Categories
economía

Inflación o tasa fija: la duda de los inversores a menos de un mes de las PASO

Con el mercado cambiario cada vez más blindado y la certeza de que el Banco Central tendrá la espalda suficiente para mantener el ritmo de devaluación “pisado” hasta fin de año, los inversores que se ven “atrapados en los pesos” buscan una opción que les de cobertura ante la volatilidad que el tiempo pre electoral impone.

Así, el común denominador en el mercado de bonos es la búsqueda de títulos de corto plazo. De hecho, en la última licitación de deuda en pesos del Tesoro Nacional, el 65% de los $9.400 millones colocados lo reunió la letra más corta, que vence el 29 de octubre próximo. Según un informe de Facimex Valores, el plazo promedio de la última licitación fue el menor desde el 14 de enero pasado. Pero, con la inflación que da indicios de comenzar a desacelerar, por lo menos hasta los comicios de noviembre próximo, la duda de los inversores es si hacia adelante será mejor posicionarse en títulos atados a la evolución de los precios (CER)  o elegir bonos tasa fija, que si bien ajustan por la tasa Badlar que está sin cambios desde hace más de un año y medio, ofrecen rendimientos extra de 5% que resultan atractivos.”Tenemos que buscar activos con tasas altas en pesos y que le sigan el paso al Dólar Senebi. Más adelante pensar en dollar linked”, explicó Walter Morales, presidente de Wise Capital. “Por el lado de los bonos en pesos, las mejores oportunidades las tenemos en los bonos que ajustan por Badlar. Tanto el AA22 como el PR15 (46% y 47,6% anual de rendimiento), tienen a favor que el BCRA no tiene margen para bajar la tasa de plazo fijo”, destacó.Santiago Abdala, director de PPI explicó cuál es la dinámica del mercado por estos días. “Si bien no se ve un cambio de tendencia absoluto, comienza a instalarse la percepción de que puede ser mejor negocio la tasa fija, que la inflación – al menos, en los próximos meses-. No obstante, no es que vemos que los inversores salgan en estampida de los instrumentos que indexan por CER, ni mucho menos, sino que están diversificando más su cartera de riesgo en pesos”.En la administradora de fondos comunes de inversión Adcap, la recomendación es suscribir a un instrumentos que hace un mix entre títulos indexados y tasa fija. “El fondo debe estar compuesto en su mayor parte por bonos con cobertura por inflación y atados a la tasa Badlar. Si bien no vemos al Banco Central subiendo tasas en el corto plazo, la tenencia en instrumentos ajustados por tasa Badlar más un margen otorgan un devengamiento muy atractivo. Y en la porción que tiene invertida en bonos CER capturaría los siguientes meses de inflación alta”, detallaron. Por su parte, el economista Juan Manuel Franco, del Grupo SBS, explicó: “En términos de estrategia, la evolución de la asistencia monetaria del BCRA al Tesoro en las últimas semanas nos lleva a seguir prefiriendo la deuda CER en el espacio de pesos a la vez que remarcamos el valor de los fondos de cobertura”

Mirá también

En los últimos diez años en dos de cada tres meses los argentinos tuvieron restricciones para comprar dólares

Qué rubros empujan la inflación pese a que el Gobierno tiene congelados el dólar y las tarifas

Qué rubros empujan la inflación pese a que el Gobierno tiene congelados el dólar y las tarifas

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Bonos Y Deuda Pública ArgentinaInflación Y PreciosDólar Hoy

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
economía

Pese a la intención del gobierno, los salarios fuera de convenio aumentarán este año por debajo de la inflación

Los incrementos salariales para el personal fuera de convenio serán de un promedio del 41% en todo 2021, cinco puntos porcentuales debajo de la inflación estimada en un 46% para el mismo período, de acuerdo con un relevamiento de PwC Argentina. De concretarse, ese desfasaje irá en contra de una de las principales premisas pregonadas para el gobierno en este año: que los salarios no pierdan frente al Indice de Precios al Consumidor (IPC).En base a una encuesta a 150 empresas realizada a lo largo de junio, PwC comprobó que solamente las firmas de sectores vinculados al área de la Tecnología otorgarán aumentos salariales levemente superiores al alza prevista en los precios minoristas, con un 47%. En el otro extremo se ubicaron las compañías del área de Salud, que darán en promedio incrementos salariales del 37%, mientras que entre los dos sectores mencionados se alistaron otros cuyos haberes también perderán frente a la inflación esperada: Agro (45% de aumento salarial), Petróleo y Energía (43%) y Alimentos y Bebidas (42%).Si bien la entidad realizó sus estimaciones en base al 46% de inflación para 2021, el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del Banco Central la pronosticó en 48 por ciento.Solamente las empresas del área de la Tecnología otorgarán aumentos salariales levemente superiores al alza prevista en los precios minoristas, con un 47%. En el otro extremo se ubicaron las compañías del área de Salud, que darán en promedio incrementos del 37%Asimismo, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, dijo hoy que el Gobierno nacional espera “una desaceleración de la inflación mensual”, y destacó que “es importante que los salarios le ganen a la inflación” a través de la reapertura de paritarias. La funcionaria sostuvo que para los próximos meses se espera “una desaceleración de la inflación mensual, con indicadores más bajos. En 2019 hubo un 53%, el año pasado fue 36,6% y en 2021 teníamos una proyección del 30% que no se podrá cumplir”, aseveró.En ese sentido, resaltó que “si hay más inflación los salarios deben renegociarse para que los trabajadores no pierdan”. Además, Todesca Bocco remarcó: “no debemos poner palos en la rueda, pero hay conductas abusivas. No es salir a perseguirlos pero ante los esfuerzos de la población y el Gobierno, el empresariado debe colaborar”.El 66% de las compañías relevadas por PwC Argentina manifestó haber tenido que realizar cambios en sus políticas de beneficios para sus empleados. En ese aspecto, indicaron entre las principales modalidades incorporadas al home office, horario flexible, cobertura de gastos de internet, reintegros, la provisión de una silla ergonómica y los almuerzos.“Es importante que los salarios le ganen a la inflación. Si hay más inflación los salarios deben renegociarse para que los trabajadores no pierdan” (Todesca Bocco)Al respecto, el 81% de las empresas participantes confirmó que cubre un monto fijo (que promedia los $1.800) en concepto de uso de internet y la mayoría no reconocen los gastos asociados a energía eléctrica y gas de los empleados en sus domicilios. A su vez, el 32% de las empresas informó cubrir el beneficio de traslado y/o movilidad a través de servicios de taxi o remises, así como el reconocimiento de kilómetros recorridos en auto particular.“Las organizaciones y colaboradores enfrentan un sinfín de desafíos, como operar bajo las nuevas exigencias y escenarios, potenciar una cultura y políticas empáticas, seguir trabajando sobre los canales de comunicación, aplicar enfoques proactivos de resolución de problemas basados en el empoderamiento y en la confianza”, destacó la consultora en su informe. Asimismo, remarcaron la importancia de “la autonomía, el trabajo free- lance, el trabajo por resultados, el bienestar, la innovación, la inclusión y la colaboración”.Por otra parte, la entidad precisó que, de cara a la pospandemia y el retorno paulatino a las oficinas, “un 81% de las organizaciones participantes planea implementar un formato de trabajo mixto, es decir, volver a la presencialidad sin renunciar al trabajo remoto”. “Pero un 37% de las compañías esperan que la virtualidad sea adoptada por menos de la mitad de los colaboradores, siendo de sólo 3 días a la semana”, agregó.Con información de NA y TelamSEGUIR LEYENDOPandemia, rebote económico y deuda: las definiciones de Guzmán en campaña, ante empresarios en San JuanQué va a pasar con el dólar: se debilitan los cimientos de la “pax cambiaria”Kulfas, sobre la inflación: “Lo que vivimos es un shock internacional muy fuerte de aumento de precios”El Gobierno prevé permitir el ingreso de extranjeros vacunados con dos dosis para reactivar el turismo

Fuente

Categories
economía

La inflación ya alcanzó en siete meses la meta de 29% que el Gobierno se planteó para todo el año

El ministro de Economía, Martín Guzmán
La inflación terminará en julio cerca del 3% y sumará un 29% desde enero, la meta que el gobierno se fijó para todo el año y que oficialmente nunca fue corregida.Fuentes oficiales reconocieron a Infobae que las estimaciones previas al salto del dólar de los últimos días se ubicaban entre 2,5 y 3 por ciento, pero que es posible que, con la suba de la divisa, se ubique más cerca del 3 por ciento. En tanto, el promedio de las consultoras, que para fin de año prevén una suba de los precios del 48% anual, se ubica en torno del 3,2 por ciento para este mes.El funcionario indicó que este mes se redujo la volatilidad en los precios pero en un nivel alto y admitió que en los próximos dos meses posiblemente el resultado de los últimos 12 meses se ubique cómodamente por encima del 50% y luego podría descender en el último trimestre por la base de comparación con 2020. Cabe recordar que la inflación de junio terminó en 3,2% y 50,2% en el último año.Con esta constante suba de los precios -y una actividad económica que se recupera parcialmente tras el desplome del 2020- las autoridades admiten que posiblemente el dato de la pobreza del primer semestre muestre una suba importante respecto del 40,9% registrado en el mismo período del 2020, tal como lo estimaron ya varios expertos del sector privado.Para Analytica de Ricardo Delgado terminó en 3,4% este mes y 52,3% en los últimos 12 meses; Seido de Luciano Cohan en 3,2% y 50%; C&T de Camilo Tiscornia y María Castiglioni 3,1% y 51%; LCG de Guido Lorenzo, entre 3,5 y 4 por ciento; Econviews de Miguel Kiguel 2,7%; y Macroview del team Carlos Melconian-Rodolfo Santángelo y Eco Go de Marina Dal Poggetto en el 3 por ciento. Así, desde enero, según Analytica, llegó a 29,5% y según Eco Go a 28,7 por ciento.La proyección de inflación de julio
Fuente: Estudio ECO GOClaudio Caprarulo, director ejecutivo de Analytica, dijo que “de agosto en adelante, pasada la estacionalidad de julio, todas las anclas que está usando el gobierno, principalmente tarifas y tipo de cambio, nos lleva a un promedio mensual del 2,5 por ciento”. De este modo, este año “va a cerrar en torno al 46% y para 2022 aún estamos trabajando en los escenarios; es esperable que el nivel de depreciación aumente después de noviembre; el gran interrogante es de qué forma. Y para eso el resultado de las elecciones y el estado de la negociación con el FMI va a ser clave”.La reducción de la inflación, indicó el economista de la consultora de es la “gran deuda pendiente” del equipo económico. “Esto pone de manifiesto que para bajar la inflación hace falta también trabajar sobre las expectativas. El equipo económico pisó el gasto, las tarifas y el tipo de cambio, puso controles de precios y aun así terminamos con inflación por arriba del 45%. El aumento en el precio de las commodities influyó negativamente, pero no explica todo. Si queremos bajar la inflación, sin una hoja de ruta no se puede”, explicó.De inmediato, expresó: “Ojalá el cierre del acuerdo con el FMI traiga certidumbre sobre los compromisos de deuda futuros y les permita presentar un plan. Las declaraciones de Cristina Kirchner respecto al uso de los DEGs es una buena señal”, en el sentido de que el giro del organismo se utilizará para saldar parte del crédito otorgado en 2018 y 2019.Por su parte, LCG precisó que “en la tercera semana de julio la suba de precios de los alimentos promedió 1,1%, acelerándose 0,58 puntos porcentuales respecto la semana anterior”.“El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual de 3,2% promedio en las últimas 4 semanas y 3,8% medida punta a punta en las mismas semanas”, señaló la consultora.La inflación en alimentos de julio
Fuente: LCG
“El mes va a terminar algo por arriba del 3,5% de suba general; junio fue el mejor mes y la inflación anual va a estar cerca del 50 por ciento”, dijo Guido Lorenzo a Infobae.“Estimo que rondará entre 2,7 y 2,9 por ciento”, agregó el economista jefe de Econviews, Andrés Borenstein. “Pegó en el palo del 3 por ciento”, indicó Pablo Goldín de Macroview.En tanto, el director de Anker Latinoamérica, Federico Furiase, explicó que la inflación del mes “sigue en torno del 3%; julio es estacionalmente alto, hay aumentos en prepagas, comunicaciones y peajes”.“No va a ser nada fácil desacelerar el ritmo de la inflación a pesar del ancla tarifaria y del dólar oficial, con los dólares financieros recuperando terreno y con una política fiscal, monetaria y de ingresos en modo expansivo por el año electoral, con menor oferta de dólares del campo y sin un ancla nominal creíble”, aclaró.Sobre todo, “si frente a la escalada de los dólares financieros y la perdida de reservas por la intervención en bonos del Banco Central, vuelven a cerrar el gripo de las importaciones”.De todas formas, prevé “una desaceleración transitoria y moderada de la inflación hacía un ritmo promedio de 2,8 en los meses anteriores a las elecciones de noviembre”, un deseo que seguramente comparte fervientemente todo el Gobierno.SEGUIR LEYENDO:Dólar hoy: mínima baja de la cotización libre lo lleva a 184,50 pesosLa emblemática tienda Macy’s de Estados Unidos llega a la Argentina: cómo comprarMonotributo: cómo acceder al nuevo beneficio para los pequeños contribuyentes que utilicen cuentas corrientes

Fuente

Categories
economía

En medio de la negociación, el FMI cambiará su representante en la Argentina: quién es el economista británico que llegará al país

Ben Kelmanson, la nueva cara del FMI en Buenos AiresComo en otros tiempos duros, ahora otro economista británico del Fondo Monetario Internacional (FMI) llegará a Buenos Aires para controlar de cerca a un gobierno argentino.Esto se debe a que el FMI cambia de cara en Buenos Aires: Ben Kelmanson reemplazará a Trevor Alleyne como representante permanente en el país, mientras se demora la definición de un nuevo acuerdo para que el país pague la deuda de USD 45.000 millones otorgados en un crédito al gobierno de Mauricio Macri. Alleyne, de Jamaica, protagonizó la compleja tarea de reabrir la oficina local del FMI en 2018, luego de seis años de ausencia forzada por los conflictos con el kirchnerismo.“Kelmanson tiene 22 años de experiencia como economista en el Fondo, trabajando en una variedad de asuntos a nivel global y regional y de políticas de la institución para economías avanzadas, de bajos ingresos y emergentes” (FMI)Kelmalson ha desarrollado una larga experiencia en Europa del Este, donde promovió reformas para incrementar el crecimiento de los países por medio de modernización de leyes y reducción de la burocracia estatal.Si bien el representante del FMI en un país no es, a priori, la figura más relevante dentro del staff técnico, representa los “ojos” del organismo en el territorio y su rol se ve potenciado en situaciones problemáticas, como ocurrió durante las duras negociaciones entre Argentina y el Fondo luego del estallido de la convertibilidad a fines del 2001.Luis Cubeddu, actual jefe del caso argentino en el Fondo, estuvo en el país a comienzo de los 2000 como segundo de John DodsworthEn aquel momento, el Departamento del Hemisferio Occidental que lideraba Anoop Singh envió a uno de los técnicos más relevantes en la estructura del Fondo, el británico John Dodsworth, quien luego de haber sido subdirector del área, se mudó a Buenos Aires con siete valijas y una guitarra criolla en junio de 2003 para supervisar en forma meticulosa las conversaciones con el gobierno de Néstor Kirchner.En este período, Dodsworth representó la postura dura que mantenía la entonces subdirectora del organismo, Anne Krueger, quien se negaba a firmar un nuevo acuerdo con el país luego del programa temporal de fines del 2002 -sin fondos frescos- pese a la situación crítica que se atravesaba, hasta que tuvo que ceder a fines de 2003 por presión del Departamento del Tesoro bajo el gobierno de George W. Bush. El segundo de Dodsworth era un joven economista venezolano que hoy lidera el caso argentino: Luis Cubeddu.Sobre Kelmanson, se informó que “ha sido nombrado Representante Residente Senior del FMI en Argentina, como parte de la rotación de rutina del personal senior del Fondo”, indicó a Infobae una vocera del organismo que lidera Kristalina Georgieva. “Se espera que el Sr. Kelmanson asuma su puesto cuando finalice la designación del Sr. Alleyne, hacia fines de este año”, indicó.Si bien el representante del FMI en un país no es, a priori, la figura más relevante dentro del staff técnico representa los “ojos” del organismo en el país y su rol se ve potenciado en situaciones problemáticas“Kelmanson tiene 22 años de experiencia como economista en el Fondo, trabajando en una variedad de asuntos a nivel global y regional y de políticas de la institución para economías avanzadas, de bajos ingresos y emergentes”, precisó.En su trayectoria figura que ingresó en el FMI hace 22 años y que desde 2018 se desempeñaba como representante del organismo en Estambul, ante el gobierno de Turquía.Trevor Alleyne, el representante del FMI que parte en unos mesesDesde 2016 fue subdirector del Departamento para Europa del Fondo, encargado de la unidad dedicada a Polonia y los países bálticos. Previamente se desempeñó como jefe y economista senior de la división de Mercados Emergentes.Antes de ingresar al FMI trabajó en el Tesoro británico, entre 1995 y 1999, como economista y asesor especial del director de ese país, justamente, ante el Fondo; se recibió como economista en la Universidad de Leeds.En un artículo académico que escribió para el organismo, examinó y recalculó el tamaño de las economías sumergidas en Europa, centrándose en las economías emergentes, y recomendó políticas para aumentar la formalidad. “El tamaño de las economías sumergidas ha disminuido en toda Europa en los últimos años, pero sigue siendo significativo, especialmente en Europa del Este”, explicó.“En las economías emergentes europeas, los principales determinantes del tamaño de la economía sumergida son la calidad de la reglamentación, la eficacia del gobierno y el capital humano”, indicó“Para combatir con éxito la economía sumergida se necesita un paquete global de reformas, centrado en los factores específicos de cada país. El menú de políticas más relevantes para las economías emergentes de Europa incluye: la reducción de las cargas regulatorias y administrativas, el fomento de la transparencia y la mejora de la eficacia gubernamental, así como la mejora del cumplimiento de las obligaciones fiscales, la automatización de los procedimientos y el fomento de los pagos electrónicos”, expresó el economista que ahora deberá lidiar con asuntos más prosaicos en los despachos oficiales de Buenos Aires.SEGUIR LEYENDO:El plan de Martín Guzmán para gastar antes de las elecciones sin generar sobresaltos en el dólarEl derrumbe de la soja y la incertidumbre sobre un acuerdo con el FMI golpearon a los activos argentinosMás emisión: las presiones sobre el BCRA para financiar una brecha de 1,6 billones de pesos en el segundo semestre

Fuente

Categories
economía

La inflación mayorista subió un 65,9% en el último año y pone presión sobre los precios minoristas

Los precios mayoristas avanzaron casi 66% en los últimos doce meses. Los precios mayoristas aumentaron 3,2% en mayo y acumularon así una suba de 65,9% en los últimos doce meses, más de quince puntos porcentuales por encima de la inflación general, según informó este jueves el Indec. El costo de la construcción, por su parte, avanzó 2,7 por ciento.El ritmo de incrementos de los insumos se moderó en relación con abril -había sido de 4,8%- en línea con lo que marcó este miércoles el Índice de Precios al Consumidor (IPC). El organismo estadístico mide la inflación mayorista a través de tres indicadores. El que suele utilizarse como referencia es el Índice de precios internos al por mayor (IPIM), que mide la evolución promedio de los precios de los productos de orígenes nacional e importado ofrecidos en el mercado interno.El 3,2% de mayo en el IPIM estuvo explicado básicamente por un aumento de 3,3% en los productos nacionales y de 2,5% en los que tienen origen en el extranjero. Dentro de los nacionales, el peso mayor lo tuvieron los insumos ligados a la producción manufacturera, que regsitraron un avance de 4,2 por ciento.Los precios mayoristas avanzaron casi 66% en los últimos doce meses.En ese rubro se destacaron bienes como “muebles y otros productos industriales” (7,3%), “productos refinados del petróleo” (6,9%), “productos metálicos excepto máquinas y equipos” (5,2%), “máquinas y equipos” (5,1%), “minerales no metálicos” (4,8%), “sustancias y productos químicos” (4,3%) y “alimentos y bebidas” (3,6 por ciento). La energía eléctrica, en tanto, tuvo una suba de 5,2%, en línea con el descongelamiento de tarifas que determinó la Secretaría de Energía desde mayo y que impactó en las boletas.Al incremento marcado de manufacturas se contrapuso el de los productos primarios, que fue de apenas 0,5 por ciento. El petróleo crudo y gas, incluso, se abarataron un 1,4%, mientras que los productos agropecuarios y pesqueros tuvieron subas menores, de 1,7% y 1,3%, respectivamente. Los productos minerales no metalíferos aumentaron un 5,6 por ciento.El incremento del costo de la construcción estuvo motorizado principalmente por un encarecimiento de los materiales (4,1%) y de gastos generales (4,3 por ciento). El precio de los insumo es uno de los temas que formó parte del debate entre el Gobierno nacional y los empresarios. Las mesas de coordinación de incrementos de precios y salarios que se había conformado a principio de año -una mesa tripartita que luego quedó en desuso- abordó los aumentos de los materiales que forman parte del precio final de un producto cuando se ofrece al consumidor.La construcciónEl costo de la construcción, por su parte, avanzó 2,7% en mayo. El incremento estuvo motorizado principalmente por un encarecimiento de los materiales (4,1%) y de gastos generales (4,3 por ciento). Por el contrario, el costo de mano de obra solo subió 0,9 por ciento. De esta manera, en el último año ese indicador tuvo un salto de 60%, y de 21,1% en lo que va del año.Entre los insumos para la construcción los que tuvieron incrementos más marcados fueron el vidrio (9%), caños y accesorios de hierro (7,5%) y pinturas (7%). Entre las subas menos significativas estuvieron griferías y llaves de paso (1,3%), arena, piedras y tosca (1%) y pisos de alfombra (1 por ciento). Por su parte, entre los gastos generales se destacaron el costo de camionetas (7,5%), camión volcador (4,9%), andamios (3,5%) y contenedor tipo volquete (1,4 por ciento).El incremento del costo de la construcción estuvo motorizado principalmente por un encarecimiento de los materiales (4,1%) y de gastos generales (4,3 por ciento).En ese marco, la Secretaría de Comercio Interior ajusta los últimos detalles de un nuevo acuerdo con las empresas del sector de la construcción para “contar con precios de referencia en los corralones de todo el país”. El programa, que busca contrarrestar los aumentos del sector, estará vigente hasta fin de año y se renovará cada dos meses según explicaron en el Gobierno.Según se adelantó, el acuerdo será firmado con empresas como Acindar, Ternium, Loma Negra, Cemento Avellaneda y Petroquímica Comodoro Rivadavia. Se podrán conseguir, por ejemplo, chapas desde 1.450 pesos, la bolsa de cal desde 380 pesos y de cemento desde 905 pesos.Estos productos se podrán adquirir en corralones y distintos puntos de venta de materiales en todo el país. De esta manera, el programa se complementa con Precios Cuidados de la Construcción, que está presente solo en las grandes cadenas de todo el país.SEGUIR LEYENDO:El precio internacional de la soja cayó más de un 8% y se aleja del pico de USD 600 por tonelada que se registró en el último mesLa canasta básica total aumentó por encima de la inflación en el último año y una familia necesitó $64.445 para no ser pobre en mayoMatías Kulfas: “La semana que viene queremos retomar el camino de la exportación”Por la caída de los precios internacionales, aseguran que los ingresos de las exportaciones agroindustriales cayeron más de 1.600 millones de dólares en un mes

Fuente

Categories
economía

Inflación sin freno: prevén que los salarios volverán a perder contra los precios por cuarto año consecutivo

Se prevé otro año con pérdida del salario realTras un retroceso acumulado del 17% desde 2018, los salarios volverán a caer este año frente a la inflación si se cumple la previsión de incremento de los precios de los analistas privados.Mientras la mayoría de los pronósticos indica que la inflación terminará entre el 45 y el 47 por ciento, los salarios correrían entre cinco y seis puntos por detrás de ese nivel, según los economistas consultados por Infobae.Esta es la misma conclusión de un relevamiento de SEL Consultores entre compañías líderes de la Argentina; allí se sostuvo que los trabajadores dentro y fuera de convenio terminarían con subas salariales en torno del 40%, mientras que la suba de precios rondará entre el 45 y el 46 por ciento.”Prevemos una inflación del 45,4%, con una desaceleración del segundo semestre al 2,5% mensual desde julio” (Delgado)“El costo de vida estimado por las compañías para 2021 es del 45%, cinco puntos por encima del promedio de ajustes salariales proyectados”, se indicó.El resultado de la suba de precios de los primeros cinco meses confirma parte de esta presunción, ya que, cuando se conozca el índice de precios al consumidor de mayo del Indec, la inflación habrá acumulado cerca del 22% desde enero y del 46% en el último año. Los pronósticos preliminares de mayo aparecen muy dispersos, pero en promedio rondan el 3,8%, levemente por debajo del 4,1% registrado en abril.La suba de precios en mayo, según el estudio Ferreres & Asociados
En la primera semana de junio, según LCG, “la suba de precios de los alimentos promedió 0,61%, acelerándose 0,3 puntos porcentuales respecto a la semana anterior. El índice de alimentos y bebidas presentó una inflación mensual promedio de 2,9% en las últimas 4 semanas y 3% medida punta a punta en las mismas semanas. Estos niveles de precios dejan un arrastre de 1,8% para el resto del mes de junio”.En este contexto, el director de la consultora Analytica, Ricardo Delgaldo, precisó que la caída salario real en el sector formal fue del 11% en 2018, del 6,2% en 2019 y del 0,9% en 2020, con una caída acumulada del 17,1 por ciento.“Los salarios (privados registrados y no registrados) van a terminar prácticamente empatados con la inflación, sin recuperación real” (Repetto)“Prevemos una inflación del 45,4%, con una desaceleración del segundo semestre al 2,5% mensual desde julio. El ajuste violento que se hizo en el primer semestre en términos fiscales y monetarios va a impactar en esa tendencia, en tanto no haya ningún salto en el tipo de cambio en este precario mercado cambiario”, indicó.Los salarios, aclaró Delgado, “quedarán por debajo de la inflación, aunque las paritarias pasaron del 30 al 40 por ciento, salvo Camioneros que está pidiendo el 45%. En promedio el salario real va a caer cinco puntos, al quedar en 40, con un impacto todavía mayor en el mercado informal”.Evolución del salario real. Fuente: Gabriel Rubinstein & AsociadosPor su parte, Pablo Repetto de la consultora de Gabriel Rubinstein dijo que proyectan que “los salarios (privados registrados y no registrados) van a terminar prácticamente empatados con la inflación, sin recuperación real”.En tanto, el experto en temas laborales Javier Lindeinboim aseguró que “la torta es cada vez más chica y, en esas condiciones, es muy poco probable que el salario recupere algo de su pérdida”.“El deterioro del mercado de trabajo siempre termina en menor capacidad de defensa de los ingresos laborales. Y las soluciones de Kicillof requieren fondos estatales que no existen. Y con maquinita nunca podemos esperar recuperación salarial”, sentenció.“Calculo 41-42% de aumentos salariales contra un 47-48% de inflación, porque se van a activar las cláusulas gatillo de bancarios y otros gremios en el segundo semestre” (Neyro)Es decir, “puede haber una falsa y circunstancial recuperación, pero seguro que hundiendo más a la economía en su conjunto. Y ni el ajuste de Guzmán puede hacerse (no sólo por Cristina) porque no hay bases políticas para realizarlo. De modo que el panorama que veo es demasiado oscuro”, concluyó.Por su parte, el economista Jorge Neyro dijo que la carrera precios y salarios “la va a ganar la inflación por poco; aunque en el corto plazo las paritarias recargadas van a dar un veranito a los ingresos, implícitamente el gobierno está dando señales para que eso pase aceptando paritarias en torno al 40%, o más”.“Calculo 41-42% de aumentos salariales contra un 47-48% de inflación, porque se van a activar las cláusulas gatillo de bancarios y otros gremios en el segundo semestre”, precisó.De este modo, “van a ser tres años seguidos de caída de salario real; esencialmente la torta, o sea el PBI, se achicó y en esa dinámica es difícil que los ingresos laborales aumenten”.Habrá que ver entonces si los anabólicos que una parte del Gobierno quiere introducir este año para que “le llegue dinero al bolsillo de la gente” antes de las elecciones no terminan siendo otro espejismo.SEGUIR LEYENDO:¿Sirve ahorrar en el precio de las vacunas?: cuánto le cuesta al sistema de salud cada persona que se infecta por no estar inmunizadaInflación en alza: el Gobierno reconoció que este año podría llegar al 33 por ciento

Fuente

Categories
economía

Inflación: el plan “cuatro anclas” que ensaya el Gobierno.

Carlos Melconian lo llamó “berretolandia”. Martín Redrado, “lo vamos viendo”. El plan del gobierno intenta ahora ahora redefinirse como el “cuatro anclas”. La canción es la misma pero la pandemia multiplica la incertidumbre hasta fin de año.
El aspecto más novedoso de esta estrategia fue definido por el presidente Alberto Fernández en el fin de semana: las tarifas de luz, gas y transporte seguirán “planchadas” luego de un único aumento de 9% hasta después de las elecciones.”Hemos fijado un aumento de 9% y punto”, dijo el presidente dando por finalizada, además la puja entre el ministro de Economía Martín Guzmán, que quería una suba de 15% y desplazar al subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, que hizo prevalecer su punto de vista al postular un aumento tarifario para el año inferior a los dos dígitos.Moderar el aumento de las tarifas, además de ser el “ancla N°4” en el plan oficial en el intento de moderar la inflación, tiene el obvio objetivo de no golpear más el bolsillo de la gente con la mirada puesta en las elecciones de fin de año.Más allá del momento dramático que se vive por la segunda ola de la pandemia, el kirchnerismo mantiene la mirada atenta sobre el conjunto de medidas que pueden beneficiarlo en las elecciones y más aún ante la posibilidad de que se diluya uno de los objetivos centrales para este año: que la suba de los salarios le gane al costo de vida.La suba de precios del primer cuatrimestre del año es inquietante. El índice de precios al consumidor acumula 17,6% y se acerca a subir 29% en el primer semestre que es la pauta que el gobierno fijo para la totalidad de 2021.Desde octubre la inflación promedio es del 4% mensual que marca un ritmo anualizado del 60%.Los pronósticos de los economistas apuntan a una suba de entre 40% y 50% en el año a pesar de que el gobierno ya arrancó con el plan “cuatro anclas” y que a la desesperada toma medidas como la prohibición de exportar carne para evitar la suba en las carnicerías a pesar de considerar que le será difícil sostener ese esquema por mucho tiempo.Según el relevamiento de precios minoristas de la consultora EcoGo de Marina Dal Poggetto el rubro alimentos y bebidas “en la segunda semana de mayo presentó un incremento del 4,2% contra la segunda semana de abril”.Ante esos resultado el gobierno reforzará el esquema de cuatro anclas antinflacionarias basado en lo siguiente:Ancla1: atrasar el dólar oficial frente a la inflación como lo viene haciendo en forma pronunciada en los últimos 60 días. El dólar oficial mayorista que está en $94,27 subió sólo un 1% en los últimos 30 días.La fuerte liquidación de dólares de las exportaciones de soja y maíz impulsada por los altos precios internacionales (la soja llegó a los US$600 y ahora está en baja) reforzó las reservas del Banco Central.Las reservas “netas” ya están en US$6.000 millones y se estima que podrían subir a US$8.000 millones en julio.Con el dólar atado y más reservas el gobierno apuesta a tranquilizar los precios de los alimentos que se exportan pero, también ensaya aventuras políticas.Aún cuando la brecha cambiaria (entre el dólar oficial y el libre) es alta y supera el 70%, al estar estabilizada permite que el kirchnerismo pontifique sobre cómo debe ser la negociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional y a qué se deben destinar US$4.500 millones que le corresponden a la Argentina por ser miembro del organismo que todavía no llegaron.El dólar quieto y tendiendo al atraso siempre envalentona a la política pero la inflación en medio de la pandemia llevó al gobierno a echar mano a más anclas.Ancla 2: Las tarifas de luz, gas y transporte están congeladas desde hace dos años y su contracara es el aumento de los subsidios que el ministro Guzmán buscó bajar para la construcción de lo que él denomina un sendero fiscal que permita dar señales de tender al equilibrio de las cuentas públicas.Guzmán perdió la puja para desplazar a Basualdo y el Presidente fue terminante: la suba de las tarifas no llegará al 10% dando por terminada las diferencias. Nadie renuncia, los dos siguen en el gobierno, el subsecretario fortalecido por el apoyo de La Cámpora y la vicepresidenta Cristina Kirchner y Guzmán con la misión delicada de acordar con el Club de París para que no declare un default y con el FMI aún cuando su poder haya sido limado.Anclas 3 y 4: También son difíciles de sobrellevar y se explican porque tanto los salarios como las jubilaciones van camino a perder este año la carrera contra la inflación.El gobierno se proponía mejorar el poder de compra pero la inflación perforó los bolsillos.Los salarios y las jubilaciones vienen perdiendo desde el segundo semestre de 2020 contra la inflación promedio.Según los cálculos del periodista Ismael Bermúdez publicados en Clarín,  a marzo los salarios y las jubilaciones perdieron en un año 10 puntos frente a la inflación y 12/13 puntos respecto a la canasta de alimentos básicos.No es la primera vez que un gobierno recurre a ponerle el pie encima a estas cuatro variables clave de la economía en el intento de bajar la inflación. El problema es que sin un plan que las abarque y las ordene sería adoptar la vieja metáfora de mandar de a uno a los soldados al frente de batalla.

Mirá también

Mirá también

En un mal día para las bolsas centrales, las acciones argentinas perdieron más de 5%

Mirá también

Mirá también

Ganancias: cuánto subirá el sueldo de bolsillo para quien deje de pagar el impuesto

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Dólar HoyAumento De TarifasJubiladosReclamo SalarialInflación Y Precios

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Crédito UVA: las personas que no pueden pagarlos comenzaron a recibir propuestas de sus bancos para no perder sus viviendas

La banca pública, activa para los clientes con créditos hipotecarios UVA que tienen problema para pagar sus cuotas. En la foto, Eduardo Hecker, Guillermo Laje y Juan Cuattromo, presidentes del Nación, Ciudad y Provincia, respectivamenteLos bancos que brindaron préstamos hipotecarios ajustables por inflación decidieron atender la situación de sus clientes con problemas luego del descongelamiento de las cuotas del mes pasado.El Banco Nación, que otorgó casi la mitad de los créditos ajustables por inflación, postergó por 180 días las ejecuciones de estos préstamos ante el reclamo de un grupo de deudores que afirman que no pueden hacer frente a sus obligaciones.El directorio de la entidad que preside Eduardo Hecker dará a conocer esta novedad en las próximas horas en relación con 129 reclamos formales de personas cuyas viviendas podían ser ejecutadas en el corto plazo, informaron a Infobae fuentes de la entidad.El Nación otorgó el 47% de los créditos UVA que se crearon durante el gobierno de Mauricio Macri y que, si bien presentan un muy bajo índice de morosidad, para un grupo reducido de deudores se ha hecho muy complejo debido a la alta inflación y la pérdida de empleo y del ingreso real de los últimos años. En el caso del Nación, la morosidad de estos préstamos es del 0,25%, similar a la del sistema financiero en general, sobre los 48.627 créditos ajustables por inflación que otorgó el principal banco público del país.“Por 180 días se suspenden las ejecuciones y se analizará caso por caso”, indicaron las fuentes.El Banco de la Nación Argentina suspende las ejecuciones hipotecarias por 180 días para los deudores en problemas (AGUSTIN MARCARIAN/)El problema principal, aclararon, no es el pago de la cuota, sino el capital adeudado, que estuvo congelado durante un año por la pandemia, pero que comenzó a actualizarse nuevamente desde el mes pasado. Así, las cuotas comenzaron a llegar con el crédito actualizado por la inflación del último año, más el mencionado capital, dividido en un plan de pagos, según la decisión del Banco Central.Otros bancos también están contemplando los pocos casos que se encuentran en esta misma situación. En el caso del Banco Ciudad que preside Guillermo Laje, donde la mora de estos créditos es del 0,23%, sobre un universo de 9000 hipotecarios UVA, el 2,9% hizo uso de la posibilidad de reprogramación de cuotas, para llevarlas al final del período de pago.Por su parte, el Banco Provincia tiene 16.677 préstamos hipotecarios UVA vigentes, con una tasa de mora del 0,8 por ciento. El directorio que encabeza Juan Cuattromo resolvió “bonificar la parte de las cuotas de los préstamos hipotecarios destinados a vivienda única, cuando afecten más del 35% de la sumatoria de ingresos de las personas deudoras”. Fuentes de la entidad explicaron que “la medida involucra a un universo de 33 mil créditos, entre los tradicionales y en UVA, que son los que más variación registran”.“Para acceder al beneficio las personas deudoras hipotecarias deberán demostrar la sobre afectación en la sucursal donde tiene radicado el préstamo, previo asesoramiento y solicitud de turno a través de la línea exclusiva de consulta. Una vez que se apruebe la bonificación se ejecutará por el término de 6 meses. Luego la persona deberá demostrar nuevamente sus ingresos”, indicaron.Hasta ahora, “se recibieron 266 consultas y luego de esta primera evaluación se otorgaron 46 turnos para presentar la documentación de respaldo”, aclararon.Entre los privados, el Banco Santander “tiene 6.281 hipotecarios UVA otorgados y solo el 0,2% (12 carpetas) registra algún atraso en el pago de la cuota; por el momento, seguimos las directivas del BCRA y se analiza caso a caso.”, explicaron desde la entidad que lidera Sergio Lew.Desde otra importante entidad privada nacional, detallaron que, a los pocos casos con problemas que se presentaron, les ofrecieron extender el plazo del crédito en un 25% respecto del período acordado originalmente.Estas soluciones individuales se toman mientras el Gobierno demora la solución global que prometió al comenzar su gestión para estos créditos y que debe estar a cargo del Ministerio de Vivienda que primero ocupó María Eugenia Bielsa y ahora Jorge Ferraresi. Al parecer, se trabaja en una propuesta con otros sectores del gobierno, que todavía no se conoce.SEGUIR LEYENDO:Más viento de cola: la cotización internacional de la soja se dispara a su máximo nivel en 7 años por mayor demanda de ChinaEl Gobierno pagará un bono de hasta $18.000 a trabajadores gastronómicos independientes afectados por las restricciones a la movilidad

Fuente

Categories
General

Inflación anual en EEUU sube ligeramente a 1,6% en febrero

La inflación anual en Estados Unidos subió ligeramente a 1,6% en febrero, impulsada por el alza de la gasolina, según el índice PCE con el que la Reserva Federal estima la variación de precios, publicado el viernes.Los precios aumentaron un 1,6% en 12 meses a febrero frente al 1,4% a enero, según cifras del Departamento de Comercio.Si se excluyen la alimentación y la energía, el incremento es del 1,4% en 12 meses, por debajo del 1,5% de enero.La inflación mensual fue de 0,2%.Mientras los mercados siguen de cerca la inflación y temen un aumento de precios, el presidente de la Fed, Jerome Powell, espera que se trate de un empuje “temporal”.vmt/Dt/esp/mr/gma

Fuente

Categories
General

El mundo ha resuelto el problema de la inflación con una receta común que la Argentina ha evitado

Banco Central de la República Argentina (BCRA), (AGUSTIN MARCARIAN/)Según las autoridades argentinas, el origen de la inflación es “multicausal”. Más allá de su origen, lo cierto es que el mundo, salvo muy contadas excepciones, ha resuelto el problema de la inflación con una receta común: una economía abierta, un marco regulatorio que alienta y controla la competencia y Bancos Centrales creíbles en condiciones de influir positivamente en las expectativas por su capacidad para instrumentar políticas que defienden el precio del producto que venden, la moneda.La Argentina no ha aplicado durante su historia moderna, salvo en algunos períodos aislados, el remedio arriba comentado. La economía argentina está aislada del mundo hace mucho tiempo. Poca participación de sus exportaciones e importaciones en el PBI, y ausencia cuasi total de acuerdos de libre comercio con los mercados de mayor crecimiento y pujanza. Este aislamiento tiene una causalidad, el Estado argentino ha sido cooptado por distintos grupos de presión en décadas de gobiernos autoritarios y populistas y la democracia republicana fue deformada y arruinada por un sistema institucional diseñado para cumplir ese objetivo. Ese Estado brinda una pésima calidad de bienes públicos a costos siderales. Como los bienes públicos son un insumo clave para la producción eficiente y competitiva de bienes y servicios privados, o se reforma el Estado o se “protege” a los mercados locales de la competencia externa. El aislamiento de nuestra economía es, a la vez, defensa, contra el “costo argentino” y “coto de caza” para un Estado voraz.El segundo componente de la receta, un marco regulatorio interno de adecuada defensa de la competencia y el consumidor, tiene su causalidad, también, en el Estado arriba descripto. Los intentos por tener un organismo independiente y profesional para lidiar con la problemática de la competencia y la defensa del consumidor han sido sistemáticamente boicoteados por la política, con interventores, anulación de concursos públicos y los lobbies. Adam Smith decía “cuando dos tenderos se juntan a tomar el té, no hay buenas noticias para los consumidores”. Paradójicamente, en la Argentina la “reunión de tenderos” la organiza el propio gobierno, y negocia precios cuidados, o impone discrecionalmente precios, tasas y condiciones uniformes que elimina la competencia entre ellos en lugar de favorecerla.Los controles de precios no sirven para bajar la inflación (AGUSTIN MARCARIAN/)Finalmente, el Banco Central. Los Bancos Centrales del mundo desde los 80 del siglo pasado, se han quedado con la responsabilidad casi exclusiva de combatir la inflación y manejar el ciclo de corto plazo de la economía. Una regla básica del malajemente es tener un solo responsable a cargo de cada tema. Para asumir esa responsabilidad, los Bancos Centrales tienen bastante autonomía para instrumentar su política monetaria. Para ser creíbles respecto de dicha autonomía tienen límites estrictos para financiar a los gobiernos, y sus autoridades gozan de estabilidad en el cargo, sus designaciones son aprobadas por el Congreso, están obligados a rendir cuentas periódicamente, sus mandatos se extienden más allá de un período presidencial y sólo pueden ser removidos por mal desempeño luego de un juicio político. Este sistema ha generado un círculo virtuoso. La credibilidad ganada les ha permitido ser exitosos en la reducción de la inflación, y ese éxito les ha ratificado la credibilidad y hoy influyen sobre las expectativas de los mercados de una manera contundente. En la Argentina, el Banco Central es un apéndice de la Tesorería al servicio del financiamiento de ese Estado y, carece de credibilidad y como la inflación es “multicausal” no es responsable por la baja de la tasa de inflación.Y esto me lleva a la estricta coyuntura. Aislado del ingreso capitales y del financiamiento externo, El Banco Central es hoy el exclusivo financiador de un déficit fiscal total en torno al 6% del PBI. O lo financia directamente emitiendo, o lo financia indirectamente, liberando fondos “guardados” de los Bancos (encajes y Lelas) para que el Tesoro pueda renovar su deuda y colocar deuda nueva. Además, el Banco Central emite para pagar los intereses de las Leliqs que ya tiene acumuladas, y emite para comprar los dólares de las exportaciones. (dólares liquidados “por la fuerza” y pesos demandados por la fuerza que rápidamente buscan el destino de bienes o dólares “libres”). Toda esta mecánica, déficit fiscal financiado con emisión directa o indirecta, y emisión por intereses de las Leliqs y por compra neta de dólares (muy pocos, por cierto) lleva a que la inflación macroeconómica de la Argentina esté en algún número más cercano al 40 y pico por ciento anual, por no decir 50.La secretaria de Comercio Interior, Paula EspañolPero la inflación “electoral” tiene que ser del 30%. Y es allí dónde entran dos actores. Por un lado, la política cambiaria, con el anuncio de una “tablita” no explicitada de devaluación por debajo de la inflación del mes anterior, es decir el intento de usar el dólar como “ancla de expectativas inflacionarias” y el segundo la Secretaría de Comercio, con el llamado SIPRE: Sistema de Información para la Implementación de Políticas de Reactivación Económica (¡A la pelota!). El SIPRE le solicita a un conjunto de empresas información sobre sus precios, su producción y su stock. Está claro que el SIPRE es un instrumento de intimidación y control indirecto de los precios, como sustituto de la política antiinflacionaria que no puede llevar a cabo el Banco Central. En síntesis, la Secretaría de Comercio amenaza otra vez con la ley de abastecimiento para tratar de imponer la sensación de inflación en baja.El SIPRE es por si los precios NO suben como se quiere durante los próximos meses. Es decir, el SIPRE es por si NOPRE.A estas alturas, el amable lector y la amable lectora se habrán dado cuenta que porqué, dada a verdadera “un causalidad”, la Argentina está en el podio de la alta inflación mundial.Pero como estamos en medio de este ataque de siglas y de pedidos de información, voy a proponer el SIPREGAPU: El sistema de información para reducir el gasto público. Bajo este sistema, cada repartición pública debería publicar mensualmente en un sitio de internet con acceso al público, con carácter de declaración jurada firmada por el ministro del área, su número y gastos en personal, bajo todo concepto, sus gastos en compras de bienes y servicios, y algún indicador de su actividad (a construir dependiendo de cada especialidad), debidamente auditadas. A su vez, también deberíamos instrumentar un sistema por el cual todos los precios de bienes y servicios de la Argentina tendrían que presentar separado su precio neto propiamente dicho, y el precio correspondiente a impuestos, tasas y contribuciones. Es más, el SIPRE ya podría pedir este desglose en los precios que ahora recaba.Quizás empezando a transparentar con el SIPREGAPU la causa central de nuestro problema, algún día seamos capaces de poner en práctica la receta universal para terminar con la inflación. Bah digo.SEGUIR LEYENDO:La Argentina, como Haití y Cuba: quedó entre las peores economías en un ranking sobre riesgo para inversoresNo pueden organizar una campaña de vacunación eficiente y quieren controlar cómo funcionan las empresas privadas

Fuente