Categories
juegos panamericanos

Focos rojos en Sonora: la caída en la popularidad del candidato de Morena, Alfonso Durazo, tiene en alerta a Palacio Nacional

FOTO: ANDREA MURCIA /CUARTOSCURO/ ARCHIVOA menos de dos semanas de que se realice la jornada electoral más grande en la historia de México, las tendencias en algunas entidades que el presidente Andrés Manuel López Obrador tenía pensadas como ganadas para Morena, muestran el avance de los candidatos de oposición.A decir del periodista Raymundo Riva Palacio en su columna que escribe en El Financiero, en diciembre pasado, López Obrador esperaba la victoria en 14 de las 15 gubernaturas que estaban en juego –excepto Querétaro–, pero desde hace dos semanas, ya no creía tener garantizado el triunfo salvo en cinco entidades, y cuatro más con alta probabilidad de vencer.Pero en los últimos días, destaca Riva Palacio, la alerta roja se enfocó en Sonora, donde el candidato de Morena es Alfonso Durazo, quien fue el primer secretario de Seguridad del gobierno de López Obrador..De acuerdo con el periodista, dentro de Palacio Nacional se manejan varios escenarios electorales, incluido uno de derrota en Sonora ante la caída en la aprobación de Durazo y la forma como va creciendo el candidato de la alianza opositora, Ernesto Gándara.(Foto: Cuartoscuro)El columnista destacó que aunque hay pocas encuestas, en casi todas tienen a Durazo con una ventaja cómoda, pero -destacó- “no parecen ser los mismos datos que tienen en la Presidencia, donde existe molestia por el rendimiento de su candidato”.Riva Palacio señaló que la relación de Durazo con Palacio Nacional se ha tensado tras la publicación de las propiedades del exsecretario de Seguridad, por lo que fue citado de urgencia a Palacio Nacional, donde tuvo una larga reunión con el presidente.Aunque la plática entre ambos fue privada, algunos funcionarios federales aseguraron al periodista que hubo reproches.“La conversación que sostuvieron hace unos días no necesariamente se trató exclusivamente de sus propiedades, que fue lo que detonó la crisis, sino aparentemente del rumbo general de la campaña, donde han visto en Palacio Nacional la forma como se ha tropezado de manera regular. Sin embargo, la revelación de sus propiedades catalizó la preocupación por una campaña que ha sido deficiente, si se toman en cuenta la desproporcionalidad de los apoyos federales que ha recibido, en recursos humanos, como los marinos que lo cuidan a cargo de la Secretaría, o de dinero en efectivo que le han enviado en maletas desde el Zócalo”, destacó el columnista.Foto: REUTERS/Edgard Garrido/ ArchivoY es que a decir de Riva Palacio, la revelación sobre las propiedades del sonorense motivó que los defensores “y propagandistas de oficio” buscaran desacreditar a quienes las difundieron, debido a que era información que no podían desmentir.“El mismo Durazo dijo la semana pasada que no había nada ilegal o irregular en sus propiedades, aunque en la víspera que comenzaran a publicarse sus negocios inmobiliarios, modificó su declaración 3de3, para tratar de corregir al máximo posible las inconsistencias, y reportó seis bienes inmuebles con un valor total de 29 millones de pesos a valor presente”, destacó.El periodista resaltó que ocultar propiedades es algo que irrita a López Obrador y aunque -destacó- lo poco que se sabe del encuentro entre ambos es el reproche presidencial al candidato y la exigencia de que saque adelante la elección, Durazo no ha logrado modificar la percepción de que es un candidato impuesto desde el Centro, con poco arraigo en su tierra , toda vez que tiene más de 40 años viviendo fuera del estado.“La reacción de López Obrador al llamar a Durazo a cuentas tras la difusión de sus propiedades, muestra la preocupación que pudiera tener sobre el electorado –que ninguna encuesta mide aún–, donde su candidato ha ido perdiendo fuerza, mientras que Gándara tiene una tendencia al alza. Durazo no ha mostrado ajustes a su campaña tras el regaño presidencial, lo que no significa que no lo haga ahora, el día de la elección, o prepare un conflicto poselectoral”, finalizó el columnista.SEGUIR LEYENDO:A 12 días de las elecciones, en México han asesinado a 88 políticos“Se ve claramente la mano del crimen organizado”: CJNG y CSRL estarían detrás de atentados contra políticos en MoroleónAlma Barragán, candidata de MC asesinada en Moroleón, había acusado “guerra sucia” en su contraPRI denunció ataque armado contra equipo de candidato a alcalde en San Fernando, TamaulipasTras la pista de Mauricio Toledo: UIF detectó supuesta red de prestanombres del diputado

Fuente

Categories
General

Diputada federal Claudia Yáñez renunció a Morena: denunció amaños en proceso interno de candidaturas para 2021

La diputada federal Claudia Yáñez renunció a su militancia morenista este martes, citando un sucio proceso interno para elección de candidaturas (Foto: Cortesía Cámara de Diputados)La diputada federal de Colima, Claudia Yáñez Centeno, renunció este martes a su militancia en Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, citando “intereses oscuros y acuerdos cupulares” en el proceso interno del partido para elegir a sus candidatos para las gubernaturas que se renovarán en las elecciones de 2021.La legisladora acusó en su carta de renuncia al presidente nacional del partido, Mario Delgado, a la Comisión Nacional de Elecciones y a la Comisión de Encuestas morenistas de “haber usado” a los candidatos a gobernadores para “simular” democracia al interior de la organización y señaló la influencia de los ex delegados federales para ganar en las encuestas internas, acusación que se repitió entre senadores en los últimos días.“Soy consciente de que, destruida la institucionalidad del partido y convertido éste en apéndice de una retorcida y cuestionable estructura electoral paralela, sería ocioso acudir ante su Comisión Nacional de Honestidad y Justicia a denunciar el agravio”, aseguró Yáñez en su misiva de renuncia, consultada por Infobae México.La carta de renuncia de la diputada federal Claudia Yáñez fue recibida en la sede de Morena en la CDMX este martes (Foto: Especial)Además, Yáñez señaló que esta “condición de dependencia” incapacita a Morena “para conducirse democráticamente y reparar el daño” que le ocasionó. Su renuncia, indicó, tiene efectos inmediatos. Pidió que el partido la dé de baja en el padrón de afiliados que tiene registrado ante el INE (Instituto Nacional Electoral).En la misiva, la legisladora colimense describió el proceso interno para elegir al candidato o candidata a gobernador de Colima por Morena, una de las 15 gubernaturas en juego en las elecciones de 2021, además de la renovación total de la Cámara de Diputados y de miles de puestos locales.“El infame uso que usted (Delgado), la Comisión Nacional de Elecciones y la Comisión de Encuestas de Morena, hicieron de quienes aspiramos a ser elegidos democráticamente por ese partido (…), y que fuimos registrados por ustedes para el proceso interno respectivo, ignorando que lo hacían solo para darle visos de democracia a la insultante farsa que resultó ser”, expresó.Ofendió mi dignidad ciudadana al grado que me es imposible continuar afiliada a este partido, en el que de manera desleal y oprobiosas atropellan los derechos políticos electorales de sus militantesYáñez realizó duros señalamientos contra Mario Delgado y las comisiones internas de Morena (Foto: Facebook @Claudia Yañez)Para Yáñez, “es inadmisible que por intereses oscuros y previos acuerdos cupulares impusieran a ‘superdelegados’ como candidatos, algunos acusados de corrupción, pese a ser inelegibles por hacer inequitativa la competencia”, usando las cartas de adhesión que todos los aspirantes firmaron al registrarse para “avalar la imposición”.En Colima, Morena, el más poderoso de México, eligió la semana pasada a la ex diputada y ex delegada federal Indira Vizcaíno como su candidata a la gubernatura del estado de Colima, en el este de México, para las elecciones de 2021.Pero no todo será miel sobre hojuelas para Vizcaíno aquel día. Apenas unos minutos antes del anuncio de los líderes de Morena, la diputada federal Claudia Yáñez aseguró que la selección de Vizcaíno había sido una “imposición vergonzosa”. “En qué mérito se basó esta designación encubierta con una consulta oscura y amañada”, añadió.De acuerdo con la legisladora, Morena no podrá evitarse “duras críticas del pueblo” con la “designación de candidatos con antecedentes reprobables”. Yáñez cuestionó la labor de Vizcaíno como delegada del gobierno de López Obrador en la entrega de apoyos económicos y becas, trabajo que realizó entre 2018 y 2021, ya que de acuerdo con su acusación, nunca se estructuró el padrón de personas que recibieron los recursos.Vizcaíno será la abanderada de Morena en Colima: antes fue delegada federal para el gobierno de AMLO (Foto: Twitter @indira_vizcaino)Esta no es la única acusación contra la dirigencia y las comisiones morenistas en este proceso de selección de candidaturas. También la semana pasada, el senador morenista Cruz Pérez Cuéllar, aspirante a obtener la candidatura para la gubernatura de Chihuahua, anunció que impugnaría el proceso y solicitará de manera formal que se repita la encuesta para su entidad “tras considerar a fondo las condiciones en que se dieron los resultados del proceso de selección de candidato”.De acuerdo con Pérez Cuéllar, fue seleccionado “contra todo pronóstico” Juan Carlos Loera, ex delegado federal y diputado. Además, el legislador pidió que la dirigencia nacional de Morena explique “con total transparencia y claridad” los parámetros a medir, así como la metodología de las encuestas antes de que se realicen, “a fin de que el resultado final no esté cubierto de incertidumbre como sucedió en este primer intento”.Apenas este lunes, Pérez Cuéllar fue más allá: aseguró que Gabriel García Hernández, el coordinador de los delegados federales del gobierno López Obrador es “responsable directo de la manipulación del proceso de selección de candidatos al interior” del partido, así como de “cucharear” las encuestas en favor de sus favoritos.Trata de imponer a sus subordinados como abanderados a las gubernaturas, lo cual representa una traición al presidente López ObradorEl coordinador de los delegados federales Gabriel García Hernández fue señalado por interferir en las encuestas del partido (Foto: Cuartoscuro)Precisamente en la selección de candidatos a las gubernaturas, Morena ha elegido a cuatro ex delegados federales de 11 anunciados hasta ahora, los cuales dejaron sus puestos hace unos meses para participar en el proceso interno del partido, definido con encuestas realizadas por una comisión morenista que no ofrece detalles sobre su metodología ni aplicación.Se trata de Víctor Castro, seleccionado para ser el candidato del partido en el estado de Baja California Sur; Lorena Cuéllar, por Tlaxcala; Indira Vizcaíno, por Colima; y Juan Carlos Loera, por Chihuahua.El también senador morenista José Narro Céspedes, aspirante a la gubernatura de Zacatecas, que también fue derrotado, criticó la semana pasada que, en el caso de la entidad del Bajío mexicano, se realizaran encuestas telefónicas para definir al ganador, al no ser ni “confiables ni certeras”.A estas complicaciones aún se le suman la falta de anuncio de candidatos para Michoacán, San Luis Potosí y Sinaloa, todas entidades donde la competición, como en Guerrero, el otro estado que no tiene candidato todavía, donde la competencia es cerrada.MÁS SOBRE ESTE TEMAProblemas en Morena: señalaron a coordinador de delegados federales de “cucharear” encuestas para elegir candidatosMorena bajo fuego: senador anunció impugnación contra proceso interno y otro pidió nueva encuestaEncuestas, cuestionamientos y negociaciones: Morena muestra grietas en la selección de candidatos para 2021

Fuente

Categories
General

Primer test electoral para la grieta: cuándo, dónde y qué dicen las encuestas

El domingo 29 de noviembre, en el segundo departamento más poblado de la segunda provincia con más electores del país, la grieta tendrá su primer test electoral del año . En Río Cuarto, Córdoba, el peronismo unido buscará mantener esa intendencia clave y Juntos por el Cambio, en versión local, intentará destronarlo. Las encuestas anticipan polarización y, cuándo no, difieren en sus números.
El comicio será exactamente ocho meses después de lo previsto originalmente. En un principio, se esperaba votar el 29 de marzo en este distrito de unos 250.000 habitantes y 140.000 electores (similar a un municipio mediano del conurbano bonaerense). Pero la pandemia obligó a la postergación.

El intendente peronista de Río Cuarto, Juan Manuel Llamosas, durante la pandemia. Va por la reelección. Foto Gentileza La Voz del Interior.

¿Por qué Río Cuarto está desfasada del calendario electoral general? A fines de los 90, como gesto de autonomía, se aprobó una enmienda para correr seis meses el comicio departamental. En este caso, en lugar de octubre de 2019, se iría a las urnas en marzo de este año. El coronavirus trastocó los tiempos, pero no los candidatos estelares.La pelea central tiene, en un rincón, al actual intendente, Juan Manuel Llamosas, que logró aglutinar a todo el peronismo provincial. No es un detalle menor: en Córdoba, históricamente se movió, por un lado, el mayoritario armado de los gobernadores José de la Sota – Juan Schiaretti y, por el otro, el kirchnerismo. En muchísimos comicios -municipales, provinciales y hasta nacionales- fueron por separado.Del otro lado, el principal rival es el radical Gabriel Abrile, que compite bajo el paraguas local de Juntos por Río Cuarto, en la que confluyen el radicalismo, el PRO, el Frente Cívico de Luis Juez y la Coalición Cívica.

El candidato de Juntos por Río Cuarto, Gabriel Abrile. Foto gentileza La Voz del Interior.

La elección está cruzada por el Covid de distintas maneras. Según fuentes políticas y periodísticas provinciales, en marzo el intendente se encaminaba tranquilo a la reelección. Pero la cuarentena reavivó el sentimiento anti K entre los cordobeses. Y algunos apuntan a Llamosas por “cierta inacción” ante la crisis sanitaria, lo que requirió la intervención provincial.Abrile, en tanto, es jefe de terapia intensiva en un hospital local y en tres clínicas privadas. Pese a eso, participó de algunas marchas contra el Gobierno nacional. Cuando se contagió de coronavirus y se terminó atendiendo en la ciudad de Córdoba, capital provincial, fue duramente criticado por el oficialismo.​El caso Morrison y qué dicen las encuestasSi bien la elección de Río Cuarto se toma como el primer test electoral de cierta envergadura, el último domingo Córdoba registró un antecedente particular . Se votó en Morrison, un pueblo de 4.000 habitantes. En mayo de 2019, el PJ había ganado por unos 400 votos, pero como el intendente falleció en marzo se convocó a un nuevo comicio.Y este 15 de noviembre, el peronismo fue derrotado por Unión Vecinal, una alianza entre el PRO y el juecismo por 89 votos. Aunque el tamaño del distrito es incomparable con Río Cuarto, el resultado encendió alertas en el oficialismo provincial.

Encuesta de Zuban – Córdoba, en Río Cuarto. El relevamiento se hizo entre el 11 y el 13 de noviembre.

Otro interrogante que suma incertidumbre es cuánta gente irá a votar en un contexto de pandemia. Algunas fuentes locales especulan con un presentismo superior al 60%. Para facilitar el proceso, las autoridades aseguran que pusieron especial atención para que los riocuartenses voten, en el peor de los casos, a 10 cuadras de su domicilio.Respecto a los pronósticos, Clarín accedió a tres estudios de Río Cuarto. Dos pertenecen a consultores de la provincia que difunde hace tiempo mediciones nacionales. Uno es Gustavo Córdoba, que, en asociación con la firma Zuban, publica encuestas que incluso circulan en Casa Rosada. En algún momento midió también para el peronismo provincial.

Encuesta de CB Consultora en Río Cuarto. Midió entre el 9 y el 13 de noviembre.

El sondeo de Zuban – Córdoba, de 400 casos entre el 11 y el 13 de noviembre, le da una ventaja inicial de casi 6 puntos a Llamosas (29,1%) sobre Abrile (23,4%), con más de 25% de “no sabe / no contesta”. Proyectados los indecisos, lo lleva a un 37,6% vs. 33,6%, siempre con el candidato oficialista arriba.Otro estudio es de CB Consultora Opinión Pública . La firma q ue dirige Cristian Buttié y viene difundiendo un ranking de gobernadores y midió por primera vez al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en todo el país. En Río Cuarto, relevó 425 casos entre el 9 y el 13 de noviembre, y también mostró una diferencia a favor de Llamosas (38,4%) sobre Abrile (31,9%), con casi 10 puntos de indecisos.

Encuesta de Test Consultores. El relevamiento se hizo durante octubre en Río Cuarto.

Y por último, apareció un estudio de Test Consultores, de octubre, que asegura que el 60,6% de los riocuartenses quiere un “cambio” y donde Abrile figura con una ventaja de unos 7 puntos sobre el actual intendente: 37,4 % a 30,3% de Llamosas, con 15,2% de “ns / nc”. Fuentes locales afirmaron desconocer antecedentes de la firma.Respecto a la  lectura política de los resultados del domingo, ​cerca de Schiaretti adelantaron a Clarín que aunque “apoya a Llamosas, está dedicado cien por cien a la pandemia y los incendios, por lo que no participa activamente de la campaña ni tiene previsto ir a Río Cuarto. Además, el gobernador limita sus salidas por ser grupo de riesgo y considera que esta es una elección municipal”. 

Mirá también

Mirá también

Tras largos meses de caída, Alberto Fernández repuntó en noviembre en tres variables clave

Mirá también

Mirá también

Córdoba: el vecinalismo venció al PJ en las primeras elecciones en pandemia de coronavirus

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Elecciones 2021Río CuartoJuan Schiaretti

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

La popularidad de López Obrador sigue en franco descenso de cara a su segundo informe

(Gráfico: Twitter @oraculus_mx)El sitio especializado en estadística política mexicana, Oraculus Mx, actualizó los resultados de su “Encuesta de encuestas” sobre la aprobación de López Obrador hasta agosto de 2020. El ejercicio agrega los resultados de diferentes casas encuestadoras sobre la aprobación presidencial.Al término de agosto, el resultado compuesto ubica al presidente entre el 57 por ciento de aprobación y el 39 por ciento de desaprobación. Las encuestas agregadas provienen de Enkoll, Grupo Reforma, El País y El Universal.En los seis meses desde el primer contagio por coronavirus en México, la aprobación presidencial cayó cuatro puntos. En febrero de 2020 promedió 57 por ciento, tuvo un breve repunte en abril, cuando subió a 63 por ciento y desde entonces ha disminuido constantemente.La desaprobación tiene un comportamiento simétrico, con una reducción breve el mes de abril. El cambio en ese periodo podría ser explicado por la implementación de la Jornada Nacional de Sana Distancia. Es relevante recordar que, al principio de la crisis santiaria, el gobierno federal se rehusó a imponer medidas de cuarentena desde inicios de marzo, cuando la Organización Mundial de la Salud declaró un estado de alerta global. El establecimiento, aun tardío, de las restricciones comerciales y los cierres de negocios significó una percepción positiva del manejo de la crisis.A partir de entonces, la caída de uno o dos puntos porcentuales por mes podría responder a la realización de que la estrategia no fue efectiva. El impacto económico de la pandemia, la curva imparable de contagios, además del crecimiento estable en cifras de violencia pueden complementar la interpretación de la tendencia hacia la desaprobación.(Gráfico: Twitter @JMarquezP, Oraculus MX)Al comparar las cifras de aprobación del presidente con el registro de encuestas en los sexenios anteriores, en los primeros 20 meses de su sexenio, el presidente López Obrador es el presidente con el descenso más grande en los niveles de aprobación. Del 75 por ciento con el que comenzó su sexenio, el más alto de cualquier presidente, hasta el nivel actual, el mandatario perdió 18 puntos porcentuales.Aunque un paralelo relevante es que, alrededor de los 20 meses, es el momento en el que la desaprobación de Enrique Peña Nieto comenzó a ser más alta que su aprobación. El ex presidente no tuvo que manejar una pandemia, pero fue entonces cuando enfrentó el primer gran escándalo de su sexenio, el reportaje de la Casa Blanca.La encuesta de encuestas de Oraculus Mx es una herramienta sólida para diagnosticar la popularidad del presidente. Al recolectar datos de distintas casas encuestadoras, busca eliminar las tendencias que la relación de cada una pueda tener con el gobierno.Por otra parte, a un año de las elecciones más grandes del país, algunas encuestas preliminares, como las del diario El Financiero, pronostican una victoria casi total para el partido Movimiento de Regeneración Nacional, cuya popularidad está ligada a la del presidente.Algunos de los temas que marcarán la fluctuación de la aprobación presidencial en los próximos meses son la estrategia de control de la pandemia, el juicio contra Emilio Lozoya, las elecciones en Coahuila e Hidalgo, preludio de las de junio 2021, las primeras investigaciones en casos de desapariciones forzadas asistidas por la Organización de las Naciones Unidas, la rifa del avión presidencial y la propuesta de consulta popular para enjuiciar a ex presidentes acusados de corrupción.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Fernández Noroña aseguró que López Obrador decidió que el PRI encabece el Congreso: “Es un error gravísimo”“Tenemos para lo fundamental”: López Obrador aseguró que hay finanzas públicas sanas pese a la crisis por el COVID-19El presupuesto para las elecciones 2021 garantiza equidad, legalidad y certeza: Lorenzo Córdova

Fuente

Categories
General

Ricardo Anaya lidera preferencias para ser el contrapeso de López Obrador

(Captura: Twitter @RicardoAnayaC)De acuerdo con una encuesta telefónica realizada a 600 personas por el diario El Norte, 34 por ciento de las personas que no aprueban las acciones del presidente Andrés Manuel López Obrador frente a la crisis sanitaria por coronavirus, creen que Ricardo Anaya sería un contrapeso importante en contra del mandatario.El diario El Norte pertenece al grupo editorial Reforma, por lo que la encuesta aparece en el sitio del diario capitalino además del de Monterrey. De acuerdo con Lorena Becerra, encargada de Encuestas en Grupo Reforma, la encuesta estuvo a cargo de Toni Mancillas, de El Norte.Anaya, ex candidato a la presidencia de México por el Partido Acción Nacional, adoptó el papel de única alternativa viable durante la campaña de 2018. Su plataforma estuvo basada en tomar posiciones contrarias a las de López Obrador en prácticamente todos los temas relevantes. Eso explica que, durante esa jornada electoral, fuera el recipiente de los votos de oposición, es decir, muchas de las personas que no querían votar por Andrés Manuel votaron por Anaya.Ese historial, aunado a la ausencia de una figura pública con el capital político necesario para enfrentarse al presidente, pueden explicar por qué los encuestados gravitaron hacia el queretano.El nombre de Anaya ha sido mencionado en el entorno del caso Lozoya, entre el grupo de legisladores que supuestamente recibió sobornos para aprobar las reformas de Peña Nieto.Las otras opciones que pudieron haber elegido son Margarita Zavala ex candidata independiente a la presidencia y líder del partido México Libre, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, el senador y ex secretario de Gobierno, Miguel Ángel Osorio Chong y el gobernador de Tamaulipas, Francisco Cabeza de Vaca. Cabe resaltar que tres de las opciones, Ricardo Anaya incluido, son opositores del sexenio anterior.Por otra parte, de acuerdo con la encuesta mensual del diario El Financiero, la aprobación del trabajo que ha hecho el presidente subió dos puntos en julio. En junio, durante la pandemia de Covid-19, esa métrica disminuyó hasta 56 por ciento de los encuestados.El gobernador de Jalisco ha sido crítico del manejo federal de la crisis sanitaria por Covid-19 (Foto: Twitter/@EnriqueAlfaroR)En cuanto a la desaprobación, el diario El Norte documentó que 43 por ciento de los encuestados no está de acuerdo con el manejo presidencial de la crisis sanitaria y 44 desaprueba el manejo de la crisis económica. En la encuesta de El Financiero, al 37 por ciento no le parece correcto el desempeño del presidente.En el panorama donde Andrés Manuel no tiene contrapesos reales, la alternativa que halló el diario tampoco es viable en el presente. A raíz del proceso penal en contra del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, han surgido denuncias que acusan a Ricardo Anaya de recibir sobornos para incentivar la aprobación de las llamadas Reformas Estructurales del Pacto por México en los primeros años del sexenio de Enrique Peña Nieto.Ante las acusaciones, el político queretano declaró que su apoyo a las reformas fue “por convicción” y no por sobornos. Anaya era presidente de la Cámara de Diputados en 2013 y 2014, por lo que su impulso a las reformas, especialmente la Reforma Energética, fue importante en su eventual aprobación.La otra situación que condiciona la búsqueda de un contrapeso para el presidente y su partido son las elecciones de 2021, donde serán elegidos diversos servidores públicos del país. La Jornada Electoral Federal del 6 de junio significará la renovación de la Cámara de Diputados y los congresos de distintas entidades. El próximo año podría suceder que Morena consiga otros 6 años de mayoría parlamentaria, tres de ellos durante el presente sexenio. MÁS SOBRE ESTE TEMA: Lozoya reveló sobornos a Ricardo Anaya y a otros panistas para aprobar Pacto por México“El que nada debe nada teme”: López Obrador respondió a críticas panistas por caso LozoyaRicardo Anaya negó los presuntos sobornos que acusó Emilio Lozoya por aprobar la reforma energética

Fuente

Categories
General

El COVID-19 le dio mejores perspectivas de reelección a los gobernadores de los estados norteamericanos

En 2020 11 gobernadores de estados, más dos de territorios asociados, terminan sus mandatos o buscan la reelección. (REUTERS/Carlo Allegri) (CARLO ALLEGRI/)De los 50 gobernadores de los Estados Unidos, 23 tienen un índice de aprobación del 70% o más, según una encuesta de Survey Monkey: curiosamente, la pandemia de COVID-19 les permitió un contacto cotidiano con sus gobernados que, al cabo de meses de la doble crisis sanitaria y económica, les dan crédito por las gestiones durante la situación inédita del coronavirus. A varios de ellos, que buscan su reelección, eso les resultó un impulso extraordinario.“Por lo general las elecciones de gobernador dan a los votantes la oportunidad de discutir sobre carreteras, escuelas e impuestos”, recordó The Boston Globe. “Hasta ahora, el coronavirus ha reemplazado esas conversaciones. Eso ha sido algo bueno para todos los gobernadores. Pero si las cosas empeoran este otoño, también lo harán sus fortunas políticas”, agregó el diario de Massachusetts, en alusión a la posibilidad de una segunda ola de infecciones de SARS-CoV-2 cuando comience el frío en el país, hacia octubre.Al tope de la lista general, con 85% se ubica Larry Hogan (republicano, R) de Maryland; lo siguen, con 82%, Chris Sununu (New Hampshire, R), Charlie Baker (Massachusetts, R), Phil Scott (Vermont, R) y Gina Raimondo (Rhode Island, demócrata, D); con 80%, Mike DeWine (Ohio, R) y Dough Burgum (Dakota del Norte, R); Ned Lamont, de Connecticut (D) obtuvo 78% y Eric Holcomb, de Indiana (R), 76%.De los 11 gobernadores que buscan la reelección en 2020, Chris Sununu, de New Hampshire, es el de mejor imagen: 82% de aprobación. (Robert F. Bukaty/ Associated Press)Tanto Steve Bullock (Montana, D) como Andrew Cuomo (Nueva York, D) lograron 75%; con 74% se ubicaron Phil Murphy (Nueva Jersey, D), Jared Polis (Colorado, D) y Jim Justice (West Virginia, R); con 73%, John Carney (Delaware, D) y Andy Besehar (Kentucky, D); con 72%, Gavin Newsom (California, D) y John Bel Edwards (Luisiana, D); con 71% Asa Hutchinson (Arkansas, D) y Tim Waltz (Minnesota, D) y con 70% Steve Sisolak (Nevada, D), Roy Cooper (Carolina del Norte, D) y Mike Dunleavy (Alaska, R).En general todos estuvieron por encima del 50% del favor de sus gobernados; la única excepción fue Brian Kemp, republicano de Georgia, que no superó el 43% de la aprobación de los encuestados. Y varios de ellos se encuentran en la lista de 11 que buscan la reelección en 2020 (además de los estados asociados de Puerto Rico y Samoa Americana): son los de Carolina del Norte, Dakota del Norte, Delaware, Indiana, Missouri, Montana, New Hampshire, Utah, Vermont, Washington y West Virginia.“Los gobernadores que se presentan a reelección se han beneficiado políticamente de su respuesta a la pandemia de COVID-19”, dijo a The Hill Jon Thompson, ex responsable de estrategia de la Asociación de Gobernadores Republicanos. “Les dio la oportunidad de aparecer al mando ante una gran multitud de votantes que probablemente no habían prestado mucha atención a sus gobiernos, y les ha dado una ventaja sobre sus rivales”.En general todos los gobernadores de los EEUU obtuvieron más del 50% de la aprobación del público; la única excepción fue Brian Kemp, de Georgia.La publicación online de política hizo referencia a numerosas encuestas locales, tanto republicanas como demócratas, que muestran la misma tendencia a la aprobación de los gobernadores. “Las crisis gemelas dieron a los gobernantes una visibilidad como la mayoría de ellos no había experimentado antes”, siguió el análisis “Ninguno habría elegido una pandemia como empujón, pero las encuestas recientes muestran que incluso los más vulnerables están muy bien contra sus rivales”.Un ejemplo es el gobernador Cooper, de Carolina del Norte, que tiene una ventaja de 12 puntos sobre su oponente, el vice Dan Forest (R: en ese estado el primero y el segundo del ejecutivo no van juntos en las boletas electorales y pueden pertenecer a partidos políticos diferentes), aunque en la elección de 2016 ganó por apenas 10.000 de ventaja, de un total de 4,7 millones, sobre su predecesor, Pat McCrory (R).“La atención masiva de los medios se a centrado en estos gobernadores, lo cual les quitó a sus oponentes el oxígeno político e hizo que cualquier ataque negativo de los aspirantes parecieran mezquinos si no se centraban en los temas principales de la agenda: la pandemia, las medidas y la recuperación económica”, dijo a The Hill Thad Kousser, politólogo de la Universidad de California en San Diego. “Este año terrible podría, aunque suene ilógico, perfilarse como uno bueno para la suerte política de los gobernadores en el cargo”.Roy Cooper, gobernador de Carolina del Norte, tiene una ventaja de 12% sobre su oponente. Ganó las elecciones pasadas por apenas 10.000 votos. (roycooper.com)En un análisis detallado, el sitio explicó que Sununu, por ejemplo, quien ganó un segundo término en 2018 por 7%, ahora cuenta con el 87% de la aprobación a su respuesta a la pandemia, según una encuesta de la Universidad de New Hampshire. Y en la contienda con el líder de la mayoría del Senado Estatal, Dan Feltes (D), están en 59% y 20% respectivamente.En Vermont, un estado en general liberal, el 82% de los habitantes aprueba el modo en que el conservador Scott maneja la respuesta a la crisis. “Una encuesta de We Ask America realizada a comienzos de este mes mostró a Scott por encima de dos rivales demócratas por márgenes de 35% y 42%”, agregó The Hill. La misma medición mostró la aprobación de los gobernadores de West Virginia (Justice), Indiana (Holcomb) y el del estado de Washington, Jay Inslee (D), y los tres son los favoritos en los comicios por venir.“Las cifras refuerzan el efecto de unión que el brote de coronavirus ha creado entre la población estadounidense, al menos en lo que se refiere a sus gobernadores”, interpretó The Washington Post, que usó las mediciones de Survey Monkey. También es cierto que los gobernadores no suelen perder cuando se presentan a reelección: sólo les sucedió a 11 entre 2010 y 1019.Jay Inslee, gobernador del Estado de Washington, fue pionero en enfrentar el coronavirus en EEUU: en su jurisdicción se dio el primer caso. (REUTERS/Jason Redmond) (JASON REDMOND/)Únicamente en Montana parece que se dará una competencia reñida. El gobernador Steve Bullock (D), no puede volver a presentarse porque cumplió el máximo de mandatos; su contrincante es Greg Gianforte (R) quien perdió por muy pocos puntos hace cuatro años.“Históricamente, los tiempos de crisis han hecho o deshecho la carrera de un gobernador. En 2013 Chris Christie (R) ganó la reelección en Nueva Jersey por un margen de 22 puntos, un año después de su respuesta al huracán Sandy”, recordó The Hill. En el caso opuesto, la gobernadora de Luisiana Kathleen Blanco (D) “no se presentó a la reelección después de una pésima respuesta estatal y federal al huracán Katrina”.Sin embargo, demasiados factores hacen que el camino hasta las elecciones sea muy volátil; entre los principales siguen el COVID-19 y la debacle económica derivada. “En cinco meses puede pasar mucho”, cerró Thompson. “Pero muchos de los gobernadores que se presentan este año podrán mostrar actos que realizaron durante esta crisis y los votantes parecen preparados a recompensarlos por eso”.MÁS SOBRE ESTE TEMA:Estados Unidos superó las 120.000 muertes por coronavirus y volvió a registrar más de 30.000 contagios en un díaEEUU: 7 estados del centro-norte coordinarán reapertura

Fuente