Categories
política

Alberto Fernández: “¿Por qué no se le puede poner un término a la duración de los jueces en sus funciones?”

Durante un encuentro con estudiantes de Derecho, realizado este sábado a través de una videoconferencia, el presidente Alberto Fernández realizó fuertes críticas a la Justicia y puso en debate una idea que, según él mismo adelantó, genera polémica.

Consultado sobre la posibilidad de que los jueces sean elegidos a través del voto popular, el Presidente sostuvo que no está a favor de esa iniciativa, pero dijo que le gustaría discutir el tiempo en el que los jueces permanecen en sus cargos. “A mi no me preocupa que los jueces se sigan eligiendo como se eligen. Lo que podríamos ver son algunos conceptos. Por ejemplo, el concepto que se está discutiendo en el Senado y que se está discutiendo sobre el jefe de los fiscales, sobre la Procuración. ¿El Procurador tiene un cargo vitalicio o debe durar un tiempo? Y la misma pregunta deberíamos hacerla respecto de los jueces. Porque en verdad, no debería decirlo porque sé que voy a abrir una polémica, pero estoy hablando con estudiantes de Derecho y la mejor forma de enseñar es sembrar dudas”, señaló.Sobre la reglamentación actual, señaló. “La Constitución dice que un juez durará en su cargo mientras dure su buena conducta. Lo mismo dice del Presidente de la República, de la vicepresidente, de los diputados y senadores, y de los ministros. Ahora, así como nosotros podemos decir que el Procurador debe durar en su mandato X cantidad de años y después deberá renovar su designación, lo mismo podemos decir de los jueces. Uno puede decir que un juez es designado por 10 años y al cabo de 10 años deberá revalidar su condición de juez. Eso es algo no reglamentado y no está prohibido. Lo que no está dicho en la Constitución es que los jueces son jueces hasta el día su muerte. Está dicho simplemente que durarán en su cargo mientras dure su buena conducta. Lo mismo que han dicho del Procurador”, señaló Fernández.Y agregó: “Si al Procurador se le puede poner un término, ¿por qué no se le puede poner un término a la duración de los jueces en sus funciones?”.Sobre la polémica que puede generar el proyecto, se adelantó: “Yo sé que es abrir un debate difícil, complejo. No estoy proponiendo de hacerlo ahora, estoy reaccionando frente a una pregunta que nos dice por qué no elegimos a los jueces, pero creo que son todos temas para que pensemos, para que debatamos cómo poder construir un mejor servicio de Justicia”.El Presidente reforzó su idea y dio un ejemplo: “Un mal fallo no hace de eso una conducta reprobable, pero sí nos podría hacer pensar en renovarle la designación a un juez que lo hace. No puedo decir que la conducta de un juez que aplica la teoría de la responsabilidad remanente de un ex funcionario tiene una conducta reprobable para ser echado, pero lo pensaría dos veces para volver a designarlo”. El Presidente planteó esta alternativa durante el Segundo Encuentro Federal de Derecho, en el que ante los estudiantes realizó una dura crítica al accionar de la Justicia en los últimos años, en especial en aquellas causas que involucraron a funcionarios. “En los últimos años hemos visto mucho como el derecho fue dejado de lado. Y fue pervertido, lastimado, confundido con extensas teorías, extensas interpretaciones que le hicieron un enorme daño a la credibilidad de la Justicia y mucho daño al Estado de Derecho. Muchos padecieron cárceles y detenciones preventivas innecesariamente. Muchos tuvieron causas inventadas con el fin de perseguirlos. Para que eso ocurra hicieron falta abogados que en el ejercicio de su profesión actuaban en desmedro de esas víctimas e hicieron falta fiscales y jueces que avalaran esos procedimientos”, sostuvo el Fernández.Sobre ese mismo punto, amplió: “Aquella teoría -conocida como doctrina Irurzun- que hablaba de que los ex funcionarios tenían poder residual y por eso no había que dejarlos libres fue una teoría disparatada. Eso sirvió para detener a un montón de gente que no necesariamente tenía que estar detenida”.Declaraciones juradasConsultado sobre la necesidad de reformas en los planes de estudio en las facultades de Derecho, Fernández sostuvo que “la culpa de lo que le pasa a la Justicia argentina es de la Justicia, no de las universidades”.Al reiterar sus críticas a los jueces, sostuvo en la importancia de que presenten declaraciones juradas.”Muchas veces se ofenden cuando uno cuestiona los fallos de un juez. Una cosa es obedecer el fallo, que hay que hacerlo, y otra cosa es discutir la calidad de ese fallo judicial, y discutir la honestidad con la que ese fallo fue dictado. La Justicia tiene que lograr un nivel de transparencia mayor al que tiene. Se enojan cuando digo que no dan a conocer sus declaraciones juradas de bienes, pero es lo que pasa”, remarcó.Luego criticó, sin mencionar, al ex presidente Mauricio Macri, al repasar la decisión que tomó el ex mandatario de nombrar por decreto a dos jueces de la Corte. “Cuando Néstor (Kirchner) fue presidente, Beliz y yo propusimos un decreto, en el que Néstor se autolimitó el poder que tenía para designar miembros de la Corte y sometió los nombres que proponía al debate público. Desde entonces, salvo los que los nombran por decreto, uno que sigue las reglas del estado de derecho tiene que poner en el debate público ‘yo propongo a…’ y durante días todos los que tienen algo que decir tienen la posibilidad de avalarlo o cuestionarlo”, señaló.LM

Mirá también

María Eugenia Vidal sobre el manejo de la pandemia: “No tenemos respuestas concretas, ni planes, ni previsiones”

Un periodista de Radio Nacional dijo que Córdoba es una “provincia de mierda con gente de mierda”: repudio y pedidos de renuncia

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Alberto FernándezÚltimas Noticias

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Martín Guzmán cree que puede desplazar a Federico Basualdo, el hombre del kirchnerismo que desafía en público al ministro

El ministro de Economía, Martín Guzman, planteó semanas atrás al Presidente una reestructuración del área de energía. Incluía la remoción del subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo, un sociólogo que tiene apoyo del kirchnerismo más duro y está en contra de aumentar las tarifas en la magnitud que el Guzmán solicita. Cristina Kirchner y Axel Kicillof lo apoyan.
Alberto Fernández dio luz verde al pedido de su ministro. Pero no hablaron de fechas.El tiempo pasó, en el medio Guzmán viajó por Europa a negociar con el Club de París, y este viernes el tema resurgió. Aunque no de la manera que el Gobierno imaginó.Es que el Ministerio de Economía deslizó ayer al mediodía y por su cuenta, que Basualdo se iba y habría dos subas de tarifas de luz en 2021. En total 15%. No hubo comunicados pero voceros de las áreas ratificando la información.Al rato, desde el kirchnerismo hablaron de “operación” y que Cristina Kirchner impidió que Basualdo se fuera. No se aceptará un aumento de más de 9%. Guzmán tiene que dar señales al FMI. Los países no apoyarán a la Argentina en el Directorio Ejecutivo a la hora de votar un acuerdo si previamente no da muestras de estar dispuesta a firmar un programa. Eso incluye alguna corrección previa, en el dólar o en lo fiscal.Apenas llegó a Buenos Aires de su gira, Guzmán se topó con un dato elocuente: las cuentas fiscales de marzo mostraron que los subsidios (que van a la clase media) crecen al 70% mientras que el gasto social lo hace sólo al 32,4%.Basualdo y La Cámpora pretenden un aumento de las tarifas de un dígito. No más de 9%. Para que los subsidios energéticos se mantengan en la misma proporción actual del PBI -es lo que dice Guzmán-, se necesita una recomposición en una franja de entre 30% y 40%. Guzmán impulsa ahora 15%. La Cámpora insiste con el 9%.El miércoles Guzmán conversó con Cafiero. Mano a mano. Hablaron de Club de París y volvió surgir el affaire Basualdo.Al subsecretario llegaron rumores sobre la iniciativa Guzmán respecto a su futuro. Que ya no lo tendría en cuenta.Economía entendía ayer que su posición era de fortaleza frente a Basualdo porque contaba con el visto bueno de la Rosada. Entonces dejaron trascender el pedido de renuncia al subsecretario y de subir tarifas más que lo que el subalterno del ministro había dicho públicamente.En el Gobierno respaldan a Guzmán y su hoja de ruta. Justifican que lleva racionalidad a la agenda de la economía del Presidente. La diferencian de los aumentos de Macri de más de 100%.De todos modos hay desconcierto por la manera con la que el ministro Guzmán se manejó para resolver esa reestructuración de su cartera en Energía. Basualdo es un subsecretario. “Se debería haber sentado a conversar con él y no operar a través de los medios”. Aún así mantienen su apoyo al ministro y creen que Basualdo terminará yéndose.Continuará.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Martín GuzmánAumento De Tarifas

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Javier Cercas: “Una buena causa mal defendida puede convertirse en una mala causa, eso es el nacional-populismo hoy”

Javier Cercas se ha reinventado como escritor y vaya si lo ha hecho. Desde Terra Alta nos tiene debatiéndonos como lectores entre aplaudir o reprochar a su protagonista, el policía (mosso d’esquadra) Melchor Marín, que no pierde tiempo esperando justicia, sino que ajusta cuentas con los malos y sigue con su vida cargando a conciencia con sus acciones.
Melchor Marín vuelve a ser el “héroe” de su reciente Independencia, una continuación de Terra Alta que puede abordarse aun sin haber leído el anterior libro con el que Cercas dio un giro en su carrera, al ganar el Premio Planeta en España. Independencia es una novela furiosa, como el propio autor reconoce, donde da palo y palo a los dueños del poder donde él vive, en Cataluña, pero como algo trasladable a las élites de cualquier parte del mundo. Se refiere a esa clase social que detenta el poder real, que está detrás de cualquier gobierno, la que azuza las esperanzas de las clases medias y populares, y maneja los hilos de la realidad, aunque a veces ésta se les vaya de las manos.La pregunta sería si la venganza es legítima cuando la Justicia no nos hace justiciaJavier CercasLa historia transcurre en 2025, el inmediato futuro como lo llama su autor, más de una década después del inicio del procés catalán, el movimiento independentista que sacó a la gente a las calles, dividió familias a favor y en contra, y puso al gobierno español contra las cuerdas.Polémico, Cercas dice que la política maquiavélica “hoy nos domina, porque el fin justifica todos los medios. Yo soy totalmente contrario, soy camusiano: son los medios los que justifican el fin. Los medios corrompidos pueden corromper el fin más noble. Una buena causa mal defendida puede convertirse en una mala causa. Eso es lo que define al nacional-populismo hoy”.Extorsión a la catalanaEn Independencia el policia Melchor Marin investiga una extorsión a la alcaldesa de Barcelona con un video sexual. En su juventud, Virginia aceptó irse con tres amigos de la clase alta catalana a una casa que tres amigos tenían en las afueras y ese encuentro fue filmado por el cuarto “amigo”, Ricky Ramirez, que es la contracara de Melchor. El policía descubrirá, cuando finalmente encuentre a Ricky, un secreto más doloroso aún de su propia vida que tiene que ver con el asesinato de su propia madre de manera salvaje. Su madre era prostituta.¿Por qué ubicó la novela en 2025? En una charla con un grupo de periodistas, Cercas subrayó que no conoce novelas que transcurran en el inmediato futuro, aunque menciona la serie Years and years, protagonizada por Emma Thompson que tiene eje en una noche de 2019 pero sigue el derrotero de una familia 15 años después.De lo que estoy seguro es que en 2025 nadie hablará de esta pandemia. ¿En cuántas novelas ha dejado rastros la gripe española?Javier Cercas“Creo que el inmediato futuro será algo parecido al inmediato pasado. De lo que estoy seguro es que en 2025 nadie hablará de esta pandemia. ¿Decidme en cuántas novelas ha dejado rastros la gripe española que mató más gente que la Primera Guerra Mundial? Quizá en algún personaje de T. S. Elliot y de Virginia Woolf, pero poco más, porque las pandemias no tienen quien las escriba”.El autor de El monarca de las sombras dice que el suyo no es un retrato duro de la elite catalana, sino muy realista y que su novela es “un furioso alegato contra la tiranía del dinero y los amos del mundo. Pinta tu aldea y pintarás el mundo, como decía Tolstoi. El cinismo de la élite económica catalana es indescriptible. En Cataluña hubo un atentado contra la democracia, aunque no hubo muertos. Y la democracia, tomada en serio, es el mejor instrumento que hemos inventado para controlar esto”.Consultado por Clarín sobre si el funcionamiento de la élite catalana es trasladable a cualquier sitio del mundo, Cercas dice que sí porque “así funcionan las élites enquistadas en el poder. Vosotros los latinoamericanos lo sabéis muy bien. Yo diría que en esta novela la contracara de Melchor Marín es Ricky Ramírez, un tipo que busca la independencia personal de manera equivocada, arrimándose a esa élite que lo usa para sus propósitos perversos y luego lo tira como papel higiénico. Esa es una metáfora de lo que ha ocurrido. La élite catalana usó la indignación justificada de la gente y la sacó a las calles. Pero luego se le complicó devolverla a sus casas. Y eso lo hicieron con los instrumentos a su favor, incluidos los medios de comunicación. Hoy esa élite está muy preocupada y hay una gran decadencia”. El proceso independentista, que comenzó en 2012, tuvo un punto muy crítico en 2017.Veo esto que llaman ‘sororidad’ entre mujeres escritoras, y me asombra, porque hablan bien unas de otras y me parece extraordinario.Javier CercasCercas adelanta a los periodistas que habrá dos novelas más sobre su héroe, Melchor Marín, un policía lleno de dolor y de furia, cuya vida ha sido muy difícil y tal vez por eso se aferra -como lectura de cabecera- a una novela decimonónica como Los miserables, de Víctor Hugo, la que lee y relee con fruición.Cuenta el novelista que toda la serie de cuatro libros se llamará Terra Alta y aunque no anticipa nada, pues editorialmente “se lo han prohibido”, se despedirá de este personaje que lo conmueve y con el que se identifica: “No tengo más remedio que decir que Melchor Marín soy yo. Todos llevamos esa parte oscura, maldita como decía Georges Bataille. Es una zona tenebrosa llena de ansias de venganza. Los escritores nos alimentamos de eso. En un mundo feliz no habría novelas”.No obstante, tras contar que gracias a la pandemia se ha dedicado a escribir la tercera novela de la saga y a “mirar las musarañas”, en esa entrega Melchor ya no será policía. Como lectores del personaje podemos suponer que será bibliotecario, porque ama los libros y se ha anotado para una vacante en alguna biblioteca de Terra Alta, el pueblo donde vive con su hija Cosette (el mismo nombre de la nena que adopta como propia el protagonista de Los miserables).Un dejo de nostalgia se le escapa al escritor cuando dice que en la cuarta novela le costará separarse de ese policía que, pese a todo, “es un limpio de corazón” y anticipa que el epígrafe de la novela final será éste: “’Bienaventurados los limpios de corazón pues ellos verán a Dios’, del Sermón de la Montaña”.Un mundo ferozLocuaz y generoso en sus respuestas, el famoso autor de Soldados de Salamina aclara que Independencia “no es una novela política ni policial. “Hay un sentido afectivo entre ese grupo de policías -un mundo que no conozco- que ha creado una fraternidad. Y eso para mí es importantísimo. Nunca he conocido esa fraternidad. Cuando a los 40 años me hice conocido en el mundo literario tenía mucha curiosidad por ese ambiente, pero me empaché rápidamente. Me encontré con un mundo feroz y competitivo. Por eso esa solidaridad me parece envidiable. Y se produce entre gente que se juega la vida. Veo, por ejemplo, esto que llaman ‘sororidad’ entre mujeres escritoras, y me asombra, porque hablan bien unas de otras y me parece extraordinario. Las mujeres saben del valor de apoyarse mutuamente”.La literatura da expresión a esa parte oscura que llevamos dentro, porque si eso aflorara en la vida cotidiana nos destruiríamosJavier CercasSon muchas las frases destacadas que deja el “zoomcuentro”. Por ejemplo, cuando el autor de Anatomía de un instante dice que, como persona que convive en sociedad, intenta ser “razonablemente razonable”, pero que “no es un ángel y por dentro llevo una furia terrible”. Y por eso el dolor y la rabia de Melchor Marín también definen al autor: “La literatura da expresión a esa parte oscura que llevamos dentro, porque si eso aflorara en la vida cotidiana nos destruiríamos”.Clarín quiso saber si los ejes de Independencia son la búsqueda de verdad y de justicia, a lo que Cercas respondió: “El eje de toda la novela es la búsqueda de la verdad y de justicia. Esa búsqueda es consustancial. Y la justicia va unida a su sombra, que es la venganza. La pregunta central de esta novela sería si la venganza es legítima cuando la Justicia no nos hace justicia o no puede hacernos justicia”. Y allí es donde el autor señala que “las novelas nos resarcen de la realidad”.PK

Mirá también

Cataluña en la mira de Javier Cercas

Salman Rushdie, tras su coronavirus: “Está bien no ser sociables, las personas que queremos son pocas”

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

CulturaJavier CercasLIteratura EspañolaCataluña

Fuente

Categories
General

Fernando Gray: “El PJ no puede ser colonizado por La Cámpora, es mucho más que una organización”

Fernando Gray está molesto. El intendente de Esteban Echeverría y vicepresidente del PJ bonaerense ya instruyó a sus abogados para que el lunes a primera hora se presenten en el juzgado federal de La Plata, a cargo de Alejo Ramos Padilla, para impugnar la avanzada de La Cámpora sobre el PJ bonaerense, que este sábado por la tarde dio un paso importante en el encuentro virtual organizado para encolumnar a los intendentes del conurbano y a la dirigencia provincial detrás de la candidatura de Máximo Kirchner.
“Yo entro por la puerta y salgo por la puerta, no por la ventana. Indudablemente no todos pensamos igual”, le dice Gray a Clarín minutos antes del comienzo de la reunión virtual que impugnará el lunes. – ¿Por qué no participó del encuentro virtual del PJ bonaerense?-Nuestro partido tiene más de 70 años de historia, es la principal fuerza política, tiene su doctrina, sus banderas y concentra los deseos, los anhelos y las aspiraciones de millones de argentinos. Este consejo ha sido convocado por WhatsApp.- ¿Quién lo convocó?-No quiero cargar las tintas sobre la persona que me ha enviado el WhatsApp, ha sido una empleada del partido que envía un WhatsApp para convocar a un adelantamiento de elecciones 48 horas antes de la realización del consejo. Estoy defendiendo la institucionalidad del partido justicialista.- En diciembre, La Cámpora había intentado avanzar y la discusión se aplazó para después del verano, ¿qué pasó en el medio?-​El PJ de la provincia de Buenos Aires tiene sus autoridades elegidas y tienen mandato hasta el 17 de diciembre de este año. No hay ninguna situación por la cual alterar este cronograma. Un sector político propuso adelantar todos los mandatos…- ¿Se refiere a La Cámpora?-Correcto. Para eso propusieron que renunciasen los miembros del consejo, generar una acefalía y a partir de que el partido se encontrase acéfalo elegir nuevas autoridades. Esto no tiene antecedentes en la historia política contemporánea argentina. ¿Qué sucedió? No renunció nadie. No voy a permitir que se altere esta institucionalidad. – En el caso de Gustavo Menéndez -actual presidente del PJ provincial- y de Juan Zabaleta, que también se opusieron a esto en diciembre, ¿comparten el planteo?-Han habido manifestaciones públicas de intendentes, dirigentes y legisladores, que llamativamente muchos de ellos y ellas después me llaman a mi expresándome otros conceptos.- ¿Es el caso de estos dos intendentes?-No quiero personalizar en nadie. Gustavo y “Juanchi” son dos amigos, son dos compañeros y son intendentes muy respetables, con los que aspiramos a conformar un espacio de construcción política que renueve este tipo de prácticas. Están pretendiendo convocar a una elección interna en el medio de una pandemia. No creo que debiera ser nuestra preocupación, además en algo en lo que no había problemas.- ¿Habló con Máximo Kirchner?-No, con Máximo no hablé.- ¿Con algún otro dirigente de La Cámpora?-Me llamó el ministro del Interior.- ¿Y qué le dijo?-Le expresé que no estaba de acuerdo. El primero que me expresó este deseo de que renuncien los consejeros fue (Eduardo) “Wado” De Pedro. Yo creo en el diálogo, en el consenso, en el debate de ideas. No creo en las imposiciones e insubordinaciones. No voy a permitir atropellos en mi partido. El partido no puede ser colonizado ni quedar sometido a una organización. El PJ es mucho más que una organización.- ¿Por qué cree que Maximo Kirchner quiere liderar el PJ?-Desconozco totalmente porque no se ha comunicado conmigo. Pero siento que hay un avasallamiento a mi partido. Por eso voy a impugnar la elección exprés del PJ. El lunes voy a hacer la presentación en calidad de vicepresidente del Partido Justicialista en el juzgado federal de La Plata. Cuando nosotros formamos el PJ, después de haber perdido las elecciones, estábamos desolados. Muy pocos se querían hacer cargo, prácticamente nadie. Asumimos Menéndez y yo con acuerdo de los intendentes. Desde el 17 de diciembre me corresponde a mí ser el presidente del PJ, que por toda esta situación me he visto impedido de asumir.- ¿Lo habló con Alberto Fernández, que además va a ser el nuevo presidente del PJ nacional?-No, no lo hablé ni con él ni con la vicepresidenta. – ¿Y qué cree que piensa el Presidente?-Ya se ha pronunciado por la candidatura de Máximo Kirchner, y yo respeto al Presidente. Esta es una situación inédita, porque el PJ nacional tenía sus mandatos vencidos, el PJ de la provincia de Buenos Aires tiene los mandatos vigentes y los quieren acortar. Son situaciones totalmente distintas. Es una discusión que ni siquiera debería darse.- ¿Y por qué cree que tiene tanto apuro La Cámpora?-No lo sé. Habría que preguntarles a ellos. Yo soy de la idea de que las cosas hay que hacerlas bien, como corresponde. Yo entro por la puerta y salgo por la puerta. No por la ventana. Indudablemente no todos pensamos iguales.

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

La CámporaMáximo Kirchner

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Esta abuela, ¿puede salvar al mundo?

Por
Azu IshiekweneEditor jefe de la publicación nigeriana Leadership MagazineCuando la Organización Mundial del Comercio (OMC) anunció formalmente el nombramiento de la doctora Ngozi Okonjo-Iweala como su Directora General esta semana, un periódico suizo recibió la noticia con un titular vergonzoso: “Esta abuela se convertirá en la jefa de la OMC”, con la fotografía de ella bajo el encabezamiento. El titular desató indignación y forzó a los editores a modificar su posición: “Esta nigeriana de 66 años dirigirá la OMC”. Por lo menos tres periódicos suizos ―Luzerner Zeitung, Aarguaer Zeitung y St. Galler Tagblatt― retiraron sus titulares amarillistas e hicieron ligeros cambios recién después de que se les llamara la atención por racismo. Quitaron el aguijón, pero dejaron el veneno. Ésa es su falla. La candidatura de Ngozi Okonjo-Iweala para el cargo de directora general ha sido una de las más polémicas en la historia de la organización, que tiene 26 años. Y en parte por el tipo de razones maliciosamente necias que reflejan los titulares de los diarios suizos. Cierta gente no puede entender el hecho de que ocupe el puesto una mujer. Que además sea negra no hace, sino que agravar la desgracia de esa gente. Pero Okonjo-Iweala no es cualquier mujer negra. Ha superado a ocho de las mejores candidatas del mundo de cuatro continentes para hacerse con el cargo. Y efectivamente, a la ronda final llegaron dos mujeres, haciendo añicos el techo de cristal del machismo en el sistema de comercio global. Desde su fundación en 1995, la OMC ha sido una red exclusiva de varones que les hacen los mandados a los países más ricos del mundo que no se manejan según reglas de comercio justas, y a los más pobres, que carecen de interés en las reglas porque creen que el sistema está arreglado en contra de ellos. Pero ni siquiera entre los países ricos hay acuerdo sobre las reglas. Donald Trump se pasó los cuatro años de su presidencia en una guerra comercial feroz con China, aduciendo prácticas desleales, manipulación de la moneda y robo descarado de patentes y derechos de autor estadounidenses por parte de empresas chinas. Trump hizo muchas cosas mal y además de forma precipitada, entre ellas, por ejemplo, la ruptura del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, la violación del Acuerdo de Libre Comercio del Atlántico Norte y todo lo que pasó en el medio. Su obsesión con el proteccionismo mantuvo al mundo perpetuamente al borde de una guerra comercial global. Sin embargo, algunas de sus quejas sobre China, especialmente sobre derechos de propiedad intelectual, eran acertadas. Desde luego, China, siempre tan deseosa y complacida de ser subestimada, también manifestó sus propias quejas contra lo que describió como proteccionismo porfiado de Trump y en un caso legal presentado ante la OMC hace dos años alegó que los aranceles de EE.UU. habían afectado a 300 mil millones de dólares de exportaciones chinas. En la lucha entre los dos elefantes, agravada por el Brexit, el prado de la prosperidad global compartida se resintió. En el fondo, la OMC es una red de 164 miembros y 25 gobiernos observadores con una cultura masculina profundamente enraizada que se comporta como si la estabilidad del sistema basado en normas se midiese por la fuerza muscular y la testosterona. Hemos visto lo que esa cultura le está costando al mundo. Ha puesto en peligro la sensatez colectiva que produjo el Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (o GATT, según sus siglas en inglés) después de la Segunda Guerra Mundial, derivada de la comprensión de que la prosperidad compartida a través del libre comercio internacional podría alejar al mundo de otra catástrofe. El GATT fracasó porque carecía de un mecanismo para negociar y resolver las disputas legales sobre comercio entre sus miembros, especialmente las relacionadas con la agricultura y los textiles. Una serie de negociaciones que comenzaron en 1986, la famosa Ronda de Uruguay, dieron lugar al nacimiento de la OMC, sistema basado en normas destinado a facilitar la liberalización del comercio internacional y la solución de conflictos entre los Estados miembros. La OMC ha hecho todo lo posible para ayudar, entre otras cosas, a promover el libre comercio de modo de generar una oleada en aumento creciente que sacó de la pobreza a cientos de millones de personas en todo el mundo. El diputado británico y también aspirante a la Dirección General de la OMC, Liam Fox, dijo en su libro Rising Tides (aproximadamente, Marea u ola creciente) que la OMC “es el mejor mecanismo que hemos ideado hasta ahora” para administrar el comercio mundial. Sin embargo, los instintos predominantemente masoquistas de la organización le han impedido ver más allá de lo que es complacer los intereses de los ricos y poderosos miembros de su club. El temor de los dirigentes políticos a que la OMC tienda a promover la globalización y la “pérdida” de soberanía, no ha contribuido a mejorar las cosas. Entre el orgullo arrogante de los miembros del club de los ricos que se quejan de que la OMC no presta suficiente atención al problema crítico de los servicios y la propiedad intelectual, y la masa de países en desarrollo que se quejan de un comercio injusto y de las consecuencias de la globalización, el futuro de la OMC pende de un precario equilibrio. Como dijo en LinkedIn la conservacionista Linda Klare-Repnik: “Si se hubiera tratado de un hombre blanco, el titular habría sido del tipo de ‘Economista de Harvard, ex director gerente del Banco Mundial y ex ministro de Finanzas…'”. Pero Okonjo-Iweala no es blanca y será juzgada, finalmente, no por su color de piel. Se la juzgará por su promesa de reformar el sistema “quebrado” del libre comercio internacional y por su compromiso de tender puentes y crear una plataforma “en la que todos los miembros, grandes y chicos, crean y confíen en el sistema y puedan utilizarlo”, como declaró a la revista TIME. Y no estará a prueba, ya que ha demostrado con creces su valía como directora gerente del Banco Mundial y como ministra de Finanzas de Nigeria en dos ocasiones. El hecho de que Nigeria quedara prácticamente libre de deudas y se convirtiese en la mayor economía de África en la década de 2000 se debe en gran medida a ella y al equipo de gestión económica que dirigió como ministra de Finanzas. La cuestión es que la nueva directora general llega al cargo en momentos en que la confianza en el sistema comercial global atraviesa un verdadero desastre, en parte ocasionado por el conflicto entre EE.UU. y China, agravado por la indiferencia de países en vías de desarrollo y gravemente complicado por las consecuencias de la pandemia de COVID-19. La victoria de Joe Biden en las elecciones presidenciales de EE.UU. puede atenuar el conflicto comercial entre las mayores economías de la OMC ―Estados Unidos y China―, pero la indiferencia hacia la organización por parte de los países en desarrollo y la epidemia de COVID-19 siguen constituyendo un peligro evidente. Sin embargo, estos factores son también oportunidades, al menos en África, donde el impacto de la pandemia ha estado relativamente controlado. Además, la entrada en vigor del Área Continental Africana de Libre Comercio (AfCFTA por sus siglas en inglés) señala un mayor entusiasmo por el comercio intrarregional.El camino a la redención es largo, pero esperemos que el Área Continental Africana de Libre Comercio o AfCFTA sea el principio del fin de la creación de barreras, en lugar de la creación de riqueza a través del comercio y la innovación. Los anteriores responsables de la OMC hicieron lo que pudieron, pero África quedó al margen del mapa de tales dirigentes. Si para cambiar las cosas hace falta una abuela, el mandato de Ngozi Okonjo-Iweala debería haber empezado hace largo tiempo.Traducción: Román García Azcárate

Mirá también

Mirá también

Por primera vez una mujer estará al frente de la Organización Mundial de Comercio

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Organización Mundial De Comercio

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

El ciberespacio más Trump casi matan nuestra democracia. ¿Puede Europa salvarnos?

Donald Trump ha sido impugnado por intentar acabar con los resultados de nuestras últimas elecciones, pero no deberíamos hacernos ilusiones.
Pase lo que pase en su juicio, el arma que utilizó sigue estando disponible libremente para que otros la desplieguen. Es un reino llamado “ciberespacio”, donde todos estamos conectados, pero nadie está al mando.Trump, como ningún líder antes, se aprovechó de ese reino para difundir una Gran Mentira, socavar la confianza en nuestro sistema electoral e inspirar un ataque a nuestro Capitolio.Necesitamos una solución democrática para el ciberespacio rápidamente.

El ex presidnete Donald Trump se sirvió intensamente de las capacidades de Internet. Foto Jim WATSON / AFP.

China ha descubierto cómo proyectar su sistema autocrático y sus valores comunistas en el ciberespacio, para mejorar su crecimiento y estabilidad, mejor de lo que nosotros hemos descubierto cómo proyectar nuestros valores democráticos en el ciberespacio para mejorar nuestro crecimiento y estabilidad. ¡Y nosotros inventamos la maldita cosa! Si no resolvemos esto rápidamente, nos quedaremos atrás económicamente con respecto a China, porque la pandemia ha acelerado dramáticamente la digitalización de todo, haciendo que el ciberespacio sea más grande y más importante que nunca. ¿Cómo ha ocurrido esto?Cuando el ciberespacio, formado por la suma de todas las aplicaciones que funcionan en Internet, floreció por primera vez en los años 90, parecía muy benigno.Lo peor que ocurría allí era que un tipo llamado Bezos vendía libros en un sitio con el nombre de un río de Brasil, y no siempre cobraba los impuestos estatales sobre las ventas.Pero rápidamente surgió una nueva raza de blogueros y sitios web, totalmente libres de decir lo que piensan, y también había juegos de azar y porno y entretenimiento, y casi cualquier otra cosa que se pudiera encontrar en la versión digital de un salón del Salvaje Oeste.Hoy en día, el ciberespacio está empezando a parecerse a un lugar donde se puede jugar y divertirse.El ciberespacio empieza a parecerse a un Estado-nación soberano, pero sin fronteras ni gobierno.Tiene sus propios sistemas de comunicación encriptados, como Telegram, fuera del alcance de los gobiernos terrestres.Tiene sus propias plataformas globales de recopilación e intercambio de noticias, como Facebook, YouTube y Twitter. Incluso tiene sus propias monedas -Bitcoin y otras- que ningún estado soberano ha acuñado.En los últimos años, todas estas plataformas han proliferado.Pueden elevar voces importantes que antes no se escuchaban.Pero también pueden permitir que un creyente en los láseres espaciales dirigidos por judíos que provocan incendios forestales conecte con suficientes votantes para convertirse en congresista.Pueden generar movimientos masivos por la equidad racial y los derechos de las mujeres, y también generar multitudes para bloquear las vacunas COVID-19 o para interrumpir el sagrado traspaso pacífico de poder de una nación.La mayor cuestión de la ciencia política en el mundo actual es cómo obtener lo mejor de este reino cibernético y amortiguar lo peor.China, Estados Unidos y Europa tienen estrategias diferentes. Yo apuesto por la de Europa.¿Por qué?Cuando el ciberespacio empezó a surgir como un lugar en el que todos estábamos conectados pero ningún gobierno estaba al mando, el Partido Comunista de China lo reconoció como una amenaza para su monopolio del poder y para el orden y la estabilidad en un país de 1.400 millones de personas. Así que, en 2014, China creó un ministerio especial -la Administración del Ciberespacio de China- para coordinar toda la regulación gubernamental de su ámbito cibernético y garantizar que Pekín estuviera al mando allí tanto como en la plaza de Tiananmen.Ahora, al igual que no se puede publicar una crítica anónima al presidente Xi Jinping en el Diario del Pueblo, tampoco se puede hacer en Sina Weibo, la versión combinada de Facebook y Twitter de China, donde todos los usuarios deben estar registrados con su identidad real.Facebook, Google, Telegram, Twitter y The New York Times están bloqueados en China por el Gran Cortafuegos (aunque hay formas ilegales de evitarlo). Creo que China pagará un precio por haber ahogado incluso los puntos de venta más pequeños, como la nueva aplicación de audio Clubhouse, para que su gente se desahogue y discuta temas importantes, como una pandemia que se extiende, pero el régimen cree lo contrario.”Cada país puede elegir cómo proyectar su antiguo sistema de gobierno físico y sus valores en el nuevo cibermundo, y China dijo que el suyo sería un cibersocialismo con características chinas”, explicó Craig Mundie, antiguo director de investigación y estrategia de Microsoft.”Simplemente no elegimos”.De hecho, cuando surgieron las grandes empresas cibernéticas estadounidenses, como Amazon, Facebook, Twitter y Google, argumentaron que la mejor gobernanza del ciberespacio sería que no hubiera ningún gobierno a cargo.De ese modo, sus modelos de negocio estarían al mando, y crecerían más y más rápido. También pudieron crecer rápidamente gracias a una ley estadounidense que se promulgó cuando Mark Zuckerberg tenía 11 años -mucho antes de que ayudara a crear Facebook en 2004-: la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996.La ley estipulaba que las empresas de Internet y del ciberespacio, que en aquel momento eran en su mayoría burdos motores de búsqueda y sitios de agregación para ayudar a la gente a encontrar recetas y críticas de películas, no podían ser consideradas responsables de las publicaciones difamatorias o falsas de las personas que utilizaban sus plataformas, como sí ocurre con The New York Times o la CBS.Estas empresas eran tratadas como imprentas, no como organizaciones de noticias.Esto ayudó a que Internet creciera rápidamente, pero más tarde fue utilizado por Facebook, Twitter y YouTube para librarse de tener que editar fuertemente el contenido que publicaban. Y a medida que estas empresas de plataformas crecían a través de sus funciones principales -conectar amigos, buscar o compartir vídeos de gatos-, pronto descubrieron cómo monetizar todo su tráfico y servicios gratuitos: la publicidad. Cuantos más anuncios atraían, más intentaban retener a la gente en sus sitios aprendiendo lo que a cada uno de los usuarios le gustaba u odiaba y empujando más de eso hacia ellos para construir modelos psicográficos de cada usuario, de modo que las plataformas pudieran decir a los anunciantes exactamente qué pasta de dientes prefería cada persona.Los políticos no tardaron en darse cuenta de que podían beneficiarse de los datos al igual que las empresas de pasta de dientes.Barack Obama los utilizó en su primera campaña presidencial para recaudar dinero online, y luego Donald Trump los utilizó en 2016 tanto para reunir a sus partidarios en estados clave del Medio Oeste como para suprimir, con la ayuda de los rusos, la participación de los votantes negros en favor de Hillary Clinton en esos mismos Estados. A partir de ahí, todo tipo de actores aprendieron a utilizar estas plataformas para organizar todo tipo de actividades malignas, desde asesinatos en masa en Myanmar hasta una Gran Mentira en Estados Unidos. Shoshana Zuboff bautizó este modelo de negocio como “capitalismo de la vigilancia”, y en un artículo de opinión del Times de hace un año detallaba cómo estos sitios pasaron de ser “carteleras de mensajes” a “corrientes sanguíneas globales de hipervelocidad en las que cualquiera puede introducir un peligroso virus sin vacuna”.Desgraciadamente, nuestros legisladores estaban demasiado atascados, demasiado comprados o demasiado tentados a utilizar estas plataformas para producir una legislación seria.Y las plataformas dijeron: “No nos culpen, regúlennos”. Pero también utilizaron sus vastos poderes de lobby para resistirse a ello.¿El resultado?”Mientras los chinos han diseñado y desplegado tecnologías digitales para avanzar en su sistema de gobierno autoritario, Occidente ha permanecido comprometido y ambivalente”, escribió Zuboff el mes pasado en este artículo.”Este fracaso ha dejado un vacío donde debería estar la democracia, y el peligroso resultado ha sido una deriva de dos décadas hacia sistemas privados de vigilancia y control del comportamiento fuera de las restricciones de la gobernanza democrática”. Por eso mi esperanza ahora es que la Unión Europea, que ya desconfía del enorme poder de estas grandes empresas estadounidenses, que ya ha obligado a los motores de búsqueda como Google a conceder a los ciudadanos de la UE el derecho a eliminar de las búsquedas el material online desfavorable o inexacto sobre ellos y que es más sensible a los peligros de los partidos marginales, utilice su influencia como el mayor bloque comercial del mundo para mostrarnos cómo proyectar democráticamente nuestros valores en el ciberespacio.Hace unas semanas, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, hizo pública una carta abierta que no tenía pelos en la lengua.Señalaba que había visto por televisión “cómo la turba enfurecida irrumpía en el Capitolio de Estados Unidos. Esas imágenes me resultaron profundamente inquietantes. … Esto es lo que ocurre cuando los mensajes difundidos por las plataformas online y los medios sociales se convierten en una amenaza para la democracia”. Señaló que en diciembre los dirigentes de la UE propusieron al Parlamento Europeo una Ley de Servicios Digitales y una Ley de Mercado Digital para asegurarse de que “lo que es ilegal en el mundo analógico también lo sea en el futuro online … También queremos que las plataformas ofrezcan transparencia sobre el funcionamiento de sus algoritmos. … También queremos requisitos claros para que las empresas de Internet acepten la responsabilidad por la forma en que distribuyen, promueven y eliminan contenidos” y para mitigar el riesgo sistémico que pueden suponer. Ramesh Srinivasan, profesor de la UCLA y autor de “Beyond the Valley”, me dijo que Estados Unidos necesita urgentemente seguir el ejemplo promulgando una declaración de derechos digitales que “establezca el equilibrio adecuado entre la libertad de expresión y los algoritmos que hacen que el discurso de odio y la información descaradamente falsa de fuentes poco fiables se hagan virales”.Tenemos que proyectar nuestros valores democráticos en el ciberespacio con la misma eficacia con la que China ha inyectado los suyos, y tenemos que hacerlo rápido. Por favor, Europa, enséñanos el camino.c.2021 The New York Times Company

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Fenómenos ViralesInternetElecciones En Estados Unidos

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Otro frente abierto para Amado Boudou: una pericia concluyó que tiene millones de pesos que no puede justificar

Hace más de un mes que la Corte Suprema de Justicia confirmó la condena contra Amado Boudou en el Caso Ciccone, sin embargo, aún permanece con el beneficio del arresto domiciliario. Cuando la feria judicial concluya, sus abogados defensores apelarán la decisión del juez de ejecución penal, Daniel Obligado, que a raíz de dos pedidos de los fiscales ordenó que la pena se cumpla en prisión. Además, otras medidas judiciales en la causa que investiga su patrimonio podrían complicar aún más su situación: una pericia concluyó que hay millones de pesos sin justificar.
En 2001 Amado Boudou tenía un patrimonio de 128.000 pesos. Hacia 2007 sus bienes ascendían a 897.390 pesos. La pericia oficial indica que en esos años el incremento de su riqueza fue de un 146,86%. El número continuó creciendo, y para 2010 ya contaba con casi un millón y medio de pesos. El peritaje contable ordenado por el juez Ariel Lijo arrojó otros valores: es casi la misma cifra que no logró justificar en el estudio preliminar de sus bienes año por año. Pese a que los acusados presentaron nueva documentación para clarificar las inconsistencias detectadas, fuentes judiciales indicaron que las justificaciones, “no fueron suficientes”. En ese contexto, Lijo -que ya indagó al ex vice por lavado de dinero en 2017, cuando ordenó su detención- lo llamará a indagatoria para que dé explicaciones sobre la segunda imputación: enriquecimiento ilícito. En consecuencia, se deberá ordenar un nuevo análisis sobre una fortuna que sigue levantando sospechas en sede judicial. A través del primer requerimiento de justificación, pedido por el fiscal Jorge Di Lello, se señaló que el monto total por el que Boudou está siendo investigado por lavado de activos ascendería a 4.238.900 pesos y 995.000 dólares. Además hubo un segundo pedido de explicación impulsado por la fiscalía, para clarificar los números. Para responderlo, los abogados del ex vice presentaron documentación e informes, que no lograron reducir las sospechas. Aún resta un nuevo llamado a indagatoria y finalmente, la resolución de la situación procesal de Boudou en esta otra causa.El ex vicepresidente de Cristina Kirchner permanece bajo arresto domiciliario y la pena por corrupción en el caso Ciccone concluirá el 1 de junio de 2024. Pero con la finalización de la feria judicial, fines de enero, la causa sobre su patrimonio se posiciona entre los primeros problemas que deberá afrontar. El expediente lleva varios años en instrucción, y fue la causa que lo condujo a prisión en noviembre de 2017. La fiscalía de Jorge Di Lello había detectado varias inconsistencias en su patrimonio, después de un primer análisis de los números de su patrimonio. Entonces, la acusación era por lavado de dinero. Di Lello determinó que Boudou contaba con “bienes que no puede justificar con sus ingresos”. Y que aquellas inconsistencias son “diversas y de importante envergadura”. Otra conclusión que fue determinante tras la finalización del informe pericial es que el ex vice montó una “ingeniería orientada a oscurecer el origen de los fondos”. Como maniobra medular, el juez se refirió al blanqueo de capitales del socio y amigo de Boudou -también condenado por Ciccone- José Núñez Carmona, con el dinero “de origen ilícito” que hicieron circular en el mercado. Se acogió al régimen fiscal en 2009 e ingresó al circuito legal 4.2 millones de pesos y 795.000 dólares, Esto se reflejó en las Declaraciones Juradas del 23 de agosto de 2009 y el 10 de noviembre de 2010, como también se plasmó en una modificación en su patrimonio de $1.585.602,14 al inicio del ejercicio del año 2007 a $7.748.007,49. En un año esto representó un incremento del 388,65%. Lo imputación sostiene es que ese vínculo societario, “no contaba con la capacidad ni la actividad económica tal que le posibilitara llevar a cabo ese blanqueo, mientras que Amado Boudou por su condición de funcionario público no podía acogerse a dicho régimen”. El juez Lijo fue más allá, y remarcó que el ex vice, “se ha enriquecido patrimonialmente en forma injustificada durante el ejercicio de la función pública”. La pericia oficial sobre su patrimonio, como ya dio a conocer Clarín, sostiene que entre 2001 y 2007 el incremento patrimonial de Boudou fue del 146%. Los números continuaron en ascenso y a diciembre de 2012 declaró tener bienes por 1.427.059, pero hacia 2012 esa cifra descendió a 1.035.306. Esto fue especificado por los peritos como patrimonio neto. Se analizó en ese informe la posesión de dos propiedades, diez rodados, dos yates que fueron parte de su patrimonio hasta 2008, tenencia monetarias en diferentes cuentas bancarias, como también, la participación accionaria en dos sociedades: Inversiones Aspen y Hábitat Natural SA.

Mirá también

Mirá también

El furioso insulto a la Justicia de la abogada de Amado Boudou y asesora de Cristina Kirchner en el Senado

Mirá también

Mirá también

Moreau anunció un giro en la estrategia judicial de Cristina Kirchner

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Corrupción KAmado BoudouCaso Ciccone

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Como puede Biden restaurar el multilateralismo unilateralmente

Hay mucho para celebrar en este inicio de un nuevo año. El arribo de vacunas seguras y eficaces contra la COVID-19 nos permite ver una luz al final del túnel de la pandemia (aunque los próximos meses serán terribles). Y sobre todo, el mentiroso, incompetente y mezquino presidente estadounidense será reemplazado por su total opuesto: un hombre de decencia, honestidad y profesionalismo.
Pero no hay que hacerse ilusiones respecto de la situación que hallará el presidente electo Joe Biden tras asumir el cargo. Habrá profundas cicatrices de la presidencia de Trump, y de una pandemia que la administración saliente no se esforzó en combatir. El trauma económico no sanará de un día para el otro, y si en este momento crítico de necesidad no se implementan medidas de apoyo integrales (que incluyan entre los destinatarios a los agobiados gobiernos de estados y municipales) el sufrimiento será prolongado. Por supuesto, los viejos aliados aplaudirán el regreso de un mundo en el que Estados Unidos defienda la democracia y los derechos humanos y coopere con otros países en la solución de problemas globales como las pandemias y el cambio climático. Pero también en esto, sería tonto fingir que el mundo no cambió en forma radical. Al fin y al cabo, Estados Unidos mostró que no es un aliado digno de confianza. Es verdad que la Constitución de los Estados Unidos y las de sus cincuenta estados sobrevivieron y protegieron la democracia estadounidense de lo peor de los impulsos malignos de Trump. Pero el hecho de que 74 millones de estadounidenses hayan votado por otros cuatro años de este desgobierno grotesco provoca escalofríos. ¿Qué pasará con la próxima elección? ¿Por qué ha de confiar el mundo en un país que de aquí a cuatro años podría repudiar todo aquello que ahora defiende? El mundo (y Estados Unidos) necesitan trascender el estrecho transaccionalismo de Trump. La única salida posible es un multilateralismo auténtico, donde el excepcionalismo estadounidense esté realmente subordinado a los valores e intereses comunes, a las instituciones internacionales y a una forma de legalidad internacional de la que Estados Unidos no esté exento. Esto supone para Estados Unidos un importante cambio, desde la vieja posición hegemónica a otra basada en la colaboración. No sería la primera vez que suceda. Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se dio cuenta de que ceder una parte de su influencia a organismos internacionales (como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional) en realidad lo beneficiaba. El problema es que no hizo lo suficiente. John Maynard Keynes formuló la sabia propuesta de que se creara una moneda internacional (una idea que después se manifestó en los derechos especiales de giro –DEG– del FMI) pero Estados Unidos exigió poder de veto en esta institución y no le confirió todo el poder que necesitaba. En cualquier caso, las posibilidades de Biden dependerán en buena medida del resultado de las segundas vueltas por dos escaños en el Senado que se celebraron en Georgia el 5 de enero. Pero incluso sin un Senado dispuesto a colaborar, el presidente de los Estados Unidos tiene un enorme margen de acción en política exterior, de modo que hay muchas iniciativas que Biden puede emprender por cuenta propia desde el día de la asunción. Una prioridad obvia es la recuperación después de la pandemia, que no será firme en ninguna parte hasta que sea firme en todas. Esta vez no podemos contar con que China motorice la demanda global tanto como lo hizo después de la crisis financiera de 2008. Además, las economías emergentes y en desarrollo carecen de recursos para implementar programas de estímulo a gran escala como los que Estados Unidos y Europa han provisto a sus economías. Lo que se necesita, como señaló la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, es una emisión masiva de DEG. Para emitir de inmediato unos 500 000 millones de dólares en esta «moneda» mundial, sólo haría falta la aprobación de la secretaria del Tesoro de los Estados Unidos. La administración Trump se opuso a una emisión de DEG, pero Biden puede darle luz verde y al mismo tiempo acompañar las propuestas de congresistas que quieren ampliar considerablemente el volumen de la emisión. A continuación, Estados Unidos puede hacer lo mismo que los otros países ricos que ya acordaron donar o prestar su dotación de DEG a los países que la necesiten. La administración Biden también puede impulsar la reestructuración de deudas soberanas. Varias economías emergentes y en desarrollo ya enfrentan crisis de deuda, y es posible que pronto se sumen muchas más. Hoy, una reestructuración global de deudas interesa a Estados Unidos mucho más que nunca. Durante los últimos cuatro años, la administración Trump ignoró la ciencia básica y el Estado de Derecho. De modo que también es prioritario restaurar el marco normativo de la Ilustración. La legalidad internacional, no menos que la ciencia, es tan importante para la prosperidad de Estados Unidos como para el funcionamiento de la economía mundial. En lo referido al comercio internacional, la Organización Mundial del Comercio ofrece una base para la reconstrucción. Ahora mismo, la política del poder y la ideología neoliberal tienen excesiva influencia sobre el orden supervisado por la OMC, pero eso puede cambiar. Hay cada vez más apoyo a la candidatura de Ngozi Okonjo-Iweala (prestigiosa ex ministra de finanzas de Nigeria y ex vicepresidenta del Banco Mundial) para el puesto de directora general de la OMC. Lo único que impidió su designación hasta ahora fue la administración Trump. Ningún sistema de comercio puede funcionar sin un método para resolver disputas. Al negarse a aprobar la designación de nuevos jueces para el mecanismo de resolución de la OMC en reemplazo de los retirados, la administración Trump dejó a la institución sin quórum y paralizada. Pero aunque Trump se empeñó en debilitar las instituciones internacionales y el Estado de Derecho, también posibilitó sin querer una mejora de la política comercial de Estados Unidos. Por ejemplo, la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte con México y Canadá eliminó la mayoría de las cláusulas sobre inversiones que se habían vuelto uno de los aspectos más nocivos de las relaciones económicas internacionales. Y ahora, el representante de comercio del gobierno de Trump, Robert Lighthizer, está usando el tiempo que le queda en el cargo para pedir sanciones «antidumping» contra países que favorezcan a sus empresas mediante el incumplimiento de normas mundiales sobre medioambiente. Considerando que yo hice una propuesta similar en mi libro de 2006 Cómo hacer que funcione la globalización, parece que ahora hay amplia base para un nuevo consenso bipartidario en materia de comercio. La mayoría de las acciones que he descrito no dependen del Congreso, y pueden implementarse desde los primeros días de la presidencia de Biden. Ponerlas en práctica es un buen modo de reafirmar el compromiso de Estados Unidos con el multilateralismo y dejar atrás el desastre de los últimos cuatro años.Traducción: Esteban Flamini(c) Project Syndicate

Mirá también

Mirá también

Donald Trump bloqueó transacciones con ocho aplicaciones chinas

Mirá también

Mirá también

El rompecabezas chino, Joe Biden y la Unión Europea

Mirá también

Mirá también

2020 fue el año en que murió el reaganismo

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

EE.UU.Pandemia

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Marcelo Gallardo y una decisión equivocada que le puede salir demasiado cara

Tres errores, tres goles y una eliminación casi segura. River pareció autodestruirse el martes en la cancha de Independiente frente al Palmeiras por la ida de la semifinal de la Copa Libertadores. Sin embargo, hay un cuarto error que sucedió fuera de la cancha y se analiza por estas horas: ¿Marcelo Gallardo tomó una decisión errada en el Superclásico y jugaron sin piernas sus jugadores por el desgaste que hicieron el sábado con Boca?
El jueves, dos días antes del Superclásico que abrió el 2021, se creía que Gallardo optaría por un mix entre titulares y suplentes. Sin embargo, sorprendió cuando entregó una formación con Franco Armani; Gonzalo Montiel, Robert Rojas, Paulo Díaz, Javier Pinola; Bruno Zuculini, Enzo Pérez, Nicolás De La Cruz; Lucas Beltrán, Rafael Borré y Jorge Carrascal.Encima, en el entretiempo Nacho Fernández y Matías Suárez ingresaron por Zuculini y Beltrán, respectivamente, lo que los hizo sumar minutos y desgaste en un segundo tiempo mucho más intenso que el primero. Los otros tres cambios recién llegaron para el último tramo de 25 minutos, cuando los sacó a Carrascal, Pinola y De La Cruz.Así, a la cancha de Independiente los jugadores llegaron con un desgaste mayor. De los 11 que había elegido para ir a la Bombonera, el Muñeco solo hizo tres variantes: sacó al juvenil Beltrán, al chileno Díaz y al mediocampista Zuculini para incluir a Milton Casco -reacomodando la línea de cuatro con Pinola de central-, Nacho Fernández en el medio y Suárez arriba. Por eso, el único de los titulares contra Palmeiras que había descansado fue el lateral izquierdo, recuperado contra reloj de una distensión muscular.Si bien no fue su error el que provocó el primer gol, la jugada se originó en el costado que él debía defender. Pinola salió lejos a cortar un centro de Menino que Armani no contuvo, dejándole el regalo a Rony para poner el 1-0.En el arranque del segundo tiempo, en tanto, el error (más doloroso aún) fue el de Robert Rojas, porque falló del mismo modo que lo había hecho en la Bombonera. Esa jugada con Tevez que le valió el reto de Gallardo. Contra Palmeiras, el verdugo fue Luiz Adriano, que le puso el cuerpo con audacia y el ingenuo paraguayo cayó en la trampa. Y el atacante se fue de cara al gol.La siguiente falla no fue un gol sino una expulsión. Jorge Carrascal, que contra Boca había sido amonestado por una fuerte falta desde atrás a Zárate, vio la roja por una patada a Menino con media hora por delante y el partido 0-2. Antes, el colombiano había sido expulsado contra Banfield por la Copa Maradona por un agresión a Coronel. En esa oportunidad, el Muñeco le preguntó varias veces si le había pegado mientras abandonaba el campo de juego. Ante esta reincidencia, podría recibir algún castigo.Además de los errores, el medio de River no gravitó: Enzo Pérez no pudo levantar al equipo pese a ser el mejor de los tres. Arriba, en tanto, Borré careció de efectividad en las tres situaciones que tuvo (un centro de Montiel al que no llegó, un zurdazo que se le fue alto y un cabezazo que le atajó Wewerton), mientras que Suárez se desdibujó cuando dejó la izquierda y pasó a atacar por derecha.Los cambios (entraron Ponzio, Girotti, Julián Alvarez y Díaz) tampoco lograron torcer un rumbo ya marcado, en una caída que terminó en goleada por el gol de Luiz Adriano dos minutos después de la roja de Carrascal.”Es una noche fácil para caer en la crítica y más cuando sufrís con las ventajas que dimos. No voy a caer en esa. Justifico la derrota en hacernos cargo en los errores, que no solemos cometer. Somos un equipo que toma riesgos y contra rivales de jerarquía y de igualdad de condiciones, en estas instancias los errores se pagan caro. Tenemos partidos donde nos convierten porque proponemos. Pero repito: cometimos errores y los pagamos muy caro”, resumió Gallardo. ¿Él también le aportó un error al equipo a la hora de elegir sus titulares? Con el empate 2-2 del sábado y la dura caída del martes parece más fácil asegurarlo.

Mirá también

Marcelo Gallardo reconoció los errores de River y apuesta por una “noche épica” en Brasil para conseguir la hazaña

River se autodestruyó con tres errores

.st0

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

River PlateMarcelo GallardoCopa LibertadoresSuperclásico

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente

Categories
General

Navidad: ¿se puede celebrar?

Tras sus pasos, las tragedias dejan a la vista sus despojos. La que estamos viviendo expone toda nuestra historia de fracasos junto con las heridas que abrieron. Las estadísticas, como la enfermedad, parecieran ensañarse con los más vulnerables.
El 40% de los argentinos vive en la pobreza. Más descorazonador aún, el 56% de los menores de 14 años crece en esa condición y más de un millón de estos niños no alcanza a cubrir la canasta básica alimentaria. El 75% del desarrollo residencial en el conurbano bonaerense se concentra en countries y en sus más de 1400 villas y asentamientos; exacto reflejo de nuestra creciente desigualdad. Ante este escenario podemos preguntarnos: ¿se puede celebrar la Navidad?Ciertamente podemos intentar hacerlo desde la negación. Podemos convertirnos en ciegos ante las realidades de los otros y entregarnos al consumismo propio de los guetos narcisistas. Un consumismo que no está hecho solo de fuegos artificiales y regalos, sino también de todos los lugares comunes que confirman al propio gueto: celebrar culpando a los otros de los fracasos colectivos y propugnar su eliminación como única vía de progreso. Se puede celebrar la Navidad así, es cierto; pero no es cristiano ni conducente; el otro siempre se niega a desaparecer.Existe otra manera de celebrar la Navidad y es desde la esperanza que nos trae un Dios que se hace cargo de la humanidad con todas nuestras debilidades. “El pueblo que caminaba en tinieblas ha visto una gran luz”, dice Isaías. El niño nacido en un humilde pesebre puede iluminar nuestras tinieblas, nuestro escepticismo, nuestra tragediaDesde la reconciliación, a la que nos lleva descubrir que Dios puede habitar en cada uno de nosotros, podemos salir del propio yo, de nuestros guetos, e ir al encuentro del otro, especialmente del que más sufre. Celebrar en la esperanza de que podemos ser juntos. Creyentes y no creyentes somos capaces de esta fe en los otros que nos lleva a salir de nosotros mismos para construir un país más equitativo.Esta esperanza tiene su dimensión utópica; supone soñar un Cielo, y, por esto, en ocasiones, puede parecernos mera fantasía. La decepción es capaz de hundirnos en el escepticismo y llevarnos a repetir los credos del fracaso. La imposibilidad de un Cielo clausura, en este caso, cualquier celebración. Ayuda entonces ver que, en medio de una realidad muy cruda, existen también experiencias en las que nos encontramos y construimos una sociedad más justa. Miles de referentes sociales empujan, con escasos recursos, comedores y centros comunitarios que asisten a sus vecinos y construyen comunidad. Más de 5000 voluntarios repartieron, en medio de la pandemia, 60.000.000 de raciones de comida del programa Seamos Uno. En esta iniciativa pudimos articular lo mejor de cada sector, público, privado, iglesias y sociedad civil, para atender a los más necesitados durante la cuarentena. Son muchos los que eligen pasar la Nochebuena de manera solidaria con los que están solos o con los que menos tienen. Si somos capaces de entender que estamos en el mismo barco y que para construir una Argentina más justa e igualitaria debemos salir de nosotros mismos; entonces, hay razones para celebrar la Navidad.Rodrigo Zarazaga es Sacerdote Jesuita, Doctor en Ciencia Política, Fundador de Seamos Uno y Director del CIAS.

COMENTARIOS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

OpiniónNavidadPobreza

COMENTARIOS CERRADOS POR PROBLEMAS TÉCNICOS.
ESTAMOS TRABAJANDO PARA REACTIVARLOS EN BREVE.

.st0

Comentarios

Comentar las notas de Clarín es exclusivo para suscriptores.

Suscribite para comentar
Ya tengo suscripción

CARGANDO COMENTARIOS

Clarín
Para comentar debés activar tu cuenta haciendo clic en el e-mail que te enviamos a la casilla
¿No encontraste el e-mail? Hace clic acá y te lo volvemos a enviar.

Ya la active

Cancelar

Clarín
Para comentar nuestras notas por favor completá los siguientes datos.

Nombre

Apellido

Guardar

Cancelar

Fuente