Categories
General

Cómo se convirtió México en un cementerio gigante: así es el horror de las fosas clandestinas

Fosas clandestinas en México (Infografía: Jovani Pérez Silva)Desde hace 14 años, cuando comenzó la llamada “guerra contra el narcotráfico” en el sexenio de Felipe Calderón, México se convirtió en un cementerio. Y desde ese momento a la fecha, han sido constantes las noticias de hallazgos de fosas clandestinas.Los descubrimientos del horror han ocurrido lo mismo en Veracruz, Jalisco, Tamaulipas, Michoacán, Sinaloa y Guanajuato, que en estados como San Luis Potosí, en donde este fin de semana fue encontrada una fosa clandestina con los restos óseos de 16 personas, en la comunidad que irónicamente, lleva por nombre Matanzas, en el municipio de Moctezuma.El pasado 20 de febrero fueron encontrada una fosa clandestina y varios vehículos abandonados (la mayoría con reporte de robo) en una zona conocida como “Hoyo de San Isidro” en el municipio de Moroleón, en el convulso estado de Guanajuato.Cuando los policías llegaron al lugar en busca de evidencias, encontraron los restos de una gran fogata y montículos con tierra removida, además de que encontraron restos humanos calcinados. Luego de varios días de búsqueda, fueron hallados los cuerpos de al menos diez personas que habían sido inhumadas clandestinamente en el lugar.Fosas clandestinas (Foto: Cuartoscuro) (JUAN CARLOS CRUZ/)Según el periodista Héctor de Mauleón, los vecinos reportaron que el Hoyo de San Isidro es una zona de “halconeo” y de constante movimiento de vehículos sospechosos. No hay confirmación oficial del número de restos encontrados.De Mauleón también señaló que con sólo unas horas de diferencia, se encontró otra fosa en el poblado de Comanja, en el estado de Michoacán. Se trataba de un cementerio clandestino de unos 400 metros cuadrados. Las autoridades llegaron al sitio tras la detención de nueve sicarios y secuestradores.El hallazgo de la fosa con 24 cuerpos desmembrados que llevaban entre cuatro y seis meses sepultados, se logró gracias a que uno de los detenidos ofreció “colaborar” con los investigadores. La Fiscalía informó que cinco de los cuerpos eran de mujeres. La mayor parte de las víctimas tenían entre 20 y 40 años de edad y fueron degolladas.Días antes, el 3 de febrero se había reportado el descubrimiento de otra fosa en Uruapan, también en Michoacán y de la que se rescataron 11 cuerpos.Y la lista parece interminable.Fosas clandestinas (Foto: Cuartoscuro) (JUAN CARLOS CRUZ/)Pero sin duda, el hallazgo más terrible en la historia moderna de México ocurrió en 2016 en el estado de Veracruz. Integrantes del Colectivo Solecito, (familiares de desaparecidos que se dedican a buscar fosas clandestinas) recibieron un croquis dibujado a mano con las instrucciones para encontrar un cementerio clandestino, en el predio Colinas de Santa Fe. El mapa mostraba la ruta hacia una zona marcada con cruces y en la que aparecía la palabra “cuerpos”.Tras meses de trabajos, se confirmó el hallazgo de los restos de 298 personas. Casi todas habían sido vendadas, algunas fueron descuartizadas y todas estaban embolsadas.Fue catalogada como la fosa clandestina más grande de América. Sin embargo, no ha sido la única.En septiembre de 2019, a las afueras del poblado de La primavera, en el municipio de Zapopan, Jalisco, se conoció una historia de horror. Después del reporte de vecinos que se quejaban de un olor fétido emanado de un pozo y de varios días de trabajo en la zona, fueron encontradas 119 bolsas con los restos de al menos 37 personas. El cadáver más reciente tenía unos tres días de haber sido asesinado.(Foto: Fernando García Carranza/ Cuartoscuro) (Fernando Carranza Garcia./)Además de que en Jalisco han sido encontradas numerosas fosas clandestinas producto de cruentos enfrentamientos entre los cárteles del narcotráfico como el de Jalisco Nueva Generación (CJNG) encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes y el de Sinaloa, comandado por Ismael “El Mayo” Zambada; también ha sido el escenario en donde miles de personas han desaparecido y de un caso particular que tuvo mucho impacto a nivel nacional e internacional.Se trató del llamado “tráiler de la muerte”. El periódico El Universal reveló la existencia de una caja refrigeradora de un tráiler que contenía 157 cuerpos, ante la falta de infraestructura en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJFC) para guardar restos de personas no identificadas.Debido a que en 2013 la Ley General de Víctimas prohibió la incineración de cuerpos relacionados con crímenes violentos, el IJFC (que siguió realizando esta práctica dos años más) se vio rebasado para poder almacenar los cuerpos. Y entonces rentaron el contenedor que peregrinó por al menos tres municipios de Jalisco con los cuerpos pertenecientes a víctimas no identificadas de la delincuencia organizada.La existencia del “tráiler de la muerte” se conoció gracias a las denuncias de los vecinos del municipio de Tlajomulco de Zúñiga, quienes reportaron la presencia de un olor fétido que emanaba del vehículo.El mapa del horrorFosas clandestinas en México (Infografía: Jovani Pérez Silva)De acuerdo con el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, hasta diciembre de 2019, los estados de Sinaloa, Colima, Veracruz, Sonora y Jalisco concentraron el 61% de las fosas clandestinas. Mientras que en los últimos 13 meses se han exhumado 1,124 cuerpos de personas de 873 fosas clandestinas identificadas en todo el país.Los estados con más cuerpos exhumados fueron Sinaloa, Jalisco, Colima y Chihuahua, donde se hallaron a 825 personas. Del total de cuerpos encontrados, se han identificado a 395 personas, y se ha entregado a sus familiares los restos de 243.En tanto, Chihuahua, Jalisco, Tamaulipas y Nayarit fueron las entidades con mayor eficacia en identificación y entrega de restos.Encinas también reveló que en el país había 61,637 personas desaparecidas (42%), mientras que 85 mil 300 (58%) fueron encontradas.Las entidades en los que históricamente hay un mayor número de personas que continúan desaparecidas son Tamaulipas, Jalisco, Estado de México, Chihuahua, Nuevo León, Sinaloa, Coahuila, Puebla, Guerrero y Veracruz.Mientras que en el 2019, Jalisco, Tamaulipas, Chihuahua, Nuevo León y Puebla, fueron los estados en donde más personas se reportaron como desaparecidas.MÁS DE ESTE TEMA:Hallan 873 fosas clandestinas en MéxicoLa tragedia de las fosas clandestinas en Jalisco: hallaron una más con 18 cuerpos en TlajomulcoLa búsqueda más dolorosa: familiares de víctimas escarban en fosas clandestinasEl país de los desaparecidos: un colectivo que busca a sus familiares publicó una lista con credenciales halladas en fosas clandestinas de Veracruz

Fuente

Categories
General

“El Triángulo Dorado es una región estigmatizada”: López Obrador va al rescate de la tierra del “Chapo” Guzmán

López Obrador y Joaquín El Chapo Guzmán. (Foto: Cuartoscuro)El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció en su conferencia de este lunes que se ampliará a 100.000 hectáreas el programa Sembrando Vida en la región del Triángulo Dorado, localizado en Sinaloa, Durango y Chihuahua.“El Triángulo Dorado es una región estigmatizada, pero la gente está trabajando, produciendo y siempre ha estado en el olvido, en la marginación; como parte de la estrategia que estamos aplicando para serenar al país, estamos atendiendo a estas regiones siempre abandonadas”, indicó el mandatatio mexicano.Añadió que la ampliación del programa Sembrando Vida ayuda a crear empleo en zonas del país que se habían mantenido olvidadas.(Foto: Cuartoscuro)“Son 50.000 hectáreas, y este año ampliamos a 50.000 hectáreas más, 100.000 hectáreas en esta región y queríamos informarles porque es muy importante que se conozca como vive la gente en muchas regiones del país que fueron abandonadas estigmatizadas y nadie llegaba ni siquiera a verlos, ahora las cosas son distintas”, afirmó López Obrador.López Obrador, adelantó que en dicha región del país, que está formada por “miles de comunidades aisladas, pequeñas comunidades de Sinaloa, Durango, Chihuahua, en esta misma región estamos aplicando el programa Sembrando Vida, estamos dando trabajo hasta ahora a 20.000 sembradores”, expuso.También este pasado fin de semana inauguró el puente Sahuatenipa, dijo que se puso en servicio donde circulan diariamente 500 vehículos y siguen los trabajos para la terminación de otros nueve puentes y 12 kilómetros de carretera, con una inversión de dos mil millones de pesos.El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es recibido por personas mientras salía de un evento en Badiraguato, en el estado mexicano de Sinaloa, México, el 15 de febrero de 2019 (Foto: REUTERS/Daniel Becerril) (DANIEL BECERRIL/)El puente está ubicado en el eje carretero Durango-Culiacán y elimina la posibilidad de que con las crecientes de ríos se impida el cruce. Esta es una región tradicionalmente rezagada, que ya cuenta con este tramo carretero y se tiene contemplado, según expuso el mandatario, terminar el camino que comunique a los habitantes que radican en la Sierra Madre Occidental.“Estamos también avanzando en la construcción de obras que consideramos importantes. Este puente permite que varias comunidades que quedaron incomunicadas con las lluvias por la creciente o el desbordamiento de los ríos, ahora ya tengan comunicación y fuimos a inaugurarlo”, expresó.Dicha carretera que atraviesa la Sierra Madre Occidental de Tamazula hasta Santiago Papasquiaro, que pasa por Canelas, pasa por municipios muy marginados, abandonados, incomunicados, de Durango. Un hombre que se cree que es el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, aparece en lo que se cree que es la prisión del Altiplano en 2016, en esta imagen fija tomada de un video suministrado por el sitio de noticias Latinus el 18 de febrero de 2020. LATINO / vía REUTERS (LATINUS/)“Esta carretera va a permitir la comunicación de toda esta zona, lo mismo otra que estamos construyendo de Sinaloa hacia Guadalupe y Calvo, Chihuahua, de Badiraguato a Guadalupe y Calvo”.El llamado “Triángulo Dorado” ha sido históricamente la zona de operaciones del Cártel de Sinaloa.López Obrador es el primer presidente que visita Badiraguato, tierra en la que además de Guzmán Loera también nacieron otros famosos narcotraficantes como Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Carrillo, Miguel Ángel Félix Gallardo, Ismael “El Mayo” Zambada y Arturo Beltrán Leyva, fundadores del extinto Cártel de Guadalajara.El “Triágulo Dorado” es identificada como área de cultivo de marihuana y amapola. La zona comprende la zona serrana de los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa, un área dominada así desde finales de los 80 por el Cártel de Sinaloa.BADIRAGUATO, SINALOA, 16JUNIO2016.( FOTO: RASHIDE FRIAS /CUARTOSCURO)

(© RASHIDE FRIAS/CUARTOSCURO.COM/)Ahí, se le rinde culto a Joaquín “El Chapo” Guzmán con canciones, conocidas como “narcocorridos”, y también con fotografías y frases que citan al famoso narcotraficante mexicano.Si volviera, sería un alivio, dicen los pobladores, porque cuando estaba no había pobreza ni violencia. Era, describen, como un territorio con un auto gobierno no reconocido y un mandatario dadivoso.“Desde que ya no está el señor ‘Chapo’ hay más pobreza, y la gente se tiene que bajar (de la sierra), porque está más canija… más dura la cosa”, dice Jorge Valenzuela, un poblador de Potrero de Bejarano, comunidad que colinda con el estado de Chihuahua.“Él repartía dinero a la gente, le daba para sembrar, para que comprara cosas, ya no hay nadie que haga eso”, agrega Valenzuela desde este pueblo del llamado Triángulo Dorado, localizado en las montañas del noroeste de México.El recinto esta en la propiedad de Consuelo Loera en La Tuna (Foto: Captura de pantalla WFMZ 69 Noticias)Nueve de cada 10 personas que residen en Badiraguato viven en condiciones de pobreza o pobreza extrema, según datos del gobierno mexicano. Es el municipio con más carencias sociales y económicas de Sinaloa.Es también el municipio con menor número de carreteras construidas, pero de los que cuenta con más caminos rurales que llevan hacia la sierra, donde las principales actividades son la minería -33% del territorio está concesionado a empresas extractoras- y la producción de marihuana.Datos públicos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) revelan que en Sinaloa se concentró el mayor volumen de erradicación de marihuana durante 2018, con la destrucción de 43.976 hectáreas, un 31% del total eliminado en el país.La producción de enervantes fue la industria que Guzmán lideró con el Cártel de Sinaloa, hasta hace dos años, cuando lo detuvieron en la ciudad de Los Mochis, al norte del estado.La gente mira al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en una pantalla de video durante un evento en Badiraguato, en el estado mexicano de Sinaloa, México, 15 de febrero de 2019. REUTERS / Daniel Becerril (DANIEL BECERRIL/)“Aquí toda la gente tiene dónde sembrar, pero como no está el señor Chapo, ya la gente no siembra casi, porque a él se la vendían”, lamentó Valenzuela.La primera vez que el presidente mexicano visitó Badiraguato, lugar donde nació “El Chapo”, fue el 15 de febrero del año pasado, tres días después de que sentenciaron a Guzmán Loera a cadena perpetua en los Estados Unidos.Un hombre camina por el número 701, refiriéndose a la clasificación mundial de multimillonarios dada por la revista Forbes en 2009 al narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, antes de la visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a Badiraguato, en el estado mexicano de Sinaloa, México 15 de febrero de 2019. REUTERS / Daniel Becerril (DANIEL BECERRIL/)A su viaje se llevó unos singulares amuletos. Minutos antes de abordar un avión con destino a la ciudad de Culiacán, López Obrador mostró a los medios de comunicación algunos de sus amuletos que usa como protección. Para sorpresa de todos sacó de su cartera un trébol de cinco hojas, imágenes religiosas, un billete falso de un dólar con su imagen y otro de 2 dólares.Explicó que una de las imágenes es el corazón de Jesús, “detente enemigo, el corazón de Jesús está conmigo”, dijo, y explicó que estos objetos se los había regalado la gente.MÁS SOBRE ESTE TEMA:VIDEO: un trébol, imágenes religiosas y todos los amuletos que llevó López Obrador a la tierra de “El Chapo”VIDEO: Badiraguato, el pueblo de “El Chapo” Guzmán, se quedó esperando su regreso

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente

Categories
General

Horror en Culiacán: hallaron más de 2.000 huesos humanos, algunos eran de niños

La Brigada Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas encontró más de 2,000 fragmentos de huesos, en su mayoría de falanges, en Culiacán, Sinaloa Foto: EspecialEn muchas ocasiones sin haber comido o aunque esté lloviendo familiares de desaparecidos, que pertenecen a la Brigada Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas, no han dejado de buscar a sus familiares en zonas controladas por el narco en Culiacán, Sinaloa, fue así que hace unos días dieron con un hallazgo macabro: más de 2,000 fragmentos de huesos de manos.El 24 de agosto fue que encontraron la mayor cantidad de huesos que pertenecerían alrededor de unas 150 personas, incluyendo niños. El tiradero clandestino se ubica cercano al fraccionamiento privado La Primavera bolsas que contenían los fragmentos de huesos de manos y, al parecer, también de pies, según el personal forense de la zona.Desde 2011, el 30 de agosto es el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. En un informe de 2017 la CNDH indicó que en los últimos 20 años en México se habían reportado como desaparecidas 57,861 personas.Alma Rosa Rojo de la organización de búsqueda de desaparecidos Manos Unidas por la vida, señaló a un noticiero local que incluso podrían tratarse de hasta 5,000 fragmentos, de aproximadamente unas 150 personas, sin embargo los peritos se encuentran analizándolos.Los trabajos fueron encabezados por el Comisionado Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas, Juan Carlos Saavedra, quien reveló haber encontrado una zona que aparentemente era utilizada como cementerio clandestino, ya que había miles falanges y otros restos en bolsas de plástico.”Quien determinaría serían los peritos, ya ellos harán la contabilidad de cuantos restos óseos y cuantas falanges hay, ellos van a terminar cuantas personas o cuantas manos fueron mutiladas”, manifestó.Al sur del municipio de Culiacán, en las inmediaciones del complejo residencial La Primavera, encontraron tres puntos positivos, en el primero había un cadáver completo, en el segundo algunos restos óseos y en el tercero bolsas de plástico con falanges de todos tamaños, el conteo preliminar indicó que eran más de cinco mil.Las bolsas estaban desechas por el agua y el sol, por lo que algunos restos se encontraban esparcidos por los alrededores, posiblemente también por algunos animales de la región.En la zona también encontraron varias prendas de vestir por lo que no descartan que pueda haber más cuerpos en los alrededores, situación por la que continuaran buscando.Juan Carlos Saavedra informó que en esta zona han venido trabajando desde hace un mes, y hasta el momento han encontrado nuevo cuerpos completos y miles de restos óseos que todavía se encuentran analizando para determinar si pertenecen a estas mismas personas o a otras.(Foto: Twitter)Mientras que, en Mazatlán, al sur de la entidad, otro grupo de la Brigada Estatal de Búsqueda localizó dos cuerpos en la Playa de Cerritos, dentro de una fosa clandestina.Los cadáveres estaban aproximadamente a un metro de profundidad y fue difícil extraerlos debido a lo húmedo del terreno donde se encontraban.Asimismo hace algunas semanas al menos 105 restos humanos fueron encontrados, algunos de ellos dentro de vasijas de barro. Luego de una denuncia anónima, se hizo un rastreo en El Tambor, donde se encontró decenas de restos humanos esparcidos en áreas de dunas.”Fue una denuncia anónima y nos fuimos buscando y dimos con ellos. Estaban los restos esparcidos por todo el terreno. Estaba esparcido. Estaba el cráneo en una parte, como que ahí estaba el cuerpo y de ahí los animales lo jalaron”, dijo Alma Rosa Rojo Medina, integrante de la Brigada Estatal de Búsqueda.La Brigada Estatal de Búsqueda hizo una segunda búsqueda en otro poblado de Navolato, en Las Tranquitas, que pertenece a Dautillos.En ese lugar se encontraron decenas de huesos dentro de vasijas de barro, mismos que fueron resguardados, pues estos podrían corresponder a un hallazgo prehispánico, por lo que deberán someterse a pruebas para comprobar la temporalidad por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia.Desde 2006, el hallazgo de fosas clandestinas en México se ha multiplicado (Foto: Archivo Infobae)El hallazgo ocurre luego de la serie de reportes nacionales respecto a las búsquedas y restos encontrados en fosas clandestinas, en los que Sinaloa es el primer lugar nacional con cuerpos en fosas, el tercero en número de fosas y el primero en sitios de inhumación clandestina.3,024 fosas clandestinas se han encontrado en MéxicoEl gobierno federal informó sobre los avances en materia de búsqueda e identificación de personas desaparecidas en el país, donde destaca la cifra de 3,024 fosas clandestinas halladas de finales de 2006 a la fecha, en las cuales se han encontrado 4,874 cuerpos.El subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, indico que la búsqueda de personas desaparecidas es prioridad de la actual administración y dio a conocer siete instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, entre ellas que México aceptará cooperación y escrutinio internacional, “porque no tenemos nada que ocultar”.En tanto, la titular de la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas, Karla Quintana, refirió que del 1 de diciembre de 2018 al 14 de agosto pasado han sido halladas 522 fosas, con 671 cuerpos, de los cuales 200 han sido identificados y de esta última cifra 116 se han entregado a sus familiares.En conferencia de prensa, encabezada por el presidente López Obrador, agregó que se han hecho mesas de trabajo con autoridades y familias para crear lo que las familias nos han pedido durante años: un mecanismo extraordinario forense con cooperación internacional para atender la crisis que hay en la materia.

Fuente

Categories
General

Mariana tenía 17 años y desapareció el 11 de diciembre en Culiacán: encontraron su cadáver en un camino de terracería

Mariana Moreno fue asesinada. Tenía 17 años (Foto: Twitter @_vaneGuicho)Melissa lloraba sin descanso. No podía contener las lágrimas al imaginar que su hermana menor, Mariana, de 17 años, estuviera en peligro. Hace cinco días no la veía ni tenía noticias de ella por lo que, a pesar de su dolor, habló frente a los medios de comunicación el lunes 16 de diciembre por la mañana en Culiacán, Sinaloa “Si alguien la tiene, le suplicamos que la regrese. Lo único que queremos es que ella vuelva, que esté bien. Es lo único que pedimos”, dijo. Pero tres horas más, tarde su esperanza y la de su familia, de volver a ver con vida a la más pequeña de la casa, fue apagada. La Fiscalía del estado informó que había encontrado el cuerpo de una joven envuelta en plástico con la ropa con la que fue vista por última vez Mariana Moreno: blusa blanca, pantalones de mezclilla y tenis rojos. Más tarde confirmaron que se trataba de ella. Alguien la asesinó y lanzó a un camino de terracería en la sindicatura de Costa Rica, a 24 kilómetros de la capital del estado. “A las 12:00 horas de este lunes 16 de diciembre, el Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Computo e Inteligencia recibió el reporte de localización de una mujer sin vida en un camino de terracería que conduce al ejido San Rafael, sindicatura de Costa Rica, Culiacán, que más tarde se confirmó se trataba de Lucía Mariana”, declararon las autoridades a través de sus redes sociales. No dieron más información sobre el crimen ni sospechas de quién cometió el asesinato.El cuerpo de Mariana fue encontrado en un camino de terracería (Foto: Facebook)La desaparición de MarianaLa joven estudiaba el último año de bachillerato en la preparatoria Emiliano Zapata. Estaba por cumplir la mayoría de edad y entrar a la universidad; el año venidero estaría lleno de nuevos retos y crecimiento para ella.El 11 de diciembre salió de su casa y visitó a una amiga en la colonia Miguel Hidalgo en Culiacán, Sinaloa. Allí pasó la tarde, hasta que salió alrededor de las 21:30 horas. A través de mensaje avisó a sus familiares que iría a La Lomita, comunidad en la que se reunirían decenas de peregrinos para la fiesta de la Virgen de Guadalupe. Pero después de esos mensajes de aviso no volvió a comunicarse con nadie. Sus papás comenzaron a marcarle para saber en dónde estaba y ella no contestó. Su teléfono mandaba a buzón y ninguno de sus conocidos había tenido noticias sobre el lugar en el que se encontraba. Pasaron horas y Mariana nunca entró por la puerta de su casa, por lo que se comenzaron a elaborar panfletos que se pegaron por las calles para saber si alguien la había visto. También su fotografía se difundió en redes sociales. Alerta Amber por Mariana Moreno (Foto: Facebook)Pero a pesar de los esfuerzos no obtuvieron noticias de ella. La familia Moreno creía que debía esperar 72 horas para dar aviso a las autoridades por desaparición, por lo que fue hasta el 13 de diciembre que dieron aviso formal a la Fiscalía, quienes abrieron carpeta de investigación y activaron la Alerta Amber. Las indagaciones fueron complejas. Nadie supo si Mariana estaba sola, si tomó algún medio de transporte público o privado, y si llegó al evento. Cinco días después de haber sabido de ella por última vez, recibieron información fatal. Alguien reportó que camino al campo militar El Sauz, hacia Los Cascabeles, había un bulto extraño. Era el cuerpo de la joven asesinada que había sido envuelto y abandonado. La búsqueda de su paradero terminó, pero comenzó la de la persona que la asesinó y la justicia. El colectivo No se metan con nuestras hijas, que acompañó a la familia de Mariana durante su búsqueda, pidió que no se guarde silencio y que se exija justicia. Decenas de personas en redes sociales se unieron a la exigencia de que cese la violencia contra las mujeres.MÁS SOBRE ESTE TEMA“Estamos preocupados”: Cepillín reportó la desaparición de su sobrinaLa tragedia de México: 40.000 personas desaparecidas y 26.000 cuerpos sin identificarEl país feminicida: 1,199 mexicanas fueron asesinadas en lo que va de 2019

Fuente

Categories
General

Mariana tenía 17 años y desapareció el 11 de diciembre en Culiacán: encontraron su cadáver en un camino de terracería

Mariana Moreno fue asesinada. Tenía 17 años (Foto: Twitter @_vaneGuicho)Melissa lloraba sin descanso. No podía contener las lágrimas al imaginar que su hermana menor, Mariana, de 17 años, estuviera en peligro. Hace cinco días no la veía ni tenía noticias de ella por lo que, a pesar de su dolor, habló frente a los medios de comunicación el lunes 16 de diciembre por la mañana en Culiacán, Sinaloa “Si alguien la tiene, le suplicamos que la regrese. Lo único que queremos es que ella vuelva, que esté bien. Es lo único que pedimos”, dijo. Pero tres horas más, tarde su esperanza y la de su familia, de volver a ver con vida a la más pequeña de la casa, fue apagada. La Fiscalía del estado informó que había encontrado el cuerpo de una joven envuelta en plástico con la ropa con la que fue vista por última vez Mariana Moreno: blusa blanca, pantalones de mezclilla y tenis rojos. Más tarde confirmaron que se trataba de ella. Alguien la asesinó y lanzó a un camino de terracería en la sindicatura de Costa Rica, a 24 kilómetros de la capital del estado. “A las 12:00 horas de este lunes 16 de diciembre, el Centro de Comando, Control, Comunicaciones, Computo e Inteligencia recibió el reporte de localización de una mujer sin vida en un camino de terracería que conduce al ejido San Rafael, sindicatura de Costa Rica, Culiacán, que más tarde se confirmó se trataba de Lucía Mariana”, declararon las autoridades a través de sus redes sociales. No dieron más información sobre el crimen ni sospechas de quién cometió el asesinato.El cuerpo de Mariana fue encontrado en un camino de terracería (Foto: Facebook)La desaparición de MarianaLa joven estudiaba el último año de bachillerato en la preparatoria Emiliano Zapata. Estaba por cumplir la mayoría de edad y entrar a la universidad; el año venidero estaría lleno de nuevos retos y crecimiento para ella.El 11 de diciembre salió de su casa y visitó a una amiga en la colonia Miguel Hidalgo en Culiacán, Sinaloa. Allí pasó la tarde, hasta que salió alrededor de las 21:30 horas. A través de mensaje avisó a sus familiares que iría a La Lomita, comunidad en la que se reunirían decenas de peregrinos para la fiesta de la Virgen de Guadalupe. Pero después de esos mensajes de aviso no volvió a comunicarse con nadie. Sus papás comenzaron a marcarle para saber en dónde estaba y ella no contestó. Su teléfono mandaba a buzón y ninguno de sus conocidos había tenido noticias sobre el lugar en el que se encontraba. Pasaron horas y Mariana nunca entró por la puerta de su casa, por lo que se comenzaron a elaborar panfletos que se pegaron por las calles para saber si alguien la había visto. También su fotografía se difundió en redes sociales. Alerta Amber por Mariana Moreno (Foto: Facebook)Pero a pesar de los esfuerzos no obtuvieron noticias de ella. La familia Moreno creía que debía esperar 72 horas para dar aviso a las autoridades por desaparición, por lo que fue hasta el 13 de diciembre que dieron aviso formal a la Fiscalía, quienes abrieron carpeta de investigación y activaron la Alerta Amber. Las indagaciones fueron complejas. Nadie supo si Mariana estaba sola, si tomó algún medio de transporte público o privado, y si llegó al evento. Cinco días después de haber sabido de ella por última vez, recibieron información fatal. Alguien reportó que camino al campo militar El Sauz, hacia Los Cascabeles, había un bulto extraño. Era el cuerpo de la joven asesinada que había sido envuelto y abandonado. La búsqueda de su paradero terminó, pero comenzó la de la persona que la asesinó y la justicia. El colectivo No se metan con nuestras hijas, que acompañó a la familia de Mariana durante su búsqueda, pidió que no se guarde silencio y que se exija justicia. Decenas de personas en redes sociales se unieron a la exigencia de que cese la violencia contra las mujeres.MÁS SOBRE ESTE TEMA“Estamos preocupados”: Cepillín reportó la desaparición de su sobrinaLa tragedia de México: 40.000 personas desaparecidas y 26.000 cuerpos sin identificarEl país feminicida: 1,199 mexicanas fueron asesinadas en lo que va de 2019

Fuente