Categories
política

El radicalismo ya no disimula su pretensión de pelearle la interna al PRO con un candidato propio en 2023

La interna bonaerense de Juntos por el Cambio entre Facundo Manes y Diego Santilli representa apenas el inicio de una disputa de poder entre la UCR y el PRO que viene escalando desde hace meses y que probablemente se potencie de cara a 2023.

Crítico desde el inicio de la campaña con su adversario en la PASO, Manes ha planteado en las últimas horas que por la participación del jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta en la campaña bonaerense la Ciudad parece “acéfala”.Sus dichos se suman a los de otros referentes radicales como Ernesto Sanz, que en una entrevista con Clarín la semana pasada había planteado que desde el larretismo se busca “invisibilizar” la figura de Manes. Desde el radicalismo sienten que 2021 se perfila para ser el año en el que el resurgimiento de la Unión Cívica Radical dentro de la política nacional finalmente se convierta en realidad.Después de pasar mucho tiempo limitado a cumplir el rol de oposición férrea al kirchnerismo o de aliado del PRO sin demasiado margen de maniobra, el centenario partido está decidido a hacerse del joystick opositor e imponer condiciones de cara a 2023.Y Manes, creen internamente, puede ser quien lidere el recambio generacional que hace años está esperando el partido. En el radicalismo sostienen que a menos que pierda la interna por un margen muy amplio, cualquier otro escenario será ganancia para el médico en su debut electoral en la provincia de Buenos Aires, Y que su figura tiene proyección nacional.

Facundo Manes acentúa sus críticas hacia Rodríguez Larreta y Santilli.

En las últimas elecciones de Corrientes, en las que se impuso el gobernador Gustavo Valdés con más del 75% de los votos, se escuchó un comentario de una voz autorizada del partido sobre la irrupción Manes. “Aunque seamos varios los que podemos tener aspiraciones para 2023, no podemos dejarlo afuera de la discusión”, dijo, tomando un café en la terraza de un coqueto hotel frente al Río Paraná.Unos minutos después de esa confesión, fue Manes quien ingresó a esa poblada terraza y generó una verdadera conmoción entre los que merendaban. No sólo en varios de los huéspedes del hotel que nada tenían que ver con la cumbre radical y que salieron en manada a pedirle selfies, sino también de parte de los propios dirigentes del partido.Hubo uno, de largo CV, que se acercó de manera respetuosa y se presentó, con nombre y apellido ante el médico, que sólo estuvo diez minutos, a pura sonrisa, y se fue hacia la gobernación para saludar a Valdés.El histórico triunfo de Gustavo Valdés en Corrientes, ese domingo 29 de agosto, fue el momento más alto de un año en el que la UCR celebró elecciones partidarias en varias provincias, entre ellas dos masivas convocatorias en Córdoba y la provincia de Buenos Aires. Pero el impacto de semejante éxito en las urnas contra el kirchnerismo, llevó las pretensiones radicales a un escalón más arriba.En Corrientes se vio un desfile de dirigentes radicales de diferentes provincias, edades y género. Hacía mucho no pasaba, reconocen los que peinan canas, que se ilusionan con la renovación que ya llegó.”La Unión Cívica Radical tiene más de 100 años: existe, existió y existirá siempre”, dijo Valdés poco después de sacar más del 75% de los votos y lograr la mayor diferencia de una elección correntina en democracia. La frase del gobernador sirve para resaltar la figura del partido, pero también para desmarcarse desde lo discursivo de un comentario vox populi dentro del partido. Que Valdés, de 52 años, tiene proyección nacional si logra conocimiento en los próximos dos años. Y que él mismo aspira a poder instalarse como uno de los presidenciables para 2023, encabezando el recambio generacional del partido.

Gustavo Valdés se posicionó internamente después de su apabullante triunfo en Corrientes.

Un dato que potencia la estrategia nacional de Valdés es que en 2025 no podrá buscar otro período en Corrientes. En la interna de Juntos por el Cambio, cuenta con el apoyo del radicalismo pero también es visto con buenos ojos desde el PRO, que valora su gestión ordenada, sus votos y cierto prototipo similar al del manual de conducción del partido que lidera Patricia Bullrich y del que son referencias centrales Mauricio Macri y Horacio Rodríguez Larreta. Muchos lo ven como un buen candidato a compañero de fórmula del actual jefe de Gobierno en su búsqueda por llegar a la presidencia en dos años.No es el único con pretensiones, claro. El tándem de dirigentes de mayor experiencia dentro del partido seguramente lo conforman Gerardo Morales, que también cumplirá su segundo mandato completo en 2023, Alfredo Cornejo y Ernesto Sanz. Los dos primeros, líderes radicales en Jujuy y Mendoza, son figuras que se proyectan fuera de los límites de sus provincias.

Alfredo Cornejo, presidente del Comité Nacional de la UCR.
Foto: Fernando de la Orden.

Sanz, en cambio, hace ya mucho que optó por observar la coyuntura radical desde afuera de un cargo. Su rol, confiesa a sus más cercanos, lo seduce mucho más. Armar, convocar y elaborar estrategias dentro de una mesa que se va haciendo cada vez más grande para jugarle de igual a igual al PRO en 2023.En el soñado fin de semana radical correntino, fue él quien estuvo presente en cada mesa involucrando a cada uno de sus correligionarios en ese objetivo. Como en el fútbol, la mística y el sentido de pertenencia de un equipo muchas veces pesa más que las condiciones individuales de cada jugador.Sanz busca transmitir ese mensaje optimista. Bien distinto al de principios de 2015, cuando en pos de unir a la oposición frente al kirchnerismo fue quien ideó Cambiemos, que terminó siendo Gobierno después de que una figura predominante como Macri se impusiera con holgura en la PASO frente al propio senador mendocino y a la líder de la Coalición Cívica Elisa Carrió.

Aun sin un cargo, Ernesto Sanz influye en el armado de la estrategia radical. Foto: Juano Tesone.

Ahora la taba cambió, al menos en este momento puntual del vertiginoso carrusel político. El radicalismo tiene decidido competir en una PASO en 2023 con el PRO y quien quiera sumarse. Y si hay una lista de unidad, encabezarla. Faltan dos años, claro, y en Argentina proyectar cualquier cuestión en ese período de tiempo es ciencia ficción.”Esta vez no les va a ser tan fácil”, reconocen en off dirigentes que descuentan una candidatura presidencial de Horacio Rodríguez Larreta. El abanico de nombres radicales, creen, es mucho más variado y atractivo. Y, por lo general, dicen, salen de esa lógica de ir en busca del análisis duro que ofrecen las encuestas y que identifican tanto en Rodríguez Larreta como en Macri y la mayoría de los miembros del PRO. “Son distintos, pero cometen los mismos errores”, opinan de los dos últimos jefes de gobierno porteño.

Martín Lousteau, otro de los dirigentes que encabezan la renovación de la UCR.

Sorprendió a muchos la ausencia en Corrientes de Martín Lousteau, otra referencia de la renovación radical, que saludó a Valdés por su victoria y dio entrevistas en TV valorando lo conseguido en la provincia, pero que prefirió quedarse en Buenos Aires.Como sucede con Manes, Lousteau es otra figura radical en crecimiento que hay que saber integrar, sostienen los más proclives a sumar voces radicales con experiencia de gestión y llegada en el público joven. Y también cuenta con altos niveles de conocimiento a nivel nacional.Si bien no abunda, también hubo presencia femenina de la UCR en Corrientes, como la de Inés Brizuela y Doria, la intendenta de la Rioja, que llegó acompañada de otros coterráneos entre los que sobresalió Julio Martínez, senador nacional y ex ministro de Defensa durante el primer tramo de la presidencia de Macri. “Va a ser gobernadora de La Rioja en 2027”, se escuchó de alguien experimentado, que suele acertar con sus pronósticos, sobre la dirigente radical de 50 años.El senador formoseño Luis Naidenoff, su par fueguino Pablo Blanco, el precandidato a diputado por la Ciudad Adolfo Rubinstein, el ex diputado nacional por Santa Fe Mario Barletta, el entrerriano Atilio Benedetti y el presidente de la UCR bonaerense, Maximiliano Abad fueron otros de los que pasaron ese fin de semana por Corrientes en el desfile radical.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Elecciones 2021Unión Cívica RadicalFacundo ManesMartín LousteauAlfredo CornejoGerardo MoralesErnesto SanzGustavo Valdés

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Alberto Fernández revive la ‘Casa Patria Grande Néstor Kirchner’ como escuela de militancia K y con presupuesto propio

El último día de marzo, en la previa del fin de semana extralarge de Pascuas, en el Boletín Oficial se publicó una información tan novedosa como vintage para nutrir la biblioteca kirchnerista. El miércoles 31, horas antes de que el Indec comunicara que el 42% de los argentinos son pobres, se difundió el decreto 226/21, que firmó Alberto Fernández y que garantizó la estructura necesaria a la Casa Patria Grande Néstor Carlos Kirchner para volver a funcionar, bajo la órbita de Presidencia de la Nación.
Se trata de la antigua y lujosa casona de Retiro, en Carlos Pellegrini 1289, que funcionó desde su creación en 2011, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, como base de operaciones de La Cámpora, que instaló allí una escuela de militantes K. Tras ser rebautizada en el gobierno de Mauricio Macri como Casa Creativa del Sur, recuperó su nombre original en la presidencia de Fernández, que acaba de conformar su estructura organizativa.Si bien ya está contemplada dentro de la estructura del presupuesto 2021 desde finales del año pasado, el decreto termina de darle forma a un área que se encuentra a cargo de Matías Capeluto, un joven de 34 años que fue designado como director ejecutivo el 25 de junio de 2020. Politólogo de la Universidad de Buenos Aires, pasó los últimos años estudiando cuestiones latinoamericanas y militando en Red Por Buenos Aires, un interbloque fundado en 2018 por Felipe Solá, Facundo Moyano, Victoria Donda y el Movimiento Evita.

El nuevo mural del edificio Casa Patria Grande.
Foto: Emmanuel Fernández.

“Es una emoción inmensa y redoblaré los esfuerzos para que construyamos todxs juntxs una Latinoamérica Unida y más igualitaria. INTEGRACIÓN o INTRASCENDENCIA”, tuiteó, en lenguaje inclusivo, Capeluto el día de su designación. Un sueldo neto para un puesto como el que él ostenta supera los $ 150.000.A fines del año pasado, fue cuestionado por haber realizado el cumpleaños de un año de su hijo, en plena pandemia, en las instalaciones del edificio de Retiro, en una ceremonia a la que asistieron familiares y amigos.
Feliz cumple @alferdez ! pic.twitter.com/6TfTt6VqVN— Matias Capeluto (@CapelutoMatias) April 2, 2021

El Presupuesto 2021 no distingue cuánto dinero se le transfiere a la Casa Patria Grande Néstor Kirchner para el cumplimiento de sus funciones. No obstante, en el reciente decreto, sobresale que “el gasto que demande el cumplimiento de la presente medida será cubierto con los créditos presupuestarios asignados a la secretaría general de la presidencia de la Nación”.Los fondos generales para toda la estructura de Presidencia de la Nación se ubican en $ 15.112 millones, aunque los destinados para el programa 16, “conducción del Poder Ejecutivo”, en el que se enmarca, se ubican en torno a los $ 3.025 millones. No se discriminó, por el momento, cuánto corresponde específicamente a “Casa Patria Grande Néstor Kirchner”.Entre las acciones destinadas a la Dirección de Promoción de la Integración Regional se destaca la planificación y gestión de “ciclos de formación intensiva para jóvenes líderes provenientes de diversos ámbitos, en las materias de competencia de organismo” y la “gestión de planes y programas” destinados “a la formación y capacitación, en especial de los sectores juveniles”.También se plantea que una de las funciones a coordinar será la de asistencia “en la articulación con los organismos internacionales regionales en el desarrollo de políticas, eventos y actividades en materia de la competencia del Organismo”.Tal como indica el documento, de acuerdo con los objetivos asignados y “sus requerimientos de gestión”, se dotó al organismo una estructura de “primer y segundo nivel operativo”, que permite “incorporar diversos cargos pertenecientes al citado organismo”.En octubre de 2020, se alojaron en la mansión los archivos digitales y parte de los documentos físicos correspondientes a lo que una vez fue la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), organismo del que Mauricio Macri desligó a la Argentina en marzo de 2019. Dicho patrimonio llegó desde Quito, junto a la estatua del ex presidente Néstor Kirchner, que ahora se encuentra en el Centro Cultural Néstor Kirchner.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Alberto FernándezNéstor Kirchner

Fuente

Categories
General

Mohammed bin Salman, el príncipe con su propio escuadrón de la muerte

Sonrisa encantadora. Metro ochenta y tres envuelto en un thawb blanco impoluto, coronados con la tradicional ghutra a cuadros blancos y rojos, que señalan su origen saudí. Mohammed bin Salman es el “amo y señor” de Arabia Saudita, sentado en una fortuna que podría medirse en toneladas. Detrás de ese velo asoman las sombras de un príncipe heredero con las manos manchadas de sangre, con un escuadrón personal de asesinos y una clara intención de arrancar cabezas para acceder al trono. De eso lo acusan.
Su equipo de asesinos tiene nombre: Fuerza de Intervención Rápida, o RIF, cuenta este martes The New York Times. Un escuadrón que habría sido el autor material del asesinato de Jamal Khashoggi, descuartizado en cuestión de minutos en un consulado saudí vacío de diplomáticos pero copado por matones, llegados desde Riad, en Estambul. Los restos de Khashoggi, un critico del príncipe, jamás fueron hallados.Mohammed bin Salman, conocido como MBS, nació el 31 de agosto de 1985, es miembro de la familia real saudí. Es ministro de Defensa desde 2015 y príncipe heredero de Arabia Saudita desde 2017. Hijo del rey Salman bin Abdulaziz y su tercera esposa Fahdah bint Falaḥ ibn Sulṭan, es posiblemente el príncipe del que más se habla en la historia del reino wahabí, en una cultura política en la que los líderes suelen tener cuidado de no ventilar sus trapos sucios en público.

Mohammed bin Salman sonríe en un encuentro de inversiones en Riad. Foto: AP

Pero este príncipe parece haber cruzado todas las líneas rojas. El asesinato de Khashoggi lo deja en un lugar incómodo, aunque el régimen de su padre aún lo arropa y hasta la administración de Joe Biden, que acaba de sacar del freezer un informe de la CIA que lo señala como responsable de la muerte del periodista saudí en Estambul, se niega a sancionarlo.Biden camina con pies de plomo en los márgenes resbaladizos de la relación con su poderoso aliado en el siempre explosivo ajedrez de Oriente Medio.Cuando en enero de 2015 murió el rey Abdullah de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz se convirtió en rey e inmediatamente nombró a su hijo Mohammed como ministro de Defensa y le encargó además el desarrollo económico del reino.

Un mural muestra al príncipe y a su padre, el rey Salman. Foto: AP

Para 2017, el príncipe ya era el heredero oficial. Y entonces comenzó la purga. Decenas de príncipes, líderes empresariales y altos funcionarios sauditas fueron arrestados. La maniobra fue catalogada como una redada anticorrupción. Los encerró en una cárcel de lujo, en el Ritz-Carlton de Riad.Las personas detenidas eran algunas de las figuras más ricas y poderosas del país, incluido el megamillonario Príncipe al-Waleed bin Talal bin Abdulaziz Al Saud, y muchos observadores sospecharon que el verdadero propósito de la redada era asegurar el poder en manos de Mohammed. Muchos fueron liberados solo después de ceder el control parcial de sus negocios al estado o pagar miles de millones de dólares. Se cree que el gobierno saudí habría recaudado más de US$ 100 mil millones con la medida.La contracara de esta purga fue un política de reforma y apertura social en un reino donde las libertades van apretadas con clavijas y espinas que ordena la religión.

Mujeres sauditas al volante. Foto: Tasneem Alsultan for The New York Times

En 2018, flexibilizó ligeramente el código de vestimenta al afirmar que las mujeres no necesitan usar un abaya, una túnica negra larga, en público. Más tarde, ese mismo año, las mujeres pudieron obtener licencias de conducir, lo que les permitió ir al trabajo, la escuela o hacer mandados sin acompañamiento. Sin embargo, estos pasos no fueron inocentes, movidos por ansias de libertad, sino más bien por ganancias económicas.Si bien a las mujeres se les ofrecieron nuevas opciones, el gobierno cayó con garras sobre las activistas que exigían más. Las críticas de Jamal Khashoggi desde las páginas del Washington Post eran implacables y al mismo tiempo inaceptables para el heredero que no conseguía que Khashoggi regresara a reino. Para 2018, el plan para matar al periodista, alguna vez asesor del régimen que hora denostaba, estaba en marcha. Y según el informe de la CIA fue Mohammed Bin Salman quien aprobó la operación.

Jamal Khashoggi. Foto: AP

“Los miembros de la RIF no habrían participado” en el asesinato sin el consentimiento del príncipe heredero, según el informe.Este escuadrón de la muerte habría llevado a cabo docenas de operaciones tanto dentro del reino como fuera de él -incluyendo la repatriación forzosa de saudíes desde otros países árabes-.El grupo también parece haber estado implicado en la detención y los abusos de destacadas activistas de los derechos de la mujer.

Mohammed bin Salman con Trump en una cumbre del G20. Foto: AFP

En el haber sombrío de Mohammed bin Salman está no solo el asesinato de Khashoggi también se enlista la guerra en Yemen, el boicot a Qatar, la asfixia a la disidencia, y más detenciones, el año pasado, de miembros de la propia familia real muy cercanas al trono, demasiado cercanas a su ambicionado camino al trono.Ya no hay aplausos al líder reformista. Fueron reemplazados por una reputación muy dañada, y graves acusaciones de delitos contra la humanidad.Redacción Clarínap​

Mirá también

Mirá también

Denuncian al príncipe heredero saudita Mohamed bin Salman por crímenes contra la humanidad

Mirá también

Mirá también

Quiénes formaron el equipo de asesinos saudí detrás de la muerte de Khashoggi

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mohammed Bin SalmanJamal KhashoggiArabia Saudita

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente