales, como la de los chips.Y al igual que otros que apoyan esas políticas, Atkinson dijo que Estados Unidos también necesita condicionar su comercio y diplomacia con China a que ese país frene su fuerte apoyo a las industrias nacionales.c.2021 The New York Times Company

Mirá también

Una mirada al paquete de estímulo de 1,9 billones de dólares de Joe Biden

La pandemia nos muestra lo increíble e inadecuado del capitalismo

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

EconomíaChina

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Con las manos, los golpes en la cabeza y los 5 cambios como ejes, la International Board vuelve a revisar las reglas del fútbol

Las propuestas de aclaración o cambios en las reglas de juego para la temporada 2021-22, como la relativa a la señalización de las manos, figuran en el orden del día de la reunión anual de trabajo de la International Board (IFAB) el próximo miércoles 16 de diciembre.
La sesión también debatirá sobre las sustituciones temporales ante conmociones cerebrales y sobre la enmienda que se introdujo de forma temporal para aumentar hasta cinco el número de cambios por equipo en cada partido ante la pandemia del coronavirus.Las situaciones de fuera de juego y la utilización del VAR son otros puntos incluidos en la agenda, después de las indicaciones hechas por los paneles consultivos técnico y futbolístico de la IFAB el pasado 23 de noviembre.Éstos se mostraron abiertos a introducir una mayor aclaración sobre la regla de la infracción por mano, tras señalar que “la decisión definitiva corresponde al árbitro y que no todos los contactos del balón con la mano o el brazo constituyen infracción”.La IFAB explicó entonces que los árbitros deben juzgar la posición de la mano o del brazo en relación con el movimiento del jugador en la fase concreta del juego para interpretar la expresión “conseguir que el cuerpo ocupe más espacio de manera antinatural” y sancionar la acción.Respecto al fuera de juego y con la idea de añadir más atractivo y dinamismo al fútbol, los paneles de la IFAB estimaron necesario hacer “ensayos exhaustivos” antes de proponer una modificación de la regla, además de que cualquier propuesta tenga presente la agilidad de movimientos de los futbolistas y pueda implantarse en todas las categorías.Sí que se mostraron a favor de aprobar la realización de ensayos respecto al protocolo de sustituciones adicionales permanentes por conmociones en la cita de esta semana, que se celebrará de forma online y será presidida por Jonathan Ford, director de la IFAB y jefe ejecutivo de la Federación Galesa de Fútbol (FAW), según confirmó el organismo.

Mirá también

Mirá también

Los audios del VAR en River-Nacional: una por una las cinco jugadas polémicas que todavía discuten en Uruguay

Mirá también

Mirá también

River, el VAR y una seguidilla de penales en los duelos coperos que suma capítulos

Fuente: EFE

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

FIFA

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente