Categories
General

Cómo se construyó la noche mágica en que Boca puso de rodillas al Real Madrid

El partido duró 6 minutos. Un toque de zurda, un zurdazo pleno. En una de las últimas filas de butacas del eterno anillo del estadio Nacional de Tokio no habíamos terminado de ordenar las anotaciones en nuestras libretas que Martín Palermo ya había contado el final de la historia. Él, otra vez, ya nos había definido la figura y a 18.376,34 kilómetros de Buenos Aires les avisaba a los editores que arrancaran nomás con la edición especial, con los suplementos, con la revista del campeón.
Ni siquiera otro zurdazo, esa cachetada suave con viento a favor de Roberto Carlos a los 12 minutos de juego, alteraría esa imposición del “Loco”. El destino estaba marcado. Hace 20 años. Ese Boca-Real Madrid toma valor y peso con el paso del tiempo. Ya era moneda de oro en ese momento, sin dudas. Fueron diez días en la vida, de ellos, del plantel y su intimidad, de los hinchas que fueron llegando hasta ser miles, siete miles u ocho miles, y de los que fuimos para contar desde allá y seguir contando también acá.Incluso dos décadas después.

Boca le metió dos a Talleres en la Bombonera (Riquelme-Delgado) y voló para Japón. Dejaba el Apertura 2000 casi sellado. Acá, antes de salir, Palermo era tapa y decía “nunca estuve loco” y se estiraba los ojos poniendo carita de japonés. El equipo se iba con una duda que hoy sería viral y trending topic: Guillermo o Chelo. El Melli había tenido un ingreso para la ovación días antes, en el 3-3 con Rosario Central, con gol incluido y pase a Palermo. Y ya estaba en la bandera, claro. Pero lo del ex Racing era muy intenso: tres goles en los últimos seis juegos. Letal.Hubo protocolo también. Boca viajó vía Fráncfort previa escala en San Pablo y otro tema del momento fue el dispositivo para ir acomodando la diferencia horaria. Para estar en línea con el ritmo asiático, a una hora por día, se necesitaban 12 jornadas para romper el jet lag. La delegación partió a las 18.20 hacia Japón en el vuelo 941 de Varig. Desde el despegue mismo, el cuerpo médico cerró la burbuja. La clave era que los jugadores “sintieran” que ya estaban en la mañana japonesa. Nos los dejaron dormir, les mantuvieron las luces encendidas, les modificaron los horarios de las comidas y les forzaron el sueño recién cuando en Tokio caía la noche, aunque faltasen horas y horas de vuelo.

Palermo ya saca el zurdazo cruzado para el segundo gol de Boca. Foto: Sebastián Alonso.

Allá esperaba el Keio Plaza Hotel, una mole de 47 pisos partida en dos torres. Boca estaba predestinado a volar alto: el plantel copó el piso 37 (Bianchi, habitación 3711) y el salón restaurante era el 44. Los periodistas (cronistas y fotógrafos), a la otra torre. Nobleza obliga: como en Casa Amarilla o en cualquier viaje de Copa Libertadores, apertura total con el plantel. El Virrey no hacía prácticas a puertas cerradas. Incluso se podía ver y percibir allí mismo, tras cada cena o desayuno, cómo el grupo tenía sus afinidades divididas. Román, Chelo, Traverso, Ibarra, Pandolfi… tenían sus charlas. Palermo, los Mellizos, Barijho, Abbondanzieri… tenían otros temas. Los colombianos hacían la suya. Pepe Basualdo, a sus 37, estaba más allá de todo.El primer entrenamiento fue en las canchas del club Kawasaki, en el predio de Yomiuri Land, un parque de diversiones espectacular. Una enorme montaña rusa iluminaba de fondo. Fue a la tarde, pero ya de noche. Almorzabas, tomabas un café y ya se veían las estrellas. Así era y así es Tokio en noviembre. Otras prácticas fueron en el Nishigaoka, un estadio pequeño en medio del barrio Kita. Y por último, cuando tres días antes de la final se le dio inicio oficial al evento organizado por UEFA y Conmebol, los entrenamientos se mudaron al complejo Tama, una hermosa cancha con pista de atletismo pero sin tribunas, rodeada de un parque interminable y multicolor.

El plantel campeón a pleno tras recibir los dos trofeos. La Copa Intercontinental y la Copa Toyota. Foto: Sebastián Alonso.

Tama fue realmente el lugar donde todo se definió. Ya se había dado esa famosa charla entre Bianchi y Palermo, la sugerencia del goleador para compartir dupla con su socio Guillermo y la respuesta en código de Virrey: “Si pongo a Guillermo ya sabés quién sale… pero Delgado es titular”. Palabras más, palabras menos. O sea que aquella duda que nació en La Boca y cruzó medio mundo ya estaba resuelta. Pero aparecía otra. ¿Quién marca a Luis Figo?”Lucho” era Balón de Oro, el premio de France Football (sí, de los que Leo Messi tiene seis) al mejor jugador del planeta. Por esas horas se sumaba como uno de los “Galácticos” del Madrid, que ya tenía a Roberto Carlos, a un muy joven Iker Casillas, a los veteranos Fernando Hierro y Aitor Karanka. De yapa en el banco estaba Vicente del Bosque.Pero el factor clave era el portugués. ¿Cómo lo parabas? Tras ganar la Libertadores de ese año, Boca había vendido a Rodolfo Arruabarrena al Villarreal y su reemplazo era Daniel Fagiani, ex Newell’s. Zurdo, buena pegada, aunque sin el rigor en la marca que tenía el “Vasco”. Se acercaba la final y el nuevo lateral izquierdo no estaba en buen nivel.Ese movimiento estratégico fue sin dudas el más efectivo del Virrey. Bianchi mostró las cartas a dos días de la final. Ese domingo 26, la bruma mañanera se dispersó rápido en la cancha de Tama. Pecheras verdes para los titulares. Pato, Ibarra, Patrón, ¿Traverso de 6 y Matellán de 3? “Mate” venía jugando de segundo central (“El reemplazo de Walter Samuel va a ser Samuel”, había anunciado Bianchi, pillo, cuando el “Muro” emigró e Europa). Claro, Matellán se llama Aníbal Samuel. Pero ese día lo tiro al lateral y Traverso dejo su lugar de volante y fue de 2.La movida arrastró otra sorpresa. O no tanto. Basualdo titular. “Pepe” había murmurado en confianza, antes de volar a Japón: “Yo juego la final”. Y sí, Bianchi lo tenía ya como un jugador de rol, clave, mental, estratega. El 11 estaba definido entonces. Pero… minutos antes del cierre de la práctica, otro cambio: Fagiani por Matellán. ¿Qué? “Mate” empieza a correr por la pista de atletismo, lo acompaña el doctor Jorge Batista. Había que chequear, algo pasaba. Juego de señas cómplices con algunos cronistas, pulgar hacia arriba y ahí sí, duda descartada y equipo confirmado. Matellán iba a marcar a Figo.

Riquelme saca a pasear a Makelele. Foto: Sebastián Alonso

Ese dia tuvo otra noticia de peso, pero en los alrededores del Keio Plaza Hotel. Un colega aparece en la habitación, ya montada como símil redacción, y avisa: “Che, llegó La 12. Miren por la ventana”. Allá abajo, a 20 pisos de distancia, por una calle que desembocaba en el acceso del hotel, una bandera xeneize parecía bambolearse sola. La zamarreaban los hinchas “caracterizados”, claro. Esa misma noche, un paseo por Roppongi, la zona de bares y boliches de Tokio, confirmó la presencia de los muchachos. “En una villa nació, fue deseo de Dios…”, se empezó a escuchar desde uno de los bares. La hinchada se había instalado.A la mañana siguiente, el hall del hotel era todo azul y oro. Los japoneses, silenciosos en los días previos, comenzaron a revolear los brazos indicando las salidas del salón principal. No había caso. El “dale Bo, dale Bo…” ya se iba a quedar hasta incluso después del 2-1 final. Un resultado que también se había alimentado de alguna cábala (o “sanas costumbres”, como las llamaba el Virrey). Por ejemplo el paseo en subte del cuerpo técnico (Ischia, Santella, entre otros), como en la previa al Vélez-Milan de 1994.

Chipi Barijho y Guillermo Barros Schelotto dan la vuelta olímpica. Foto: Sebastián Alonso.

Y un día iba a llegar la final. Ese martes, muy temprano en Argentina, tardecita en Japón, hacía tanto frío o más que los días anteriores. Haberse guardado el camperón que regaló la organización del partido fue la mejor decisión (algunos los habían canjeado por camisetas del Real, la referencia es para periodistas, se entiende). En esa previa, un mano a mano con Figo fue el plus que podría describir en modo autorreferencial. Era el “Balón de Oro”. Auriculares, bien grandes, paso lento, mirada lejana. No muy amigable, parecía. De este lado, un par de gestos como para cruzar unas palabras. A punto de hacerle la cruz, el portugués vuelve, una palmada en el hombre y el inicio del diálogo. “Sí, hola, ¿qué necesitáis?”, en un portuñol a lo Cristiano Ronaldo, para darse una idea. “¿Qué estás escuchando?”. Se saca los auriculares y se relaja. “Soul, es mi música preferida. Vamos a sentarnos ahí (indica un banco de suplentes), qué frío, ¿no?”. La transmisión internacional capta la escena. Era el “Balón de Oro”.Un par de frases más y suelta su asombro. “¿Cuántos kilómetros viajaron, cuántos son? Esa gente es muy ruidosa. Es una hinchada espectacular”, sentencia, con la vista clavada en los miles de Boca que estaban en la cabecera más lejana y llevaban más de una hora alentando.Y lo bien que habían hecho. El partido duró 6 minutos.

Mirá también

Las fotos de Boca campeón del Mundo en Japón

MFV

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Boca JuniorsCarlos BianchiJuan Román RiquelmeCopa Intercontinental

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Encuentran el cuerpo de un noble y su esclavo muertos hace 2 mil años por la erupción del Vesubio y reconstruyen cómo estaban vestidos

 Los arqueólogos de Pompeya han descubierto los cuerpos de dos hombres, un noble de entre 30 y 40 años y su joven esclavo, y los han reconstruido con tanto detalle que se puede distinguir que el primero llevaba una capa de lana y el segundo una túnica corta, informaron los responsables del Parque Arqueológico de Pompeya en un comunicado.
Los dos cuerpos, sorprendidos por la erupción del Vesubio en el año 79, han sido encontrados en un espacio lateral del criptopórtico, en la parte noble de la villa suburbana de Civita Giuliana, una majestuosa finca de la época del emperador Augusto, que presumía de tener salones y balcones con vistas al mar.El terreno se ubica fuera de las murallas pompeyanas, a unos setecientos metros al noroeste, y en esta área los arqueólogos encontraron en 2017 los restos de tres caballos en los establos, con sus sillas de montar y los arneses.

La antigua ciudad romana de Pompeya fue envuelta bajo una lluvia de ceniza volcánica después de que el cercano Monte Vesubio entrara en erupción en el año 79.
FOTO AFP / PARQUE ARQUEOLÓGICO DE POMPEYA / LUIGI SPINA

El criptopórtico, por su parte, permitía el acceso al piso superior y era un espacio de unos 2,20 metros de año pero cuya longitud se desconoce por el momento, y contaba con piso de madera como indica la presencia en los muros de seis huecos para albergar las vigas que soportaban una galería, indica el comunicado oficial.Los expertos han utilizado para reconstruir los cuerpos de las víctimas la antigua técnica de hacer moldes con yeso, concebida en el siglo XIX por Giuseppe Fiorelli, que consiste en la introducción de un yeso líquido en las cavidades de los restos óseos de los habitantes de la antigua ciudad romana.De esta manera, han logrado devolver la forma de los cuerpos y observar que la primera víctima era un hombre “joven, de entre 18 y 23/25 años, de unos 156 cm de altura”, que llevaba una túnica corta, y con signos visibles que evidencian que había realizado “trabajos pesados”, con lo que los científicos y expertos de Pompeya hipotizan que era un esclavo.

La erupción del Vesubio cubrió el en una capa tóxica de metros de espesor de ceniza volcánica, gases y flujo de lava que luego piedra, que encierra la ciudad, lo que permite un grado extraordinario de conservación congelada en el tiempo tanto de las estructuras de la ciudad como de los residentes que no pueden huir. FOTO AFP / PARQUE ARQUEOLÓGICO DE POMPEYA / LUIGI SPINA

El segundo hombre tenía entre “30 y 40 años y una altura de unos 162 cm”, y llevaba una túnica larga o una capa de lana, se lee en la nota.Los dos se encontraban en posición supina, con las manos en sus pechos, y con unas ropas de las que se distinguen hasta los pliegues, algo “asombroso” tal y como lo ha descrito el ministro italiano de Cultura, Dario Franceschini.Las primeras excavaciones de la zona se remontan a principios del siglo XX por orden del marqués Giovanni Imperiali, que era entonces el propietario de la finca.Las obras actuales han sido financiadas íntegramente por el Parque de Pompeya con un millón de euros y están destinadas a evitar los posibles saqueos de las tumbas.Con información de EFE

Mirá también

Maldición de Pompeya: 15 años después devolvió reliquias que se robó de las ruinas porque le salió todo mal

Encontraron neuronas intactas en el cerebro de una víctima del Vesubio de hace 2.000 años

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Arqueología/ Hallazgos HistóricosPompeyaRomaItalia

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Cómo recuperar más rápido el olfato (y el gusto) tras el coronavirus

La anosmia, la pérdida completa del olfato, y la ageusia, la pérdida total de la capacidad de apreciar sabores, están entre los síntomas más comunes que sufren las personas que contraen coronavirus. Se trata de una afección que puede durar unos pocos días o varias semanas, pero que en algunos casos se prolonga mucho más en el tiempo. Y no solo Covid-19 provoca la pérdida del olfato y el gusto.
Antes de la pandemia, ya se sabía que los virus respiratorios pueden tener una afectación negativa sobre estos dos sentidos, estrechamente relacionados. Después de pasar un resfrío muy fuerte hay personas que pierden también temporalmente la sensibilidad de estos sentidos, con una fuerte incidencia en la calidad de vida de los afectados.¿Y cómo se puede recuperar el olfato? ¿Hay terapias o ejercicios de rehabilitación? ¿Cuánto tiempo suele tardarse en recuperarlo? Casi diez meses después de la primera gran oleada de la pandemia ya se han realizado numerosos estudios validados por la comunidad médica internacional con pacientes de coronavirus que habían perdido el sentido olfativo. E indican que un 45% de ellos recupera el olfato en dos o tres semanas como máximo, sin mayores complicaciones. Pero hay un 7% de los afectados que necesitan más de tres meses.Así afecta el virus a la detección del olorEl olor es detectado por un área de la nariz del tamaño de un sello llamado epitelio, donde se encuentran los receptores de los olores. Una vez captado el olor a través de la nariz, interviene el córtex cerebral, en la zona del bulbo olfativo, que lo interpreta. De este mecanismo automático depende la denominada memoria olfativa.El olfato, el sentido corporal con el que se perciben aromas y sustancias dispersas en el aire, fue el primer sentido desarrollado por los animales. Estudios recientes muestran que los humanos somos capaces de discriminar un billón de olores y no 10.000 como se pensaba hace 100 años.El bulbo olfativo está cerca de las regiones del cerebro ligadas a la memoria. No es extraño, entonces, que el olfato sea uno de los sentidos más conectados con las experiencias vividas. ¿Quien no viajó mentalmente a una situación, un lugar o a una persona de nuestra infancia después de captar un determinado olor? Los estudios realizados con positivos de coronavirus concluyen que la afectación depende en buena medida de cómo el virus provoca esta pérdida de olfato. La puerta de entrada es la nariz: al inhalar el virus se provoca una inflamación local que dificulta que lleguen las partículas de olor al techo de la nariz.Hay un segundo mecanismo, con una afectación que se produce directamente en la membrana olfativa, en el bulbo olfativo, que dificulta que el cerebro pueda discriminar e identificar un olor de otro.Cuando olemos, unas terminales nerviosas captan el olor, y el cerebro las interpreta. Hay unas células de soporte que ayudan a oler. Covid-19 no ataca directamente estas terminales nerviosas, afecta solo a estas células de apoyo.”Esto es bueno y es lo que explica que la mayoría de pacientes recupere el olfato cuando pasa el coronavirus, pero cuando afecta a las neuronas o el sistema nervioso cuesta más; pueden hacer falta meses para recuperarse o en ocasiones incluso no se recupera”, advierte Maria Foglia Fernández, directora del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Universitari Sant Joan de Reus.Si después de tres semanas, tras superar el virus, el paciente no recuperó el olfato, es recomendable acudir al especialista, al otorrinolaringólogo, y plantear una terapia de rehabilitación. “Se pueden hacer acciones rehabilitadoras del olfato, tenemos herramientas para eso”, destaca Foglia.

En la mayoría de los casos, el olfato se recupera en dos o tres semanas. Imagen ilustrativa Shutterstock.

La estimulación, el método más eficaz Se utiliza normalmente un set de olores, con aromas muy comunes, que se le pasa a la persona para que los huela a diferentes concentraciones. De esta manera, “se acorta el tiempo de rehabilitación gracias a la estimulación olfativa”, explica la médica.Y advierte que es necesario vigilar con los aromas excesivamente intensos, que pueden provocar irritación, por lo que es recomendable hacerlo siempre de la mano de un médico y no por cuenta propia.Las herramientas son parecidas a las que utilizan los profesionales que dependen del sentido olfativo, como los sommeliers o los perfumistas, que necesitan entrenar para tener un olfato más fino. Aunque hay personas mejor dotadas, con más facilidad y sensibilidad olfativa, la base de un olfato fino está sobre todo en la estimulación, en el trabajo y el ejercicio que se practica con este sentido. La memoria olfativa, lo que nos permite identificar un determinado olor, se fundamenta en el trabajo diario.Otras posibles causas Pero no es solo el coronavirus lo que causa pérdida del olfato. Un traumatismo también puede provocarlo de forma brusca. Un golpe muy fuerte directo en la nariz o de rebote, con un golpe en la cabeza que provoque una lesión en las células que necesitamos para percibir el olor. Hay otras patologías, como las alergias, que también provocan una disminución o pérdida de olfato. El 40% de las causas agudas están provocadas por virus respiratorios. Si la afectación es sobre las células nerviosas es cuando normalmente se tarda más en recuperar el olfato o incluso no se logra recuperar. “La pérdida sin recuperación es muy poco frecuente, menos del 10% de los casos. En todo caso, la recuperación depende de la gravedad de la pérdida, del lugar de la afectación y de la edad del paciente”, sostiene la especialista. Aunque la causa más habitual es la vírica, en caso de pérdida del olfato los especialistas intentan descartar también otras afectaciones provocadas por un traumatismo o en ocasiones por un tumor, aunque con casos mucho menos frecuentes.

La pérdida repentina de olfato y/o gusto es uno de los síntomas frecuentes de Covid-19. Imagen ilustrativa Shutterstock.

La afectación en el gustoAunque el olfato está muy relacionado con el paladar, el  SARS-CoV-2 no siempre afecta el gusto cuando provoca una pérdida del olfato. “Puede afectar el gusto por afectación directa también de las miles de papilas gustativas que tenemos en la lengua, el paladar y la garganta (dulce, salado, amargo, ácido), aunque esta circunstancia es menos frecuente.De los pacientes analizados con Covid-19, leves o moderados, un 70% tenía afectación del olfato y un 50% también del gusto, según varios estudios científicos publicados recientemente. Y muestran que también se recupera con bastante rapidez el gusto una vez superada la infección, porque es una afectación en las células de apoyo.Buena parte de las partículas del sabor se captan detrás de la lengua y llegan a la nariz, pero también son captadas en la lengua a través de los sensores y receptores de gusto que tenemos, que nos dan la sensación de amargo, dulce o salado. “Olfato y gusto son dos sentidos que están relacionados, pero cada uno tiene sus vías de estimulación e interpretación”, concluye Foglia.Esteve Giralt. La Vanguardia.

Mirá también

Identifican 7 formas diferentes de Covid-19 leve

Al diván, con barbijo: cómo es volver a la terapia presencial

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Lionel Messi, tras la victoria de Argentina ante Perú: “Nos vamos encontrando como grupo y como equipo”

“Se ganó, que es importante para sumar porque las Eliminatorias con complicadas”. Hombre ya acostumbrado a este trance de clasificaciones a mundiales y que vivió algunas de ellas con angustia, Lionel Messi no dudó en darle el valor que le corresponden a los tres puntos que consiguió Argentina en Lima, luego de 16 años de no vencer a Perú como visitante.
Lo remarcó Messi: “Necesitábamos la victoria después del partido pasado que no pudimos ganar. Hoy desde el principio hicimos las cosas bien y generamos muchas situaciones de gol”.La Pulga destacó que el 2-0 no solo mostró un buen resultado sino que el equipo de Lionel Scaloni empieza a encontrar una línea de juego. “El otro día (1-1 ante Paraguay) nuestro partido fue bueno y hoy estuvimos en la misma línea e incluso mejor. Este es el camino que tenemos que seguir”, apuntó. Y volvió a subrayar: “No es fácil ganar con claridad en Eliminatorias como lo hicimos hoy”.

Messi domina la pelota rodeado de peruanos. (Foto: EFE)

Consultado sobre su nivel actual, en el que no encuentra el desequilibrio tan fácilmente como antes, Messi explicó: “Siempre que vengo acá es porque intento dar el máximo, porque me veo capacitado para poder hacerlo. Me siento bien y si el técnico decide que esté voy a estar, y si no, no. Pero me siento bien para seguir estando con este grupo y sumando victorias como esta”.Más allá de la alegría, tampoco este martes Messi tampoco pudo romper el maleficio que lo persigue cada vez que se topa con Perú en el camino hacia la Copa del Mundo: jamás le convirtió un gol. Ya son seis los partidos. Eso sí: la buena es que nunca perdió. A Leo tal vez le faltó la explosión de otras noches. Pero también estuvo más fresco y más cómodo para jugar al estar bien rodeado. Sus compañeros llevaron las riendas del partido. Por momentos hasta fue uno más. Y no debe verse como algo negativo. Todo lo contrario. Es una señal de que la Messidependencia decreció. Y eso es saludable. No solo para que Leo pueda estar mejor, sino también para el equipo. “De a poco nos vamos haciendo fuertes como grupo”, afirmó el rosarino. Aun desde otro lugar, Messi, lógicamente, no dejará de ser determinante. Haga o no haga un gol. Juegue como el mejor del mundo o como un jugador más terrenal. Messi siempre será Messi.

Mirá también

Mirá también

Eliminatorias Qatar 2022: Argentina disfrutó de una fecha perfecta y dio un gran paso hacia el Mundial

Mirá también

Mirá también

Perú – Argentina y un gran acierto de Scaloni: Gio Lo Celso y Nico González, una nueva sociedad que cotiza en fútbol y en goles

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Lionel MessiSelección Argentina De FútbolEliminatoria Sudamericana

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Modern Love: Cómo quedé atrapado en un fraude romántico global

Durante la primavera pasada, mis buzones comenzaron a llenarse de mensajes de mujeres con el corazón roto.
El primero llegó a través de Instagram: “Hola, soy Lina. Vivo en Alemania. ¡Alguien está usando tus fotos para estafar!”.Su perfil reveló a una mujer que parecía tener aproximadamente mi edad, unos 40 años, con anteojos de pasta negra.Me dijo que había conocido a un tipo en Tinder. Pero después de unos meses de intercambiar mensajes, empezó a sospechar de sus motivos, así que su hija buscó sus fotos en Google, lo que las llevó a mi perfil.“Me sentí un poco enamorada de ti”, dijo. “Pero ahora sé que eres gay. Pensé que tenía algo de suerte de conocer a una persona maravillosa de Inglaterra”. El falso yo era “Simon”, un banquero de inversiones de las afueras de Londres. Le había enviado a Lina fotos mías y de mi perra, Agnes, a la que había llamado Pom Pom. Algunos hechos básicos: soy redactor creativo, soltero, vivo en el oeste de Massachusetts y el nombre Pom Pom me parece ridículo. Además, como Lina había deducido correctamente, soy gay.“Todo era falso”, escribió Lina.“Solo quiero ser feliz, creo que algún día lo lograré. ¿Estás buscando una pareja? Me entristece que un hombre tan guapo no esté interesado en las mujeres”. La semana siguiente, me enteré de una mujer de Hungría: “Me engañaron con tus fotos. Se hacía llamar Harvard, de Colorado. Pensé que eras el hombre ideal. Me enamoré”. Luego me escribió una mujer de Santa Barbara: “Es vergonzoso, pero me obsesioné ‘contigo’. No sé por qué me sentí obligada a decírtelo, excepto, quizá, para purgar mi obsesión. No estoy buscando nada”. Mis amigos me dijeron que debía sentirme halagado de que alguien me considerara tan atractivo como para usarme como cebo, pero me pareció asqueroso que alguna versión de mí se aprovechara de las personas vulnerables.Todo esto empezó la primavera pasada, cuando los temores del virus, el creciente desempleo y la soledad de la vida digital se combinaron para crear un ambiente perfecto para las estafas románticas en Internet.Estas mujeres no me parecieron especialmente crédulas; solo buscaban el amor desde los confines de sus hogares, como tantos otros. Luego de mi divorcio estuve soltero durante varios años. Un extraño que mirara mis fotos pudo haber visto a alguien que intentaba parecer feliz. Pero como escribió una mujer de Nebraska: “Tienes ojos tristes”.Fueron generosas al informarme sobre las estafas, pero sus mensajes contenían complejas capas.Durante meses, cada mujer había construido algo con ese falso yo y, tras el colapso de la estafa, mi verdadero yo era todo lo que quedaba para absorber sus amarguras y proporcionar lo que aún no habían recibido: honestidad.No me resultó difícil identificarme con ellas. Hace muchos años, yo era un hombre de 20 años en San Francisco que se enamoró de un colega bloguero que vivía a varios estados de distancia.Durante dos años, nos acercamos cada vez más por correo electrónico y teléfono, pero todos los planes para conocernos en persona siempre fracasaron de modo misterioso.Al final, fui capaz de discernir las capas de sus mentiras.No era curador de museo en Pittsburgh; vivía en el sótano de sus padres en Dubuque. Esa experiencia me devastó, pero también me ayudó a entender muy bien cómo estas mujeres podían enamorarse de un extraño online, y cómo él podía abusar de sus esperanzas. Les dije que lamentaba que alguien que usaba mis fotos les hubiera causado tanto dolor. Me arriesgué a causarles más dolor al decirles que no eran las únicas víctimas, pero pensé que se merecían la verdad. Mis fotos circulaban por todas partes y ayudaban a crear nuevos personajes: un corredor de bolsa de Chicago, un guardabosques de Oregón, un paseador de perros llamado Larry. No pude detenerlo. Ni siquiera podía enfrentar al impostor. ¿O sí?Cuando la primavera se convirtió en verano, no dejaba de pensar en un correo electrónico de una mujer que había compartido el número de teléfono que el impostor había utilizado para chatear con ella en WhatsApp.Reconocí su código de área porque era el de mi ciudad natal, Minneapolis; sin embargo, los números de teléfono también pueden ser falsos. Decidí que le enviaría un mensaje de texto. Tuve que pensarlo mucho. Siempre hago lo que pueda para evitar la confrontación. Pero necesitaba saber. Tenía una cuenta de WhatsApp, pero me acerqué con sigilo al tipo —supuse que era un tipo—, sin foto de perfil ni nombre, y le envié un mensaje de texto con una sola palabra: “Hola”. Pasó un minuto. La palabra era como una caña de pescar con carnada. Después llegó una respuesta: “¿Quién eres?”. Tenía la intención de estafar al estafador, hacerme pasar por una mujer solitaria antes de revelar mi identidad. Pero mi motivo era buscar la verdad, así que de manera abrupta decidí decirle la verdad. “Cuando te diga quién soy, no tengas miedo”, escribí. Le envié mi foto. Él respondió, simplemente: “LOL”. “Creo que ahora sabes quién soy”, le escribí. “Nunca te preguntaré tu verdadero nombre. Y no te meteré en problemas”.Le tomó varios minutos de tensión creer que sí era yo. (Sí, qué ironía).Me preguntó cómo lo encontré, y le dije cómo, pero no quién me dio su número. No dejaba de preguntar qué mujer había revelado su número. Se lo dije: “Ya les has hecho bastante daño”. “Bueno”, escribió, “En realidad siento haber usado tus fotos”. “Te lo agradezco”.“Solo hice esto para conseguir dinero para mi pobre familia. Desafortunadamente, nadie me dio dinero. Seguí intentándolo. Pero sigue fallando”.Cuando lo presioné, dijo que primero estableció relaciones con ellas e “hizo que lo amaran”. Después de unas semanas, pedía dinero para una cirugía de hipertiroidismo: “Dos mil dólares. Pero nadie me pagó”. Cuando le pregunté por el número de Minneapolis, dijo que vivía en Brasil. “¿Estás casado?”. “¿Por qué lo preguntas?”, dijo. “Sé que eres gay.” “Supongo que me preguntaba si tú también te sentías solo”.Me dijo que tenía novia y un hijo de 2 años, y que había perdido su trabajo de cajero cuando comenzó la pandemia. “Estamos a salvo”, escribió.“Pero tenemos hambre”. Mencionó que había encontrado mis fotos en Instagram, que le gustaban mis tatuajes y pensó que era un señuelo creíble. “Espero que no estés enojado conmigo”, dijo. Y no lo estaba, no realmente. Pero no podía creerle, así que no sabía qué sentir. Entonces me hizo la pregunta que temía: “¿Puedes ayudarme?”.El hombre que había robado mis fotos para engañar a la gente solitaria ahora me pedía dinero.Gran parte de nuestra voluntad de ayudar a otras personas depende de lo que sabemos de sus vidas. Sin poder confirmar nada de lo que dijo, ¿podría creer su historia? Por supuesto que no. Sin embargo, había respondido a mis preguntas. ¿Cuánto valía eso? Le dije que apenas ganaba lo suficiente para sobrevivir. “No será mucho. Tal vez 25 dólares”. “¿Puedes enviar una tarjeta de iTunes también?”. “Pensé que tenías hambre”. “Sí, pero 25 dólares es muy poco, amigo mío”. En efecto, lo es. Me enteré de que había tratado de estafar solo a una de las mujeres que me había contactado, aunque tenía una lista de otras diez de las que no sabía nada. Lo que, de ser cierto, significaba que había más de un impostor usando mis fotos, en más de un lugar. “Ya no usaré tus fotos”, dijo. Le agradecí y cerré la aplicación. Todo nuestro intercambio me recordó al bloguero que me había engañado durante demasiado tiempo. Sin hechos, sin confianza, la conexión humana falla. ¿Y qué es la confianza en Internet sino una suspensión de la incredulidad? No le he enviado dinero, pero sigo pensando en su hijo, que quizá existe. Tal vez. Siempre he sido más tonto que escéptico pero, en cualquier caso, mi impostor y yo quizá no hayamos terminado nuestra conexión. “¿Cómo es la vida en Estados Unidos?”, me preguntó en un mensaje recientemente.Es posible que le responda. Mientras tanto, estoy aprendiendo a vivir con la incomodidad de saber que mis imágenes siguen siendo usadas de maneras que apenas puedo imaginar.Me mantengo en contacto con algunas de las mujeres. Nos comentamos las publicaciones de Instagram y nos enviamos mensajes de texto de vez en cuando.“Espero que tú también encuentres al hombre adecuado”, me dijo Lina hace poco. Lo haga o no, la conexión humana durante una pandemia puede valer la pena, sin importar cómo suceda.Trato de no obsesionarme con todas las cosas que mis dobles les dicen en internet a otras personas solitarias, pero parece que han estado ocupados. Si te encuentras a uno que te envía un mensaje, espero que te diga que eres hermosa y que lo creas, aunque no le creas lo demás.He aprendido que es importante deshacerse de las mentiras hasta que puedas ver la verdad.c.2020 The New York Times Company

Mirá también

Modern Love: Un hombre y comidas por los que vale la pena dejar de dormir

Modern Love: El fantasma era el menor de nuestros problemas

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Modern Love New York TimesTinderPareja

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Verano y coronavirus: cómo será la noche en bares, boliches y playas de la Costa

“Nuestro rubro está destruido por la pandemia. Pero hay que hacer cosas ejemplificadoras”. Lo dice el ex “rey de la noche” de Pinamar. Con el calorcito del verano 2021 a punto de plotearse en los pómulos argentinos —y con una temporada que apunta a ser la más local en mucho tiempo—, Gustavo Palmer, quien oficia de vocero de la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la provincia de Buenos Aires (Cedibba), cuenta a Clarín cómo será divertirse y bailar en la Costa en tiempos de coronavirus.
Habrá noches “burbuja”. La “joda” veraniega estará “cuidada”. Sin megaboliches ni fiestas multitudinarias en la playa, se podrá salir a comer “casi normalmente” y hacer asados en casa con invitados. También, hasta bailar en la arena. Pero con controles exhaustivos sobre dos puntos clave: el consumo de alcohol y el distanciamiento social. “Para que no se repita el descontrol del verano europeo”, dijeron a este diario fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense.”Presentamos el protocolo de bares al aire libre y nos dieron el aval. La mesas van a estar a dos metros entre sí, con cuatro comensales máximo en cada una. Los bartdenders y meseros, con barbijo y máscara. Los clientes, solo barbijo”, detalla Palmer. Es un protocolo específico para la nocturnidad. En las próximas semanas, cada municipio de la costa tendrá que formalizar qué estará permitido o no a la noche. Pero algunos destinos ya dieron datos de qué no se podrá hacer cuando caiga el sol sobre la playa.El protocolo del que habla Palmer, en caso de que el 1° de diciembre empiece a activarse, va a ser para los boliches, que pasarán a ser bares y no podrán exceder el 25% de su capacidad. En las barras y en las mesas va a haber alcohol en gel. Quienes cobren, en las cajas, tendrán que usar guantes de látex. También estarán habilitadas las mesas y los tragos “de parado” en veredas y terrazas.”Está la posibilidad de que cada uno de los intendentes regule la situación de realizar al aire libre algunos eventos. Pero ahí tienen que asegurar que haya decks de madera de dos metros y medio por dos metros y medio, para separar a las personas”, sigue Palmer. Por deck podrá haber hasta seis personas. Con barbijo. Al ingreso al evento se firmará una declaración jurada. Lo fundamental será la reserva de cada uno de esos decks (online o presencial). Dice Palmer: “Realizando bien las cosas, va a haber joda en Mar del Plata, que ya dio el OK y esperamos que también lo haga Pinamar”.En Villa Gesell, las noches serán “burbuja” porque habrá limitaciones de aforo, distancia y protocolo. Pero no adherirán al protocolo de la Cedibba. Según detalló a Clarín Emiliano Felice, secretario de Turismo de esa zona de la costa, se habilitará la apertura de bares hasta las 4.30, pero no se podrá beber o bailar parado en espacios cerrados. “El bar es bar y el boliche es otra cosa, necesita habilitación. No pueden abrir”, aclaró Felice.Mar del Plata pasaría este viernes a la Fase 4 de la cuarentena. Pero, a modo de protesta, hace seis semanas que los bares están abiertos, con un 30% de aforo adentro y mesas en veredas y terrazas. “Los boliches que también tengan habilitación de gastronomía podrán funcionar, si se puede acomodar la gente hacia el exterior. El Municipio permite que usemos espacios públicos si los vecinos dan el OK. Los boliches que dan a la playa van a estar bien, los complicados van a ser los del centro”, detalló a este diario Julio Rodríguez, empresario gastronómico y dueño de Bruto, un boliche referente en Playa Grande.En Pinamar, hace cinco años se dejaron atrás los megaboliches y surgieron muchos pequeños bares. En paralelo, también se desactivaron los espectáculos masivos y se apostó a eventos más pequeños. Todo esto hará más sencilla la nueva normalidad en la noche pinamarense en pandemia.”Como no tenemos boliches, ese protocolo de la Cámara no nos serviría. Nosotros nos regimos por los protocolos de la Provincia. Si llegáramos a tener protocolos propios [sobre la noche], deben ser autorizados por el Gobierno antes”, explican a Clarín desde ese Municipio de Pinamar, que también abarca a Cariló y Valeria del Mar. Lo que confirman para sus noches “burbuja” es que habrá cinco espacios al aire libre con pantallas de cine y actividades culturales como teatro, música en vivo o presentaciones de libros.Más allá de esos planes para Pinamar, Palmer pone el foco en qué pasará en la noche sobre la arena: “Va a haber muchas fiestas clandestinas, sin ningún protocolo. Va a haber el doble de contagios. Nosotros somos profesionales de la noche. Si tenemos esos eventos, con cuidados exigentes, paramédicos y ambulancias, haríamos que las fiestas clandestinas no tengan por qué suceder”, apuntó el empresario.”Hace dos años se controla el acceso a la playa por la noche. No está permitido. Y (al atardecer) no se controlará la cantidad de personas por grupo que haya en la arena”, dice Felice sobre Villa Gesell.En este punto, Martín Yeza, intendente de Pinamar, dice a Clarín que el control va a ser sobre los comercios, no sobre los turistas. “Pero —agrega—, como en cada temporada, trabajamos en la responsabilidad individual y más aun en la responsabilidad parental”.Reuniones privadas¿Qué pasará con las reuniones puertas adentro? Desde el Gobierno de la Provincia, se les informó a los balnearios que las reuniones sociales dependerán de las fases del aislamiento a nivel provincial. Esas pautas se aplicarán en la Costa. Si en fase 5 las reuniones sociales están permitidas con un máximo de hasta diez personas, se mantendrá esa normativa en los lugares de veraneo.Casos como los de España y Alemania asustan a los intendentes. En esos lugares se señaló a los jóvenes, entre los turistas, como quienes se “relajaron”, abandonaron los cuidados al reunirse y, eventualmente, dieron origen a la segunda ola de contagios de covid-19.Vale recordar que los alemanes tuvieron su Oktoberfest, en el que por primera vez en la historia de esa tradicional fiesta, el público mayor de 60 años estuvo ausente. Hace unos días, por el aumento de nuevos casos de coronavirus, el país volvió a una cuarentena (lockdown).Y en Barcelona y Madrid, buena parte del sistema de salud volvió a verse muy exigido (no al mismo nivel que en marzo pasado) por la cantidad de personas que requirieron ingresar a terapia intensiva.LGP

Mirá también

Verano 2021: definen protocolos y recomendaciones para balnearios y playas públicas de todo el país

Verano 2021: cuánto cuestan las vacaciones en la playa y cómo se prepara la Costa Atlántica

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaMar Del PlataPinamarVilla Gesell

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Verano y coronavirus: cómo será la noche en bares, boliches y playas de la Costa

“Nuestro rubro está destruido por la pandemia. Pero hay que hacer cosas ejemplificadoras”. Lo dice el ex “rey de la noche” de Pinamar. Con el calorcito del verano 2021 a punto de plotearse en los pómulos argentinos —y con una temporada que apunta a ser la más local en mucho tiempo—, Gustavo Palmer, quien oficia de vocero de la Cámara Empresaria de Discotecas y Bares de la provincia de Buenos Aires (Cedibba), cuenta a Clarín cómo será divertirse y bailar en la Costa en tiempos de coronavirus.
Habrá noches “burbuja”. La “joda” veraniega estará “cuidada”. Sin megaboliches ni fiestas multitudinarias en la playa, se podrá salir a comer “casi normalmente” y hacer asados en casa con invitados. También, hasta bailar en la arena. Pero con controles exhaustivos sobre dos puntos clave: el consumo de alcohol y el distanciamiento social. “Para que no se repita el descontrol del verano europeo”, dijeron a este diario fuentes del Ministerio de Seguridad bonaerense.”Presentamos el protocolo de bares al aire libre y nos dieron el aval. La mesas van a estar a dos metros entre sí, con cuatro comensales máximo en cada una. Los bartdenders y meseros, con barbijo y máscara. Los clientes, solo barbijo”, detalla Palmer. Es un protocolo específico para la nocturnidad. En las próximas semanas, cada municipio de la costa tendrá que formalizar qué estará permitido o no a la noche. Pero algunos destinos ya dieron datos de qué no se podrá hacer cuando caiga el sol sobre la playa.El protocolo del que habla Palmer, en caso de que el 1° de diciembre empiece a activarse, va a ser para los boliches, que pasarán a ser bares y no podrán exceder el 25% de su capacidad. En las barras y en las mesas va a haber alcohol en gel. Quienes cobren, en las cajas, tendrán que usar guantes de látex. También estarán habilitadas las mesas y los tragos “de parado” en veredas y terrazas.”Está la posibilidad de que cada uno de los intendentes regule la situación de realizar al aire libre algunos eventos. Pero ahí tienen que asegurar que haya decks de madera de dos metros y medio por dos metros y medio, para separar a las personas”, sigue Palmer. Por deck podrá haber hasta seis personas. Con barbijo. Al ingreso al evento se firmará una declaración jurada. Lo fundamental será la reserva de cada uno de esos decks (online o presencial). Dice Palmer: “Realizando bien las cosas, va a haber joda en Mar del Plata, que ya dio el OK y esperamos que también lo haga Pinamar”.En Villa Gesell, las noches serán “burbuja” porque habrá limitaciones de aforo, distancia y protocolo. Pero no adherirán al protocolo de la Cedibba. Según detalló a Clarín Emiliano Felice, secretario de Turismo de esa zona de la costa, se habilitará la apertura de bares hasta las 4.30, pero no se podrá beber o bailar parado en espacios cerrados. “El bar es bar y el boliche es otra cosa, necesita habilitación. No pueden abrir”, aclaró Felice.Mar del Plata pasaría este viernes a la Fase 4 de la cuarentena. Pero, a modo de protesta, hace seis semanas que los bares están abiertos, con un 30% de aforo adentro y mesas en veredas y terrazas. “Los boliches que también tengan habilitación de gastronomía podrán funcionar, si se puede acomodar la gente hacia el exterior. El Municipio permite que usemos espacios públicos si los vecinos dan el OK. Los boliches que dan a la playa van a estar bien, los complicados van a ser los del centro”, detalló a este diario Julio Rodríguez, empresario gastronómico y dueño de Bruto, un boliche referente en Playa Grande.En Pinamar, hace cinco años se dejaron atrás los megaboliches y surgieron muchos pequeños bares. En paralelo, también se desactivaron los espectáculos masivos y se apostó a eventos más pequeños. Todo esto hará más sencilla la nueva normalidad en la noche pinamarense en pandemia.”Como no tenemos boliches, ese protocolo de la Cámara no nos serviría. Nosotros nos regimos por los protocolos de la Provincia. Si llegáramos a tener protocolos propios [sobre la noche], deben ser autorizados por el Gobierno antes”, explican a Clarín desde ese Municipio de Pinamar, que también abarca a Cariló y Valeria del Mar. Lo que confirman para sus noches “burbuja” es que habrá cinco espacios al aire libre con pantallas de cine y actividades culturales como teatro, música en vivo o presentaciones de libros.Más allá de esos planes para Pinamar, Palmer pone el foco en qué pasará en la noche sobre la arena: “Va a haber muchas fiestas clandestinas, sin ningún protocolo. Va a haber el doble de contagios. Nosotros somos profesionales de la noche. Si tenemos esos eventos, con cuidados exigentes, paramédicos y ambulancias, haríamos que las fiestas clandestinas no tengan por qué suceder”, apuntó el empresario.”Hace dos años se controla el acceso a la playa por la noche. No está permitido. Y (al atardecer) no se controlará la cantidad de personas por grupo que haya en la arena”, dice Felice sobre Villa Gesell.En este punto, Martín Yeza, intendente de Pinamar, dice a Clarín que el control va a ser sobre los comercios, no sobre los turistas. “Pero —agrega—, como en cada temporada, trabajamos en la responsabilidad individual y más aun en la responsabilidad parental”.Reuniones privadas¿Qué pasará con las reuniones puertas adentro? Desde el Gobierno de la Provincia, se les informó a los balnearios que las reuniones sociales dependerán de las fases del aislamiento a nivel provincial. Esas pautas se aplicarán en la Costa. Si en fase 5 las reuniones sociales están permitidas con un máximo de hasta diez personas, se mantendrá esa normativa en los lugares de veraneo.Casos como los de España y Alemania asustan a los intendentes. En esos lugares se señaló a los jóvenes, entre los turistas, como quienes se “relajaron”, abandonaron los cuidados al reunirse y, eventualmente, dieron origen a la segunda ola de contagios de covid-19.Vale recordar que los alemanes tuvieron su Oktoberfest, en el que por primera vez en la historia de esa tradicional fiesta, el público mayor de 60 años estuvo ausente. Hace unos días, por el aumento de nuevos casos de coronavirus, el país volvió a una cuarentena (lockdown).Y en Barcelona y Madrid, buena parte del sistema de salud volvió a verse muy exigido (no al mismo nivel que en marzo pasado) por la cantidad de personas que requirieron ingresar a terapia intensiva.LGP

Mirá también

Verano 2021: definen protocolos y recomendaciones para balnearios y playas públicas de todo el país

Verano 2021: cuánto cuestan las vacaciones en la playa y cómo se prepara la Costa Atlántica

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaMar Del PlataPinamarVilla Gesell

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Jeep Wrangler: capaz como siempre, cómodo como nunca

Cuando un modelo moderno se renueva hay que hacerlo a fondo, no solo con mejoras que no se ven sino especialmente con lo que propone con su estética exterior. Pero hay unos pocos vehículos que lo peor sería modificar la imagen que los hizo famosos.
En ese grupo entra el que seguramente es el modelo más icónico de la historia de la industria automotriz y que nunca cesó de evolucionar: la nueva generación del Jeep Wrangler, a 80 años de su nacimiento, llegó a nuestro mercado, como siempre y como nunca.La imagen de las 7 barras verticales en la parrilla y los faros redondos remiten inconfundiblemente al primer CJ, la versión “civil” de 1945 que derivó del Willys de concepción militar cuya concepción se originó 5 años antes.

El Jeep Wrangler conserva también la rueda de auxilio sobre el portón trasero, lo que reduce bastante la visibilidad trasera.

Los guiños al pasado están por todos lados. Es decir, se podrían eliminar todos los emblemas y logos que hagan referencia a la marca y así y todo no habrá manera de confundir el vehículo con otro modelo que no sea un Jeep.Pero esta generación integra en su figura elementos modernos que no desentonan. De hecho, el dibujo interno de los faros delanteros, las luces de led en los guardabarros y el dibujo lumínico que generan los faros traseros le dan un contraste encantador a su rústica figura.Mientras otras marcas usan en algunos modelos el término Limited para designar versiones exclusivas y muy equipadas, Jeep da vuelta el término y utiliza unlimited (ilimitado en inglés) para resaltar las capacidades de su Wrangler.La versión probada por Clarín fue la Unlimited Rubicon con la carrocería de cuatro puertas, la más grande de la gama. Y por cierto, esa variante de carrocería, sin ser la tradicional de dos puertas (cuando las tiene), está también muy bien lograda y proporcionada con el estilo histórico del modelo.Esta versión, y a pesar del tamaño, también es un mecano que se puede desarmar como ningún otro modelo del mercado. Los más sencillos son los dos paneles de techo sobre el conductor y el acompañante;solo hay que soltar unas trabas y en segundos se los quita.Para el resto del techo y las puertas ya se requiere de varios minutos y de algunas llaves para completar la tarea. Pero lo cierto es que Wrangler se puede desnudar por completo (incluso el parabrisas, como el modelo original) para tener una experiencia de manejo única. Conviene aclarar que los ocupantes estarán siempre protegidos por una jaula antivuelco.El diseño interior solo es rústico desde lo visual. Respeta la forma bien plana de la plancha de a bordo de los modelos anteriores, pero los niveles de terminación y de materiales son impensadas en un modelo que fue creado poniendo lo mecánico en primer lugar.En la consola centra resalta la nueva pantalla táctil desde donde se ejecuta un sistema multimedia (UConnect) amigable para usar y de rápida respuesta. Esa misma consola central aloja las teclas de los levantavidrios eléctricos, una posición bastante incómoda pero que tiene lógica por la posibilidad que ofrece de poder retirar las puertas.

.MV_Ficha .MV_Ficha-dataWrapper .MV_Ficha-data ul li:nth-child(even)
.MV_Ficha .MV_Ficha-dataWrapper .MV_Ficha-data ul li, .MV_Ficha .MV_Ficha-dataWrapper .MV_Ficha-otraData p
.MV_Ficha .MV_Ficha-dataWrapper .MV_Ficha-otraData
.MV_Ficha .MV_Ficha-dataWrapper .MV_Ficha-otraData p

Motor yPrestaciones
Dimensiones yCapacidades
EquipamientoDestacado

La postura de manejo se logra muy fácilmente, aunque quien no haya manejado antes un Wrangler sentirá una sensación un poco extraña tener el volante (de buen grip y con muchos controles) tan paralelo al pecho. La visibilidad está reducida hacia atrás, en gran parte por la rueda de auxilio que cuelga del portón trasero.El ingreso al vehículo es un poco incómodo, ya que tiene un despeje del 246 mm del suelo y sin estribos. El espacio en plazas traseras es bueno, pero las rodillas de los ocupantes quedan un poco altas. También es generoso el lugar disponible en el área de carga. Lo que no es tan cómodo es el acceso al baúl, ya que primero hay que abrir el portón (de apertura lateral) y luego la luneta (de apertura vertical).El listado de su equipamiento es numeroso. Se destaca un gran equipo de audio que incluye parlantes sobre la jaula antivuelco y un tapizado y revestimientos del interior pensados para resistir la suciedad que pueda resultar de alguna aventura fuera del asfalto y también para limpiarlo fácilmente. Tiene sabor a poco los elementos de seguridad, ya que más allá de los controles de estabilidad y tracción, no incluye ningún sistema de asistencia a la conducción.

El interior del nuevo Jeep Wrangler conserva una planta de a bordo bien plana de generaciones anteriores, pero con otros niveles de terminación y presentación.

Nacido para brillar fuera del pavimento, toda la mecánica de este Wrangler está pensada primero para rendir en situaciones extremas. Por supuesto que la tracción es 4×4 con bloqueos de diferenciales y una suspensión mejorada, que permite una mayor articulación. Esto se complementa con la posibilidad de poder desconectar, de forma momentánea y a baja velocidad, la barra estabilizadora, lo que genera un mayor recorrido de la suspensión.El motor de esta bestia es otra bestia:un Pentastar V6 de 3.6 litros que entrega 285 caballos de fuerza y 353 Nm de torque. Se trata de un motor que empuja con energía pero que encuentra su mayor rendimiento por arriba de las 4.500 rpm. A pesar de eso, le sobra fuerza como para moverse por terrenos complicados o responder ante una maniobra comprometida. El “problema” es que eso se traduce en un consumo de combustible alto, que no lo llega a bajar ni la nueva caja automática de 8 marchas.No es el vehículo indicado para un uso cotidiano. De todos modos, muestra una evolución notable en confort de marcha y agilidad respecto de la generación anterior. La dirección, por ejemplo, se muestra mucho más precisa, a pesar de que los enormes neumáticos off-road obligan a corregir más de la cuenta.

El sistema de doble tracción del Jeep Wrangler cuenta con bloqueos de diferenciales y la posibilidad de desconectar la barra estabilizadora para lograr un mayor recorrido de la suspensión.

Como lo fue antes, el Jeep Wrangler sigue siendo un modelo único en nuestro mercado y específico para quienes disfrutan de la aventura, aunque también es cierto que se ha convertido en una “excentricidad” por la que hay que pagar mucho dinero: 109.200 dólares.Pero el mérito de esta nueva generación no solo radica en que haya evolucionado hacia el confort, la seguridad y la facilidad de manejo, sino que también logra ser todavía más capaz fuera del asfalto.

Mirá también

Mirá también

Subasta de autos online: en noviembre, las ofertas arrancan desde $ 40.000

Mirá también

Mirá también

Como Superman: BMW crea un traje personal que permite volar

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Jeep

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Cómo llegó México a su peor caída del PIB en 11 años: no todo es culpa del coronavirus

(FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO) (©GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM/)El Producto Interno Bruto (PIB) de México registró una caída del 1.6% durante el primer trimestre de este año, de acuerdo con información dada a conocer hoy por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).Se trata de su peor caída en 11 años, con la que la economía mexicana suma cinco trimestres consecutivos en contracción.Y aunque pudiéramos suponer que esta es una más de las consecuencias negativas de la crisis actual por la pandemia del COVID-19, en realidad es un punto al que el país llegó mayormente por otras razones.México entró en recesión desde el año pasadoGabriela Siller, directora de análisis económico financiero de Banco Base explicó a Infobae México que el país ya venía arrastrando un estancamiento económico desde el 2019, con cuatro trimestres consecutivos a la baja.“Sí afectó la pandemia de cualquier manera, porque faltaron algunos insumos y por lo tanto hubo disrupciones en la cadena de suministros, además de que se generó un poco más de incertidumbre y la incertidumbre siempre provoca disminuciones en la producción, por eso, incluso, se profundizó la caída en el PIB. Pero no es solamente por la pandemia, ya traíamos arrastrando el estancamiento económico severo de 2019”, explica la especialista.Las razones que la economista reconoce como detonantes de esta caída en bucle son la falta de confianza empresarial, que pudo generarse por las políticas ortodoxas de consultas públicas; disminuciones en la confianza del consumidor, que aunque no llegó a tasas negativas en 2019, sí se desaceleró; un subejercicio del gasto del gobierno, la mayor parte del año, sobre todo en lo que tiene que ver con gasto en la inversión física, es decir, proyectos de infraestructura; y en menor parte, una desaceleración también en la economía estadounidense.“Entonces podríamos decir que la mayor parte de la caída del PIB de 2019 fue provocada de manera interna”, resume Siller.El panorama no pinta muy prometedor“Estoy optimista y pienso que vamos a salir adelante, tanto de la crisis de salud como de la económica”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador, en su conferencia matutina, reiterando la estrategia de su gobierno para sortear la crisis, misma que prácticamente consiste en no recurrir a la deuda, no aumentar impuestos, no subir los precios de la gasolina, reforzar la política de austeridad, intensificar el combate a la corrupción, apoyar más a la población y destinar más fondos a los microcréditos y acciones del bienestar.Conferencia matutina del 30 de abril de 2020 (Foto: Andrea Murcia/CUARTOSCURO) (Andrea Murcia/)Con tales medidas, el presidente señaló que espera que el curso del PIB en los siguientes trimestres tenga una tendencia similar a la letra “V”.Pero algunos especialistas avistan un panorama más realista.Por ejemplo, BBVA Bancomer ve en su proyección más pesimista que la decisión del presidente López Obrador de no gastar en un plan de recuperación agresivo podría reducir el PIB en hasta 12%.La experta consultada por Infobae México, Gabriela SIller, señaló que mientras que en Estados Unidos, se espera una caída del 5.5% este año, con un periodo de recuperación de 18 a 24 meses, “en el caso de México la recuperación se espera del tipo L, es decir, que nos vamos a tardar al menos tres años en recuperar el PIB que teníamos antes de la pandemia”.Siller, también maestra de Economía en el Tec de Monterrey, aclaró que durante el año pasado no se consideró que la economía mexicana estuviera en recesión debido a que, a pesar de que cayó el PIB, esto no fue tan profundo.Pero ahora, advierte, no hay lugar a dudas: “no solo podemos hablar de una recesión, sino de una crisis económica, debido a que se espera que el PIB de México este año, en un escenario central, registre una caída del 8%. Pero aunque nos pongamos muy optimistas suponiendo que la caída anual será del 3.9%, como ve la Secretaría de Hacienda, definitivamente eso ya es una recesión”.MÁS SOBRE ESTE TEMA: La economía mexicana registra su mayor contracción desde 2009El oscuro panorama financiero de Pemex: reportó pérdidas por más de 560 millones de pesos en el primer trimestre del añoIndustria automotriz mexicana se alista para retomar operaciones en mayo

Fuente