Categories
General

Carissa Vélez: “Es hora de prohibir la comercialización de datos personales”

La doctora en Filosofía Carissa Véliz, es española, PhD del Christ Church College, profesora del nuevo departamento de Ética e Inteligencia Artificial de la Universidad de Oxford, en Gran Bretaña. Especialista en ética digital, privacidad en las redes sociales, en los datos que ofrecemos los usuarios libremente todos los días, las redes sociales son un modelo de negocios basado en la violación sistemática del derecho a la privacidad. Autora del libro Privacidad es poder (Privacy is power; editado por Bantman Press), propone abandonar los gigantes de la red por aquellos que no roban los datos y tiene un plan para enfrentarlos. Este fue el diálogo con Ñ desde Oxford.
–¿Cómo se mantiene este ecosistema de odio en las redes? ¿Cómo funciona, por qué persiste?–El problema fundamental es un modelo de negocio que está basado en la violación masiva y sistemática del derecho a la privacidad. En este modelo, los usuarios no son el cliente. De manera que las grandes tecnológicas deben su lealtad a sus clientes, que son los anunciantes y aquellos que compran y comercian con datos personales. Nosotros somos el producto. Las redes sociales necesitan el mayor número de datos sobre nosotros que puedan conseguir porque al tener más datos, mejor pueden personalizar sus anuncios y más poder de negociación tienen para comerciarlos. Para conseguir más datos necesitan “engancharnos” el mayor tiempo posible. Y resulta que lo que más engancha a la gente son emociones negativas, noticias alarmistas, contenido que despierta el odio, la desconfianza y demás. Con lo cual es un modelo tremendamente destructivo. Es hora de prohibir la comercialización de datos personales.–En una sociedad tan hiperconectada, ¿Qué medidas pueden tomarse para reducir la presencia en las redes?–Cada pequeño acto importa. No es como si dijeran “bueno, si no voy a poder controlar mi privacidad en absoluto, entonces no tiene sentido hacer nada al respecto”. Se pueden hacer muchas cosas: desde no estar en redes hasta no subir fotos y ser muy respetuosos con la privacidad de otra gente. Pedir consentimiento cada vez que quieras subir algo sobre alguien. Tener un email impersonal, que no contenga tu nombre para cuestiones comerciales. En vez de usar Google, usa DuckDuckGo, que no recolecta ningún tipo de datos. En vez de usar Messenger, que el dueño es Facebook y que lo usa para todo tipo de comercialización de datos, usar Signal , que no es comercial, y demás. Por ejemplo, cuando sales de casa, apagar tu Wi-Fi y Bluetooth de tu teléfono porque sino las empresas pueden sacar información de ahí. Cada pequeña acción de resistencia tiene significado. Las empresas y los gobiernos son mucho más sensibles a ese tipo de resistencia de lo que nos imaginamos. De hecho están monitoreando ese tipo de resistencia y les importa.–¿Cómo es la estructura y la dinámica para esparcir mensajes de odio en internet?–Hay muchas formas pero una de ellas es a través de propaganda personalizada. Por ejemplo, imagínate que eres un hacker ruso y que lo que quieres es crear mucha desconfianza y descontento en EE.UU., para que haya dudas sobre si las elecciones son legítimas o no. Entonces lo que haces es identificar gente que tiene una tendencia a cierto tipo de emociones negativas: gente narcisista, dada a la psicopatía y muy desconfiada. Les muestras videos y contenido que los alarma, por ejemplo, de alguien que se está burlando de gente como ellos. O puede ser unos anuncios que se parecen mucho a una película de terror, que alerta sobre los inmigrantes o sobre el peligro de tus vecinos o lo que sea. Y muestras esos anuncios a este tipo de personas, ves si reaccionan o no, si hacen click en ellos, si los comparten, si ven otro video parecido, si se meten a un grupo. Y si no, vas cambiando el contenido hasta lograr realmente tocar a la gente que quieres manipular.–En el caso de la decapitación del profesor Samuel Paty en Francia, él fue una víctima directa de las redes…

Memorial por Samuel Paty en la puerta de la escuela donde trabajaba en Conflans-Sainte-Honorine, Francia.
Foto: Dmitry Kostyukov/The New York Times.

–Desde luego. El problema fundamental es que las plataformas tienen un conflicto de interés. El contenido viral es el contenido que más les genera ingresos. Con lo cual, si lo regulan demasiado bien y logran que las redes sociales sean un ámbito más calmado, en donde no hay esa velocidad de transferencia de información, están yendo en contra de sus propios intereses económicos. Esto nos muestra que tenemos un modelo de negocio roto , que es demasiado tóxico. Y también muestra muy bien como los riesgos a la seguridad individual van desde el robo de identidad, que te roben el número de tarjeta de crédito hasta la seguridad física. Samuel Paty no es la primera persona que muere, porque no fue el primero expuesto a las redes sociales. Esto está pasando en todo el mundo.–Si no hay una supervisión y regulación de las redes, ¿el ecosistema digital puede convertirse en un poderoso instrumento de radicalización?–Sí, ya lo es de hecho. La regulación en las redes es inevitable. Hemos regulado cualquier otra industria en la historia, desde ferrocarriles hasta automóviles, aviones, comida, farmacéuticas. Es realmente muy ingenuo de parte de las tecnológicas pensar que ellas no van a ser reguladas.–¿Por qué los gigantes de las redes no adoptan medidas definitivas para poner un fin a este tipo de publicaciones?–Entre otras razones, porque pondrían el fin a su modelo de negocio. Tenemos que tener mucha sospecha de plataformas que ganan su dinero en especial a través del contenido viral y de los datos personales. Porque es un modelo tóxico para la democracia, tóxico para los individuos, tóxico para los usuarios y que necesitamos regular. Así que ese tipo de plataformas necesitan conseguir otro modelo de negocio. Hay algunas que están intentando reinventarse y hay otras que se están resistiendo, que están negando la realidad.–¿A usted le parece que el único camino va a ser la regulación de los gobiernos?–Sí, me parece que la autorregulación nunca va a ser suficiente. Necesitamos acabar con la economía de datos, igual que en el pasado acabamos con el trabajo infantil, o con todo tipo de explotación en el ámbito labora. En algún momento, al principio de la revolución industrial, hubiera sido inconcebible pensar que los trabajadores tendrían solamente horarios de ocho horas, que tendrían vacaciones, que tendrían ciertas condiciones básicas. Hoy nos parecen fundamentales y un derecho humano. Pues de la misma manera la privacidad es un derecho humano. La única razón por la que existe este modelo de negocio es porque nos enteramos de su existencia muy tarde, cuando ya estaba ahí.

El senador estadounidense John Thune interroga al CEO de Facebook CEO Mark Zuckerberg.
Foto: Greg Nash/REUTERS

–¿Los gobiernos van a intervenir en las redes? ¿Por qué se resisten a este control en nombre de la libertad de expresión?–Sí. Gradualmente vamos a ver más y más intervenciones gubernamentales. Nueva Zelanda fue uno de los primeros. Hay cierto vértigo de intervenir con esas tecnológicas por muchas razones. Una de ellas es porque son muy poderosas, tienen mucho dinero. Se necesita más diplomacia, más tratos internacionales, porque sino sus datos terminan en otro país. También ocurre que tenemos muy poca experiencia con estas nuevas herramientas. No siempre es fácil de entender cómo funcionan, cuál es la consecuencia de cierta intervención, porque los datos suelen ser algo muy abstracto. Es algo que no vemos, que no se siente y que las consecuencias vienen después, cuando ya es demasiado tarde. Muchas veces los legisladores no tienen los conocimientos necesarios para entender lo que está pasando.

Mirá también

Mirá también

Apocalípticos contra los fantasmas de las redes sociales

Mirá también

Mirá también

Redes sociales. Utopías y distopías online

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Redes SocialesGoogle

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Carissa Vélez: “Es hora de prohibir la comercialización de datos personales”

La doctora en Filosofía Carissa Véliz, es española, PhD del Christ Church College, profesora del nuevo departamento de Ética e Inteligencia Artificial de la Universidad de Oxford, en Gran Bretaña. Especialista en ética digital, privacidad en las redes sociales, en los datos que ofrecemos los usuarios libremente todos los días, las redes sociales son un modelo de negocios basado en la violación sistemática del derecho a la privacidad. Autora del libro Privacidad es poder (Privacy is power; editado por Bantman Press), propone abandonar los gigantes de la red por aquellos que no roban los datos y tiene un plan para enfrentarlos. Este fue el diálogo con Ñ desde Oxford.
–¿Cómo se mantiene este ecosistema de odio en las redes? ¿Cómo funciona, por qué persiste?–El problema fundamental es un modelo de negocio que está basado en la violación masiva y sistemática del derecho a la privacidad. En este modelo, los usuarios no son el cliente. De manera que las grandes tecnológicas deben su lealtad a sus clientes, que son los anunciantes y aquellos que compran y comercian con datos personales. Nosotros somos el producto. Las redes sociales necesitan el mayor número de datos sobre nosotros que puedan conseguir porque al tener más datos, mejor pueden personalizar sus anuncios y más poder de negociación tienen para comerciarlos. Para conseguir más datos necesitan “engancharnos” el mayor tiempo posible. Y resulta que lo que más engancha a la gente son emociones negativas, noticias alarmistas, contenido que despierta el odio, la desconfianza y demás. Con lo cual es un modelo tremendamente destructivo. Es hora de prohibir la comercialización de datos personales.–En una sociedad tan hiperconectada, ¿Qué medidas pueden tomarse para reducir la presencia en las redes?–Cada pequeño acto importa. No es como si dijeran “bueno, si no voy a poder controlar mi privacidad en absoluto, entonces no tiene sentido hacer nada al respecto”. Se pueden hacer muchas cosas: desde no estar en redes hasta no subir fotos y ser muy respetuosos con la privacidad de otra gente. Pedir consentimiento cada vez que quieras subir algo sobre alguien. Tener un email impersonal, que no contenga tu nombre para cuestiones comerciales. En vez de usar Google, usa DuckDuckGo, que no recolecta ningún tipo de datos. En vez de usar Messenger, que el dueño es Facebook y que lo usa para todo tipo de comercialización de datos, usar Signal , que no es comercial, y demás. Por ejemplo, cuando sales de casa, apagar tu Wi-Fi y Bluetooth de tu teléfono porque sino las empresas pueden sacar información de ahí. Cada pequeña acción de resistencia tiene significado. Las empresas y los gobiernos son mucho más sensibles a ese tipo de resistencia de lo que nos imaginamos. De hecho están monitoreando ese tipo de resistencia y les importa.–¿Cómo es la estructura y la dinámica para esparcir mensajes de odio en internet?–Hay muchas formas pero una de ellas es a través de propaganda personalizada. Por ejemplo, imagínate que eres un hacker ruso y que lo que quieres es crear mucha desconfianza y descontento en EE.UU., para que haya dudas sobre si las elecciones son legítimas o no. Entonces lo que haces es identificar gente que tiene una tendencia a cierto tipo de emociones negativas: gente narcisista, dada a la psicopatía y muy desconfiada. Les muestras videos y contenido que los alarma, por ejemplo, de alguien que se está burlando de gente como ellos. O puede ser unos anuncios que se parecen mucho a una película de terror, que alerta sobre los inmigrantes o sobre el peligro de tus vecinos o lo que sea. Y muestras esos anuncios a este tipo de personas, ves si reaccionan o no, si hacen click en ellos, si los comparten, si ven otro video parecido, si se meten a un grupo. Y si no, vas cambiando el contenido hasta lograr realmente tocar a la gente que quieres manipular.–En el caso de la decapitación del profesor Samuel Paty en Francia, él fue una víctima directa de las redes…

Memorial por Samuel Paty en la puerta de la escuela donde trabajaba en Conflans-Sainte-Honorine, Francia.
Foto: Dmitry Kostyukov/The New York Times.

–Desde luego. El problema fundamental es que las plataformas tienen un conflicto de interés. El contenido viral es el contenido que más les genera ingresos. Con lo cual, si lo regulan demasiado bien y logran que las redes sociales sean un ámbito más calmado, en donde no hay esa velocidad de transferencia de información, están yendo en contra de sus propios intereses económicos. Esto nos muestra que tenemos un modelo de negocio roto , que es demasiado tóxico. Y también muestra muy bien como los riesgos a la seguridad individual van desde el robo de identidad, que te roben el número de tarjeta de crédito hasta la seguridad física. Samuel Paty no es la primera persona que muere, porque no fue el primero expuesto a las redes sociales. Esto está pasando en todo el mundo.–Si no hay una supervisión y regulación de las redes, ¿el ecosistema digital puede convertirse en un poderoso instrumento de radicalización?–Sí, ya lo es de hecho. La regulación en las redes es inevitable. Hemos regulado cualquier otra industria en la historia, desde ferrocarriles hasta automóviles, aviones, comida, farmacéuticas. Es realmente muy ingenuo de parte de las tecnológicas pensar que ellas no van a ser reguladas.–¿Por qué los gigantes de las redes no adoptan medidas definitivas para poner un fin a este tipo de publicaciones?–Entre otras razones, porque pondrían el fin a su modelo de negocio. Tenemos que tener mucha sospecha de plataformas que ganan su dinero en especial a través del contenido viral y de los datos personales. Porque es un modelo tóxico para la democracia, tóxico para los individuos, tóxico para los usuarios y que necesitamos regular. Así que ese tipo de plataformas necesitan conseguir otro modelo de negocio. Hay algunas que están intentando reinventarse y hay otras que se están resistiendo, que están negando la realidad.–¿A usted le parece que el único camino va a ser la regulación de los gobiernos?–Sí, me parece que la autorregulación nunca va a ser suficiente. Necesitamos acabar con la economía de datos, igual que en el pasado acabamos con el trabajo infantil, o con todo tipo de explotación en el ámbito labora. En algún momento, al principio de la revolución industrial, hubiera sido inconcebible pensar que los trabajadores tendrían solamente horarios de ocho horas, que tendrían vacaciones, que tendrían ciertas condiciones básicas. Hoy nos parecen fundamentales y un derecho humano. Pues de la misma manera la privacidad es un derecho humano. La única razón por la que existe este modelo de negocio es porque nos enteramos de su existencia muy tarde, cuando ya estaba ahí.

El senador estadounidense John Thune interroga al CEO de Facebook CEO Mark Zuckerberg.
Foto: Greg Nash/REUTERS

–¿Los gobiernos van a intervenir en las redes? ¿Por qué se resisten a este control en nombre de la libertad de expresión?–Sí. Gradualmente vamos a ver más y más intervenciones gubernamentales. Nueva Zelanda fue uno de los primeros. Hay cierto vértigo de intervenir con esas tecnológicas por muchas razones. Una de ellas es porque son muy poderosas, tienen mucho dinero. Se necesita más diplomacia, más tratos internacionales, porque sino sus datos terminan en otro país. También ocurre que tenemos muy poca experiencia con estas nuevas herramientas. No siempre es fácil de entender cómo funcionan, cuál es la consecuencia de cierta intervención, porque los datos suelen ser algo muy abstracto. Es algo que no vemos, que no se siente y que las consecuencias vienen después, cuando ya es demasiado tarde. Muchas veces los legisladores no tienen los conocimientos necesarios para entender lo que está pasando.

Mirá también

Mirá también

Apocalípticos contra los fantasmas de las redes sociales

Mirá también

Mirá también

Redes sociales. Utopías y distopías online

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Redes SocialesGoogle

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

La hora del “mafiavirus”: las mafias italianas, grandes beneficiarias de la crisis del coronavirus

Una encuesta conocida este fin de semana confirma la sensación general de que las mafias son las principales beneficiarias del desastre económico y social causado por la epidemia del corona virus que comenzó el 21 de febrero y que en los próximos días llegará a 50 mil muertos. El 70% de los italianos cree que las organizaciones mafiosas han conquistado más poder que nunca. El sacerdote Luigi Ciotti, fundador de Libera y famoso luchador social, afirma que lo que llama “la Mafiavirus” está aprovechando a pleno la crisis económica causada por la pandemia del corona virus.
Con su gigantesca liquidez y su organización atenta a aprovechar las crisis, está penetrando en los sectores sociales, sobre todo empresas y familias, debilitados y desorientados por las devastadoras consecuencias de las consecuencias de la lucha contra el Covid-19. La pandemia ha hundido en buena parte la actividad productiva, causando pérdidas de réditos multimillonarias y generando un clima de inseguridad y miedo que debilita a la sociedad. El deterioro del nivel de vida de millones de italianos crea las condiciones para una nueva propagación de las mafias desde sus bastiones del sur de Italia, sobre todo la ndranghetta en Calabria, la Cosa Nostra siciliana y la camorra napolitana. Desde hace decenios los clanes se han implantado sólidamente en un largo proceso en el próspero e industrializado norte del país.

Un oficial de la policía abre unas bolsas secuestradas a la organización criminal Ndrangheta AFP

El préstamo con usura, practicado por las “familias” mafiosas, es solo una de las fuentes de enriquecimiento y poder. Como ha sucedido en otras crisis, los espacios se amplían “ad infinitum” en la conquista del control de las empresas y de los negocios gracias a su gigantesca liquidez financiera. El sistema ofrece oportunidades extraordinarias con los planes del Fondo de Recuperación de la Unión Europea, que hará llover en Italia 209 mil millones de euros, 90 mil como subsidios a fondo perdido y el resto en préstamos a muy bajo interés y muy largo plazo de pago. Italia afrontará gracias a esas montañas de dinero la crisis, con planes que comprenden muchas obras públicas y sostén a las empresas, un terreno en el que las mafias se mueven con mucha experiencia y flexibilidad. Para las grandes organizaciones criminales las oportunidades son únicas. La encuesta de “Demos” para Libera, la organización que lidera el padre Ciotti, señala la convicción de la gran mayoría de los italianos de que la corrupción se está difundiendo aún más, facilitando el aumento de la presencia de las mafias. El fenómeno es particularmente espectacular en el noroeste italiano, en áreas de alto desarrollo como Lombardía (capital Milán), Piamonte (Turín) y Liguria (Génova), donde el fenómeno de la infiltración mafiosa es más agudo. Hay que agregar una región muy importante como es la Emilia Romaña, en el centronorte. La acción de las mafias encuentra amplio campo en la corrupción que en la mayoría de las regiones sufre el sector sanitario, que debido a la pandemia absorbe en esta coyuntura recursos formidables. En el sur el fenómeno esta muy consolidado. Un caso es el de Calabria, donde la mitad del presupuesto regional financia el sector de la sanidad. La respuesta del aparato estatal para dificultar la acción mafiosa se basa hasta ahora en las Interdicciones, ordenanzas de los prefectos (representantes del poder central), que crecen aceleradamente. Ya han sido emitidas casi mil quinientas de estas medidas, que no contestan delitos sino que son procedimientos preventivos que niega a la empresa en causa la participación en concursos públicos y en sus relaciones con la administración pública.

Controles. Italia experimenta una segunda ola de la enfermedad que también vuelve a afectar a su economía. EFE

En los últimos cuatro meses, cuando comenzaron a afluir las ayudas del gobierno de Roma a las empresas, se han multiplicado las Interdicciones para frenar la infiltración mafiosa. “Vigilaremos atentamente la distribución de los fondos, especialmente a manos de quienes llegan”, advirtió la ministra del Interior Luciana Lamorgenesa. Solo en Frosinone, en la región del Lazio, con capital en Roma, el prefecto Ignazio Portelli, emitió ya tres Interdicciones en el último mes en una empresa de materiales para la energía, otra de carburantes y otra de autotransporte, donde los contactos con exponentes de las mafias hicieron sonar las alarmas. Actualmente se registran por día media docena de Interdicciones para frenar el asalto de las mafias a la economía legal y a los flujos crecientes de dinero público de las ayudas del Estado. La crisis ha roto los diques de la deuda. Afrontar la pandemia ha obligado al Estado italiano a aumentar al diez por ciento el déficit del Producto Bruto Interno. En plata significa que más de cien mil millones de euros han sido dedicados al pago de los salarios caídos en las empresas en crisis, a los que trabajan en bares, restaurantes y otros locales. También hay que ayudar a los propietarios de comercios y a las empresas en crisis. Este fantástico movimiento de recursos estimula el apetito de las mafias. En la justicia se han abierto tres mil investigaciones que representan otros tantos casos de pasajes de propiedad empresarias y otras operaciones en los que los magistrados creen ver la mano de los padrinos de los clanes. La criminalidad organizada sabe adecuar rápidamente su capacidad productiva al mercado. Restauración, sector turístico y hotelero, sector de agroalimentación, la gran distribución, la edilicia, La sanidad privada está en gran desarrollo y según los investigadores de policía y judiciales hay señales de actividad mafiosa en el mercado de los fármacos, de las máquinas y herramientas sanitarias, la propiedad de las clínicas privadas. Y también en el multimillonario negocio de las vacunas, que se está colocando en el centro de la atención de los gobiernos y naturalmente de las mafias. Un área especialmente rica es el auto reciclaje, en la que la mafia calabresa, es especialmente activa gracias a su enorme liquidez proveniente del trafico mundial de cocaína. Las lavadoras de dinero sucio han aumentado un 25% ciento en los últimos meses, según los investigadores. El control de cada vez más actividades legales sirven brillantemente a los fines del auto reciclaje. Roma, corresponsal

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

PandemiaCalabriaItaliaRomaCoronavirusMafia

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Llega la fascinante lluvia de meteoros que puede hacer brillar en el cielo más de 1.000 por hora

Para los amantes de la astronomía, noviembre llega con más sorpresas. Durante estos días se puede disfrutar de fascinantes lluvias de meteoros, una de ellas la Alfa Monocerótidas.
Considerada una de las lluvias más misteriosas, procede de la constelación de Monoceros, también conocida como Unicornio.Esta tipo de lluvia tiene lugar cada año desde el 15 hasta el 25 de noviembre, y estiman que el momento de máximo esplendor será la noche del 21.

La lluvia de meteoros Alfa Monocerótidas puede llegar brindar imágenes sorprendentes. Foto: Vito Technology

Aunque en ocasiones la tasa de meteoros suele ser baja, hubo excepciones que dejaron más que satisfechos a los interesados y la convirtió en espectacular.Mientras que los expertos aseguran que Alfa Monocerótidas puede disparar con unos 400 meteoritos por hora, existieron momentos más excepcionales, refleja RT.La referencia de los científicos es a lo que sucedió en 1925 y 1935, con más de 1.000 meteoritos por hora. Una cifra que puede resultar asombrosa, y por qué no podría repetirse durante este convulsionado 2020.

En 1925 y 1935, esta lluvia vino con más de 1.000 meteoritos por hora.

Los astrónomos esperaban el año pasado una gran intensidad de meteoritos, hasta se hablaba de una lluvia récord de 20 años, pero el resultado no fue tan espectacular.Lluvia explosivaDurante mucho tiempo se supo que este evento de noviembre sucede cuando la Tierra pasa por una nube de escombros procedentes de algún cometa o asteroide.La respuesta a esta pregunta fue un misterio por años, aunque existe una alta probabilidad de que tengan su origen en el cometa Van Gent-Peltier-Daimaca, concluye Hipertextual.

El cometa Van Gent-Peltier-Daimaca sería el causante de la lluvia de meteoros Alfa Monocerótidas.

Tras los episodios extraordinarios de 1925 y 1935, fue necesario esperar medio siglo para presenciar otro: en 1985 la lluvia trajo 600 meteoros cada sesenta minutos.Aunque los científicos afirman que uno de los más interesantes fue el de 1995. La frecuencia fue de solo 400 estrellas por hora, pero la inmensa mayoría de ellas se vieron en un periodo de apenas cinco minutos.

Mirá también

Calendario astronómico de noviembre 2020: lluvia de estrellas y eclipse de Luna

Las fotos más asombrosas de cráteres muestran el poder destructivo de los asteroides y meteoritos que se estrellan contra la Tierra

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Asteroides Y MeteoritosAstronomíaInternacionalVistePlaneta Tierra

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Argentina vs Paraguay, por las Eliminatorias Qatar 2022: una buena media hora de Ángel Di María en el día de su regreso a la Selección

En el rato que estuvo, en esa media hora en la que entró por Lucas Ocampos, justificó su pataleo de cuando no era tenido en cuenta por el entrenador Lionel Scaloni. Finalmente, Ángel Di María volvió a la Selección y fue un aporte, no una modificación testimonial.
Su última vez de celeste y blanco había sido el 6 de julio de 2019, cuando Argentina le ganó a Chile el tercer puesto de la Copa América. Desde entonces, Fideo miró a la Selección desde afuera, mientras hacía méritos en el PSG multicampeón francés y finalista de la última Champions League ante Bayern Munich.“Si me rompo en mi club es para tener la chance en la Selección. Me cuesta entender quedarme afuera cuando estoy en un buen momento”, se había quejado hace dos meses.Fue tan fuerte su declaración que Scaloni tuvo que salir a aclarar que lo tenía en cuenta aunque lo haya dejado afuera de los partidos con Ecuador y Bolivia. Ahora dio un paso más y lo convocó. Y le dio media hora.

Lionel Messi y Ángel Di María.
Foto AFP

Fueron 31 minutos de un momento crítico, los finales, cuando la Selección encerró, con más empuje que juego, a los paraguayos, en busca del segundo gol.Di María tuvo activa participación en la circulación, cuando el equipo abanicaba de una banda a la otra buscando el espacio por donde meter el pase incisivo. Conceptualmente, jugó con corrección cada pelota que llegó a sus pies.No desbordó, aunque suele hacerlo más seguido cuando va sobre la banda izquierda. Sobre la derecha, hizo una sociedad interesante pero sin profundidad con Montiel, Lo Celso y Messi, cuando el “10” trataba de huir de los centrales.

Ángel Di María busca la pelota.
Foto AP

Casi sobre el final perdió una pelota cuando iba en retroceso y se esforzó en recuperarla, algo que consiguió casi sobre la mitad de cancha para iniciar una réplica que luego se diluyó sobre la izquierda¿Que dejó Di María? Eso, justamente, que decía cuando reclamaba su chance. Que está vigente, que los 32 años no le pesan, que está en un buen momento y puede seguir siendo un recurso aunque se ha puesto en marcha la inevitable renovación. Todavía se puede contar con él.HS​

Mirá también

Argentina vs Paraguay, por las Eliminatorias Qatar 2022: fake news y una noticia verdadera para el Lionel Messi de la Selección

Argentina vs Paraguay, por las Eliminatorias Qatar 2022: el uno por uno de la Selección, con Nicolás González de figura y Lionel Messi entre buenas y malas

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Ángel Di MaríaSelección Argentina De FútbolLionel MessiMundial Qatar 2022

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Este es el mejor horario para bajar de peso ejercitándose, según la ciencia

Un reciente estudio de la Universidad de Carolina del Norte y la Universidad de Kansas, publicado en el International Journal of Obesity, determinó cuál es la mejor hora para hacer ejercicio y bajar de peso.Para llegar a esta conclusión, el equipo de expertos estudió el desempeño de 100 adultos físicamente inactivos que comenzaron a entrenar cinco veces por semana en un laboratorio de fisiología. Se ejercitaron en un horario entre las 7:00 y 19:00 horas, durante 10 meses.Los participantes podían elegir la hora en que entrenaban, pero se les exigía quemar hasta 600 calorías por sesión.Tras analizar los resultados, se descubrió que las personas que hacían ejercicio por la mañana, perdieron más peso que aquellos que realizaron los mismos ejercicios durante la tarde.De hecho, quienes sudaban antes del mediodía, bajaron más kilos que aquellos que lo hicieron después de las tres de la tarde.Para comprobarlo, Erik Willis, analista de datos del Centro para la Promoción de la Salud y la Prevención de Enfermedades de la Universidad de Carolina del Norte y líder de la investigación, se basó en la información recopilada en un estudio que había realizado en 2015 en el que habían pedido a 100 personas con sobrepeso que entrenasen cinco veces al día hasta haber perdido 600 calorías por cada entrenamiento.Pasados 10 meses, todos los participantes habían conseguido perder peso. Sin embargo, algunos habían perdido mucho más que otros y los expertos no fueron capaces de encontrar grandes diferencias en los estilos de vida entre los que más habían bajado de peso y los que menos.En este nuevo estudio y tras revisar los datos anteriores, Willis y su equipo se han dado cuenta de un factor que parece determinante: la hora de ejercitarse. Los participantes en aquella investigación podían acudir a entrenar a cualquier hora entre las 07:00 y las 19:00. Resulta que las personas que iban antes de las 15:00 fueron quienes consiguieron bajar los números de la báscula.Los expertos, que básicamente monitorizaron la vida entera de los participantes durante esos 10 meses, también se dieron cuenta de que el solo hecho de hacer ejercicio antes de las tres de la tarde cambiaba pequeñas cosas de la rutina de las mujeres y hombres que formaron parte del estudio: tendían a estar más activos físicamente durante el resto del día y también comían unas 100 calorías menos que aquellos que entrenaban por la tarde.Por todo esto, Willis y sus colegas creen que la hora del día a la que hacemos ejercicio puede influir en la cantidad de kilos que perdemos.Una posible estrategia para bajar de peso: ayunar antes de ejercitarteAyunar antes de ejercitarte puede reducir la cantidad de alimento que ingieres durante el resto del día, de acuerdo con un interesante estudio en pequeña escala de hombres jóvenes en forma.El estudio reveló que la decisión de desayunar o no antes de ejercitarte por la mañana puede influir en tu relación con la comida durante el resto del día, de formas complejas y en ocasiones inesperadas.Por supuesto, el control de peso es una de las principales preocupaciones públicas (y privadas) de nuestra época; sin embargo, el papel del ejercicio para ayudar a las personas a bajar de peso, mantenerlo o, en algunos casos, subir algunos kilos es problemático. El ejercicio quema calorías, pero en muchos estudios previos se ha descubierto que las personas que comienzan un nuevo programa de ejercicios no bajan tanto de peso como esperaban porque a menudo compensan la energía utilizada durante el ejercicio comiendo más después o moviéndose menos.Estas compensaciones, por lo general sutiles e involuntarias, indican que nuestro cerebro recibe comunicados internos que detallan cuánta energía utilizamos durante nuestro entrenamiento más reciente y, en respuesta, envía señales biológicas que aumentan nuestro apetito o reducen nuestras ganas de estar en actividad. Nuestro servicial cerebro no quiere que padezcamos un déficit de energía ni que muramos de inanición.Estudios anteriores demuestran que muchos aspectos de la alimentación y el ejercicio pueden afectar la medida en que cada persona compensa las calorías quemadas durante el entrenamiento, incluyendo el tipo de ejercicio, su duración, la condición física y el peso.Ayunar o desayunar también puede tener relevancia. Cuando hacemos una comida, nuestro cuerpo recurre a los carbohidratos de dicha comida como fuente primaria de energía. Parte de esos carbohidratos se almacena en nuestro cuerpo, pero ese almacenamiento interno de carbohidratos es minúsculo en comparación con el almacenamiento de grasas. Algunos investigadores creen que nuestro cerebro presta particular atención a cualquier reducción en los niveles de carbohidratos y se apresura a remplazarlos.Aquí es donde el desayuno hace su entrada. Si no desayunamos por la mañana, no tendremos calorías derivadas de esa comida disponibles para producir energía durante el ejercicio y, en su lugar, el cuerpo usará (y reducirá) nuestras reservas internas de carbohidratos, además de parte de nuestra grasa.No obstante, cuando se comieron el tazón de avena y luego se ejercitaron, mantuvieron el equilibrio de energía con gran precisión, pues quemaron y consumieron casi la misma cantidad de calorías ese día.Lo más interesante sucedió cuando ayunaron antes de la sesión de ejercicio.Al haber consumido la mayoría de las reservas de carbohidratos de su cuerpo durante la sesión de bicicleta ese día, los hombres mostraron un apetito voraz durante el almuerzo y consumieron muchas más calorías que durante las otras visitas al laboratorio.Pero después de que dejaron de comer y al final del día, mantuvieron un déficit de energía de casi 400 calorías, lo que significa que recuperaron muy pocas de las calorías que quemaron durante la sesión de bicicleta.

Fuente