Categories
General

Cómo se convirtió México en un cementerio gigante: así es el horror de las fosas clandestinas

Fosas clandestinas en México (Infografía: Jovani Pérez Silva)Desde hace 14 años, cuando comenzó la llamada “guerra contra el narcotráfico” en el sexenio de Felipe Calderón, México se convirtió en un cementerio. Y desde ese momento a la fecha, han sido constantes las noticias de hallazgos de fosas clandestinas.Los descubrimientos del horror han ocurrido lo mismo en Veracruz, Jalisco, Tamaulipas, Michoacán, Sinaloa y Guanajuato, que en estados como San Luis Potosí, en donde este fin de semana fue encontrada una fosa clandestina con los restos óseos de 16 personas, en la comunidad que irónicamente, lleva por nombre Matanzas, en el municipio de Moctezuma.El pasado 20 de febrero fueron encontrada una fosa clandestina y varios vehículos abandonados (la mayoría con reporte de robo) en una zona conocida como “Hoyo de San Isidro” en el municipio de Moroleón, en el convulso estado de Guanajuato.Cuando los policías llegaron al lugar en busca de evidencias, encontraron los restos de una gran fogata y montículos con tierra removida, además de que encontraron restos humanos calcinados. Luego de varios días de búsqueda, fueron hallados los cuerpos de al menos diez personas que habían sido inhumadas clandestinamente en el lugar.Fosas clandestinas (Foto: Cuartoscuro) (JUAN CARLOS CRUZ/)Según el periodista Héctor de Mauleón, los vecinos reportaron que el Hoyo de San Isidro es una zona de “halconeo” y de constante movimiento de vehículos sospechosos. No hay confirmación oficial del número de restos encontrados.De Mauleón también señaló que con sólo unas horas de diferencia, se encontró otra fosa en el poblado de Comanja, en el estado de Michoacán. Se trataba de un cementerio clandestino de unos 400 metros cuadrados. Las autoridades llegaron al sitio tras la detención de nueve sicarios y secuestradores.El hallazgo de la fosa con 24 cuerpos desmembrados que llevaban entre cuatro y seis meses sepultados, se logró gracias a que uno de los detenidos ofreció “colaborar” con los investigadores. La Fiscalía informó que cinco de los cuerpos eran de mujeres. La mayor parte de las víctimas tenían entre 20 y 40 años de edad y fueron degolladas.Días antes, el 3 de febrero se había reportado el descubrimiento de otra fosa en Uruapan, también en Michoacán y de la que se rescataron 11 cuerpos.Y la lista parece interminable.Fosas clandestinas (Foto: Cuartoscuro) (JUAN CARLOS CRUZ/)Pero sin duda, el hallazgo más terrible en la historia moderna de México ocurrió en 2016 en el estado de Veracruz. Integrantes del Colectivo Solecito, (familiares de desaparecidos que se dedican a buscar fosas clandestinas) recibieron un croquis dibujado a mano con las instrucciones para encontrar un cementerio clandestino, en el predio Colinas de Santa Fe. El mapa mostraba la ruta hacia una zona marcada con cruces y en la que aparecía la palabra “cuerpos”.Tras meses de trabajos, se confirmó el hallazgo de los restos de 298 personas. Casi todas habían sido vendadas, algunas fueron descuartizadas y todas estaban embolsadas.Fue catalogada como la fosa clandestina más grande de América. Sin embargo, no ha sido la única.En septiembre de 2019, a las afueras del poblado de La primavera, en el municipio de Zapopan, Jalisco, se conoció una historia de horror. Después del reporte de vecinos que se quejaban de un olor fétido emanado de un pozo y de varios días de trabajo en la zona, fueron encontradas 119 bolsas con los restos de al menos 37 personas. El cadáver más reciente tenía unos tres días de haber sido asesinado.(Foto: Fernando García Carranza/ Cuartoscuro) (Fernando Carranza Garcia./)Además de que en Jalisco han sido encontradas numerosas fosas clandestinas producto de cruentos enfrentamientos entre los cárteles del narcotráfico como el de Jalisco Nueva Generación (CJNG) encabezado por Nemesio Oseguera Cervantes y el de Sinaloa, comandado por Ismael “El Mayo” Zambada; también ha sido el escenario en donde miles de personas han desaparecido y de un caso particular que tuvo mucho impacto a nivel nacional e internacional.Se trató del llamado “tráiler de la muerte”. El periódico El Universal reveló la existencia de una caja refrigeradora de un tráiler que contenía 157 cuerpos, ante la falta de infraestructura en el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJFC) para guardar restos de personas no identificadas.Debido a que en 2013 la Ley General de Víctimas prohibió la incineración de cuerpos relacionados con crímenes violentos, el IJFC (que siguió realizando esta práctica dos años más) se vio rebasado para poder almacenar los cuerpos. Y entonces rentaron el contenedor que peregrinó por al menos tres municipios de Jalisco con los cuerpos pertenecientes a víctimas no identificadas de la delincuencia organizada.La existencia del “tráiler de la muerte” se conoció gracias a las denuncias de los vecinos del municipio de Tlajomulco de Zúñiga, quienes reportaron la presencia de un olor fétido que emanaba del vehículo.El mapa del horrorFosas clandestinas en México (Infografía: Jovani Pérez Silva)De acuerdo con el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, hasta diciembre de 2019, los estados de Sinaloa, Colima, Veracruz, Sonora y Jalisco concentraron el 61% de las fosas clandestinas. Mientras que en los últimos 13 meses se han exhumado 1,124 cuerpos de personas de 873 fosas clandestinas identificadas en todo el país.Los estados con más cuerpos exhumados fueron Sinaloa, Jalisco, Colima y Chihuahua, donde se hallaron a 825 personas. Del total de cuerpos encontrados, se han identificado a 395 personas, y se ha entregado a sus familiares los restos de 243.En tanto, Chihuahua, Jalisco, Tamaulipas y Nayarit fueron las entidades con mayor eficacia en identificación y entrega de restos.Encinas también reveló que en el país había 61,637 personas desaparecidas (42%), mientras que 85 mil 300 (58%) fueron encontradas.Las entidades en los que históricamente hay un mayor número de personas que continúan desaparecidas son Tamaulipas, Jalisco, Estado de México, Chihuahua, Nuevo León, Sinaloa, Coahuila, Puebla, Guerrero y Veracruz.Mientras que en el 2019, Jalisco, Tamaulipas, Chihuahua, Nuevo León y Puebla, fueron los estados en donde más personas se reportaron como desaparecidas.MÁS DE ESTE TEMA:Hallan 873 fosas clandestinas en MéxicoLa tragedia de las fosas clandestinas en Jalisco: hallaron una más con 18 cuerpos en TlajomulcoLa búsqueda más dolorosa: familiares de víctimas escarban en fosas clandestinasEl país de los desaparecidos: un colectivo que busca a sus familiares publicó una lista con credenciales halladas en fosas clandestinas de Veracruz

Fuente

Categories
General

“El Triángulo Dorado es una región estigmatizada”: López Obrador va al rescate de la tierra del “Chapo” Guzmán

López Obrador y Joaquín El Chapo Guzmán. (Foto: Cuartoscuro)El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció en su conferencia de este lunes que se ampliará a 100.000 hectáreas el programa Sembrando Vida en la región del Triángulo Dorado, localizado en Sinaloa, Durango y Chihuahua.“El Triángulo Dorado es una región estigmatizada, pero la gente está trabajando, produciendo y siempre ha estado en el olvido, en la marginación; como parte de la estrategia que estamos aplicando para serenar al país, estamos atendiendo a estas regiones siempre abandonadas”, indicó el mandatatio mexicano.Añadió que la ampliación del programa Sembrando Vida ayuda a crear empleo en zonas del país que se habían mantenido olvidadas.(Foto: Cuartoscuro)“Son 50.000 hectáreas, y este año ampliamos a 50.000 hectáreas más, 100.000 hectáreas en esta región y queríamos informarles porque es muy importante que se conozca como vive la gente en muchas regiones del país que fueron abandonadas estigmatizadas y nadie llegaba ni siquiera a verlos, ahora las cosas son distintas”, afirmó López Obrador.López Obrador, adelantó que en dicha región del país, que está formada por “miles de comunidades aisladas, pequeñas comunidades de Sinaloa, Durango, Chihuahua, en esta misma región estamos aplicando el programa Sembrando Vida, estamos dando trabajo hasta ahora a 20.000 sembradores”, expuso.También este pasado fin de semana inauguró el puente Sahuatenipa, dijo que se puso en servicio donde circulan diariamente 500 vehículos y siguen los trabajos para la terminación de otros nueve puentes y 12 kilómetros de carretera, con una inversión de dos mil millones de pesos.El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, es recibido por personas mientras salía de un evento en Badiraguato, en el estado mexicano de Sinaloa, México, el 15 de febrero de 2019 (Foto: REUTERS/Daniel Becerril) (DANIEL BECERRIL/)El puente está ubicado en el eje carretero Durango-Culiacán y elimina la posibilidad de que con las crecientes de ríos se impida el cruce. Esta es una región tradicionalmente rezagada, que ya cuenta con este tramo carretero y se tiene contemplado, según expuso el mandatario, terminar el camino que comunique a los habitantes que radican en la Sierra Madre Occidental.“Estamos también avanzando en la construcción de obras que consideramos importantes. Este puente permite que varias comunidades que quedaron incomunicadas con las lluvias por la creciente o el desbordamiento de los ríos, ahora ya tengan comunicación y fuimos a inaugurarlo”, expresó.Dicha carretera que atraviesa la Sierra Madre Occidental de Tamazula hasta Santiago Papasquiaro, que pasa por Canelas, pasa por municipios muy marginados, abandonados, incomunicados, de Durango. Un hombre que se cree que es el narcotraficante mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, aparece en lo que se cree que es la prisión del Altiplano en 2016, en esta imagen fija tomada de un video suministrado por el sitio de noticias Latinus el 18 de febrero de 2020. LATINO / vía REUTERS (LATINUS/)“Esta carretera va a permitir la comunicación de toda esta zona, lo mismo otra que estamos construyendo de Sinaloa hacia Guadalupe y Calvo, Chihuahua, de Badiraguato a Guadalupe y Calvo”.El llamado “Triángulo Dorado” ha sido históricamente la zona de operaciones del Cártel de Sinaloa.López Obrador es el primer presidente que visita Badiraguato, tierra en la que además de Guzmán Loera también nacieron otros famosos narcotraficantes como Rafael Caro Quintero, Ernesto Fonseca Carrillo, Miguel Ángel Félix Gallardo, Ismael “El Mayo” Zambada y Arturo Beltrán Leyva, fundadores del extinto Cártel de Guadalajara.El “Triágulo Dorado” es identificada como área de cultivo de marihuana y amapola. La zona comprende la zona serrana de los estados de Chihuahua, Durango y Sinaloa, un área dominada así desde finales de los 80 por el Cártel de Sinaloa.BADIRAGUATO, SINALOA, 16JUNIO2016.( FOTO: RASHIDE FRIAS /CUARTOSCURO)

(© RASHIDE FRIAS/CUARTOSCURO.COM/)Ahí, se le rinde culto a Joaquín “El Chapo” Guzmán con canciones, conocidas como “narcocorridos”, y también con fotografías y frases que citan al famoso narcotraficante mexicano.Si volviera, sería un alivio, dicen los pobladores, porque cuando estaba no había pobreza ni violencia. Era, describen, como un territorio con un auto gobierno no reconocido y un mandatario dadivoso.“Desde que ya no está el señor ‘Chapo’ hay más pobreza, y la gente se tiene que bajar (de la sierra), porque está más canija… más dura la cosa”, dice Jorge Valenzuela, un poblador de Potrero de Bejarano, comunidad que colinda con el estado de Chihuahua.“Él repartía dinero a la gente, le daba para sembrar, para que comprara cosas, ya no hay nadie que haga eso”, agrega Valenzuela desde este pueblo del llamado Triángulo Dorado, localizado en las montañas del noroeste de México.El recinto esta en la propiedad de Consuelo Loera en La Tuna (Foto: Captura de pantalla WFMZ 69 Noticias)Nueve de cada 10 personas que residen en Badiraguato viven en condiciones de pobreza o pobreza extrema, según datos del gobierno mexicano. Es el municipio con más carencias sociales y económicas de Sinaloa.Es también el municipio con menor número de carreteras construidas, pero de los que cuenta con más caminos rurales que llevan hacia la sierra, donde las principales actividades son la minería -33% del territorio está concesionado a empresas extractoras- y la producción de marihuana.Datos públicos de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) revelan que en Sinaloa se concentró el mayor volumen de erradicación de marihuana durante 2018, con la destrucción de 43.976 hectáreas, un 31% del total eliminado en el país.La producción de enervantes fue la industria que Guzmán lideró con el Cártel de Sinaloa, hasta hace dos años, cuando lo detuvieron en la ciudad de Los Mochis, al norte del estado.La gente mira al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, en una pantalla de video durante un evento en Badiraguato, en el estado mexicano de Sinaloa, México, 15 de febrero de 2019. REUTERS / Daniel Becerril (DANIEL BECERRIL/)“Aquí toda la gente tiene dónde sembrar, pero como no está el señor Chapo, ya la gente no siembra casi, porque a él se la vendían”, lamentó Valenzuela.La primera vez que el presidente mexicano visitó Badiraguato, lugar donde nació “El Chapo”, fue el 15 de febrero del año pasado, tres días después de que sentenciaron a Guzmán Loera a cadena perpetua en los Estados Unidos.Un hombre camina por el número 701, refiriéndose a la clasificación mundial de multimillonarios dada por la revista Forbes en 2009 al narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, antes de la visita del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, a Badiraguato, en el estado mexicano de Sinaloa, México 15 de febrero de 2019. REUTERS / Daniel Becerril (DANIEL BECERRIL/)A su viaje se llevó unos singulares amuletos. Minutos antes de abordar un avión con destino a la ciudad de Culiacán, López Obrador mostró a los medios de comunicación algunos de sus amuletos que usa como protección. Para sorpresa de todos sacó de su cartera un trébol de cinco hojas, imágenes religiosas, un billete falso de un dólar con su imagen y otro de 2 dólares.Explicó que una de las imágenes es el corazón de Jesús, “detente enemigo, el corazón de Jesús está conmigo”, dijo, y explicó que estos objetos se los había regalado la gente.MÁS SOBRE ESTE TEMA:VIDEO: un trébol, imágenes religiosas y todos los amuletos que llevó López Obrador a la tierra de “El Chapo”VIDEO: Badiraguato, el pueblo de “El Chapo” Guzmán, se quedó esperando su regreso

Fuente

Categories
General

El misterio que rodea la ubicación de “El Rey” Zambada: dónde está el hombre que testificó contra “El Chapo”

Reynaldo Zambada García, alias “El Rey. Era uno de los principales líderes del Cártel del Pacífico.Jesús Reynaldo Zambada García “El Rey”, era uno de los hombres más importantes en la estructura del Cártel de Sinaloa. Además de ser el hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, el verdadero líder de la organización criminal que llegó a dominar el tráfico de drogas a nivel mundial, “El Rey” se encargaba de la actividad criminal en el Valle de México y la importación de cocaína y precursores para producir metanfetaminas llegadas de Sudamérica a través del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).Fue detenido el 20 de octubre de 2008, durante un enfrentamiento con fuerza federales en la Ciudad de México junto con otras 15 personas, entre las que se encontraba su hijo Jesús Zambada Reyes.Estuvo recluido en el penal de máxima seguridad de Matamoros, Tamaulipas hasta el 4 de abril de 2012 cuando fue extraditado a Estados Unidos. Sus casos fueron radicados en cortes de Chicago y Nueva York.El día de la captura de “El Rey” Zambada (Foto: Archivo)El gobierno estadounidense lo acusó de controlar una ruta de tráfico de narcóticos a través del Aeropuerto de la Ciudad de México, con lo que pudo introducir drogas por 5,800 millones de dólares, con la ayuda de aviones Boeing 747, submarinos, barcos contenedores, botes ultra rápidos, buques pesqueros, autobuses, trenes de carga, tráileres y autos.Una vez en la Unión Americana, “El Rey” se convirtió en un “soplón” a cambio de que se le redujera su condena. Fue testigo clave en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán.En noviembre de 2018, “El Rey” Zambada testificó bajo juramento que a comienzos de la década del 2000 –durante el Gobierno de Vicente Fox– personalmente gastó 300,000 dólares (USD) al mes sobornando a militares y funcionarios de México.“El Rey” Zambada aseguró que el dinero fue a parar a manos de funcionarios a nivel estatal y federal, así como para la policía internacional, la Interpol, para dar protección y dejar pasar los cargamentos de droga por parte de “El Chapo” Guzmán y “El Mayo” Zambada.Además, reveló que se reunió con el ex secretario de Seguridad Pública Genaro García Luna en un restaurante entre 2005 y 2006. Aseguró que le dio una maleta con tres millones de dólares en el lugar. En ese momento García Luna estaba a cargo de la Agencia Federal de Investigación de México.En una segunda reunión en 2007, cuando García Luna ya era Secretario de Seguridad Pública, Zambada dijo que le dio otra maleta con entre tres y cinco millones de dólares.El testimonio de Zambada sirvió al Departamento de Justicia no solamente para persuadir al jurado de condenar a Guzmán Loera, sino que a partir de sus declaraciones se desprendió la investigación por la cual se detuvo a Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública, quien actualmente se encuentra preso en el Centro de Detención metropolitana de Brooklyn, acusado de haber recibido millones de dólares como sobornos provenientes del Cártel de Sinaloa.¿En dónde está “El Rey”?Foto: Alberto Vera / AFP (ALBERTO VERA/)Este fin de semana, el reportero del diario estadounidense The New York Times, Alan Feuer (uno de los pocos periodistas que cubrió in situ el juicio del Chapo Guzmán) escribió en su cuenta de Twitter que Lucero Guadalupe Sánchez López conocida como “la chapodiputada”, Jesús “El Rey” Zambada y el colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa; ya no se encontraban bajo la custodia y responsabilidad de la Oficina Federal de Prisión (FBP, por sus siglas en inglés).Estatus de Jesús “El Rey” Zambada (Foto: captura de pantalla)Fue entonces que ocurrió una cascada de confusiones, en donde se dedujo que los tres habían sido puestos en libertad tras declarar en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien purga una condena a cadena perpetua en una cárcel de máxima seguridad.Sin embargo, un funcionario del Departamento de Justicia de los Estados Unidos le aseguró a Jesús Esquivel, reportero de Proceso, que no fueron puestos en libertad.“Para quedar libres, la orden tendría que venir de un juez federal y de nadie más”, explicó. Incluso, aseguró que “los tres o están bajo la custodia de los US Marshalls (alguaciles federales) o en el programa de testigos protegidos”.Tras la confusión, el propio Feuer emitió otro tuit en donde escribió: “Déjenme ser claro sobre esto. En los tweets de ayer, nunca dije que los acusados ​​fueron liberados por completo de la custodia estadounidense. Dije que según la Oficina de Prisiones no están bajo custodia. No sabemos con precisión dónde están estos acusados ​​porque sus casos están sellados”.Justo ahora se desconoce el paradero del “Rey” Zambada, ni de los otros dos testigos en el caso de El Chapo (Lucero Guadalupe Sánchez López y Jorge Milton Cifuentes Villa).MÁS DE ESTE TEMA:Delataron al Chapo y redujeron sus sentencias: quiénes fueron los soplones alrededor del narcotraficanteQuién es Lucero Sánchez: fue diputada, amante del Chapo, estuvo en prisión y hoy estaría libre“El Chapo” Guzmán ya tiene trabajo en la cárcel: a esto se dedica el otrora narcotraficante más peligroso del mundo

Fuente

Categories
General

Delataron al Chapo y redujeron sus sentencias: quiénes fueron los soplones alrededor del narcotraficante

(Fotoarte: Jovani Silva/Infobae)Convertirse ser un “soplón” de la justicia estadounidense es altamente recompensado: los delatores logran la reducción de su condena para recobrar la ansiada libertad.Se trata de un método bastante común en la Unión Americana en donde los delincuentes de alta peligrosidad tienen la posibilidad de negociar con las autoridades para obtener beneficios.Este sería el caso de Jesús “El Rey” Zambada (hermano del líder del Cártel de Sinaloa, Ismael “El Mayo “Zambada), Lucero Guadalupe Sánchez López mejor conocida como la “chapodiputada” y del colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa; quienes de acuerdo con el sitio oficial de la Oficina Federal de Prisión (FBP, por sus siglas en inglés), ya no se encuentran en custodia en algunas de las prisiones de Estados Unidos.Sin embargo, un funcionario del Departamento de Justicia de los Estados Unidos le aseguró a Jesús Esquivel, reportero de Proceso, que no fueron puestos en libertad.“Para quedar libres la orden tendría que venir de un juez federal y de nadie más”, explicó. Incluso, aseguró que “los tres o están bajo la custodia de los US Marshalls (alguaciles federales) o en el programa de testigos protegidos”.Sus testimonios fueron clave en el juicio que se le realizó a Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien fue condenado a cadena perpetua en una cárcel de máxima seguridad de Estados Unidos.Infobae México realizó un recuento de los “soplones del narco” que han colaborado con la justicia estadounidense.“El Rey” ZambadaReynaldo Zambada García, alias “El Rey. Era uno de los principales líderes del Cártel del Pacífico.En noviembre de 2018, Jesús “El Rey” Zambada, identificado como ex jefe de operaciones del Cártel de Sinaloa y hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, testificó bajo juramento en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que a comienzos de la década del 2000 –durante el Gobierno de Vicente Fox– personalmente gastó 300,000 dólares (USD) al mes sobornando a militares y funcionarios de México.“El Rey” Zambada aseguró que el dinero fue a parar a manos de funcionarios a nivel estatal y federal, así como para la policía internacional, la Interpol, para dar protección y dejar pasar los cargamentos de droga por parte de “El Chapo” Guzmán y “El Mayo” Zambada.El hermano de “El Mayo”, aseguró que él entregó tres millones de dólares a funcionarios del Gobierno de Fox, a través del entonces, titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Genaro García Luna, para que se nombrara a Norberto Vigueras Beltrán como jefe regional de la AFI en Culiacán, Sinaloa, quien ya estaba “comprado”.El caso se remite a enero de 2001, cuando Joaquín Guzmán escapó del penal de Puente Grande, en Jalisco. Desde ese entonces, se hicieron señalamientos en contra del gobierno de Fox que aludían a complicidades para permitir la fuga. Fox Quesada negó todas las acusaciones.El testimonio de Zambada sirvió al Departamento de Justicia no solamente para persuadir al jurado de condenar a Guzmán Loera, sino que a partir de sus declaraciones se desprendió la investigación por la cual se detuvo a Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad Pública, quien actualmente se encuentra preso en el Centro de Detención metropolitana de Brooklyn, acusado de haber recibido millones de dólares como sobornos provenientes del Cártel de Sinaloa.Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo”El hijo de “El Mayo” Zambada fue detenido el 19 de marzo de 2009 en las Lomas de Chapultepec, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México y casi un año después (en febrero de 2010) fue extraditado a los Estados Unidos, acusado de delitos relacionados con el narcotráfico.El gobierno de aquel país solicitaba la cadena perpetua para el acusado, pero “El Vicentillo” supo negociar: ofreció detalles y nombres de los principales narcotraficantes mexicanos, a cambio de una reducción de su condena.Durante meses, Zambada Niebla habló con las autoridades estadounidenses en un total de más de 100 interrogatorios. Su cooperación permitió emitir solicitudes de intervenciones telefónicas y otras acciones policiales.El hijo de “El Mayo” se convirtió en uno de los testigos clave en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en donde dio detalles de los crímenes cometidos por el que fuera líder del Cártel de Sinaloa, su escape del penal de Puente Grande escondido en un carrito de lavandería, así como los sobornos millonarios que la organización criminal dio a funcionarios mexicanos.Días antes de que comenzara el llamado “juicio del siglo”, Zambada Niebla se declaró culpable de dos delitos de conspiración e importación y distribución de miles de kilos de cocaína en Estados Unidos, usando todo tipo de vehículos, desde submarinos hasta aviones jumbo.Foto: REUTERS/Jane Rosenberg (JANE ROSENBERG/)Luego de sus testimonios y de permanecer 10 años en una cárcel de máxima seguridad en la unión americana, el pasado mes de mayo “El Vicentillo” fue sentenciado a 15 años de prisión, pero sólo cumplirá dos o tres años de esa condena, pues se le descontará el tiempo que ya ha estado encarcelado.La Fiscalía consideró que sus declaraciones fueron de “una ayuda inestimable” para acusar y detener a “docenas de altos mandos y centenares de asociados” del Cártel de Sinaloa y de los Beltrán Leyva.Entre los casos en los que ayudó no sólo están el del “Chapo”, sino también a la redacción de la acusación contra Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, socio principal de Guzmán Loera y sentenciado a cadena perpetua en una corte de Virginia.De acuerdo con la periodista Anabel Hernández, Vicente Zambada Niebla, le reveló la forma en la que operaba la Policía Federal, que dependía de la Secretaría de Seguridad Pública, cuyo titular era García Luna.Según lo relatado por “El Vicentillo” y que quedó plasmado en el libro “El Traidor”, Genaro García Luna convirtió a muchos de los policías federales en gatilleros al servicio de “El Mayo” y “El Chapo”. Pero también comenzaron a comprarle droga, por lo que los uniformados se convirtieron en traficantes e incluso secuestradores.“La Barbie”Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie” (Foto: AP)Edgar Valdez Villarreal fue jefe de sicarios del Cártel de Sinaloa, así como un alto mando del cártel de los hermanos Beltrán Leyva. Nació en Laredo Texas (también tiene la nacionalidad mexicana) y desde muy joven se unió al cartel de “El Chapo” Guzmán, donde sobresalió por su capacidad para negociar y corromper a las autoridades.Fue detenido el 30 de agosto de 2010 cerca de Ciudad de México y cinco años más tarde fue extraditado a Estados Unidos en donde el gobierno lo acusó de haber inundado las ciudades de Memphis y Atlanta con 12 toneladas de cocaína en sólo dos años.Antes de ser enviado a la unión americana, en el año 2012, “La Barbie” envió una carta al diario mexicano Reforma en la que acusó a Felipe Calderón y a su ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, de tener vínculos y recibir dinero del narcotráfico.“La Barbie” denunció a Calderón Hinojosa por perseguirlo políticamente, debido a que, aseguró, se negó a ser parte del trato que el ex mandatario quería hacer con los grupos de delincuencia organizada.En la misiva, el narcotraficante aseguró que Calderón Hinojosa realizó varias juntas personalmente para tener pláticas con grupos de delincuencia organizada, con personajes como Heriberto Lazcano, Miguel Ángel Treviño, Arturo Beltrán Leyva y “El Chapo” Guzmán.Una vez en Estados Unidos, la Fiscalía solicitó una condena de 55 años por sus crímenes, pero “La Barbie” negoció su condena al colaborar dando información sensible que llevó a descifrar la disputa entre los capos mexicanos. Incluso, se habló de la posibilidad de ser testigo en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero esto no sucedió.En enero de 2016 “La Barbie” se declaró culpable de los delitos de tráfico de cocaína y lavado de dinero y logró que la Fiscalía le tuviera piedad al considerar que la condena solicitada no era necesaria debido a que consideró, que una vez que saliera de prisión, el acusado sería “incapaz de volver a hacer daño”. Al final le redujeron su condena en 6 años, por lo que pasará en la cárcel 49 años y un mes.Sergio Villarreal Barragán Sergio Villarreal Barragán alias “El Grande”, era lugarteniente del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva. (Foto: Reuters)Sergio Villarreal Barragán alias “El Grande”, era un poderoso lugarteniente del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva cuando fue detenido en septiembre de 2010 en Puebla por elementos de la Marina. Estaba considerado por las autoridades como uno de los jefes sicarios del extinto capo Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, por lo que se encontraba al mismo nivel que Edgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, cuando ambos trabajaban para el también llamado “Jefe de Jefes”.Sin embargo, tras la muerte de Arturo Beltrán y la escisión del Cártel de los Beltrán Leyva se convirtió en el principal enemigo de “La Barbie”, por considerar que fue el propio Valdez Villarreal quien aportó los datos que permitieron a la Secretaría de Marina montar el operativo que desembocó en su muerte el 16 de diciembre del 2009 en Cuernavaca, Morelos.Luego de ser capturado, VIllarreal Barragán fue extraditado a los Estados Unidos en donde se convirtió en testigo protegido, a cambio de que se le redujera su condena. “El Grande” detalló las operaciones de los cárteles mexicanos y rindió su testimonio durante el juicio que se desarrolló en la Corte de Distrito Norte de Chicago, Illinois en contra del ex comandante de la Policía Federal, Iván Reyes Arzate, arrestado por las autoridades de Estados Unidos en abril de 2017 acusado de colaborar con el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva.De acuerdo con la periodista Anabel Hernández, quien tuvo acceso a las declaraciones de “El Grande”, el narcotraficante reveló que Genaro García Luna y su “compadre” Luis Cárdenas Palomino, colaboraban para el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva cuando ambos estaban en la Secretaría de Seguridad Pública Federal durante el sexenio de Felipe Calderón.Describió los encuentros entre Luis Cárdenas Palomino con Arturo Beltrán Leyva, cuando el primero era Coordinador de la División de Seguridad Regional de la SSP y García Luna era el Secretario.En el juicio en contra de Iván Reyes Arzate, Sergio Villarreal Barragán aseguró que también conocía a Ramón Pequeño García, quien también formaba parte del equipo más cercano de García Luna desde la Agencia Federal de Investigaciones en el sexenio de Vicente Fox. Sin embargo, Anabel Hernández no dio a conocer más información al respecto.De acuerdo con versiones periodísticas, “El Grande” fue puesto en libertad hace unos días.Pedro y Margarito FloresLos mellizos Pedro y Margarito Flores fueron testigos clave en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán (foto: Especial)Los mellizos nacieron en Estados Unidos y se criaron en La Villita, el barrio mexicano más grande de Chicago. De acuerdo con el diario Chicago Tribune, ambos estuvieron en contacto con el mundo de las drogas desde niños, ya que su padre era traficante en la década de los 90.En 2005, conocieron en persona a Joaquín “El Chapo” Guzmán en una de las guaridas del capo en las montañas de Sinaloa, donde llegaron a un acuerdo que le llevaría millones de dólares al Cártel de Sinaloa.Desde sus cuarteles en Chicago ( lugar que fue apodado como la “pequeña Sinaloa”) llegaron a mover hasta 2.000 kilogramos de cocaína al mes en distintas ciudades de Estados Unidos .Documentos de la DEA citados por medios norteamericanos indican que de 2005 a 2008 los Flores recibieron al menos 38 toneladas de cocaína, lo cual generó hasta 800 millones de dólares (USD) para el Cártel de Sinaloa.Los mellizos Pedro y Margarito Flores fueron testigos en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán (foto: Especial)El negocio creció tanto, que los Flores distribuían la droga de costa a costa de Norteamérica, desde Nueva York, Washington,, Filadelfia, Detroit hasta Los Ángeles e incluso, hasta Vancouver, en Canadá.Debido a su gran capacidad operativa, los mellizos eran buscados por las autoridades de aquel país, por lo que en 2008 se entregaron a las autoridades estadounidenses para ser procesados por narcotráfico y se convirtieron en informantes de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés). Como parte de su acuerdo, lograron reunir unas 70 conversaciones grabadas con narcos de México.En 2015, los mellizos mexicanos fueron sentenciados a 14 años de prisión por traficar droga del Cártel de Sinaloa, pero en 2018, uno de ellos, Pedro, fue llamado como testigo en el juicio en contra de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera.Durante su testimonio fue presentada una de las llamadas era entre “El Chapo” Guzmán y un narcotraficante colombiano. El audio se convirtió en una de las pruebas más contundentes en contra de Guzmán Loera.Pese a la cooperación de los hermanos Flores, un juez consideró que debido a que su sentencia no era tan larga (14 años), les negaría la disminución de la pena por lo que continúan presos.Dámaso López Dámaso López fue detenido en 2017. (Foto: Especial)Dámaso López Núñez “El Licenciado”, llegó a ser considerado la mano derecha de “El Chapo” y su sucesor al mando del Cártel de Sinaloa. Al igual que los demás integrantes del también llamado “Cártel del Pacífico”, busca reducir su sentencia a cambio de beneficios ante la justicia estadounidense.Dámaso López, quien fue condenado a cadena perpetua el 30 de noviembre de 2019 acusado del trasiego de cocaína hacia Estados Unidos, podría testificar en contra del ex secretario de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón, Genaro García Luna. La audiencia de Dámaso López del pasado 7 de febrero, fue realizada a puerta cerrada en la Corte Federal del Distrito de Virginia.El pasado 11 de febrero, el diario Milenio consiguió que el narcotraficante aceptara contestar una serie de preguntas desde la prisión. A pesar de que no respondió el cuestionario completo, el reo pidió disculpas al pueblo de México y hasta mandó un mensaje al presidente Andrés Manuel López Obrador.“Al pueblo de México le pido una disculpa por el daño que pude haberles causado, lo mismo de manera especial a mi familia”, fue una de las respuesta del ‘Licenciado’.A la pregunta de si se arrepentía por haber incursionado en el crimen organizado, Dámaso López afirmó que sí, que el narcotráfico “no era para él” y que ahora está pagando por esos “errores”.Incluso, aseguró que a partir de ahora quiere ayudar a las víctimas del narcotráfico porque es una persona que ha dejado atrás lo que considera la peor experiencia de su vida.La “mano derecha” del Chapo Guzmán mandó un mensaje al presidente López Obrador, de quien dijo “puede ser el héroe que México esperaba”, pero para lograrlo debe olvidarse de los aplausos y tener mano firme en las estrategias que solucionarán el problema de raíz.”Usted tiene la oportunidad de ser el héroe que México estaba esperando. Sólo que para lograrlo tiene que hacerlo con acciones que incomoden a muchos y olvidarse por un tiempo de los aplausos y cambiarlos por la mano firme en estrategias de fondo que ayuden a solucionar los problemas del país. Creo que vale la pena sembrar la semilla para construir el México que queremos para nuestras familias”, respondió.Dámaso López fue capturado el 7 de febrero de 2017 en la colonia Anzures de la Ciudad de México y fue extraditado a los Estados Unidos días después.“La Chapodiputada”La diputada mexicana ha sido ligada sentimentalmente con El Chapo Guzman. (Foto: Especial)Lucero Guadalupe Sánchez López, era diputada de Sinaloa cuando se destapó el escándalo: había sido captada por las cámaras de seguridad del penal de El Altiplano, visitando a Joaquín “El Chapo” Guzmán con una identificación apócrifa. A partir de ese momento se le conoció como “la chapodiputada”.El encuentro le costó su curul. Dos meses después, el 13 de junio de 2015, el Congreso aprobó su desafuero.Ella también testificó en contra de “El Chapo” en el juicio que se realizó en la Corte de Nueva York. Dijo que lo conoció en 2011 cuando ella tenía 21 años de edad y se enamoró de él, pero que al mismo tiempo, le tenía mucho miedo.Durante el juicio y en presencia del capo así como de su esposa Emma Coronel, Lucero Sánchez dijo que desde octubre de 2011 trabajó para el acusado, primero recolectando mariguana en la sierra de Durango y de Sinaloa, y luego estableciendo empresas fachada a nombre del capo.Ilustración: REUTERS/Jane Rosenberg (JANE ROSENBERG/)También relató que en febrero de 2014, huyó junto a “El Chapo” y dos colaboradores más, a través de un túnel que desembocó en las tuberías de la ciudad de Culiacán, con la finalidad de escapar de la policía.Al parecer, Lucero y “El Chapo” tendrían un hijo llamado Rubén. Fue arrestada en 2017 cuando intentaba cruzar la frontera con los Estados Unidos, en donde las autoridades la acusaron de conspiración para traficar, distribuir y vender cocaína en Estados Unidos.De acuerdo con la Oficina Federal de Prisión (FBP, por sus siglas en inglés), Lucero Guadalupe Sánchez López, Jesús “El Rey” Zambada, Lucero Guadalupe Sánchez, “La Chapo-diputada”, y el colombiano Jorge Milton Cifuentes Villa; habrían sido puestos en libertad, tras declarar en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sin embargo, un funcionario del Departamento de Justicia de los Estados Unidos le aseguró a Jesús Esquivel, reportero de Proceso, que “para quedar libres, la orden tendría que venir de un juez federal y de nadie más”, explicó. Incluso, aseguró que “los tres o están bajo la custodia de los US Marshalls (alguaciles federales) o en el programa de testigos protegidos”.MÁS DE ESTE TEMA:El cártel de García Luna: cómo se tejió la red de corrupción entre policías y narcosCaso García Luna: DEA tendría comprometedores audios del ex funcionario hablando con miembros del Cártel de SinaloaLos cabos sueltos de García Luna: investigan millonaria transferencia de dinero que salió de Gobernación para un familiar del ex funcionario

Fuente

Categories
General

Armados y desafiantes: los patrullajes del Cártel de Sinaloa a plena luz del día muestran su impunidad

Video: @LPueblo2/Twitter. (Infobae)La captura y sentencia a cadena perpetua de Joaquín “El Chapo” Guzmán, no ha representado ninguna afectación en la operaciones criminales del Cártel de Sinaloa, así lo han afirmado expertos en temas de narcotráfico y la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés).El reporte de la agencia estadounidense asegura que el Cártel de Sinaloa mantiene su poderío casi intacto, además “mantiene su huella más expansiva en EEUU”.Desde octubre del año pasado, cuando el Ejército Mexicano intentó infructuosamente la detención de Ovidio Guzmán, uno de los hijos de “El Chapo”, este grupo criminal se ha exhibido en videos que circulan por redes sociales, dando muestra de su cohesión y poder letal que aún mantienen. Foto: @LPueblo2/Twitter.Fue hasta hace unos días que aparecieron unos videos en donde se ve un convoy de camionetas con hombres armados, quienes presuntamente son sicarios del Cártel de Sinaloa que están llegando al estado de Sonora.Luego de que estas grabaciones circularan por redes sociales, salieron otros clips en donde se aprecia a un grupo de sujetos fuertemente armados, patrullando las calles del municipio de Canelas, en el estado de Durango; la cuna del Cártel de Sinaloa. El los videos se observa a varias camionetas con hombres que portan armas largas y equipo táctico, parecido al de los militares. En otra grabación se ve lo que parece ser un entrenamiento, en donde aparecen varios jóvenes con armas y se escuchan disparos.La llegada del Cártel de Sinaloa a Durango (Foto: Captura de pantalla)En un tercer clip se ve un par de camionetas paradas en una calle, que según la información publicada se ubica en Canelas, de donde descienden individuos embozados y con armas de alto calibre, y se colocan en diversos puntos, como haciendo labores de vigilancia.Recientemente en ese mismo estado, presuntos sicarios del grupo criminal de Sinaloa se mostraron montando un retén: hombres encapuchado con armas larga y sin la presencia de autoridades.La grabación fue publicada en redes sociales donde también se encuentra otro video exhibiendo un patrullaje de vigilancia criminal. En la terracería se ven a varios hombres caminando.El túnel hallado entre Mexicali y San Diego cuenta con un sofisticado sistema de energía solar. (Fotos: Departamento de Seguridad de EEEUU)El 29 de enero, en conferencia de prensa la DEA dio a conocer el hallazgo del narcotúnel más largo, hasta ahora, que conectaba a las ciudades de Tijuana, en México, y San Diego, en EEUU.Un día despés, la misma agencia dijo que el Cártel de Sinaloa, que lideran Ismael ‘El Mayo’ Zambada y los hijos de Guzmán, se consolidó como la organización de tráfico de drogas más grande de Estados Unidos.El segundo aire del también llamado Cartel del Pacífico ocurre cuando ‘El Chapo’ ha cumplido ya seis meses de su condena a cadena perpetua en la prisión más segura de EEUU. Las autoridades aseguran que no ha dado una sola orden desde su celda, pero la empresa delictiva que fundó sigue floreciendo.Otra de las acciones que comprobarían está tesis, es la fuga de un reclusorio de la Ciudad de México, de tres integrantes de este cártel el pasado 30 de enero. Uno de ellos es indetificado como el operador financieron de Guzmán Loera, además de ser muy cercano a “Los Chapitos”, los hijos de “El Chapo”, que heredaron un puesto importante en el organigrama del grupo criminal.(Foto: Gobierno CDMX)Víctor Manuel Félix Beltrán, “El Vic”, de 30 años, es originario de Sinaloa y operaba bajo la identidad de Francisco Esparza Rangel, para adquirir propiedades, vehículos y negocios, por lo que obtenía diversas propiedades mediante varios prestanombres.Las zonas de operación de “El Vic” eran Culiacán, Sinaloa; Zapopan, Jalisco y la Ciudad de México. Luego de su detención en la capital mexicana, en 2017, las autoridades obtuvieron información que Félix Beltrán es cuñado de uno de los hijos de Guzmán Loera, pues Alfredo Guzmán se casó con una de sus hermanas.El 15 de agosto de 2016 Félix Beltrán estuvo presente cuando un grupo de sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación, secuestro a “Los Chapitos”, Jesús Alfredo Guzmán Salazar y Iván Archivaldo Guzmán, hijos del narcotraficante mexicano preso y condenado a cadena perpetua en Estados Unidos.Ese día, el operador de “El Chapo” festejaba el cumpleaños de Archivaldo, en el restaurante “La Leche”, ubicado en Puerto Vallarta, Jalisco, cuando un comando entró al lugar y separó a las mujeres y se llevó a seis hombres, entre ellos, “Los Chapitos”.Jesús Alfredo, Iván Archibaldo y Ovidio Guzmán, “Los Chapitos” (Foto: archivo)El Departamento del Tesoro de Estados Unidos catalogó a Félix Beltrán en 2012 como uno de los principales narcotraficantes del Cártel de Sinaloa. Es hijo de Víctor Manuel Félix Félix, conocido como “El Señor”, consuegro de Guzmán Loera y también miembro importante de la organización delictiva hasta su captura en 2011.“El Cartel de Sinaloa mantiene la huella más expansiva en Estados Unidos, mientras que el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) se ha convertido en la segunda presencia más dominante en este país en los últimos años”, advierte el informe anual de la DEA sobre el consumo de drogas y organizaciones delictivas que las distribuyen en este país.En los últimos años se había reportado que el CJNG, comandado por Nemesio Oseguera Cervantes, alias ‘El Mencho’, le pisaba los talones o incluso ya había rebasado al Cartel de Sinaloa en este país, su principal mercado. Pero el nuevo reporte de la DEA concluye que eso no ha ocurrido.“El Cartel de Sinaloa exporta y distribuye cantidades al por mayor de metanfetamina, marihuana, cocaína, heroína y fentanilo en Estados Unidos, al mantener centros de distribución en ciudades que incluyen Phoenix, Los Ángeles, Denver, Atlanta y Chicago”, señala el informe de la DEA.“Las drogas ilícitas distribuidas por el Cartel de Sinaloa se introducen principalmente de contrabando a través de garitas a lo largo de la frontera de México con California, Arizona, Nuevo México y el oeste de Texas”, agrega el análisis.El Cártel de Sinaloa es una de las empresas más rentables del mundo, que opera en todos los continentes y no necesita una cabeza visible para funcionar, pues su líder Joaquín “El Chapo” Guzmán ha sido condenado a cadena perpetua y su emporio, lejos de perder el control, ha crecido en los últimos años. MÁS SOBRE ESTE TEMA: Impunes, armados hasta los dientes y en helicóptero: las imágenes de los patrullajes del Cártel de SinaloaAl interior de la fiesta navideña del hijo del Chapo Guzmán: música, impunidad y costosos autos de regaloLos narcos más buscados en México: quiénes son y cómo han logrado escapar de la justicia

Fuente

Categories
General

El recuento de la boda de la hija del Chapo: la presencia de Ovidio, el desconocimiento del gobierno mexicano y un posible reclamo de EEUU

Una fotografía de Alejandrina Guzmán , su esposo Édgar Cázares y un invitado (Foto: Twitter /@just_some_d00d)La comentada y opulenta boda entre Alejandrina Gisselle Guzmán, hija de Joaquín “El Chapo” Guzmán y Édgar Cázares, sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar, “La Emperatriz del Narco”, realizada el pasado 29 de enero, sigue dando de qué hablar.Ahora, porque el gobierno de Andrés Manuel López Obrador desconocía por completo que se realizaría el enlace matrimonial para el que incluso, se cerró la Catedral de Culiacán. De acuerdo con la prensa y redes sociales, a la ceremonia acudió Ovidio Guzmán López (otro hijo del “Chapo”) y sobre quien existe una orden de aprehensión por parte del gobierno de los Estados Unidos y una solicitud de extradición.Es por eso, que dice el periodista Salvador García Soto en su columna de El Universal, la boda debió de haberles hecho muy poca gracia en Washington ya que, confirmó, que aún con “El Chapo” preso de por vida en una cárcel de los Estados Unidos, queda en claro el poderío de su familia y el del Cártel de Sinaloa, porque se exhibe públicamente y sin tapujos.Es que el enlace fue demasiado visible: además del cierre de la Catedral, se observó a decenas de camionetas blindadas y hombres fuertemente armados que custodiaban el recinto religioso y el rancho en el que se celebró la fiesta.Pero de todo eso, dice García Soto, nadie en el gabinete federal, ni en el Ejército mexicano, ni en la Secretaría de Seguridad, la Fiscalía General de la República ni en la Marina se enteraron o al menos eso explicaría por qué no montaron algún operativo, ya no digamos para saber qué invitados acudirían y si había alguno con orden de aprehensión, sino para saber lo que estaba ocurriendo en Culiacán el sábado a mediodía.De acuerdo con el periodista, no es difícil suponer que la boda de la que todo el mundo tuvo imágenes e información detallada, menos el gobierno mexicano, vaya a remover la molestia que en Washington y en la embajada de Estados Unidos en México permanece por aquel fallido operativo de captura de Ovidio Guzmán el 17 de octubre de 2019.A poco más de tres meses de aquellos hechos, dice García Soto, nadie sabe explicar en la administración de López Obrador por qué se ejecutó un operativo tan mal planeado y cómo fue que los soldados del Cuerpo de Fuerzas Especiales fueron a la capital de Sinaloa a detener a Ovidio sin una orden de aprehensión liberada por jueces mexicanos y hasta sin orden de cateo para sacarlo de su domicilio.Porque aquel día fatídico para la 4T, dice el periodista, los integrantes del Ejército actuaron para cumplir una orden de aprehensión de la justicia estadounidense y una petición de extradición formuladas unas semanas antes por el Departamento de Justicia de Estados Unidos a la Secretaría de Relaciones Exteriores.Esto ocurrió, dice Salvador García, después de la visita que realizaron el 20 de septiembre de 2019 el Ministro Consejero de la Embajada de Estados Unidos en México, John S. Creamer y el administrador interino de la Administración para el Control de Drogas (DEA) Uttam Dhillon, quienes fueron recibidos personalmente por el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel y su secretario de Seguridad Pública, Cristóbal Castañeda Camarillo. A su llegada les presentaron un informe de los avance del estado en materia de seguridad, que incluyó una visita a la sierra en helicóptero.Según el periodista, en el recorrido, el gobernador le mostró a los funcionarios estadounidenses dos laboratorios de fentanilo que acababan de ser destruidos en un operativo conjunto del estado y el Ejército.Cuando los estadounidenses vieron el tamaño de los laboratorios, de inmediato se preguntaron quién se encargaba de producir la letal droga y de mayor consumo en estos momentos en la unión americana. Y la respuesta fue que esa parte del Cártel de Sinaloa era manejada por Ovidio.(Foto: Archivo)¿Quién es Ovidio? preguntaron los estadounidenses, y al enterarse de que se trataba de un hijo de “El Chapo” Guzmán, regresaron alarmados a su país y abrieron un expediente que dos semanas después ya tenía una orden de aprehensión y extradición girada por jueces de Estados Unidos.Las dos peticiones para capturar y extraditar al hijo del capo fueron enviadas al canciller Marcelo Ebrard quien a su vez las envió a la Fiscalía General de la República para que se cumplimentaran.Pero algo extraño pasó, dice García Soto, porque nunca se les dio trámite y cuando ocurrió “nadie sabe quién dio la orden” de mandar una célula de élite del Ejército mexicano a detener a Ovidio aquel 17 de octubre. Extrañamente, los militares no llevaban las necesarias y obligadas órdenes de aprehensión giradas por un juez mexicano y que debieron pedir en la PGR.Por todo eso y porque Ovidio Guzmán hoy convertido en leyenda entre los narcos mexicanos, dice el periodista, sigue sin ser detenido y no solo no se cumplen las peticiones oficiales del gobierno de Estados Unidos, sino que además, se pasea tranquilo en bodas y celebraciones familiares; algo que no debe gustar nada en Washington y no sería raro que pronto hubiera un manotazo, uno más, para el gobierno lopezobradorista. Que al fin ya están acostumbrados.MÁS DE ESTE TEMA:Al interior de la boda de la hija del “Chapo” Guzmán en Culiacán: música, lujo y extrema seguridad“Es admirable la suerte que han tenido los de Sinaloa en este gobierno”: Calderón tundió a López Obrador por boda de la hija del ChapoAdemás de Julión Álvarez y Calibre 50, José Manuel Figueroa también cantó en la boda de la hija del Chapo

Fuente

Categories
General

Crece la lista de los Narcosoplones: “El Licenciado” podría eludir la cadena perpetua por su colaboración en el juicio de “El Chapo”

Dámaso López está condenado en EEUU a cadena perpetura (Foto: EFE) (Jane Rosenberg/)Dámaso López “El Licenciado” fue uno de los colaboradores más dispuestos durante el juicio que hundió a su ex socio Joaquín “El Chapo” Guzmán y así ingresó a la lista de los “soplones del narco”.El ex cabecilla del Cártel de Sinaloa busca reducir su sentencia al igual que otros criminales que delatan a cambio de beneficios ante la justicia estadounidense.El hombre que llegó a ser considerado como la mano derecha de “El Chapo” y su sucesor al mando del Cártel de Sinaloa, está citado a comparecer ante la corte del Distrito Este de Virginia el próximo 7 de febrero.La audiencia tendrá como objetivo analizar una “moción del gobierno para reducir la condena”, la cual está sellada bajo secreto y de la que no se conoce ni cuándo fue presentada ni en qué consiste.En noviembre de 2018, López Núñez fue sentenciado a cadena perpetua por tráfico de cocaína.Semanas después, expresó de forma explícita su “deseo y compromiso” de colaborar con las autoridades norteamericanas para reducir su condena.Se trata de un método bastante común en la Unión Americana: los delincuentes de alta peligrosidad tienen la posibilidad de negociar con las autoridades para obtener beneficios en relación a su condena.Algunos de los narcotraficantes mexicanos más poderosos que han sido extraditados a la Unión Americana, han optado por ser testigos protegidos a cambio de obtener alguna reducción en sus condenas En la lista de estos “soplones” se encuentran Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo” (hijo de Ismael “El Mayo” Zambada, Jesús “El Rey” Zambada, Edgar Valdez Villarreal “La Barbie”, Sergio Villarreal Barragán alias “El Grande”, así como los mellizos Pedro y Margarito Flores, quienes traicionaron a “El Chapo” Guzmán.Vicente Zambada Niebla “El Vicentillo”El hijo de “El Mayo” Zambada fue detenido el 19 de marzo de 2009 en las Lomas de Chapultepec, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México y casi un año después (en febrero de 2010) fue extraditado a los Estados Unidos, acusado de delitos relacionados con el narcotráfico.El gobierno de aquel país solicitaba la cadena perpetua para el acusado, pero “El Vicentillo” supo negociar: ofreció detalles y nombres de los principales narcotraficantes mexicanos, a cambio de una reducción de su condena.Durante meses, Zambada Niebla habló con las autoridades estadounidenses en un total de más de 100 interrogatorios. Su cooperación permitió emitir solicitudes de intervenciones telefónicas y otras acciones policiales.El hijo de “El Mayo” se convirtió en uno de los testigos clave en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, en donde dio detalles de los crímenes cometidos por el que fuera líder del Cártel de Sinaloa, su escape del penal de Puente Grande escondido en un carrito de lavandería, así como los sobornos millonarios que la organización criminal dio a funcionarios mexicanos.Días antes de que comenzara el llamado “juicio del siglo”, Zambada Niebla se declaró culpable de dos delitos de conspiración e importación y distribución de miles de kilos de cocaína en Estados Unidos, usando todo tipo de vehículos, desde submarinos hasta aviones jumbo.Foto: REUTERS/Jane Rosenberg (JANE ROSENBERG/)Luego de sus testimonios y de permanecer 10 años en una cárcel de máxima seguridad en la unión americana, el pasado mes de mayo “El Vicentillo” fue sentenciado a 15 años de prisión, pero sólo cumplirá dos o tres años de esa condena, pues se le descontará el tiempo que ya ha estado encarcelado.La Fiscalía consideró que sus declaraciones fueron de “una ayuda inestimable” para acusar y detener a “docenas de altos mandos y centenares de asociados” del Cártel de Sinaloa y de los Beltrán Leyva.Entre los casos en los que ayudó están no sólo el del “Chapo”, sino también a la redacción de la acusación contra Dámaso López Núñez, “El Licenciado”, socio principal de Guzmán Loera y sentenciado a cadena perpetua en una corte de Virginia.De acuerdo con la periodista Anabel Hernández, Vicente Zambada Niebla, le reveló la forma en la que operaba la Policía Federal, que dependía de la Secretaría de Seguridad Pública, cuyo titular era García Luna.Según lo relatado por “El Vicentillo” y que quedó plasmado en el libro “El Traidor”, Genaro García Luna convirtió a muchos de los policías federales en gatilleros al servicio de “El Mayo” y “El Chapo”. Pero también comenzaron a comprarle droga, por lo que los uniformados se convirtieron en traficantes e incluso secuestradores.Jesús “El Rey” ZambadaJesús Zambada García, alias “El Rey. Era uno de los principales líderes del Cártel del Pacífico. (Foto: Archivo)En noviembre de 2018, Jesús “El Rey” Zambada, identificado como ex jefe de operaciones del Cártel de Sinaloa y hermano de Ismael “El Mayo” Zambada, testificó bajo juramento en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, que a comienzos de la década del 2000 –durante el Gobierno de Vicente Fox– personalmente gastó 300,000 dólares (USD) al mes sobornando a militares y funcionarios de México.“El Rey” Zambada aseguró que el dinero fue a parar a manos de funcionarios a nivel estatal y federal, así como para la policía internacional, la Interpol, para dar protección y dejar pasar los cargamentos de droga por parte de “El Chapo” Guzmán y “El Mayo” Zambada.El hermano de “El Mayo”, aseguró que él entregó tres millones de dólares a funcionarios del Gobierno de Fox, a través del entonces, titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), Genaro García Luna, para que se nombrara a Norberto Vigueras Beltrán como jefe regional de la AFI en Culiacán, Sinaloa, quien ya estaba “comprado”.El caso se remite a enero de 2001, cuando Joaquín Guzmán escapó del penal de Puente Grande, en Jalisco. Desde ese entonces, se hicieron señalamientos en contra del gobierno de Fox que aludían a complicidades para permitir la fuga. Fox Quesada negó todas las acusaciones.“La Barbie”Édgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie” (Foto: AP)Edgar Valdez Villarreal fue jefe de sicarios del Cártel de Sinaloa, así como un alto mando del cártel de los hermanos Beltrán Leyva. Nació en Laredo Texas (también tiene la nacionalidad mexicana) y desde muy joven se unió al cartel de “El Chapo” Guzmán, donde sobresalió por su capacidad para negociar y corromper a las autoridades.Fue detenido el 30 de agosto de 2010 cerca de Ciudad de México y cinco años más tarde fue extraditado a Estados Unidos en donde el gobierno lo acusó de haber inundado las ciudades de Memphis y Atlanta con 12 toneladas de cocaína en sólo dos años.Antes de ser enviado a la unión americana, en el año 2012, “La Barbie” envió una carta al diario mexicano Reforma en la que acusó a Felipe Calderón y a su ex secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna, de tener vínculos y recibir dinero del narcotráfico.“La Barbie” denunció a Calderón Hinojosa por perseguirlo políticamente, debido a que, aseguró, se negó a ser parte del trato que el ex mandatario quería hacer con los grupos de delincuencia organizada.En la misiva, el narcotraficante aseguró que Calderón Hinojosa realizó varias juntas personalmente para tener pláticas con grupos de delincuencia organizada, con personajes como Heriberto Lazcano, Miguel Ángel Treviño, Arturo Beltrán Leyva y “El Chapo” Guzmán.Una vez en Estados Unidos, la Fiscalía solicitó una condena de 55 años por sus crímenes, pero “La Barbie” negoció su condena al colaborar dando información sensible que llevó a descifrar la disputa entre los capos mexicanos. Incluso, se habló de la posibilidad de ser testigo en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán, pero esto no sucedió.En enero de 2016 “La Barbie” se declaró culpable de los delitos de tráfico de cocaína y lavado de dinero y logró que la Fiscalía le tuviera piedad al considerar que la condena solicitada no era necesaria debido a que consideró, que una vez que saliera de prisión, el acusado sería “incapaz de volver a hacer daño”. Al final le redujeron su condena en 6 años, por lo que pasará en la cárcel 49 años y un mes.Sergio Villarreal Barragán Sergio Villarreal Barragán alias “El Grande”, era lugarteniente del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva. (Foto: Reuters)Sergio Villarreal Barragán alias “El Grande”, era un poderoso lugarteniente del Cártel de los hermanos Beltrán Leyva cuando fue detenido en septiembre de 2010 en Puebla por elementos de la Marina. Estaba considerado por las autoridades como uno de los jefes sicarios del extinto capo Arturo Beltrán Leyva, alias “El Barbas”, por lo que se encontraba al mismo nivel que Edgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”, cuando ambos trabajaban para el también llamado “Jefe de Jefes”.Sin embargo, tras la muerte de Arturo Beltrán y la escisión del Cártel de los Beltrán Leyva se convirtió en el principal enemigo de “La Barbie”, por considerar que fue el propio Valdez Villarreal quien aportó los datos que permitieron a la Secretaría de Marina montar el operativo que desembocó en su muerte el 16 de diciembre del 2009 en Cuernavaca, Morelos.Luego de ser capturado, VIllarreal Barragán fue extraditado a los Estados Unidos en donde se convirtió en testigo protegido, a cambio de que se le redujera su condena. “El Grande” detalló las operaciones de los cárteles mexicanos y rindió su testimonio durante el juicio que se desarrolló en la Corte de Distrito Norte de Chicago, Illinois en contra del ex comandante de la Policía Federal, Iván Reyes Arzate, arrestado por las autoridades de Estados Unidos en abril de 2017 acusado de colaborar con el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva.De acuerdo con la periodista Anabel Hernández, quien tuvo acceso a las declaraciones de “El Grande”, el narcotraficante reveló que Genaro García Luna y su “compadre” Luis Cárdenas Palomino, colaboraban para el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva cuando ambos estaban en la Secretaría de Seguridad Pública Federal durante el sexenio de Felipe Calderón.Describió los encuentros entre Luis Cárdenas Palomino con Arturo Beltrán Leyva, cuando el primero era Coordinador de la División de Seguridad Regional de la SSP y García Luna era el Secretario.En el juicio en contra de Iván Reyes Arzate, Sergio Villarreal Barragán aseguró que también conocía a Ramón Pequeño García, quien también formaba parte del equipo más cercano de García Luna desde la Agencia Federal de Investigaciones en el sexenio de Vicente Fox. Sin embargo, Anabel Hernández no dio a conocer más información al respecto.De acuerdo con versiones periodísticas, “El Grande” fue puesto en libertad hace unos días.Pedro y Margarito FloresLos mellizos Pedro y Margarito Flores fueron testigos clave en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán (foto: Especial)Los mellizos nacieron en Estados Unidos y se criaron en La Villita, el barrio mexicano más grande de Chicago. De acuerdo con el diario Chicago Tribune, ambos estuvieron en contacto con el mundo de las drogas desde niños, ya que su padre era traficante en la década de los 90.En 2005, conocieron en persona a Joaquín “El Chapo” Guzmán en una de las guaridas del capo en las montañas de Sinaloa, donde llegaron a un acuerdo que le llevaría millones de dólares al Cártel de Sinaloa.Desde sus cuarteles en Chicago ( lugar que fue apodado como la “pequeña Sinaloa”) llegaron a mover hasta 2.000 kilogramos de cocaína al mes en distintas ciudades de Estados Unidos .Documentos de la DEA citados por medios norteamericanos indican que de 2005 a 2008 los Flores recibieron al menos 38 toneladas de cocaína, lo cual generó hasta 800 millones de dólares (USD) para el Cártel de Sinaloa.Los mellizos Pedro y Margarito Flores fueron testigos en el juicio en contra de Joaquín “El Chapo” Guzmán (foto: Especial)El negocio creció tanto, que los Flores distribuían la droga de costa a costa de Norteamérica, desde Nueva York, Washington,, Filadelfia, Detroit hasta Los Ángeles e incluso, hasta Vancouver, en Canadá.Debido a su gran capacidad operativa, los mellizos eran buscados por las autoridades de aquel país, por lo que en 2008 se entregaron a las autoridades estadounidenses para ser procesados por narcotráfico y se convirtieron en informantes de la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés). Como parte de su acuerdo, lograron reunir unas 70 conversaciones grabadas con narcos de México.En 2015, los mellizos mexicanos fueron sentenciados a 14 años de prisión por traficar droga del Cártel de Sinaloa, pero en 2018, uno de ellos, Pedro, fue llamado como testigo en el juicio en contra de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera.Durante su testimonio fue presentada una de las llamadas era entre “El Chapo” Guzmán y un narcotraficante colombiano. El audio se convirtió en una de las pruebas más contundentes en contra de Guzmán Loera.Pese a la cooperación de los hermanos Flores, un juez consideró que debido a que su sentencia no era tan larga (14 años), les negaría la disminución de la pena por lo que continúan presos.MÁS DE ESTE TEMA:El cártel de García Luna: cómo se tejió la red de corrupción entre policías y narcosCaso García Luna: DEA tendría comprometedores audios del ex funcionario hablando con miembros del Cártel de SinaloaLos cabos sueltos de García Luna: investigan millonaria transferencia de dinero que salió de Gobernación para un familiar del ex funcionario

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente

Categories
General

Armas, rehenes y amenazas: el informe detallado de la fuga de reos en el penal de Aguaruto para salvar a Ovidio Guzmán

Ovidio Guzmán López (Foto arte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)El 17 de octubre de 2019, la ciudad de Culiacán, Sinaloa se convirtió en un infierno. Esa tarde, alrededor de las 13:00 horas, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional y de la Policía Ministerial, comenzaron un operativo para capturar a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán.Sabían que el vástago de quien fuera considerado el narcotraficante más poderoso del mundo de los últimos tiempos, se encontraba en un domicilio ubicado en una de las zonas residenciales más exclusivas de Culiacán.Fue alrededor de las 14:30 horas, que los elementos federales rodearon el inmueble del fraccionamiento de Tres Ríos y 20 minutos después, se reportaron las primeras balaceras en contra de los policías y los soldados.Ovidio salió al estacionamiento del inmueble, donde elementos de las Fuerzas Armadas lo detuvieron y lo invitaron a persuadir a sus hermanos para detener las intensas balaceras, narcobloqueos y caos en las calles de la capital sinaloense y que estaban poniendo en riesgo a la población.Ovidio Guzmán López y su medio hermano Iván Archivaldo Guzmán Salazar (Foto: especial)Pese a que Ovidio llamó a su hermano Iván Archivaldo, alias “El Chapito” a quien le aseguró ya se había entregado y que detuvieran las balaceras, no fue así. Las huestes del Cártel de Sinaloa desataron el caos y el pánico entre los ciudadanos.Pronto, las noticias de lo que sucedía en las calles llegaron a oídos de los reos del penal de Aguaruto. En cuanto supieron de la captura de Ovidio (quien fue liberado horas después), los presos sacaron sus armas, sometieron al personal de vigilancia de la reja de administración y lo usaron como escudo humano para evitar que el resto de custodios les dispararan.De acuerdo con el portal La Silla Rota que obtuvo el informe elaborado por el jefe de seguridad de centro penitenciario, los presos desarmaron a los custodios, abrieron la puerta y huyeron para reforzar a los sicarios del Cártel “queremos salir a pelear con el señor”, habrían dicho.Según el informe, el código rojo se activó a las 16:38 horas del 17 de octubre de 2019 y en el cual narra que los primeros en ser sometidos fueron dos guardias del área de barandilla que llegaron a la reja. Los reos de los ocho diferentes módulos que conforman el penal, que ya se encontraban armados, se congregaron ahí. Superaban en número y en armas a los policías.Fue entonces que los custodios fueron tomados como rehenes y obligados a llamar por radio a una de sus compañeras, quien al llegar y ver que sólo estaba un guardia abrió la reja, pero en esos momentos aparecieron los reos amotinados que se le echaron encima cuando intentó cerrarla.La sometieron y le quitaron su arma, una Glock calibre 9 milímetros, con la que se había armado por la alerta que había en la ciudad a causa de que “Los Chapitos”.La Silla Rota señala que entonces, la custodia también fue tomada como rehén por lo que fue obligada a abrir la reja. Los reclusos se dirigieron al área conocida como “callejón en donde se encontraban tres custodios más que al ver que los reos traían como escudos a sus compañeros, no dispararon. Otro de ellos fue tomado como rehén.Con los cuatro policías como protección, los presos caminaron a la puerta de salida que estaba cerrada. Entonces golpearon e hicieron un disparo hacia dentro del pórtico porque ahí se encontraba otro custodio que salió tras la detonación. Lo sometieron, le quitaron su arma y las llaves del pasillo que lleva a la salida.Al abrir, un grupo de 52 presos salió, pero antes, golpeó a uno de los custodios que tenía como rehén y lo aventó a la fosa de revisión de vehículos; a los demás se los llevaron para garantizar su huída.El jefe de seguridad del penal asegura que se encontraba en el pasillo que conduce a la puerta principal porque había recibido la información que gente vestida de civil estaba rodeando el penal “cuando de repente vimos aparecer a las personas privadas de su libertad llevando a los rehenes, no pudieron hacer nada ya que tenían armas cortas y largas”.Vista áerea del penal de Aguaruto, ubicado en Culiacán, Sinaloa (Foto: Google Maps)El mando, cuyo nombre se reserva en el informe, afirmó que lo encañonaron y despojaron de su arma, al tiempo que le dijeron que lo llevarían como canje para que el gobierno soltara “al señor”, pero que en el último momento, cuando lo llevaban sometido, logró zafarse y tirarse al piso mientras seguían escapando más reclusos.“Al observar que dichas personas se estaban brincando la cerca y la puerta de salida, nos levantamos y junto con los demás custodios, a los que ya habían soltado, nos regresamos al área de pórtico y procedí nuevamente a ordenar que se armaran para resguardar el penal, en virtud de que la cancha de futbol aún seguían personas privadas de la libertad que querían salir a pelear con el señor”, dice el informe en que el jefe de seguridad asegura que después de cerrar las puertas, apostó a su personal en ‘el azote (sic)’ y pidió apoyo a la policía estatal, “porque a la altura de las torres cuatro y cinco más pretendían escapar”.Al final, 52 presos salieron y amagaron a algunos automovilistas que transitaban por el penal para quitarles sus automóviles. La Secretaría de Seguridad del estado cuenta sólo a 47 evadidos, debido a que cinco fueron recapturados o se entregaron.Un ciudadano captó el momento en el que los reos del penal de Aguaruto se escaparon (Foto: captura de pantalla)De los que aún se encuentran prófugos, 35 habían sido sentenciados por delitos como privación ilegal de la libertad, contra la seguridad pública, contra la salud, secuestro y homicidio. Del total, 30 son considerados de alta peligrosidad y posiblemente vinculados al Cártel de Sinaloa.Esta no es la primera vez que se registra una fuga del penal de Aguaruto. De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2019 elaborado por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, arrojó hacinamiento de reos, autogobierno e insuficiencia de custodios.En julio de 2018 se evadieron Juan Grimaldi Paredes, presunto operador del Cártel de Sinaloa y Carlos de Jesús Salmón Higuera, de los Beltrán Leyva, identificado con Fausto Isidro Meza Flores, alias “El Chapo Isidro”. Ambos escaparon vestidos con uniformes de vigilantes. En marzo de 2017, se fugó Juan José Esparragoza Monzón, hijo del narcotraficante Juan José Esparragoza “El Azul”. En julio de ese mismo año, custodios realizaron una protesta ante la ingobernabilidad de la prisión, los lujos y protección que gozaban los narcotraficantes, pero fueron amenazados de muerte junto con miembros de la Comisión Estatal de los derechos humanos, por personal de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa.MÁS DE ESTE TEMA:Así capturaron a Ovidio Guzmán, el hijo del Chapo: imágenes inéditas del operativo en CuliacánUna por una: estas fueron las fallas en la detención de Ovidio Guzmán, hijo de “El Chapo” GuzmánLa detención de Ovidio: la misteriosa llamada que desató el infierno en Culiacán

Fuente