Categories
internacional

Un matrimonio eligió no vacunarse contra el COVID y sus cuatro hijos quedaron huérfanos

Tras una dura batalla contra el coronavirus, una madre de familia del área de Houston, Estados Unidos, murió a solo dos semanas de que su marido también falleciera por COVID.

Lydia Rodríguez de 42 años murió el lunes 16 de agosto, mientras que su esposo Lawrence de 49 había fallecido el lunes 2. “Tengo que publicar algo que esperaba no hacer nunca. Lydia falleció esta mañana temprano. Por favor, continúen orando. Nuestros corazones están rotos”, dijo el lunes Dottie Jones, prima de la madre de familia.Apenas unos días antes de su fallecimiento, Jones, pidió oraciones al público para que los riñones de Lydia funcionaran mejor. Con la muerte de ambos padres, sus cuatro hijos se quedaron huérfanos. La familia tiene su residencia en La Marque, ciudad localizada al sureste de Houston.

La familia cristiana había decidido no vacunarse contra el coronavirus.

Lydia y Lawrence Rodríguez, que estuvieron casados ​​durante 21 años. Se encontraban entre las decenas de millones de estadounidenses que aún no recibieron o no quisieron recibir al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus, que está disponible gratis para cualquier persona mayor de 12 años.La vacuna reduce significativamente la probabilidad de que una persona se enferme gravemente o muera a causa del virus. Los niños ahora huérfanos de la familia Rodríguez se unen a los millones de afectados trágicamente por la enfermedad a veces mortal. El caso de la familia Rodríguez se hace eco del de otros pacientes no vacunados que rogaron a sus médicos por dosis de vacuna antes de ser intubados.

Lydia y Lawrence Rodríguez, que estuvieron casados ​​durante 21 años.

“Lydia nunca creyó realmente en las vacunas”, dijo Jones, de 55 años, a The Post. “Ella creía que podía manejar todo por sí misma, que realmente no necesitabas medicamentos”. Jones, enfermera neonatal, estaba familiarizada con los graves efectos que el Covid-19 tenía en las madres y los bebés que trataba en el hospital de Sugar Land, Texas, donde trabajaba. Ella compartió con Rodríguez cómo había observado a un paciente tras otro ser conectado a un respirador durante semanas sin mucha mejoría.

Los niños, ahora huérfanos, podrían optar por vacunarse.

El esposo de Rodríguez, quien compartió sus creencias en contra de las vacunas, también se negó a vacunarse. Tres de sus cuatro hijos pueden vacunarse, pero aún no recibieron la vacuna, dijo Jones.  A principios de julio, días después de que Rodríguez y los niños regresaran de un campamento de una iglesia cristiana, los peores temores de Jones se hicieron realidad. Uno por uno, cada miembro de la familia, incluido el esposo de Rodríguez, que no asistió al campamento debido al trabajo, dio positivo por el coronavirus.

Un camión de vacunación disponible en NYC. Foto: Reuters.

La familia no le dijo a nadie que estaban enfermos hasta que el esposo de Rodríguez la llevó al hospital el 12 de julio después de que comenzó a experimentar dificultad para respirar. Rodríguez fue admitida en la UCI y su esposo ingresó en otra sala, dijo Jones.Para entonces, el resto de la familia intervino para llevar alimentos y medicamentos a los cuatro hijos de la pareja, que estaban todos infectados y en cuarentena en casa. El niño más pequeño fue el único que experimentó síntomas leves, dijo Jones. El resto estaba asintomático.En un momento, la condición de Lawrence Rodríguez parecía estar mejorando, pero un par de días después de su ingreso, lo llevaron de urgencia a la UCI. Solicitó una vacuna contra el coronavirus poco antes de que le pusieran un respirador, dijo Jones, pero también era demasiado tarde para él. Murió el 2 de agosto.

Vacunación móvil en Estados Unidos. Foto: Reuters.

Sin opciones, antes de morir, la madre de cuatro hijos le pidió a su familia que le hiciera una promesa: “Por favor, asegúrate de que mis hijos se vacunen”, le dijo Rodríguez a su hermana durante su última llamada.Para entonces, Lydia Rodríguez dependía por completo de una máscara de oxígeno que le impedía hablar con sus hijos, quienes la llamaban para cantar himnos cristianos para levantarle el ánimo.“Estamos orando por ti y cuidando a los niños”, contó Jones diciéndole a su prima durante sus últimos días. El personal del hospital llamó a la familia el 16 de agosto para informar que Rodríguez había muerto.

Mirá también

Mató a sus hijos “para salvar al mundo” porque creía que tenían “ADN de serpiente”

Video: la asombrosa sonrisa de un bebé cuando sus padres lo despiertan

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CoronavirusPandemiaInternacionalViste

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

La OMS aprueba la vacuna de Moderna contra el coronavirus para uso de emergencia

La Organización Mundial de la Salud incluyó la vacuna contra el coronavirus del laboratorio Moderna a la lista para el uso de emergencia, que se convierte así en la quinta vacuna en recibir esta aprobación de la agencia sanitaria de la ONU.
Esta vacuna, basada en la tecnología de ARN mensajero, “se añade a la lista creciente de vacunas validadas por al OMS para un uso de emergencia”, indicó la agencia en un comunicado el viernes.Hasta ahora, la OMS había homologado la vacuna de Pfizer-BioNTech, los dos sueros de AstraZeneca fabricados en India y en Corea del Sur y el de Johnson & Johnson, llamado Janssen.Se espera que próximamente se tome una decisión para las dos vacunas chinas, Sinopharm y Sinovac.Este procedimiento contribuye a que los países que no tienen medios para determinar si un medicamento es eficaz e inocuo, puedan acceder a él más rápidamente.Y también permitirá que el sistema Covax -puesto en marcha por la OMS con otros socios para repartir vacunas contra el covid-19 en países desfavorecidos- pueda contemplar dotarse de más vacunas.

La vacuna de Moderna debe darse en dos dosis, según las recomendaciones de la OMS. Foto: BLOOMBERG

Sin embargo, es improbable que el anuncio impacte de inmediato los suministros de la vacuna de este laboratorio estadounidense para el mundo en desarrollo.La empresa ya firmó acuerdos de suministro con muchos países ricos por millones de dosis.En un comunicado el viernes, el presidente ejecutivo de Moderna Stephane Bancel, dijo que la empresa estaba “participando activamente en discusiones con organizaciones multilaterales, como COVAX, para ayudar a proteger a las poblaciones de todo el mundo”.

Un cartel con las vacunas disponibles contra el coronavirus en un centro de vacunación en Novegro, cerca de Milán, en Italia. Foto: EFE

La autorización para esta vacuna tomó muchos meses debido a las demoras que enfrentó la OMS para obtener datos del fabricante, se informó el viernes.Su eficaciaLa vacuna de Moderna ya se está aplicando desde hace algunos meses en varios países. En diciembre de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos emitió un permiso de uso de emergencia para ese fármaco, y la Agencia Europea de Medicamentos le otorgó una autorización de comercialización válida en toda la Unión Europea en enero de este año.Esta vacuna también fue autorizada por el Reino Unido, Israel y Singapur, entre otros países.La vacuna desarrollada por Moderna, una empresa emergente pionera en vacunas anticovid, tiene unas características parecidas a la desarrollada por Pfizer-BioNTech, con un 94,1% de eficacia, según los estudios conocidos hasta ahora.El 21 de enero fue examinada por el Grupo Estratégico Consultivo de Expertos (SAGE) sobre vacunación, encargado de emitir recomendaciones sobre las vacunas.El grupo recomendó que la vacuna se use en todos los grupos de edad a partir de los 18 años.Los expertos de la OMS recomiendan, además, que la vacuna se administre en dos dosis con un intervalo de 28 días, aunque apuntaron que la segunda inyección puede “aplazarse 42 días” (seis semanas) en circunstancias excepcionales, como una grave crisis sanitaria o escasez de dosis.Sin embargo, no recomiendan reducir la dosis a la mitad.Fuente: AFP, EFE y APCB

Mirá también

EE.UU. ya vacunó a casi 100 millones de personas contra el coronavirus y apura la reapertura

¿“Libres todos” o cuarta ola de coronavirus? Con reaperturas, Italia entra en mayo en una encrucijada

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Organización Mundial De La SaludCoronavirusVacunación

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Los clubes ingleses se van de las redes sociales para visibilizar la lucha contra el racismo y el odio que sufren los futbolistas

La iniciativa de la Premier League, empezó a ganar adeptos de diferentes sectores deportivos. Desde el mediodía de este viernes hasta las 23:59 del lunes 3 de mayo se “apagarán” las redes sociales de todos los clubes de fútbol. La medida fue tomada con el objetivo de mostrarse en contra y poner un freno a los mensajes de odio y racismo que sufren varios deportistas en el mundo de la virtualidad.
Las cuentas de Twitter, Instagram y Facebook fueron cerradas temporalmente y no se publicara nada. La organización inglesa en contra de la discriminación “Kick it Out” se unión al boicot. Y el fútbol no está solo. Se sumaron la Unión y Liga de rugby, el cricket, el tenis y el ciclismo del Reino Unido. Y la FIFA, la UEFA y la Fórmula 1 también le dieron su “bendición” a la movida.
In response to the sustained discriminatory abuse received online by players and others connected to the game, English football will unite for a social media boycott from 15:00 BST on Fri 30 April to 23:59 BST on Mon 3 MayFull story ➡️ https://t.co/YINlwNb7d0#NoRoomForRacism pic.twitter.com/vp6aVovqIS— Premier League (@premierleague) April 24, 2021

Uno de los primeros que tomó una medida similar fue Thierry Henry. El exdelantero del Arsenal, ahora entrenador y que fue uno de los primeros en entrar al Hall of Fame de la Premier League, cerró sus redes sociales por la cantidad de mensajes racistas que le llegaban a diario.
Enough is enough.#StopOnlineAbuse #NoRoomForRacism pic.twitter.com/NZMr1GwtP5— Leeds United (@LUFC) April 30, 2021

Y no se trató de un caso aislado: la BBC Sports realizó una encuesta y se llegó a la conclusión de que al menos un tercio de los deportistas británicos habían sufrido abusos en sus redes.
Social media companies must do more to #StopOnlineAbuse #NoRoomForRacism pic.twitter.com/U25AZXNIfy— Leeds United (@LUFC) April 30, 2021

Chelsea fue uno de los primeros en sumarse y recordó que los mensajes antisemitas que sufrieron algunos de sus jugadores abrió una investigación que terminó con la expulsión de diez años de uno de sus hinchas. “Nuestros jugadores, personal, fanáticos y visitantes del club provienen de una amplia gama de orígenes, incluida la judía, y queremos asegurarnos de que todos se sientan seguros, valorados, e incluidos”, expresaron desde el club de Londres, uno de los semifinalistas de la Champions League.
pic.twitter.com/uf0YhmX4sS— FIFA Media (@fifamedia) April 30, 2021

Lewis Hamilton tiene un gran compromiso social. Cada vez que pudo, el siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 mostró en la pista su mensaje contra el racismo. “El deporte tiene el poder de unirnos. Rechacemos el abuso como parte del deporte, y seamos los que marquemos la diferencia para las futuras generaciones”, añadió el piloto en su cuenta de Instagram.
Ver esta publicación en Instagram Una publicación compartida de Lewis Hamilton (@lewishamilton)
La F1 no se involucrará oficialmente al boicot como organización, aunque el organismo emitió un comunicado en redes sociales en el que ratificó su compromiso frente a la discriminación “en línea o de otro tipo”.
We are wholly committed to combatting any form of racism, online or otherwiseWe continue to call out and report any incident of online hate, and we encourage our fans to do the same pic.twitter.com/VXPvwBita8— Formula 1 (@F1) April 30, 2021

Instagram anunció recientemente que incluirá una herramienta que permita a los usuarios “filtrar los mensajes abusivos” de perfiles desconocidos. Y Twitter admitió en un comunicado que garantizará que las conversaciones sean “seguras” y que, tan solo en Reino Unido y desde el comienzo de la temporada en septiembre, eliminó de forma “proactiva” más de 5.000 tuits sobre fútbol que violaban sus normas. 

Mirá también

Aaron Rodgers, la súper estrella de 37 años que eclipsó al Draft de la NFL con un anuncio inesperado

El Gobierno ratificó que el fútbol profesional no se suspende

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Premier LeagueRacismoThierry Henry

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Contra la corriente: por qué ABBA no tendrá su biopic, aunque sobren motivos para que sea un éxito arrasador

A casi 50 años de su formación, en 1972 en Estocolmo, con más de 380 millones de discos vendidos, ABBA sigue siendo el grupo musical más exitoso de todos los tiempos, después de Los Beatles y continúa siendo una máquina de recaudar Así de simple. Asi de contundente. Así de inapelable.
Con un museo exclusivo que repasa su historia en la capital sueca, el cuarteto formado por Agnetha Fältskog, Björn Ulvaeus, Benny Andersson y Anni-Frid «Frida» Lyngstad, que levantó vuelo 1974 con su triunfo en el certamen Eurovisión, gracias a su tema Waterloo, sigue siendo además una referencia del pop, tanto en su tierra como fuera de ella también.Basta con repasar la repercusión de la película y el musical Mamma Mia y, si se quiere, hasta de su pobre secuela Mamma Mia: Here We Go Again, para poner en valor el legado del grupo, que parece haber reflotado la idea de una gira “hologramada”, frustrada parcialmente por la aparición de la pandemia de coronavirus.

FILE – This 1977 file photo shows members of Swedish pop group Abba, left to right: Bjorn Ulvaeus, Agnetha (known as Anna) Faltskog, Annifrid (known as Frida) Lyngstad and Benny Anderson. (AP Photo, file) suecia Bjorn Ulvaeus Agnetha Anna Faltskog Frida Lyngstad Benny Anderson integrantes banda pop Abba musica foto 1977

Material no les falta. Canciones como Gimme! Gimme! Gimme!, Thank You for the Music o la exitosísima Chiquitita, con una versión en castellano que ostenta el título de ser uno de los simples más vendidos en América Latina y cuyos derechos de autor fueron donados a UNICEF, mantienen una notable vigencia.Y la lista se amplía con temas como Super Trouper, Take a Chance on Me, Money Money Money, Voulez-Vous, SOS o I Do I Do I Do I Do I Do, con un presente potenciado por su “revival”, en las interpretaciones de Meryl Streep, Pierce Brosnan y compañía o el mash-up de Madonna en Hung Up. Pero además del componente musical, reflejado en hits como Dancing Queen, versionado por artistas como Belinda Carlisle, la Orquesta Filarmónica de Londres, Alanis Morissette, Kylie Minogue, U2, Sex Pistols, Donna Summer y The Sugarcubes, ABBA reúne en su costado humano todos los ingredientes de una historia apasionante.

La postal clásica de Björn, Agnetha, Benny y Frida, en pleno apogeo de la banda.

Los necesarios para hacer de una biopic de la banda tal vez uno de los éxitos más rotundos del género que vive una era gloriosa -al menos en lo comercial; lo artístico admite debate- merced a la Bohemian Rapsody de Queen, la Rocketman de Elton John o la más fiel Respect de Aretha Franklin.Pasión por la música y un éxito tóxicoEs que, aunque la idea original de ABBA no surgió de ningún cazatalentos ávido por encontrar la fórmula de multiplicar billetes, el fenómeno en el que se convirtió aquel proyecto nacido del amor que Björn y Agnetha compartían por la música, al que adhirieron poco después Benny y Frida, por entonces novios, terminó por destruirlo todo.Como botón de muestra, bien vale reflotar el efecto que la popularidad y la masividad tuvo en Agnetha, quien acorralada por una dinámica que contrastaba con su infancia alejada del estrés de las grandes ciudades comenzó a sufrir un pánico escénico que en más de una ocasión le impedía subir a escena.

Así se los ve a los integrantes de ABBA, en una de las gigantografías del museo. Foto AFP

La consecuencia, en busca de algo que aliviara su padecer, fue su paulatina adicción al alcohol, que a su vez resultó en una de las fobias que fue coleccionando y que le arruinaron buena parte de su vida.”Soy alguien que tiene miedo de muchas cosas. Tengo fobias y ansiedades enfermizas. Tengo miedo de mezclarme con la gente. No puedo ir de compras, no puedo salir o ir a restaurantes y bares”, confesó en una entrevista ofrecida cuando el grupo aún existía.En la misma charla, agregaba: “Sin embargo soy capaz de manejar alguno de mis miedos, como a volar, gracias al alcohol: antes de que despegue el avión, me tomo un trago, cuando estamos en el aire otro y justo antes de aterrizar otro. De esa forma, estoy medio borracha cuando llego a mi destino”.

Lejos de las historias de las “boy band” de “laboratorio”, ABBA surgió de la amistad y el interés que sus integrantes tenían por hacer música.

El derrotero de “la rubia” del grupo iba en sintonía con el de Benny Anderson, quien en 2011 contó en el canal SVT de Suecia que había tenido que buscar ayuda para detener su adicción. “No me sentía bien sin alcohol, así que sabía que estaba en problemas. Busqué ayuda y la obtuve”, reveló entonces.”Sabía que si seguía bebiendo corría el riesgo de perder todo. Si bebes lo suficiente durante un tiempo largo, perderás cosas”, explicó el músico, que finalmente venció su adicción en 2001, 20 años después de su último éxito, The Winner Takes it All”, según consignó el diario español ABC años atrás. Las fobias y adicciones de Agnetha minaron definitivamente su matrimonio con Björn, de quien se divorció después de 13 años juntos, tras el nacimiento de su segundo hijo. 

Agnetha sufrió el efecto de la fama y buscó refugio en el alcohol. Foto AP

“He pasado por una depresión extremadamente dolorosa. La idea de que tenía que continuar sola me volvía loca. Björn siempre se ocupó de todo porque éramos muy jóvenes y cuando se volvió a casar, lloré”, admitió tiempo después la cantante, que además sufrió el suicidio de su madre, en 1994. Una infidelidad que aceleró el finalEn tanto, algo parecido sucedió en casa de Frida y Benny, quienes se separaron tras nueve años de vida en pareja y cuatro de matrimonio. Las versiones más extremas sostienen que todo explotó por el aire cuando Frida encontró a su esposo con otra mujer, en su propia cama.Pero la tirantez dentro de la banda no se limitaban a las internas que vivía cada una de las parejas, sin que también parecen haber trascendido ese límite hasta afectar el vínculo entre sus integrantes más allá la ola de éxito que surfeaban juntos.

Así parece atestiguarlo un famoso video en el que se la ve a Frida tirarle a su compañera un codazo digno de un marcador central en el fragor de la previa de un corner, tratando de ponerle los puntos a un delantero que intenta ubicarse en una mejor ubicación para meter el toque a la red.”Nos planteamos si el grupo podría permanecer unido después de nuestro divorcio. Pero ABBA ya había sobrevivido al divorcio de Björn y Agnetha y era muy difícil que pudiese seguir adelante con nuestra separación”, reconoció Benny Andersson durante una entrevista que brindó poco tiempo después de la disolución del grupo.La trágica historia de FridaSi a eso se le suma la historia personal de Frida, marcada a fuego por su nacimiento, ocurrido el 15 de noviembre de 1945 en Ballangen, Noruega, como consecuencia de un experimento nazi llamado Lebensborn, creado por el líder de la SS Heinrich Himmler.

Cerca del final, Benny Andersson, Agnetha Faltskog, Anni-Frid Lyngstad y Bjorn Ulvaeus, en Londres en noviembre de 1982; a la banda ya le quedaba poco camino por recorrer. No así a sus canciones. Foto AP Photo/Dave Caulkin

Anni-Frid Lyngstad fue uno de los alrededor de 10 mil niños llamados “tyskerbarnas” (o “bastardos de los alemanes”), producto de la unión de soldados alemanes y mujeres nórdicas en busca del perfeccionamiento de la raza aria.Esa condición condenó a la discriminación a las madres, señaladas como “zorras de los alemanes”, y también a los niños, quienes fueron rechazados luego de la derrota del III Reich, y condenados a la humillación. Ya en Suecia, donde fue criada por su abuela tras la muerte de su madre, ocurrida cuando ella estaba por cumplir 2 años, quien más adelante sería “la pelirroja” del grupo se casó por primera vez a los 18 años, con Ragnar Frediksson, de quien se divorció siete años más tarde.

El nacimiento de Frida fue consecuencia de uno de los experimentos que los nazis implementaron en busca del “perfeccionamiento” de la raza aria.

Poco después entró en escena Benny, con quien compartió sus primeros pasos en firme dentro del universo musical, también la fiebre del éxito de ABBA y el triste final de su pareja, casi en sintonía con el del cuarteto.Y si se trata de buscar elementos para sumarle “atractivos” a una hipotética biopic, no está de más agregar que en 1992 Frida se volvió a casar, esta vez con el príncipe Heinrich Ruzo Reuss von Plauen.Pero sobre el cierre de la década, la tragedia volvió a invadir su vida; primero, el 13 de enero de 1998, cuando su hija Ann Lise-Lotte Casper, producto de su primer matrimonio, murió en un accidente automovilístico en los Estados Unidos, donde vivía. Y luego, en octubre del año siguiente, con la pérdida de von Plauen, a causa de un cáncer linfático fulminante.

La historia personal de Frida está jalonada por hechos trágicos desde que fue concebida. Foto AP – Myung Jung Kim

Gira sí, peli noSin embargo, para quienes tengan alguna expectativa de ver en la pantalla grande -las que quedan- o apoltronados en algún sillón de su hogar, la historia de los suecos más famosos de la historia, las noticias no son para nada alentadoras. Todo indica que no vale la pena que esperen sentados.Es que, durante una reciente entrevista concedida durante una emisión del programa BBC Breakfast, Ulvaeus descartó de plano cualquier posibilidad de que eso ocurra en un futuro próximo. A pesar, precisamente, del éxito de las biopics antes mencionadas, como Bohemian Rhapsody y Rocketman, Ulvaeus le cerró las puertas a cualquier intento de llevar a la pantalla sus propias vivencias y las del cuarteto.

“No creo que nos gustaría que eso pase, en realidad. Ciertamente, me conozco, y no me gustaría -al menos no mientras esté vivo – que un actor me interprete en la pantalla. Y tampoco creo que le guste a los demás”, sentenció, rotundo.En cambio, si alentó la posibilidad de que la banda retome el proyecto de salir de gira, aunque en plan hologramado, y aseguró que lo que tienen en preparación suena ciertamente como el ABBA conocido.En 2017, se había anunciado que dos años después la banda se reuniría en forma digital, actuando como ABBATARS, por primera vez desde que se separaron en 1982. Pero la complejidad de la propuesta primero, y la pandemia de coronavirus después, alargaron el proceso.

Bjorn Ulvaeus dice que no le gustaría para nada ver su vida interpretada por un actor en una pantalla. Foto AP

A medida que se fue postergando el proyecto, el combo anunció el lanzamiento de dos temas nuevos, I Still Have Faith In You y Don’t Shut Me Down, lista que después ampliaron a cinco, como recompensa a los aficionados por su paciente espera.En ese sentido, en otra entrevista, ofrecida a The Times, Ulvaeus señaló que las voces de Agnetha y Frida están ahora en un tono más bajo, pero aseguró que eso no cambiará la esencia de lo que sus seguidores esperan escuchar.En tanto, reveló además que a fin de diseñar sus “avatares”, los integrantes del grupo fueron fotografiados “desde todos los ángulos posibles” y que tuvieron que “hacer muecas delante de las cámaras”.

ABBA modelo Siglo XXI: Björn, Frida, Agnetha y Benny fueron fotografiados, medidos y estudiados en sus movimientos para crear los hologramas que saldrán de gira en su nombre.

“Pintaron puntos en nuestros rostros, midieron nuestras cabezas”, detalló el músico, que sumó así una mayor expectativa ante el particular regreso de una banda que por ahora prefiere un presente en escena aunque sea desde la virtualidad, a ver su vida novelada en una pantalla.E.S.

Mirá también

La increíble historia de Frida, la cantante de Abba: nació de un experimento nazi y ahora es una aristócrata multimillonaria

La Abbamanía, una máquina que nunca para de recaudar

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

ABBAMúsica

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Los trasplantados, sin defensas ni vacunas contra el Covid: “Nos sentimos invisibles”

Cuatro pastillas a la mañana. Dos antes de dormir. Inyecciones cada 28 días. Todo eso hace Romina Branchi (34) para mantenerse inmunosuprimida. “Es la única forma de que mi cuerpo no rechace el riñón que me trasplantaron. Vivir así, sin defensas ni vacuna en medio de una pandemia, es muy duro”, le dice a Clarín. Es de Laferrere, partido de La Matanza, y se anotó en enero como menor de 59 años con factores de riesgo para que la inmunicen. Por ahora, no tiene novedades: “Sueño con que llegue mi turno”.
En febrero de 2015, empezó a dializarse luego de que le diagnosticaran insuficiencia renal crónica. Lo hizo por más de tres años, hasta abril de 2018 cuando su mamá, Delia Gramajo (59), volvió a darle la vida. Le donó un riñón. Ahora, ambas aguardan su vacuna. “Mi mamá vive en el Partido de la Costa, en Mar del Tuyú, y todavía no le toca. Estamos las dos a la espera”, cuenta Romina. En su casa intentan sostener una rutina estricta para que ella no se contagie. “Vivo con mi marido y mi nene de 13 años. Dormimos los tres en cuartos separados, los cubiertos tienen etiquetas con los nombres de cada uno y dentro de mi casa estoy con barbijo y con todo abierto”, detalla. “Es agotador”, reconoce. Extraña el abrazo y cuenta que a veces rompe alguna regla cuando su hijo le pide un mimo. “La situación es muy estresante, el médico me dijo que tengo que evitar el Covid como sea”, sigue. Ella lo sabe, su hijo lo sabe, también su marido, que tiene un negocio de artículos de limpieza y atiende “con guantes, barbijo y anteojos”.

Romina Branchi (34) es trasplantada renal y está inmunosuprimida. Sueña con que llegue su turno para vacunarse contra el coronavirus. Foto: Lucía Merle

Son días de mucha angustia en su familia. La semana pasada, murió de coronavirus su tío, hermano de Delia, de 57 años. “No tenía enfermedades preexistentes. Le agarró neumonía, lo internaron un jueves, mandó mensaje diciendo que estaba bien. El viernes se descompensó y falleció”, relata Romina, todavía en shock. Este año, su hijo comenzó con las clases en forma presencial. “Va a una escuela técnica y tiene talleres para los que es clave estar en el lugar. Esta semana que pasó, ya antes de las nuevas restricciones, lo dejé de mandar por el aumento de casos”, explica Romina, que se siente culpable pero a la vez no le encuentra otra salida. En realidad sí, vacunarse.“Mi papá tiene 65 y lo llamaron. Fue y les preguntó si me podía ceder su vacuna”, comparte.Dice que no sabe cómo seguir. Que ahora le toca viajar a Once a retirar su medicación mensual y que también tiene control en el Hospital Argerich y después turno para que le inyecten inmunosupresores. Le da pánico salir de su casa y tener que meterse en un hospital en este contexto.“Hago todo lo que está a mi alcance para cuidarme. Llevo doble barbijo, anteojos, guantes, me rocío con alcohol y lisoform, me cambio la ropa”, enumera. Y agrega: “Espero que sea suficiente”. Asegura que no es la única en esta situación: “Soy la administradora de un grupo de WhatsApp de trasplantados renales que se atienden en el Argerich. Somos 241. Del total, se vacunaron cuatro. Son de La Rioja, San Juan, Río Negro y La Pampa y tienen entre 59 y 61 años. El resto está igual que yo, a través del grupo nos contenemos. Son momentos difíciles”, comenta. La realidad de María Celia Valloire (43), que vive en Capital, es similar. Ella tiene hepatitis autoinmune y por su patología de base tuvo que recurrir a un trasplante hepático a sus 17 años para seguir viviendo. Lleva 26 años cuidando ese órgano, esa nueva oportunidad.

María Celia Valloire (43) tiene una enfermedad autoinmune que la llevó a recurrir a un trasplante hepático hace 26 años. Foto: Lucía Merle

“Siempre sobrellevé lo que me tocó con mucha entereza, intenté tener una vida lo más normal posible. Estudié, me recibí de licenciada en Administración de Empresas. Pero ahora, por primera vez, me siento vulnerable”, expresa. Considera muy injusto que no tengan un lugar prioritario en el plan de vacunación: “Los trasplantados nos sentimos invisibles en esta sociedad”.“Estoy en desventaja por vivir inmunosuprimida. Sin Covid ya tengo que tomar más recaudos que el resto, imaginate en pandemia”, se lamenta.A esa dificultad, suma el accionar de su prepaga que suspendió las prestaciones con el Hospital Italiano, que es donde ella se atiende desde hace 27 años.“En el Italiano está mi historia clínica, me siguen profesionales que se especializan en la enfermedad autoinmune que tengo, ellos me acompañan desde siempre. No puedo ahora empezar de cero en otro lugar. Además, tengo ganado un amparo de salud por este tema. Pero, incluso con eso, no paran de ponerme palos en la rueda”, sostiene María Celia y cuenta que sabe de otras prepagas que también están recortando servicios y complicando el panorama de gente trasplantada. Ella no puede dejar de hacerse determinados controles, tiene que cuidar su hígado, porque si no lo pierde y con él, la vida. “Todos los días agradezco haber recibido ese órgano. Amo la vida, todavía tengo mucho por hacer. Hoy me siento en riesgo y creo que la vacuna me podría salvar, espero que llegue pronto”, cierra.La situación en Argentina con los trasplantados En el país hay cerca de 22 mil personas trasplantadas. Además, 6.927 pacientes aguardan por un órgano y otros 2.412 por un trasplante de córneas, según datos del Incucai. Clarín quiso saber cuántos de ellos ya recibieron alguna de las vacunas contra el Covid 19. La respuesta del Incucai fue que “no se dispone de un registro nacional específico de vacunación de las personas trasplantadas y en lista de espera, ya que, de acuerdo a la disponibilidad de vacunas y ejerciendo sus competencias dentro de este marco, son las provincias las que adecuan el plan de vacunación para esta población”. A su vez, explicaron que “de acuerdo a la última actualización de los lineamientos técnicos de la Campaña Nacional de Vacunación contra la Covid 19, en los criterios de priorización se mencionan explícitamente a los pacientes en lista de espera y trasplantados entre la población de 18 a 59 años con factores de riesgo, al igual que personas con diagnóstico de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales crónicas, entre otras”.El escenario no es igual en todas las jurisdicciones. En la Ciudad de Buenos Aires están completando la vacunación de los mayores de 70 años por lo que aún falta bastante para llegar al segmento en cuestión: los de entre 18 y 59 años con factores de riesgo. En tanto, en algunos municipios de la provincia de Buenos Aires ya se está inmunizando a esta población.GS

Mirá también

Covid-19: qué se puede hacer y qué no después de estar vacunados contra el coronavirus

Patricia Bullrich presentará un amparo contra el cierre de las escuelas y las restricciones de circulación

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunación

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Los trasplantados, sin defensas ni vacunas contra el Covid: “Nos sentimos invisibles”

Cuatro pastillas a la mañana. Dos antes de dormir. Inyecciones cada 28 días. Todo eso hace Romina Branchi (34) para mantenerse inmunosuprimida. “Es la única forma de que mi cuerpo no rechace el riñón que me trasplantaron. Vivir así, sin defensas ni vacuna en medio de una pandemia, es muy duro”, le dice a Clarín. Es de Laferrere, partido de La Matanza, y se anotó en enero como menor de 59 años con factores de riesgo para que la inmunicen. Por ahora, no tiene novedades: “Sueño con que llegue mi turno”.
En febrero de 2015, empezó a dializarse luego de que le diagnosticaran insuficiencia renal crónica. Lo hizo por más de tres años, hasta abril de 2018 cuando su mamá, Delia Gramajo (59), volvió a darle la vida. Le donó un riñón. Ahora, ambas aguardan su vacuna. “Mi mamá vive en el Partido de la Costa, en Mar del Tuyú, y todavía no le toca. Estamos las dos a la espera”, cuenta Romina. En su casa intentan sostener una rutina estricta para que ella no se contagie. “Vivo con mi marido y mi nene de 13 años. Dormimos los tres en cuartos separados, los cubiertos tienen etiquetas con los nombres de cada uno y dentro de mi casa estoy con barbijo y con todo abierto”, detalla. “Es agotador”, reconoce. Extraña el abrazo y cuenta que a veces rompe alguna regla cuando su hijo le pide un mimo. “La situación es muy estresante, el médico me dijo que tengo que evitar el Covid como sea”, sigue. Ella lo sabe, su hijo lo sabe, también su marido, que tiene un negocio de artículos de limpieza y atiende “con guantes, barbijo y anteojos”.

Romina Branchi (34) es trasplantada renal y está inmunosuprimida. Sueña con que llegue su turno para vacunarse contra el coronavirus. Foto: Lucía Merle

Son días de mucha angustia en su familia. La semana pasada, murió de coronavirus su tío, hermano de Delia, de 57 años. “No tenía enfermedades preexistentes. Le agarró neumonía, lo internaron un jueves, mandó mensaje diciendo que estaba bien. El viernes se descompensó y falleció”, relata Romina, todavía en shock. Este año, su hijo comenzó con las clases en forma presencial. “Va a una escuela técnica y tiene talleres para los que es clave estar en el lugar. Esta semana que pasó, ya antes de las nuevas restricciones, lo dejé de mandar por el aumento de casos”, explica Romina, que se siente culpable pero a la vez no le encuentra otra salida. En realidad sí, vacunarse.“Mi papá tiene 65 y lo llamaron. Fue y les preguntó si me podía ceder su vacuna”, comparte.Dice que no sabe cómo seguir. Que ahora le toca viajar a Once a retirar su medicación mensual y que también tiene control en el Hospital Argerich y después turno para que le inyecten inmunosupresores. Le da pánico salir de su casa y tener que meterse en un hospital en este contexto.“Hago todo lo que está a mi alcance para cuidarme. Llevo doble barbijo, anteojos, guantes, me rocío con alcohol y lisoform, me cambio la ropa”, enumera. Y agrega: “Espero que sea suficiente”. Asegura que no es la única en esta situación: “Soy la administradora de un grupo de WhatsApp de trasplantados renales que se atienden en el Argerich. Somos 241. Del total, se vacunaron cuatro. Son de La Rioja, San Juan, Río Negro y La Pampa y tienen entre 59 y 61 años. El resto está igual que yo, a través del grupo nos contenemos. Son momentos difíciles”, comenta. La realidad de María Celia Valloire (43), que vive en Capital, es similar. Ella tiene hepatitis autoinmune y por su patología de base tuvo que recurrir a un trasplante hepático a sus 17 años para seguir viviendo. Lleva 26 años cuidando ese órgano, esa nueva oportunidad.

María Celia Valloire (43) tiene una enfermedad autoinmune que la llevó a recurrir a un trasplante hepático hace 26 años. Foto: Lucía Merle

“Siempre sobrellevé lo que me tocó con mucha entereza, intenté tener una vida lo más normal posible. Estudié, me recibí de licenciada en Administración de Empresas. Pero ahora, por primera vez, me siento vulnerable”, expresa. Considera muy injusto que no tengan un lugar prioritario en el plan de vacunación: “Los trasplantados nos sentimos invisibles en esta sociedad”.“Estoy en desventaja por vivir inmunosuprimida. Sin Covid ya tengo que tomar más recaudos que el resto, imaginate en pandemia”, se lamenta.A esa dificultad, suma el accionar de su prepaga que suspendió las prestaciones con el Hospital Italiano, que es donde ella se atiende desde hace 27 años.“En el Italiano está mi historia clínica, me siguen profesionales que se especializan en la enfermedad autoinmune que tengo, ellos me acompañan desde siempre. No puedo ahora empezar de cero en otro lugar. Además, tengo ganado un amparo de salud por este tema. Pero, incluso con eso, no paran de ponerme palos en la rueda”, sostiene María Celia y cuenta que sabe de otras prepagas que también están recortando servicios y complicando el panorama de gente trasplantada. Ella no puede dejar de hacerse determinados controles, tiene que cuidar su hígado, porque si no lo pierde y con él, la vida. “Todos los días agradezco haber recibido ese órgano. Amo la vida, todavía tengo mucho por hacer. Hoy me siento en riesgo y creo que la vacuna me podría salvar, espero que llegue pronto”, cierra.La situación en Argentina con los trasplantados En el país hay cerca de 22 mil personas trasplantadas. Además, 6.927 pacientes aguardan por un órgano y otros 2.412 por un trasplante de córneas, según datos del Incucai. Clarín quiso saber cuántos de ellos ya recibieron alguna de las vacunas contra el Covid 19. La respuesta del Incucai fue que “no se dispone de un registro nacional específico de vacunación de las personas trasplantadas y en lista de espera, ya que, de acuerdo a la disponibilidad de vacunas y ejerciendo sus competencias dentro de este marco, son las provincias las que adecuan el plan de vacunación para esta población”. A su vez, explicaron que “de acuerdo a la última actualización de los lineamientos técnicos de la Campaña Nacional de Vacunación contra la Covid 19, en los criterios de priorización se mencionan explícitamente a los pacientes en lista de espera y trasplantados entre la población de 18 a 59 años con factores de riesgo, al igual que personas con diagnóstico de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, renales crónicas, entre otras”.El escenario no es igual en todas las jurisdicciones. En la Ciudad de Buenos Aires están completando la vacunación de los mayores de 70 años por lo que aún falta bastante para llegar al segmento en cuestión: los de entre 18 y 59 años con factores de riesgo. En tanto, en algunos municipios de la provincia de Buenos Aires ya se está inmunizando a esta población.GS

Mirá también

Covid-19: qué se puede hacer y qué no después de estar vacunados contra el coronavirus

Patricia Bullrich presentará un amparo contra el cierre de las escuelas y las restricciones de circulación

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Coronavirus En ArgentinaVacunación

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

¿Cualquier vacuna protege contra las variantes del coronavirus?

Las noticias sobre las variantes de los coronavirus pueden parecer una película de terror, con referencias a un virus “doble mutante”, variantes “que evaden las vacunas” e incluso una mutación “Eek”.
Un titular advertía siniestramente: “El diablo ya está aquí”. Si bien es cierto que las variantes del virus son un importante problema de salud pública, la incesante atención a cada nueva variante ha creado una alarma indebida y la falsa impresión de que las vacunas no nos protegen contra las distintas variantes que siguen apareciendo.”Utilizo el término ‘atemorizadores'”, dijo el Dr. Eric Topol, profesor de medicina molecular en Scripps Research en La Jolla, California, refiriéndose a gran parte de la cobertura mediática de las variantes.”Incluso mi mujer decía: ‘¿Qué pasa con esta doble mutante?’Me vuelve loco.La gente se asusta innecesariamente. Si estás completamente vacunado, dos semanas después de la dosis, no deberías preocuparte en absoluto por las variantes”.Los virus cambian constantemente, y a lo largo de la pandemia han ido apareciendo y circulando nuevas variantes por todo el mundo.Algunas mutaciones no tienen importancia, pero otras pueden empeorar las cosas creando una variante que se propague más rápidamente o que enferme más a la gente.Aunque el aumento de las variantes infecciosas ha provocado un incremento de los casos de Covid-19 en todo el mundo, el riesgo afecta principalmente a las personas no vacunadas, por las que existe una gran preocupación.Aunque los esfuerzos de vacunación están muy avanzados en Estados Unidos y muchos otros países desarrollados, grandes franjas de la población mundial siguen siendo vulnerables, y algunos países aún no han informado de que se haya administrado una sola dosis..

iales de la cacuna de Moderna. Foto de Valentin FLAURAUD / AFP.

Pero para los vacunados, el panorama es mucho más esperanzador.Si bien es cierto que las vacunas tienen diferentes tasas de éxito contra las distintas variantes, la percepción de que no funcionan en absoluto contra las variantes es incorrecta. De hecho, las vacunas disponibles han funcionado extraordinariamente bien hasta ahora, no sólo en la prevención de la infección sino, lo que es más importante, en la prevención de la enfermedad grave y la hospitalización, incluso cuando las nuevas variantes circulan por todo el mundo.Las variantes son “una razón más para vacunarse”, dijo el Dr. Anthony S. Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país.”La conclusión es que las vacunas que estamos utilizando protegen muy bien contra la variante más dominante que tenemos ahora, y en diversos grados protegen contra enfermedades graves entre varias de las otras variantes”.Parte de la confusión proviene de lo que significa realmente la eficacia de la vacuna y del uso de términos como “evasión de la vacuna”, que suena mucho más aterrador de lo que es.Además, el hecho de que dos vacunas hayan alcanzado una eficacia cercana al 95% ha creado expectativas poco realistas sobre lo que se necesita para que una vacuna funcione bien. He aquí las respuestas a las preguntas más comunes sobre las variantes y las vacunas que se utilizan para detener el Covid-19. ¿Qué variante es más probable que se encuentre en los EE.UU.?La variante denominada B.1.1.7, que se identificó por primera vez en Gran Bretaña, es ahora la fuente más común de nuevas infecciones en los Estados Unidos.Esta variante altamente contagiosa también está alimentando la propagación del virus en Europa y se ha encontrado en 114 países.Una mutación permite que esta versión del virus se adhiera más eficazmente a las células. Los portadores también pueden eliminar niveles mucho más altos de virus y permanecer infecciosos durante más tiempo. La principal preocupación sobre la B.1.1.7 es que es altamente infecciosa y se propaga rápidamente entre los no vacunados, lo que puede saturar los hospitales en las zonas donde los casos aumentan. ¿FUNCIONAN LAS VACUNAS CONTRA LA B.1.1.7?Todas las principales vacunas en uso – Pfizer-BioNTech, Moderna, Johnson & Johnson, AstraZeneca, Sputnik y Novavax – han demostrado ser eficaces contra B.1 .1.7.Lo sabemos por una serie de estudios e indicadores.En primer lugar, los científicos han utilizado la sangre de los pacientes vacunados para estudiar lo bien que se unen los anticuerpos de la vacuna a una variante en un tubo de ensayo.Todas las vacunas han funcionado relativamente bien contra la B.1.1.7.También hay datos de ensayos clínicos, en particular de Johnson & Johnson y AstraZeneca (que es la vacuna más utilizada en todo el mundo), que muestran que son muy eficaces tanto para prevenir la infección como la enfermedad grave en las zonas donde circula la B.1.1.7.Y en Israel, por ejemplo, donde el 80% de la población elegible está vacunada (todos con la inyección de Pfizer), los recuentos de casos están cayendo en picada, incluso mientras se abren escuelas, restaurantes y lugares de trabajo, lo que sugiere que las vacunas están frenando las nuevas infecciones, incluidas las causadas por las variantes. SI LAS VACUNAS ESTÁN FUNCIONANDO, ¿POR QUÉ SIGO OYENDO HABLAR DE CASOS “AVANZADOS”?Ninguna vacuna es infalible, y aunque las vacunas Covid son altamente protectoras, a veces las personas vacunadas siguen infectándose.Pero los casos de ruptura de personas vacunadas son muy raros, incluso cuando las variantes están alimentando un aumento del número de casos.Y las vacunas evitan claramente la enfermedad grave y la hospitalización en los pocos pacientes vacunados que se infectan.Entonces, ¿cuál es el riesgo de infectarse tras la vacunación?Nadie lo sabe con certeza, pero tenemos algunas pistas.Durante el ensayo de Moderna, por ejemplo, sólo 11 pacientes de los 15.210 que fueron vacunados se infectaron.

Trabajadores de salud esperando para vacunar. Foto Valentin FLAURAUD / AFP.

Tanto Pfizer como Moderna están llevando a cabo estudios más detallados sobre los casos de infección entre los participantes en el ensayo de vacunación, y deberían publicar estos datos en breve.Dos estudios en el mundo real de trabajadores sanitarios vacunados, que tienen un riesgo mucho mayor de exposición al virus que el resto de nosotros, ofrecen señales esperanzadoras.Un estudio descubrió que sólo cuatro de los 8.121 empleados totalmente vacunados en el Centro Médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas se infectaron.El otro descubrió que sólo siete de 14.990 trabajadores de la UC San Diego Health y de la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California, en Los Ángeles, dieron positivo dos o más semanas después de recibir una segunda dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech o Moderna.Ambos informes se publicaron en la revista New England Journal of Medicine, y son una muestra de que, incluso cuando los casos estaban aumentando en Estados Unidos, los casos de avance eran poco frecuentes, incluso entre personas que a menudo estaban expuestas a pacientes enfermos.Lo más importante es que los pacientes que se infectaron después de la vacunación tuvieron síntomas leves.Algunas personas no presentaban ningún síntoma y sólo se descubrieron mediante pruebas en estudios o como parte de su atención médica no relacionada.Los investigadores todavía están estudiando si las variantes podrían aumentar eventualmente el número de casos de ruptura o si los anticuerpos de la vacuna comienzan a disminuir con el tiempo.Hasta ahora, los datos de Moderna muestran que la vacuna sigue siendo un 90% eficaz después de al menos seis meses.Pfizer ha comunicado resultados similares.Un estudio reciente de 149 personas en Israel que se infectaron después de la vacunación con la vacuna de Pfizer sugirió que una variante identificada por primera vez en Sudáfrica tenía más probabilidades de causar infecciones de avance.

. Una paciente recibe una vacuna de Moderna. Foto Valentin FLAURAUD / AFP.

Sin embargo, esas ocho infecciones se produjeron entre los días 7 y 13 después de la segunda dosis.”No vimos ninguna variante sudafricana 14 días después de la segunda dosis”, dijo Adi Stern, autor principal del estudio, profesor de la Escuela Shmunis de Biomedicina e Investigación del Cáncer de la Universidad de Tel Aviv.”Era una muestra pequeña, pero es muy posible que dos semanas después de la segunda dosis, tal vez el nivel de protección suba y eso bloquee la variante sudafricana por completo.Eso nos da más margen para el optimismo”. Por ahora, las variantes no parecen aumentar la tasa de infección en las personas vacunadas, pero eso podría cambiar a medida que se recopilen más datos. Lea más sobre los casos de avance aquí. ¿HAY OTRAS VARIANTES QUE DEBAN PREOCUPARNOS?El C.D.C. está rastreando más de una docena de variantes, pero sólo unas pocas se califican como “variantes preocupantes”, que es una designación de salud pública para identificar variantes que podrían ser más transmisibles o tener otras cualidades que las hacen más riesgosas.Las principales variantes adicionales de las que todo el mundo habla ahora son la B.1.351, que se detectó por primera vez en Sudáfrica, y la P.1, que se identificó por primera vez en Brasil.Aunque hay otras variantes (incluidas dos variantes “californianas”, la B.1.427 y la B.1.429, y una variante neoyorquina, la B.1.526), por ahora parece que las variantes sudafricana y brasileña (que a finales de marzo representaban conjuntamente alrededor del 2% de los casos en Estados Unidos) son las que más preocupan.Aunque puede surgir una nueva variante en cualquier momento, las variantes existentes también compiten entre sí por el dominio.Una novedad interesante: En países como Estados Unidos, donde la variante B.1.1.7 es dominante, algunas de las otras variantes parecen estar siendo desplazadas, lo que las hace menos preocupantes. ¿ES CIERTO QUE LAS VARIANTES IDENTIFICADAS POR PRIMERA VEZ EN SUDÁFRICA Y BRASIL PUEDEN “EVADIR” LAS VACUNAS?

El gobernador de San pablo al recibir una caja de Sinovac. Foto REUTERS/Amanda Perobelli

Existe la preocupación de que la B.1.351 y la P.1 esquiven mejor los anticuerpos de las vacunas que otras variantes.Pero eso no significa que las vacunas no funcionen en absoluto.Sólo significa que el nivel de protección que se obtiene de las vacunas contra estas variantes podría ser menor que cuando se estudiaron las vacunas contra las primeras formas del virus.Entre las variantes, la B.1.351 puede suponer el mayor reto hasta ahora. Tiene una mutación clave -llamada E484K, y a menudo abreviada como “Eek”- que puede ayudar al virus a evadir algunos anticuerpos, pero probablemente no todos. Recuerde que esta cosecha actual de vacunas tiene un gran “colchón”, por lo que incluso si una vacuna es menos eficaz contra una variante, parece que seguirá haciendo un buen trabajo para protegerle de una enfermedad grave. ¿CUÁNTA PROTECCIÓN ME DARÁN LAS VACUNAS CONTRA LA VARIANTE OBSERVADA POR PRIMERA VEZ EN SUDÁFRICA?Todavía no tenemos estimaciones precisas de la eficacia de la vacuna contra la B.1.351, que puede ser la variante más difícil hasta ahora.Pero los estudios muestran que las distintas vacunas siguen reduciendo el riesgo general de infección y ayudan a prevenir la enfermedad grave.Un amplio estudio sobre la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson en Sudáfrica descubrió que era aproximadamente un 85% eficaz para prevenir la enfermedad grave, y reducía el riesgo de enfermedad leve a moderada en un 64%. (La distribución de la vacuna de Johnson & Johnson se ha suspendido mientras las autoridades sanitarias investigan los problemas de seguridad).La vacuna de AstraZeneca no hizo mucho para proteger contra la enfermedad leve causada por B.1.351, pero los científicos dijeron que creían que la vacuna podría proteger contra los casos más graves, basándose en las respuestas inmunitarias detectadas en las muestras de sangre de las personas que la recibieron.Hay menos investigaciones definitivas para las vacunas de Pfizer y Moderna contra la variante, pero se cree que estas vacunas de dos dosis podrían reducir el riesgo de infección contra la variante entre un 60 y un 70 por ciento y siguen siendo muy eficaces para prevenir la enfermedad grave y la hospitalización. “Por todo lo que sabemos hoy en día, las vacunas siguen protegiendo contra la variante sudafricana”, dijo el Dr. Stern. ¿DEBO PREOCUPARME DE QUE LAS VACUNAS SEAN MENOS EFICACES CONTRA ALGUNAS VARIANTES?Parte del problema es que interpretamos mal lo que significa realmente la eficacia.Cuando alguien oye el término “eficacia del 70%”, por ejemplo, puede concluir erróneamente que significa que el 30% de las personas vacunadas enfermarán.No es así.Incluso si una vacuna pierde algo de terreno frente a una variante, una gran parte de la gente sigue estando protegida, y sólo una fracción de las personas vacunadas se infectará. He aquí el motivo.Para entender la eficacia, considere los datos de los ensayos clínicos de Pfizer.En el grupo no vacunado de 21.728, un total de 162 personas se infectaron.Pero en el grupo vacunado de 21.720, sólo ocho personas se infectaron.Esto es lo que se conoce como eficacia del 95%.No significa que el 5 por ciento de los participantes (o 1.086 de ellos) enfermaran. Significa que se infectó un 95 por ciento menos de personas vacunadas en comparación con el grupo no vacunado.Ahora imaginemos un escenario hipotético con una vacuna que es 70% efectiva contra una variante más desafiante.En las mismas condiciones del ensayo clínico, la vacunación seguiría protegiendo a 21.672 personas del grupo, y sólo 48 personas vacunadas -menos del uno por ciento- se infectarían, frente a 162 en el grupo no vacunado.Aunque la eficacia general era menor, sólo una fracción de las personas vacunadas en este escenario se infectaría, probablemente con una enfermedad leve. Aunque se necesita mucha más investigación para comprender plenamente cómo las variantes pueden esquivar algunos (pero no todos) los anticuerpos de la vacuna, los expertos en salud pública señalan que una estimación del 50 al 70 por ciento de eficacia contra una variante desafiante todavía se consideraría un nivel adecuado de protección.”El setenta por ciento es extremadamente alto”, dijo el Dr. Stern.”Básicamente, lo que esto significa es que es aún más importante vacunarse.Si la eficacia es del 95%, se puede crear una forma de inmunidad de grupo con menos personas.Con una eficacia del 70%, es aún más importante vacunarse para proteger a los demás.” ¿VOY A NECESITAR UNA VACUNA DE REFUERZO?Los fabricantes de vacunas ya están trabajando en el desarrollo de vacunas de refuerzo que se dirijan a las variantes, pero no está claro cuándo podrían ser necesarias.”Con el tiempo, se recomendará un refuerzo”, dijo el Dr. Peter J. Hotez, decano de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio de Medicina Baylor de Houston.”Ese refuerzo elevará los anticuerpos de todos y aumentará la durabilidad.El refuerzo probablemente se configurará para dirigirse a las variantes sudafricana y brasileña”. ANTE TODAS ESTAS INCÓGNITAS SOBRE LAS VARIANTES, ¿NO DEBERÍA QUEDARME EN CASA INCLUSO DESPUÉS DE VACUNARME?Incluso en medio del aumento de las variantes, las vacunas reducirán significativamente el riesgo de infección y le protegerán de enfermedades graves y de la hospitalización.Las personas vacunadas pueden socializar, sin máscara, con otras personas vacunadas.Aunque las personas vacunadas siguen teniendo que seguir las directrices sanitarias locales sobre el uso de mascarilla y la reunión en grupo para proteger a los no vacunados, las personas vacunadas pueden viajar, arreglarse el pelo y las uñas o ir a trabajar sin preocuparse.Y los abuelos vacunados pueden abrazar a sus nietos no vacunados.Dado que todavía hay algunas cuestiones pendientes sobre el riesgo de que las personas vacunadas sean portadoras del virus, se sigue aconsejando a las personas vacunadas que lleven una mascarilla en público para proteger a los no vacunados, aunque esas directrices podrían actualizarse pronto.”Las vacunas te protegen, así que ve a vacunarte, ese es el mensaje”, dijo el Dr. Fauci.”Si estás cerca de otras personas vacunadas, no debes preocuparte en absoluto. Cero”.c.2021 The New York Times Company

Mirá también

Las vacunas contra el coronavirus no protegen a los pacientes con sistemas inmunológicos comprometidos

Coronavirus: el aumento de las variantes en Europa muestra cuán peligroso puede ser el virus

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CoronavirusPandemiaVacunación

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

El festejo de Neymar: canchereada contra Kimmich y una comparación machista que levantó críticas

Tras el silbato final en el Parque de los Príncipes, los festejos en el PSG ocuparon todo el terreno de juego: acababan de eliminar al actual campeón de la Champions League con el antecedente de la última final que había consagrado a los alemanes como campeones de Europa. Victoria y revancha, doble alegría. Pero hubo uno que se pasó de la raya: para empezar, Neymar celebró de más delante de Kimmich y eso encendió la bronca.
El futbolista brasileño corrió todo el campo para ir y festejar abrazándose con el argentino Leandro Paredes justo delante del futbolista del Bayern. Es por eso que tras el enojo tuvo que salir a aclarar: “No era para provocar a Kimmich, pero vi a Leo y quise celebrarlo con él. El destino quiso que lo hiciéramos frente a Kimmich que había dicho que su equipo era el mejor y que ellos serían los que se iban a clasificar para las semifinales….”, explicó el diez.Hasta ahí, una canchereada evitable. Pero Neymar siguió hablando y esta vez realizó una comparación que no cayó nada bien. El brasilero fue criticado por un razonamiento machista: “Pero puedes tener la posesión del balón, puedes coquetear con una chica una noche entera y, de pronto, ves a alguien más que viene y se la lleva en cinco minutos”, expresó el futbolista que quiso salir de una polémica y se metió en otra mucho más grande. El PSG se enfrentará en las semifinales al ganador de la serie el Manchester City y el Borussia Dortmund, en el encuentro de ida los citizens se impusieron por 2 a 1. 

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Paris Saint GermainBayern MunichNeymar

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Europa pisa el acelerador y busca producir 3.000 millones de vacunas contra el coronavirus

El estallido de la pandemia agarró a Europa con un sistema industrial que había dejado de lado la producción farmacéutica. El canciller europeo Josep Borrell contó hace un año que los 27 países miembros de la Unión Europea no producían ni un mísero gramo de paracetamol. Todo se importaba. También gran parte de las vacunas que administraba entonces Europa. Llegó el coronavirus y desnudó al rey.
Bruselas quiere dar marcha atrás y recuperar un potente sector industrial farmacéutico, que no sólo investigue e idee nuevos productos sino que los produzca en territorio europeo. Y quiere hacerlo ya, en unos pocos meses.La Comisión Europea puso al mando del plan al comisario europeo de Mercado Interior, el francés Thierry Breton, nuevo hombre clave en el Ejecutivo comunitario pues ha asumido competencias que lo hacen indispensable en la respuesta a la pandemia. Breton quiere que la Unión Europea sea capaz de producir en 2022 cerca de 3.000 millones de dosis de vacunas.La situación actual está lejos de esos escenarios. En enero todas las plantas situadas en territorio europeo produjeron 30 millones de dosis (la mitad para la exportación), lo que haría 360 millones anuales.Ampliar las fábricasSi los científicos consiguieron idear una vacuna en apenas nueve meses, los industriales no fueron capaces de modificar sus plantas para prepararlas ante la masiva producción que se les exigiría.O como dijo a principios de febrero la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, “la ciencia adelantó a la industria”.

La farmacéutica anglo sueca AstraZeneca, que produce la vacuna junto con la Universidad de Oxford, demoró sus entregas. Foto: EFE

En marzo ya se vieron los primeros resultados de los esfuerzos para aumentar la producción porque de esas mismas plantas –algunas reformadas y ampliadas- y de otras dedicadas hasta ahora a otros menesteres, salieron ya 90 millones de dosis.Con la situación actual podrían producir alrededor de 1.000 millones de dosis al año. Insuficientes, cree Breton, que aspira al triple.Su trabajo consiste en ayudar –con financiación si hace falta- a que las industrias adapten sus plantas, añadan nuevas líneas de producción y modifiquen lo más rápido posible todo lo que tengan que modificar para producir más.La Comisión Europea identificó 53 plantas de producción –en diciembre penas había 15- y creó una plataforma en la que están en contacto más de 300 empresas del sector.Negociación con las farmacéuticasSe trata de movilizar todos los recursos disponibles en Europa y de forzar a las farmacéuticas a colaborar entre ellas para aumentar la producción, cediendo licencias si fuera necesario.Breton lleva semanas reuniéndose con los grandes nombres de la industria pero también con laboratorios más pequeños e incluso con empresas de otros sectores que podrían producir vacunas si modificaran ligeramente sus plantas.

La planta del gigante Pfizer en Puurs, Bélgica, se remodeló para producir más vacunas. Foto: AFP

Esas iniciativas empezaron a fructificar. Grandes farmacéuticas están contratando a subsidiarias para aumentar la producción y la estadounidense Pfizer, que produce la vacuna ideada por el laboratorio alemán BioNTech, firmó ya contratos con tres gigantes (la francesa Sanofi, la suiza Novartis y la alemana Bayer) que también producirán sus dosis.La idea es que ningún centro de producción farmacéutico en Europa esté detenido si puede estar produciendo vacunas. La también estadounidense Johnson&Johnson, que produce la vacuna ideada por el laboratorio belga Janssen, está firmando contratos con fábricas de medicamentos para aumentar su producción.

La fábrica de Halix, en Leiden. Países Bajos. La farmacéutica fue autorizada a producir la vacuna de AstraZeneca contra el coronavirus. Foto: REUTERS

Europa necesita aumentar la producción rápidamente para cumplir su promesa de que para mediados de julio estarán vacunados el 70% de los adultos europeos.Si Bruselas repite que se cumplirán los objetivos, Breton quiere ir más lejos. En una entrevista a la cadena de televisión TF1 dijo: “A finales de año Europa estará en condiciones de producir entre 2.000 y 3.000 millones de dosis al año”. Eso le permitiría vacunar tranquilamente cada año a sus 447 millones de habitantes y vender entre 1.000 y 2.000 millones de dosis anuales a terceros países. Algunas de las iniciativas que apoyó la Comisión Europea ya muestran resultados. La renovación de la planta de Pfizer en Puurs (Bélgica) aumentó la producción un 25%, como la de su socio BioNTech en Marbourg (Alemania). La fábrica ‘Halix’ de Leiden ya es capaz de producir entre cinco y seis millones de dosis al año, casi el doble de lo que hacía hasta ahora.Bruselas, especialCB​

Mirá también

¿Un mercado negro de vacunas contra el coronavirus en Europa? Sospechas y ofertas millonarias

La nueva oleada del coronavirus jaquea los planes de recuperación económica en Europa

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CoronavirusVacunaciónUnión Europea

Fuente

Categories
General

Coronavirus en Brasil: Jair Bolsonaro recurrió al Tribunal Supremo para que anule las medidas de los gobernadores contra la pandemia

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, le pidió a la Justicia que los decretos de autoridades locales que suspenden las actividades económicas para contener la expansión del COVID-19 sean autorizados previamente por los legislativos regionales.
Esa exigencia, que tiende a limitar el poder de los gobernadores y alcaldes para imponer medidas restrictivas, consta en una demanda presentada este viernes por la Abogacía General de la Unión (AGU) a la Corte Suprema, en representación del Gobierno.En el documento se pide al Supremo que “establezca que, aun en casos de emergencia sanitaria comprobada, medidas de cierres de servicios no esenciales exigen respaldo legal y deben preservar el mínimo de autonomía económica de las personas, posibilitando su subsistencia personal y familiar”.El “respaldo legal” que reclama la AGU es una autorización previa de los legislativos regionales o municipales, según sea el caso.La demanda llega justo cuando Brasil vive la peor fase de una pandemia que está totalmente descontrolada en el país, y ha llevado al borde del colapso a los hospitales a decenas de ciudades, frente a lo cual muchos gobernadores y alcaldes han adoptado medidas para restringir la circulación de personas.En el marco de esas decisiones, han sido suspendidas en todas las principales ciudades del país muchas de las actividades económicas, medidas a las que Bolsonaro se opone desde el inicio de la pandemia con la tesis de que es necesario preservar la salud pero también la economía, porque “el hambre también mata”.La demanda presentada al Supremo se limita a medidas adoptadas en los estados de Río Grande do Sul, Bahía y el Distrito Federal de Brasilia, pero si fuera acogida por la Corte Suprema pasaría a ser considerada de “repercusión general” y extendida a todo el país, según dijeron fuentes judiciales consultadas por la agencia EFE.Bolsonaro anunció esa acción este jueves, durante una habitual transmisión semanal por las redes sociales, en la cual reiteró que, desde su punto de vista, las medidas adoptadas por gobernadores y alcaldes superan los límites constitucionales y son propias de un “estado de sitio”.También anticipó que su gobierno planea enviar al Parlamento un proyecto de ley para ampliar las llamadas “actividades esenciales”, permitidas aún con las restricciones pero que, en su opinión, “son todas aquellas que le permiten a un padre de familia llevar comida a su casa”.Brasil es actualmente el epicentro global de la pandemia de coronavirus y acumula, según datos oficiales, casi 288.000 muertes y cerca de 12 millones de contagios.Fuente: EFE

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

BrasilCoronavirusÚltimas Noticias

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente