Categories
General

Caso Iguala: 114 restos óseos que podrían pertenecer a los 43, siguen esperando la atención de las autoridades

Algunos de los restos encontrados en Cocula, Guerrero (Foto: especial)Más de cien restos óseos encontrados en el basurero de Cocula, Guerrero, durante las indagatorias relacionadas con la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa ocurrida en septiembre de 2014, no han sido tomados en cuenta durante las actuales investigaciones.  De acuerdo con el diario Milenio, la Fiscalía General de la República (FGR) ha dejado de lado pruebas que pueden revelar cuál fue el destino de los estudiantes. El diario señala que en 2018, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) subrayó la necesidad de que se analizaran 114 restos humanos encontrados en el basurero de Cocula en octubre de 2014. Algo que la entonces Procuraduría General de la República no hizo, y sobre lo que hasta ahora la FGR no ha hablado.Los 114 restos a los que se refiere la CNDH tras haber investigado el caso, se componen de 90 fragmentos óseos que el organismo revisó macroscópica y morfológicamente, y recomendó enviarlos al Instituto de Medicina Legal de la Universidad de Innsbruck para obtener su perfil genético y confrontarlo con las identidades de los estudiantes. El medio recordó que en 2014, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EEAF) participó en el estudio de restos recuperados por peritos de la PGR en el basurero de Cocula y en el Río San Juan, pero después de que en 2016 el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) expuso “vulneración de las evidencias”, el EEAF denunció que el tiradero no fue custodiado, lo que pone en duda el origen de los restos. En más de una ocasión, los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, así como sus abogados, han descalificado las evidencias recabadas por peritos de la PGR en el río al decir que se trató de un montaje de Tomás Zerón, entonces director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para dar fortaleza a la verdad histórica.El GIEI reveló que Zerón de Lucio, participó en una diligencia en el río sin el resguardo de la escena del crimen y sin que fuese declarada en la carpeta de investigación. Ahí fueron encontrados 38 porciones petrosas de hueso temporal, en la parte trasera del cráneo, 26 cóndilos o uniones de mandíbulas, 12 huesos ganchosos, partes pequeñas de la muñeca y 14 huesos semilunares, similares a los huesos ganchosos. Además, otros 21 fragmentos óseos y odontológicos, conformados por 10 dientes o partes de ellos y 11 fragmentos de huesos de mandíbula.Otro grupo se compone de dos porciones petrosas del hueso temporal, que es la parte baja de la zona trasera del cráneo, que pesan 6.1 y 9.1 gramos. Según la CNDH, están en fases que permiten un estudio genético, como el del grupo de huesos anterior. Los estudios preliminares muestran que estas dos porciones no son de una misma persona. El medio destaca que la última porción petrosa a la que se refiere la recomendación de la CNDH se recuperó en el basurero de Cocula y está detallada en un informe forense de otra diligencia de restos en ese tiradero. Así suman 114 restos que la Comisión pidió estudiar para determinar si corresponden a algunos de los estudiantes desaparecidos. La CNDH detectó irregularidades y fallas en la investigación de la PGR, además de violaciones de derechos humanos, pero también señaló que hay pruebas científicas que construyen narrativas de lo que sí sucedió con los jóvenes, como que al menos dos de los estudiantes estuvieron en el basurero y que los restos de uno sí fueron a dar al río San Juan. Todas las mañanas en tu correo: suscríbete al newsletter de Infobae MéxicoDe acuerdo con las indagatorias encabezadas por Tomás Zerón, director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) numerosos restos óseos fueron encontrados en el basurero de Cocula y en el Río San Juan, ubicados en Cocula, Guerrero; lo que dio sustento a la llamada “verdad histórica”. (FOTO: AFP)También aspectos relacionados con posibles móviles de los hechos e incluso la autoría intelectual del crimen. Determinó de igual manera una ruta de desaparición adicional para un grupo de entre 15 y 20 normalistas, que difiere del último destino de los normalistas en la llamada verdad histórica.Señaló que pudieron ser secuestrados, llevados a un lugar detrás del Palacio de Justicia de Iguala y posteriormente a Huitzuco en patrullas municipales y entregados a alguien conocido como “El Patrón”. La CNDH refirió que dos testimonios de presuntos sicarios son legalmente válidos y fueron obtenidos en presencia del GIEI y de representantes del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez: el de los de los hermanos Bernabé y Cruz Sotelo Salinas, que confirmaron que la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014 el grupo criminal Guerreros Unidos secuestró en Iguala a un grupo de jóvenes, los asesinó y los incineró. Ellos señalaron que el líder del cártel en Iguala era Gildardo López Astudillo “El Gil”, quien, de acuerdo con intercepciones de comunicaciones del gobierno estadunidense, conocidas como “chats de Chicago”, estuvo involucrado en la desaparición de los jóvenes e incluso la Comisión Nacional de Derechos Humanos descubrió que es uno de los interlocutores con el pseudónimo de “Romeo”. Señaló que dos recolectores de basura declararon que el 27 de septiembre de 2014 vieron a al menos cuatro personas con armas largas en el basurero de Cocula. Uno de ellos identificó a dos, a Jonathan y a “El Pato”. El otro sujeto lo confirmó y dijo que ubicaba perfectamente a uno de ellos como Jonathan, porque es su sobrino.De los restos recuperados en el vertedero y el río el 12 de noviembre de 2014, 17 muestras óseas fueron elegidas para ser analizadas en Innsbruck. Primero se confirmó vía nuclear, la más certera, y vía mitocondrial con secuenciación masiva paralela de ADN, que una parte de un cráneo correspondía a uno de los normalistas: Alexander Mora Venancio. Poco después, a través de la secuenciación masiva paralela que se establece a partir de la familiaridad, se determinó una correspondencia de otros restos óseos con la línea familiar materna de Jhosivani Guerrero de la Cruz. Fueron encontrados tanto en el basurero como en el río San Juan, lo cual confirmaría que estuvo en ambos lugares. MÁS DE ESTE TEMA:“Se acabó la verdad histórica”: Gertz Manero cerró una infame era en el caso AyotzinapaLa verdad histórica encubría al Ejército, según la nueva investigación del caso AyotzinapaPadres de los 43 de Ayotzinapa tras reunión con AMLO: la identificación de Christian Alfonso Rodríguez Telumbre es un “parteaguas”“Impunidad no va a haber”: México ya está en contacto con Canadá para la extradición de Tomás Zerón, aseguró Ebrard

Fuente

Categories
General

Caso Ayotzinapa: catearon la casa del ex subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán

Carlos Gómez Arrieta, ex subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán (Foto: especial)Elementos de la Policía Federal Ministerial catearon el domicilio del ex subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán, Carlos Gómez Arrieta, como parte de las investigaciones en torno a la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, ocurrida entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.El cateo, ocurrido en el fraccionamiento Tres Marías, al oriente de la zona urbana de Morelia, Michoacán, fue confirmado por fuentes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y por el propio Gómez Arrieta.En declaraciones vía telefónica a medios locales, Gómez Arrieta aseguró que no fue detenido porque no se encontraba en su domicilio, pero señaló que se enteró de que existe una orden de presentación en su contra para atestiguar sobre la desaparición de los normalistas. Por su parte, la Fiscalía General de la República, informó a La Voz de Michoacán que no existe una orden de aprehensión en contra de Gómez Arrieta hasta el momento y que el operativo únicamente contemplaba el cateo y revisión del inmueble.Foto de archivo: REUTERS/Edgard Garrido (Edgard Garrido/)En junio de 2019 el diario español El País, difundió un video en donde se observa a un integrante de la Secretaría de Marina —detenido en marzo pasado acusado de tortura—, y a Carlos Arrieta en el interrogatorio y tortura a Carlos Canto, aprehendido el 22 de octubre de 2014 por el caso de los normalistas.Tras la difusión de la grabación, Gómez Arrieta aseguró que es inocente y renunció a su cargo como subsecretario de Seguridad Pública de Michoacán, en junio de 2019 y desde ese momento, se encuentra prófugo.El pasado martes 30 de junio, el fiscal General del a República, Alejandro Gertz Manero, dio por terminada la denominada “verdad histórica” en la que se concluyó que los 43 estudiantes de la normal rural “Isidro Burgos” de Ayotzinapa fueron secuestrados por integrantes de la organización criminal Guerreros Unidos y posteriormente quemados en el basurero de Cocula, municipio de Guerrero. Después, sus restos habrían sido arrojados al Río San Juan.Ese mismo día, Gertz Manero dio a conocer que el arquitecto de esta “verdad”, Tomás Zerón de Lucio ex titular de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la extinta Procuraduría General de la República (PGR, hoy Fiscalía), ya es buscado por la Interpol luego de que huyó de México.El papel de Zerón en las investigaciones fue fundamental porque aportó elementos “determinantes” sobre lo ocurrido la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, lo que ha sido cuestionado una y otra vez por los expertos que han analizado el caso.(Foto: Cuartoscuro)El 28 de octubre de 2014, a sólo un mes de la desaparición de los estudiantes, Tomas Zeron dirigió la indagatoria en las inmediaciones del basurero de Cocula y del Río San Juan, en donde, al día siguiente (29 de octubre de 2014) elementos de la policía habrían encontrado bolsas con restos óseos quemados.El hecho fue expuesto por los expertos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en un video, lo que dio lugar a la especulación de que los restos podrían haber sido sembrados.El 7 de noviembre de 2014, Jesús Murillo Karam, en ese entonces procurador General de la República presentó una conclusión. Determinó que los normalistas fueron secuestrados por integrantes de la organización criminal Guerreros Unidos y posteriormente quemados en el basurero de Cocula, hechos a los que denominó “la verdad histórica” y dio por terminado el caso a pesar de que había diversas inconsistencias en pruebas y testimonios de varios supuestos involucrados.Los padres de los estudiantes desaparecidos así como los investigadores del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) rechazaron las conclusiones del procurador, quien renunció a su cargo en febrero del 2015.Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia de la República iniciaron nuevas investigaciones en torno al caso.En el marco de esta nueva indagatoria fue detenido José Ángel Casarrubias Salgado “El Mochomo”, líder del grupo delictivo Guerreros Unidos, considerado como una de las piezas claves para dar con el paradero de los normalistas. Sin embargo, una jueza ordenó su liberación, pero tras intervención del gobierno federal fue reaprehendido.La Fiscalía inició una investigación por presuntos actos de corrupción en la liberación de José Ángel Casarrubias Salgado, “El Mochomo” y dio a conocer un audio en el que la madre de Casarrubias ofreció dinero a cambio de la liberación de su hijo. MÁS DE ESTE TEMA:“Se acabó la verdad histórica”: Gertz Manero cerró una infame era en el caso AyotzinapaCayó “El Mochomo”, presunto implicado en la desaparición de los 43 estudiantes de AyotzinapaEncontraron nuevos restos ligados al caso Ayotzinapa; los enviaron a Austria para su análisisLos Rojos y Guerreros Unidos: cómo está involucrado el narco en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa

Fuente

Categories
General

Jesús Murillo Karam y Tomás Zerón: los nuevos objetivos del Gobierno por el caso Ayotzinapa

Tomás Zerón de Lucio, Director de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR y Jesús Murillo Karam, ex Procurador General de la República (FOTO: ISAAC ESQUIVEL /CUARTOSCURO)El gobierno de Andrés Manuel López Obrador va por el ex Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam así como por los ex titulares de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) Tomás Zerón y de la Unidad Especial para el Caso de Ayotzinapa José Aarón Pérez Carro, por el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal “Isidro Burgos” , ocurrido la noche del 25 de septiembre del 2014.El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, anunció ayer que la Fiscalía General de la República (FGR) presentará recursos y diligencias contra Murillo Karam, Zerón de Lucio y Pérez Carro después de que se diera a conocer un juez liberó a 24 policías presuntamente asociados con la desaparición de los normalistas.Tras darse a conocer que se abrirán procedimientos en su contra, Jesús Murillo Karam aseguró que “le da mucho gusto” que se investigue el caso Ayotzinapa y que hasta el momento “nadie lo ha contactado” para platicar sobre el caso.En entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula, el ex procurador aseguró que “lo pueden investigar todo lo que quieran”.Foto: internet”A mí me pueden investigar todo lo que quieran, estoy completamente a disposición. Nadie me ha contactado. Al inicio de la administración tuve una reunión con funcionarios de la Secretaría de Gobernación, pero porque yo lo solicité”, aseveró.Subrayó que si hubo violación de los procedimientos en la investigación del caso Ayotzinapa, se debe castigar a quien lo haya hecho.”Es un caso verdaderamente doloroso, le dedique prácticamente todo el tiempo de mis últimos meses en la PGR”, indicó.Murillo Karam defendió, lo que en su momento denominó como “la verdad histórica”. Explicó que se trata de un argumento jurídico que le presenta el Ministerio Público al juez para que determine la verdad legítima. E insistió en no tener duda de que los restos encontrados en el basurero de Cocula pertenecen a un grupo grande de normalistas”Siempre dije que no podía precisar cuántos, pero estoy seguro que ahí se cometió un homicidio terrible”, aseguró.La liberación de 24 policías muestra la miseria del Sistema de Justicia en el país: Alejandro Encinas(Foto: Cuartoscuro)El pasado sábado 14 de septiembre, un juez con sede en Tamaulipas liberó a 24 policías municipales involucrados en la desaparición de los 43 estudiantes de la escuela Normal Rural Isidro Burgos de Ayotzinapa.De acuerdo a información oficial, los agentes liberados serían de los municipios de Cocula, Iguala y Huitzuco.Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, calificó la liberación de los implicados como “una afrenta a las víctimas y a los padres y muestra la miseria del Sistema de justicia en el país”.Samuel Ventura Ramos es el juez que dictó la libertad absoluta e inmediata de otros 24 implicados en el Caso Ayotzinapa, anteriormente, el mismo juez, ya había resuelto liberar a 53 más lo que suman 77 liberaciones.Tomás Zerón de LucioEncinas indicó que “es una burla” para la justicia” y “conforme a las viejas prácticas” el juez Ventura Ramos aplicó “El sabadazo, en día de puente, de la misma forma en una resolución que no firma el juez sino la secretaria de acuerdos, la señora Adriana Ruvalcaba, reveló.Además, el subprocurador hizo énfasis en que hasta la fecha, no se han encontrado ni fotografías ni registro alguno de dicho juez en las páginas del Poder Judicial, incluso ni en el propio juzgado que encabeza.En días pasados Alejandro Encinas había advertido la posibilidad de que decenas, alrededor de 50 agentes acusados de participar en la privación de la libertad y la desaparición de los estudiantes, quedaran en libertad.Únicamente son 65, de 142,  las personas que continúan detenidas por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas, informó Encinas, además advirtió que “De mantenerse esta tendencia y como es evidente la intención política de hacerlo, quizá en los próximos días y con motivo del quinto aniversario de los trágicos hechos de la noche de Iguala, pueden otorgarse diversas libertades”, explicó el subsecretario.(Foto: Archivo)También indicó, que como lo declaró la Fiscalía General de la República, se fincarán responsabilidades a las autoridades y funcionarios involucrados en la investigación del Caso Ayotzinapa que incumplieron sus fucniones, en particular al exprocurador Jesús Murillo Karam, Tomás Zerón de Lucio, exdirector de la Agencia de Investigación de la desaparecida PGR, y José Aarón Pérez, quien era titular de la Unidad Especial para el Caso Ayotzianapa.Además señaló al Poder Judicial de la Federación por la “afrenta” que representan estas liberaciones a las investigaciones que está desarrollando el gobierno federal, a través de la Comisión Presidencial para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa.Encinas explicó que el juez Ventura Ramos utilizó criterios cuestionables solicitando la aplicación de los protocolos de Estambul en un tiempo materialmente imposible y negando una prórroga razonable.La liberación de los 24 policías municipales se suma a la de 13 elementos de Iguala, que ahora demandan una indemnización de un millón de pesos para cada uno, y a la de Gildardo López Astudillo, El Gil, uno de los líderes del cártel de Guerreros unidos. “De ese tamaño es la burla”, dijo indignado el subsecretario”.

Fuente

Categories
General

Quién es Gildardo López Astudillo “El Gil” y por qué fue liberado

FOTO: PGR /CUARTOSCURO.COMEl sábado pasado fue liberado Gildardo López Astudillo, alias “El Gil”, identificado como uno de los líderes del grupo criminal “Guerreros Unidos”, vinculados con la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa.López Astudillo fue capturado el 17 de septiembre de 2015, y aunque se encontraba en un penal federal, en febrero de este año fue trasladado al Reclusorio Oriente de la Ciudad de México.Un día antes, Alejandro Encinas, subprocurador de Derechos Humanos, había alertado que uno de los “principales perpetradores” de los hechos ocurridos en Igual, Guerrero, el 26 de septiembre de 2014.(Foto: Cortesía Presidencia)”El Gil” tenía dos procesos penales: uno por delincuencia organizada, del que fue absuelto en junio del año pasado por falta de elementos, según informó la Subsecretaría de Derechos Humanos.Y otro por secuestro, que es por el que se investiga la desaparición de los estudiantes y por lo que,  hasta el fin de semana, había permanecido en prisión, sin embargo,  un juez determinó que las 44 pruebas en su contra no eran suficientes para acreditar el delito (secuestro).Con él,  ya son 53 los implicados en el Caso Ayotzinapa que han salido libres a lo largo de cinco años.En total fueron 142 personas las que detuvieron las autoridades por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, 70 fueron procesadas por el delito de secuestro de los normalistas, sin embargo, se han producido una serie de violaciones al debido proceso, entre ellas 29 casos de tortura, lo que ha permitido la liberación de algunos de los presuntos involucrados en la desaparición de los jóvenes.(Foto: Cuartoscuro)”El Gil” fue detenido en Taxco, Guerrero por la Policia Federal, a pocos kilómetros de la ciudad de Iguala, lugar donde los estudiantes habrían sido atacados por policías municipales y entregados a delincuentes.De acuerdo a versiones de la entonces Procuraduría General de la República (PGR), López Astudillo era el enlace del ex alcalde José Luis Abarca y su esposa (ambos detenidos por el crimen contra los estudiantes), con el grupo criminal de los “Guerreros Unidos”.Según la PGR “El Gil”  fue quien habría ordenado la incineración de los jóvenes en un basurero, esto, de acuerdo a la narración que el entonces procurador Jesús Murillo Karam contó,  y que llamó  la “verdad histórica”.Hoy, el subprocurador Encinas dijo que dicha “verdad histórica” es diametralmente distinta: “No hay ninguna identidad con la llamada verdad histórica, los puntos de partida y de líneas de investigación son diametralmente distintos; y la verdad histórica choca con la propia realidad”.FOTO: PGR /CUARTOSCURO.COMLa versión de los hechos que se narraba en la “verdad histórica” de Murillo Karam, decía que López Astudillo, jefe de sicarios de “Guerreros Unido”,  fue quien señaló a los normalistas de Ayotzinapa como integrantes de un grupo delictivo rival llamado “Los Rojos”, motivo por el cual se ordenó la ejecución de los normalistas.’El Gil’ fue informó a través de un mensaje de texto al entonces jefe absoluto de “Guerreros Unidos”, Sidronio Casarrubias, del conflicto que se había suscitado en Iguala el 26 de septiembre de 2014 con la llegada de normalistas en varios autobuses.Sidronio creía que se trataba de enemigos y aprobó las acciones para defender su territorio. Eso propició que se llevaran a los normalistas al municipio de Cocula, donde fueron asesinados, según  las declaraciones de otros detenidos, según información que otorgó en su momento la Procuraduría.¿Pero por qué un juez de Tamaulipas le otorgó la libertad Gildardo López el sábado pasado?Fue el juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales Federales, con sede en Tamaulipas, quien ordenó la liberación de “El Gil”. Alegó  que sufrió tortura para obligarlo a declararse culpable.Asamblea en el auditorio de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero.FOTO: José I. Hernández / CUARTOSCURO.COMEl juzgador consideró que las pruebas que había presentado la Fiscalía General de la República, se recabaron de forma ilegal, ya que algunas de las pruebas (testimonios de otros detenidos), habrían sido obtenidas mediante tortura, otras por detención arbitraria.Por ello, el juez consideró que no había elementos para condenar al acusado, por lo que ordenó su liberación y abandonó el penal del Altiplano, el fin de semana.De acuerdo a la información proporcionado por fuentes oficiales,  la PGR le practicó el examen médico-psicológico “Protocolo de Estambul”, en el cual determinó que no existían elementos para determinar la tortura, pero,  dicho examen no se concluyó (faltó prueba
de audiometría).También, la ahora Fiscalía General de la República no presentó nuevas pruebas que acreditaran el secuestro, antes del 25 de febrero de 2019.  La resolución tomó como base sólo los 162 tomos que conformaban la investigación a finales del año 2014; actualmente la investigación consta de 791 tomos.Enrique Peña Nieto cierra su sexenio con una recomendación inédita por el desaseo en el caso Ayotzinapa.La sentencia absolutoria del 30 de agosto de 2019 que libera a Gildardo López Astudillo por secuestro, a Joaquín Lagunas Franco, Juan de la Puente Medina y Óscar Veleros Segura por delincuencia organizada, fue firmada por el secretario del Juzgado Primero de Distrito en Procesos Penales Federales de Tamaulipas a cargo del juez Samuel Ventura Ramos.La organización delictiva “Guerreros Unidos” era un mini cártel que surgió en el estado sureño de Guerrero, como una escisión de “Los Beltrán Leyva”.Los Guerreros Unidos, hoy casi desaparecidos,  acusados de atacar junto con policías municipales cooptados a los 43 estudiantes normalistas desaparecidos, fue es una de las pequeñas asociaciones criminales surgidas del debilitamiento de los grandes cárteles que sembraron el terror entre la población con secuestros y extorsionesEsta organización empezó a cobrar fuerza en 2011 como una escisión del cártel de los hermanos Beltrán Leyva , golpeado por el abatimiento en 2009 de su líder, Arturo, apodado el jefe de jefes, y la captura al año siguiente de sus importantes operadores la Barbie y el Indio.Partes de cuerpos de desaparecidos aparecen en fosas clandestinas.Tras la detención en mayo de Mario el Sapo Guapo Casarrubias, exmiembro de seguridad de los Beltrán Leyva y presunto fundador de Guerreros Unidos, el grupo se quedó sin un jefe claro y su actividad está fragmentada, señaló Rubido.Sin embargo, el gobierno de Guerrero atribuyó el liderazgo a un criminal del que solo se conoce el apodo de el Chucky.Este cabecilla es quien presuntamente ordenó la captura y asesinato de al menos 17 estudiantes de los 43 estudiantes que desaparecieron el 26 de septiembre de 2014 después de ser baleados por sicarios de Guerreros Unidos y policías municipales de Iguala; según confesaron a la procuraduría estatal dos presuntos delincuentes que habrían participado en estos hechos.El próximo 26 de septiembre se cumplirán cinco años de la llamada ‘Noche de Iguala’, en la que un grupo de policías entregó presuntamente a los estudiantes al crimen organizado para luego ser desaparecidos. Un caso de violación grave a los derechos humanos que marcó la Administración del expresidente Peña Nieto.

Fuente