Categories
General

David Bowie en primera persona: la homosexualidad, las drogas, la muerte y el día después

Provocador, seductor, ecléctico, polémico, audaz, mordaz… Si hay algo que David Bowie jamás tuvo a lo largo de los 69 años que habitó este planeta -y algunos otros también-, fue algún tipo de vocación por la intrascendencia.
Ni en el terreno de lo artístico, en el que su producción habla por sí misma, ni en el de las “declaraciones” a la prensa, ámbito en el que se desenvolvió con una particular plasticidad, que se refleja con claridad a lo largo de los artículos recopilados por Sean Egan en el libro Bowie por Bowie – Entrevista y encuentros con David Bowie, fuente esencial de este texto.Alguna vez, nuestro Charly García se definió a sí mismo como un “contestador profesional”. “Tengo cuatro respuestas para cada pregunta”, bromeó el músico; pero todos sabemos que detrás de cada chiste asoma un rasgo que identifica a quien lo dispara. Y algo de eso se adivina también en el artista británico, que subió la apuesta hasta diseñarse un personaje para cada ocasión.Sin embargo, en el caso del músico, que este pasado viernes 8 de enero habría cumplido 74 años y de cuya muerte este domingo 10 habrán pasado cinco, esa capacidad de mutación y multiplicación para nada conspiró contra una coherencia que, no obstante, debe ser rastreada más allá de lo que se ve a simple vista, o de lo que se escucha a simple oído. 

David Bowie, un artista camaleónico que marcó a varias generaciones; entre el aniversario 74 de su nacimiento y el quinto de su muerte.

Entonces, viajar a la distancia a través de las palabras dichas del Bowie más allá del Duque Blanco, Aladdin Sane o Ziggy Stardust, las del hombre detrás de la máscara, acerca de cuestiones tan personales como la sexualidad, el consumo de drogas, la relación que mantenía con su propia mirada de sí mismo y su percepción de la muerte permite redescubrir la actitud frente al universo del creador de una obra que, de Hunky Dory y The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars a The Nex Day y Blackstar, se revela como un tesoro que permanentemente renueva sus atractivos.”Yo sé que algunos piensan que soy mixto/Pero yo tengo personalidad””‘Soy gay’, dice, ‘y siempre lo fui, incluso cuando era David Jones'”, escribió Matthew Watts en el artículo publicado en Melody Maker en 1972, en el que volcó su charla con el músico, cuya imagen describía como la de “una reina glamorosa, un fastuoso muchacho afeminado”.”Es tan maricón como unas maracas, con su mano quebrada y su vocabulario provocador”, escribió el periodista, que además señalaba que Bowie lo decía con “una jovialidad pícara, una sonrisa secreta en la comisura de sus labios”.

David Bowie modelo ’72, en plena construcción de Ziggy Stardust, en medio de un período exploratorio que dejó al descubierto en conversación con la revista Melody Maker. /Foto AP-Brian Horton

Decía: “Sabe (el artista) que en estos tiempos es permisible actuar como una loca, e impactar y despertar indignación, algo por lo cual el pop luchó a lo largo de toda su historia, porque es un asunto que rompe las pelotas”. Tan lejano, y tan cercano, al fin de cuentas.”Y si no despierta indignación, por lo menos será divertido. La expresión de una ambivalencia sexual establece un juego fascinante: ¿es o no es él? En un período de identidades sexuales en conflicto, explota astutamente la confusión que rodea a los roles masculinos y femeninos”, concluía Watts, a partir de esa sintética definición del cantante, tan mínima y tan máxima.”En un principio, pensé que era un buen motivo para la polémica; era algo que echar en cara la gente. Pro por otro lado tuvo un efecto desastroso con respecto a mi credibilidad como compositor y escritor durante un largo, largo tiempo”, admitió David cinco años después, ante el mismo interlocutor.

David Bowie retratado por Mick Rock en la plenitud de su “androginia”.

-¿Por qué me lo contaste?-¿Lo sabes tú? Porque yo nunca entendí realmente por qué. No fue algo premeditado. estaba empezando a construir a Ziggy; él estaba formándose y yo naturalmente cayendo en un rol. (…) De pronto, ¡bang!, está ahí, sobre la mesa. Fue así de simple. Interesante actitud, la de simplificar, viniendo de parte de quien podría haber complicado hasta lo indecible -e inentendible también-, legitimado por al aura que el hombre ya se había sabido conseguir. Aunque todavía no tan incuestionable como la que consiguió consolidar, posiblemente muy a su pesar, tras el período de sequía creativa que prologó sus fantásticos ’90.Precisamente entonces explicó que para él todo, hasta 1970, había sido como un período de aprendizaje. “Yo simplemente me entregué a todo aquello que tuviera a mi disposición, sólo para ver qué sucedería conmigo y con qué clase de tabúes podría jugar, sólo para ver si tenía algún significado”, sintetizó durante una entrevista realizada por Steve Sutherland para New Musical Express en marzo de 1993.

En 1992, David Bowie se casó con la modelo somalí Iman, con quien en el 2000 tuvo a su hija Alexandria. Aquí, en 2005, en una fiesta de la revista Vanity Fair. /Foto EFE – Peter Foley

Entonces, como lo había hecho Watts dos décadas antes, la pregunta volvió a ser la misma: ¿era o no era él? No hizo falta que alguien se la formulase.”Es extraño que -reflexionó Bowie por sí mismo-, cuando rompo una regla, realmente produce una gran cantidad de hostilidad. Es decir, cuando estaba pasando por esa etapa bisexual, a principios de los setenta y, luego, con el paso del tiempo, cuando se hizo bastante patente para mí que era heterosexual, nunca renegué de mi juego con la bisexualidad. Pero el hecho de que no fuera a ser un vocero de la comunidad gay ciertamente produjo mucha hostilidad”. El conflicto era, entonces, donde encajaban quienes, como él, se reconocían como heterosexuales pero habían querido “ver de qué se trataba”. “Todo el mundo quería que fuera una cosa o la otra, o definitivamente bisexual, o definitivamente esto. Eso me parece bastante inquietante. (…) La gente simplemente no deja que te diversifiques. Así que… vamos, ¡diversifiquémonos!”, concluía Bowie.

“Sé que a veces ni siquiera soy yo/Y no sé quién es el tonto en el espejo””Probablemente mi mejor obra haya salido de ese período de fines de los setenta, cuando prácticamente no había drogas…” El artista, aún en modo 1993, hablaba de Low (1977), Heroes (1977), Lodger (1979) y Scary Monsters (and Super Creeps) (1980); tiempos en los que buena parte de su “mejor” obra aún estaba por venir. ¿O acaso no forman parte de ese repertorio sobresaliente álbumes como 1.Outside (1995), Hours (1999), Heathen (2002), The Next Day (2013) y Blackstar (2016)? La respuesta es un contundente “sí”. Pero volvamos a 1993, y a su confesión de que aquellos cuatro discos habían estado “prácticamente libres de drogas” y de que no sentía que se perdiera algo por no tomarlas.Pero no siempre la vida había sido así, en el universo anterior de Bowie. “¿Sabés que hay alcohólicos que pueden mantener la apariencia de una existencia normal y genuina, están en un borde y nadie alrededor sospecha nunca cuán profundo es su problema? Buena parte de aquello transcurrió de esa manera”, interpelaba el artista a su interlocutor antes de completar con su confesión de parte. La cuestión tenía que ver con explicar cómo, aún en esa condición, pudo todo lo que pudo: “Creo que estaba en el límite. De verdad. Especialmente durante Station to Station. Miro viejas fotografías de mí mismo en esos días y simplemente no puedo reconocerme. Fue extraordinario que lo haya superado. Y las dos o tres veces que llegué a una sobredosis y salí de ellas… Sabés, ¡nunca podré entender cómo permití que sucediera dos o tres veces!”  

“Miro viejas fotografías de mí mismo en esos días y simplemente no puedo reconocerme”, dijo Bowie en 1993, y esta imagen del 1 de junio de 1974 certifica su percepción. /Foto PA

Preguntas sin respuesta, pero tan claras que no hace falta que las tengan. “¿Por qué la primera vez no fue una ‘hasta aquí llegué yo’? ¡No lo sé! Pero lo cierto es que no te das cuenta.”Un poco de historia, para entender de qué hablaba entonces el artista, que él mismo se encargó de desandar un par de meses después de aquellas reflexiones, en charla con David Sinclair, de la revista Rolling Stone. “Comencé a toma drogas a fines de 1973, y luego con fuerza, en 1974. En cuanto llegué a Estados Unidos, ¡paf!, eran de tan libre acceso en esos días… La cocaína estaba por todas partes. Era imposible escaparle. Y como yo tengo una personalidad muy adictiva, fui muy incauto con ella”.Hasta ahí, todo dentro de la lógica. De esa lógica. Lo disruptivo sería, en ese marco, que Bowie decidiera ir a “limpiarse”a Alemania, probablemente la capital europea más fértil para continuar sus días de “vampiro de la velocidad”, según lo definió en su libro Backstage Passes su ex esposa Angie Barnett, con quien el cantante se había casado para que consiguiera un empleo legal en Inglaterra.

David Bowie en el cenit de su deterioro, y en la previa de su decisión de mudarse a Alemania, donde su alejamiento del consumo de drogas. /Foto AFP / LEHTIKUVA / STRINGER

Pero, por lo visto, no se trató del lugar, sino de la compañía, que no era la de Angela, sino la de lo único que Bowie reconocía que había en común entre ambos: su hijo Joe, nacido en 1971. “Él fue quien me instó a recuperar la cordura. Vi cuánto me había descuidado emocionalmente, y comenzamos a desarrollar una relación padre-hijo hacia el ’77”.Pero tal vez lo más jugoso del relato de David, en este punto, esté en la más profundo de lo que esa relación le permitió descubrir. “Joe fue bendecido con una personalidad no adictiva y no está vinculado con la bebida las drogas, el tabaco o lo que sea. Simplemente no es parte de su vida. Creo que se aprecia a sí mismo de una forma en la cual yo nunca lo hice. No siente que tenga que cambiar de personalidad o perder su personalidad de la misma forma que yo sentía que debía escapar de mí mismo y la responsabilidad de mi propia sensación de inadecuación”. -Los años que en los que tomaste muchas drogas, ¿han causado un daño perdurable?-He sido un cabrón con mucha suerte. Estoy extremadamente sano. Pero no, no me ha dejado ni una sola cicatriz en el cerebro.

David Bowie, su esposa Angie y su hijo Zowie, de tres años, en medio de ese período que el artista define como de “descuido emocional”, y por supuesto físico. / Foto AFP / STRINGER

Inadecuado, la canción para su muerte y el día despuésCuando David Bowie habla de su “sensación de inadecuación” cuesta asociar su discurso con su aspecto tantas veces avasallante y hasta atemorizante que a priori denotaría un invulnerable dispositivo de seguridad, en sí mismo. Sin embargo, en una entrevista ofrecida David Cavanagh, de la revista Q, fue el propio artista el que reconoció su endeblez inicial.”Yo estaba convencido de que no valía gran cosa. Tenía enormes problemas con mi propia imagen y una autoestima muy baja, cosa que escondí detrás de una escritura obsesiva y la actuación”, reveló en ese encuentro de febrero de 1997. Y agregaba: “Hago exactamente lo mismo ahora, salvo que lo disfruto”.Y aprovechaba la ocasión para ir un poco más allá. “Pensé que no existía. De veras me sentía completamente inadecuado. Pensaba que la obra era lo único de valor. Ahora estoy empezando a gustarme bastante. Sabes, en realidad deberíamos continuar esta conversación con… gente que hable sobre esta cuestión. Yo no sé si…” En fin…

En medio de los creativos años ’90 de Bowie, el cantante festejó sus 50 años en el Madison Square Garden, con una gran cantidad de invitados. /Foto Jeff Christensen-REUTERS

Ok; entonces pasemos a otro tema, más banal, como el de la muerte. “Lo que necesito (decía en la misma entrevista) es encontrar un equilibrio espiritual dentro de la forma en la que vivo y en la que voy a desaparecer. Y ese período -desde hoy hasta mi muerte- es lo único que me fascina”.Al fin de cuentas, por lo que decía enseguida el músico, no hubo momento de su vida en la que no pensara en el desenlace final. “(La muerte) Estaba ennoblecida con una actitud romántica y desenfadada cuando era mucho más joven, pero ya estaba allí. Ahora se mide con la racionalidad. Sé que esta vida es finita y tengo que aceptar eso”.Nada casual, que Bowie hablara en esos términos al mismo tiempo que estrenaba Seven, tema incluido en el disco Hours (1999). “‘Siete días que vivir, siete maneras de morir…’ de hecho reduciría eso a veinticuatro horas que vivir. Estoy muy contento de tenérmelas que ver con las veinticuatro horas existentes que atravieso. El presente es en realidad el lugar en el que hay que estar”, decía.Por eso, tal vez por esa inevitabilidad de proyectar un futuro mientras se piensa el presente, en la previa de su muerte David planeaba la presentación del material que condensó en Blackstar, según reveló en 2016 Donny McCaslin, líder de la formación jazzera que lo acompañó en su último álbum.

“Cuando fui a escuchar el disco en su departamento, en noviembre de 2015, surgió la idea de hacer pequeños conciertos. Hablamos de como hacer un pequeño ensayo y una prueba de sonido, dependiendo, por supuesto, de cómo se sintiera. Volvimos a hablar en diciembre, y me dijo que estaba trabajando en nueva música que quería grabar en enero”, contó el músico.Sin embargo, eso no quiere decir que Bowie no supiera que el final estaba a la vuelta de la esquina, y sería absurdo desconocer las señales que dejó registradas en la mismísima Blackstar, y en otros fragmentos del disco como la desgarradora Lazarus, en la que el verso “seré libre” es un grito de esa promiscua relación que suelen entablar la angustia y el alivio.Entonces, ¿de qué hablaba el artista? ¿Algo que tuviera que ver con más allá? ¿The Next Day? ¿Creería en eso de la trascendencia?

El último David Bowie, con su habitual elegancia y en la previa de su despedida.

La respuesta, más que en el viento, quizás haya que buscarla en la mencionada entrevista publicada por Q en 1997. “No dije que no lo creyera. Creo en una continuación, una suerte de ensueño sin sueños. Oh, no lo sé. Volveré para contártelo”.Acá estaremos.

Mirá también

Mirá también

David Bowie: Duran Duran, Adam Lambert y Gary Oldman, entre otros, le rendirán tributo con un concierto online

Mirá también

Mirá también

El histórico tecladista de David Bowie reveló que compartían una “conexión telepática”

E.S.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

David BowieMúsicaRock

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

A 15 años de la muerte de Garrafa Sánchez, el tipo que solo quería jugar

Garrafa no necesita nombre ni apellido.
Garrafa no hubiera podido ser tan Garrafa en esta época en la que el VAR es el que termina decidiendo si hay que gritar o no un gol. Y quizá hubiese sido más Garrafa aún de haber nacido muchos años antes cuando al que era bueno con la pelota como Garrafa no se le exigía más que eso que en definitiva es lo más importante.Pero si a 15 años de su muerte se siguen multiplicando los clicks en los videos de Youtube, si una película sobre su vida se proyecta en varias canchas a “sala llena” y luego también llega a la televisión, si cada futbolista que lo recuerda se toma el cuidadoso respeto de hacer una pausa como quien abre un espacio y deja en claro que lo que tiene para decir sobre Garrafa no es algo que pueda decir sobre cualquiera, es porque Garrafa eligió hacer nada más y nada menos que solo lo que quiso. Garrafa se fue un domingo 8 de enero. Hace ya 15 años. Justamente el día de la semana que más disfrutaba. Estaba haciendo piruetas con la moto. O jueguito con la pelota. No importa. Es lo de menos.Jugó hasta el último segundo de su vida. Murió como vivió y vivió como jugó.

Para saber cómo jugaba Garrafa alcanza con poner la vara más alta posible y ver su rendimiento en las dos finales de la B Nacional 2001 en las que Banfield superó a Quilmes y volvió a Primera. Y desde allí empezar a tirar de la cuerda de un mito futbolero que va sumando anécdotas de esas que se estiran y condimentan con el paso del tiempo.Aquel pibe que con veintipico parecía un viejo y la rompía en un equipo inolvidable de El Porvenir, los dos chorizos a la pomarola que se comió en el camino a jugar una final con el club de Gerli, la chance frustrada de llegar a Boca porque Carlos Bilardo se lo cruzó en la autopista y vio que Garrafa viajaba en moto y alta velocidad, el amor a Laferrere, el lugar en el que eligió iniciar y cerrar el círculo de su vida.

En Banfield fue la figura del Ascenso en 2001 y cumplió el sueño de jugar en Primera.

Cuenta la leyenda que el 13 de febrero de 1998, en el predio de Ezeiza, la Selección que dirigía Passarella jugó un amistoso frente a El Porve de Garrafa. Y que el equipo que jugaba en la B Metropolitana ganó 3-1 con un gol y dos asistencias del 10 que tenía 23 años y ya era pelado. “¿Quién carajo es este viejo?”, preguntaba Marcelo Gallardo, el 10 del otro equipo.El Tolo Gallego, ayudante de Passarella que hacía de árbitro en el amistoso, pitó el final del partido cuando El Porvenir metió el tercer gol. Pero enseguida el cuerpo técnico se encargó de filtrar a la prensa una piadosa fake news y los informes hablaron de un triunfo 4-2 de la Argentina. Fallaron en no avisarle al Burrito Ortega que le habían asignado la autoría de un par de goles que negó en una nota radial.Garrafa, mientras, recolectaba contento pantaloncitos y camisetas celeste y blanca que repartió entre sus compañeros.Si hubiera tenido un físico más potente. Si se hubiera dedicado al fútbol de manera más profesional. Si hubiera pensado más en el crecimiento económico que en su familia. Si le hubiera pegado más al arco en lugar de buscar siempre dar un pase al compañero. Si hubiera dejado de andar en moto. Si hubiera… No habría sido Garrafa.

Hoy Garrafa es banderas, canciones, murales y hasta se hizo una película sobre su vida.
Foto Maxi Failla

Y eligió ser Garrafa. Se quedó con eso. En Laferrere, donde nació y murió. En El Porvenir, donde creció, se consolidó y se animó a soñar. Y en Banfield, donde se codeó con los más grandes y se terminó de convertir en mito. No hace falta utilizar su nombre y apellido.Eso es Garrafa. No jugó en Boca. Y está bien. No salió campeón de Primera. Y está bien. No fue vendido a Europa y apenas tuvo un paso mínimo por Uruguay, pero se volvió porque su papá estaba enfermo y no podía aguantar la distancia. Y está bien. No fue millonario. Y está bien. Su último paso lo dio en el ascenso y en Lafe. Y está perfecto. Porque si no hubiese sido uno más. Porque si no hoy no sería una película. O una estatua, como la que está en el ingreso a la sede de Banfield. O canciones. O banderas. O murales.Darío Mendelson, el psicólogo de El Porvenir en los tiempos de Garrafa, lo define como “un chico grande que jugaba a la pelota”. Y recuerda que le decía que no quería pasarle la pelota a un compañero porque tenía miedo de que no se la dieran más.“Yo inauguré una serie de jugadores que podríamos definir como jugadores de culto. Es decir que no hay que hacerlos depender de los resultados. Uno no los pone para ganar, los pone para jugar”, arranca Alejandro Dolina en una emisión de Hablemos de Fútbol en 2003. Lo escuchan Víctor Hugo Morales y Roberto Perfumo. “Jugadores a los que ni siquiera les va muy bien –sigue Dolina- pero que es un deleite verlos jugar. Tengo ahí una colección. Y el primer ejemplo es José Luis Garrafa Sánchez. Es extraordinario.

Garrafa murió a los 31 años haciendo piruetas con su moto en Laferrere, su lugar de toda la vida.

Pero que sea el propio Garrafa quien le ponga voz a su recuerdo.”Una vez con Laferrere le pegué a un rival antes de empezar el partido. Ni me acuerdo quién era. Estábamos calentando los jugadores de los dos equipos, creo que era un partido contra Cambaceres. Desde arriba de las tribunas los hinchas de Lafe, que sabían de mi fanatismo, me decían que le pegara a alguno. Yo me hacía el que no escuchaba, pero empecé a buscar la forma de hacerlo sin que nadie me descubriera. Entonces, en un momento, trotando hacia atrás, le metí un codazo a un rival, que quedó en el piso. La verdad es que fue un poco sin querer, pero los hinchas de Lafe se volvían locos. Lo festejaron más que un gol”.”En el 2000 volví a trabajar. Estuve siete meses sin jugar para estar al lado de mi viejo. En esa época vendí garrafas, hice perforaciones por 100 pesos… Yo las pasé todas. Viví 13 años en la villa de La Tablada. Fue Banfield el que me hizo conocer otra vida”.

Rodeados de pelotas, el mejor juguete de Garrafa. Foto: Archivo Clarín

“De pibe caí preso. Con unos chicos fuimos a la cancha de All Boys a ver a Lafe. Uno lo escupió a Bochini, que justo estaba ahí y la Policía nos llevó a todos. Tenía 15 años… Cuando mi viejo se enteró, como yo no le había pedido permiso para ir a la cancha, dijo: “Que se queden a dormir allá, que van a estar más seguro que en casa. ¡Nos dejó toda la noche en cana!”. “Yo soy sincero. Desde chiquito que soy de River, pero no sueño con jugar ahí. Mi estilo no es el que busca River. Mirá si van a ir a buscar a Garrafa Sánchez”. “Antes la joda era más sana que ahora. Jugábamos todo el día a la pelota y no nos importaba nada. Ahora los chicos vienen más avanzados, corre mucho más la falopa. Por culpa de la droga se murieron muchos de mis amigos. A algunos lo mató la droga y otros la policía. Si hubiese tomado droga, lo diría, no tengo problemas. Además, los pibes del barrio me cuidaban. Con el alcohol lo mismo: capaz que chupé dos veces en un boliche, pero nada más. Si voy a un asado, prefiero comerme cuatro o cinco chorizos antes que estar tomando dos litros de vino. No es que no me guste; me hace mal, me da dolor de panza”.

El día de su velatorio, el féretro recorrió el estadio de Laferrere. Foto: Archivo Clarín

“Para mí en El Porve fue donde hice mis mejores partidos, pero claro, en ese tipo de equipos casi nadie te registra, no jugás por nada, no peleás por nada. No es como estar en Banfield, donde te guste o no tenés los ojos de la gente puestos en tus actuaciones y hagas lo que hagas te terminan conociendo”.”Al fútbol se empieza cuando tenés 6 años. Yo siempre les digo a los chicos: ¿con qué jugás al fútbol? Con la pelota. Bueno, entonces vamos a entrenar todo con pelota”.

Mirá también

Señores de las cuatro décadas: los inoxidables que tienen más de 40 años y son récord en el fútbol argentino

La definición de la Copa Diego Maradona: todo lo que puede pasar en la última fecha

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

José Luis Garrafa SánchezClub Atlético BanfieldEl Porvenir

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

A 15 años de la muerte de Garrafa Sánchez, el tipo que solo quería jugar

Garrafa no necesita nombre ni apellido.
Garrafa no hubiera podido ser tan Garrafa en esta época en la que el VAR es el que termina decidiendo si hay que gritar o no un gol. Y quizá hubiese sido más Garrafa aún de haber nacido muchos años antes cuando al que era bueno con la pelota como Garrafa no se le exigía más que eso que en definitiva es lo más importante.Pero si a 15 años de su muerte se siguen multiplicando los clicks en los videos de Youtube, si una película sobre su vida se proyecta en varias canchas a “sala llena” y luego también llega a la televisión, si cada futbolista que lo recuerda se toma el cuidadoso respeto de hacer una pausa como quien abre un espacio y deja en claro que lo que tiene para decir sobre Garrafa no es algo que pueda decir sobre cualquiera, es porque Garrafa eligió hacer nada más y nada menos que solo lo que quiso. Garrafa se fue un domingo 8 de enero. Hace ya 15 años. Justamente el día de la semana que más disfrutaba. Estaba haciendo piruetas con la moto. O jueguito con la pelota. No importa. Es lo de menos.Jugó hasta el último segundo de su vida. Murió como vivió y vivió como jugó.

Para saber cómo jugaba Garrafa alcanza con poner la vara más alta posible y ver su rendimiento en las dos finales de la B Nacional 2001 en las que Banfield superó a Quilmes y volvió a Primera. Y desde allí empezar a tirar de la cuerda de un mito futbolero que va sumando anécdotas de esas que se estiran y condimentan con el paso del tiempo.Aquel pibe que con veintipico parecía un viejo y la rompía en un equipo inolvidable de El Porvenir, los dos chorizos a la pomarola que se comió en el camino a jugar una final con el club de Gerli, la chance frustrada de llegar a Boca porque Carlos Bilardo se lo cruzó en la autopista y vio que Garrafa viajaba en moto y alta velocidad, el amor a Laferrere, el lugar en el que eligió iniciar y cerrar el círculo de su vida.

En Banfield fue la figura del Ascenso en 2001 y cumplió el sueño de jugar en Primera.

Cuenta la leyenda que el 13 de febrero de 1998, en el predio de Ezeiza, la Selección que dirigía Passarella jugó un amistoso frente a El Porve de Garrafa. Y que el equipo que jugaba en la B Metropolitana ganó 3-1 con un gol y dos asistencias del 10 que tenía 23 años y ya era pelado. “¿Quién carajo es este viejo?”, preguntaba Marcelo Gallardo, el 10 del otro equipo.El Tolo Gallego, ayudante de Passarella que hacía de árbitro en el amistoso, pitó el final del partido cuando El Porvenir metió el tercer gol. Pero enseguida el cuerpo técnico se encargó de filtrar a la prensa una piadosa fake news y los informes hablaron de un triunfo 4-2 de la Argentina. Fallaron en no avisarle al Burrito Ortega que le habían asignado la autoría de un par de goles que negó en una nota radial.Garrafa, mientras, recolectaba contento pantaloncitos y camisetas celeste y blanca que repartió entre sus compañeros.Si hubiera tenido un físico más potente. Si se hubiera dedicado al fútbol de manera más profesional. Si hubiera pensado más en el crecimiento económico que en su familia. Si le hubiera pegado más al arco en lugar de buscar siempre dar un pase al compañero. Si hubiera dejado de andar en moto. Si hubiera… No habría sido Garrafa.

Hoy Garrafa es banderas, canciones, murales y hasta se hizo una película sobre su vida.
Foto Maxi Failla

Y eligió ser Garrafa. Se quedó con eso. En Laferrere, donde nació y murió. En El Porvenir, donde creció, se consolidó y se animó a soñar. Y en Banfield, donde se codeó con los más grandes y se terminó de convertir en mito. No hace falta utilizar su nombre y apellido.Eso es Garrafa. No jugó en Boca. Y está bien. No salió campeón de Primera. Y está bien. No fue vendido a Europa y apenas tuvo un paso mínimo por Uruguay, pero se volvió porque su papá estaba enfermo y no podía aguantar la distancia. Y está bien. No fue millonario. Y está bien. Su último paso lo dio en el ascenso y en Lafe. Y está perfecto. Porque si no hubiese sido uno más. Porque si no hoy no sería una película. O una estatua, como la que está en el ingreso a la sede de Banfield. O canciones. O banderas. O murales.Darío Mendelson, el psicólogo de El Porvenir en los tiempos de Garrafa, lo define como “un chico grande que jugaba a la pelota”. Y recuerda que le decía que no quería pasarle la pelota a un compañero porque tenía miedo de que no se la dieran más.“Yo inauguré una serie de jugadores que podríamos definir como jugadores de culto. Es decir que no hay que hacerlos depender de los resultados. Uno no los pone para ganar, los pone para jugar”, arranca Alejandro Dolina en una emisión de Hablemos de Fútbol en 2003. Lo escuchan Víctor Hugo Morales y Roberto Perfumo. “Jugadores a los que ni siquiera les va muy bien –sigue Dolina- pero que es un deleite verlos jugar. Tengo ahí una colección. Y el primer ejemplo es José Luis Garrafa Sánchez. Es extraordinario.

Garrafa murió a los 31 años haciendo piruetas con su moto en Laferrere, su lugar de toda la vida.

Pero que sea el propio Garrafa quien le ponga voz a su recuerdo.”Una vez con Laferrere le pegué a un rival antes de empezar el partido. Ni me acuerdo quién era. Estábamos calentando los jugadores de los dos equipos, creo que era un partido contra Cambaceres. Desde arriba de las tribunas los hinchas de Lafe, que sabían de mi fanatismo, me decían que le pegara a alguno. Yo me hacía el que no escuchaba, pero empecé a buscar la forma de hacerlo sin que nadie me descubriera. Entonces, en un momento, trotando hacia atrás, le metí un codazo a un rival, que quedó en el piso. La verdad es que fue un poco sin querer, pero los hinchas de Lafe se volvían locos. Lo festejaron más que un gol”.”En el 2000 volví a trabajar. Estuve siete meses sin jugar para estar al lado de mi viejo. En esa época vendí garrafas, hice perforaciones por 100 pesos… Yo las pasé todas. Viví 13 años en la villa de La Tablada. Fue Banfield el que me hizo conocer otra vida”.

Rodeados de pelotas, el mejor juguete de Garrafa. Foto: Archivo Clarín

“De pibe caí preso. Con unos chicos fuimos a la cancha de All Boys a ver a Lafe. Uno lo escupió a Bochini, que justo estaba ahí y la Policía nos llevó a todos. Tenía 15 años… Cuando mi viejo se enteró, como yo no le había pedido permiso para ir a la cancha, dijo: “Que se queden a dormir allá, que van a estar más seguro que en casa. ¡Nos dejó toda la noche en cana!”. “Yo soy sincero. Desde chiquito que soy de River, pero no sueño con jugar ahí. Mi estilo no es el que busca River. Mirá si van a ir a buscar a Garrafa Sánchez”. “Antes la joda era más sana que ahora. Jugábamos todo el día a la pelota y no nos importaba nada. Ahora los chicos vienen más avanzados, corre mucho más la falopa. Por culpa de la droga se murieron muchos de mis amigos. A algunos lo mató la droga y otros la policía. Si hubiese tomado droga, lo diría, no tengo problemas. Además, los pibes del barrio me cuidaban. Con el alcohol lo mismo: capaz que chupé dos veces en un boliche, pero nada más. Si voy a un asado, prefiero comerme cuatro o cinco chorizos antes que estar tomando dos litros de vino. No es que no me guste; me hace mal, me da dolor de panza”.

El día de su velatorio, el féretro recorrió el estadio de Laferrere. Foto: Archivo Clarín

“Para mí en El Porve fue donde hice mis mejores partidos, pero claro, en ese tipo de equipos casi nadie te registra, no jugás por nada, no peleás por nada. No es como estar en Banfield, donde te guste o no tenés los ojos de la gente puestos en tus actuaciones y hagas lo que hagas te terminan conociendo”.”Al fútbol se empieza cuando tenés 6 años. Yo siempre les digo a los chicos: ¿con qué jugás al fútbol? Con la pelota. Bueno, entonces vamos a entrenar todo con pelota”.

Mirá también

Señores de las cuatro décadas: los inoxidables que tienen más de 40 años y son récord en el fútbol argentino

La definición de la Copa Diego Maradona: todo lo que puede pasar en la última fecha

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

José Luis Garrafa SánchezClub Atlético BanfieldEl Porvenir

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Fallece arquitecto suizo Luigi Snozzi a los 88 años por covid-19

El célebre arquitecto suizo Luigi Snozzi, uno de los representantes de la escuela de arquitectura del cantón de lengua italiana del Ticino, falleció a los 88 años de covid-19, anunció el miércoles la prensa suiza.Según la televisión pública RSI, Snozzi falleció la víspera en una residencia de ancianos en Minusio, en la región del Ticino.El arquitecto trabajó sobre todo en su región natal, en construcciones características de cemento aparente.”Toda intervención implica destrucción. Hay que destruir conscientemente, con alegría”, solía declarar.Snozzi formaba parte de un grupo de figuras eminentes de la escuela de arquitectura del Ticino, junto con sus colegas Mario Botta y Livio Vacchini, y defendía la arquitectura racional.Sus principales creaciones son viviendas, entre ellas las de Snider y Cavalli, en Versacio, son las más conocidas, así como los proyectos de desarrollo urbano, como el realizado en el convento de Monte Carasso.Luigi Snozzi representó a Italia en la Bienal de Arquitectura de Venecia en 1996 y ganó el prestigioso premio Meret Oppenheim en 2018, que recompensa a los mejores artistas suizos.También fue profesor de la Escuela Politécnica Federal de Lausana.nl/els/ces/af/lda

Fuente

Categories
General

Fallece arquitecto suizo Luigi Snozzi a los 88 años por covid-19

El célebre arquitecto suizo Luigi Snozzi, uno de los representantes de la escuela de arquitectura del cantón de lengua italiana del Ticino, falleció a los 88 años de covid-19, anunció el miércoles la prensa suiza.Según la televisión pública RSI, Snozzi falleció la víspera en una residencia de ancianos en Minusio, en la región del Ticino.El arquitecto trabajó sobre todo en su región natal, en construcciones características de cemento aparente.”Toda intervención implica destrucción. Hay que destruir conscientemente, con alegría”, solía declarar.Snozzi formaba parte de un grupo de figuras eminentes de la escuela de arquitectura del Ticino, junto con sus colegas Mario Botta y Livio Vacchini, y defendía la arquitectura racional.Sus principales creaciones son viviendas, entre ellas las de Snider y Cavalli, en Versacio, son las más conocidas, así como los proyectos de desarrollo urbano, como el realizado en el convento de Monte Carasso.Luigi Snozzi representó a Italia en la Bienal de Arquitectura de Venecia en 1996 y ganó el prestigioso premio Meret Oppenheim en 2018, que recompensa a los mejores artistas suizos.También fue profesor de la Escuela Politécnica Federal de Lausana.nl/els/ces/af/lda

Fuente

Categories
General

López Obrador conmovido por la muerte de Armando Manzanero: “No quiero seguir con esta rueda de prensa”

(Foto: Cortesía Presidencia)El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, interrumpió su conferencia de prensa para dar a conocer la noticia del fallecimiento del compositor mexicano Armando Manzanero. “Yo tengo que lamentar mucho, porque me están informando del fallecimiento de don Armando Manzanero, es algo muy triste don armando manzanero un gran compositor de lo mejor del país , además un hombre sensible también en lo social.No se me va a olvidar cuando en una entrevista declaró de que lo habían contratado para amenizar una boda de un político en un pais Centroamericano, un país pobre y el que se casaba era un presidente, y todo era lujo y extravagancia en la fiesta, y él declaró de que lo habían contratado y tenía que cantar, pero que lo estaba haciendo contra de su voluntad porque consideraba que era algo humillante para el pueblo que tenía a ese presidente, el que se estuviese haciendo esa fiesta ostentosa de tanto lujo, que no sabía de qué se trataba, que creía que era una fiesta normal, entonces cuando leí esa entrevista percibí, como nunca, que Armando Manzanero era un hombre sensible un hombre del pueblo,.Entonces por eso lamento mucho su fallecimiento, además un gran compositor, también representante de autores y de compositores de México. Le enviamos a sus familiares, a los amigos, a los artistas, a todos los cantautores nuestro pésame, nuestro abrazo por esta pérdida tan lamentable para el mundo artístico y para México. Y ya no quiero seguir con esta rueda de prensa, se termina, nada más vamos a ponerlo, si lo tienen.. pues es este y recordarlo siempre con cariño”, dijo el mandatario mexicano y terminó su conferencia con la canción “Adoro” del fallecido Manzanero. El compositor mexicano, Armando Manzanero, murió la madrugada de este lunes a los 85 años, víctima de un paro cardíaco y luego de sufrir complicaciones por COVID-19.Así lo confirmó la periodista de espectáculos Pati Chapoy. “Con dolor en mi corazón les informo que falleció Armando Manzanero”.Información en desarrollo…

Fuente

Categories
General

La Rioja: condenaron a tres instructores de la escuela policial por la muerte de un cadete

El cadete Emanuel Garay murió el 10 de febrero de 2018 tras permanecer seis días internado luego del entrenamiento de ingreso a la Escuela. Según los forenses, falleció a raíz de un cuadro de “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal” que le provocó una “falla multiorgánica”Este martes, tres policías fueron condenados tras un juicio por la muerte de Emanuel Garay, quien pertenecía a la Escuela de Cadetes. El 10 de febrero del 2018 falleció por un cuadro de deshidratación en la primera clase de instrucción física, en la que otros siete jóvenes resultaron heridos. En el mismo fallo se absolvió a otros cinco policías que habían llegado a juicio acusados de distintos delitos vinculados al mismo hecho.Los jueces Edith Agüero, José Luis Magaquian y Fernando Romero de la Cámara Tercera en lo Correccional de la Primera Circunscripción judicial, con asiento en la ciudad capital de La Rioja, condenaron a Elio Marcial a la pena de 30 años de prisión, acusado de “homicidio simple y lesiones graves en concurso real y en concurso ideal con los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.Asimismo, condenaron a las instructoras Nadia Bravo y Adriana Rodriguez a 7 años de prisión como coautoras de las “lesiones graves (siete hechos), en concurso real y en concurso ideal con los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad”.Por otro lado, absolvieron a los policías Ivana Luna, Marcos Miranday, Dardo Gordillo, Ramón Leguiza y Jorge Leguiza, quienes habían llegado a juicio oral acusados de “incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad, en concurso ideal”.La fiscalía, en sus alegatos, había pedido la pena de prisión perpetua para Gordillo y para ambos Leguiza, pero los jueces determinaron “la nulidad de la acusación fiscal en relación a los hechos, por lo que se ordenó sean puestos en libertad en forma inmediata”.El cadete Garay, de 19 años, murió el 10 de febrero de 2018 tras permanecer seis días internado luego del entrenamiento de ingreso a la Escuela y, según los forenses, falleció a raíz de un cuadro de “deshidratación aguda grave e insuficiencia renal” que le provocó una “falla multiorgánica”.En ese mismo episodio, otros siete aspirantes resultaron con distinto tipo de lesiones, que según la querella fueron “torturas” a que fueron sometidos los cadetes en su entrenamiento.Las denuncias, según los jóvenes y sus familias, aseguraban que los chicos fueron sometidos a ejercicios extremos al rayo del sol con 40 grados de temperatura, y dijeron además que en “el sartén”, como se llama a la cancha de concreto donde eran obligados a estar, la temperatura era mucho más elevada.Por aquellos días, el ex gobernador Sergio Casas visitó a los cadetes hospitalizados El papá de la víctima, Roque Garay, lamentó el fallo judicial que absolvió a cinco de los acusados. “Estoy muy mal, es una vida que se ha ido y que no va a volver más, un estudiante que no le hacía mal a nadie y quería progresar en la vida”, dijo el hombre entre sollozos a la radio local Fénix.Y explicó: “Estuve a las 5 de la mañana en la tumba de mi hijo pidiéndole fortaleza para llegar acá y poder escuchar la sentencia. Nadie me va a devolver a mi hijo, pero hay que aceptar lo que es”.Cabe recordar que a partir de lo ocurrido el ex gobernador de La Rioja, Sergio Casas, anunció la remoción del por entonces secretario de Seguridad de la provincia, Luis Angulo y del jefe de Policía, Luis Páez. Además, el propio Casas publicó algunas palabras en su cuenta personal de Twitter, asegurando que desde su cargo haría “hasta lo imposible para llegar a dar con los responsables”. “Me hago responsable para que se instrumenten los cambios correspondientes en la metodología a la formación de los cadetes de nuestra provincia”, agregó en su mensaje, tras la muerte del aspirante y de que otros 16 de sus compañeros debieran ser asistidos por el esfuerzo al que fueron sometidos.Seguí leyendo:Se conocieron los resultados de la autopsia al cadete policial que murió en La RiojaRevelan detalles de cómo será la nueva Escuela de Policía de La Rioja donde murió el cadeteRevelaron chats entre los cadetes de La Rioja: “Aprendan a respetar y quedarse en el molde”

Fuente

Categories
General

Allanaron el domicilio de un hombre que estuvo en la casa el día de la muerte de Diego Maradona pero no lo declaró

Los fiscales que investigan la muerte de Diego Armando Maradona allanaron el domicilio de Maximiliano Trimarchi, hermano de la contadora de las empresas del exfutbolista, quien estuvo presente en el country San Andrés de Tigre al momento del deceso, informaron fuentes judiciales.
En un comunicado emitido por la Fiscalía General de San Isidro, se indicó que el allanamiento se realizó esta madrugada en un departamento de la Capital Federal y que “el motivo de la diligencia obedeció a que se ha constatado la presencia del nombrado en el Lote 45 del Barrio San Andrés al momento del hecho materia de investigación, circunstancia ésta que no fue puesta en conocimiento de las autoridades competentes”.El operativo, a cargo de la Policía Federal, se realizó en un departamento del barrio de Villa Urquiza, donde los efectivos secuestraron un teléfono celular entre otros accesorios. Por otra parte, este martes comenzó la pericia informática que llevan a cabo los peritos de la Unidad de Análisis e Investigación Digital sobre los dispositivos electrónicos oportunamente secuestrados en los distintos allanamientos, entre ellos de los médicos que atendieron a Maradona, Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov.

El Dr. Leopoldo Luque, una de las personas investigadas por la muerte de Maradona. Foto: Luciano Thieberger.

En total, se analizarán seis computadoras y tablets que fueron secuestradas a los dos médicos, tal como sucedió con los cuatro celulares que el viernes pasado comenzaron a ser investigados.Quienes viajaron a La Plata para controlar la cadena de custodia y la apertura de los sobres con los aparatos fueron el fiscal general adjunto de San Isidro, Cosme Iribarren, y la fiscal de Benavídez, Laura Capra.El viernes pasado, otras dos querellas se sumaron al expediente: por un lado, Dalma y Gianinna Maradona, quienes están patrocinadas por el abogado Federico Guntin, y por el otro, una de las hermanas del exfutbolista, Rita Mabel Kity Maradona, quien está representada por el abogado Yamil Castro Bianchi, socio de Matías Morla. Maradona, la mayor figura de la historia del fútbol, murió a los 60 años el 25 de noviembre pasado al mediodía, en una casa que su familia había alquilado en el barrio privado San Andrés de Tigre, a dos semanas de su externación de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía por un hematoma subdural en el cerebro.La autopsia determinó que el astro murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.La investigación del equipo de fiscales, integrado por Capra, Iribarren y Patricio Ferrari, y creado por decisión del fiscal general de San Isidro, John Broyad, se centra en tres ejes principales: si hubo negligencia médica y por lo tanto un eventual “homicidio culposo”, quién tuvo responsabilidades sobre ese posible delito y si la muerte de Maradona se pudo haber evitado.JPE

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas NoticiasDiego Maradona

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Murió el expresidente uruguayo Tabaré Vázquez a los 80 años

El expresidente Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020), quien llevó a la izquierda al poder por primera vez en Uruguay, murió este domingo a los 80 años, tras padecer cáncer de pulmón.”Con profundo dolor comunicamos el fallecimiento de nuestro querido padre” a las tres de la madrugada “por causas naturales de su enfermedad oncológica”, informaron en un comunicado sus hijos Álvaro, Javier e Ignacio Vázquez.El exmandatario falleció “mientras descansaba en su hogar, acompañado de algunos familiares y amigos” agregó Álvaro Vázquez, oncólogo igual que su padre, en Twitter.El presidente Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (centroderecha), quien recibió de manos de Vázquez el mando el pasado 1 de marzo, dijo en un tuit que su antecesor “enfrentó con coraje y serenidad su última batalla.””Tuvimos instancias de diálogo personal y político que valoro y recordaré. Sirvió a su país y en base al esfuerzo obtuvo logros importantes. Fue el Presidente de los uruguayos. El país está de duelo”, agregó.El gobierno decretó tres días de duelo nacional, durante los cuales las banderas permanecerán a media asta.Vázquez había sido diagnosticado con cáncer de pulmón en agosto de 2019, cuando aún era presidente y apenas un mes después de perder a su esposa María Auxiliadora Delgado, con quien compartió más de 50 años.”Tengo la esperanza y el deseo de poder poner la banda presidencial al próximo presidente de la República”, había dicho el 27 de octubre de 2019, al sufragar en las elecciones, en referencia a la incertidumbre por la evolución de su enfermedad.”Quiero que me recuerden como un presidente serio y responsable”, afirmó en su última entrevista pública, para el programa “El Legado”, de Canal 10, emitido el pasado 29 de noviembre.Tabaré Vázquez, oncólogo y exdirigente del club de fútbol local Progreso, fue el primer candidato de la coalición de izquierda Frente Amplio (FA) en llegar a la intendencia (gobernación) de Montevideo en 1989, y a la presidencia -tras dos intentos fallidos- en 2005, rompiendo con la hegemonía de los tradicionales Partido Colorado y Partido Nacional.El FA destacó “su ejemplo de integridad política y compromiso inquebrantable con nuestro país y la gente, nos impulsará a continuar su legado”.Varios líderes de la región lo despidieron en sus redes sociales, destacando su honestidad y compromiso con la integración.En Uruguay, se multiplicaban las despedidas y condolencias de dirigentes de todo el espectro político. El expresidente Julio María Sanguinetti, del centroderechista Partido Colorado, lo recordó como un “gobernante democrático y un político de talante abierto”.La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) lamentó “profundamente” el fallecimiento del exmandatario en un comunicado, destacando que “siempre estuvo vinculado al fútbol uruguayo”, y suspendió los partidos que debían disputarse este domingo, incluido el clásico entre Nacional y Peñarol.- “Defender la alegría” -“La última vez que hablé (con él), me preguntó: ¿dormís bien? (…) Así era Tabaré”, contó el expresidente José Mujica a periodistas al arribar al velorio íntimo que realiza la familia.Los hijos y nietos de Vázquez indicaron que, debido a los protocolos por la pandemia de coronavirus, decidieron despedirlo “en una ceremonia reservada e íntima”.A las 13H00 locales (16H00 GMT) partirá un cortejo fúnebre desde la Explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo, en el centro de la capital, hacia el Cementerio de La Teja, el barrio del exmandatario, donde será inhumado también en una ceremonia privada.”Exhortamos a la población a acompañarnos en estos actos desde sus hogares a través de la cobertura periodística”, instaron sus familiares.Asimismo, solicitaron “encarecidamente” a “quienes opten por saludar presencialmente el paso del cortejo lo hagan desde las aceras, evitando aglomeraciones, manteniendo distanciamiento físico, usando tapabocas y extremando todas las medidas sanitarias dispuestas por las autoridades competentes”.El FA señaló a su vez que “la caravana se detendrá cuadras antes de llegar al cementerio” y que se despedirán “haciendo sonar las bocinas sin bajar de los vehículos”.Asimismo, convocó a las 21H00 (00H00 GMT) a “a abrir puertas y ventanas de nuestros hogares y poner el texto de Mario Benedetti, musicalizado por Joan Manuel Serrat, Defender la Alegría (https://www.youtube.com/watch?v=1FY43hUjIIo) y luego aplaudir por 5 minutos”.Los mensajes de los ciudadanos se sucedían en las redes sociales para lamentar su fallecimiento.”GRACIAS GRACIAS GRACIAS TABARÉ VÁZQUEZ! Muy hondo pesar por nuestro pueblo que pierde a un político de raza, a un médico extraordinario y a un ser humano que lo hizo todo por su pueblo. Que haya paz allí donde estés, junto a tu adorada María Auxiliadora. El Uruguay te debe mucho”, tuiteó @ClauPochi.yow/gv

Fuente

Categories
General

Murió el expresidente uruguayo Tabaré Vázquez a los 80 años

El expresidente Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020), quien llevó a la izquierda al poder por primera vez en Uruguay, murió este domingo a los 80 años, tras padecer cáncer de pulmón.”Con profundo dolor comunicamos el fallecimiento de nuestro querido padre” a las tres de la madrugada “por causas naturales de su enfermedad oncológica”, informaron en un comunicado sus hijos Álvaro, Javier e Ignacio Vázquez.El exmandatario falleció “mientras descansaba en su hogar, acompañado de algunos familiares y amigos” agregó Álvaro Vázquez, oncólogo igual que su padre, en Twitter.El presidente Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (centroderecha), quien recibió de manos de Vázquez el mando el pasado 1 de marzo, dijo en un tuit que su antecesor “enfrentó con coraje y serenidad su última batalla.””Tuvimos instancias de diálogo personal y político que valoro y recordaré. Sirvió a su país y en base al esfuerzo obtuvo logros importantes. Fue el Presidente de los uruguayos. El país está de duelo”, agregó.El gobierno decretó tres días de duelo nacional, durante los cuales las banderas permanecerán a media asta.Vázquez había sido diagnosticado con cáncer de pulmón en agosto de 2019, cuando aún era presidente y apenas un mes después de perder a su esposa María Auxiliadora Delgado, con quien compartió más de 50 años.”Tengo la esperanza y el deseo de poder poner la banda presidencial al próximo presidente de la República”, había dicho el 27 de octubre de 2019, al sufragar en las elecciones, en referencia a la incertidumbre por la evolución de su enfermedad.”Quiero que me recuerden como un presidente serio y responsable”, afirmó en su última entrevista pública, para el programa “El Legado”, de Canal 10, emitido el pasado 29 de noviembre.Tabaré Vázquez, oncólogo y exdirigente del club de fútbol local Progreso, fue el primer candidato de la coalición de izquierda Frente Amplio (FA) en llegar a la intendencia (gobernación) de Montevideo en 1989, y a la presidencia -tras dos intentos fallidos- en 2005, rompiendo con la hegemonía de los tradicionales Partido Colorado y Partido Nacional.El FA destacó “su ejemplo de integridad política y compromiso inquebrantable con nuestro país y la gente, nos impulsará a continuar su legado”.Varios líderes de la región lo despidieron en sus redes sociales, destacando su honestidad y compromiso con la integración.En Uruguay, se multiplicaban las despedidas y condolencias de dirigentes de todo el espectro político. El expresidente Julio María Sanguinetti, del centroderechista Partido Colorado, lo recordó como un “gobernante democrático y un político de talante abierto”.La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) lamentó “profundamente” el fallecimiento del exmandatario en un comunicado, destacando que “siempre estuvo vinculado al fútbol uruguayo”, y suspendió los partidos que debían disputarse este domingo, incluido el clásico entre Nacional y Peñarol.- “Defender la alegría” -“La última vez que hablé (con él), me preguntó: ¿dormís bien? (…) Así era Tabaré”, contó el expresidente José Mujica a periodistas al arribar al velorio íntimo que realiza la familia.Los hijos y nietos de Vázquez indicaron que, debido a los protocolos por la pandemia de coronavirus, decidieron despedirlo “en una ceremonia reservada e íntima”.A las 13H00 locales (16H00 GMT) partirá un cortejo fúnebre desde la Explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo, en el centro de la capital, hacia el Cementerio de La Teja, el barrio del exmandatario, donde será inhumado también en una ceremonia privada.”Exhortamos a la población a acompañarnos en estos actos desde sus hogares a través de la cobertura periodística”, instaron sus familiares.Asimismo, solicitaron “encarecidamente” a “quienes opten por saludar presencialmente el paso del cortejo lo hagan desde las aceras, evitando aglomeraciones, manteniendo distanciamiento físico, usando tapabocas y extremando todas las medidas sanitarias dispuestas por las autoridades competentes”.El FA señaló a su vez que “la caravana se detendrá cuadras antes de llegar al cementerio” y que se despedirán “haciendo sonar las bocinas sin bajar de los vehículos”.Asimismo, convocó a las 21H00 (00H00 GMT) a “a abrir puertas y ventanas de nuestros hogares y poner el texto de Mario Benedetti, musicalizado por Joan Manuel Serrat, Defender la Alegría (https://www.youtube.com/watch?v=1FY43hUjIIo) y luego aplaudir por 5 minutos”.Los mensajes de los ciudadanos se sucedían en las redes sociales para lamentar su fallecimiento.”GRACIAS GRACIAS GRACIAS TABARÉ VÁZQUEZ! Muy hondo pesar por nuestro pueblo que pierde a un político de raza, a un médico extraordinario y a un ser humano que lo hizo todo por su pueblo. Que haya paz allí donde estés, junto a tu adorada María Auxiliadora. El Uruguay te debe mucho”, tuiteó @ClauPochi.yow/gv

Fuente