Categories
General

Chocó y mató a dos mujeres que iban en moto en Navidad: lo procesan por homicidio doloso y seguirá preso

Yanina Alejandra Juárez (30), Karen Gisell González (24) y Jennifer Elena Soledad Juárez (28) eran tres primas que no se habían visto por largo tiempo debido a la pandemia. En la mañana del 25 de diciembre iban en una Honda CB 125 por la calle Punta Arenas del barrio de La Paternal para pasar la Navidad en la casa de la primera de ellas. Pero no llegaron: en el cruce con avenida San Martín, las chocó Matías Uriel Noya (20), que pasó el semáforo en rojo con su Nissan Sentra. Dos de ellas murieron. Noya iba a gran velocidad y, según revelaron las pericias, había consumido alcohol y cannabis. Ahora la Justicia rechazó su excarcelación y le dictó prisión preventiva.
Aquel 25 de diciembre, detrás de la moto de las chicas iba otra en en la que se desplazaban el hermano de Yanina y su primo, Darío. Ambos fueron testigos del impacto que enlutó la Navidad en La Paternal. Yanina murió al instante. Karen y Jennifer fueron trasladadas con heridas graves, pero sólo la última logró sobrevivir. Karen murió el 31 de diciembre, una semana después del choque, en el Hospital Tornú.”El auto venía del puente de San Martín y pasó con el semáforo en rojo cuando las chicas en la moto cruzaban por la calle Punta Arenas”, relató Matías, el empleado de seguridad de una estación de servicio ubicada a pocos metros del lugar. Y aseguró que Noya intentó escapar, pero el conductor de otro vehículo se le adelantó y lo encerró para impedírselo.Noya fue detenido. Esta semana, la Cámara rechazó su excarcelación. Y al mismo tiempo, el Juzgado en lo Criminal y Correccional N° 20, a cargo del juez Hugo Decaria, dictó su procesamiento con prisión preventiva. Lo acusan de doble homicidio simple en concurso ideal con lesiones graves.

La moto en la que circulaban las tres mujeres, dos de las cuales murieron por el choque. Foto Lucía Merle

En el auto de procesamiento se citan las declaraciones de amigos de Noya, que cuentan que desde la 1.30 del día de Navidad todos habían participado en un festejo. Y que pasadas las 6 de la mañana decidieron ir a desayunar a un local de comidas rápidas de la avenida San Martín. Noya conducía el Nissan e iba junto a otros tres amigos. Y otros los seguían en un Ford Ka.Según le relataron a la Justicia sus amigos, Noya rebasaba vehículos, conducía en zig zag a gran velocidad y hasta circuló por el carril del Metro­bus de avenida San Martín. También dijeron que sus acompañantes le pidieron varias veces que bajara la velocidad. Y que Noya les contestó riendo: “¿Qué pasa, tienen miedo?”. Todos los testimonios afirman que al llegar a Punta Arenas, Noya pasó el semáforo en rojo y chocó a la moto. Las imágenes de la cámaras de la zona lo confirman.

En su declaración, Noya dio otra versión. Reconoció que había tomado “un vaso o vaso y medio” de fernet con gaseosa. Y aseguró: “Agarramos el puente de San Martín, yo iba con el auto, veo el semáforo en verde por lo menos cuando yo estaba subiendo, así que sigo y bueno, nada, intento frenar, se ve que no llego y choco a esta moto. En el choque saltó el airbag y la primera reacción que tuve fue abrir la puerta e ir a ver qué es lo qué había pasado, en qué manera podía ayudar, estar ahí”.Lo cierto es que los peritos determinaron que en el momento del choque, Noya conducía a 111,6 kilómetros por hora. Además, en un análisis de orina que le hicieron después del siniestro se detectó que había consumido alcohol y cannabis.

La Justicia comprobó que Noya conducía a gran velocidad y que pasó el semáforo en rojo. Las pericias revelaron que había consumido alcohol y cannabis. Foto Lucía Merle

El juez consideró que Noya había actuado con “desprecio por la vida ajena” y dictó su procesamiento por doble homicidio simple con dolo eventual en concurso con lesiones graves. Además, mandó trabarle embargo por $ 35.200.000. Noya quedó detenido en el Complejo Penitenciario Federal Para Jóvenes Adultos (U24).”Es importante este fallo porque si no parece que chocás y matás y no pasa nada, pero sí pasa -evaluó el abogado de la familia de Yanina, Natalio Nicodemo-. Tomar alcohol y drogas no es gratis. Este no fue un simple siniestro porque era un caso con muchos agravantes. La calificación de doble homicidio simple en concurso ideal con lesiones graves implica penas de hasta 25 años de prisión. No es habitual que califiquen así estos hechos y por esto peleamos con las Madres del Dolor en el Congreso. Pero no siempre logramos el dolo eventual. Lo común es el homicidio culposo que tiene penas de 3 a 10 años”.El abogado querellante contó que, en el mismo día de su procesamiento, la Cámara volvió a rechazar la excarcelación de Noya. “‘La defensa la había pedido invocando un tema de salud, con un certificado médico de hace cinco años atrás”. 

Este jueves a las 18 habrá una vigilia en homenaje a las víctimas. Será en avenida San Martín y Punta Arenas, donde ocurrió el choque.

Este jueves a las 18 habrá un homenaje a las víctimas en la esquina de avenida San Martín y Punta Arenas. “Vigilia por Karen González y Yanina Juárez. Víctimas de Matías Uriel Noya. Asesino al volante. Justicia!”, reza el flyer que lo anuncia.Una de las organizadoras es Melina, la mejor amiga de Yanina desde que ambas estudiaban en la Escuela de Comercio N° 17 de La Paternal. “Madraza de tres nenes, una muy buena chica”, la describe. Es que Yanina era una madre soltera con tres hijos de 4, 6 y 9 años. Melina agrega que Jennifer, la única sobreviviente, tiene graves problemas de movilidad por los dolores en una rodilla y porque sufrió la fractura de su pie izquierdo. Y que siente una profunda angustia por lo que ocurrió.

Mirá también

Mirá también

La Paternal: cruzó en rojo y atropelló a una moto en la que iban tres mujeres

Mirá también

Mirá también

Prisión preventiva para Ricardo Papadopulos, el conductor que atropelló y mató a un nene de 4 años

Informe: Lidya HanNS

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Inseguridad Vial

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Triple choque y muerte en San Vicente: el boxeador acusado de homicidio se negó a declarar y seguirá preso

El boxeador detenido y acusado de participar del triple choque de San Vicente, en el que murió un hombre y otras cuatro personas resultaron heridas, se negó a declarar ante la fiscal de la causa y continuará preso.
Se trata de Braian Norberto Calla (33), quien se encuentra imputado del “homicidio culposo agravado” de Cristian Marcelo Fredes (23) y de “lesiones culposas”.Según informó la agencia Télam, Calla se negó a declarar el jueves por consejo de su defensa ante la fiscal de San Vicente, Silvia Bussano. También trascendió que quedó formalmente detenido en la causa.En tanto, la fiscal Bussano aguardaba el resultado final del estudio que le indicará el dosaje de alcohol en sangre que presentaba Calla al momento del hecho.Dos de los cuatro personas que resultaron heridas tras el triple choque continuaban internadas, mientras que las restantes ya fueron dadas de alta.

Cristian Marcelo Fredes (23) murió este domingo después de un triple choque en Alejandro Korn. Investigan si después del siniestro hubo una pelea en la que fue asesinado. La única testigo es Karen Villan, su pareja, y la madre de un bebé de 4 meses.

El domingo a la noche, a la altura del kilómetro 49 de la ruta 210, se produjo el triple choque que terminó con la vida de Fredes. Si bien inicialmente su familia del joven fallecido denunció que lo habían matado a golpes durante una pelea posterior al choque, esa hipótesis perdió fuerza y se cree que todo sucedió en un episodio que tuvo dos secuencias de choque.Es que, de acuerdo a las pruebas obtenidas hasta el momento, primero se habría producido un choque y luego un segundo impacto del auto conducido por el exboxeador contra los dos que habían colisionado antes. Ambos conductores se habrían bajado para pasarse los datos, y se supone que en ese momento sucedió el segundo impacto.En esta línea de investigación, se cree que el primer choque se produjo cuando el Chevrolet Corsa conducido por Fredes, quien viajaba junto a su esposa, Karen (24), y el bebé de 7 meses de ambos, fue embestido de atrás por un Chevrolet Onix, en el que iba Andrés Mantegazza (32), según las fuentes hermano del intendente de San Vicente, con Sebastián Maya (32).Luego, en lo que se cree fue un segundo choque ocurrido minutos después, cuando ambos conductores ya se habían bajado de sus autos, un Citröen C4 conducido por el boxeador Calla impactó contra ellos.A raíz de esa segunda colisión, Fredes murió, y su cuñado, un joven identificado como Lucas Altenofer (29), quien iba en otro auto que no había participado del choque pero se había bajado a acompañar a su familiar, resultó gravemente herido.También quedaron lesionados los ocupantes del Onix y la esposa de Fredes, mientras que el bebé resultó ileso.Los voceros agregaron que al llegar la policía del Comando de Patrullas de San Vicente al lugar vieron que había otro automóvil, un Volkswagen Fox, en el que cuatro hombres y una mujer intentaban retirarse del lugar junto al boxeador dueño del Citroën, quienes fueron demorados hasta que se tomaron sus datos.El boxeador, que resultó ser un exconvicto, presentaba “aliento etílico” según los testigos. Esa versión fue constatada por el médico que lo revisó tras ser demorado, aseguraron fuentes de la pesquisa.Además, trascendió que la fiscal Bussano recibió un informe preliminar de la autopsia al cadáver de Fredes (23), que reveló que “la muerte se produjo por insuficiencia cardiorrespiratoria por politraumatismos compatibles con el accidente”.SC

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Inseguridad VialSan Vicente

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Lleva 15 años preso por intentar robar un abrigo y un celular y puede que jamás recupere la libertad

Parece excesivo, y sin dudas lo es. Un hombre lleva 15 años preso por haber intentado robar un abrigo y un teléfono celular cuando era apenas una adolescente. Y lo más increíble es que podría no recuperar jamás la libertad.
Quizás lo más inexplicable sea que esto no sucede en alguno de los países donde la sharía es la Ley (donde cosas mucho peores se han conocido) sino en la muy occidental y republicana Gran Bretaña. Danny Weatherson, de Scotswood, Newcastle, tenía solo 17 años cuando él y un grupo de amigos intentaron robarle un abrigo y un teléfono móvil a una persona que se cruzaron por la calle. Pero aun cuando el robo no tuvo éxito y nadie resultó herido en el incidente, el historial de delitos menores y no violentos del joven lo llevó ante un juez de la corte de la corona.El magistrado sentenció a Weatherson a cumplir una pena de Prisión por Protección Pública (IPP) por un plazo mínimo de 15 meses.Pero pasaron los 15 meses, y no salió: y se fue extendiendo así el tiempo y hoy el joven es un hombre que ya lleva 15 años adentro, y puede que nunca salga de prisión.

Danny Weatherson tenía 17 años cuando lo encerraron

​El motivo se debe a los IPP, que son términos indefinidos introducidos en virtud de la Ley de justicia penal de 2003 para mantener a los presos peligrosos lejos del público.Aunque ahora están abolidos, la única vía para salir de prisión para las más de 2.000 personas que cumplen sentencias de IPP es aprobar una audiencia de libertad condicional. De esos más de 2 mil presos hay muchas personas que han estado encerradas durante años por cometer una serie de delitos no violentos “menores”.Ninguno tiene certezas, ni siquiera sospechas, de cuánto más deberán estar encerrados. Y el tiempo, mientras, sigue corriendo.En tanto, cientos de políticos de todo el mundo caminan tranquilamente por las calles. algunos incluso son adorados. La salud se resquebraja El impacto de no saber si será liberado o cuándo lo dejarán en libertad ha sido devastador para Weatherson. Durante su tiempo tras las rejas ha sufrido problemas de salud mental e incluso ha tenido varios intentos de suicidio.Desde que fue sentenciado, ha pasado tiempo en cárceles como HMP Hull, Northumberland y Frankland. “Nunca ha tenido problemas por un delito grave”, contó al Mirror, sus padre Maurice.”Él era solo un muchacho normal que vivía en una propiedad del consejo antes de esto. Se llevaba bien con todo el mundo y tenía un gran grupo de amigos”, agregó el hombre. “No era un niño difícil. Era un chico normal y feliz. Le encantaba salir en bicicleta”, añadió.Desde que el coronavirus se apoderó del mundo, las cárceles en todo el Reino Unido fueron cerradas, Danny ha pasado 23 horas y media al día dentro de su celda.”Simplemente yace ahí”, contó el padre. “No puede ir al gimnasio ni a nadar y tiene coágulos de sangre en los pulmones. Es como si estuviera acostado en un ataúd”.La pelea del padre por liberar a su hijoMaurice está decidido a que lograr que su hijo sea liberado. Así ha recaudado fondos para contratar a un abogado de derechos humanos.Pero sus reiterados intentos todavía no han tenido éxito, sin embargo el hombre se niega a abandonar la lucha. “¿Qué quieren de él?”. “¿Qué están tratando de lograr? Creo que es un asesinato patrocinado por el estado”, sentenció.”Ves a tu propio hijo sufrir frente a ti y no puedes hacer nada al respecto. Es una tortura. Es una barbarie”, continuó.

El hombre y su padre, quien pelea por lograr la libertad de su hijo.

“Casi ha pasado la mitad de su vida en prisión porque le robó a alguien un abrigo y un teléfono”,  cerró lamentándose.En tanto, un portavoz del Ministerio de Justicia declaró que: “un juez consideró que quienes cumplen sentencias de IPP representan un alto riesgo para el público y serán liberados después de que demuestren a la Junta de Libertad Condicional que ya no son una amenaza”.

Mirá también

Crean el bistec humano: es de carne de nuestro propio cuerpo cultivada por nosotros mismos

La ciudad que se sumerge en dos meses de oscuridad: no volverá a ver el sol hasta el año que viene

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Gran BretañaInternacional

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente