Categories
policiales sociedad

Condenaron a 12 años de cárcel al joven que asaltó y apuñaló a un turista australiano en Recoleta

Terrence Bulmer fue atacado el 20 de enero de 2020Agustín Orihuela fue condenado este jueves a 12 años de prisión por haber asaltado y acuchillado a un turista australiano que hacía ejercicios frente a la Facultad de Derecho en enero de 2020, en el barrio porteño de Recoleta.El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 10 recayó sobre el agresor por el delito de “tentativa de homicidio criminis causa” en perjuicio de Terrence Bulmer, quien estuvo varios días internado en estado crítico.La pena fue en línea con la que había requerido el fiscal general Oscar Ciruzzi durante su alegato y los fundamentos de la sentencia se conocerán el próximo 30 de septiembre.Además de este hecho, las juezas Marcela Rodríguez y Silvia Mora y el juez Alejandro Noceti Achaval consideraron que Orihuela fue responsable de otro intento de robo ocurrido unos minutos antes a unas pocas cuadras del asalto al turista. Por este motivo, la condena al joven también incluyó un “robo con armas” y un “robo con armas en grado de tentativa” según se informó a través de la página web de la fiscalía.El hecho ocurrió el 18 de enero de 2020, cerca de las 7 de la mañana, cuando la víctima se encontraba en las inmediaciones de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, sobre la avenida Del Libertador, en Recoleta.El turista, que declaró durante la instrucción, relató que había salido a hacer ejercicio cuando se le acercó un joven con un cuchillo de cocina e intentó robarle sus pertenencias. En ese momento, y tras un forcejeo por no poder sacarle las cosas, Orihuela apuñaló al Bulmer en el costado izquierdo de su pecho según señaló Télam.Tras ello, el agresor se fugó en dirección a la Villa 31 de Retiro y la víctima llegó hasta la avenida para pedir ayuda, por lo que fue trasladado al Hospital Fernández “con lesiones de carácter gravísimas y riesgo de vida”.El ciudadano australiano permaneció internado en coma farmacológico con asistencia respiratoria mecánica y estuvo varios días en estado crítico dentro de la terapia intensiva del lugar. Bulmer acompañado de su esposa se recuperó luego de estar varios días en estado críticoTanto el hombre como su esposa, que al día siguiente del hecho tenían previsto embarcarse en un crucero a Ushuaia, recibieron asistencia de la Defensoría del Turista, que acompañó su evolución junto a personal del Consulado y la Embajada de Australia.De acuerdo a lo que pudo determinarse durante la instrucción -a cargo del fiscal Martín López Perrando- y que luego fue retomado en el debate, Orihuela había intentado asaltar unos minutos antes a otro joven en avenida Figueroa Alcorta y la calle Ferreira pero el robo no llegó concretarse.Al comienzo de la causa, se había ordenado la detención de dos hermanos tras el análisis que se había hecho de los videos que pudieron recolectarse, aunque algunos días después se detuvo a Orihuela en un incidente dentro de la Villa 31: un grupo de vecinos intentó golpear al imputado debido a que lo consideraban culpable de las otras dos detenciones.Tras este episodio, la casa del joven fue allanada y se encontraron prendas similares a las que se usaron en ambos episodios delictivos y que coincidían con las imágenes de las cámaras.En su alegato, el fiscal Ciruzzi destacó el peritaje que se realizó a una bermuda encontrada durante el allanamiento dentro de un balde y que tenía sangre del turista australiano.El representante del Ministerio Público destacó en su exposición que existieron dos personas afortunadas dentro de la causa: Bulmer y Orihuela. “Pese a la gravedad del cuadro, de haber estado en coma, el turista australiano pudo salvarse. El imputado fue el otro individuo con suerte: en ese momento tenía 20 años y si no se hubiera salvado la víctima, la pena por estos hechos hubiera sido una prisión perpetua”, resaltó.SEGUIR LEYENDO:Tras una persecución, atrapan a un ladrón que robó a un turista alemán en Capital FederalChubut: asaltaron a un grupo de turistas italianos y les robaron más de 350 mil pesosMotochorros mataron a un turista inglés e hirieron de gravedad a otro en la puerta del Hotel Faena

Fuente

Categories
policiales sociedad

Las escuchas a la banda internacional de “Bobby”, el nigeriano prófugo acusado de robar $200 millones

Obinna Chukwuemeka Ejikeme hablaba con su propia música. Fue a mediados de este año cuando una grabadora judicial se encendió al sonar su teléfono. Alguien del otro lado del mundo le hablaba en su lengua, el dialecto de la etnia igbo de Nigeria. Ejikeme, alias “Bobby”, ciertamente estaba lejos de casa. Había registrado años atrás un domicilio en la calle Catamarca de San Telmo luego de su paso por Brasil, donde se registraron varias causas penales en su contra. Luego, llegó a Morón, donde se convirtió en un jefe y en parte de una trama mucho mayor. A mediados de 2019, “Bobby” comenzó a vincularse con jóvenes venezolanos y colombianos como Nicol O. y Luis Fernando C., un gastronómico y terapeuta psicosocial oriundo de Valencia en Venezuela, que trabajaba en una conocida tabaquería de Belgrano. Se convirtieron en sus operativos, sus recaudadores. Eran estafadores, avezados jugadores de un cuento del tío a una escala insólita para el hampa argentina. Atacaban a mujeres con falsos intereses románticos a través de redes sociales para luego despojarlas de sus claves bancarias y comenzar a vaciar cuentas o retirar préstamos.Fueron descubiertos por casualidad, gracias a una pericia realizada al teléfono de un estafador colombiano detenido en Montserrat en 2019. Así, se disparó una nueva causa penal, a cargo del Juzgado N°5 de Manuel de Campos con la división Investigación de Delitos Tecnológicos de la Dirección de Lucha Contra El Cibercrimen de la Policía Federal. Comenzaron a cerrar el círculo con los teléfonos encendidos. Un traductor fue convocado para dilucidar las charlas en igbo de “Bobby”, donde hablaba de plata.Otros en su banda eran mucho más desfachatados:“Sí, hermano, es una estafa, prácticamente, pero no nos involucramos tanto porque el remitente es el otro loco que tiene otro loco, pues. Le manda mensajes a ella y está claro que el paquete y el paquete es plata. Ellos dos hablan, es como un intermediario para sacarle más plata a la vieja, pues”, dijo uno de ellos.La ruta de plata, según investigadores, comenzaba en aplicaciones de transferencia en Argentina y seguía al resto del mundo por Western Union para llegar hasta Perú, Colombia, luego Nigeria y Sudáfrica. “Bobby” era, según las sospechas de la Justicia, el encargado de que estos giros ocurrieran.Había sospechas mucho más inquietantes en la Justicia: toda esta trampa podría ser una caja de financiamiento para grupos terroristas. No existía un indicio claro al respecto, más allá del modus operandi y la extensa triangulación de dinero a nivel global. Lo que sí quedó claro es el daño. Peritos contables establecieron un monto mínimo del robo de, por lo menos, 200 millones de pesos. Hoy, el círculo comienza a cerrarse: “Bobby” Ejikeme sigue suelto y con un pedido de captura en su contra, pero el resto de su banda no. Esta semana, el juez De Campos procesó con prisión preventiva a 19 cómplices acusados de conformar una asociación ilícita trasnacional dedicada a la estafa y a la extorsión, con un embargo de 350 millones de pesos en total.Hay jugadores de más peso en la trama. John Umede, compatriota de Ejikeme, vendedor de zapatillas en Lanús Oeste según él, mismo, cayó como organizador y virtual socio gerente, acusado de desfalcar junto a Lucas Areco, un carpintero argentino, a un jubilado platense de 69 años. El cuento fue al menos creativo: se hicieron pasar por un soldado iraní que amenazaba a la víctima para exprimirle casi 90 mil pesos, le aseguraban que lo habían marcado, que lo seguían. Umede, lejos de ser un criminal maestro, pedía que le depositen en la cuenta a su nombre en un banco del Conurbano.Otros cuentos golpeaban más bajo. Aquí, los tramposos apelaban al amor y a la soledad.Efectivo y dispositivos incautados a la banda. El caso de G., ex empleada del Gobierno porteño de 53 años, es paradigmático. Le robaron tras una trampa en la que intervinieron Nicol, Lucas Areco y una tercera cómplice que aportaron sus cuentas para desfalcarla. En noviembre de 2012, un hombre que se hacía llamar Williams Scott contactó a G. por la aplicación de citas Tinder.“Le contaron una historia falsa -relativa a que se trataba de un hombre de origen inglés, que trabajaba en una plataforma off shore, que se encontraba físicamente en Japón y que dentro de poco tiempo iba a viajar a la República Argentina para establecerse por unos meses y conocerla- hasta que finalmente le dijeron que le iban a enviar una encomienda con objetos de valor, lo cual aquélla creyó y se comprometió a recibir”, asegura el procesamiento firmado por De Campos.Todo era una mentira. Scott no existía y las fotos habían sido encontradas en Internet. Así, le quitaron a G. 278 mil pesos. Nicol dejó sus rastros: aportó una cuenta que estaba literalmente a su nombre. “Bobby” recibió el dinero en efectivo.SEGUIR LEYENDO:Se entregaron dos jefes de la red global de estafadores que operaba en Morón: los acusan de robar $200 millonesCocaína y tiros: la brutal venganza de un viejo delincuente de Grand Bourg y una fuga que duró 3 años

Fuente

Categories
policiales sociedad

La historia violenta de “El Negro Navaja”: intentó degollar a su mujer, estuvo prófugo seis años y lo detuvieron

“Navaja” tras su arresto en Cañuelas. Una tarde de mediados de 2015, Eduardo Ariel Zárate, un vecino de 47 años de Ingeniero Budge, creyó que tenía que escapar. En la tarde del 23 de julio de 2015 a las 13.45, el entonces ex empleado de empresas de seguridad había llegado a su casa decidido a herir gravemente a su esposa y madre de su única hija: la acusaba de una infidelidad. Decía haberle encontrado un amante. Así, intentó degollarla. La mujer sobrevivió al ataque femicida.Ayer por la tarde, seis años después de su fuga, el ala dedicada a la búsqueda de fugitivios de la división Homicidios Policía Federal lo detuvo a 60 kilómetros al sur de su ciudad natal, en el partido de Cañuelas.El prófugo había comenzado una nueva vida como albañil.El ataque fue de una ferocidad notable. Zárate llegó a su casa, ubicada en la calle Hornero al 2000, en el partido de Lomas de Zamora, y se abalanzó sobre su pareja, M.P, de 45 años. Tenía un cuchillo en cada mano y la amenazó directamente: “Hija de puta, te voy a matar”, le aseguró.Primero logró reducirla con su fuerza y le hizo dos cortes profundos en el cuello. La mujer se defendió, forcejeó con él y logró quitarle los cuchillos de las manos, pero Zárate insistía en la violencia. Le pegó trompadas en el rostro y el cuerpo hasta que la agarró del cuello y, mientras la sujetaba cada vez más fuerte, seguía amenazándola.En ese momento, la víctima le suplicó que parara, le recordó que la hija que tienen en común estaba embarazada, que iban a ser abuelos. Zárate la soltó y escapó. La mujer, en tanto, que estaba gravemente herida, fue trasladada de urgencia al Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora donde le practicaron rápidamente primeros auxilios y le salvaron la vida.Zárate fue capturado por la PFA y luego trasladado a una comisaría de la zona. Seis años más tarde, el paradero de Zárate seguía siendo un misterio. En los últimos días, una brigada operativa la PFA en Cañuelas siguió el dato de un posible domicilio del hombre y desplegó un operativo de vigilancia en el que corroboraron que el hombre, que ahora trabajaba informalmente como albañil, se había instalado en ese municipio.Finalmente, esa brigada a cargo de un oficial jefe lo detuvo en la intersección de las calles Pío XII y la Ruta Provincial 3, donde vivía. Al momento de su captura, intentó justificarse y aseguró que era “una víctima del sistema” y que por eso había decidido fugarse.El hombre, imputado por los delitos de tentativa de homicidio doblemente agravado por la relación de pareja y por mediar violencia de género en grado de tentativa y amenazas, fue trasladado a una comisaría de Cañuelas y enfrentará la causa en su contra.Si sos víctima o conocés a alguien que sufra violencia de género podés llamar al 144 o comunicarte por WhatsApp al +5491127716463 las 24 horas.SEGUIR LEYENDO:La adolescente violada en un camping de Miramar declaró ante el jurado: qué dijeron sus padresJuicio por el femicidio de Araceli Fulles: uno de los imputados ingresó a la audiencia con un arma blancaLa odisea de una mujer que denunció a su ex pareja seis veces y hace más de ocho días que espera un botón antipánico

Fuente

Categories
policiales

El jefe de Los Monos, cuando el tribunal le preguntó a qué se dedicaba: “Contrato sicarios para tirar tiros a jueces”

El trámite, moroso y formal, buscaba la identificación de los imputados antes de comenzar la audiencia de debate por una serie de ataques a tiros contra objetivos judiciales de Rosario. Los detenidos, de modo virtual, entregaban sus nombres, la fecha y el lugar de nacimiento, la dirección en la que habían vivido antes de ser ingresados en la cárcel y sus oficios.

Todo se cumplía con rigurosidad hasta que le tocó el turno a Ariel “Guille” Cantero, líder de la banda “Los Monos” y sindicado como el instigador de los atentados. “¿Oficio?”, le consultó la jueza Hebe Marcogliese. “Oficio varios”, soltó antes de hacer una pausa y sorprender con una frase impactante para completar la respuesta: “Contrato sicarios para tirarle tiros a los jueces judiciales”.Cantero hablaba desde el penal de Marcos Paz, donde está detenido. En los monitores se lo veía sentado solo, en una sala espaciosa, luciendo una remera blanca y un buzo del mismo color con algunos vivos rojos y negros.El muchacho, de 33 años, permanecerá durante el juicio allí a partir de una decisión consensuada entre el ministerio de Seguridad de Santa Fe y la Justicia, que buscaron evitar a través de las audiencias con zoom peligrosos traslados desde los lugares de detención.

Esa determinación no evitó, sin embargo, que se concretara un ataque a balazos contra el Centro de Justicia Penal el miércoles a la noche, un episodio semejante a los que comenzaron a juzgarse.Este viernes el edificio estaba rodeado por agentes, patrulleros y motocicletas. Miembros de la Tropa de Operaciones Especiales se apostaron en el techo para custodiar la situación de las alturas.El juicio se prevé que podría demandar cuatro semanas, aunque el ministerio de Seguridad solicitó a la Corte Suprema que se extiendan las jornadas de debate para acortar los tiempos.“Hay que tener autocrítica. Somos responsables de lo que pasó. Se diagramó una prevención y no fue suficiente”, reconoció antes de que comenzara el debate el ministro del área santafesino, Jorge Lagna.En el trámite iniciado esta viernes se juzgan una decena de hechos y son siete los imputados.Rosario. Corresponsalía.GL​

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

NarcotráficoRosarioÚltimas NoticiasLos Monos

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
policiales sociedad

Salta: condenaron a siete años de prisión a tres hombres por transportar 143 kilos de cocaína

Un tribunal de Salta condenó a tres hombres a siete años de prisiónAyer el Tribunal Oral Federal 1 de Salta condenó en un fallo unánime a Jonatan Walter Soria, Yani Soria y Fabio Abimael Ruiz, detenidos en enero pasado en el norte provincial cuando viajaban en dos camionetas y transportaban, en un doble fondo de la caja de una de ellas, más de 143 kilos de cocaína.La sentencia dictada por los jueces Marcelo Juárez Almaraz, Federico Díaz y Marta Liliana Snopek condeno a los tres detenidos a la pena de 7 años y 6 meses de prisión por el delito de transporte de estupefacientes agravado por el número de personas intervinientes.El fiscal José Luis Bruno, de la sede Fiscal Descentralizada de Orán, llevó adelante la acusación penal y en su alegato adelantó la culpabilidad de los tres acusados en el transporte de la droga, descubierto el 19 de enero pasado en la ruta nacional 50, a la altura del Río Colorado, cuando sus vehículos circulaban desde Orán a la localidad de Pichanal.Bruno sostuvo que ambos rodados, marca Volkswagen Amarok y Ford F100, habían salido de una vivienda ubicada en el pasaje Los Nogales, en el barrio 9 de Julio, de la ciudad de Orán, a 275 kilómetros al norte de la capital salteña, donde los acusados fueron vistos por un grupo de policías que tenían bajo vigilancia el inmueble.Además, ese mismo día, un vecino se presentó en la Dirección de Investigaciones Complejas contra la Narcocriminalidad de Orán, dependiente de la Policía de Salta, y reveló que en esa vivienda se preparaba una carga de drogas que iba a salir hacia el sur.En su denuncia dio detalles de los vehículos que se iban a utilizar, que resultaron las dos camionetas luego interceptadas, por lo que se concretó una pesquisa que duró pocas horas. Los policías vieron a los imputados entrar y salir de la casa hasta cerca de las 21, cuando ambos rodados abandonaron el inmueble.El hecho ocurrió el 19 de enero pasado en la ruta nacional 50, a la altura del Río ColoradoEl fiscal recordó que, con un seguimiento discreto, se pudo establecer que la ruta elegida para el tráfico de la droga era la nacional 50, en dirección a Pichanal, y se dispuso que los vehículos sean interceptados en un control especialmente preparado antes de llegar a esa localidad.Explicó que la camioneta Amarok, conducida por Ruiz, llevaba como acompañante a Yani Soria y hacía de coche puntero, mientras que por detrás circulaba la Ford F100, guiada por Jonatan Soria, quien en un doble fondo de la caja llevaba poco más de 143 kilos de cocaína.Recordó que el nerviosismo de los ocupantes aumentó la sospecha, confirmada por el accionar de un can antinarcótico que marcó la caja de la Ford F100 como el lugar donde había droga.Al momento de resolver la situación de los acusados, el juez Juárez Almaraz informó que se dictó la responsabilidad penal de los tres, decisión que fue adoptada en base a los argumentos esgrimidos por la fiscalía.Por su parte, la jueza Snopek y Díaz adhirieron a los fundamentos, tras lo cual se dio paso al juicio de determinación de pena, oportunidad en que la fiscalía solicitó 7 años y 6 meses de prisión para los tres hombres, mientras que las defensas apelaron al mínimo del delito de transporte de estupefacientes agravado. Finalmente el tribunal se inclinó por la pena requerida por la fiscalía.SEGUIR LEYENDO:Aceptó ser “mula” de droga para pagar una operación de su hijo, la detuvieron y ahora la absolvieronSantiago del Estero: descubrieron 273 kilos de cocaína dentro de las cubiertas de un camiónCocaína en el avión de Ezeiza: quién es el nuevo sospechoso de cargar la droga que viajaba a Europa

Fuente

Categories
policiales

Marcelo D’Alessandro: “A veces tarda más el policía en hacer el acta que algún juez en liberar al delincuente”

Marcelo D’Alessandro lleva pocos días como ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, pero conoce los secretos del cargo ya que fue secretario del área durante seis años hasta que asumió formalmente, el viernes último, tras la renuncia de Diego Santilli, quien se alejó para dedicarse a la campaña que lo tiene como precandidato a diputado nacional por la Provincia.

Abogado de 46 años, casado y con dos hijas, hincha de Boca, entró al Gobierno de la Ciudad en 2007 como jefe de Gabinete de la Dirección General de Administración de Infracciones. Fue diputado nacional durante el período 2013/2016. Ya como funcionario de Seguridad, lideró la creación de la Policía de la Ciudad (ex Metropolitana).Tiene a su cargo una fuerza con 26.000 agentes (19.500 están en las calles), más de 10 mil cámaras de seguridad controladas en el Centro de Monitoreo Urbano (CMU), en Chacarita, y un Anillo Digital con 498 cámaras lectoras de patentes que identifican los vehículos que entran y salen de la Ciudad por 74 puntos a lo largo de la avenida General Paz y los puentes sobre el Riachuelo.

El Anillo Digital de Seguridad. Foto Archivo.

-Ya venías con la gestión en el área, pero más allá de eso ¿cuáles serán los ejes de esta nueva etapa como ministro?-Ahora la responsabilidad es absoluta, pero en términos generales es una continuidad. Nosotros entendemos cómo es el policía que necesita la Ciudad. Está basado en la cercanía y en la proximidad con el vecino. Tenemos un despliegue territorial consolidado. Además, nos basamos también en la transparencia y en la capacitación. Y después trazamos diferentes ejes a los que fuimos dándole forma a lo largo de la gestión, que básicamente trabaja muy fuerte en la tecnología.-La violencia narco en las villas sigue fuerte. ¿Se siente la presencia policial?-Cuando asumimos, teníamos el índice de homicidios dolosos más alto en la Ciudad que era la villa 31, Ahí se hizo una prueba piloto, de “Barrios Seguros”. No era solo ir contra el menudeo, ir y romper, no era sólo eso. Teníamos más de 200 pibes como satélites, dealers, se había instalado el narco. Ahora cayó muy fuerte, con mucha presencia del Estado. Hoy, en la 31 bajó estrepitosamente ese índice de homicidios. Es el primer barrio vulnerable con centro de monitoreo propio y vamos a seguir instalando.-¿Y el combate a las grandes bandas?-La Justicia federal se encarga de las grandes bandas, del seguimiento. Nosotros apuntamos al tema del bunker que pudre los barrios.

Tapiaron el búnker de drogas número 36 en la Ciudad de Buenos Aires. Fue en la villa Zavaleta.

-¿Cómo funcionó el traspaso de la seguridad en las villas que antes correspondía a Nación?-Cuando se hizo el traspaso, se había acordado que se quedaban las fuerzas federales en lugares como la 1-11-14, la 21-24, el barrio INTA, Cildañez y con presencia en Puerto Madero… unos 4.500 agentes. Eso funcionó realmente muy bien. Se lograron muchos avances. Pero con el nuevo Gobierno nacional primero se fueron de Puerto Madero, después de la 21-24, de todas. Solo quedaron en la 1-11-14. Eso nos trajo un problema de recursos. Pero en términos generales nos sirvió para tomar el control territorial. En 10 meses del año pasado, ya con nuestra gestión en esas zonas, bajamos el delito y los homicidios. -¿Cuándo se van a hacer cargo de la seguridad en la villa 1-11-14?-Si cumplen lo que dijeron, las fuerzas federales se irán en 2023. ¿Tenemos un problema de cantidad de personal? Y sí. Pero si nos tenemos que hacer cargo, obviamente nos vamos a hacer cargo. 

El ministro, en su despacho. Foto: Andrés D’Elía.

-¿A nivel de la Justicia cómo se está trabajando?-Con el fiscal general de la Ciudad estamos trabajando muy bien. Tomó una decisión de descentralizar las fiscalías, y nosotros queremos acercarnos a los ciudadanos. Creó una fiscalía temática de narcomenudeo. Es un trabajo en conjunto. También cuando se presenta el delito con menores involucrados.-O sea que están conformes.-Con el grueso de la Justicia trabajamos muy bien, utilizan mucho a la Policía de la Ciudad, por su alta tecnología. Pero también están los jueces que ya conocemos todos. A veces tarda más el policía en hacer el acta que algún juez en liberar al delincuente. Estamos preparando la Justicia que queremos cuando se haga el traspaso definitivo de todos los delitos.-¿Cómo está el nivel de delitos hoy?-Salvo el homicidio doloso, que tuvimos el menor índice en el 2019, igual seguimos con la menor tasa de los últimos 26 años. Ahí también tomamos en cuenta casos que refieren a hechos intrafamiliares o los que se relacionan a casos de salud mental. Es un tema que esta pandemia dejó en evidencia, un tema por rever y resolver.-¿Y la inseguridad?-En robos de vehículos también tenemos un registro bajísimo, histórico. Cuando asumimos, se robaban 500 vehículos por mes en la Ciudad y hoy estamos en menos de 60. El delito de motochorros disminuyó más de un 60 por ciento. Hay una incidencia de la pandemia y de la baja de circulación en algunos períodos, pero es una baja muy fuerte. Y ahora estamos trabajando en otra etapa, que es la reparación del daño. La devolución de elementos robados a sus dueños, motos, celulares, etc.

Detención de motochorros en la Ciudad de Buenos Aires.

-El aumento de las detenciones también llevó a la superpoblación de las comisarías. Esto, según la Nación, es por un estilo punitivista de la Ciudad. ¿Es así?-Nosotros tenemos un promedio de entre 2.500, 3.000 detenciones por mes en la Ciudad. En épocas normales. Quedan en el sistema penitenciario entre 800 y 1.000. El resto, por diferentes delitos, va tomando la libertad. Hoy tenemos casi 700 presos en comisarías y en alcaldías donde nosotros no podemos dar las condiciones edilicias para cumplir una condena, con lo que se vulneran así todos los derechos humanos habidos y por haber. Obviamente presentamos las quejas.-¿En qué quedó la denuncia penal?-Hicimos todas las presentaciones y al día de hoy no tenemos respuestas. Es díficil programar eso, un día te llevan 12, otro día 10 y así. Y esto nos afecta, porque se van normalizando las actividades y esa cantidad de detenidos hay que atenderla y nos quita presencia de agentes en la calle.

Las comisarías y alcaidías de la Ciudad de Buenos Aires, colapsadas.

-¿Cómo es el diálogo con Sergio Berni?-Tenemos diálogo, trabajamos muy bien. Si vas hoy al Anillo Digital, tenés dos centros de monitoreo, que es uno en la zona sur y uno en la zona norte. Y ahí vas a ver un policía de la Ciudad con un policía de la Provincia trabajando en conjunto. Eso llevó a que no haya secuestros extorsivos en la Ciudad. Sí hay cuentos del tío o ciberdelitos, que subieron en la pandemia.-¿Y con la Nación?-Tenemos muy buen diálogo también, pero diferentes maneras de ver cómo se encaran las situaciones, algo que afecta a los vecinos, como las movilizaciones. Casi el 100 por ciento son reclamos a Nación. Entonces yo no tengo resorte en la respuesta. Y una cosa es manejar una movilización de 200, 500, 700, pero otra cosa son de miles de personas. Muchas veces los que marchan son las propias agrupaciones que integran el Gobierno.-¿Van a autorizar el regreso del público a los eventos masivos, como el fútbol?-Nosotros no tenemos problema, pero los que definen son las autoridades sanitarias.-El caso Chano Charpentier reavivó el debate sobre las pistolas Taser y cómo tiene que actuar un policía ante un paciente psiquiátrico. ¿Cuál es tu postura?-El tema de ​la Ley de Salud Mental es para rever. Son hechos muy puntuales, en los que el policía queda al frente de una situación en la que actúa sobre las consecuencias. Y acá el tema es ir sobre las causas. El caso Chano no lo tengo en detalles, pero su situación era compleja desde antes. Estamos de acuerdo en la aplicación de las pistolas Taser para ese tipo de hechos. Es más, mandamos a comprar 60. Ya tuvimos la firma de la Anmac (Agencia Nacional de Materiales Controlados), falta la del proveedor. Y además hicimos las capacitaciones, viajamos a Brasil y a otros países.

Las pistolas Taser, de electroshock.

-¿Por qué sigue frenada la compra?-Cuando se firmó el permiso de la Anmac, luego echaron al director ejecutivo, Ramiro Urristi. En algún artículo periodístico se sugirió que tenía que ver con esa firma. Espero que no. Ahora el proveedor tiene que cerrar con la Anmac, está todo listo, pero falta eso.GL – EMJ​

Mirá también

Otra pelea entre Nación y Ciudad por el destino de los presos terminó en la Justicia

Horacio Rodríguez Larreta le tomó juramento a Marcelo D’Alessandro como ministro de Justicia y Seguridad de la Ciudad

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Marcelo D’AlessandroPolicía De La CiudadSeguridad

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
policiales sociedad

Imputaron por “lesiones gravísimas” al policía que baleó a Chano: lo defiende el abogado de Chocobar

Facundo Amendolara, el oficial principal de la Policía Bonaerense que el domingo pasado baleó a Chano Moreno Charpentier, se presentó este viernes en la UFI Nº 1 de Zárate-Campana a cargo del fiscal Martín Zocca para recibir la notificación de su imputación. El oficial se presentó junto a su abogado, Fernando Soto, el mismo que defendió a Luis Chocobar, condenado a dos años de prisión y cinco de inhabilitación para ejercer cargos.“Este es un acto formal. Nos citaron para esto. Mi defendido no va a hablar”, anticipó el letrado frente a los medios que aguardaban en la puerta de la fiscalía. Poco después, Amendolara, según el abogado, recibió la calificación de la imputación en su contra que tomó forma en las últimas horas, según confimó Soto: lesiones gravísimas agravadas por el uso de arma de fuego y por ser funcionario policial.De pie a su lado, con una campera negra y las manos en los bolsillos, Amendolara se mantuvo en silencio y con la mirada al frente. “Él actuó como debía”, resumió su abogado, un ex funcionario del Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich, vinculado a la agrupación Usina de Justicia. Ayer, Chocobar recibió a Amendolara y posaron juntos en una foto. Soto aseguró que todavía no pudo ver el expediente.Facundo Amendolara minutos antes de recibir la notificación de su imputaciónAmendolara podrá, por ejemplo, designar un perito de parte para la pericia balística del hecho que realizará la Policía Federal el martes próximo. En esta pericia tendrá particular importancia la remera que vistió Chano al momento de ser baleado, en donde podrán buscarse restos de pólvora para determinar proximidad al momento del disparo. Al principio del caso no había sido encontrada. Luego, un familiar del músico alertó que había sido hallada.Soto usó este punto a su favor:“Me dicen que apareció la remera. Esto indica que no hay un protocolo de protección de la prueba. Por supuesto que no desconfiamos de una alteración intencional, pero pudo haberse perdido prueba o deteriorado y ahora después va a ser difícil de encontrar”, afirmó.Soto, ante las cámaras, sostuvo que su defendido está muy afligido y preocupado por lo que está pasando. “No quería lastimar a nadie. Estaba por ascender e iba a dictar algunos cursos. Ahora todo eso quedó en pausa”, aseguró.Ayer por la mañana, acompañado de familiares del músico que habilitaron el ingreso, el fiscal Zocca comenzó una inspección de la casa de Exaltación de la Cruz donde ocurrió el hecho, según confirmó a este medio José Luis Castaño, fiscal general de Zárate-Campana, donde tramita la causa. La inspección es un paso previo importante a una nueva toma de declaraciones, mientras se esperan resultados de varias pericias encargadas a la Policía Federal, que ya aportó una filmación de la casa en la noche del ataque.El cuchillo empleado en la agresión por ChanoLa remera, si es que es entregada, será sumada a la pericia balística que se realizará el martes próximo, al ser objeto que medió entre Chano y el disparo. Si se encuentran restos de pólvora, podría ser interpretado como un signo de cercanía entre Chano y el policía, un literal tiro a quemarropa. Algunos investigadores estiman que es difícil que sea encontrado, ya que según los testimonios presentes, el policía le disparó a tres metros de distancia en el patio delantero de la casa.Marina Charpentier, madre del músico, confirma Castaño, ya está en contacto con el nuevo fiscal. Por lo pronto, la fecha de su declaración testimonial no fue definida, dada la delicada situación de salud de Chano en la clínica Otamendi. Otras fuentes con acceso a la causa aseguran que la madre “puede dejar constancia de sus manifestaciones sin necesidad de venir a declarar por el momento” y que será citada de manera virtual en una fecha a convenir.SEGUIR LEYENDO:Imputaron al policía que le disparó a Chano: la pericia balística que será clave en el casoApareció la remera de Chano, la prueba que puede complicar o absolver al policía que le disparó

Fuente

Categories
policiales sociedad

Peteco Carabajal fue víctima de una sextorsión: un preso y su cómplice lo engañaron para sacarle $100.000

Peteco Carabajal fue víctima de una estafa virtual (Facebook)El reconocido músico Carlos “Peteco” Carabajal fue víctima de una sextorsión por parte de una banda delictiva, liderada por un preso en una cárcel de Ituzaingó que, mediante el engaño, le sacó $100.000. La Policía Bonaerense detuvo a los extorsionadores en las últimas horas.Si bien el hecho se conoció recientemente, comenzó el 6 de julio pasado. La tarde de aquel día, el folclorista santiagueño de 65 años fue contactado a través de Facebook por una joven supuestamente llamada Carolina Gómez y en apariencia mayor de edad, según su foto de perfil. Carabajal comenzó a intercambiar mensajes de texto con la mujer y entró en confianza hasta que en un momento de la charla ella le envió fotos íntimas.Al día siguiente, el cantante recibió una llamada en su teléfono. Era un hombre que se identificó como Ricardo Gutiérrez y que decía pertenecer a la brigada de ciberdelitos de la Policía Bonaerense. Esta persona le manifestó a Carbajal que habían detectado actividad inusual en su red social y que “estaba siendo investigado por corrupción de menores”, informaron fuentes policiales, dando a entender que la joven con quien había intercambiado mensajes era menor de edad.En la comunicación, el presunto policía le hizo una propuesta a la víctima. “Le pidió que le deposite por una suma total de $100.000 pesos a una cuenta bancaria a nombre de una mujer, Malena Soledad Bustamante, para así dejar de ser investigado por el hecho”, indicaron las fuentes. Posteriormente se sucedieron otras comunicaciones incriminatorias en el que distintas personas también le exigían dinero.Pedro Alejandro Godoy Fuentes y Maximiliano Ezequiel Pereyra tras ser detenidosCarbajal realizó la denuncia dos días más tarde, el 9 de julio. La investigación del caso recayó en la Unidad Funcional de Instrucción Nº 3 del departamento judicial de Moreno – General Rodríguez, a cargo de Luisa Pontecorvo.Los investigadores rastrearon y descubrieron a los autores de la maniobra extorsiva. Así, la fiscalía solicitó dos allanamientos -autorizado por el Juzgado de Garantías Nº 1 del mismo distrito- que se llevaron a cabo este jueves. Uno de los operativos fue en una casa ubicada sobre la calle Pepiri al 2400, en la ciudad de Ituzaingó, donde los efectivos de la DDI Moreno-General Rodríguez aprehendieron a Maximiliano Ezequiel Pereyra, de 38 años. En ese lugar, los agentes además secuestraron un teléfono celular, una tablet y la suma de $5.000.El otro operativo fue en la Unidad Penitenciaria Nº 39 de Ituzaingó, localizada en Coronel Pringles al 3000. Allí notificaron a Pedro Alejandro Godoy Fuentes, ciudadano chileno de 27 años, que estaba detenido en el marco de una causa que lleva adelante el Tribunal Oral Criminal Nº 5 de Morón por portación ilegal de arma de fuego de uso civil, violación de domicilio y encubrimiento simple.Algunos de los elementos secuestrados en el domicilio de ItuzaingóPereyra y Godoy Fuentes serán indagados mañana por Pontecorvo acusados delito de extorsión.De acuerdo a datos de la Asociación Argentina de Lucha Contra el Cibercrimen (AALCC), los delitos de sextorsión vienen en constante aumento desde hace cinco años. En 2016 se registraron 49 hechos. En cambio, el año pasado hubo 151 denuncias en todo el país, lo que significa un incremento del 208%.SEGUIR LEYENDO:La insólita sextorsión de “La Pochola”: intentó robarle 100 mil pesos a un hombre para no filtrar sus fotos hotEl calvario que vive una víctima de sextorsión: a pesar de estar procesado, su ex ventila intimidades suyas en la radioSextorsión desde la cárcel: presos de Chubut se hacían pasar por fiscales para robarle hasta 200 mil pesos a sus víctimasInvestigan a una banda que hacía “sextorsión” con falsos policías y el cuento de una red de trata en Pilar

Fuente

Categories
policiales

Argentinos, chilenos, colombianos y venezolanos, detenidos por robar autos con inhibidores de señal

Seis delincuentes fueron detenidos y procesados por el delito de tentativa de robo de autos con inhibidores de señal, en dos operativos realizados en Recoleta y Balvanera. Una de las bandas estaba integrada por cuatro delincuentes, dos argentinos y dos chilenos, mientas que la dupla restante tenía a un colombiano y a un venezolano como cómplices.

Agentes de la División Prevención del Delito de la Policía de la Ciudad, que se encontraba realizando tareas en Independencia y Dean Funes, observaron un Renault Sandero que circulaba a muy baja velocidad y realizaba maniobras sospechosas con un equipo inhibidor de señal, comúnmente utilizado para anular las alarmas de autos y de portones eléctricos.Ante esta situación, los policías cortaron el paso del auto, hicieron bajar a los sospechosos y los demoraron.

Seis detenidos acusados de robar automóviles con inhibidores en barrios de Recoleta y Balvanera.

En el interior del auto encontraron un inhibidor de última tecnología, una tarjeta de crédito, 13.300 pesos, 200 dólares, 2.000 pesos chilenos y elementos como un par de guantes, tres destornilladores, dos barretas de hierro, tres manojos con 17 llaves y cuatro teléfonos celulares.Se constató que uno de ellos tenía antecedentes por violencia de género, mientras que los tres restantes no tenían impedimentos legales.La causa quedó a cargo del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Número 20, a cargo de Hugo Decaria y ante la Secretaría 162 de Pablo Bebebino, que dispuso la detención y el traslado de los cuatro imputados a la Alcaidía de la zona de la Policía de la Ciudad.

Seis detenidos acusados de robar automóviles con inhibidores en barrios de Recoleta y Balvanera.

En tanto, el segundo hecho ocurrió en Recoleta, cuando personal de la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 2 observó en el cruce de las calles Güemes y Billinghurst a dos hombres que miraban insistentemente hacia el interior de los autos estacionados, mientras uno de ellos también accionaba un elemento que tenía en sus manos al tiempo que intentaba abrir las puertas.Los policías intentaron identificar a los sospechosos, y uno de ellos intentó escapar, pero fue detenido a cien metros del lugar. En su poder tenían un inhibidor de señal y dos celulares.Los imputados, un venezolano de 25 años y un colombiano de 37, quedaron a disposición del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Número 19, a cargo de Diego Javier Slupski y ante la Secretaría 159 de Delfina Wüllich.GL

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

InseguridadRecoletaBalvaneraPolicía De La Ciudad

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
policiales sociedad

Detuvieron a una mujer policía acusada de asesinar a su tío porque habría abusado de su hermana menor

Lugar del hechoUn hombre acusado de abusar sexualmente de una menor de su familia fue asesinado de un balazo en la cabeza por su sobrina, agente de la Policía Bonaerense, en Berazategui. Tras el crimen, la mujer policía intentó prender fuego el domicilio. Luego quedó detenida por orden de la fiscal de caso, Gabriela Mateos, titular de la UFI Nº3 de ese distrito.El feroz hecho ocurrió en la intersección de las calles 422 y 455. Según las primeras informaciones, este martes cerca de las 20.30, Nair Grisel Carrizo, de 26 años, integrante del Comando de Patrullas de Quilmes, se acercó hasta el domicilio de Lucio Larramendia González, su tío.Allí, según se investiga, la mujer policía comenzó discutir con el hombre, ya que Larramendia González habría abusado sexualmente de la hermana de Carrizo, de 13 años. En un momento, salieron a la puerta del domicilio y Carrizo sacó su arma reglamentaria: una Bersa Thunder calibre 9 milímetros y le disparó. Tras el crimen, los testigos declararon que oyeron al menos cuatro detonaciones.Luego de asesinarlo, supuestamente Carrizo intentó prender fuego el precario “rancho” donde vivía Larramendia González y escapó. Pocos minutos después, la madre del hombre muerto vio las llamas y las apagó, según sostuvieron fuentes del caso a Infobae.De este modo, se alertó al 911 y personal policial llegó a la escena del crimen junto a la fiscal Mateos. “Aún no se tiene el resultado de la autopsia, pero en el lugar se pudo observar que el hombre tenía un balazo en la cabeza”, relató un investigador a este medio.Tras recabar información con algunos testigos, la fiscal Mateos dispuso la aprehensión de Carrizo, quien esta tarde se negó a declarar en sede judicial y quedó alojada en un calabozo acusada de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. La pistola con la que Carrizo habría asesinado a su tío también fue secuestrada.Por otro parte, según indicaron fuentes del caso, la causa se dividió en dos. Por un parte la fiscal Mateos se encargará del homicidio y por la otra, el presunto abuso cometido por Larramendia González fue derivado a la fiscalía de abuso sexual del distrito.Por otro lado, esta madrugada, en una casa de la calle 49 de La Plata, el peluquero Marcelo Maza, de 49 años, mató a un delincuente de 15 años de un tiro, después de que el ladrón utilizara a uno de sus hijos como escudo humano para cometer un robo. Maza y su familia se encontraban dentro de la casa de Germán Padrón, un amigo, también víctima del intento de robo, quien contó los detalles del ataque.“Marcelo siempre pasa por casa por la noche. Nos quedamos charlando un rato. Vino con sus nenes, salió con mi perrita, los chicos se quedaron jugando en la puerta de mi casa, fueron solo 5 segundos”, explicó Padrón en la puerta de la casa donde ocurrió la tragedia.El enfermero narró que notó algo extraño cuando vio la pantalla del monitor de las cámaras de seguridad de la casa.“Cuando veo la cámara de seguridad, veo al tipo encapuchado, que agarra al nene. Entonces, lo primero que atino a hacer es agarrar la alarma vecinal y la prendo. Ahí veo que el tipo ya está pateando la puerta”, relató el dueño de la casa.Y continuó: “Nos miramos con Marcelo, que no entendía nada. Y dijimos ‘Este está loco’. El pibe apenas abre la puerta entra y dispara. Es más, en una de las paredes tengo la marca del balazo, arriba de una camilla”.SEGUIR LEYENDO:Continúa la búsqueda de Guadalupe: su familia difundió un video para poder reconocerla

Fuente