Categories
viste

El pueblo donde solo viven personas con Alzheimer

Una de las principales preocupaciones de los familiares de personas con Alzheimer es la aparente falta de independencia y la necesidad constante de que haya alguien a su cargo.

Sin embargo, no tiene porqué ser así, un proyecto francés que lleva en marcha un año está demostrando que las personas que sufren esta enfermedad son capaces de vivir solas y con autonomía.

Los habitantes viven con plena autonomía (Village Landais Alzheimer).

Se trata de una villa-residencia en Dax, un municipio francés de Landas, donde viven más de un centenar de pacientes con Alzheimer en pisos individuales pero con espacios compartidos.Cada uno de ellos vive solo o en pareja en su casa, gracias a un entorno formado con 200 personas, algunos profesionales y otros voluntarios, que trabajan a diario para que los pacientes puedan mantener la máxima independencia posible.Total independencia y autonomíaEste proyecto pretende demostrar que los pacientes de Alzheimer son capaces de vivir solos sin una tutela familiar o hospitalaria constante, eso sí, siempre y cuando estén rodeados de la ayuda adecuada. Todo en su interior, desde el paisaje, la arquitectura, el servicio, el personal, y demás, está diseñado para acompañar a las personas en su dependencia sin que tengan que renunciar a su libertad o autonomía.

El proyecto ha costado U$S 8.000.000 (Village Landais Alzheimer).

La idea nace de una experiencia idéntica y pionera en los Países Bajos, un proyecto que se centra en las posibilidades y no las discapacidades, poniendo el aburrimiento, la soledad y la desesperanza que muchas veces viven los ancianos en otra perspectiva. Este proyecto respalda las necesidades, estilos de vida y preferencias únicos.

El proyecto acaba de cumplir un año, está en Francia y es un éxito (Village Landais Alzheimer).

En Francia, el proyecto ha costado U$S 8.000.000, de los cuales la mitad está subvencionado por el estado francés y el resto por sus usuarios, que pagan U$S 30.000 al año por vivir allí. De momento el proyecto ha sido todo un éxito y sus habitantes han conseguido vivir en un entorno adaptado donde todo está pensado para respetar su autonomía y sus necesidades.La Vanguardia.

Mirá también

Mirá también

Un ciempiés venenoso gigante está comiendo todas las aves de una isla

Mirá también

Mirá también

El teléfono del viento: la cabina para hablar con los seres queridos fallecidos

GML

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

AlzheimerFranciaViste

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Demorar la aparición de enfermedades: el nuevo objetivo de la ciencia para prolongar la vida

La investigación en gerontología apunta a reducir la velocidad del proceso de envejecimiento. (Getty Images/iStockphoto/)Durante el siglo XX se redujo la mortalidad infantil y se amplió la longevidad gracias a las vacunas, los antibióticos y las mejoras en la medicina y la salud pública: en los países desarrollados, las personas viven unas tres décadas más que hace 100 años. Pero durante ese tiempo sufren también gran deterioro y una serie de males asociados al envejecimiento: enfermedades cardiovasculares, cáncer, demencia senil, por ejemplo. El siglo XXI, según algunos investigadores en gerontología, podría ser el que cambie eso.“Ha llegado la hora de que asumamos el control de nuestra propia biología”, dijo Jay Olshansky, epidemiólogo de la Universidad de Illinois en Chicago, a The Moonshot Catalog. “En lugar de luchar contra las consecuencias del envejecimiento, modifiquémoslo. Tratemos de reducir la velocidad del proceso, porque hacerlo tendrá un efecto de cascada sobre todas las enfermedades fatales e incapacitantes de la vejez actual”.El análisis celular y molecular del proceso de envejecimiento permitiría encontrar maneras de detener desde las fallas en la bioquímica de las proteínas hasta la acumulación de las células senescentes, las que han dejado de dividirse pero se mantienen en los tejidos y pueden desencadenar enfermedades. “No estamos hablando de lograr que la gente viva 500 años, sino de conseguir que se mantenga sana otra década o dos más que ahora”, explicó el biólogo Steven Austad, de la Universidad de Alabama en Birmingham y director científico de la Federación Nacional para la Investigación del Envejecimiento (AFAR) de los Estados Unidos.“No estamos hablando de lograr que la gente viva 500 años, sino de conseguir que se mantenga sana otra década o dos más que ahora”, explicó el biólogo Steven Austad. (Getty Images/iStockphoto/)El objetivo de la gerontología, entonces, sería hallar “intervenciones y prácticas que prolonguen la expectativa de salud de las personas”, definió Ivan Amato, autor del artículo. De manera similar a la expectativa de vida, la de salud sería “el periodo durante el cual los individuos pueden vivir de manera independiente, sin enfermedades ni dolor y básicamente pueden hacer lo que desean”, definió James Kirkland, gerontólogo de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.La edad cronológica —la cantidad de años que una persona ha vivido— es el principal factor de riesgo. Por ejemplo: “El 80% del riesgo de sufrir el mal de Alzheimer es la edad cronológica”, ilustró Kirkland; si bien los antecedentes familiares de presión alta y colesterol alto aumentan el peligro de un ataque cardíaco entre dos y cuatro veces, “tener 85 años lo aumenta 1.000 veces con respecto a los 30 años”.Por eso —explicó al Catalog Felipe Sierra, director de Biología del Envejecimiento en el Instituto Nacional sobre Envejecimiento de Baltimore, Maryland— el eje está puesto en recursos clínicos y farmacológicos que permitan “demorar el comienzo de un grupo de enfermedades principales y condiciones que, aunque no son letales, nos roban calidad de vida”. El objetivo de investigadores como él es “lograr una demora de cinco años en el inicio de la mayoría de las enfermedades crónicas”.Con el aumento de la expectativa de vida aparecieron enfermedades asociadas a la vejez: ahora el objetivo es demorar su inicio. (Shutterstock)Los gerontólogos hablan de los “pilares del envejecimiento” para describir los procesos fundamentales que permitirían hacerlo más lento, detenerlo y hasta revertirlo mediante intervenciones biomédicas. Por ahora se trata de estudios de biología molecular o comprobados en animales, no en seres humanos.Uno de estos pilares es la inflamación de baja intensidad, que en los adultos mayores se presenta en distintos tipos de tejidos y lugares asociados con la enfermedad crónica. “La inflamación en los vasos sanguíneos se asocia con la arterioesclerosis, por ejemplo”, señaló Amato. El segundo pilar son los tropiezos en el nivel celular: plegamiento erróneo de las proteínas, fallas en el ADN y los cromosomas, problemas mitocondriales y metabólicos. El tercero serían los errores en las células madres y progenitoras, por los cuales, por ejemplo, no se replican o se diferencian como diferentes tipos de células y tejidos. Y el último pilar son las células senescentes, que causan daño en los tejidos.“Kirkland observó que los pilares del envejecimiento están interrelacionados. Atacar a uno en el nivel genético o con medicaciones tiende a afectar al resto, dijo: ‘Comienza a parecer que existe una cantidad de intervenciones que pueden demorar, prevenir o aliviar múltiples enfermedades y condiciones asociadas a la vejez como un grupo, en lugar de ir una por una’, explicó”.La inflamación de baja intensidad y las células senescentes son dos de los principales factores asociados a las enfermedades de la vejez. (Shutterstoc/)Por ejemplo, los estudios de la rapamicina (una droga derivada de una bacteria del suelo que se usa para prevenir el rechazo de órganos transplantados y recubrir los stents para impedir que las células los tapen) han demostrado que mantiene a raya a las células senescentes y ayuda a reciclar los residuos moleculares de la actividad cerebral. Por ahora, adviritió el artículo, se ha observado en perros. Y ha mostrado, también, que preserva las funciones cognitiva e inmune y reduce la tasa de cáncer en animales.Otra sustancia que provoca entusiasmo es la metformina, muy popular para tratar la diabetes de tipo 2. “Desde el punto de vista de la epidemiología, se ha observado que protege contra una gama de cosas, incluido el cáncer, la demencia senil y las enfermedades cardiovasculares”, dijo Austad al Catalog. “Si se la deja sin tratamiento, la diabetes se parece mucho a un envejecimiento acelerado, así que tiene sentido que algo que es efectivo para tratarla reduzca la velocidad de esos procesos”.AFAR se propone realizar un estudio de gran escala: 3.500 participantes de 65 a 80 años en 14 centros médicos, durante seis años. Entre los directores del trabajo se encuentran Olshansky y Nir Barzilai, titular del Instituto de Investigación sobre Envejecimiento de la Escuela de Medicina Albert Einstein, del Bronx, Nueva York.La rapamicina, la metformina y los senolíticos se encuentran entre los fármacos que podrían permitir que la gente viva más con buena salud. (Shutterstoc/)Por último, los gerontólogos estudian los senolíticos, fármacos que pueden eliminar las células senescentes. “Al preguntar cómo hacen estas células para sobrevivir aun cuando causan la destrucción de otras a su alrededor, Kirkland y otros descubrieron que estas células zombies logran cerrar una serie de vías asociadas con el proceso normal de muerte celular llamado apoptosis”, explicó Amato.Al buscar los agentes que podrían facilitarlo, sin dañar las células normales, se han encontrado entre ocho y 17 de estos senolíticos que permiten inhabilitar el bloqueo de la apoptosis y eliminan las células senescentes. Dos de ellos, el dasatinib (un medicamento contra el cáncer) y la quercetina (un antiinflamatorio y antihistamínico) se han probado en 14 pacientes con fibrosis pulmonar (una enfermedad fatal en el cual las células senescentes se acumulan y causan inflamación y tejidos similares a las cicatrices, y afectan la respiración), en los que mostraron “mejoras clínicas”, dijo Kirkland.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Prueban en humanos una droga inyectable que retrasaría el envejecimiento óseoZonas Azules: los cinco destinos que esconden el secreto de la longevidad

Fuente

Categories
General

Demorar la aparición de enfermedades: el nuevo objetivo de la ciencia para prolongar la vida

La investigación en gerontología apunta a reducir la velocidad del proceso de envejecimiento. (Getty Images/iStockphoto/)Durante el siglo XX se redujo la mortalidad infantil y se amplió la longevidad gracias a las vacunas, los antibióticos y las mejoras en la medicina y la salud pública: en los países desarrollados, las personas viven unas tres décadas más que hace 100 años. Pero durante ese tiempo sufren también gran deterioro y una serie de males asociados al envejecimiento: enfermedades cardiovasculares, cáncer, demencia senil, por ejemplo. El siglo XXI, según algunos investigadores en gerontología, podría ser el que cambie eso.“Ha llegado la hora de que asumamos el control de nuestra propia biología”, dijo Jay Olshansky, epidemiólogo de la Universidad de Illinois en Chicago, a The Moonshot Catalog. “En lugar de luchar contra las consecuencias del envejecimiento, modifiquémoslo. Tratemos de reducir la velocidad del proceso, porque hacerlo tendrá un efecto de cascada sobre todas las enfermedades fatales e incapacitantes de la vejez actual”.El análisis celular y molecular del proceso de envejecimiento permitiría encontrar maneras de detener desde las fallas en la bioquímica de las proteínas hasta la acumulación de las células senescentes, las que han dejado de dividirse pero se mantienen en los tejidos y pueden desencadenar enfermedades. “No estamos hablando de lograr que la gente viva 500 años, sino de conseguir que se mantenga sana otra década o dos más que ahora”, explicó el biólogo Steven Austad, de la Universidad de Alabama en Birmingham y director científico de la Federación Nacional para la Investigación del Envejecimiento (AFAR) de los Estados Unidos.“No estamos hablando de lograr que la gente viva 500 años, sino de conseguir que se mantenga sana otra década o dos más que ahora”, explicó el biólogo Steven Austad. (Getty Images/iStockphoto/)El objetivo de la gerontología, entonces, sería hallar “intervenciones y prácticas que prolonguen la expectativa de salud de las personas”, definió Ivan Amato, autor del artículo. De manera similar a la expectativa de vida, la de salud sería “el periodo durante el cual los individuos pueden vivir de manera independiente, sin enfermedades ni dolor y básicamente pueden hacer lo que desean”, definió James Kirkland, gerontólogo de Mayo Clinic en Rochester, Minnesota.La edad cronológica —la cantidad de años que una persona ha vivido— es el principal factor de riesgo. Por ejemplo: “El 80% del riesgo de sufrir el mal de Alzheimer es la edad cronológica”, ilustró Kirkland; si bien los antecedentes familiares de presión alta y colesterol alto aumentan el peligro de un ataque cardíaco entre dos y cuatro veces, “tener 85 años lo aumenta 1.000 veces con respecto a los 30 años”.Por eso —explicó al Catalog Felipe Sierra, director de Biología del Envejecimiento en el Instituto Nacional sobre Envejecimiento de Baltimore, Maryland— el eje está puesto en recursos clínicos y farmacológicos que permitan “demorar el comienzo de un grupo de enfermedades principales y condiciones que, aunque no son letales, nos roban calidad de vida”. El objetivo de investigadores como él es “lograr una demora de cinco años en el inicio de la mayoría de las enfermedades crónicas”.Con el aumento de la expectativa de vida aparecieron enfermedades asociadas a la vejez: ahora el objetivo es demorar su inicio. (Shutterstock)Los gerontólogos hablan de los “pilares del envejecimiento” para describir los procesos fundamentales que permitirían hacerlo más lento, detenerlo y hasta revertirlo mediante intervenciones biomédicas. Por ahora se trata de estudios de biología molecular o comprobados en animales, no en seres humanos.Uno de estos pilares es la inflamación de baja intensidad, que en los adultos mayores se presenta en distintos tipos de tejidos y lugares asociados con la enfermedad crónica. “La inflamación en los vasos sanguíneos se asocia con la arterioesclerosis, por ejemplo”, señaló Amato. El segundo pilar son los tropiezos en el nivel celular: plegamiento erróneo de las proteínas, fallas en el ADN y los cromosomas, problemas mitocondriales y metabólicos. El tercero serían los errores en las células madres y progenitoras, por los cuales, por ejemplo, no se replican o se diferencian como diferentes tipos de células y tejidos. Y el último pilar son las células senescentes, que causan daño en los tejidos.“Kirkland observó que los pilares del envejecimiento están interrelacionados. Atacar a uno en el nivel genético o con medicaciones tiende a afectar al resto, dijo: ‘Comienza a parecer que existe una cantidad de intervenciones que pueden demorar, prevenir o aliviar múltiples enfermedades y condiciones asociadas a la vejez como un grupo, en lugar de ir una por una’, explicó”.La inflamación de baja intensidad y las células senescentes son dos de los principales factores asociados a las enfermedades de la vejez. (Shutterstoc/)Por ejemplo, los estudios de la rapamicina (una droga derivada de una bacteria del suelo que se usa para prevenir el rechazo de órganos transplantados y recubrir los stents para impedir que las células los tapen) han demostrado que mantiene a raya a las células senescentes y ayuda a reciclar los residuos moleculares de la actividad cerebral. Por ahora, adviritió el artículo, se ha observado en perros. Y ha mostrado, también, que preserva las funciones cognitiva e inmune y reduce la tasa de cáncer en animales.Otra sustancia que provoca entusiasmo es la metformina, muy popular para tratar la diabetes de tipo 2. “Desde el punto de vista de la epidemiología, se ha observado que protege contra una gama de cosas, incluido el cáncer, la demencia senil y las enfermedades cardiovasculares”, dijo Austad al Catalog. “Si se la deja sin tratamiento, la diabetes se parece mucho a un envejecimiento acelerado, así que tiene sentido que algo que es efectivo para tratarla reduzca la velocidad de esos procesos”.AFAR se propone realizar un estudio de gran escala: 3.500 participantes de 65 a 80 años en 14 centros médicos, durante seis años. Entre los directores del trabajo se encuentran Olshansky y Nir Barzilai, titular del Instituto de Investigación sobre Envejecimiento de la Escuela de Medicina Albert Einstein, del Bronx, Nueva York.La rapamicina, la metformina y los senolíticos se encuentran entre los fármacos que podrían permitir que la gente viva más con buena salud. (Shutterstoc/)Por último, los gerontólogos estudian los senolíticos, fármacos que pueden eliminar las células senescentes. “Al preguntar cómo hacen estas células para sobrevivir aun cuando causan la destrucción de otras a su alrededor, Kirkland y otros descubrieron que estas células zombies logran cerrar una serie de vías asociadas con el proceso normal de muerte celular llamado apoptosis”, explicó Amato.Al buscar los agentes que podrían facilitarlo, sin dañar las células normales, se han encontrado entre ocho y 17 de estos senolíticos que permiten inhabilitar el bloqueo de la apoptosis y eliminan las células senescentes. Dos de ellos, el dasatinib (un medicamento contra el cáncer) y la quercetina (un antiinflamatorio y antihistamínico) se han probado en 14 pacientes con fibrosis pulmonar (una enfermedad fatal en el cual las células senescentes se acumulan y causan inflamación y tejidos similares a las cicatrices, y afectan la respiración), en los que mostraron “mejoras clínicas”, dijo Kirkland.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Prueban en humanos una droga inyectable que retrasaría el envejecimiento óseoZonas Azules: los cinco destinos que esconden el secreto de la longevidad

Fuente

Categories
General

En marzo la consideraron fracasada, ahora buscan la aprobación de la FDA: qué es la polémica nueva droga contra el Alzheimer

Tras cancelar las pruebas en marzo, Biogen devolvió la confianza al aducanumab y busca la aprobación de la FDA. (Shutterstock)En el laboratorio, aducanumab parecía una gran promesa en la lucha contra el Alzheimer: una droga capaz de eliminar la acumulación de placas beta-amiloideas que parecen causar la enfermedad. Biogen, la empresa farmacológica que la desarrolla en asociación con la japonesa Eisai, comenzó un estudio doble en humanos. Con casi 50 millones de pacientes en el mundo, y una proyección de 131 millones en 2050, la cura podría ser uno de los mayores negocios del siglo XXI.Pero en marzo de 2019 Biogen canceló los ensayos clínicos: el desempeño de la droga en las personas no llegaba a los niveles de laboratorio.Aducanumab pasó al panteón de ideas sin efecto.Hasta que en octubre resucitó. Biogen anunció que tenía nuevos resultados. Y que hay buenas probabilidades de tratar el Alzheimer con aducanumab. Tan buenas que ha solicitado, sin más demora, la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) para comercializarla en los Estados Unidos, según anunció en el Congreso de Ensayos Clínicos sobre Alzheimer, que se desarrolló días atrás en San Diego.”Es un riesgo alto”, dijo Michel Vounatsos, sobre la inversión en esta droga que podría tratar el Alzheimer. “Pero con una recompensa potencial enorme”. (Biogen)Cuando Samantha Budd Haeberlein, la titular de desarrollo de investigaciones de la empresa, se presentó ante los científicos del mundo, ya se habían acumulado las expectativas entre no sólo entre los profesionales de la medicina: también entre los empresarios de la salud.“Budd Haeberlein trató de aclarar qué había animado a la compañía como para solicitar la aprobación de la FDA”, relató Science. “Luego de analizar más datos de pacientes que los que había disponibles en el momento de la primera evaluación desalentadora, explicó, Biogen encontró pruebas de que la dosis más alta de las dos que se habían probado habían llevado a un 22% menos de deterioro cognitivo luego de 78 semanas, en comparación con el placebo”. En algunos casos individuales, la reducción había sido del 30 por ciento.“Tenemos un conjunto de datos más grande y trabajamos con la dosis más alta”, sintetizó ante Fortune el CEO de la farmacéutica, Michel Vounatsos. “Los pacientes de Alzheimer que recibieron tratamiento con la droga de Biogen mostraron una mejora significativa”. El giro de 180 grados, dijo, se debió a la esperanza. “Aducanumab remueve las placas beta-amiloides que se acumulan en el cerebro, durante décadas, en aproximadamente 80 meses meses, y eso se correlaciona con una detención de los síntomas de decadencia cognitiva”.El Alzheimer, la primera causa de demencia en el mundo, afecta a casi 50 millones de personas, y podría llegar a 131 millones en 2050. (Shutterstock)Muchos de los científicos que asistieron a la presentación de San Diego se mostraron escépticos: si la FDA permitiera la comercialización del aducanumab —y la decisión se dará a conocer en la primera mitad de 2020— podría sentar un precedente negativo sobre los criterios con los que se investiga. Pero, al mismo tiempo, si se comprobara su eficacia, sería el primer tratamiento útil para una enfermedad demoledora para las personas que la sufren y sus familias.Fortune señaló a Vounatsos que las acciones de Biogen han comenzado a subir. “Tenemos que ser modestos, humildes, y seguir el proceso regulatorio”, dijo. “Tenemos que esperar antes de celebrar”.—¿Y si no se obtiene la aprobación de la FDA? Porque para algunos las posibilidades son remotas.—Es un riesgo alto —respondió el director ejecutivo del laboratorio especializado en neurociencia—, pero con una recompensa potencial enorme. Y es mi misión en la vida.—Todas estas drogas revolucionarias son caras. ¿La cubrirán los seguros de salud? —preguntó Fortune.Imágenes del estudio: en los pacientes tratados con placebo (izq.) no hubo mejora, al contrario; en los tratados con aducanumab (der.) desde el primer registro hasta el último se produjo una reducción en las placas del Alzheimer. (Biogen)—Es muy prematuro hablar de costos, pero espero que nos podamos asociar a un actor público para diseñar la mejor manera innovadora para tratar el lanzamiento. Será un gran día.—Pero si se aprueba, ¿el costo será un problema para la población en general?—Esto va a requerir de la participación de varios actores y de las autoridades. La empresa y sus líderes estarán abiertos a formas de contratación innovadoras. Voy a hacer todo lo posible por desbaratar el antiguo modelo de tarifa por servicio, que demostraría limitaciones a la hora de tratar a la población en general.En marzo, el anuncio de la cancelación de las pruebas había tenido otra consecuencia: algunos científicos lo señalaron como la evidencia de que la hipótesis de las placas amiloideas no explicaba el origen del Alzheimer. Los nuevos datos refutarían a los refutadores y señalarían que es posible que la ciencia haya dado con la causa de la enfermedad. Sería, en ese caso, la acumulación de una proteína que forma placas pegajosas alrededor de las neuronas, un exceso que termina por destruirlas. Una droga anti-amiloide, que limpiara la acumulación de placas, podría ser la solución. Y eso es lo que podría hacer el aducanumab, al menos en las primeras etapas de la enfermedad.MÁS SOBRE ESTE TEMA:¿Qué sucede en la menopausia para que las mujeres se vuelvan más vulnerables al Alzheimer que los hombres?Una nueva droga promete desacelerar la progresión del Alzheimer

Fuente

Categories
General

Un estudio permitirá detectar a través de la sangre el Alzheimer 20 años antes de que aparezcan los síntomas

Con este análisis se busca detectar la acumulación de grupos dañinos de proteínas en el cerebros de las personas que podrían desarrollar Alzheimer. (Foto: Pixabay)En las personas que desarrollarán Alzheimer se empiezan a acumular grupos dañinos de proteínas en sus cerebros hasta 20 años antes de que comiencen a presentar los síntomas más característicos del trastorno como la pérdida de memoria o la confusión.Por esta razón, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis, Misuri desarrollaron un análisis de sangre a partir del cual se busca detectar esos cambios cerebrales de manera temprana.Por medio de un artículo publicado en la revista especializada Neurology, los investigadores informaron que es posible medir los niveles de proteína beta amiloide en la sangre y utilizar dichas mediciones con el fin de predecir si la proteína se ha acumulado en el cerebro.Esto resulta importante pues, de acuerdo con el estudio, cuando los niveles de amiloide en la sangre se combinan con otros dos factores principales de riesgo como los son una edad mayor a 64 años y la presencia de la variante genética APOE4, es posible identificar a las personas con cambios cerebrales tempranos de Alzheimer con un 94% de precisión.Existen factores de riesgo para desarrollar el Alzheimer y uno de ellos es tener una edad mayor de 64 años. (Foto: Gerd Altman/Pixabay)Información del portal especializado en salud, Medline Plus, el Alzheimer es un trastorno cerebral que afecta las partes que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas que lo padecen pueden tener problemas para recordar cosas que ocurrieron de manera reciente o incluso los nombres de las personas que conocen.Con el paso del tiempo, las afectaciones que conlleva el trastorno empeoran e incluso las personas llegan a no reconocer a sus familiares o tener dificultades para hablar, leer o escribir. En la etapa más avanzada, la gente requiere de cuidados totales, ya que pueden volverse ansiosos o deambular por zonas alejadas de sus hogares.Para los científicos, el hallazgo representa un paso importante para el desarrollo de la medicina, pues esta prueba puede llegar a ser más sensible que el estándar de oro para detectar el comienzo de la deposición de placas amiloides en el cerebro, el cual es el escáner cerebral a través de una tomografía por emisión de positrones (PET).De acuerdo con información de la Universidad de Washington, el análisis de sangre podría estar disponible en los consultorios médicos en los próximos años, pero agregan que sus beneficios serán mayores cuando existan tratamientos para detener el proceso de la enfermedad y prevenir la demencia.El análisis podría estar disponible en los consultorios médicos en los próximos años, pero los especialistas señalan que sus beneficios mayores cuando existan procesos para detener la enfermedad. (Foto: iStock)Cabe destacar que hasta el momento, los ensayos clínicos de candidatos a medicamentos preventivos no se han podido realizar debido a la dificultad de identificar personas con cambios cerebrales de Alzheimer, pero que no presentan problemas cognitivos.Actualmente, explicó Randall J. Bateman, uno de los autores del estudio, “se examinan a las personas con escáneres cerebrales, lo cual toma mucho tiempo y dinero, además de que la inscripción de los participantes lleva años. Pero con un análisis de sangre podríamos examinar a miles de personas por mes”.Si bien el Alzheimer puede ser un trastorno que merme la calidad de vida de quien la padece, se han desarrollado otros métodos para detectarla. Uno de los más recientes se dio en la Universidad Hebrea de Jerusalén a partir de una resonancia magnética.En la Universidad Hebrea de Jerusalén se desarrolló otro método de detección basado en una resonancia magnética. (Foto: Shutterstock)Este método es el resultado de un estudio dirigido por el doctor Avivi Mezer, que se publicó en la revista Nature Communications, y en el cual explican, a grandes rasgos, que la nueva técnica consiste en “comparar escaneos cerebrales tomados a través del tiempo en un mismo paciente y así diferenciar entre tejidos sano y enfermos”.Avances de este tipo pueden contribuir a que la vida de los pacientes no se modifique drásticamente. La organización británica Alzheimer Research señala que cada vez hay más consenso entre los neurólogos de que “el tratamiento del trastorno debe empezar, idealmente, antes de que surjan síntomas cognitivos”.

Fuente

Categories
General

Un estudio permitirá detectar a través de la sangre el Alzheimer 20 años antes de que aparezcan los síntomas

Con este análisis se busca detectar la acumulación de grupos dañinos de proteínas en el cerebros de las personas que podrían desarrollar Alzheimer. (Foto: Pixabay)En las personas que desarrollarán Alzheimer se empiezan a acumular grupos dañinos de proteínas en sus cerebros hasta 20 años antes de que comiencen a presentar los síntomas más característicos del trastorno como la pérdida de memoria o la confusión.Por esta razón, investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis, Misuri desarrollaron un análisis de sangre a partir del cual se busca detectar esos cambios cerebrales de manera temprana.Por medio de un artículo publicado en la revista especializada Neurology, los investigadores informaron que es posible medir los niveles de proteína beta amiloide en la sangre y utilizar dichas mediciones con el fin de predecir si la proteína se ha acumulado en el cerebro.Esto resulta importante pues, de acuerdo con el estudio, cuando los niveles de amiloide en la sangre se combinan con otros dos factores principales de riesgo como los son una edad mayor a 64 años y la presencia de la variante genética APOE4, es posible identificar a las personas con cambios cerebrales tempranos de Alzheimer con un 94% de precisión.Existen factores de riesgo para desarrollar el Alzheimer y uno de ellos es tener una edad mayor de 64 años. (Foto: Gerd Altman/Pixabay)Información del portal especializado en salud, Medline Plus, el Alzheimer es un trastorno cerebral que afecta las partes que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas que lo padecen pueden tener problemas para recordar cosas que ocurrieron de manera reciente o incluso los nombres de las personas que conocen.Con el paso del tiempo, las afectaciones que conlleva el trastorno empeoran e incluso las personas llegan a no reconocer a sus familiares o tener dificultades para hablar, leer o escribir. En la etapa más avanzada, la gente requiere de cuidados totales, ya que pueden volverse ansiosos o deambular por zonas alejadas de sus hogares.Para los científicos, el hallazgo representa un paso importante para el desarrollo de la medicina, pues esta prueba puede llegar a ser más sensible que el estándar de oro para detectar el comienzo de la deposición de placas amiloides en el cerebro, el cual es el escáner cerebral a través de una tomografía por emisión de positrones (PET).De acuerdo con información de la Universidad de Washington, el análisis de sangre podría estar disponible en los consultorios médicos en los próximos años, pero agregan que sus beneficios serán mayores cuando existan tratamientos para detener el proceso de la enfermedad y prevenir la demencia.El análisis podría estar disponible en los consultorios médicos en los próximos años, pero los especialistas señalan que sus beneficios mayores cuando existan procesos para detener la enfermedad. (Foto: iStock)Cabe destacar que hasta el momento, los ensayos clínicos de candidatos a medicamentos preventivos no se han podido realizar debido a la dificultad de identificar personas con cambios cerebrales de Alzheimer, pero que no presentan problemas cognitivos.Actualmente, explicó Randall J. Bateman, uno de los autores del estudio, “se examinan a las personas con escáneres cerebrales, lo cual toma mucho tiempo y dinero, además de que la inscripción de los participantes lleva años. Pero con un análisis de sangre podríamos examinar a miles de personas por mes”.Si bien el Alzheimer puede ser un trastorno que merme la calidad de vida de quien la padece, se han desarrollado otros métodos para detectarla. Uno de los más recientes se dio en la Universidad Hebrea de Jerusalén a partir de una resonancia magnética.En la Universidad Hebrea de Jerusalén se desarrolló otro método de detección basado en una resonancia magnética. (Foto: Shutterstock)Este método es el resultado de un estudio dirigido por el doctor Avivi Mezer, que se publicó en la revista Nature Communications, y en el cual explican, a grandes rasgos, que la nueva técnica consiste en “comparar escaneos cerebrales tomados a través del tiempo en un mismo paciente y así diferenciar entre tejidos sano y enfermos”.Avances de este tipo pueden contribuir a que la vida de los pacientes no se modifique drásticamente. La organización británica Alzheimer Research señala que cada vez hay más consenso entre los neurólogos de que “el tratamiento del trastorno debe empezar, idealmente, antes de que surjan síntomas cognitivos”.

Fuente