Categories
General

Alberto Fernández y Máximo Kirchner negocian bajo presión y la oposición es un volcán de internas

—Yo no estoy de acuerdo con que se suspendan las PASO. Lo que creo es que habría que analizar los indicadores objetivos de salud para retrasarlas —dijo Máximo Kirchner. Estaba serio, pero venía de ironizar con Jorge Macri en el Patio de las Palmeras. El fotógrafo le había pedido al intendente que se corriera hacia la derecha para que el plano quedara mejor. “¿Todavía más a la derecha?”, había preguntado Kirchner. Macri se rio, dio un paso a la derecha y, click, ya estaba consumada la foto. 
Ahora los dos estaban en el Salón de los Escudos de la Casa Rosada junto a, entre otros, Axel Kicillof, Sergio Massa, Eduardo “Wado” De Pedro y Gabriel Katopodis, que había llegado demorado y se había perdido la foto de la polémica por un embotellamiento de autos en la autopista. También participaban los tres representantes de Juntos por el Cambio: además del intendente de Vicente López, el jefe del bloque de diputados del PRO, Cristian Ritondo, y la intendenta de General Arenales, Erica Revilla.   La posición de Máximo en contra de la suspensión de las primarias derivó en otra cuestión electoral. ¿Qué pasará con la ley que impide la reelección indefinida de los intendentes en la provincia de Buenos Aires? “Ojo que a estos les encanta tirar lauchas para ver qué pensamos nosotros”, dijo Massa, en alusión a los interlocutores macristas.Máximo avisó entonces que él está en contra de la prohibición y aprovechó para bajar línea: “A los intendentes por lo menos los vota la gente. Los que se quedan para siempre sin que nadie los vote son los jueces”. Enseguida la discusión volvió a centrarse en la Ley 14.836, que en setiembre de 2016 -a instancias de una iniciativa de Massa que tuvo el guiño de María Eugenia Vidal- estableció que los alcaldes solo puedan ser reelegidos una vez. A muchos de ellos, peronistas y macristas, la norma se les viene encima en 2023. La mayoría, por supuesto, busca un artilugio legal para aferrarse al sillón. —Bueno, acá está uno de los dueños de aquella ley —dijo Ritondo, y dirigió la mirada hacia Massa.—Ah, porque ustedes no tuvieron nada que ver, ¿no? —respondió el tigrense.—”Yo me hago cargo de todo lo que hizo el vidalismo —dijo Ritondo.—Nosotros votamos en contra —afirmó Kirchner.—No, no, ustedes votaron divididos —dijo Massa.—No, nosotros votamos en contra —insistió Kirchner. El debate se encendió durante unos breves minutos, aunque no dejó de ser cordial. Máximo y Massa tienen diferencias pero hace tiempo que las ocultan bien. Hay un pacto entre ellos, cada vez más evidente. Algún día quizá se sepa hasta dónde llega. Mientras los dos se chicaneaban con la cuestión de las reelecciones, uno de los asistentes vio que Kicillof se hacía el distraído y le preguntó qué pensaba del tema. El gobernador dibujó una sonrisa y dejó a todos con las ganas de una respuesta.El mitin en Balcarce 50 se había empezado a tejer el sábado de la semana pasada, en los intervalos del debate parlamentario por la suba de los límites del Impuesto a las Ganancias, y se había terminado de cerrar por chat. La idea fue de De Pedro, que trabaja para demorar las PASO, por lo menos, un mes. La cumbre, en teoría, venía a sellar el desembolso de 5.000 millones de pesos en obras de infraestructura para los 135 municipios bonaerenses, luego de la sanción de un proyecto de Ritondo.Sin embargo, apenas trascendió la foto, el kirchnerismo difundió que se había llegado a un acuerdo para correr el calendario de las primarias. La noticia subió rápido a los portales. Los conductores de Juntos por el Cambio pusieron el grito en el cielo. No porque descarten esa posibilidad -que la Mesa Ejecutiva debatirá formalmente el martes-, sino porque nadie los había consultado. Buena parte de ellos ni siquiera sabía de la existencia de la reunión. Alfredo Cornejo, el presidente de la UCR, trasladó el malestar en nombre del partido y de los gobernadores. Fue raro porque más de uno de esos mandatarios venía coincidiendo con el deseo del kirchnerismo. La cuestión pasaba por otro lado: se sintieron ninguneados. Cornejo invocó, sobre todo, a Gerardo Morales, el gobernador de Jujuy. “¿Morales se está quejando? ¿Es una joda? Si él acompaña al Gobierno en todo”, dijo uno de los tres dirigentes que asistió a la Rosada. Patricia Bullrich comparaba al kirchnerismo con los mordiscos del futbolista Luis Suárez: “Se salen siempre de la regla”, decía en privado. Quienes hablaban con ella escuchaban su enojo: “No puede ser, les hicieron la cama”. A tono con la jefa oficial del PRO, Mauricio Macri reiteraba lo de siempre: que es imposible cualquier tipo de diálogo con el kirchnerismo porque todo termina en una emboscada. En Exaltación de la Cruz Elisa Carrió lanzaba alguna palabrota al aire, aunque un rato después retomaría la senda zen en pos de la unidad. “A mí al barro de la internita no me van a llevar”, transmitía.Jorge Macri había hecho los deberes. Habló por separado con Carrió y con el ex presidente para explicar la situación. Ritondo conversó con Macri, Vidal y, más detenidamente, con Horacio Rodríguez Larreta. Antes de esa ronda de explicaciones, Jorge Macri había enviado un audio al chat de la mesa de conducción de Juntos para el Cambio para asegurar que ni él ni Ritondo habían dado su consentimiento para la postergación de las primarias. “Bueno, entonces saquen un tuit ahora porque están todos puteando”, les pidieron. Lo hicieron. No bastó para calmar las aguas.La discusión por la postergación de las PASO no es menor. Hay macristas que creen que, una vez que el oficialismo obtenga el visto bueno para demorarlas, podría plantear -más tarde- hacerlas el mismo día que las generales y lograr así una suerte de Ley de Lemas encubierta. La oposición está en un laberinto. El Gobierno acelera y tiende puentes de nuevo, no solo para charlar sobre el calendario electoral. El nuevo plan de Alberto Fernández es parecerse al del año pasado, al Presidente que exponía en las conferencias de prensa para plantear políticas contra el Covid-19 de la mano de la oposición y crecía a niveles altísimos de popularidad. No será tan sencillo. Hoy su imagen se derrumba y la Argentina no es la que era. La economía hizo estragos en 2020 por una cuarentena innecesariamente larga, al decir de Pedro Cahn. Alberto heredó un país con una pobreza escandalosa del 35,5% de pobres; un año después trepa al 42%. El ritmo de la inflación hace prever que, salvo un milagro, estará muy lejos de cumplirse la meta del 29% que se propone -y que todavía defiende- Martín Guzmán. Y Cristina recuperó lo que nunca perdió, pero entonces disimulaba: el centro de la escena y el poder de veto en las decisiones clave.Alberto no está solo en la estrategia de coquetear con la oposición. Máximo Kirchner trabaja en la misma dirección, con un objetivo puntual. El diputado quiere que el oficialismo y los espacios anti-K hagan un acuerdo para que todos firmen una declaración en la que se solicite estirar los plazos de pagos del crédito del FMI a veinte años y no a diez, como establece el estatuto del Fondo. Vaya a saberse qué pensará Guzmán de la intromisión de Máximo en sus asuntos. Por lo pronto, el diputado hizo tanteos con Larreta y con Vidal a través de otros dirigentes. El hijo de Cristina persigue, además, un compromiso de sus rivales políticos para renegociar la deuda de la provincia de Buenos Aires, que está encarando Kicillof y que trepa a 7.150 millones de dólares. El oficialismo pretende dejar afuera de la maniobra a Macri, a Bullrich y a los radicales más intransigentes. Eso promete más roces. Alberto no ayuda. Mientras sus colaboradores le pedían a Larreta una reunión en Olivos en nombre del diálogo y de la preocupante situación epidemiológica, él salía en radio con Coco Sily y les mandaba un mensaje sarcástico a los macristas: “Si a ustedes el mundo los ama, ayúdenme a conseguir vacunas”. Coco se reía. Alberto parecía disfrutar de la ocurrencia. Macri cree que la movida oficial solo deparará nuevas trampas. Bullrich ni hablar. Cornejo y Carrió siempre están en guardia. Otra vez todos mirarán a Larreta y al núcleo de dirigentes que le piden que no abandone la moderación y el diálogo, entre ellos Vidal, Martín Lousteau y un sector de la UCR. Larreta está bajo presión. Siempre quiso estar donde está. Pero a veces la sufre. Luce ensimismado. Fácil no la tiene. Nadie le prometió un jardín de rosas.

Mirá también

Mirá también

“Están ganando los ultra”, el inquietante mensaje que sacude a Alberto Fernández

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Máximo KirchnerJorge MacriAlfredo CornejoCristian RitondoWado De Pedro

Fuente

Categories
General

Nueva encuesta: volvieron a medir a Máximo Kirchner en Ciudad, GBA e Interior

La nominación de Máximo Kirchner como futuro presidente del PJ bonaerense y el impulso de La Cámpora para que su jefe sea el heredero del liderazgo nacional que hoy ejerce su madre, llevaron al titular del bloque de Diputados del Frente de Todos a un exposición inédita para su carrera política. En ese escenario, distintas consultoras salieron a medirlo con mayor profundidad. Evalúan su imagen nacional, pero también con recortes por región. Esta semana se conocieron nuevos números que adelanta Clarín. Los datos confirman la hipótesis original: al menos por ahora, su mayor (y casi única) fortaleza está en el Conurbano.
La firma que sumó otro estudio fue Real Time Data (RTD), una consultora que hace mediciones de actualización diaria que vende entre clientes del país y el exterior. Este diario ya adelantó dos partes de este sondeo nacional, que incluyó 1.050 casos relevados entre el 6 y el 10 de enero. – Por un lado, le preguntaron a la gente qué fuerzas consideraban no democráticas y por lo tanto recomendaban que no pudieran presentarse en la elección. Quedaron primeros el Frente de Izquierda y el espacio de José Luis Espert.- Por el otro, se hizo un anticipado planteo electoral para el 2023. Se consultó “quién le gustaría que sea el próximo presidente”. Ganó Alberto Fernández, pero sólo con el 16%.Los números de MáximoLa primera tabla de imágenes que muestra RTD incluye los datos generales, a nivel país, de 22 dirigentes; incluido Máximo Kirchner. El ranking se ordena por valoración a favor (“buena” + “muy buena”) y, con ese parámetro, el jefe del bloque del FdT queda 17°.El líder de La Cámpora tiene 12% de ponderación “muy buena” y 21% de “buena”. Total + 33 puntos. Encima de él, muy cerca, figuran Mario Negri, con + 35%; y Emilio Monzó, Sergio Massa, Mauricio Macri y Leandro Santoro, todos con + 34%. Es decir, con crecer un par de puntos, Máximo Kirchner ya se ubicaría en la mitad de la tabla.

Debajo de él, en tanto, aparecen Ricardo López Murphy (+ 30%), José Luis Espert (+ 27%), Juan Grabois (+ 27%), Ofelia Fernández (+ 26%) y Hugo Moyano (último con + 18%).Pero el dato más preocupante para el diputado es su valoración en contra. Combina 11% de imagen “mala” y 53% de “muy mala”. Total – 64%, lo que lo deja con un diferencial negativo de -31 puntos. Así, refleja el mismo fenómeno que ocurre con oficialistas como Cristina (+ 38% y – 61%) o Massa (+ 34% y – 64%), pero también con opositores como Elisa Carrió (+ 39 y – 59%) y Macri (+ 34% y – 65%). Curiosamente, con el ex presidente comparten exactamente el mismo balance: – 31 puntos.Recortes por regiónAdemás de las cifras generales, el estudio de RTD detalla tres recortes por región: Ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires e Interior del país. Como mostraban otros estudios, lo mejor de Máximo Kirchner está en la Provincia, en particular el Conurbano bonaerense.Según los datos de la consultora, en CABA el jefe de los diputados K suma 29 puntos de positiva. Queda último con Espert. En el Interior llega a 30% y le alcanza para relegar a Grabois (28), Espert (27) y Ofelia Fernández (24).En el GBA, en tanto, Máximo Kirchner sube a 41% de valoración a favor. Queda octavo y supera a dirigentes como María Eugenia Vidal (40%), Massa (39%), Patricia Bullrich (35%) y Macri (27%), entre otros.

Mirá también

Mirá también

Por primera vez midieron a Máximo Kirchner en todo el país: cómo le fue contra Alberto Fernández, Cristina Kirchner y Sergio Massa

Mirá también

Mirá también

Cristina Kirchner avanza en el Gobierno y una encuesta le atribuye influencia récord

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Máximo KirchnerEncuestasLa Cámpora

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Aprobación del ajuste a los jubilados: el discurso de Máximo Kirchner en Diputados entre chicanas, provocaciones e insultos

El jefe del bloque del Frente de Todos en la Cámara de Diputados, Máximo Kirchner, cerró el debate por el proyecto de ley de movilidad jubilatoria con un discurso que tuvo numerosas chicanas y provocaciones a la bancada de Juntos por el Cambio.
Kirchner comenzó su alocución marcando una diferencia entre el oficialismo y la oposición, y haciendo referencia a los “insultos” que recibió del otro lado. “Ustedes son educados, los maleducados somos nosotros, los peronistas. Maduremos que está bueno”, dijo.Para defender el proyecto de ley propuesto por el gobierno de Alberto Fernández, el diputado explicó que “lo que estamos haciendo nosotros es cumplir con lo que dijimos en la campaña electoral, que creíamos que esta fórmula era la mejor para que jubilados y jubiladas paulatinamente pudieran recuperar los ingresos que perdieron con el cambio de fórmula que hizo Mauricio Macri”.Luego, recordó que la ex presidenta Cristina Fernández “tuvo que vetar el 82% móvil a jubilados y jubiladas” y con ironía les preguntó a los diputados de Juntos por el Cambio: “¿Por qué no lo hicieron durante los 4 años que fueron gobierno? Uno no puede proponer cosas para joder al otro, uno tiene que ser racional. Tuvieron 4 años para hacer aprobar aquella ley vetada por Cristina”.En otro momento, Kirchner se refirió al discurso de Mario Negri, jefe de la bancada de Juntos por el Cambio, quien había arrancado su discurso mostrando una piedra, en alusión a las piedras que tiraron los entonces opositores al gobierno de Mauricio Macri a fines de 2017, en la Plaza del Congreso, cuando se votó la anterior modificación al índice de movilidad jubilatoria.

Mario Negri mostró una piedra durante su discurso en la Cámara de Diputados. Captura de Twitter

“Y como sabía que iba a traer una piedra, porque se han vuelto muy previsibles, porque su electorado no les exige nada más que insultarnos a nosotros, les traje las balas de goma. Estas son las balas de goma que ustedes usaron. Y las muestro solamente porque trajeron las piedras. Acá están las balas que tiraron sobre la gente”, dijo el diputado oficialista sosteniendo un proyectil en cada mano mientras los colegas de su espacio lo aplaudían.”Hay algo que ustedes quieren encarnar que no son. Ustedes no son resistentes, ustedes son el poder. Pueden haber perdido una elección pero son el poder y defienden al poder en la Argentina”, le dijo al bloque de Juntos por el Cambio.Kirchner sostuvo que “tan descarnada fue esa represión que tuvieron que cambiar a la Gendarmería por la Policía de la Ciudad de una sesión a otra”, y agregó: “Fue una marcha que contó con espionaje previo que llegaba a la oficina del Presidente (Macri), donde le decían ‘salen los colectivos de Moreno o de Avellaneda’. Vinieron acá y fueron recibidos de la peor manera. Diputados y diputadas estaban en enfermería mientras seguía la sesión”.”Cuando muestran las piedras ya veo de qué lado estarían entre David y Goliat. Estarían del lado de Goliat, y nosotros estamos del lado de David”, afirmó.En otra de sus chicanas a la oposición, Kirchner pidió que “reflexionen también por qué perdieron”.”¿Por qué perdieron si tenían al FMI que les dio 44 mil millones de dólares, por qué perdieron si los dos diarios más grandes del país decían que era la gestión más exitosa y que en la provincia de Buenos Aires había una leona? 20 puntos diferencia le sacamos a la leona en la provincia. Eso es la falta de gestión, de sensibilidad y de entender lo que le pasa a la gente”, expresó mientras una vez más sus pares lo vitoreaban.”Insulten todo lo que quieran porque es la mayor certeza de que la próxima elección se la vamos a volver a ganar. Carecen de argumentos, les sobran insultos”, aseguró.

Mirá también

Con el apoyo de aliados, el kirchnerismo convirtió en ley el ajuste a los jubilados

Cinco claves de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria que se aprobó hoy en Diputados

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Últimas NoticiasMáximo KirchnerJubiladosCámara De Diputados

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

La Corte, los ministros y Horacio Rodríguez Larreta, los blancos de Alberto Fernández, Cristina Kirchner, Máximo Kirchner y Axel Kicillof

En el cierre de una semana difícil por las idas y vueltas sobre la vacuna rusa Sputnik V para combatir el coronavirus, la plana mayor de la alianza de Gobierno se reunió en un acto en el Estadio Único de La Plata que dejó fuertes frases del presidente Alberto Fernández, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof y el diputado Máximo Kirchner. Los apuntados fueron los miembros de la Corte Suprema de Justicia, los ministros del gabinete y el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.
La Corte SupremaEl que le atacó al máximo tribunal del país fue el propio Presidente con conceptos muy duros. “Queremos una Corte Suprema que nos diga cómo entiende las cosas, que me explique por qué hay gravedad institucional cuando se trasladan a tres jueces desconocidos y no hay gravedad institucional en procesos abiertos contra el gobernador de Buenos Aires, contra la vicepresidenta”, reclamó Alberto Fernández ante una platea de funcionarios.El Jefe de Estado continuó: “¿Eso no es gravedad institucional? Explíquenmelo porque no lo entiendo. No me lo van a explicar porque no tiene explicación. Esas son deudas que siento que tenemos pendientes, estoy seguro que tenemos deudas pendientes y las vamos a ir, poco a poco, cumpliendo. Porque si hay algo que tenemos es palabra, porque si hay algo de lo que me jacto es de no mentir”.¿No hay gravedad institucional en procesos abiertos contra el gobernador de Buenos Aires, contra la vicepresidenta?Alberto FernándezY concluyó: “Un problema conceptual de todos nosotros es que queremos tener jueces dignos, honestos, que hagan justicia y no que corran detrás del poder de turno”.

Alberto Fernández en el acto del Frente de Todos en La Plata.

Los ministros del GabineteDespués de aquella carta de Cristina Fernández de Kirchner en la que habló de “funcionarios que no funcionan”, que a las semanas terminó con la salida del gabinete de María Eugenia Bielsa del Ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, la vicepresidenta volvió a referirse a funcionarios y legisladores.Cristina retomó el tema con una dura frase: “Todos aquellos que tengan miedo o que no se animan, por favor, hay otras ocupaciones además de ser ministro, ministra, legislador o legisladora. Vayan a buscar otro laburo”.
Les digo a todos y a todas: todos aquellos que tengan miedo, o que no se animan, por favor, hay otras ocupaciones además de ser ministros, ministras, legisladores, legisladoras. Vayan a buscar otro laburo.— Cristina Kirchner (@CFKArgentina) December 19, 2020

“Necesitamos gente que los sillones que ocupe de ministro, de ministra, de legislador, de legisladora, sea para defender los intereses del pueblo”, agregó la vicepresidenta.

Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner en el acto en el estadio La Plata. Foto: Presidencia.

Horacio Rodríguez LarretaMás allá de las críticas a la gestión de Mauricio Macri de los oradores en el acto en La Plata, y las menciones a la herencia en la Provincia por la que apuntaron a María Eugenia Vidal, Máximo Kirchner aludió a Horacio Rodríguez Larreta, a quien ya se dirigió desde su banca como diputado. “Allá por febrero, antes de que arreciara la pandemia con toda furia, lanzó una gran política de créditos que creo que superó los $60 mil millones, no $ 23 mil (millones). Algunos de los que les gustan los datos deberían ir a ver cuánto dio la provincia de Buenos Aires para sus Pymes y cuánto dio la Ciudad de Buenos Aires para sus pymes. Se van llevar una sorpresa”, comparó el jefe del bloque del Frente de Todos en Diputados.En la Ciudad de Buenos Aires estuvieron un poco amarretes con el sector privadoMáximo Kirchner”Hay algunos que siempre vienen hablando del sector privado, del desarrollo del sector privado, pero me parece que en este caso en la Ciudad de Buenos Aires estuvieron un poco amarretes con el sector privado y no como el gobernador de la provincia de Buenos Aires que le dio una gran mano a todas las PyMEs a lo largo y lo ancho de la provincia de Buenos Aires. Son cuestiones que por ahí no vemos en los medios y me doy el gustó acá de decirlas”, señaló Máximo Kirchner.

Máximo Kirchner le apuntó a Horacio Rodríguez Larreta. Foto: Mauricio Nievas

Y después de la decisión de Alberto Fernández de quitarle coparticipación a la Ciudad para transferirle fondos a la Provincia, Kicillof se refirió a ese punto. “Alberto te quiero agradecer muchísimo en nombre de toda la provincia de Buenos Aires tu comprensión de este problema y que hayas tomado la decisión de empezar a devolverle recursos a la Provincia. Si no hay recursos no vamos poder dar respuesta a la desigualdad y vamos a ver que de un lado y del otro de la (avenida) General Paz se vive muy distinto, y esto no puede ser. No es la Argentina que queremos”, cerró Kicillof.NE

Mirá también

Cristina, guardiana del modelo: avisa y después dispara

Son funcionarios nuestros, pero parecen funcionarios rusos

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Alberto FernándezCristina KirchnerAxel KicillofHoracio Rodríguez LarretaMáximo Kirchner

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente